Tema 6 - Embriología del Aparato Locomotor (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Medicina - 1º curso
Asignatura Anatomía y Embriología
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 28/10/2014
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Anatomía Humana Embriología del Aparato Locomotor Embriología del Aparato Locomotor. Desarrollo del sistema esquelético.
  Somito y sus derivados.
  El  Aparato  Locomotor  se  desarrolla  a  partir  del  mesodermo  y  de  células  de  la  cresta  neural.  El   principal  elemento  mesodérmico  del  que  se  origina  el  aparato  locomotor  es  el  somito  o  somita  o   somites.   Los   somitos   son   segmentos   de   mesodermo   paraxial,   situados   a   ambos   lados   del   tubo   neural,   que  se  desarrollan  de  células  de  la  línea  primitiva  bajo  la  influencia  de  la  notocorda  y  del  tubo   neural.     Los   somitos   aparecen   a   las   tres   semanas   y   media   y   se   desarrollan   en   sentido   cráneo-­‐‑caudal   aumentando  en  número  hasta  un  total  de  38-­‐‑39  pares  (4  occipitales,  8  cervicales,  12  torácicos,  5   lumbares,  5  sacros  y  4  o  5  coccígeos).  Su  desarrollo  no  es  simultáneo,  de  tal  manera,  que  no  son   visibles  todos  ellos  al  mismo  tiempo  sino  que  a  medida  que  se  desarrollan  los  más  caudales,  los   craneales   van   desapareciendo   dando   lugar   a   sus   derivados   definitivos   de   manera   que   al   finalizar  el  período  embrionario  han  desaparecido  totalmente.   Cada  somito  se  divide  en  dos  partes  que  se  diferenciarán  posteriormente  en  diversos  elementos:   § § Dermatomiotomo:  de  cuya  parte  lateral  se  origina  la  dermis  y  en  la  porción  medial   originará  la  musculatura  esquelética.   Esclerotomo:   de   donde   se   desarrollarán   huesos   y   articulaciones,   se   sitúa   en   la   porción  medial  del  somito.   Las  células  de  cada  parte  de  los  somitos  sufren  una  migración  hacia  el  espesor  del  mesénquima   embrionario  para  dar  lugar  a  cada  uno  de  sus  derivados.     La  participación  de  las  crestas  neurales  en  el  desarrollo  del  aparato  locomotor,  tiene  una  doble   importancia.  Por  una  parte  contribuyen,  por  migración  hacia  los  arcos  branquiales  o  faríngeos,  a   la   formación   de   huesos   y   tejido   conjuntivo   de   las   estructuras   craneofaciales,   (viscerocráneo   cartilaginoso);   por   otra   parte,   las   crestas   neurales   dan   lugar   a   los   ganglios   espinales   que   facilitarán   la   inervación   motora   y   sensitiva   a   los   elementos   del   Aparato   Locomotor   que   se   desarrollan   en   todo   el   organismo.   Esto   se   produce   porque   células   de   las   crestas   neurales   situadas  junto  a  los  somitos  se  ven  arrastradas  por  las  migraciones  de  las  células  somíticas  para   acompañar  y  completar  el  desarrollo  del  Aparato  Locomotor.   Desarrollo de hueso y cartílago.
El  mesénquima  embrionario  se  halla  compuesto  por  células  pluripotenciales  que  dependiendo   de  diferentes  estímulos  inductores  se  van  diferenciado  en  células  especializadas.     El  cartílago  se  desarrolla  del  mesénquima  alrededor  de  la  quinta  semana,  es  un  tipo  de  tejido   conectivo   especializado   que   consiste   en   células,   denominadas   condrocitos,   embebidas   en   una   matriz  producida  por  las  células  cartilaginosas.  Es  un  tejido  esencial  para  el  crecimiento  de  los   huesos   tanto   en   la   fase   prenatal   como   postnatal.   Es   mucho   menos   abundante   en   el   adulto,   donde   se   halla   principalmente   en   relación   con   las   articulaciones   (cartílago   hialino,   fibrocartílago).   -1Fecha última actualización:24/09/2012 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Embriología del Aparato Locomotor Los  huesos  aparecen  como  condensaciones  mesenquimatosas  que  forman  moldes  de  los  huesos   y  que  posteriormente  se  transforman  en  tejido  óseo  por  diferentes  mecanismos.  Su  desarrollo  se   halla   influido   por   proteínas   morfogenéticas   especiales   que   también   tienen   importancia   en   los   procesos   de   curación   del   hueso.   Estas   proteínas   incitan   a   las   células   mesenquimatosas   a   diferenciarse  en  condrocitos  y  osteoblastos.     El   hueso   se   puede   desarrollar   de   dos   formas:   directamente   del   mesénquima   (osificación   intramembranosa)   o   reemplazando   tejido   cartilaginoso,   previamente   formado   en   el   mesénquima,  por  tejido  óseo  (osificación  endocondral).   Osificación intramembranosa.
