Tema 3 Motivación y Emoción (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Motivación y Emoción
Profesor P.M.
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 11/11/2017 (Actualizado: 17/11/2017)
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes tomados en las clases teóricas y prácticas de Motivación y Emoción durante el curso 2014-2015. Profesor: Pedro Mateos. Nota obtenida en la asignatura: 8'1. El examen final fue bastante complicado, no hay que confiarse.

Vista previa del texto

TEMA 3. LA RELACIÓN DE LA MOTIVACIÓN Y EMOCIÓN CON OTROS PROCESOS PSICOLÓGICOS ÍNDICE 1. Motivación, emoción y cognición 2. Emoción y procesos cognitivos • Estado de ánimo y cognición • Ansiedad, depresión y sesgos cognitivos 3. Motivación y procesos cognitivos • Metas y accesibilidad de conceptos • Motivación y control ejecutivo 1. MOTIVACIÓN, EMOCIÓN Y COGNICIÓN Podríamos hablar de tres subsistemas mentales que nos ponen en relación con la realidad: cognitivo, emocional y motivacional, que se relacionan con el mundo de tres modos diferentes.
El término cognición se reserva para aquellos procesos que median en la adquisición y representación del conocimiento acerca del mundo, es decir, aquellos procesos que nos relacionan con el mundo mediante representaciones mentales de la realidad.
Los procesos emocionales evalúan la importancia personal de estos objetos y acontecimientos.
Cuando se evalúan como importantes para la persona entra en acción el sistema afectivo.
Los procesos motivacionales se relacionan con el mundo a través de la acción, es decir, tienen que ver con los estados meta del organismo en sus intentos por producir los cambios deseados en el ambiente.
1 A pesar de estas diferencias, se asume que hay interacciones estrechas entre los tres subsistemas: - Los procesos emocionales y motivacionales operan sobre la representación del mundo que nos proporciona el sistema cognitivo.
- Los procesos cognitivos están afectados por los estados emocionales y motivacionales del organismo.
- EL sistema cognitivo opera sobre el output de los sistemas emocional y motivacional en el sentido de que los estados emocionales y motivacionales del organismo podrían ser representados en varios niveles del sistema cognitivo.
En la Psicología cognitiva, con su metáfora del ordenador, la motivación y la emoción no tenían cabida, por lo que no han sido estudiadas muy a fondo. Va a ser a partir de los 80 y los 90 cuando los psicólogos empiezan a estudiar la influencia de la motivación y emoción sobre los procesos cognitivos.
2. EMOCIÓN Y PROCESOS COGNITIVOS Se estudia esta relación en dos direcciones: • • Emoción à Procesos cognitivos. Los procesos cognitivos en relación con la emoción van a influir en los siguientes aspectos: – Calidad y eficacia del funcionamiento cognitivo: Por ejemplo, la ansiedad puede interferir dificultando la realización de una tarea, ya que requiere bastante atención, atención que por tanto no se centra en la tarea en cuestión; la alegría facilita los procesos creativos, permite percibir mayor número de relaciones entre objetos o sucesos.
– Modo en que es procesada la información: Las emociones positivas producen un tipo de procesamiento esquemático, rápido y superficial. Las negativas favorecen un procesamiento más detallado y sistemático (no superficial).
– Contenido de los procesos cognitivos: Se refiere a qué tipo de interpretación damos a un estímulo, qué recordamos, a qué prestamos atención… Procesos cognitivos à Emoción (tiene que ver con las teorías de appraisal).
2.1 Estado de ánimo y cognición Cualquier estado de ánimo, sea positivo o negativo, parece influir en el proceso cognitivo. Lo que pensamos y recordamos se ajusta al estado de ánimo. Gran parte de la investigación sobre esto ha estado inspirada en el modelo de redes semánticas de Bower.
2 Bower concibe la memoria como una serie de nodos conectados en una red de asociaciones semánticas. Cada unidad representa un conecto. Las emociones son nodos dentro de la red, y estos están interconectados con otros nodos que representan variables del contexto, patrones de contexto, patrones de conductas expresivas, etc. asociadas a esa emoción. Cada vez que experimentamos una emoción se asocia con conductas expresivas autonómicas, en el contexto… y se genera una red. Así, cada vez que la persona vuelve a sentir la emoción se vuelven a activar esos determinados nodos, por lo que puede evocar estos recuerdos, y viceversa, nodos relacionados con una determinada emoción (por ejemplo, se vuelve a estar en el mismo contexto donde se produjo una emoción de tristeza) pueden llegar a activar la propia emoción.
