Anàfora, catàfora i elipsi (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Estàndard oral i escrit de la llengua catalana
Año del apunte 2014
Páginas 10
Fecha de subida 25/10/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

REFERENCIA GRAMATICAL ENDOFÓRICA: ANÁFORA, CATÁFORA Y ELIPSIS La REFERENCIA: • Es uno de los mecanismos que garantizan la cohesión textual.
• Se define como la relación biunívoca que se establece entre ciertas unidades o expresiones lingüísticas y una entidad del mundo o del universo creado en el discurso.
2 Hay dos tipos generales de mecanismos de referencia:  Mecanismos léxicos: o Son los que el sustituto es una palabra de significado plenamente léxico (sustantivos, adjetivos…).
 Mecanismos GRAMATICALES: o La palabra utilizada como sustituto es una palabra de significado gramatical (pronombres, morfemas verbales…).
o Se trata de proformas: formas en lugar de otras o morfemas especializados en la función de sustitutos (pronombres: este, su, que, etc.; proverbos del tipo hacer; proadverbios: allí, entonces, o proformas léxicas: cosa, persona).
3 Pueden aludir a elementos del enunciado (intratextuales) o a elementos del acto de la enunciación (extratextuales)  La referencia exofórica remite a la relación de un elemento del texto con entidades de su entorno inmediato (tiempo, lugar, participantes) o compartido por los interlocutores, esto es, el contexto discursivo. Algunos autores, como É.
Benveniste, denominan a este tipo referencia deíctica o deixis.
 La referencia ENDOFÓRICA establece la relación de un elemento del texto con otro mencionado en el propio texto, es decir, en el contexto lingüístico o cotexto.
4 Dentro de la REFERENCIA GRAMATICAL ENDOFÓRICA se distingue entre: 5 ANÁFORA o referencia anafórica: la remisión a elementos anteriores en el texto             He hablado con María, pero no le he dicho que venga Coge tú este libro; yo me llevaré otro Ayer llegaron Luís y Ana : Él está muy contento de haber vuelto Pablo y Alba se tutean Alfredo trajo su escopeta. Sergio la suya Llegaron varias mujeres. Todas traían pañuelos en la cabeza Tengo un libro que trata de Astrología Luisa estudia y Cris hace lo mismo ¿Qué has sacado un diez en mates? ¡Vaya cosa! Estaba cansado de esperarle una y otra vez. Por eso me fui Todos estaban en casa. Allí hacía menos frío Dieron las tres. Entonces se marchó 6 CATÁFORA o referencia catafórica: la referencia a elementos posteriores • Todos estaban en casa. Mi padre, mi madre, mis hermanos,...
• A quien yo vi es a Luis • Le di el libro a Conchi • No pienso ir por lo siguiente: no tengo ganas • Sólo somos dos: tú y yo • ¿Quién ha terminado? – Yo 7 ELIPSIS un elemento presente y un elemento ausente en el discurso establecen una relación a causa de una identidad de referencia o de sentido • Tus amigos han venido. Me han dicho que volverán pronto • María estudia Químicas; Juan, Psicología 8 «los signos de puntuación no son únicamente meras marcas ortográficas para delimitar oraciones o para señalar las pausas del discurso, sino que son elementos que contribuyen a dotar de cohesión al texto, bien haciendo referencia a elementos aparecidos anteriormente, bien estableciendo relaciones lógicas entre las diversas cláusulas y oraciones que componen el discurso escrito. Los signos de puntuación son fundamentales para jerarquizar y organizar la información que se nos proporciona y constituyen un eficaz sistema para guiar al lector en el proceso de comprensión del texto escrito.» J.Roselló 9 (1) El niño perdió el juguete; su padre, el dinero.
Sabemos que, desde el punto de vista normativo, se ha de utilizar la coma en los casos en que se omite un verbo, porque ha sido anteriormente mencionado o porque se sobrentiende. Pero es que, además, en (1) la coma actuaría también como un elemento anafórico, al remitir directamente al verbo citado con anterioridad, de la misma manera que cualquier proforma recupera una información ya mencionada.
(2) Se ha roto la pierna: no podrá jugar mañana el partido.
También sabemos que con los dos puntos podemos conectar oraciones o proposiciones vinculadas entre sí, estableciendo entre ellas diferentes relaciones semánticas. En (2) observamos cómo el signo ortográfico establece una relación consecutiva entre los dos segmentos, de manera semejante a como lo haría un conector discursivo.
(3) Ha llovido: estoy contentísimo.
(4) Ha llovido; estoy contentísimo.
De igual forma, el uso de uno u otro signo también puede dar lugar a interpretaciones diferentes, al igual que el uso de uno u otro conector lleva a establecer diferentes relaciones lógicas entre los enunciados. Consideremos los siguientes ejemplos: En (3) hay que interpretar que estoy contento porque ha llovido; en (4) no se ve tan nítidamente esa relación: ha llovido y estoy contento, pero no necesariamente por la lluvia.
10 ...