La   osificación   intramembranosa   o   desmal   es   característica   de   determinados   elementos   de   la   cabeza.  Tiene  lugar  en  el  mesénquima  que  forma  una  capa  membranosa  que  se  condensa  para   formar   un   molde   óseo,   cuyas   células   se   diferencian   en   osteoblastos   (células   formadoras   de   hueso)   formando   inicialmente   acúmulos   de   osteoblastos   que   reciben   el   nombre   de   centros   de   osificación.  Los  osteoblastos  dan  lugar  a  matriz  extracelular  que  rápidamente  converge  con  las   células  vecinas,  se  calcifica  y  embebe  a  los  osteoblastos  que  se  trasforman  en  osteocitos.   Osificación endocondral.
Es   característica   de   los   huesos   largos   de   las   extremidades.   El   mesénquima   se   trasforma   inicialmente   en   cartílago   hialino   que   con   posterioridad   se   convierte   en   hueso.   Se   distinguen   varias  fases:   1.
2.
3.
4.
5.
Formación  del  molde  mesenquimatoso  del  hueso.   Transformación  del  mesénquima  en  cartílago.   Formación  del  pericondrio  que  dará  lugar  al  periostio.   Invasión   vascular   y   de   células   pluripotenciales   que   darán   lugar   a   células   hematopoyéticas  y  osteoblastos.   Formación   de   los   centros   de   osificación   (primario   en   la   diáfisis   y   secundarios   en   las   epífisis).     La  osificación  de  los  huesos  largos  comienza  al  final  del  periodo  embrionario,  después  requiere   el   aporte   materno   de   calcio   y   fósforo.   Al   nacer   los   cuerpos   o   diáfisis   se   han   osificado   en   gran   parte,  sin  embargo  los  extremos  o  epífisis  son  cartilaginosos  y  sobre  ellos  aparecen  los  centros   de  osificación  secundarios  tras  el  nacimiento.  La  osificación  progresa  en  todas  direcciones  y  solo   permanecen  cartilaginosos  los  cartílagos  articulares  y  la  placa  epifisaria  del  cartílago  (fisis)  que   al   concluir   el   crecimiento   es   reemplazada   por   hueso   esponjoso,   se   unen   epífisis   y   diáfisis   cesando  el  alargamiento  del  hueso  y  el  crecimiento.   Maduración esquelética.
Los   cambios   por   los   que   el   esqueleto   cartilaginoso   y   membranoso   se   convierten   en   hueso   reciben  la  denominación  de  maduración  esquelética.  Se  distinguen  cinco  periodos:   1.
2.
Periodo   embrionario:   comienzo   de   osificación   de   clavícula,   mandíbula,   maxilar,   humero,  radio,  cúbito,  fémur  y  tibia.     Periodo  fetal:  La  escápula,  coxal,  peroné,  falanges  distales  de  la  mano  y  ciertos  huesos   del   cráneo   comienzan   a   osificarse   precozmente.   La   mayoría   de   huesos   del   cráneo,   diáfisis   y   cuerpos   vertebrales   lo   hacen   en   la   mitad   de   la   vida   prenatal.   Justo   antes   del   -2Fecha última actualización:24/09/2012 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana 3.
4.
5.
Embriología del Aparato Locomotor nacimiento  lo  hacen  el  calcáneo,  el  cuboides,  la  porción  distal  del  fémur  y  la  proximal   de  la  tibia.   Infancia:   La   mayoría   de   epífisis   de   las   extremidades,   los   huesos   del   carpo   y   tarso   comienzan   a   osificarse.   Los   centros   de   osificación   aparecen   más   precozmente   en   las   niñas  que  en  los  niños.   Adolescencia.   Los   centros   de   osificación   secundarios   de   cuerpos   vertebrales,   costillas,   clavícula,  escápula  y  coxal  comienzan  a  osificarse.  Entre  la  segunda  y  tercera  década  de   vida  se  fusionan  las  epífisis  y  las  diáfisis.   Edad  adulta.  Las  suturas  de  la  base  del  cráneo  comienzan  a  cerrarse.     Desarrollo de las articulaciones.
Las  articulaciones  inician  su  desarrollo  a  partir  de  la  sexta  semana  y  hacia  el  final  de  la  octava   semana  comienzan  a  asemejarse  con  las  del  adulto.   Articulaciones sinoviales Se  desarrollan  en  tres  fases:   1.
2.
3.
