La donación (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derechos Reales
Año del apunte 0
Páginas 20
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 10. LA DONACIÓN 10.1 Naturaleza y clases 10.2 Sujeto, objeto, causa y forma 10.3 Eficacia y límites La donación NO es un contrato. Tampoco es un negocio mortis causa (menos las donaciones mortis causa). La donación típica y regulada en nuestro OJ, es un negocio jurídico de disposición muy alejado de lo que son los contratos. Se podría configurar de otra manera, podría ser una donación obligacional. La donación típica es la que tiene su base en el art. 609, la donación como modo de adquisición de los derechos reales. El art. 609 cita expresamente la donación como modo particular de adquisición de derechos. Empieza en el artículo 618 CC.
Nuestro CC es tributario parte del CC Francés de 1804. Fue quien inspiró al proyecto de CC de 1851, Proyecto Isabelino (nunca entró en vigor). Las discusiones del CC eran muy técnicas y dogmáticas, y Napoleón intervino 2 veces, una en el matrimonio, y otra en la donación. Solo podía existir matrimonio entre hombre y mujer, por eso, en el matrimonio no se decía nada acerca de que tenía que ser de sexos distintos. En la donación, él dijo que nadie puede dar lo que no tiene, porque cuando se da algo, se da porque se tiene, y nadie se puede obligar a dar lo que no se tiene, y solo se da aquello que se da, y cuando se da, eso es donar.
El CC Francés recoge la donación como negocio jurídico de disposición, y se aleja de la capacidad de las partes de poder pactar. Una persona dispone a favor de otra.
Artículo 618 La donación es un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta.
- Causa gratuita  acto de liberalidad - Una persona dispone gratuitamente Este art. quiere tratar a la donación como un negocio jurídico de disposición, que se entiende como algo contrario al negocio obligacional (un contrato). Un contrato es un negocio jurídico siempre y por naturaleza bilateral, cuyo efecto es único, el nacimiento de obligaciones.
1450 CC > paradigma contrato CV. Una cosa es el negocio obligacional, que se perfecciona cuando dos personas consienten en obligarse. El efecto jurídico que nace de este tipo de negocios son las obligaciones. Hay negocio cuando estas nacen. El negocio se consuma cuando se cumple, satisfaciendo aquello a lo que cada uno viene obligado, de ahí nace el fenómeno jurídico del débito y el crédito.
El negocio de donación es de disposición, no se obliga el donante a donar, no nace por aceptación del donatario la obligación del donante de entregar. La obligación nace con la entrega de la cosa. Es un negocio meramente dispositivo. El nacimiento de este negocio, deviene, aunque sea consensual, de la voluntad del sujeto que quiere donar.
LA DONACIÓN NO ES CONTRATO POR… - Ubicación en el CC (618 y siguientes), tampoco se regula en el Libro de obligaciones y contratos - Donación como mecanismo idóneo y distinto al de los contratos La donación del CC es un negocio jurídico y no es contrato. Los contratos son también, por definición, negocios jurídicos a formales, es decir, siguen el principio de espiritualidad (sea cual sea la forma en que se manifieste la declaración de voluntad, el negocio es válido y eficaz), y produce efectos). Los efectos del contrato nacen en el momento del consentimiento (consensualidad de los contratos).
La donación no requiere el modo, porque si lo requiriera el 609 CC lo establecería. La donación no requiere de la entrega de la cosa como algo que separe al título. La entrega de la cosa no funciona en la donación como modo.
623 y 629 CC  ¿Dicen lo mismo o dicen justo lo contrario? Son dos artículos que, aparentemente, dicen lo contrario.
Artículo 623 La donación se perfecciona desde que el donante conoce la aceptación del donatario.
Artículo 629 La donación no obliga al donante, ni produce efecto, sino desde la aceptación.
El 623 establece que no solo se requiere la aceptación, al ser ésta de carácter recepticio, es necesario que el donante conozca de ésta. Para que sea perfecta la donación, y para que produzca efectos, debe conocer el hecho de la aceptación, que es obligatoria (618) del donatario. El 629 entiende que, a diferencia del otro, para que produzca efectos, se requiere la aceptación, pero no que ésta llegue a conocimiento del donante.
Artículo 531-8 Irrevocabilidad 1. La donación es irrevocable desde el momento en que los donantes conocen la aceptación de los donatarios o, en caso de donación verbal de bienes muebles, desde la entrega del bien si se realiza en el momento de la expresión verbal de la donación.
2. Los donantes no pueden revocar las donaciones motivadas por colectas públicas o benéficas a partir del momento en que manifiestan públicamente su voluntad de dar.
Este artículo 531-8 da pista a la posible solución de la aparente contradicción entre los artículos 623 y 629 del CC. Los preceptos dicen totalmente lo contrario. Uno es emisión del consentimiento y otro es el conocimiento de esa emisión por parte del donante. De lo mismo, dice cosas distintas. Una dice desde la aceptación y otra desde el conocimiento de la aceptación, son dos momentos distintos, entonces ¿cuál sirve? Habrá donación desde la aceptación, pero hasta que el donante no conozca de ésta aceptación, podrá revocarla.
