Tema 1.3 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Filología Hispánica - 2º curso
Asignatura La narrativa española del s. XX
Año del apunte 2017
Páginas 13
Fecha de subida 06/11/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

RAMÓN​ ​MARÍA​ ​DEL​ ​VALLE-INCLÁN  Ramón María del Valle-Inclán es un escritor que crea una ​cosmovisión con una tradición gallega muy determinada. Crea una ​Galicia atemporal​, de condiciones dieciochescas, pero también habla de las ruinas y de la Galicia bárbara. Pese a esta faceta, se va a convertir en el ​gran escritor teatral de Madrid​, de la corte. También ​localiza algunas de sus obras en México​, país que visitó dos veces y que le marcó muchísimo, siendo un ​antecedente de las​ ​novelas​ ​de​ ​dictadura​.
El escritor se cría en una familia liberal​, aunque de ​linaje aristocrático y en su formación va a tener mucha importancia su ​círculo de amistades​, gran parte de ellas vinculadas al Rexurdimento​​ ​gallego.​ ​Además,​ ​Valle-Inclán​ ​participa​ ​de​ ​esta​ ​corriente​ ​liberal.
Empieza a cursar derecho, pero lo va a dejar tempranamente. Tras morir su padre, colabora en la prensa y descubre su deseo de consagrar su vida a la ​literatura, participando en una revista llamada ​Café con Gotas​. En 1892 tuvo lugar su primer viaje a México, donde vivió un año y donde publicó una recopilación de cuentos en los que aparece por​ ​primera​ ​vez​ ​un​ ​texto​ ​llamado​ ​Niña​ ​Chole​.
Valle-Inclán se da cuenta de que tiene que desplazarse a la capital para hacerse ver como escritor. Este ​crea una máscara pública para que se le identificara de una forma mucho más rápida y así poder ​separar el personaje público del privado​. Empieza a entrar en la tertulia del país, donde va a conocer a ​Alejandro Sawa​, el alter ego de Max Estrella en Luces de Bohemia​. Clarín habla de él en un par de artículos, en los que reconoce que no le gusta​ ​Valle-Inclán,​ ​pero​ ​reconoce​ ​que​ ​es​ ​un​ ​buen​ ​escritor.
Valle-Inclán ​aprende a escribir a partir del ​cuento y de la novela corta​, a través de las colaboraciones en periódicos, que va a recopilar en ​Femeninas​. En este género breve, propio de esta época, vamos a poder señalar ​influencias literarias que se prolongarán con el tiempo y que veremos en la tetralogía de las ​Sonatas​: Merimée, Eca de Queiroz, Barbey d’Aurevilly,​ ​Gautier,​ ​etc.
El ladrillo de construcción de sus obras es la ​literatura anterior​, porque hace juegos y homenajes a sus modelos, por eso se le va a acusar de ​plagio ​en numerosas ocasiones. El cultivo de este género tiene que ver con el espacio conciso de los periódicos, pero también con​ ​unas​ ​revistas​ ​muy​ ​populares​ ​de​ ​novelas​ ​cortas.
En muchas de estas colecciones se popularizó un género llamado ​literatura galante​, que entendemos como una historia amorosa, muchas veces construida a partir de un triángulo amoroso. Tenemos la cuestión del adulterio y dos tipos de obras: ​con moraleja y ​sin moralejas​. El primer Valle-Inclán va a reventar la literatura galante para subvertir los cánones​ ​de​ ​esta​ ​literatura,​ ​como​ ​se​ ​puede​ ​ver​ ​en​ E ​ pitalamio​.
La trilogía Amor, muerte y religión tiene que ver con el ​deseo de escandalizar​, de reaccionar, a la moral burguesa y a la doctrina católica. De alguna forma, cuando estamos frente a un auge de corrientes irracionalistas, se llega a la convicción de que el racionalismo intenta esconder toda una serie de cuestiones que son indisolubles del ser humano, como la idea del monstruo, la enfermedad y la muerte. Todos los tabúes que existen nacen porque todas​ ​estas​ ​cuestiones​ ​estigmatizadas​ ​forman​ ​parte​ ​del​ ​ser​ ​humano.
