Tema 8 - Tutela de la Libre Competencia: Sistemas y Evolución (2015)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Mercantil I
Año del apunte 2015
Páginas 5
Fecha de subida 24/03/2015 (Actualizado: 24/04/2015)
Descargas 40
Subido por

Vista previa del texto

Sergio Gomollón Derecho Mercantil I GBD 2º curso 2014-2015 Lección VIII. La tutela de la libre competencia: sistemas y evolución.
El modelo constitucional español y europeo: la ley de defensa de la competencia y el Derecho originario y derivado en el ámbito comunitario.
El Derecho de la competencia regula dos cuestiones: en primer lugar normas cuya finalidad es la defensa de la libre competencia en una economía de mercado y en segundo lugar la creación de órganos y procedimientos que hagan eficaces esas normas con su aplicación. A nivel normativo, hay dos niveles de regulación: el Europeo y el de España (o cualquier otro Estado miembro de la UE).
a) A nivel europeo, debemos distinguir entre el Derecho originario y el Derecho derivado; y con respecto al primero de ellos podemos citar los artículos 101 a 109 del TFUE y con respecto al derviado el Reglamento de la CE 139/2004 sobre concentraciones entre empresas, el Reglamento 1/2003 del Consejo, y la Directiva 2005/29/CE del Parlamento europeo entre otras.
b) A nivel nacional, tenemos una serie de normas que regulan la libre competencia, como son la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia como principal, y otras como, la Ley 3/2013 por la que se creó la CNMC, y otras normas como la Ley 3/1991 de Competencia Desleal.
Además, las Comunidades Autónomas tienen ciertas competencias a tal respecto (ver infra pregunta 4).
Las fuentes del Derecho de la Competencia son en general las siguientes: a) Tratados Internacionales; todas las normas que ratifique España como Estado que contengan principios o normas sobre el Derecho de la competencia; por ejemplo, convenios suscritos con la Organización Mundial del Comercio (OMC). A pesar de todo, no son la fuente más relevante.
b) El Derecho comunitario de la Unión Europea, que ha sido muy activo regulando estas materias y otras (como la defensa de los consumidores). A nivel europeo, deben distinguirse dos estadios: a) El Derecho originario, que lo componen los tratados fundacionales de Roma (ver arts.
101-109 TFUE).
b) El Derecho derivado, que comprende los Reglamentos y Directivas de la UE de los cuales destacamos el Reglamento 1/2003 del Consejo; el Reglamento 139/2004 del Consejo, la Directiva 2005/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, etc.
a) Comunicaciones interpretativas: documentos con interpretaciones de los Reglamentos; hay varias a nivel de defensa de la competencia.
— 60 — Sergio Gomollón Derecho Mercantil I GBD 2º curso 2014-2015 b) Clasificamos a) Prácticas restrictivas de la competencia b) Control de concentraciones: control de la fusión y adquisiciones de las empresas, control de las operacioes del mercado para que no lo equiparen c) Ayudas estatales c) El Derecho nacional español, cuyas principales normas son: a) La Constitución Española, cuyo art. 38 protege la libertad de empresa en el marco de una economía de mercado.
b) Las Leyes estatales de esta materia como la Ley de Defensa de la Competencia, la Ley de creación de la CNMC, la Ley de Competencia Desleal etc; así como sus respectivos reglamentos que las desarrollan.
c) Las normas administrativas de las Comunidades Autónomas que han desarrollado leyes en defensa de los consumidores etc. a pesar de que la legislación mercantil corresponda según la Constitución exclusivamente al Estado.
La dualidad normativa: consecuencias, generalidades y caracteres.
El hecho de que haya dos sistemas normativos que tengan por objeto regular las mismas materias, la defensa de la libre competencia en el mercado en este caso, puede dar lugar a conflictos sobre qué norma debe ser la aplicable en cada caso concreto. El Derecho europeo es plenamente vinculante para los Estados miembros, y, en especial, cuando se trata de Reglamentos, ya que estos tienen normas más concretas que ya son directamente aplicables sobre el ordenamiento, mientras que las Directivas deben ser trasladadas a los ordenamientos de cada Estado según lo que estas dicten pero siguiendo los mecanismos de éstos; aunque desde luego son igualmente obligatorias.