El problema es en la donación entre ausentes, entre presentes no hay este problema. Si el donante no conoce la aceptación, cuando dice YO DONO ESTE RELOJ, puede cambiar de idea hasta que el conozca de la aceptación. La aceptación entre ausentes necesita del conocimiento de la aceptación, y hasta ese momento es revocable, a partir del conocimiento de ésta, irrevocable.
¿Se revoca una donación existente o se revoca la declaración que iba a dar origen a la donación? Lo que se permite revocar es la declaración de voluntad. Siempre se podrá revocar la declaración de voluntad hasta que el otro acepte, cuando el otro acepta, lo que se revoca es la donación hasta que llega al conocimiento de la aceptación. Cuando llega al conocimiento del donante la aceptación, ya es perfecto, ya no se puede revocar.
La dicotomía entre los artículos 623 y 629 se resuelve estableciendo que ésta se perfecciona desde el momento en que se conoce de la aceptación, pero hay un momento posterior en que la donación ya perfecta puede ser revocada, este momento es cuando está en conocimiento del donante la aceptación. A partir de este momento será irrevocable, excepto por las causas de revocabilidad de la donación.
Artículo 531-7 CCAT. Concepto La donación es el acto por el que los donantes disponen a título gratuito de un bien a favor de los donatarios, los cuales lo adquieren si lo aceptan en vida de aquellos.
La donación si es un negocio jurídico bilateral, se diferencia del contrato porque éste, siendo un negocio jurídico bilateral, además produce obligaciones. Hay quien opina que no es negocio jurídico bilateral, si no unilateral (por definición, entonces, jamás podría ser un contrato, porque estos por definición son negocios jurídicos bilaterales) La ubicación de la donación es un mero modo de adquirir los derechos reales. En el CCAT se sitúa en el Libro V, el cual hace referencia a derechos reales.
Si es bilateral, y decimos que la aceptación es requisito esencial para la perfección, al no ser un contrato, es otro motivo más que refuerza el hecho de la diferencia entre la donación y los contratos. Si es unilateral, seguro que no será un contrato.
 El momento de perfección del contrato de CV es cuando se consiente en obligarse. No se necesita aceptar para que ingrese en el patrimonio la cosa que se ha adquirido por contrato de CV. La aceptación es para obligarse, no para que se ingrese en el patrimonio. Hay un solo consentimiento, que es para que nazca el negocio jurídico. La aceptación fue en el momento anterior y le servirá para ingresar la cosa en su patrimonio  ¡! En la donación, hay un acto de perfección, que coincide o puede coincidir con el de la entrega de la cosa, y si coincide con éste, la adquisición del derecho real de propiedad será el momento en el que decide el donatario, o bien, la perfección de la donación, o bien la adquisición del derecho real. Si se dice que sirve para la perfección de la donación, entonces ésta es negocio jurídico bilateral. Si se dice que no es para aceptar la donación, sino que sirve para la adquisición del derecho real, entonces es negocio jurídico unilateral.
Si es un negocio jurídico bilateral, entonces el donante entrega cosa propia, cosa que es suya, porque hasta que no la entrega no será del donatario. Pero si se dice que es negocio jurídico unilateral, el donante entrega cosa ajena, cosa del donatario, porque el acto transmisivo, el momento de la transmisión del derecho real se da por la propia voluntad del sujeto, luego se dará la aceptación, pero aceptará algo que ya es suyo.
CC  negocio jurídico bilateral CCAT  negocio jurídico unilateral La forma es un requisito esencial en la donación porque si no, no hay donación.
La forma es la expresión vehicular del consentimiento par que produzca el efecto que el OJ prevé para esa declaración de voluntad.
La forma de la donación, tratándose de BIEN MUEBLE, es la entrega de la cosa (Napoleón  solo doy si doy, si no, no hago nada). Hay que entregar, si no, no hay donación.
El mero consentimiento no sirve para nada. No se obliga a donar nadie, aquí se exige la formalidad, es decir, entregar. YO ENTREGO, Y PORQUE ENTREGO DONO. No basta una voluntad, ésta debe ser efectiva.
Artículo 632 La donación de cosa mueble podrá hacerse verbalmente o por escrito.
La verbal requiere la entrega simultánea de la cosa donada. Faltando este requisito, no surtirá efecto si no se hace por escrito y consta en la misma forma la aceptación.
Si la donación, por el contrario, es de un BIEN INMUEBLE, también es formal, pues toda donación es eminentemente formal (justo lo contrario de la espiritualidad).
Artículo 633 Para que sea válida la donación de cosa inmueble ha de hacerse en escritura pública, expresándose en ella individualmente los bienes donados y el valor de las cargas que deba satisfacer el donatario.
La aceptación podrá hacerse en la misma escritura de donación o en otra separada; pero no surtirá efecto si no se hiciese en vida del donante.
Hecha en escritura separada, deberá notificarse la aceptación en forma auténtica al donante y se anotará esta diligencia en ambas escrituras.
Otra diferencia entre donación y contrato, es que ésta es eminentemente formal, a diferencia del contrato, en los cuales rige el principio de espiritualidad.
