Tema 24: Los Cuasicontratos (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 03/11/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  24     Tema  24:  Los  cuasicontratos   Concepto  y  fundamento   El   CC   los   define   en   el   art.   1887,   como   aquellos   hechos   lícitos   y   puramente   voluntarios,   de   los   que   resulta   obligado   su   autor   para   con   un   tercero   y   a   veces   una   obligación  recíproca  entre  los  interesados.     Agrupan  una  categoría  heterogénea  de  actos  que  comprometen  a  un  sujeto   con   otro   dando   lugar   a   una   obligación,   y   ello   sin   que   haya   ni   un   contrato   ni   una   situación  de  responsabilidad  extracontractual.  La  definición  no  es  muy  afortunada   porque   olvida   que   también   pueden   incluirse   comportamientos   de   mala   fe   (y   por   tanto   ilícitos),   como   cuando   cobra   un   crédito   alguien   que   no   es   acreedor   y   lo   sabe.   Además  se  refiere  a  hechos  del  obligado  cuando  a  veces  los  hechos  son  de  otro  (el   obligado   en   la   gestión   de   negocios   ajenos   es   el   beneficiado   por   el   hecho   de   otro),   o   bien   es   poco   preciso   hablar   de   obligaciones   recíprocas…   En   realidad   además,   la   categoría   que   intentan   unificar   bajo   esa   denominación   y   que   se   expone   después   con   detalle   en   tres   instituciones   concretas,   se   define   con   carácter   general   tan   vagamente   que   podría   abarcar   otras   situaciones   en   las   que   un   sujeto,   sin   que   haya   un   contrato   ni   tampoco   una   situación   de   obligación   legal   (por   ejemplo   de   RE),   también  queda  obligado  (en  la  accesión,  en  la  posesión  de  buena  fe…  En  realidad,   además,  al  regularse  a  continuación  el  detalle  de  cada  figura,  por  separado,  de  poco   sirve  la  categoría  unificada,  de  la  que  podría  prescindir).       Si   tan   defectuoso   es   el   precepto   y   tan   incompleta   su   definición,   ¿para   qué   sirve?  En  realidad  su  utilidad  ha  querido  verse  en  que  sirve  para  corregir  un  poco   el   rigor   de   los   arts.   1089   y   sobre   todo   1090,   que   dice   que   las   obligaciones   que   nacen   de   la   ley   no   se   presumen   y   deben   establecerse   claramente.   De   ahí   resulta   que   si   las   contractuales   están   claras,   y   las   legales   también,   el   único   cauce   para   otras   posibles   obligaciones   no   definidas   por   la   ley   pero   cuya   existencia   está   justificada,  como  las  derivadas  del  enriquecimiento  injusto  u  otros  ppios  generales   de  derecho,  es  el  ubicarlas  dentro  de  esta  categoría  de  los  cuasicontratos.       El  cobro  de  lo  indebido   Cobro   de   lo   indebido   (arts.   1895   a   1901   CC),   ese   concepto   del   pago   por   error  del  1895,  y  las  consecuencias  según  buena  o  mala  fe     ¿Qué  es?     Alguien   cobra   algo   que   no   le   deben,   convencido   quien   paga   de   deberlo:   el   que  cobra  queda  obligado  a  devolver  lo  indebidamente  recibido.  El  error  en  el  pago   es  un  elemento  esencial  para  que  surja  el  derecho  de  repetición  que  regula  el  art.   1895   CC.   Si   no   hay   error   y   se   paga   siendo   consciente   de   que   no   hay   deuda,   pero   tampoco   hay   intención   de   donar,   la   vía   para   recuperar   lo   entregado   será   el   enriquecimiento  injusto,  y  solo  podrá  reclamarse  aquello  en  lo  que  el  accipiens  se   hubiese  lucrado.       193   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  24     Las  situaciones  imaginables  de  pago  de  lo  indebido  son  variadas:     1) Se   paga   algo   que   no   se   debía   (no   existía   la   deuda,   era   nula,   etc).   2) Se   paga   una   deuda   que   existe,   pero   se   paga   a   quien   no   es   acreedor:  en  los  casos  del  1164,  del  1527,  o  del  1734  CC,  se  paga  a  un  sujeto   que   aparece   como   acreedor   aparente,   y   en   tal   caso   el   deudor   queda   liberado.     