Vemos, en las obras de Valle-Inclán, la utilización de la ​simbología cristiana y referencias al ​paganismo grecolatino​. Hace alusiones continuas a los ​maestros del Renacimiento​, a los pintores y la corriente Prerrafaelista. El escritor gallego tiene una novela corta llamada Eulalia​, donde al final de esa historia es la t​rasposición de esa obra de Ofelia ahogada​, donde​ ​en​ ​lugar​ ​de​ ​flores,​ ​ella​ ​tiene​ ​las​ ​cartas​ ​del​ ​amante​ ​que​ ​la​ ​ha​ ​rechazado.
También vemos un ​interés por lo misterioso y lo esotérico​. Valle-Inclán había asistido a experiencias de clarividencia, va a contactar con estos círculos, algo que va a eclosionar en la​ ​Lámpara​ ​Maravillosa​.
Otra cuestión común es la ​utilización del humor​, la ​ironía y la ​sátira​. En estos primeros relatos vemos una enorme ​presencia de voces gallegas e indicios de querer representar el aura oral de la ​clase popular campesina gallega​. Vemos una gran diferencia entre el aura​ ​de​ ​los​ ​criados​ ​y​ ​campesinos​ ​y​ ​el​ ​aura​ ​de​ ​los​ ​aristócratas.
Niña​ ​Chole En este cuento se conjuga un tema que es vertebrador de toda la modernidad literaria europea: ​recuperación de un motivo bíblico​, el de ​Salomé​. Este motivo aparece en Flaubert​ ​y​ ​en​ ​Oscar​ ​Wilde.
LA​ ​TETRALOGÍA​ ​DE​ ​LAS​ ​SONATAS La novela es un género que responde con mucha rapidez a los cambios. Debido a esta mutación​ ​constante​ ​tenemos​ ​esa​ ​cuestión​ ​de​ ​la​ ​crítica​ ​literaria​.
Las cuatro sonatas son ​cuatro novelas de extensión breve que encajan a la perfección en los cánones de la prosa modernista hispánica. No fueron escritas por orden cronológico, sino​ ​que​ ​primero​ ​se​ ​publicó​ ​Otoño​,​ ​seguida​ ​de​ ​Estío​,​ ​Primavera​ ​y,​ ​por​ ​último,​ ​Invierno​.
Estamos ante el género de las ​falsas memorias​, que nos dan una ​mirada retrospectiva desde un punto de vista muy determinado que es, en este caso, la ​vejez del protagonista​.
La ​Sonata de Estío tiene un relato original, ​La Niña Chole​, que nos remite a obras anteriores como​ ​Salambó​,​ ​de​ ​Flaubert,​ ​Salomé​ ​o​ ​Canción​ ​de​ ​Otoño​.
Las ​Sonatas contienen todos los ​valores propios de la estética modernista hispánica​, pero, por otro lado, Valle-Inclán subvierte todos esos puntos y valores​. Por ejemplo, aparece uno de los temas, el ​amoralismo nietzscheano​, que define la personalidad del marqués de Bradomín, quien quiere superar la moral burguesa. Sin embargo, esto es subvertido por el autor, porque el protagonista tiene un temor sobrenatural ante la muerte de Concha. Valle-Inclán coge todos los preceptos modernistas, pero ​es capaz de distanciarse oníricamente de todos estos procesos​, es capaz de retorcerle el cuello al cisne. Amado Alonso tiene un artículo de la estructura de las ​Sonatas de Valle-Inclán, donde estudia todas las​ ​cuestiones.
Hubo un ​desconcierto general de la crítica frente a la publicación de estas novelas.
Podríamos considerar que estamos frente a ​novelas cortas​, cuya estructura no siempre responde a las dinámicas narrativas. No existe una dinámica narrativa determinada, sino que, muchas veces, ​alguna de estas escenas brindan cuadros casi estáticos​: Concha contemplando el paisaje, la contemplación del jardín y los rosales… Esta ​idea de estatismo, que a veces tiene como consecuencia directa la reducción del tiempo narrativo, la desaceleración del tiempo del discurso de la narración tiene que ver con esa idea del querer estar fuera del tiempo del modernismo hispánico. Ese ​querer parar el tiempo​, esa configuración de una realidad que parece estar fuera del mundo es una respuesta social contra​ ​la​ ​realidad​ ​presente​ ​que​ ​vive​ ​el​ ​creador,​ ​el​ ​artista.