En la donación, no se pueden donar bienes futuros (a diferencia de los contratos, en los contratos puede ser objeto del mismo bienes futuros). La donación es un negocio jurídico de disposición que alguien tiene que entregar, por eso mismo, los bienes futuros no se pueden. Los bienes futuros son “aquellos que el donante no puede disponer al tiempo de la donación, existan o no existan”. Al ser un negocio de disposición, si no se puede disponer, no podrán ser objeto de la donación. SOLO SE PUEDE DONAR AQUELLO QUE SE TIENE.
QUIÉN PUEDE SER DONANTE Y QUIEN PUEDE SER DONATARIO El DONANTE tiene que ser un sujeto que tenga la disposición del bien, por tratarse de un acto de disposición. Por ello, se le debe requerir que el bien sea suyo.
Hay una capacidad natural de entender y querer, que mientras no se tenga, todo negocio jurídico es nulo, porque ese negocio jurídico no cumple alguno de los requisitos esenciales del negocio (consentimiento + objeto + causa). Un niño de 2 años no puede prestar consentimiento, pues no tiene voluntad negocial, ni capacidad de entender y querer.
Cuando ya hay voluntad de entender y querer las cosas, entonces ya hay consentimiento, porque hay voluntad negocial, esa persona ya quiere hacer lo que hace. Entonces, en estos casos, el negocio jurídico, por definición, es válido. Al ser un menor con capacidad natural de entender y querer con una voluntad negocial (aunque sea precaria), la naturaleza jurídica es la validez del negocio, pero es una validez claudicante. Es decir, que llegado a la mayoría de edad, pueda resolver el contrato. Entonces el negocio jurídico es válido, si no hay anulabilidad (susceptibilidad de que el negocio jurídico sea anulado, y se entiende que se anulará si va en contra de sus intereses).
Ejemplo: un niño de 4 años no puede donar, pues no sabe las consecuencias jurídicas de sus actos.
Cuando lo sepa, será el negocio válido, pero con validez claudicante, y ulteriormente podrá ser resuelto.
Para que el negocio jurídico sea plenamente válido y eficaz, se exige la plena capacidad de obrar. Es decir, en nuestro sistema, ser mayor de edad y no estar incapacitado.
NO TODO EL MUNDO NO PODRÁ DONAR LO QUE QUIERA, porque incluso lo que se done, puede ser considerado inoficioso, en cuanto que excede de la capacidad, de la libre disposición que tiene todo sujeto de testar. Nadie puede dar más en vida de lo que puede dar por causa de muerte, además, debe reservarse lo necesario para su subsistencia.
Esto no significa que no haya donado, porque lo puede haber hecho, entonces los herederos pueden solicitar la declaración de donación inoficiosa en la parte que exceda.
Artículo 634 La donación podrá comprender todos los bienes presentes del donante, o parte de ellos, con tal que éste se reserve, en plena propiedad o en usufructo, lo necesario para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias.
Artículo 636 No obstante lo dispuesto en el artículo 634, ninguno podrá dar ni recibir, por vía de donación, más de lo que pueda dar o recibir por testamento.
La donación será inoficiosa en todo lo que exceda de esta medida.
Según las reglas generales del CC, puede donar quien disponga del bien.
Para ser DONATARIO… 781 CC  concepturus (no concebido). Sí que pueden ser sujetos de donaciones, que tendrá que aceptar la persona que esté viva. Hay que evitar la titularidad o perpetuación de la vinculación de los bienes.
Artículo 781 Las sustituciones fideicomisarias en cuya virtud se encarga al heredero que conserve y transmita a un tercero el todo o parte de la herencia, serán válidas y surtirán efecto siempre que no pasen del segundo grado, o que se hagan en favor de personas que vivan al tiempo del fallecimiento del testador.
No se puede donar más que a dos generaciones de personas no vivas al tiempo de la donación. Por ejemplo, si yo dono a alguien que tiene hijo y nieto, se puede vincular la donación a favor del bisnieto, del nieto de la persona que acepta la donación.
Donatario puede ser cualquiera, incluso al concepturus (es una donación suspensivamente condicionada, y quedará condicionada a su concepción y nacimiento).
La donación típica es la que es, la que dice que es un negocio de disposición, pero puede ser un contrato, con base a lo que las partes quieran, en virtud del 1255 CC: “Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público”.
----------------------- Si es un CONTRATO DE DONACIÓN (por ejemplo, alguien se obliga a regalar un ferrari), la normativa que se debería aplicar a este contrato, la regulación de una institución no regulada en nuestro OJ:  Se aplicaría la Parte General de contratos, y se aplicaría con toda seguridad, pues no hay otra aplicación, porque además, la propia donación, en el artículo 621, se remite a las obligaciones, en lo que no esté regulado en la donación. Al contrato de donación, también se aplicarían  Se aplicaría los artículos de donación, y esto es así porque la regulación de la donación en nuestro sistema es el paradigma de la regulación de los negocios gratuitos, y lo que traiga consecuencias de la causa gratuita le serán aplicable esto preceptos. Cuando un contrasto atípico, cuando no estaba tipificado en el OJ, si era oneroso, la regulación traía causa de la regulación del paradigma de contratos onerosos, como es el de CV. Pues lo mismo pasa en este caso, pero basado en reglas de la gratuitividad.