Interzonas   homogéneas.   Durante   la   sexta   semana   aparecen   áreas   condrogénicas   situadas   entre   las   extremidades   de   los   huesos   que   contribuyen   por   crecimiento   a   incrementar  la  longitud  de  los  modelos  cartilaginosos.   Interzonas   de   tres   capas.   Las   interzonas   homogéneas   se   convierten   en   interzonas   de   tres  capas  alrededor  de  la  séptima  semana.  Dos  capas  condrogénicas  separadas  por  una   capa   intermedia   de   las   que   derivarán   la   cápsula   articular,   ligamentos   y   membrana   sinovial.     Cavitación   articular.   Aparición   de   espacios   que   van   confluyendo   en   el   centro   de   la   articulación  para  dar  lugar  a  la  aparición  de  la  cavidad  articular.   Articulaciones no sinoviales.
Durante   el   desarrollo   de   estas   articulaciones   el   mesénquima   interzonal   se   diferencia   en   cartílago,  fibrocartílago  o  tejido  fibroso  según  el  tipo  definitivo  de  cada  articulación.   Desarrollo del músculo esquelético.
El   sistema   muscular   se   desarrolla   del   mesodermo   intraembrionario,   a   partir   de   células   mesenquimatosas  especializadas  denominadas  mioblastos,  éstas  se  desarrollan  en  tres  lugares:   miotomos   de   los   somitos   (musculatura   del   tronco,   músculos   de   la   lengua),   mesodermo   de   los   arcos   branquiales   (músculos   de   la   cabeza)   y   en   el   mesénquima   que   rodea   a   los   huesos   en   desarrollo.   Casi   todo   el   músculo   esquelético   se   desarrolla   antes   del   nacimiento.   Después   del   nacimiento   aumentan  de  longitud  y  anchura  a  medida  que  se  desarrolla  el  esqueleto.   Derivados del miotomo.
Los   miotomos   se   dividen   en   dos   secciones   junto   con   los   nervios   raquídeos   en   desarrollo   que   envían  una  rama  a  cada  división:     § Epaxil  (dorsal):  Origina  los  músculos  extensores  del  cuello  y  columna  vertebral.   -3Fecha última actualización:24/09/2012 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana § § Embriología del Aparato Locomotor Hipoaxil  (ventral):  Forman  los  músculos  del  cuello,  flexores  laterales  y  ventrales  de   la  columna.   Los  músculos  de  la  lengua  derivan  de  los  miotomos  occipitales.   Derivados de los arcos branquiales.
La  migración  de  mioblastos  en  estos  arcos  da  lugar  a  los  músculos  masticadores,  de  la  expresión   facial,  de  la  faringe  y  de  la  laringe  que  están  inervados  por  los  nervios  de  cada  arco  branquial   correspondiente.
Músculos de los miembros.
La  musculatura  de  los  miembros  se  desarrolla  "ʺin  situ"ʺ  a  partir  del  mesénquima  que  rodea  a  los   huesos  en  desarrollo,  éste  deriva  de  la  capa  somática  del  mesodermo  lateral  y  está  en  discusión   la   existencia   de   migración   de   tejido   mesodérmico   de   los   miotomos   hacia   los   miembros   humanos,   aunque   ésta   si   se   ha   comprobado   en   el   estudio   del   desarrollo   de   la   musculatura   de   otras  especies.   Malformaciones congénitas que afectan al aparato locomotor.
Anormalidades esqueléticas.
Acondroplasia.   Es   un   trastorno   autosómico   dominante   en   el   que   se   altera   el   crecimiento   endocondral,   de   ahí   que   se   dé   un   desarrollo   normal   del   cráneo   junto   con   alteraciones   en   la   longitud  de  las  extremidades.     Osteogénesis   imperfecta.   Grupo   heterogéneo   de   alteraciones   congénitas   que   se   manifiesta   por   fragilidad  de  los  tejidos  mineralizados.  Es  el  resultado  de  mutación  en  los  genes  que  codifican   las  cadenas  colágenas.  Usualmente  es  de  herencia  dominante.   Anormalidades articulares.
Artrogriposis  congénita  múltiple.  Enfermedad  caracterizada  por  inmovilidad  articular  secundaria   a  falta  de  movilidad  muscular  durante  el  desarrollo.   Anormalidades musculares.
Distrofia   miotónica.   Defecto   genético   de   herencia   autosómica   dominante   que   produce   alteraciones  en  la  contracción  muscular.   Distrofia  muscular  pseudohipertrófica.  Caracterizada  por  debilidad  muscular  de  hombros  y  pelvis   que   aparece   en   la   juventud.   Es   de   herencia   recesiva   ligada   al   cromosoma   X.   Se   presenta   una   alteración  en  una  proteína  necesaria  para  la  función  muscular  normal.         -4Fecha última actualización:24/09/2012 Universitat Pompeu Fabra ...

Tags: