TEMA 7 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 1º curso
Asignatura Actores e Instituciones Políticas
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 17/03/2016
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

Actores e Instituciones Políticas ACTORES E INSTITUCIONES POLÍTICAS TEMA 7. LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y PATRONALES, LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y LOS GRUPOS DE INTERÉS.
Las asociaciones de intereses como actores políticos Las asociaciones de intereses son todas aquellas organizaciones que, aunque tienen su actividad total o parcialmente enfocada a la intervención en el sistema político, no pretenden conseguir el poder político, sino que pugnan por la obtención o creación de bienes públicos, producidos por organizaciones públicas.  ¡Cualquier tipo de asociación de intereses! Pueden ser organizaciones muy distintas, desde asociaciones que disponen de enormes recursos económicos y pocos miembros hasta otras que se basan en activistas sin medios movidos por ideales, pasando por las que disponen de muchos miembros, con o sin grandes recursos económicos.  Lobby en el gobierno, petición de firmas, protestas y/o manifestaciones...
Estas organizaciones pueden utilizar tácticas muy distintas (asistencia técnica, recursos económicos, presión pública, etc.) y actúan en los puntos clave de la estructura política: donde los partidos son centrales, actúan sobre éstos; cuando el centro del poder es el parlamento o el gobierno, se concentran en estas instituciones.
La democracia pluralista Estas asociaciones de intereses están íntimamente vinculadas a la democracia pluralista.
El pluralismo, dominante en EEUU (es el modelo de referencia), tiene una percepción atomizada de las políticas de intereses y considera que existe un equilibrio –nunca estable- entre los intereses que compiten en cada sociedad. Es decir, se basa en una pluralidad de intereses en competencia: las asociaciones compiten entre ellas para influenciar en las decisiones públicas El pluralismo considera positivo que las instituciones públicas estén fuertemente influenciadas por los grupos de interés que compiten entre ellos para condicionar las decisiones públicas. Y valora la efectividad de su intervención en términos de capacidad de influencia. Es decir, cuando más influente sea una asociación para cambiar una política, más efectiva será.
El pluralismo considera que los intereses de los ciudadanos están muy fragmentados. Y es esta amplia diversidad de motivaciones de los ciudadanos lo que explica la gran diversidad de las asociaciones, su gran especialización en campos de acción sectorial, áreas temáticas o problemas específicos sobre los que pretenden influir, así como la – relativa- volatilidad den la formación, crecimiento y declive de las organizaciones.
1 Actores e Instituciones Políticas  Modelo de democracia pluralista  sociedad en que hay muchos intereses fragmentados que compiten entre sí a través de asociaciones de interés para influir en la política.
La democracia social y el neocorporativismo La democracia social es la respuesta a la incapacidad del Estado liberal y de los modelos de democracia pluralista para dar cuenta del creciente papel del Estado en las democracias avanzadas.
La democracia social, a diferencia de la pluralista, se caracteriza por:  Articulación de intereses entre el Estado, las organizaciones empresariales y los sindicatos. El Estado desarrolla la política económica y social a través de continuas negociaciones entre los tres utilizando su poder para obtener el consenso en la política nacional.
 Se basa en la negociación, cooperación, consenso para llegar a un acuerdo y evitar así la fragmentación de intereses.
El corporativismo es “un sistema de representación de intereses en el que las unidades que lo integran están organizadas en un número limitado de categorías (…) jerárquicamente ordenadas y funcionalmente diferenciadas, reconocidas o autorizadas por el Estado y a las que se garantiza un intencionado monopolio de representación dentro de sus respectivas categorías” (Schmitter, 1973).  Es decir, cada uno representa a los suyos, pero no cuantitativamente, sino que representa categorías importantes en la sociedad. No funciona como la ley de la mayoría, sino que tienen que ponerse de acuerdo (e.g.: sindicatos/trabajadores – patronales/jefes).  Régimen de contraprtido (“yo hago esto pero tú a cambio, aquello”).
El corporativismo es no sólo un modelo de articulación de intereses, sino una fórmula institucionalizada de toma de decisiones donde los intereses sectoriales organizados se conviertes en actores principales del proceso político.
 Modelo de democracia social  la representación de los intereses en una sociedad está institucionalizada y no se trata tanto de competir sino de cooperar y negociar.