El saneamiento es un remedio jurídico cuando se adquiere algo por contrato de CV y se ha pagado por ello. Y después se pierde la cosa por mejor sujeto que tiene mejor derecho. Se debe recomponer las prestaciones pactadas. Pero en negocios gratuitos, si se pierde lo que el donante da, no se debe recomponer nada, NO HAY LUGAR AL SANEAMIENTO EN LOS NEGOCIOS JURÍDICOS POR CAUSA GRATUITA. A pesar de ser un contrato, se debe aplicar el art. 618, pues no hay saneamiento por evicción (viene dado por la causa onerosa del negocio jurídico).
La evicción es la pérdida jurídica de la cosa. El saneamiento por evicción es que el perjuicio jurídica no recaiga sobre el C, si no sobre el V.
Al donatario no le hará propietario el negocio jurídico, sino el título por equivalencia. La donación, por quien no tiene la libre disposición del bien, no transmitirá la propiedad al donatario, pues nadie puede dar más de lo que tiene. La podrá adquirir si le es aplicable el 464, por el título equivalencia.
El título adquisitivo no será el derivativo, sino el título por equivalencia y en su defecto, por la usucapión.
Donación a varios sujetos Ejemplo: el profesor dona un reloj a cada uno de los alumnos de la clase, y tendremos que decidir, personalmente, si se acepta o no.
El sistema del CC y CCAT es distinto. El CCAT es idéntico al último apartado del 637 del CC. El derecho de acrecer (es un fenómenos subsidiario a otros), en materia sucesoria y negocios jurídicos gratuitos, puede existir o no este derechos. Si todos los alumnos dicen que si, respecto de la titularidad que pretenden entregar, somos cotitulares en mitades, en partes alícuotas indivisas.
 Solución CCAT: en caso de donación conjunta, y por partes iguales (si no, no hay derecho de acrecer, si hay desigualdad de partes, no hay este derecho). Además, debe de ser el mismo objeto, que sea indiviso, que no haya estirpes. En el derecho sucesorio, se puede dejar heredero, por ejemplo, a tres personas, esas tres personas suceden por cabezas. Cada una tiene una parte idéntica a los otros dos, 1/3. Si uno de ellos no puede suceder, y entran sus tres hijos. Estos suceden por estirpes.
 Solución CC: se entiende que, salvo que la donación sea una donación conjunta, indistinta a los cónyuges, no hay derecho de acrecer, no acrecen los demás. La parte que le correspondería a aquellos que le ha sido entregada la cosa, pero no la han aceptado, sobre esa parte no hay transmisión. Se mantiene el régimen de cotitularidad, solo que ahora el cotitular es el donante. El donante, obviamente, puede decir lo contrario (potestad que tiene para entregar la cosa como quiera).
La CAUSA de la donación… El art. 1261 señala que no hay contrato si no se dan los elementos de consentimiento, objeto y causa. ¿Este artículo es aplicable a la donación típica? SÍ, porque los elementos esenciales, en el sistema español, en 1888, no se había asumido la teoría del negocio jurídico. Por lo tanto, no hay un solo artículo que trate de esto. El negocio jurídico es una abstracción que nace de qué elementos comunes tiene los llamados negocios jurídicos de los regulados típicamente en un OJ. La teoría del negocio jurídico entiende que siempre debe haber consentimiento (autonomía de la voluntad es fundamental), objeto y causa. Y esto se aplica a todos los negocios jurídicos, y la donación es un negocio. El art. 621 CC remite a las normas de obligaciones y contratos, y este es un caso en que se aplica el 1261.
Los motivos son irrelevantes en el derecho, salvo que se causalice (por ejemplo, elevándolo a condición), es irrelevante. Lo importante es la causa. La causa es la mera liberalidad, no esperar nada a cambio, no esperar institucionalmente nada a cambio. Si la causa es esperar algo a cambio, y se solicita algo a cambio, entonces, si es algo pasado (donaciones remuneratorias, se toma en consideración el motivo para causalizar, pero no tiene mucha trascendencia en nuestro OJ, pues no se trata en una regulación específica. Pero la donación onerosa sí existe).
La donación onerosa viene contemplada en el CC. Cuando habla de onerosidad, habla necesariamente de reciprocidad (pues la onerosidad la exige necesariamente, exige prestaciones contrapuestas, que una es la causa de una y la ésta es la causa de la otra). Si en la donación no existe reciprocidad, pues la causa es la mera liberalidad. La liberalidad supone un enriquecimiento de un sujeto y correlativo empobrecimiento de otro sujeto. Pueden existir donaciones onerosas, sin ser contraprestación (porque si no, no sería donación), un elemento oneroso (onus), es decir, que se pretenda la realización de una conducta, por parte de un sujeto, cuando ésta no tiene la consideración de contraprestación. Son donaciones modales, son un negocio jurídico, que al añadir el onus, el gravamen, o la carga, ésta se impone como modo (carga que se impone a quien ha sido beneficiado por un acto de liberalidad). Es una carga o gravamen, nunca una contraprestación.
