4: Historia del Constitucionalismo Español del Siglo XIX (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Historia del Derecho
Año del apunte 2014
Páginas 15
Fecha de subida 01/08/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 4

Vista previa del texto

Tema 4: Historia del Constitucionalismo Español del Siglo XIX Las Constituciones son disposiciones fundamentales con rango superior a la ley ordinaria articuladoras de los principios que rigen el Estado. Constan por escrito en todos los países de Occidente salvo en Gran Bretaña.
El Constitucionalismo español surge en el S. XIX al compás del proceso que acabó con la monarquía absoluta e introdujo una monarquía liberal y parlamentaria. Cada constitución responde a la ideología política del momento, de ahí la gran inestabilidad.
Hay que distinguir en cuanto a la naturaleza jurídica del texto constitucional entre: - Constitución propiamente dicha como texto elaborado por las Cortes.
- Constitución pactada, fruto del acuerdo entre las Cortes y el monarca.
- Carta otorgada, resultado de una concesión del rey.
1. El Estatuto de Bayona de 1808 y la Constitución de 1812.
Estatuto de Bayona: La consecuencia directa de la ocupación peninsular francesa fue la abdicación del rey Carlos IV en su hijo, Fernando VII, el cual renunció a sus derechos sucesorios (Abdicaciones de Bayona), recayendo el trono en la personalidad de Napoleón Bonaparte, el cual renunció al trono en beneficio de su hermano José I Bonaparte(6 de julio de 1808).
En el mismo lugar donde se llevaron a cabo esas abdicaciones (Bayona) se convocó también una Junta Nacional para aprobar un proyecto de texto constitucional (aunque más que una constitución fue una carta otorgada por el monarca) que afianzara el poder y la legitimidad de Napoleón. Dicho texto, conocido como el Estatuto de Bayona (inspirado en la constitución imperial francesa de 1804) fue promulgado el 8 de julio de 1808 y constaba de 13 títulos y 146 artículos.
Respecto a sus principios constitucionales, cabe destacar en el artículo primero la explícita confesionalidad católica del Estado (“católica, apostólica y romana”).
La soberanía recaía sobre el monarca (monarquía hereditaria), que era el Jefe del Estado, centro del poder político, pero con la obligación de respetar los derechos de sus ciudadanos. Además no se establecía una división expresa de poderes en dicho Estatuto, pero sí una composición de dos Cámaras: Las Cortes, las cuales se encontraban divididas en tres estamentos (similar a la organización social en el Antiguo Régimen), y el Senado, formado por unos miembros notables elegidos por el rey.
El poder judicial se articulaba como independiente, aunque los jueces eran elegidos por el monarca. Establecía una amplia gama de Derechos individuales entre los cuales podríamos destacar algunos como la libertad individual, inviolabilidad del domicilio, supresión de aduanas interiores o abolición del tormento.
Pero el nombrado Estatuto no llegó a tener una vigencia efectiva, debido a la resistencia del pueblo español (en el contexto de guerra de la independencia) y de la actuación de las Cortes Generales y Extraordinarias reunidas en Cádiz sin la presencia del monarca.
Por último, es un texto rígido ya que estaba limitado de manera temporal.
Constitución de 1812: Esta Constitución coincide con la Guerra de la Independencia frente a la invasión napoleónica. Se convocan unas Cortes Constituyentes que se reúnen en Cádiz en el año 1810 con el fin de debatir un proyecto constitucional. Estas Cortes reconocen a Fernando VII como monarca legítimo, y declaran nula la Constitución de Bayona de 1808. Se crea una comisión encargada de redactar el texto constitucional, que definitivamente se promulga el 19 de Marzo de 1812, estando el monarca ausente.
Esta Constitución recibe influencias del constitucionalismo francés y va precedida de una introducción en la que se intentaba demostrar que la Constitución estaba basada en las antiguas leyes y tradiciones españolas. Sin embargo, la doctrina considera que eso es totalmente infundado, ya que la Constitución tiene un marcado carácter liberal.