- Hipótesis derivadas del modelo de Bower: o Recuerdo dependiente del estado de ánimo: La memoria es mejor cuando el estado de ánimo en la fase de recuperación es igual al estado de ánimo que había en la fase del aprendizaje o del a codificación.
o Congruencia del estado de ánimo: Consiste en que la información emocional se aprende y se recupera mejor cuando hay una correspondencia entre el valor afectivo de esa información y el actual estado de ánimo de la persona que aprende o que recuerda respectivamente.
o La congruencia del pensamiento: Consiste en que las asociaciones libres, las interpretaciones de un material, los pensamientos y los juicios que hace una persona son temáticamente congruentes con su estado de ánimo.
Estudios sobre el recuerdo dependiente del estado de ánimo: Se induce en la persona un estado de ánimo de alegría o tristeza, viendo un videoclip, evocando recuerdos… En ese estado se le pide que aprenda una lista de palabras. En la fase de recuerdo se induce a las personas a recordar el estado en el que aprendió las palabras. Cuando el estado de ánimo en las dos fases es el mismo se produce un mejor recuerdo que si cambia el estado entre la codificación y el recuerdo. Cuando se utilizan dos listas una la aprende con un estado alegre y otra triste, y en la 3 fase de recuperación se pide estado alegre o triste. Este aprendizaje es dependiente del estado de ánimo, porque el estado evocará que las palabras de la lista que se aprendió con ese estado.
No hay demasiados estudios. De los dos niveles de recuerdo más alto, los estudios demuestran que se producen un mejor recuerdo cuando tenemos un estado de ánimo positivo en ambas fases (alegre - alegre) que si es negativo (triste - triste). El material a recordar en estas investigaciones era neutro. También es más fuerte cuando el material estudiado es relevante para la persona. Es lo que ocurre en la vida diaria: puedo evocar los recuerdos de cuando estaba alegre porque eran relevantes para mí. El efecto es más débil cuando a la persona le proporcionamos pistas de recuerdo.
Estudios sobre la congruencia del estado de ánimo: Se induce a la persona un determinado estado de ánimo (alegre, triste) mientras aprende un material emocional, no neutro La persona en condiciones normales aprende un material que es positivo o negativo, y durante la fase de recuperación se induce un estado alegre o triste. Cuando la persona está en un estado de ánimo alegre recuerda mejor el material positivo, y viceversa.
Como en el caso anterior también en el recuerdo congruente se produce más en los casos de afecto positivo que negativo. Esto quizás es debido a que cuando la persona se encuentra en un estado de ánimo negativo, trata de recuperar el control de su estado de ánimo mediante 4 pensamientos positivos reduciendo o incluso volteando la congruencia del estado de ánimo. A veces la congruencia es en la propia fase de codificación. Cuando el estado de ánimo en el aprendizaje es congruente con el tipo de material, posteriormente, en la fase de recuerdo, cuando la persona está en estado neutro, recuerda mejor el material congruente. La congruencia ser produce por tanto entre los estados de ánimo y el material.
* No confundir congruencia del estado de ánimo con recuerdo dependiente del estado de ánimo: En el caso de la congruencia podría decirse que cuando estamos alegres recordamos más material alegre que triste (por tanto, el material no es neutro, presenta contenido emocional), mientras que el recuerdo dependiente del estado de ánimo dice que si volvemos al estado de ánimo en el que aprendí un material (neutro), lo recordaré mejor.
Congruencia del pensamiento: Se ha estudiado de distintas maneras. Un método habitual y experimental consiste en inducir en los participantes a un estado de ánimo antes de pedirles que realicen una serie de juicios sobre algún tema. La congruencia del pensamiento se produce cuando los participantes con estado positivo emiten juicios benévolos, mientras que los participantes en un estado de ánimo negativo emiten juicios más severos. Así, el experimentador les expone situaciones en las que se deben determinar castigos o infracciones. Se observa en este tipo de experimentos que los juicios que requieren un procesamiento amplio y exhaustivo se ven más afectados por este fenómeno, mientras que los juicios y decisiones más sencillas, que pueden ser hechas más fácilmente se ven menos afectadas por el estado de ánimo.