Se le impone al donatario el cumplimiento de una carga, esto es el claro ejemplo de donación modal, pero esta carga no es una contraprestación. Es donación onerosa pues se debe realizar una conducta, y ésta conllevará un coste. El modo constriñe al gravado por el modo a realizar una determinada conducta, jamás suspende ni resuelve, salvo que se incumpla. El modo, la carga, tiene un valor.
Ejemplo: se cuida a la vaca durante un año y se gasta un dinero cuidándola y dándole de comer. Al cabo de 1 año, la vaca fallece de una enfermedad anterior a la donación. ¿Qué puede reclamar el donatario? ¿Puede reclamar el vicio oculto? Si hay donación, no hay evicción, ni lugar al saneamiento, por ninguna causa. Pero aquí se habla de una donación onerosa, sí se aplican reglas de la onerosidad. En la parte de onerosidad, ésa es la parte que puede reclamar. ¿Hay lugar a las consecuencias jurídicas de los negocios onerosos, es decir, la recomposición de intereses? El donatario solo puede reclamar la parte onerosa exclusivamente, es decir, los gastos ocasionados por el hecho de haberlos gastado en cumplimiento del modo. Pues no se puede aceptar la donación, por un lado, y el modo por el otro. No son dos aceptaciones distintas. Se acepta la donación modal únicamente. Por lo tanto, se han aceptado las cargas, y en la medida que se han aceptado, solo habrá lugar a reclamar la parte de onerosidad.
Ejemplo: si el profesor dice que ha perdido su reloj, y da 1000 a quien lo encuentre. Además, lo publica en una página web. Es un negocio jurídico, es una declaración de voluntad. Es una promesa pública de recompensa. La teoría general dice que nadie se puede obligar por sí mismo, debe haber dos personas. Cuando una persona promete, no se obliga a nada. Por la voluntad unilateral no queda obligada, quedará cuando el otro acepta. El mero hecho de devolver el reloj supone la aceptación de la promesa. Esto no es donación. Para que sea una donación remuneratoria, debe ser por la gratitud, por la mera liberalidad, por trabajos realizados. Si hay obligación no hay donación, hay cumplimiento.
IRREVOCABILIDAD DE LA DONACIÓN La donación es irrevocable, salvo determinados aspectos. En principio lo es, salvo los supuestos de revocabilidad. La donación es un modo derivativo de adquirir el derecho real de propiedad o cualquier otro derecho real. La revocación es una decisión resolutoria, no por incumplimiento, si no por voluntad del sujeto que revoca.
¿Se puede donar el derecho real de hipoteca? Lo que se cede es el crédito hipotecario, con la garantía hipotecaria. La cesión de los créditos puede ser onerosa o gratuita. No es una donación en sí, si no una cesión gratuita. Se cede la posición de A hipotecario, y es un nuevo titular, que podrá ejercer la acción hipotecaria habiéndola adquirido, si así se ha pactado, a título gratuito. La concesiones de ventajas patrimoniales no pueden venir dada por la donación, hay otros negocios jurídicos con causa gratuita (no todos los negocios jurídicos son donación).
Cuando se da la donación, el donatario deviene propietario por título de donación, que es un título de carácter gratuito. En caso de BI, cuando el donatario acepta, se será propietario, y se puede inscribir ese derecho en el Registro, pues es un mecanismo de realidad jurídico real sobre una finca, y el donatario aparecerá en el Registro como nuevos titulares, y el título atributivo de la propiedad de la finca será por título de donación. Ejemplo: el profesor me da la finca, y yo he inscrito el derecho en el Registro. ¿Qué ocurre si la donación se revoca? Si aplicamos los supuestos de donación de los artículos 644 y siguientes del CC.
645, 647, 649 CC  3 SUPUESTOS DE REVOCACION DISTINTOS CON EFECTOS DISTINTOS Revocada la donación, en medida que se revoca el título que sirvió para la adquisición del derecho real, se revoca el derecho. REVOCADO EL TÍTULO, SE REVOCA DEL DERECHO. Ahora vuelven a ser del donante, como si nunca hubieran salido de su propiedad, salvo los frutos, que pertenecen al donatario en todo caso. En caso que no se pueda devolver la cosa y no se pueda hacer la restitución in natura, se deberá realizar el id quod interest (lo que valga la cosa al tiempo de realizarse la donación), y esto es una restitución por equivalencia, por el valor que tenía la cosa, en los distintos fenómenos que trata los tres preceptos.
 645  el supuesto de hecho de posibilidad del supuesto revocatorio de este preceptos son los supuestos de supervivencia y sobrevivencia de hijos.
En estos supuestos el negocio jurídico deviene ineficaz sobrevenidamente. La donación es un mero acto de liberabilidad, con independencia de los motivos, entonces, el OJ, entiende que quizás el donante no hubiera donado si hubiera sabido que al tiempo de la donación tenía hijos. Por este hecho, es revocable, con independencia de si le importa la donación a ese sujeto, porque hubiera donado igual teniendo hijos o no. Es un hecho que, de forma automática, permite, en un plazo de 5 años, al sujeto, revocar.