 Por un lado es muy eficaz pero el problema es que simplifica mucho los intereses (e.g.: en la sociedad hay más intereses que los de los trabajadores y patronales). Este modelo función bien mientras la sociedad no se había fragmentado en exceso. Luego aparecen otras ideologías que no acaban de encajar en el modelo. Por lo tanto la encontramos en las democracias europeas de los años 40, 50, 60, 70... hasta que entra en crisis en los años 80 (últimamente también).
2 Actores e Instituciones Políticas El “compromiso histórico” sueco como origen de la democracia social ¿De dónde surge la democracia social? ↓  En la segunda mitad de los años 30 tuvo lugar en Suecia un “compromiso histórico” entre capital y trabajo, que se diferenció de la respuesta estadounidense a la crisis de los años 30, centrada en el papel del Estado como agente interventor en la economía (New Deal).
o Se basa en un nuevo papel del Estado: Estado como agente regulador.
Va muy relacionada a la capacidad estructural del Estado, al compromiso de la gente o empresas con más dinero para favorecer al Estado, a cambio que se mantenga la propiedad privada y no se produzca una socialización de la economía (por ejemplo).  “Repartir la tarta y hacerla crecer”  La característica de la respuesta sueca a la crisis fue el acuerdo alcanzado por los sindicatos obreros y la patronal a fin de cooperar y generar crecimiento económico. Se estableció una fructífera cooperación entre industria privada y sindicatos que implicó una reducción de los conflictos entre clases y una adaptación mutua y cooperativa entre capital y trabajo.
 La cooperación permitió lograr una situación de pleno empleo y se hizo sobre la base de una extensión de los derechos sociales de los trabajadores y la protección social. La combinación de crecimiento económico y desactivación del conflicto social que conllevó este modelo comportó que fuera aplicado en otros países europeos tras la guerra.
La constitucionalización de los sindicatos y las patronales Los Estados sociales democráticos y de derecho surgidos tras la segunda guerra mundial, constitucionalizaron la labor de los sindicatos y las patronales en los procesos de decisión en política económica y social, dando lugar a un régimen de democracia social.
La participación activa de sindicatos y patronales en la política económica convirtió estas organizaciones en un pilar fundamental del sistema democrático, especialmente en países como Alemania, donde los sindicatos tienen también un papel muy relevante en la gestión de las grandes empresas.
La constitucionalización de los sindicatos y las patronales se convirtió en una característica esencial de los regímenes políticos europeos de posguerra, que España adoptó en 1978. Por lo tanto, España es un modelo de democracia social o corporativista.
La CE de 1978 y los actores sociales  El artículo 7 de la CE establece “los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y la promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios (…)”  Y el artículo 131.2 establece que “el gobierno elaborará los proyectos de planificación [económica] con el asesoramiento y la colaboración de los sindicatos 3 Actores e Instituciones Políticas y otras organizaciones profesionales, empresariales y económicas. Con esta finalidad se constituirá un Consejo, cuya composición y funciones se desarrollarán por ley”.
 Para dar cumplimento a este ordenamiento se creó el Consejo Económico y Social.
Los grandes acuerdos sociales en España  Los Pactos de la Moncloa de 1977 (acuerdo sobre el programa de saneamiento y reforma de la economía; acuerdo sobre el programa de actuación jurídica y política)  Acuerdo Básico Interconfederal (ABI), 1979  Acuerdo Marco Interconfederal (AMI), 1980-81  Acuerdo Nacional de Empleo (ANE), 1982  Acuerdo Interconfederal (AI), 1983  Acuerdo Económico y Social (AES), 1985-1986  Acuerdo Interconfederal para la Estabilidad del Empleo (AIEE), 1997  Acuerdo para la Mejora del Crecimiento y del Empleo (AMCE), 2007 Esta fue la etapa de oro de la democracia social en España. Esto se rompe de algún modo con la huelga general del 88. En los 90 solo encontramos un gran pacto.
El sistema de concertación social español ha puesto en evidencia la dificultad de llegar a acuerdos en tiempos de crisis económica, como en 1993-94. La actual crisis económica (2008- ) ha puesto en evidencia la incapacidad para llegar a nuevos acuerdos entre empresas y trabajadores, así como la incapacidad de los sucesivos gobiernos para realizar reformas económicas y sociales desde el consenso social.
Críticas al neocorporativismo Las organizaciones sindicales y patronales no presentan candidatos a las elecciones ni son responsables ante el Parlamento.
Los pactos tripartitos (gobierno, patronal y sindicatos) eluden el principio mayoritario y las decisiones pueden afectar a la protección de minorías o perjudicar a ciudadanos no representados por las organizaciones de interés.