2.2 Ansiedad, depresión y sesgos cognitivos Estudios no experimentales: Ansiedad, depresión y sesgos cognitivos, personas que tienen un estado de ánimo de forma crónica.
Una diferencia importante entre la ansiedad y la depresión tiene que ver con los tipos de acontecimientos negativos: las pérdidas en el pasado están asociadas a la depresión, mientras que las amenazas en el futuro están asociadas a la ansiedad. La función de la ansiedad es la de anticipar el peligro, la amenaza, y por lo tanto va a priorizar el procesamiento de estímulos amenazantes, va a volver a la persona hipervigilante desde el punto de vista perceptivo (respecto a la codificación, a cómo codifica estímulos según puedan convertirse en amenaza). Por el 5 contrario, la función de la depresión es la de reposición de esas metas en las que se ha fracasado, o esas pérdidas, el procesamiento es un procesamiento conceptual, acerca de la pérdida o el fracaso experimentado y de las causas y consecuencias de su estado emocional. El tipo de procesamiento es muy distinto.
Para la experimentación ocurre que las personas con depresión suelen sufrir también ansiedad, y viceversa. Hay una serie de sesgos cognitivos que cometen este tipo de personas ansiosas y depresivas, que, aunque es un tema no resuelto, podrían ser en parte la causa de estos trastornos, hasta el punto que muchas terapias no farmacológicas se centran en romper estos sesgos. Estas distorsiones o sesgos cognitivos son: – Sesgo atencional: Consiste en que la persona presta una atención selectiva a estímulos relacionados con una amenaza frente a los estímulos neutros. Ambos son presentados a la vez pero la persona atiende más a los amenazantes.
Hay dos tareas de laboratorio utilizadas para estudiar este sesgo: o Tarea Stroop emocional (prácticas).
o Tarea punto – prueba: Se le va presentando al sujeto pares de palabras, una amenazante – otra neutra. Estas palabras aparecen unos 500 milisegundos y aparece un punto en una de las dos palabras. Justo tras la aparición de ese punto el sujeto debe pulsar una tecla.
Se produce una tendencia a que las latencias de detección son más cortas cuando el punto reemplaza a la palabra amenazante que cuando reemplaza a la palabra neutra.
La investigación empírica demuestra que las personas ansiosas muestran este fenómeno emocional. En el caso de los depresivos, la investigación empírica es más escasa, pero se puede concluir que este sesgo se produce cuando la información es autorreferente y se produce cuando tiene que procesarla conductualmente.
– Sesgo interpretativo: Es la tendencia a interpretar estímulos y situaciones ambiguas de una forma amenazante.
Se observa tanto en las personas ansiosas como en las depresivas. Podemos trabajar usando como material palabras homófonas (Ejemplo: “die” and “dye”). También se utiliza la interpretación de frases cuyo final no está claro (Ejemplo: El médico examinó el crecimiento de la pequeña Marie y…). El ansioso tiende a dar finales más negativos que una persona normal. Los pacientes con depresión seleccionan interpretaciones más negativas de acontecimientos futuros.
6 – Sesgo de memoria explícita/implícita: Tendencia a recuperar fundamentalmente información que es negativa o desagradable frente a la información positiva o neutra, bien en pruebas de memoria que implique recuerdo consciente (explícita), o bien pruebas de memoria que no impliquen recuerdo consciente (implícita).
Ejemplo: La persona aprende una lista de palabras, y sin decirle que queremos que la recuerde, le pedimos que nos complete palabras con significado en nuestro idioma (ELE….). A la hora de resolver esa tarea podemos saber si aprendió algo o no en la fase de aprendizaje: Si ha aparecido la palabra elegir y pone esa en vez de otras inferimos el aprendizaje como una prueba implícita. Se produce un sesgo cuando la persona es mejor en recordar material negativo que positivo, se llama sesgo de memoria en el depresivo o en el ansioso.