No es una acción que pretenda con efecto la recuperación del bien, lo que se pretende es el bien, o en su defecto, el valor. Al tratarse de una acción personal, jamás podrá dirigirse contra terceros.
Artículo 645 Rescindida la donación por la supervivencia de hijos, se restituirán al donante los bienes donados, o su valor si el donatario los hubiese vendido.
Si se hallaren hipotecados, podrá el donante liberar la hipoteca, pagando la cantidad que garantice, con derecho a reclamarla del donatario.
Cuando los bienes no pudieren ser restituidos, se apreciarán por lo que valían al tiempo de hacer la donación.
Los negocios onerosos jamás pueden participar de supuestos de carácter revocatorio, salvo atribuciones (por ejemplo, mandato, revocar atribución de actuar en nombre ajeno). No se puede revocar un contrato de CV.
El régimen en este caso es distinto. El efecto primordial de la revocación, lo que pretende el donante es la restitución (es el efecto de todas las revocaciones, es un efecto común), pero no pudiendo retornarse, su valor, si el donatario los hubiese vendido. NO IMPORTA TANTO EL BIEN, SINO EL VALOR. La finalidad del precepto admitiendo esta sobrevivencia de hijos es mantener un cierto patrimonio a favor de los herederos.
 647 la de incumplimiento del modo ya no es una acción personal (645), si no una acción real. DEMANDA DE REVOCACIÓN DE LA DONACIÓN POR INCUMPLIMIENTO DE LA CARGA MODAL.
Según el art. 34 LH, el donante que revoca ¿puede dirigirse frente al donatario o también frente a terceros? A quién protege es a quien adquiere por título oneroso, el tercero está protegido, porque adquiere onerosamente, el donatario es quien ha adquirido gratuitamente. El donante que revoca solo podrá dirigirse contra el donatario.
El donante, en una donación modal, NO quiere donar, está condicionando su voluntad al hecho de que si se dona es porque sí se quiere donar, pero juntamente solo se dona si otro sujeto cumple una determinada obligación. Por eso se dona, porque se quiere donar, pero la donación no es pura y simplemente, sino que por la donación se quiere que se cumpla algo, a favor del donante o a favor de terceros.
Visto que no está cumplimiento, no se hubiera dado la cosa que se dio. Por ello, la posibilidad no es solo recuperar el valor, si no la cosa donada, es decir, LA RESTITUCIÓN DE LA COSA. LO QUE SE PRETENDE ESQUE EL DONANTE VUELVA A SER EL PROPIETARIO. Por lo tanto, todas las enajenaciones realizadas por el donatario, quedan nulos (se trata de una nulidad relativa), serán ineficaces. Salvo los efectos de defensa de los terceros, que en materia posesoria y en materia hipotecaria (del BI inscrito), tienen protección. La protección del donante no va más allá de la defensa posesoria. Lo que se pretende aquí es el efecto restitutorio del bien. Solo no será de nuevo el propietario porque entran en juego otros principios.
C podrá alegar para no tener que entregar el bien. La posesión de los BM adquirida de buena fe equivale al título.
Artículo 647 La donación será revocada a instancia del donante, cuando el donatario haya dejado de cumplir alguna de las condiciones (modo) que aquél le impuso.
En este caso, los bienes donados volverán al donante, quedando nulas las enajenaciones (porque tiene carácter real) que el donatario hubiese hecho y las hipotecas que sobre ellos hubiese impuesto, con la limitación establecida, en cuanto a terceros, por la Ley Hipotecaria.
 649 cuando se revoca por ingratitud una donación.
Artículo 649 Revocada la donación por causa de ingratitud, quedarán, sin embargo, subsistentes las enajenaciones e hipotecas anteriores a la anotación de la demanda de revocación en el Registro de la Propiedad.
Las posteriores serán nulas.
Artículo 650 En el caso a que se refiere el primer párrafo del artículo anterior, tendrá derecho el donante para exigir del donatario el valor de los bienes enajenados que no pueda reclamar de los terceros, o la cantidad en que hubiesen sido hipotecados.
Se atenderá al tiempo de la donación para regular el valor de dichos bienes.
El efecto principal de todo sistema revocatorio (como cuando se resuelve un negocio jurídico), la consecuencia lógica es la restitución de lo donado, a excepción de los frutos. ¿Siempre hay que devolver? ¿Se puede devolver si no se tiene la cosa? Depende.
El legitimado pasivo en la acción de revocación de una acción personal, se tiene plazo de 1 año desde que se conoce el hecho o causa de ingratitud que da origen. Es una acción de carácter meramente personal, pues va contra el donatario. Lo que se pretende con la acción es la declaración judicial de revocación. El donatario contestará, bien que no es ingrato, o bien, que lo es, y que a pesar de que se le condene, no puede devolver la cosa porque no la tiene.
La ratio de este precepto, que trata de BI, se trasladaría a los BM pues, parece ser que cualquier disposición realizada por el donatario antes de ser demandado por ingratitud, son válidas (las posteriores no).
La finalidad en la ingratitud es que no importa tanto la cosa, sino que importa el valor. El donante quiere volver a incorporar a su patrimonio el valor del bien, al momento de la donación.