El corporativismo social atiende a intereses especiales, concretos, que podrían contradecir el principio de “un hombre, un voto” y a unos pactos que podrían limitar la soberanía del poder legislativo. Es decir, los sindicatos y patronales no han sido votadas por la población y, por lo tanto, pueden no representar a todos los ciudadanos.
La concertación social puede limitar la competencia y aplazar decisiones difícilmente aceptables por las organizaciones de interés, aunque la concertación también puede dar lugar a mejores transacciones entre capital y trabajo para fomentar la inversión, el empleo y el diseño de políticas sociales.
La crisis económica de finales de los años 70, el crecimiento del desempleo, la dificultad para llegar a amplios acuerdos sociales para reformar el Estado del 4 Actores e Instituciones Políticas Bienestar y la crítica creciente al funcionamiento del Estado del bienestar comportaron una profunda crisis de este modelo.
El ascenso de los grupos de interés y movimientos sociales La crisis del Estado neocorporativista conllevó la fragmentación de los intereses económicos y sociales. A falta de grandes acuerdos económicos y sociales entre patronal y sindicatos, los grupos de interés y los nuevos movimientos sociales aparecieron como nuevos actores para influir en las políticas de los gobiernos. Es decir, los movimientos sociales pasaron a intentar influir directamente en la política ya que pensaban que los sindicatos y patronales no defendían bien sus intereses (esto se produjo en los años 80; en España en los 90).
 Los actores de la democracia social (sindicatos y patronales) participaban en la toma de decisiones gubernamentales desde una perspectiva global y comprensiva de la defensa de los propios intereses. No solo defendían sus intereses sino que intentaban llegar a acuerdos globales para el bien común.
 Los nuevos actores quieren influir en políticas concretas del gobierno en base a unos intereses singulares o una ideología concreta, y desde una perspectiva de lobby o de conflicto. Estos si han servido para situar nuevos temas en la agenda, Los nuevos actores han situado nuevos temas en la agenda política pero funcionan a menudo como “single issue movements”, sin perspectiva global; des de una perspectiva particular.
Por lo tanto, estos “nuevos” Estados se asemejan más a una democracia pluralista.
Los grupos de interés o grupos de presión Los grupos de interés son actores políticos colectivos que llevan adelante ciertas reivindicaciones favorables a sus intereses. Se constituyen en “grupos de presión” cuando en cumplimiento de su propia y específica finalidad, influyen directamente sobre el gobierno, el Congreso, los partidos políticos, la administración pública o la opinión pública. Es un tipo de influencia discreta.
El término lobby fue utilizado por primera vez en 1955. La expresión, tomada del corredor de los edificios parlamentarios, indicaba que algunos grupos o individuos desarrollaban una actividad de intermediarios, entre los grupos de presión y los legisladores o miembros del gobierno.
- Un lobby puede estar más o menos institucionalizado. En el Parlamento Europeo, por ejemplo, esto está muy regulado; en España o Cataluña, no.
El lobbying es la transmisión de mensajes de los grupos de presión al centro de decisiones por medio de representantes especializados.
Características de los grupos de presión  Tienen una organización permanente, con órganos propios que los dirigen y representan.
5 Actores e Instituciones Políticas  El factor que une y reúne a sus integrantes es la defensa del interés común entre ellos y que es particular con referencia al conjunto de la sociedad.
 Sus integrantes no ocupan cargos de gobierno, pero quieren influir en él.
 Se politizan al desplegar una acción encauzada a ejercer influencia en la adopción de decisiones políticas, pero no se proponen obtener cargos de gobierno ni participan directamente en los procesos electorales.
 Sus estrategias de presión se caracterizan por la persuasión y la utilización de contactos amistosos, aunque en algunos casos pueden caer en la corrupción y el soborno (Von Beyme).
Los movimientos sociales Los movimientos sociales son actores políticos colectivos de carácter movilizador que persiguen objetivos de cambio a través de acciones, generalmente no convencionales, y que para ello actúan con cierta continuidad.
La diferencia principal con los lobbies que suelen estar vinculados a empresas es que los movimientos sociales no actúan de forma discreta o privada, sino que utilizan métodos de protesta, no convencionales, para mostrar sus acciones de forma pública.
Se caracterizan por:  Una débil estructura orgánica (horizontal, variable, informal), basada en el voluntariado.
 Un discurso generalmente temático y transversal.
 Un ámbito de intervención de carácter no convencional y contencioso.
 Una orientación hacia el poder de carácter conflictivo.