Dentro del género de la novela corta, Valle-Inclán utiliza un cauce muy determinado, que es la idea de memorias falsas​. Como modelo evidente, tenemos las ​Memorias de Ultratumba de Chateaubriand. Esto debe conectarse con una de las características generales del modelo de novela de 1902. Las memorias tenemos un ​narrador en primera persona​, un narrador ​homodiegético​, que nos ofrece su particular visión de las cosas. La elección de este punto de vista narrativa implica que ​el subjetivismo tiñe todo el discurso, pero es que, además, Valle-Inclán crea unas ​memorias retrospectivas​, situadas en un presente incierto y doblemente lejano. El ​yo que explica estas historias es el ​yo del Marqués de Bradomín situado en el exilio, desterrado del país porque se adscribe a la causa carlista, que​ ​pierde​ ​en​ ​los​ ​tres​ ​conflictos.
Esta doble lejanía provoca algo, que es el ​filtro de la duda en el ejercicio de la memoria​.
Es decir, tenemos un narrador en primera persona, pero es que además es un narrador que duda, que en momentos de la narración dice “creo que sucedió así”, es la ​idea del recuerdo nebuloso​, que aparece con frecuencia en las cuatro sonatas, cosa que incide en esta​ ​idea​ ​de​ ​que​ ​el​ ​conocimiento​ ​del​ ​mundo​ ​nunca​ ​es​ ​nítido.
Hay otro filtro que añade ​subjetividad que se interpone entre la realidad actual y nuestra lectura: la ​ironía del narrador que se autodenomina como un ​Don Juan católico y sentimental​. En los adjetivos que contienen la definición de Bradomín, vemos la voluntad de provocar, ​lo sentimental subvierte lo nietzscheano​, porque estamos ante un Don Juan que​ ​acaba​ ​enamorándose​ ​de​ ​verdad​ ​de​ ​las​ ​mujeres​ ​a​ ​las​ ​que​ ​conquista.
Marqués​ ​de​ ​Bradomín Xavier de Bradomín es un personaje perteneciente a la aristocracia gallega. La ​Sonata de Primavera nos describe su ​etapa en Roma​, porque él es guardián noble del Papa, donde se​ ​dedica​ ​a​ ​conquistar​ ​a​ ​cualquier​ ​mujer​ ​con​ ​la​ ​que​ ​se​ ​cruza​ ​por​ ​la​ ​ciudad​ ​italiana.
En esta idea de la aristocracia gallega, Valle-Inclán ​sublima su percepción sobre la aristocracia​. Es bastante complejo definir ideológicamente a Valle-Inclán si vemos toda su trayectoria global. En este momento tenemos a un joven escritor, provocador, que considera esta​ ​defensa​ ​de​ ​la​ ​aristocracia​ ​como​ ​una​ ​reacción​ ​antiburguesa​.
Tanto en estas obras como en las ​Comedias Bárbaras o en la trilogía de la Guerra Carlista, Valle-Inclán ​simpatiza con la causa carlista y simpatiza con este linaje de pequeño aristócrata vinculado a un territorio periférico, porque considera que en esta clase existe cierta ​nobleza de espíritu frente a esta clase media burguesa que está completamente corrompida y que tenía un discurso que se ha transformado radicalmente con el paso de los años. Es una ​visión ingenua de lo que es la organización social​, pero es su pensamiento en ese momento y es el que se ve reflejado en las Sonatas. Por lo tanto, casi más que una defensa política o social de la aristocracia, aparece un ​orgullo personal ​por pertenecer a ese grupo, y porque consideraba que esta pequeña aristocracia estaba cerca de la realidad de​ ​la​ ​gente.