En general, la investigación empírica apoya las previsiones de que los sesgos de memoria explícita se dan con más frecuencia en pacientes deprimidos en comparación a los pacientes ansiosos, y en la implícita ocurre lo contrario. Sin embargo, hay pruebas de que las personas con trastorno de ansiedad también tienen sesgos de memoria explícita.
3. MOTIVACIÓN Y PROCESOS COGNITIVOS Un principio central en las teorías actuales sobre motivación es que las personas normalmente no tenemos un acceso consciente a muchos aspectos de nuestro sistema motivacional, por ello es poco probable que los contenidos del sistema motivacional puedan ser explícitamente manipulados. En los modelos cognitivos tradicionales de la motivación las metas tienden a ser consideradas como estructuras representacionales explícitas sobre las que el sistema cognitivo puede razonar. En definitiva, nuestro sistema cognitivo no tiene un control absoluto de nuestro sistema motivacional.
Metas de aproximación y de evitación: podemos hablar de metas de aproximación cuando hablamos acerca de aquellas metas que nos llevan a alcanzar aquello que deseamos; y de metas de evitación cuando nos referimos a aquellas acciones dirigidas a evitar aquellos objetivos no deseados. Ambas metas activan estructuras neurales diferentes y su dinámica temporal es también diferente. A medida que la distancia psicológica a una meta se reduce la activación de las metas de evitación aumenta de forma más pronunciada en comparación a la activación de las metas de aproximación. Con la aproximación el sistema motivacional se concentra en evitar los objetos no deseados, mientras que cuando estos están lejos el sistema motivacional se concentra en experimentar los estados positivos.
7 Foco regulador: Hace referencia a un estado de preparación motivacional que afecta al modo de procesar la información y al modo de activar. El estado de preparación relacionado con la aproximación se denomina foco de promoción y al estado de preparación relacionado con la evitación se le denomina foco de prevención. Aquellos individuos con foco de prevención son sensibles a las pérdidas potenciales mientras que aquellos individuos que tienen activado un foco de promoción son más sensibles a las ganancias potenciales. En general, la activación de los sujetos es más eficaz si concuerda con el entorno, pues nuestras metas pueden aumentar la accesibilidad de conceptos relacionados con la meta. La preparación cognitiva nos lleva a procesar conceptos relacionados con la meta.
3.1 Metas y accesibilidad de conceptos – Mecanismos inhibitorios: § Para las metas ya alcanzadas.
§ Para las metas competitivas.
– Mecanismos activadores: § De los medios sobre las metas aún no satisfechas.
§ De las metas sobre los medios relacionados.
§ De los obstáculos sobre las metas.
La forma más sencilla por la cual el sistema motivacional podría afectar al sistema cognitivo es que la activación de una meta afecte a la accesibilidad mental de conceptos relacionados con esa meta. Este efecto de accesibilidad se produce a través de un proceso de priming de los conceptos relacionados con esa meta. Al activarse una meta se vuelven temporalmente más accesibles dentro de una red semántica los conceptos relacionados con dicha meta. La activación de una determinada meta haría que la activación se propagara a nodos con unas submetas relacionadas y a los medios para alcanzar dicha meta. Junto a este mecanismo de propagación de la motivación, el sistema de metas necesita de mecanismos inhibitorios, al menos dos.
En primer lugar, cuando una meta es satisfecha debe ser desactivada de forma que otras metas alternativas puedan activarse. En segundo lugar, el sistema debe tener la capacidad de inhibir las metas competitivas. La activación de una meta llevaría entonces a la inhibición de otras metas que son competitivas, por lo tanto eso afectaría a la accesibilidad de la información de metas competitivas.
De los mecanismos activadores tenemos en primer lugar que cuando la persona tiene una meta que no ha alcanzado, aspectos relacionados con esa meta podrían evocar la consecución de esa meta, por ejemplo, los medios para alcanzar esa meta. El segundo mecanismo activador es que las metas activas aumentan la accesibilidad de los medios para alcanzar esas metas. En tercer lugar se encuentran los obstáculos que se producen al tratar de alcanzar una meta, que aumentarán también la accesibilidad de esa meta.
3.2 Motivación y control ejecutivo 8 Las funciones ejecutivas: • Se ven afectadas por la motivación/emoción.
• Predicen rendimiento, salud y calidad de vida.
• Mejoran con el entrenamiento.
9 ...

Archivo pendiente de verificar