A dona a B, y B dona a C. Si A pide la revocación de la donación que hizo a B La finalidad de la revocación es la entrega de la cosa dada en donación. El art. 649 trata de enajenaciones, lo que se debe entender como título oneroso, traslación de la titularidad a cambio de algo. Pero esto sería un absoluto rigor técnico. Aquí debe interpretarse como desprenderse de la titularidad. Si es esto último, la donación de B a C será inatacable, de otra manera no. Si se dice que la situación jurídica respecto de la cosa es inatacable (porque lo dice el 649).
NO SE PRETENDE QUE DONANTE RECUPERE EL BIEN, SI NO QUE RECUPERE SU POSICIÓN PATRIMONIAL, EL VALOR DE LA COSA QUE TENÍA.
SUPUESTOS DE DONACIONES  La donación con reserva de la facultad de disponer. Es posible que, quien done, lo que pretenda es hacer titular al donatario con todas las ventajas, e incluso inconvenientes. Pero, por determinados motivos, pretenda reservarse la facultad de disposición. Es decir, que quien tenga la libre disposición del bien sea quien no es propietario pero lo fue, reservándose esta facultad. Esta capacidad de disponer proviene y sobretodo se utiliza en Derecho sucesorio, en la medida que, cuando el heredero dispone a favor de alguien, se reserva a favor del heredero la facultad de disponer de sus bienes. Normalmente se reservaba para los casos de necesidad del heredero (por ejemplo, para alimentarse).
Tratándose de BI, constaría inscrito en el Registro a favor del donatario, también debería estar inscrita la limitación a la capacidad de disponer del propietario que consta como tal en el Registro.
Si viene un tercero que quiere adquirir el bien de quien consta en el Registro como propietario (el donatario). ¿El donatario puede vender si hay reserva de la facultad de disponer? Se trata de una auténtica reserva, no tiene la capacidad de disponer el donatario sobre el bien. Todo propietario, en principio, tiene la capacidad de disponer del bien, pero en este caso no. Hay supuestos, y los que provienen de negocios jurídicos con carácter gratuito, que puede existir la reserva de esta facultad. El único legitimado a disponer del bien no es el propietario, sino quien había sido el propietario. La causa de la limitación consta en el Registro, si no constase, la adquisición no es que le haga propietario, pero tendría defensa del art. 34 LH por aplicación de la fe pública registral.
Todo depende del título atributivo de la propiedad, de las cláusulas que se pacte esta condición en la escritura de donación.
 La cláusula de reversión (reversional) o fideicomiso contractual (641 CC) : “Podrá establecerse válidamente la reversión en favor de sólo el donador para cualquier caso y circunstancias, pero no en favor de otras personas sino en los mismos casos y con iguales limitaciones que determina este Código para las sustituciones testamentarias. La reversión estipulada por el donante en favor de tercero contra lo dispuesto en el párrafo anterior, es nula; pero no producirá la nulidad de la donación”.
Una donación válida puede incluir otras cláusulas que permitan al donante tirar para atrás la donación, no el negocio jurídico, sino el título atributivo y por lo tanto la adquisición del derecho real que hasta entonces tenía el donatario. El efecto es la reversión del derecho real de propiedad. La posición del título que ha adquirido el donatario es una posición claudicante, va a depender de la exclusiva voluntad del donante.
El fideicomiso contractual es una sustitución fideicomisaria pero ordenada en vida. Viene en el artículo 781 CC, respecto a la prohibición de la vinculación a perpetuidad de los bienes: “Las sustituciones fideicomisarias en cuya virtud se encarga al heredero que conserve y transmita a un tercero el todo o parte de la herencia, serán válidas y surtirán efecto siempre que no pasen del segundo grado, o que se hagan en favor de personas que vivan al tiempo del fallecimiento del testador”.
 El donante se reserva la capacidad de revertir, que puede ser, porque suceda algo o simplemente porque él quiera  El profesor regala a todos los alumnos un reloj, pero cuando el profesor quiere lo pide y se debe devolver  sí es válido  El profesor regala el reloj pero cuando el profesor quiera se lo tenemos que dar todos los alumnos a uno solo  no es válido porque se está dentro de la excepción de la excepción, de las limitaciones del CC. El causante ya no puede decidir, tras su muerte, a quien va a parar ese bien. La capacidad de decisión sin más no cabe si no revierte el bien en el propio patrimonio del donante.
La sustitución fideicomisaria es una situación que es la siguiente: el heredero fiduciario, es un sujeto que adquiere del causante un determinado bien, y será el propietario, pero si se ha establecido una sustitución para después de que éste lo sea y habiéndolo sido, pasará a ser propietario la persona que ha sido designada por el causante. Si a su vez se llama a otro, se estará vinculando la titularidad de ese bien a favor de distintas personas para cuando éstas fallezcan. El último se llama fideicomisario. La sustitución solo tiene lugar en la disposición testamentaria.