En este ejercicio de memoria del narrador, aparece una reflexión que desarrollará más tarde, acerca del ​concepto de Bergson Durée​. A finales de la década de 1880, siendo profesor, Bergson sintetiza una serie de teorizaciones acerca de la naturaleza del tiempo, de ​cómo la conciencia humana experimenta el tiempo​. En esta reflexión es muy importante el ejercicio de la memoria, porque Bergson viene a decir: ​La memoria es falaz, muchas​ ​veces​ ​no​ ​coincide​ ​con​ ​la​ ​experiencia​ ​del​ ​momento,​ ​pero​ ​eso​ ​no​ ​le​ ​roba​ ​felicidad.​ A partir de 1916, y tras haber leído sobre los libros de Bergson, es enviado al frente francés durante la Primera Guerra Mundial para que enviara ​crónicas​, que después serían publicadas en un recogido. Estas crónicas están ​escritas como pequeños cuadros​, como esbozos impresionistas. De hecho, hay un momento en que un aviador le permite a Valle-Inclán subirse a su vehículo y realizar un vuelo nocturno, algo que para el escritor será definitivo y fundamental, porque escoge un determinado punto de vista sin el cual podemos entender los esperpentos teatrales, y porque esa visión estelar es la clave para que empiece a trabajar la simultaneidad narrativa. En estas crónicas, intenta narrar en un mismo momento esférico todo lo que sucede a la vez​, mientras él cruza el cielo en un avión.
En una entrevista a Gregorio Martínez Serra, Valle-Inclán dice que existen ​tres puntos de vista​: ​De rodillas​, ​de pie y ​desde el aire​. El ​punto de vista de rodillas es el que tenían en la épica​, en el poema de Mío Cid, porque ​los personajes se ven como gigantes​, ennoblecidos. El ​segundo punto de vista es el del ​Realismo​, miran a los ojos a sus personajes, los tratan de ​igual a igual​. El ​tercero ​es desde el aire, porque ​los personajes se ven diminutos​, como si fueran títeres de un tablado de guiñol, ​esto es el esperpento​.
La​ ​cuestión​ ​del​ ​tratamiento​ ​temporal​ ​tiene​ ​su​ ​germen​ ​en​ ​las​ S ​ onatas​.
Temática E. Lavand-Fage dice que el ​tema fundamental de las ​Sonatas es el propio de la ​literatura galán, por lo tanto, un triángulo amoroso: marido, mujer casada y su amante. Sin embargo, la subversión, el giro de vuelta que da Valle-Inclán, es que ​la relación amorosa roza siempre lo sacrílego​. Atraviesa, cruza muchísimos más tabúes, sociales, religiosos y morales​ ​de​ ​los​ ​que​ ​se​ ​cruzaban​ ​en​ ​la​ ​literatura​ ​galán.
Esta sensibilidad propia de la corriente decadentista francesa se encarna en un tópico muy propio de la época: ​Amor, muerte y religión (​Eros - Thánatos + ​elemento religioso​). La atmósfera en las cuatro ​Sonatas pasa de la irreverencia más leve al satanismo completo, algo muy frecuente en la ​Sonata de Primavera​, donde adquiere tintes diabólicos en muchas de las escenas, no en vano, porque la Sonata de Primavera nos explica su juventud. Así vamos a ver muchas ​influencias de Berlain​, ​Rimbaud​, ​Rubén Darío y Baudelaire​,​ ​así​ ​como​ ​muchos​ ​aspectos​ ​contenidos​ ​en​ ​Las​ ​Flores​ ​del​ ​Mal​.
Dentro de la cuestión temática, debemos abordar un punto que es la ​relación del protagonista con el mito del Don Juan. Encarna esta subversión de Don Juan. Se ha llegado a la conclusión de que el mito del Don Juan tiene tres elementos que se convierten en​ ​constantes: - La​ ​estatua​ ​de​ ​piedra​,​ ​el​ ​elemento​ ​castigador.
- Lo femenino, las mujeres. En el Don Juan de Tirso hay cuatro mujeres, pero son cuatro mujeres como los cuatro elementos de la Tierra, porque Don Juan conquista a todas​ ​las​ ​mujeres​ ​del​ ​globo​ ​con​ ​el​ ​ejemplo​ ​de​ ​estas​ ​cuatro.
- El​ ​héroe​ ​del​ ​Don​ ​Juan​.
En Valle-Inclán ​desaparece la estatua castigadora​, al menos en vida, de hecho, es probable que muera en la cama, desaparece lo más propio de la moral católica. Las mujeres de sus obras no son pasivas, estamos frente a ​mujeres completamente individualizadas​, con una personalidad psicológica muy definida​. Son mujeres activas que viven con una enorme felicidad a causa del amor que Bradomín les ofrece o les provoca.​ ​Las​ ​mujeres,​ ​en​ ​Valle-Inclán,​ ​son​ ​mujeres​ ​activas,​ ​dinámicas​.