En cuando a su contenido, tenía un preámbulo, diez títulos y trescientos ochenta y cuatro artículos. Respecto a los principios, como gran novedad, hay que señalar que el artículo 3 recoge la soberanía nacional. En cuanto a la religión, se establece que la religión es católica, apostólica y romana, y se prohíbe el ejercicio de cualquier otra. Otro principio es el de igualdad legal, que se manifiesta a través de la unidad de fueros y de la unidad de códigos.
Otro principio es la división de poderes, habiendo un poder ejecutivo que reside en el rey, un poder legislativo que reside en el rey junto con las Cortes, y un poder judicial que reside en los jueces y tribunales.
En cuanto a los derechos individuales, no existe en la Constitución un título específico dedicado a los mismos, sino que estos se encuentran dispersos a lo largo de todo el texto constitucional. Se recogen el derecho el derecho a la inviolabilidad del domicilio, la libertad de imprenta y el derecho a la educación, entre otros.
En cuanto a los órganos constitucionales, hay que hablar en primer lugar de las Cortes, formadas por una sola cámara, que es el Congreso de los Diputados, a las que corresponde el poder de legislar junto con el rey. Otro órgano constitucional es el rey, que es el jefe del Estado y al que corresponde el poder ejecutivo y el poder de legislar junto con las Cortes, siendo asesorado por un consejo de Estado.
Por último, destacar el Tribunal Supremo de Justicia, que está situado en la cúspide del poder judicial.
En cuanto a la reforma, se dice que es súper rígida porque se establece que hasta pasados ocho años desde su entrada en vigor no se podía proponer ninguna reforma, y a partir de este momento la propuesta de reforma debía realizarse por escrito y estar apoyada por las dos terceras partes de los diputados.
Su carácter, desde el punto de vista ideológico, es progresista. Va a estar vigente hasta que Fernando VII regrese a España y la declare nula por un decreto de 4 de Mayo de 1814. Posteriormente, vuelve a estar en vigor en el Trienio Liberal entre 1820 y 1823, y más tarde entre 1836 y 1837.
Por último, en cuanto a su naturaleza, se trata de una Constitución propiamente dicha.
2. El Estatuto Real de 1834 y las Constituciones de 1837 y 1845.
Estatuto Real de 1834: Ante la minoría de edad de Isabel, María Cristina de Borbón asumió la Regencia a la muerte de su marido Fernando VII en 1833. Pese a que la Regente no se identificaba con su ideario, los liberales se configuraron como la única fuerza capaz de mantenerla en el trono. Así, María Cristina llamó a Martínez de la Rosa, un liberal moderado, a formar un gobierno que hiciera frente a la insurrección carlista. Martínez de la Rosa emprendió una serie de reformas muy moderadas. Entre ellas destacó el Estatuto Real en 1834.Se aprobó el 10 de Abril de 1834. Autoría Oficial la reina por decreto, Mª Cristina (regente de Isabel II) influida por Martínez de la Rosa, liberal moderado.
En relación con la naturaleza jurídica, se trata de una Carta Otorgada, concedida por la voluntad de la Regente.
En cuanto a los principios que recoge, lo más destacado es que la soberanía es compartida por el rey y las Cortes, en el tema de la religión se declara la confesionalidad católica del Estado y que no existe división de poderes.
Con respeto a los órganos constitucionales distinguimos: - Cortes: se establecieron unas Cortes bicamerales con funciones muy limitadas formadas por: · Estamento Próceres: la Cámara de Próceres, constituida por los Grandes de España y otros designados de forma vitalicia por el monarca.
· Estamento de los Procuradores del Reino: la Cámara de Procuradores, elegida mediante un sufragio censitario muy restringido (sólo varones mayores de 30 años con renta superior a doce mil reales).
- Rey: el monarca mantenía importantes poderes: podía convocar y suspender Cortes cuando quisiera y cualquier ley, además de la aprobación de las Cámaras necesitaba el consentimiento del rey (derecho de veto).
- Consejo de Ministros.
En relación a su contenido, consta de 54 artículos divididos en 5 títulos. Su reforma era flexible porque se llevaba a cabo como cualquier ley ordinaria. Estuvo vigente en el periodo 1834-1837 (suspendida de 1836-1837).