3) Se  paga  una  deuda  que  existe,  pero  paga  quien  no  es  deudor.   En  este  caso  es  posible  que  a)  pague  creyendo  que  es  el  deudor  (porque  por   herencia  esa  deuda  le  ha  sido  atribuida,  por  ejemplo),  quien  no  lo  es,  o  que   pague   como   tercero   que   paga   por   otro.   En   este   segundo   caso   no   cabrá   aplicar  el  régimen  del  pago  de  lo  indebido  porque  no  hay  error.       Consecuencias   del   cobro   de   lo   indebido:   nace   la   acción   de   repetición   contra   quien   cobró   indebidamente,   por   parte   de   quién   pagó.   Es   una   acción   personal.   El   contenido   de   lo   que   debe   restituirse   varía   según   la   buena   o   mala   fe   de   quien  cobró:     1) Buena   fe:   ignorancia   de   estar   cobrando   lo   no   debido   o   de   quien  no  debe  (ojo  al  grado  de  diligencia).  Cumplirá  devolviendo  la  cosa   tal  como  esté,  o  si  la  ha  vendido,  entregando  lo  que  cobró  o  la  acción  de   cobro  que  tenga.       2) Mala   fe:  supone  la  conciencia  de  cobrar  lo  indebido,  y  obliga   no   solo   a   devolver   la   cosa   recibida,   sino   también   el   interés   legal   si   es   un   capital,   los   frutos   percibidos   o   debidos   percibir.   Además   se   responde   por   los   deterioros   en   la   cosa,   incluso   fortuitos   (cualquier   causa),   y   los   daños  de  todo  tipo  que  haya  sufrido  el  que  pagó.  Solo  se  excluye  el  caso   fortuito   si   queda   claro   que   se   hubiera   producido   igual   si   la   cosa   la   hubiera  tenido  el  que  pagó.       3) Excepción  a  la  acción  de  repetición:  la  previsión  del  art.  1899   CC.       El  enriquecimiento  sin  causa   ¿Qué  es?       Es   un   principio   general   de   Derecho   que   nuestra   JP   ha   moldeado   y   que   permite  ejercitar  una  acción  (condictio  sine  causa  generalis)  para  reclamar  frente  a   desplazamientos   patrimoniales   que   no   tienen   causa   justificada   según   nuestro   ordenamiento.  En  abstracto  es  fácil  entender  el  fundamento  de  una  previsión  así,   que   compartirían   aquellas   soluciones   legales   que   prevén   obligaciones   de   restitución  cuando  se  ha  construido  con  materiales  ajenos,  (art.  360  CC),  o  en  suelo   ajeno  (art.  365  CC),  cuando  se  declara  la  nulidad  de  un  contrato  (art.  1303  CC),  etc.     194   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  24     El   problema   está   en   perfilar,   fuera   de   esos   casos   legales   de   tipificación   de   acciones   para  evitar  un  enriquecimiento  injusto,  qué  presupuestos  tiene  la  figura,  y  cuándo   resulta  aplicable.     ¿Qué  requiere  esta  acción?     1) Enriquecimiento   de   un   sujeto:   ventaja   o   provecho   patrimonial,  incremento.     2) Empobrecimiento  de  otro:  disminución  de  su  patrimonio  por   pérdida  de  bienes,  dinero,  derechos  de  crédito  (daño  emergente)  o  pérdida   de   posibles   beneficios   o   ingresos   (lucro   cesante).   Este   empobrecimiento   debe   estar   conectado   con   el   enriquecimiento   del   otro   sujeto   de   manera   directa   (me   he   gastado   un   dinero   en   hacer   reformas   en   un   piso   de   mis   futuros  suegros  porque  sería  mi  casa  y  la  boda  se  anula,  por  ejemplo)  o  de   manera   indirecta   (vendí   un   abono   a   un   arrendatario   de   una   finca,   que   no   me   pagó,   que   ya   no   está   en   la   finca,   y   reclamo   al   propietario   que   se   ha   beneficiado  de  ese  abono).     3) Sin  causa:  es  decir,  sin  una  justificación  legalmente  suficiente,   como   sería   un   contrato   válido,   una   norma   que   autoriza,   una   sentencia   judicial,  el  ejercicio  no  abusivo  de  un  derecho.     ¿Es   subsidiario   este   remedio?  Lacruz  opina  que  no  claramente,  pero  lo   cierto   es   que   la   mayoría   de   la   jurisprudencia   afirma   que   es   presupuesto   para   ejercitar  esta  acción  el  que  no  haya  otro  recurso  legal.       ¿A   qué   da   derecho?  