En cuanto al héroe, está dotado de ese ​poder de seducción imparable​, como en el del mito, pero nunca recurre al engaño. ​Se enamora de esas mujeres y sufre nostalgia, melancolía, desengaño y desamor, cosa que el Don Juan nunca experimenta. En cuanto a los otros personajes de las cuatro sonatas, existen unos ciertos ​inicios de configuración del​ ​universo​ ​de​ ​personajes​ ​global​,​ ​el​ ​estilo​ ​de​ ​Balzac​ ​o​ ​Pérez​ ​Galdós.
Estilo Gimferrer hace una distinción, dice que, en el fondo, hay ​dos formas de escribir en el mundo​: una es ​adelgazar tanto el estilo que el lector casi no lo perciba; la otra, e​s poner al estilo en primera línea del combate​, hacer que el estilo sea sustantivo. Esto es lo que hace Valle-Inclán en la primera narrativa, ​el estilo es protagonista de las cuatro ​Sonatas​, y la forma de lenguaje genera realidad, sensación y emoción. Es decir, no nos emociona tanto lo que sienten los personajes sino la belleza que se nos transmite la descripción de unos​ ​rosales,​ ​la​ ​forma​ ​es​ ​lo​ ​que​ ​genera​ ​emoción​,​ ​no​ ​el​ ​argumento.
Dentro de este estilo protagonista, Valle-Inclán ansía ​buscar la palabra nueva frente a lo que Mallarmé describió como las palabras de la tribuna. El lenguaje de la tribu es denotativo, ha perdido significado, esencia. A veces hay que limpiar y depurar las palabras.
Llevar la palabra nueva a una palabra esencial que genere realidad por sí misma. Quiere transmitirnos el ​máximo de sensaciones posibles​. Utiliza una serie de estrategias y mecanismos para limpiar el lenguaje​, una de estas herramientas va a ser la correspondencia, la ​sinestesia​. Otra va a ser la ​adjetivación​, una utilización muy particular de​ ​la​ ​sintaxis​ ​para​ ​lograr​ ​que​​ ​la​ ​prosa​ ​adquiera​ ​musicalidad​.​ ​Hablamos​ ​de​ ​sintaxis​ ​lírica​.
También vemos una ​trasposición del arte o ​trasposiciones artísticas​. Esta estrategia creativa consiste en ir a una obra pictórica y recrearla e introducirla en una obra literaria, de hecho, encontramos alusiones a obras del humanismo italiano, a la escuela veneciana, a la estética prerrafaelista y a obras de contemporáneos como Rusiñol. Esta estrategia se ve muy claramente en la ​Sonata de Primavera​, pero también en ​Otoño​. Significa ​poner en palabras una escena que parece sacada de un cuadro​, que parece una pintura, lo que redunda​ ​en​ ​una​ ​serie​ ​de​ ​consecuencias.
Hay una ​artificiosidad de lo literario​, aparece la idea de que l​a literatura se crea con literatura​, es decir, no necesita de la realidad porque ​el arte se alimenta del arte​. Además, incide en la ​reducción de la temporalidad narrativa​, la idea de crear una pintura dentro de la obra literaria. Nos hace contempladores de un paisaje detenido. Veremos que a partir de la contemplación de la obra de arte podemos alcanzar una especie de ​sublimación interior​.
La ​Sonata de Otoño es la primera que se publica de la tetralogía. Como ocurre con las otras cuatro obras, ya habían aparecido en periódicos y revistas pequeños fragmentos y escenas que, más tarde, incorpora en la reacción de las Sonatas. Nos situamos en una ​Galicia otoñal​, como la vida del protagonista, es una Galicia ​aristocrátic​a, refinada, que ​mezcla ciertos aspectos atávicos​, primarios, bárbaros, primitivos, c​on una elegancia propia del siglo​ ​XVIII​.
Concha Concha es un ​arquetipo femenino propio de la literatura y de las bellas artes del Decadentismo Europeo y del Modernismo Hispánico. Es una mujer que agoniza enferma, moribunda que está casada y tiene dos hijas, y que le pide a un antiguo amante que la acompañe en sus últimos días aprovechando que el marido está ausente, eliminándose así el conflicto. ​Tiene convicciones católicas porque tiene culp​a, necesita leer algún texto religioso, ir a la capilla, etc. Ahí vemos el amor, la muerte y la religión encarnada en esta relación​ ​adúltera​.