Tenía carácter conservador y unas cortes bicamerales, la cámara de los nobles del reino, de cargo vitalicio y la de los procuradores del reino, con una duración de 3 años.
Finalmente, fue derogada por la presión de los liberales progresistas, sublevados contra los moderados.
Constitución de 1837: En el contexto de la guerra civil, tuvo lugar en 1836 la "Sargentada de la Granja". Los sargentos de la Guardia Real obligaron a la Reina Regente que descansaba en el palacio de la Granja a suspender el Estatuto Real y proclamar la Constitución de 1812.
María Cristina tuvo que llamar a los progresistas al poder con Mendizábal. Una vez en el gobierno, dándose cuenta de que la Constitución de 1812 era inaceptable para los moderados, iniciaron un proceso de reforma de la Constitución de Cádiz, buscando el compromiso con los moderados mediante una serie de concesiones. Aprobándose el 18 de Junio de 1837.
En relación con los principios ideológicos destacamos que en el preámbulo se recoge el principio de la soberanía nacional para dar satisfacción a ambas partes, en el tema de la religión no se prohibían otras religiones y el Estado se comprometía a subvencionar al clero expropiado con las desamortizaciones (Desamortización de Mendizábal) y respecto a la división de poderes, sí que existía en esta constitución.
En esta constitución también se recogían los derechos individuales y la liberad de imprenta, todo ello recogido en el artículo 1.
Respecto a la reforma podemos afirmar que se trataba de una constitución flexible.
Como órganos constitucionales encontramos: - Cortes: eran cortes bicamerales, por lo que todas las leyes debían ser aprobadas por ambas cámaras que debían reunirse por lo menos una vez al año siempre por convocación del rey que, sólo en el caso de que el rey no lo hiciera podían ser autoconvocadas. Las cámaras eran las siguientes: · Congreso: el cuerpo de los electores aunque es censitario (no puede votar todo el mundo) se aumenta con respecto a la de 1834. Los electores deben tener unas mínimas garantías para ejercer el voto.
- - - · Senado: era nombrado por el rey, tras la elección de una terna por el cuerpo electoral. No tendrá mucha importancia y muchos pedirán que desaparezca.
Rey: en él residía el poder ejecutivo, la iniciativa legislativa y el veto ilimitado. Designaba a senadores y nombraba a ministros, los cuales debían conseguir la “doble confianza” (ser nombrados por el rey y aceptados por las Cortes). En caso de desacuerdo, el rey podía adoptar la disolución de las Cortes.
Ministros: los ministros eran los responsables del poder ejecutivo y el rey era inviolable, El rey no podía dictar ninguna disposición si esta no iba firmada por al menos un ministro.
Juzgados y Tribunales: les pertenece exclusivamente la potestad de aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales Ejército (Milicia nacional): tiene rango constitucional. Su función será el mantenimiento del orden y el apoyo al ejercito.
Respecto al contenido, estaba constituida por 77 artículos, en los cuales constaban algunos de los derechos y libertades como la libertad de expresión, la inviolabilidad de domicilio, la protección a la propiedad, la petición a las Cortes o al Rey y Jurado para delitos de imprenta. El periodo de Vigencia fue desde 1837 a 1845.
Esta Constitución tenía carácter progresista y unas cortes bicamerales constituida por el Senado, que se renueva la tercera parte cada vez que se renueva el Congreso y el Congreso de los Diputados que se renueva cada 3 años.
Tiene un carácter conciliatorio y cualidades para que durase, pero la inestabilidad política impidió su vigencia durante un largo periodo.
En función a la derogación, esta Constitución contaba con el apoyo de la iglesia católica a causa de su presupuesto concedido al Clero católico, pero acabo siendo derogada por los liberales moderados (Narváez) que planteaban la necesidad de reformar esta Constitución.
Una novedad de esta constitución es que es de origen popular, puesto que es la Nación la que decide la constitución que regirá la vida política. El rey la acepta voluntariamente, pero estaba obligado a hacerlo. Además, supone la conciliación entre el Estatuto Real y la Constitución de 1812, con carácter progresista para que con ella puedan gobernar tanto moderados como progresistas.
Es conocida como la Constitución de las promesas ya que no llegaron a cumplirse sus contenidos.