A  la  restitución  de  aquello  en  lo  que  alguien  se  ha   enriquecido  injustamente,  siempre  con  el  límite  del  empobrecimiento  del  otro.   Eso   quiere   decir   que   si   el   desplazamiento   patrimonial   se   ha   revalorizado   después,   el   límite   de   resarcimiento   estará   en   el   grado   de   empobrecimiento   sufrido  (por  ejemplo,  STS  30  de  julio  de  1996).     La  gestión  de  negocios  ajenos  sin  mandato  (1.888  –  1.894)   ¿Cuándo   existe?   Cuando   alguien   se   encarga   de   gestionar   asuntos   de   otro   sin   que   haya   encargo   o   mandato   de   éste.   En   tal   caso,   debe   gestionar   el   asunto  hasta  finalizarlo  o  bien  requerir  al  otro  para  que  asuma  la  gestión  si  está   en  condiciones  de  hacerlo.  Se  explica  la  figura  por  lo  que  se  llama  solidaridad   social  (los  buenos  vecinos,  por  ejemplo:  si  se  contratan  reparaciones  urgentes   de   un   vecino,   o   se   cobran   rentas   de   un   local   arrendado   en   nombre   del   dueño,   o   se  contrata  a  un  médico  para  un  herido…).     Se   debe   equilibrar   por   un   lado   la   intromisión   que   se   produce   y   la   responsabilidad   que   ello   genera,   con   las   ventajas   que   se   derivan   de   esa   intromisión  para  el  dueño  del  negocio.  Para  que  se  dé  hace  falta  que  se  gestione   un   asunto   de   otro   (económico   o   personal),   y   no   propio   que   de   rebote   beneficia   a  otro  y  debe  existir  ánimo  de  gestionar  lo  ajeno  de  manera  desinteresada.       195   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  24     Para   evitar   los   perjuicios   de   interrumpir   repentinamente   la   gestión,   se   impone   al   gestor   la   obligación   de   finalizarla   o   requerir   al   interesado.   En   tal   función   debe   actuar   con   la   diligencia   estándar   y   por   tanto   responde   de   los   daños  y  perjuicios  derivados  de  su  negligencia  (art.  1889  CC),  e  incluso  de  los   daños  fortuitos  si  se  comporta  de  manera  arriesgada  o  posponiendo  el  interés   del   propietario   al   suyo   propio.   Puede   delegar,   pero   responde   de   lo   que   haga   su   sustituto,  y  el  dueño  tendrá  acción  directa  frente  a  este  (art.  1891  CC).       Frente  a  ello,  el  propietario  del  asunto,  si  se  realiza  correctamente,  está   obligado   a   indemnizar   al   gestor   por   los   daños   y   los   gastos   necesarios   y   útiles   que  le  haya  causado  la  gestión.       Por   otra   parte,   en   cuanto   a   los   efectos   de   la   gestión   realizada,   es   posible  que  se  den  dos  circunstancias:     1) Que   el   dueño   del   negocio   ratifique   lo   hecho   (art.   1892   CC):   en   tal  caso  nos  vamos  a  la  esfera  del  mandato  y  los  efectos  del  negocio  recaen   en  última  instancia  en  la  esfera  del  dueño  del  negocio.     2) Que  no  ratifique  pero  la  gestión  le  haya  sido  útil:  se  dará  esa   situación  cuando  a  pesar  de  no  ratificar,  y  estando  incluso  en  contra,  resulta   que   de   la   gestión   ha   obtenido   ventajas   o   se   han   evitado   daños   (art.   1893   CC).   En   ambos   casos,   aun   no   habiendo   ratificación,   el   dueño   será   responsable   de   las   obligaciones   contraídas   con   terceros   por   parte   del   gestor.                                                     196   Marcos  Sauquet  Trías       Índice  T24     Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  24     Tema  24:  Los  cuasicontratos  ........................................................................................  193         Concepto  y  fundamento  ..........................................................................................................  193   El  cobro  de  lo  indebido  ............................................................................................................  193   El  enriquecimiento  sin  causa  ................................................................................................  194   La  gestión  de  negocios  ajenos  sin  mandato  (1.888  –  1.894)  ......................................  195   197   ...