Este personaje femenino es, físicamente, pálida; casi traslúcida. ​Es hermosa​, con el pelo negro y grandes ojos, pero todo ello se encuentra camuflado por el ​aspecto de enferma que le causa su dolenci​a. El arquetipo es el de la ​languidez femenina que seduce a los creadores​ ​de​ ​esa​ ​época,​ ​porque​ ​la​ ​introducen​ ​en​ ​muchísimas​ ​de​ ​sus​ ​obras.
Esta idea de la mujer prácticamente monja y transparente ​aparece en multitud de obras y poemas de Rubén Darío​. Aun así, es una mujer que ​se convierte en feliz y pletórica en su experiencia con el Marqués, lo que ​se va alternando con la experiencia torturada de la​ ​culpa.
La intromisión del género epistolar nos habla de otra característica propia de la novela de 1902. Se habla de ​mixtificación o hibridez genérica​. Además, se conecta con la forma típica de la literatura galante, que tuvo un auge a principios de siglo. Tanto en el folletín romántico como en la literatura galante, tenemos el juego con las cartas, es decir, el ​género epistolar​. Los amantes recuperan ese ​amor de juventud que conecta con los últimos coletazos de la naturaleza en todo su esplendor: El florecimiento del jardín, etc. pero este esplendor​ ​va​ ​decayendo​,​ ​es​ ​el​ ​agotamiento​ ​de​ ​Concha​​ ​y​ ​del​ ​protagonista.
En el palacio de Concha tenemos a la hermana de la protagonista y a sus dos hijas. Concha muere tras pasar toda una noche el marqués, así como ​el final de la obra reside en como el Marqués decide salvar del escándalo a su amada ​trasladándola a su habitación en una viaje que se nos describe como una pesadilla vívida por los corredores y pasadizos del palacio.
Esta idea del viaje alucinado ​que se va perdiendo por las salas del palacio ​establece un eco simbólico con el laberinto del jardín​. Es un momento en el que acontece el ​elemento de lo sobrenatural​: los ladridos del perro, el temor del marqués frente a la imagen de un salón frente al que no quiere pasar y el terror a lo sobrenatural, que s​ubvierte el mito del Don​ ​Juan​​ ​convencional.
Juan Manuel de Montenegro es el héroe trágico de las ​Comedias Bárbaras​, que tiene tres hijos legítimos y una infinidad de hijos naturales. Sin embargo, sus tres hijos legítimos se alían para matarle. También aparece como ​personaje secundario en la trilogía de la Guerra Carlista. Juega muy hábilmente con las dos primeras series de episodios nacionales galdosianos. Juan Manuel de Montenegro es, claramente, un ​personaje nietzscheano​, se cree por encima del bien y del mal, ​dicta sus propias leyes sociales y​, tanto en esta sonata​ ​como​ ​en​ ​otras​ ​obras​ ​en​ ​las​ ​que​ ​aparece,​ ​se​ ​intuye​ ​el​ ​derecho​ ​de​ ​pernada​.
Temporalidad Vemos un ​deseo de estar fuera del tiempo​. Sin embargo, en las estrategias narrativas del relato hay una ​temporalidad indeterminada​. En el marco narrativo de las Sonatas vemos una ​visión retrospectiva​, pero dentro de este relato retrospectivo asistimos a continuas alteraciones temporales y, eso, es una ​ruptura con el paradigma novelista anterior​, que era​ ​mucho​ ​más​ ​lineal​ ​pese​ ​a​ ​contener​ ​analepsis​,​ ​prolepsis​,​ ​elipsis​​ ​y​ ​paralipsis1.
La novela contiene 27 capítulos breves que casi parecen cuadros o escenas, porque Valle-Inclán es, en realidad, un hombre de teatro. Estos capítulos tenían una ​extensión desigual​, así que hablamos de ​asimetría que, en el caso de la ​Sonata de Otoño,​ siguen un cierto​ ​orden​ ​argumental,​ ​orden​ ​que​ ​se​ ​va​ ​a​ ​ir​ ​complicando​ ​en​ ​las​ ​otras​ S ​ onatas​.