Por estos motivos, podría haber conflictos normativos entre la legislación nacional y las directivas y reglamentos europeos; no obstante, con los principios de primacía del Derecho comunitario y de su aplicación directa quedan resueltos cuantos conflictos pudieran surgir a la hora de aplicar normas.
Ahora bien, este solapamiento de sistemas podría plantear también problemas de otra naturaleza, pues por ejemplo podría ser que determinadas regulaciones de la Unión Europea fueran perjudiciales para los intereses de algún Estado en algún caso concreto, pero en cualquier caso el fin de los Tratados de la Unión Europea consiste precisamente en la creación de un mercado libre común y es por ello que resulta imprescindible el establecimiento de unas normas comunes iguales para todos los Estados; para que repercuta todo ello en mejoras de la competitividad de las empresas.
— 61 — Sergio Gomollón Derecho Mercantil I GBD 2º curso 2014-2015 Desde luego a mi juicio, esta estructura tiene sentido aún en la actualidad, pues es absolutamente necesario que haya un marco regulatorio en la Unión Europea que marque las reglas de juego del mercado común europeo. Hechos como las prácticas colusorias, los abusos de posición de dominio o las ayudas públicas afectan directamente al funcionamiento del mercado y por ende a la economía en genreal, y por lo tanto los límites que se imponen a los agentes del mercado deben ser iguales, o por lo menos tener unas bases o principios iguales, en todo el ámbito de la Unión, y debe impedirse que los Estados jueguen sucio favoreciendo a sus empresas, por ejemplo, en perjuicio de otras de otros países europeos.
Al mismo tiempo, siempre que se respeten unas normas mínmas comunes, no puede renunciarse a que cada Estado pueda regular sus mercados de la forma que considere más idónea, en función de sus fines o circunstancias. Es por ello que no debe ser la Unión Europea el único agente que se encargue de regular la competencia en el mercado, pues ella debe tener por objeto el mercado a nivel europeo; empero cada Estado tiene derecho a regular las condiciones de su mercado interno.
Elementos que determinan la aplicación de la norma y su efectiva aplicación.
La Comisión Europea es competente para conocer de asuntos relativos a la defensa de la competencia, de oficio o previa denuncia, cuando se han visto vulnerados los artículos 101 y 102 del TFUE. En cualquier caso, sólo será competente cuando se vea afectado el mercado comunitario, y no entrará cuando sea el mercado interno de un Estado miembro. Tales artículos hacen referencia a: a) La fijación directa o indirecta de precios de compra o venta u otras condiciones de transacción.
b) Limitar o controlar la producción, el mercado, el desarrollo técnico o las inversiones.
c) Repartirse los mercados o las fuentes de abastecimiento; d) Aplicar a terceros contratantes condiciones desiguales para prestaciones equivalentes, que ocasionen a éstos una desventaja competitiva; e) Subordinar la celebración de contratos a la aceptación, por los otros contratantes, de prestaciones suplementarias que, por su naturaleza o según los usos mercantiles, no guarden relación alguna con el objeto de dichos contratos.
El art. 102 prohíbe el abuso de posición de dominio con prácticas como la imposición de precios de venta o compra, limitaciones de la producción, etc. Así pues los arts. 101 y 102 prohíben las prácticas colusorias entre empresas y el abuso de posición de dominio.
— 62 — Sergio Gomollón Derecho Mercantil I GBD 2º curso 2014-2015 En virtud del Reglamento de 1/2003 la Comisión Europea podrá tomar al respecto las siguientes decisiones: a) Constatar y poner fin a una infracción; cuando se hayan vulnerado los citados artículos.
b) Imponer medidas previsionales cuando resulte necesario.
c) Establecer compromisos obligatorios por un plazo concreto.
d) Inaplicar el art. 101 o 102 del Tratado cuando por razones de interés público de toda la UE así se requiera.
