Tema 8 Drogodependencia como circunstancia modificativa (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 3º curso
Asignatura Conductas Adictivas y Delincuencia
Año del apunte 2016
Páginas 6
Fecha de subida 16/03/2016
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 8: DROGODEPENDENCIA COMO CIRCUNSTANCIA MODIFICATIVA DEL DELITO Circunstancias modificativas del delito Datos accidentales de los que depende la gravedad del delito y la necesidad de sancionar (artículos 21, 22 y 23). La adicción a drogas/alcohol es una cirunstancia atenuante. Puede afectar a la antijuricidad, culpabilidad y punibilidad, y permiten ajustar la medida de la pena impuesta a un sujeto a su responsabilidad.
Atenuantes de las sanciones (artículo 21) 1. Eximentes incompletas. Cuando falta alguno de los requisitos no esenciales para eximir de la responsabilidad. Relacionadas con las causas de justificación (antijuricidad), de inimputabilidad y exculpación (artículo 20). En ocasiones puede ser difícil distinguir los elementos esenciales y no esenciales en las circunstancias que no se describen mediante requisitos, sino solo mediante ciertos efectos. Ej: causa de inimputabilidad por alteración psíquica -> concurrencia con delito.
2. Atenuantes ordinarias. Incluyen circunstancias que afectan a 1) la culpabilidad, concretamente a la imputabilidad la cual se ve disminuida, como en el caso de la adicción o los estados pasionales y 2) a la punibilidad, concretamente a la necesidad de castigar, la cual puede ser menor en los casos de parentesco, confesión de la infracción y reparación del daño.
Toxicomanía como atenuante de las sanciones: Sólo se aplica en las situaciones de adicción acreditada, que debe ser de carácter grave y que debe tener una relación funcional con el delito.
o Ligera afectación (no atenuación) o Afectación no intensa (atenuante ordinaria) o Afectación intensa (eximente incompleta) o Afectación total (eximente completa) No opera en un delito de tráfico de cantidades de droga de notoria importancia en base a lo establecido en el artículo 376. Se debe a la pérdida de la relación funcional de la drogadicción con el delito.
Relación entre la actividad cerebral y la conducta Imputabilidad y función ejecutiva La capacidad de guiarse por normas forma parte de la función ejecutiva del individuo. La impulsividad se contrapone al control que la función ejecutiva ejerce sobre la conducta (acciones pobremente concebidas, prematuramente expresadas, excesivamente arriesgadas o inapropiadas para la situación).
Participan el cíngulo anterior (regulación del control de las emociones).
Función ejecutiva: guiarse por normas, pensamiento abstracto, memoria de trabajo, tiempo y espacio, metas y planes, flexibilidad de la respuesta, conductas inadecuadas.
Impulsividad: evaluación de las consecuencias, renunciar a las recompensas, urgencia, premeditación, perseverancia, sensaciones.
Test para evaluar la función ejecutiva 1. Tarea de respuesta demorada. Evalúa la memoria de trabajo. El tiempo que somos capaces de retener esa información y luego se pide cual era el objeto reforzado. Si hay muchos errores, hay una alteración de la memoria de trabajo. Una de las funciones ejecutivas.
2. Test de asociación go-nogo. Permite tanto evaluar como la atención sostenida y también la capacidad de controlar nuestra respuesta. Ejemplo: cuando aparezca sí, decir no; cuando aparezca no, decir sí; el resto, leerlas correctamente.
3. Tarea de juego de Iowa. Evalúa el proceso de toma de decisiones bajo riesgo. Juego de cartas. Las decisiones más arriesgadas son claramente típicas en persona bajo efectos de una sustancia o en situación de dependencia. Cuatro barajas: a y b tiene mayores ganancias, pero en conjunto son deficitarias. c y d tienen ganancias menores, pero en conjunto son beneficiosas. A medida que pasa el tiempo, se va teniendo una preferencia hacia las barajas de c y d. Objetivo: maximizar la ganancia de dinero.