1 ​ ​ ​Paralepsis:​​ ​El​ ​narrador​ ​detiene​ ​la​ ​narración,​ ​anuncia​ ​un​ ​hecho​ ​y​ ​lo​ ​reserva​ ​para​ ​más​ ​tarde.
En cuanto al estilo, el lenguaje y la prosa, ​estamos frente a un modelo explícito​, sensorial, subjetivo, insólito, que ​busca la palabra nueva​. Esta palabra ​debe generar emoción​ ​en​ ​el​ ​lector​​ ​y​ ​utiliza​ ​analogías,​ ​correspondencias,​ ​sinestesia,​ ​etc.
CAPÍTULO​ ​I En este capítulo tenemos la ​recepción de la carta que desencadena la narración​: la noticia congestiona al marqués, lo sacude internamente y necesita ir a rezar, porque como buen católico, ​necesita refugiarse en una iglesia​; una iglesia sombría, oscura, silenciosa, con una luz incierta y moribunda. ​La descripción que nos da es sensorial​, impresionista, los dos sentidos que trata son la vista y el oído, suficientes para generar una atmósfera: la captación​ ​de​ ​la​ ​luz​ ​con​ ​el​ ​sentido​ ​de​ ​la​ ​vista.
Nos dibuja a Concha físicamente​, esa mujer pálida que vive esas contradicciones internas, porque lo cita en su habitación, pero se encuentra rezando el rosario porque ya la invade la culpa. Con este personaje, estaremos en un ​vaivén entre la experiencia feliz y la​ ​culpa​ ​católica​.
CAPÍTULO​ ​II Las dos primeras palabras nos indican una ​narración autodiegética​, introspectiva, lo que nos evoca a una ​reacción contra el modelo literario anterior​. En la descripción de ese pobre cuerpo donde la fiebre arde, además de los ​múltiples hiperbatones​, vemos una cadencia poética​, es una ​prosa lírica​. Esta descripción viene a ser una trasposición artística, Valle-Inclán nos describe ese cuerpo como una escena artística, como a una Madonna​ ​renacentista​ ​o,​ ​incluso,​ ​a​ ​unas​ ​pinturas​ ​posteriores​ ​de​ ​Santiago​ ​Rusiñol.
Otra cuestión que aparece es que el Marqués ha ido a un molino en el que vive una hechicera que le da un ramo de plantas para que ponga bajo la almohada de Concha y así se recupere. Esta cuestión tiene que ver con esa ​imagen de Galicia conectada con la de una naturaleza salvaje​. Es una mezcla entre creencia y no creencia; aparece lo ​onírico como sustrato constitutivo del yo​, que se construye a partir de recuerdos nebulosos, inciertos y vagos, pero que acompañan al protagonista y, por tanto, lo configuran, lo determinan.
CAPÍTULO​ ​XVI Aparece la idea de la rosa como esperanza de plenitud​, de vida. Se insiste en el ejercicio de la rememoración y en la ​incertidumbre del recuerdo​. Además, se le da cierta importancia al linaje aristocrático​, donde vemos una defensa idealizada de este linaje, una​ ​defensa​ ​estética​,​ ​sublimada​.
Valle-Inclán hace una ​descripción que nos retrotrae a un momento de esplendor medieval​, lo que aparece en el Modernismo y en la Modernidad de fin de Siglo, pero es algo característico del Romanticismo​. El género de la novela gótica ya lo ponía en práctica,​ ​pero​ ​el​ ​Modernismo​ ​recupera​ ​esos​ ​motivos.
CAPÍTULO​ ​XX En este capítulo vemos que ​utiliza una serie de palabras heráldicas​, todo el campo semántico aristocrático nobiliario. Además de un lenguaje anacrónico, tenemos una utilización voluntaria y consciente de palabras que quieren provocar un choque en el lector, que ​quieren renovar el lenguaje​, aunque sea explotándolo desde dentro. Esa búsqueda de la palabra nueva, tiene que ver con no utilizar las palabras que se utilizan en las casas o en los salones. Tiene que ver con ​utilizar un lenguaje rico​, ​ornamentado hasta límites insospechados, un lenguaje que genere realidades que vayan más allá de la realidad denotativa.