A (causante)  dispone de todos sus bienes a favor de  B (hijo/heredero), tendrá una propiedad sometida a unos determinados supuestos en los que no podrá disponer de ella (si se ha establecido sustitución fideicomisaria), porque el testador la ha reservado a favor de otros personas, para después de la muerte de B  para C  y después de la muerte de C  para D. NADIE PUEDE DISPONER DEL BIEN. Es una limitación a la capacidad de disposición porque le causante ha reservado el bien, lo está sacando del tráfico jurídico hasta que lo reciba el último.
La limitación del art. 781 del CC es que el testador es libre de hacer todos los cambios que quiera, pero con la limitación de que no puede ir más allá de dos generaciones de personas no vivas al tiempo de su fallecimiento. Es una limitación temporal.
Cuando las donaciones son reversionales pero no a favor del donante, en la propia donación deben constar cuales son las condiciones de traspaso de la titularidad, y no se puede dejar al arbitrio del donante qué es de uno y qué de otro.
¿Puede B (hijo del causante) hipotecar la casa? Es un bien fuera de la capacidad de hipotecar, pues es un bien que está reservado. Hay hipotecas legales sobre bienes reservables, pero aquí, si consta el carácter de bien reservado, no se podrá. Es propietario claudicante, por ello se llama fiduciario, es quien debe entregar la propiedad a otra persona. El último que la adquiere como libre (pues anteriormente está gravada) es el fideicomisario (el último titular del bien).
Existe el principio de no inscripción de las limitaciones, salvo que se trate de limitaciones establecidas por ley, sentencia judicial o voluntad de las partes en negocios jurídicos gratuitos (art.
26.3 LH): “Las prohibiciones de disponer o enajenar se harán constar en el Registro de la Propiedad y producirán efecto con arreglo a las siguientes normas: Las impuestas por el testador o donante en actos o disposiciones de última voluntad, capitulaciones matrimoniales, donaciones y demás actos a título gratuito, serán inscribibles siempre que la legislación vigente reconozca su validez”.
El art. 27 LH establece: “Las prohibiciones de disponer que tengan su origen en actos o contratos de los no comprendidos en el artículo anterior, no tendrán acceso al Registro, sin perjuicio de que mediante hipoteca o cualquiera otra forma de garantía real se asegure su cumplimiento”.
El art. 2.3 LH establece: “En el Registro se inscribirán Los actos y contratos en cuya virtud se adjudiquen a alguno bienes inmuebles o derechos reales, aunque sea con la obligación de transmitirlos a otro o de invertir su importe en objeto determinado”.
Los derechos reales, a pesar de que puedan ser de carácter temporal, como son los fideicomisos, tienen acceso al Registro. Todas las sucesivas transmisiones tienen inscripción directa en el Registro, y constará que su título es de propietario, pero en concepto de fiduciario. Se permite la inscripción de cualquier supuesto que afecte a la libertad de disposición y a la manera como se conforma el título del derecho real.
------------------Respecto a la capacidad de inscripción y efectos de inscripción de donaciones  art. 36 LH. Cómo quedan las donaciones cuando se revocan por algunas de las causas establecidas en la ley.
Artículo 36 LH Frente a titulares inscritos que tengan la condición de terceros con arreglo al artículo 34, sólo prevalecerá la prescripción adquisitiva consumada o la que pueda consumarse dentro del año siguiente a su adquisición, en los dos supuestos siguientes:     a) Cuando se demuestre que el adquirente conoció o tuvo medios racionales y motivos suficientes para conocer, antes de perfeccionar su adquisición, que la finca o derecho estaba poseída de hecho y a título de dueño por persona distinta de su transmitente.
b) Siempre que, no habiendo conocido ni podido conocer, según las normas anteriores, tal posesión de hecho al tiempo de la adquisición, el adquirente inscrito la consienta, expresa o tácitamente, durante todo el año siguiente a la adquisición. Cuando la prescripción afecte a una servidumbre negativa o no aparente, y ésta pueda adquirirse por prescripción, el plazo del año se contará desde que el titular pudo conocer su existencia en la forma prevenida en el apartado a), o, en su defecto, desde que se produjo un acto obstativo a la libertad del predio sirviente.
La prescripción comenzada perjudicará igualmente al titular inscrito, si éste no la interrumpiere en la forma y plazo antes indicados, y sin perjuicio de que pueda también interrumpirla antes de su consumación total.
En cuanto al que prescribe y al dueño del inmueble o derecho real que se esté prescribiendo y a sus sucesores que no tengan la consideración de terceros, se calificará el título y se contará el tiempo con arreglo a la legislación civil.
Los derechos adquiridos a título oneroso y de buena fe que no lleven aneja la facultad de inmediato disfrute del derecho sobre el cual se hubieren constituido, no se extinguirán por usucapión de éste.
Tampoco se extinguirán los que impliquen aquella facultad cuando el disfrute de los mismos no fuere incompatible con la posesión causa de la prescripción adquisitiva, o cuando, siéndolo, reúnan sus titulares las circunstancias y procedan en la forma y plazos que determina el párrafo b) de este artículo.
La prescripción extintiva de derechos reales sobre cosa ajena, susceptibles de posesión o de protección posesoria, perjudicará siempre al titular según el Registro, aunque tenga la condición de tercero.
...