4. Tarea de descuento por demora. Evalúa la toma de decisiones impulsiva.
Caso Phineas Cage: Corteza orbito frontal dañada. La función ejecutiva está controlada a nivel cerebral por la corteza prefrontal. Si se lesiona se manifiestan problemas a la hora de planificar la conducta, poner límites y abandonar una conducta inapropiada. Cambio radical de personalidad: impaciente, maleducado, irresponsable, agresivo, blasfemo, problemas de relaciones y laborales.
La relación entre las funciones ejecutivas y la conducta: se centra en la corteza prefrontal dorsolateral (DLPFC), la orbitofrontal (OFC), la ventromedial y la corteza anterior cingulada (ACC).
 La dorsolateral participa en la regulación de conductas reflejas. Selección activa de metas y memoria de trabajo, al igual que el procesamiento sensorial.
 La orbitofrontal está conectada con regiones límbicas. Asociación estímulo-refuerzo e inhibición conductual.
 La cingulada Estas cuatro regiones están reguladas por varios sistemas de neurotransmisión (noradrenalina, acetilcolina, dopamina, serotonina). Todas las drogas de abuso activan el sistema dopaminérgico meso-cortico-límbico, por tanto, las drogas modulan la función de la corteza.
Estas regiones corticales modulan a su vez las regiones límbicas.
¿Cómo alteran las drogas la actividad del PFC? El sistema dopaminérgico vincula la conducta adictiva, la probabilidad de tener un aumento de impulsividad y la alteración de la función ejecutiva del individuo. La alteración del sistema provoca la afectación de la actividad del PFC. Durante el Síndrome de Abstinencia, los bajos niveles de Dopamina alternan la actividad del PFC e impiden el control inhibitorio sobre las conductas, las cuales se ven reforzadas por el uso persistente de drogas.
Cuando no consume tiene mucha menos Dopamina.
iRISA – Impaired response inhibition and salience attribution La disfunción de la actividad del PFC conduce al síndrome iRISA. 1) Se atribuye una excesiva importancia a la droga y sus estímulos asociados, por tanto, se disminuye la sensibilidad o sensación de placer hacia refuerzos que no estén relacionados con la droga. 2) Además, hay una habilidad reducida para inhibir las conductas inadaptadas.
1- Craving. Expectativa hacia el consumo muy elevada y sesgo en nuestra atención. Solo prestamos atención a los estímulos asociados a las drogas.
2- Esto comporta la Intoxicación.
3- Nos lleva a una situación de Binge – consumo por atracón, debido a la pérdida de control.
4- Parada en el consumo – Withdrawal, que es el síndrome de abstinencia. Caracterizado por anhedonia, ansiedad, malestar, tristeza, arrepentimiento, desesperación. Si perduran en el tiempo, llevan a pensamientos de consumir la droga de nuevo.
Este modelo predice que las drogas de abuso incrementarán la actividad de las regiones corticales que están involucradas en procesos relacionadas con ellas (consumo de drogas).
Todas estas regiones van a estar activas cuando se da la expectativa/pensamiento de consumir: mayor sensación de craving, pero inactivas a la hora de inhibir el comportamiento.
Las drogas, disminuyen la actividad de esas regiones en procesos no relacionados con las drogas, pero sí están mucho más activas en acciones muy relacionadas con las drogas.
 Colores intensos: funciones activas en estímulos relacionados con las drogas.
 Colores suaves: funciones activas en estímulo no relacionados con las drogas.
 Azul: funciones cognitivas superiores: reflexión.
 Rojo: regiones emocionales.
a) Estado sano: las funciones superiores cognitivas – mayor activación y participación, y también en las regiones emocionales – poco nivel medio, beneficios a largo plazo.
b) Situación de deseo de consumir y síndrome de abstinencia: Situación de ambivalencia, predominan los dos lados.
c) Intoxicación: Gran activación regiones asociadas a la droga e inhibición clara de las que no están relacionadas con la droga (círculo pequeño).