Vemos una trasposición artística​, dibuja una ​escena estática​: la capilla, Concha arrodillada leyendo, etc. Tiene un cierto ​aire romántico​, recuperado por esta Modernidad de fin de Siglo. Esta misma imagen ​nos evoca al principio de la narración​, usando, además, los mismos sentidos. Estamos frente a dos imágenes paralelas que abren y, de alguna forma, casi cierran el hueco del relato. Tenemos una misma atmósfera de penumbra, de la ​tarde agonizante​, de silencio y oscuridad. Aunque aquí hay un dato añadido, porque en​ ​la​ ​primera​ ​escena,​ ​el​ ​marqués​ ​estaba​ ​desolado​ ​y​ ​ahora​ ​aburrido,​ ​está​ ​durmiendo.
En esta misma escena, vemos que ​mezcla lo sobrenatural con lo religioso​. Para los griegos, la Luna era Selene, pero para la tradición europea, ​la Luna es símbolo de la mujer y la muerte​, aunque en esta narración nos interesa el segundo símbolo. El mundo grecolatino aparece en las túnicas que llevan las niñas que casi aparecen sacerdotisas de un templo. Lo que ocurre, el argumento, son dos palabras: ​Concha leía​. Todo lo demás es arte,​ ​es​ ​artificio,​ ​es​ ​sensación,​ ​es​ ​emoción.
El pelo de la mujer es símbolo de sensualidad​, y el propio Marqués se siente seducido por las niñas, ​enamorado de la idea de virginidad y pureza, así como de inocencia​. Hay muchas escenas en la obra en las que él se siente seducido por la belleza y la dulzura de​ ​las​ ​niñas​.
TIRANO​ ​BANDERAS En esta novela de Valle-Inclán tenemos otra estética muy distinta de la primera que vemos en ​Sonata de Otoño​. No es que sean radicalmente contrapuestas, sino que vemos las semillas en el primer Valle-Inclán​, pero vemos como ​ha experimentado una evolución.
El escritor decía que “​hay que estar más allá de la risa y el llanto​”, es decir, ​más allá de lo humano, de lo emocionalmente primario​. Con esto se acerca a una serie de cuestiones que​ ​Ortega​ ​y​ ​Gasset​​ ​teoriza​ ​en​ ​La​ ​Deshumanización​ ​del​ ​arte.​ De hecho, ​Tirano Banderas ​se anticipa a las novelas de dictadur​a que tendrán tanta importancia en la literatura hispanoamericana. Esta obra es el ​antecedente técnico de muchos avances narrativos que llegarán a España mucho más tarde. Toda la Generación Perdida norteamericana y todos los escritores de la época desarrollan una serie de cuestiones técnicas nuevas que ​rompen​, sobre todo, con las ​cuestiones temporales y los puntos de vista narrativos y que incorporan ese gran hallazgo que es la simultaneidad temporal. Este hallazgo es uno de los ​aprendizajes que la novela va a aprender del cine​, por lo tanto, vemos como la novela lleva a cabo sus aprendizajes de ese nuevo arte que va a​ ​suponer​ ​un​ ​aldabonazo​ ​importante​ ​a​ ​principios​ ​del​ ​siglo​ ​XX.
En ​Tirano Banderas existen ​tres tramas argumentales​, tres tramas que no son lineales temporalmente. En la primera cuestión hay una simultaneidad temporal en que asistimos a la vida de tres ​personajes simultáneos en el tiempo pero que tienen un espacio distinto​. En esto ya vemos la cuestión temporal, pero hay muchas más alteraciones, porque el tiempo del relato son tres días: la novela empieza en el segundo día, con lo que vemos otra alteración temporal en la disposición narrativa. Al final de la novela hay breves capítulos en los que a partir de un personaje, ​Lupita la Romántica​, a partir de la visión astral, estelar, es​ ​capaz​ ​de​ ​narrar​ ​una​ ​serie​ ​de​ ​imágenes​ ​que​ ​están​ ​ocurriendo​ ​simultáneamente.
El personaje de Tirano Banderas es un dictador de poca monta frente al que se ha levantado una revolución. Intentará reprimirla sirviéndose de los poderes de la médium para ver​ ​qué​ ​es​ ​lo​ ​que​ ​ocurre​ ​en​ ​ese​ ​preciso​ ​instante.
...

Comprar Previsualizar