Sesión 10. Cómo los bienaventurados tendrán gran alegría de la compañía de Dios y de sus santos. El bien y el mal (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 26/05/2014
Descargas 15

Descripción

Apuntes de Hisotria Medieval con Víctor Farias

Vista previa del texto

29/10/2013 Sesión 10. Cómo los bienaventurados tendrán gran alegría de la compañía de Dios y de sus santos. El bien y el mal 1. Las tentaciones El liber arbitriuum es la voluntad y libertad del hombre para hacer el mal. Es decir, el mal siempre es una opción. No hay tentación sin voluntad y libertad.La mala elección es lo que define el pecado. Elegir mal supone no haber elegido el bien, y por lo tanto haber olvidado a Dios (el bien supremo).
Hay tres tipos de pecado: ‒ Venial: pecado pequeño.
‒ Mortal: el perdón depende de la gracia Dios.
‒ Original: Es para todos los descendientes de Adan y Eva. Es algo que no cambiará y que no podemos evitar. Este pecado conlleva cuatro penas naturales:  Ignorancia  Malicia  Impotencia  Concupiscencia A diferencia de los demás el pecado original no es un mal imitativo, sino que es un mal propagativo. Se puede redimir la falta, pero no la pena. Este mal se engendra con la sexualidad.
2. El más allá Después de “la lucha de la vida”, la lucha interior sobre la elección del bien y el mal durante la vida, al llegar la muerte aparecen los lugares donde se premia o se castiga a la personas por la buena o la mala elección. Es decir, el paraíso celestial, y el infierno.
Realmente estos “lugares” aparecen muy poco en la Biblia. El más allá es una invención que aparece con el tiempo y se va infundiendo poco a poco. Estas invenciones las encontramos sobre todo en los textos judíos (apócrifos). En los textos apocalípticos es donde encontramos las descripciones más precisas. Se trata de descripciones muy detalladas fruto de lo que podríamos llamar “viajes” (visiones) propios del imaginario oriental.
Según estas descripciones estos lugares tienen una situación geográfica. El cielo se encuentra arriba y el infierno abajo. Es un espacio articulado, con diferentes partes para recibir los hombres cuando llegan. Son lugares ambientados, con una luz específica, aromas, melodías, etc.
Al más allá se accede a través de un juicio. Hay dos tipos de juicio:   Juicio colectivo: un juicio que se da en el fin de los tiempos y en el que se nos espera a todos juntos para juzgarnos colectivamente Juicio individual: juicio en el que se valora individualmente a la persona por sus acciones en la tierra.
Durante el s. XII se inventa el purgatorio o refrigerium, una idea que se consolida durante el s. XIII. El purgatorio es el lugar al que van aquellos que están a la espera de su juicio final.
El tiempo de purgación varía según los pecados.
Hay una manera de conseguir el perdón a los pecados durante la vida terrenal: sufragios e indulgencias.
3. Las cortes La corte celestial Formada por Dios, los ángeles y los bienaventurados.
Los ángeles son seres solamente espirituales. Tienen tres jerarquías: ‒ 1. Serafines, querubines, tronos.
‒ 2. Dominaciones, potestades, virtudes.
‒ 3. Principados, ángeles, arcángeles.
La corte infernal Es el anti-modelo Está formada por Satanás, los diablos (una legión infinita de seres espirituales que han caido) y los ordenados.
El diablo quiere que caigamos en la tentación del pecado.
4. Las enseñanzas La moral clerical religiosa comienza a elaborarse a partir del s. XII. Se trataba de definir la moral e instruir en esa moral: hay que saber distinguir los pecados y los vicios de las virtudes. Por ello los moralistas se encargaban de definirlos con exactitud.
Hay una articulación. Hay que descubrir la relación entre las virtudes y entre los vicios.
Tomás de Aquino habla de la virtud de la templanza y sus contrarios: ‒ ‒ ‒ ‒ Gula Lujuria Ira Soberbia Ceguera mental Necia alegría Locuacidad Bufonería Inmundicia (Consecuencias) Movimientos externos del alma La instrucción/pedagogía es básica. A partir del siglo XIII se hacen tratados con la finalidad de enseñar la moral. Pero el sermón es central. Los mendicantes son los portadores de las palabras. Lo importante es enseñar a vivir cristianamente.
Se enseña p. ej. como hacer frente a las tentaciones. El fin es convencer de renunciar de la vida depravada y convertirse al cristianismo moralmente correcto. Hace falta hacer penitencia.
El siglo XV es el siglo de la constricción/arrepentimiento. La confesión se hace obligatoria una vez al año. Se escriben manuales para enseñar a los confesores como contestar bien.
Hay una sola moral, única y universal. Pero esto es solo un proyecto, no refleja una realidad.
5. Las urgencias del siglo ‒ Hay un estado generalizado de depravación moral.
‒ Hay que denunciar sobre la depravación moral.
‒ Hay un discurso clerical que denuncia un desastre moral generalizado.
...