La naturaleza de sus recursos no suelen ser mayoritariamente de carácter material, sino de carácter simbólico e ideológico, como la cohesión emocional, la disciplina y el compromiso de sus miembros y de sus ideales (a diferencia de los lobbies).
Los movimientos sociales se han convertido en agentes de influencia y persuasión que desafían las interpretaciones dominantes sobre diversos aspectos de la realidad.
Pueden actuar en distintos ámbitos:  En el ámbito simbólico, porque crean sistemas de narraciones que pretenden crear nuevos registros culturales, y explicaciones de cómo determinados conflictos deberían ser expresados y resueltos. Es decir, crean nuevas explicaciones o narrativas sobre un tema, un marco narrativo diferente a las formas preexistentes.
 ¡Es muy importante!  En el ámbito interactivo, porque son actores políticos que inciden en el conflicto social y pretenden cambiar la correlación de fuerzas existente en un ámbito concreto de conflicto (quieren participar en el debate público e incidir en un tema para cambiar la correlación de fuerzas).
6 Actores e Instituciones Políticas  En el ámbito institucional, porque inciden en los espacios políticos que regulan la sociedad (tensionándolos o transformándolos) para cambiar mentalidades, correlación de fuerzas y, finalmente, cambiar las políticas o leyes del gobierno.
Este es subjetivo primordial, por eso son un elemento de cambio social.
 En el ámbito sustantivo, porque son un instrumento de cambio de la realidad.
Antes de convertirse en impulsores de cambio (o contra-cambio) social, un movimiento social debe superar seis tareas para conseguir que sus propósitos tengan impacto (McAdam): 1. Conseguir nuevos miembros.
2. Mantener la moral y el nivel de compromiso de los miembros con los que ya cuenta. Es decir, aunque hayan contratiempos se debe seguir luchando. Incluso se deben convertir pequeños logros en grandes logros; o bien, convertir aquello que no lo es, en un logro, ver la parte positiva.
3. Conseguir cobertura de los medios de comunicación e idealmente (aunque no necesariamente) favorables a sus puntos de vista. Que se hable del movimiento, aunque se mal.
4. Movilizar el apoyo de grupos externos.
5. Limitar las opciones de control social que pudieran ser ejercidas por sus adversarios.
6. Influir sobre lo político y conseguir que la administración actúe.
La Estructura de Oportunidades políticas (EPO) SIDNEY ARROW expone que, a la hora de analizar la aparición de los movimientos sociales, el cuándo explica en gran medida el porqué y el cómo. La coyuntura que facilita la aparición de los movimientos sociales recibe el nombre de “estructura de oportunidades políticas”. (EOP) La EOP consiste en el entorno político que fomenta o desincentiva la acción colectiva, en los recursos externos al grupo que reducen los costes de la acción colectiva, descubren aliados potenciales y muestran en qué son vulnerables las autoridades. Estos recursos suelen aparecer cuando se producen coyunturas de cambio externas a los mismos movimientos que generan oportunidades para la acción colectiva.
Una parte del éxito de los movimientos sociales consiste en saber aprovechar estas “ventanas de oportunidad”. Es decir, no siempre es el momento de lanzar una campaña, sino que hay que encontrar el momento idóneo  la coyuntura es la que hace que aparezcan o desaparezcan los movimientos sociales. Es lo que llamamos “ventanas de oportunidad”; hay que saber aprovecharlas.
7 Actores e Instituciones Políticas El fenómeno NIMBY El fenómeno NIMBY (Not in My Back Yard), merece una consideración a parte como fenómeno de acción colectiva vinculada a unos determinados intereses, en este caso vecinales (un movimiento surgido “des de abajo”).
Este fenómeno –que podríamos traducir como “no en mi patio trasero” o “no delante de mi casa”- consiste en la reacción que se produce entre determinados ciudadanos que se organizan para enfrentarse a los riesgos que supone la instalación en su entorno inmediato de ciertas actividades o instalaciones que son percibidas como peligrosas o que son consideradas como contrarias a los intereses de la comunidad (una depuradora, una incineradora, un centro de drogodependientes, una antena de telefonía móvil, etc.). Es decir, es un movimiento de rechazo de determinadas equipaciones, instalaciones... consideradas como negativas.
Las acciones colectivas que responden a la lógica NIMBY han sido criticadas por insolidarias, puesto que responden a la lógica “Sí, pero no aquí”: no se oponen a la existencia de una determinada instalación, pero no al lado de su casa.
8 ...