Constitución de 1845 (la más moderada del Siglo XIX): La constitución se desarrolla durante el reinado de Isabel II, en diversas etapas de su reinado, consecuencia de los continuos cambios entre partidos y diversos acontecimientos, distinguiendo así la Década Moderada (1844-1854), el Bienio Progresista (1854-1856) y la Revolución Gloriosa (1868).
Con la mayoría de edad de la Reina Isabel II y la entrada en el poder de los moderados, Narváez, aprovechando un decreto de Julio 1844, convoca elecciones a Cortes e inicia un proceso de reelaboración de la Constitución de 1837, que verá la luz al ser promulgado el 23 de mayo de 1845 en Madrid.
Los principios ideológicos que recoge es que la soberanía queda dividida entre la monarquía y el pueblo, una división de poderes similar a la de la Constitución de 1837, aunque se busca una flexibilidad en el reparto, para una más rápida y sencilla comunicación entre los distintos poderes (legislativo y ejecutivo) y en cuanto a la religión, se declara la confesionalidad católica del Estado aunque no se prohíbe la práctica de otras religiones.
En cuanto a los derechos individuales, estos se ven reducidos respecto a la constitución anterior.
Entre los órganos constitucionales podemos encontrar: - Cortes: sigue la estructura bicameral con algunas modificaciones en el Senado, número ilimitado de senadores, nombrados por el Rey y con un carácter vitalicio, además se les exigía una contribución anual, elevada, o ser parte de aquellas clases que se exponen en el art.15 (Iglesia, el ejército o la nobleza). El senado amplia sus competencias no solo a lo legislativo sino también ahora algunos conflictos de carácter jurisdiccionales, de cara a juzgar a los ministros, acusados en el congreso o que cometan delitos contra el Estado o el rey.
- Rey: su cargo coge mayor peso y poder, ya que controla al Senado al ser ejercicio suyo la asignación de senadores.
- Ejército: desaparece la milicia nacional y nace la Guardia Civil.
En lo referido a la reforma, ésta es flexible, puesto que no se exige ningún mecanismo para llevarla a cabo.
En cuanto a su contenido, la constitución está formada por 12 títulos divididos a su vez en 79 artículos, mas uno especial y adicional para aquellas provincias de ultramar.
Su vigencia fue larga, 24 años, y en cuanto a la valoración que sacan de ella se puede decir que provenía de una sociedad anteriormente bajo una constitución más moderada, por ello supuso un gran impacto conservador sobre el país.
En ella se decía que España era un Estado monárquico moderado de carácter hereditario.
3. La Constitución de 1869.
A partir de la Revolución de 1869 surge la Constitución de 1869, de signo totalmente opuesto al de su predecesora. Esta Constitución, vino motivada por un descontento general con respecto a la política española y por la crisis económica existente. Se convocaron entonces, elecciones para unas Cortes constituyentes, en las que dominaron los progresistas, vencedores de la Revolución de 1869.
En cuanto a los principios constitucionales, destacamos que la soberanía reside en la nación y que establece como forma de gobierno la monarquía constitucional. En cuanto a la división de poderes, el poder ejecutivo es ejercido por el Rey, jefe del Estado y cuyo poder se encuentra mediado por la Ley; el poder legislativo reside en las Cortes; y los Tribunales desempeñan el poder judicial. No existe un control mutuo, sino que cada uno realiza su actividad.
Esta constitución es considerada por muchos como la primera constitución democrática de España.
Esta constitución recoge una serie de derechos individuales como la libertad de expresión, reunión y asociación, inviolabilidad del domicilio y correspondencia, libertad de trabajo para los extranjeros, libertad de culto con la obligación por parte del Estado de subvenir el de la religión católica y derecho de todos los ciudadanos a unos jurados para delitos políticos.
En cuanto a la reforma, en el Título XI, establece que Las Cortes por sí o a propuesta del Rey, podrán acordar la reforma de la constitución señalando qué ha de alterarse.
Hecha esta declaración, el Rey disolverá Las Cámaras, y convocará nuevas Cortes, y los cuerpos colegisladores sólo tendrán carácter de constituyentes para deliberar acerca de la reforma. (Es flexible).