En cuanto a las concentraciones, serán aplicables las disposiciones del Reglamento 139/2004 para determinar los umbrales de notificación obligatoria a la Comisión Europea.
Siguiendo, el artículo 105 otorga la competencia a la Comisión de la aplicación de los arts.
101-102 del Tratado, investigando los casos de supuesta infracción a instancia de un Estado Miembro o de Oficio.
En cuanto a las ayudas de Estados, el art. 108 del TFUE da la competencia a la Comisión de examinar con carácter permanente, junto a los Estados, los regímenes de ayudas a las empresas para adecuarlos a los requerimientos del Tratado, pudiendo imponer a los Estados la supresión de tales ayudas (art. 108.2 del TFUE). El control de estos requerimientos lo llevará el TJUE.
Finalmente mencionar que el Consejo a propuesta de la Comisión podrá adoptar reglamentos para desarrollar los arts. 107 y 108 del Tratado.
Será competencia de las autoridades nacionales españolas el control de las prácticas prohibidas cuando los intercambios comerciales no sean intracomunitarios sino que afecten exclusivamente al ámbito nacional. No obstante, resultarán igualmente aplicables las normas europeas en estos supuestos.
En cualquier caso, el hecho de que la Comisión hubiera iniciado un procedimiento en defensa de la competencia, no excluye que las autoridades españolas puedan, paralelamente aplicar su propio derecho a la vez, sin perjuicio de que el Derecho español deba interpretarse en base al comunitario. En cualquier caso, habiendo un conflicto, por ejemplo, que fuera admisible en Derecho español un acuerdo entre empresas, si la Comisión lo declara nulo, prevalecerá la decisión de ésta. Ello se debe a que el derecho español no puede entrar en contradicción con el comunitario.
Definición de las prácticas prohibidas y órganos de control.
El órgano español encargado del control de la defensa de la competencia es la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, creada por la ley 3/2013 que fusionó las — 63 — Sergio Gomollón Derecho Mercantil I GBD 2º curso 2014-2015 antiguas Comisión Nacional de la Competencia con la de Energía, Telecomunicaciones, Sector postal, etc. Se trata de un órgano administrativo, no judicial, que tiene por objeto la defensa de la competencia aplicando las normas correspondientes. Las resoluciones de la CNMC ponen fin a la vía administrativa, pero son impugnables ante la Jurisdicción contencioso-administrativa, en concreto ante la Audiencia Nacional.
La CNMC está compuesta por el Consejo, un órgano colegiado compuesto por 10 personas que actúa en pleno y en salas, una de las cuales se dedica con exclusividad a la competencia y la otra a tempas de supervisión reguladora.
No debemos olvidar, sin embargo, que las Comunidades Autónomas también tienen órganos equivalentes a la CNMC, pues la Ley 1/2002 también les atribuye ciertas competencias en tal materia.
A nivel europeo, son varias las instituciones que velan por la defensa de la competencia.
Destacamos, en primer lugar, la Comisión Europea, a quien corresponde, por un lado, el mantenimiento de la competencia europea, y por otro, un papel de coordinación. La Comisión Europea es el principal órgano administrativo de la UE, que tiene iniciativa legislativa para el desarrollo del derecho derivado. En segundo lugar, en el ámbito jurisdiccional, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que lleva el control de las normas y también va creando su propia jurisprudencia que por supuesto condiciona a los Estados.
Por otro lado, el Reglamento al que ya hemos hecho mención (el 1/2003) prevé la creación de la Red Europea de Competencia, que englobará a las autoridades nacionales de cada país con la Comisión.
Las prácticas prohibidas son: a) Las prácticas colusorias, que se estudiarán en la Lección IX.
b) Los abusos de posición de dominio, que se estudiarán en la Lección X.
c) Las operaciones de concentración, que se estudiarán en la Lección XI.
d) Las ayudas públicas, que se estudiarán junto a la competencia desleal en la Lección XII.
 — 64 — ...