Respuesta del PFC ante el consumo de drogas Tanto la expectación como la propia droga incrementan la actividad varias subregiones del PFC y la sensación de craving. Ver la droga como tener expectativas, activa las mismas regiones. A nivel cortical, las diferencias son mínimas entre esperar el refuerzo y tenerlo.
Estímulos asociados a las drogas: núcleo de adicción y craving, contribuyen a la recaída. En individuos adictos, el PFC responde ante los estímulos asociados a las drogas del mismo modo que ante las drogas, debido al condicionamiento clásico.
En una situación de abstinencia, si vemos estímulos asociados al consumo, sentiremos craving.
Efectos de la adicción sobre la conducta La afectación que las drogas producen sobre la actividad del PFC no sólo se relaciona con el sentimiento de craving hacia la droga, sino que también afectan a otros procesos cerebrales propios de la función ejecutiva.
La desregulación de la actividad del PFC (dorsolateral y OFC) afecta: - Expectación: predicciones de recompensa y probabilidad observada de refuerzo con un estímulo.
- Compulsión: aplicación repetitiva de una estrategia conductual a pesar de la falta de asociación estímulo-recompensa.
- Toma de decisiones: Equilibrio entre las expectativas y las recompensas asociadas a estímulos. La toma de decisiones incluye procesos cognitivos como la prueba de hipótesis, la generación de normas y la toma de riesgos.
Efecto de la disfunción cerebral durante la adicción sobre la conducta 1. Reversión de la respuesta. Habilidad de adaptar la conducta de acuerdo con cambios en las contingencias ambientales. Los individuos adictos muestran mayor dificultad para corregir su conductual: persistencia conductual, conductas desinhibidas y socialmente inapropiadas.
2. Drogas y menor valoración del riesgo -> conductas más arriesgadas.
a.
Evaluación alterada de las opciones en el PFC ventromedial. Alteración en comparación de las recompensas inmediatas con las consecuencias negativas a medio-largo plazo. Integra información relativa al valor subjetivo de las opciones disponibles (dan mayor atribución a los refuerzos y conlleva conductas más arriesgadas). La actividad del vmPFC incrementada y más activa en individuos adictos. Sus decisiones se ven más influenciadas por las ganancias y menos por las pérdidas.
a. Evaluación alterada de los resultados en el estriado y OFC. El estriado está implicado en el procesamiento del valor subjetivo de recompensas obtenidas.
Debido a las decisiones arriesgadas el estriado de los individuos adictos se activa en mayor medida.
b. Pobre evaluación de la incertidumbre y el riesgo en el ACC. El ACC evalúa la magnitud y probabilidad de resultados inciertos. Los adictos no mejoran sus respuestas con la experiencia debido a una menor activación del ACC.
c. Disminución de la función ejecutiva en el diPFC. En adictos, la actividad se encuentra disminuida a la hora de tomar decisiones de riego -> problemas de conectividad entre las regiones cerebrales. Fallo a la hora de distinguir decisiones arriesgadas de las seguras.
d. Influencia reducida de la importancia emocional en la amígdala. Implicada en el aprendizaje estímulo-respuesta. Permite evitar las decisiones vinculadas a consecuencias negativas.
Los individuos adictos muestran diversas alteraciones que empeoran cuanto mayor sea la historia de consumo del individuo. La actividad incrementada del estriado, del OFC y del vmPFC se relaciona con la mayor importancia que los adictos otorgan a las recompensas contra las consecuencias negativas.
En cambio, hay una disminución de la actividad del ACC, indicando una fallo a la hora de monitorizar y predecir el riesgo (incertidumbre).
La menor actividad del DLPFC indica un fallo en el reclutamiento de mecanismos de control ejecutivo. En adictos la actividad del dlPFC se encuentra disminuida a la hora de tomar emas de conectividad entre las regiones cerebrales. Fallo a la hora de distinguir decisiones arriesgadas de las seguras.
...