En lo respectivo a los órganos institucionales, hablamos de los siguientes: - Cortes: son de carácter bicameral, compuestas por el Congreso y el Senado. Se establece carácter legislativo, compartiendo la iniciativa del Rey, para ambas cámaras.
- Poder ejecutivo: reside en el Rey, que lo ejerce a través de sus ministros a quienes nombra y separa libremente y que deben tener la confianza de las Cortes. El rey es inviolable y no está sujeto a responsabilidad, la cual corresponde a los ministros.
- Poder judicial: corresponde exclusivamente a los Tribunales la potestad de aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales, y es administrada en nombre del Rey.
Se establece un juicio por jurados para todos los delitos políticos y para los comunes que determine la ley. El nombramiento de los jueces y magistrados a propuesta del Consejo de Estado y con arreglo a la LO de los tribunales, lo realizará el rey. El ingreso en la carrera judicial será por oposiciones.
4. El Proyecto de Constitución de una República Federal de 1873.
El sistema ideado por la Constitución de 1869 no llegó a consolidarse por diversas causas, entre las que hay que destacar el inicio de la Guerra de Cuba y de la Tercera Guerra Carlista. El contexto histórico viene marcado por la proclamación en España de la I República del 11 de febrero de 1873.
Se nombró Jefe del Poder Ejecutivo a Estanislao Figueras, quién formó un gobierno de republicanos y radicales.
La República llegaba en una situación caótica. Las Cortes se abrieron el 1 de junio de 1873 y tras proclamarse la República Federal como forma de Estado, se apresuraron a redactar y definir el proyecto de una nueva Constitución.
Mientras, la inesperada dimisión de Figueras al frente del ejecutivo el 9 de junio, convirtió en Presidente a Francisco Pi y Margall.
En cuanto a los principios ideológicos que se recogen, son los siguientes: - Soberanía Nacional: reside en todos los ciudadanos y se ejerce en representación suya por los organismo políticos de la República constituida por medio del sufragio universal.
- Forma de gobierno: se establecía una República Federal compuesta de 17 Estados y varios territorios de ultramar, cada uno de los cuales podía tener su propia Constitución. Dentro de cada Estado, los Municipios se convertían en auténticas células del país, con su propia Constitución local y su división de poderes entre Alcaldía, Ayuntamiento y Tribunales locales.
- División de poderes de la Federación: se proclama una separación rígida entre los tres poderes: ejecutivo, ejercido por el Gobierno y cuyo Jefe nombraba al Presidente de la República, legislativo, ejercido por la dos Cámaras, ambas de elección directa y con un Senado formado por cuatro representantes de más de 40 años elegidos por cada Estado y judicial, independiente y presidido por el Tribunal Supremo formado por tres magistrados de cada estado En lo que se refiere a los Derechos individuales, incluía una extensa declaración de derechos, similar a la de 1869, pero con una formulación más amplia para el derecho de asociación.
Toda persona encuentra asegurados en la República, sin que ningún poder tenga facultades para cohibirlos, ni ley ninguna autoridad para mermarlos, todos los derechos naturales.
Respecto a los órganos constitucionales, encontramos los siguientes: - Cortes Federales: se compondrían de Congreso y Senado, siendo el primero una cámara de representación proporcional con un diputado por cada 50.000 almas, que se renovaría cada dos años; y el Senado, una cámara de representación territorial siendo elegidos cuatro senadores por las Cortes de cada uno de los Estados.
- Consejo de Ministros: su presidente sería elegido por el Presidente de la República.
- Tribunal Supremo Federal: se compondría de tres magistrados por cada Estado de la Federación (artículo 73).
Con el golpe de Estado del general Pavía se produjo el fracaso y por tanto la no aprobación de este proyecto de Constitución Federal de 1873.
5. La Constitución de 1876.
La clave de la consolidación de la monarquía proclamada en Sagunto, debía ser un orden constitucional que armonizara las exigencias de los moderados intransigentes, partidarios de volver a la Constitución de 1845, con el sistema de libertades y derechos reconocidos en la Constitución de 1869.
Bajo el impulso de Cánovas, una comisión de notables, afronta la tarea de formular las bases de la legalidad común.
Tras discutir en la Cortes el proyecto de Nueva Constitución, ésta es aprobada por las Cámaras y publicada el 2 de Julio en la Gaceta de Madrid. Resulta ser la más duradera de la España contemporánea.
En cuanto a los principios ideológicos, destacamos los siguientes: - Soberanía: la Restauración monárquica restableció en España el denominado liberalismo doctrinario, que suprimió los principios más avanzados del liberalismo original o radical. La soberanía no es atribuida de forma expresa a nadie en el texto legal, pero el texto de promulgación reconoce que esta es compartida por las Cortes y el Rey.
- División de poderes: · Potestad ejecutiva: ejercida por el rey a través de sus ministros.
· Potestad judicial: queda reforzada independientemente y se reafirma la unidad de códigos.
· Potestad legislativa: la Cortes (bicamerales) y el rey.
- Religión: aunque fue una cuestión muy polémica, finalmente se declara la confesionalidad del Estado y el respeto a cualquier culto y opiniones, sin embargo, no se permite otras ceremonias ni manifestaciones públicas, que las católicas.
En cuanto a los derechos individuales, éstos fueron reconocidos, pero se remite también a leyes de posterior promulgación, e incorporación mediante leyes de desarrollo, de modo que, el procedimiento de su tutela, facilitó luego el gobierno de los liberales sin alterar la Constitución, por lo que no resulta muy explícita sobre los derechos y libertades, y cuyos derechos y deberes están limitados por las leyes ordinarias.
En cuanto a la reforma de la constitución, era de forma flexible, pues no establecía mecanismos para realizarla.
En cuanto a los órganos constitucionales, hablamos de los siguientes: - Cortes: se constituyen como un bicameralismo perfecto, formadas por el Congreso y el Senado, comparten las mismas facultades. Las Cortes poseían la iniciativa legislativa, y derecho a veto suspensivo (demorar la vigencia de una ley) durante la legislatura, sobre los proyectos aprobados por la otra Cámara.
Tanto los diputados como los senadores, tenían reconocidos en la Constitución los principios de inviolabilidad y de inmunidad, y se incorporó el reconocimiento de los fueros, atribuyéndose al Tribunal Supremo la competencia en las causas criminales que se sigan contra los parlamentarios.
- Sistema electoral: en el Congreso eran electores y elegibles para cada 5 años. Además el cargo de diputado era compatible con el de ministro. En el Senado eran electores y elegibles, la composición de esta cámara en uno de los aspectos más novedosos, con la introducción de una Cámara Alta abiertamente clasista.
- Número de miembros: en el Congreso era 1 por cada 50.000 habitantes y en el Senado estaban los senadores por derecho propio, los senadores nombrados por la Corona y 180 senadores elegidos por las Corporaciones del Estado y los mayores contribuyentes. La duración de la legislatura era de 5 años.
- Rey: aparece dotado de amplias prerrogativas, corresponde al modelo de Monarquía limitada. La discrecionalidad del monarca era, más limitada que otros textos constitucionales, y el Gobierno asumía de manera efectiva la dirección política y respondía de ella. Necesitaba la autorización especial para realizar determinados actos. Su persona es sagrada e inviolable, y de sus actos responden los ministros.
Ejerce la potestad ejecutiva, que se extiende a la conservación del orden público interior y a la seguridad exterior del país.
- Ministros: órgano colegiado del Gobierno, reconocido por la Constitución. Asumen a través del refrendo correspondiente, la responsabilidad de los actos regios.
Eran penalmente responsables y en el procedimiento acusaba el Congreso y juzgaba el Senado. Los conflictos se asentaron en los principios de la doble confianza y el turno de partidos.
Respecto a la vigencia de esta constitución, es desde 1876 hasta 47 años después, con la supresión de la misma por parte de Primo de Rivera en 1923 y pasando por las dos monarquía de Alfonso XII y Alfonso XIII. Debido a la versatilidad y flexibilidad que presenta, supera continuas crisis de gobierno y cambios en el poder.
En cuanto a su carácter, es de carácter flexible y tiene tendencias al liberalismo.
...

Tags:
Comprar Previsualizar