Temas 19 y 20 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Psicología y Psicopatología
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

Temas 19 y 20. Tratamientos psicológicos 1. INTRODUCCIÓN Tratamiento psicológico cualquier tratamiento que pertenece al grupo de las psicoterapias con la finalidad de tratar trastornos psicológicos y que se focaliza en cambiar comportamientos, pensamientos, percepciones y emociones desadaptadas que se pueden asociar a trastornos específicos.
2. TIPOS DE TERAPIAS A diferencia de otras disciplinas sanitarias, en la psicología existen diferentes aproximaciones teóricas que dan lugar a diferentes abordajes terapéuticos. Por ejemplo, existen tratamientos desde orientaciones humanistas, guestálticas, sistémicas, conductistas y psicodinámicas entre otras. Sin embargo hay diferentes aspectos importantes a destacar: 1. Aunque existen diferentes técnicas derivadas de las distintas aproximaciones teóricas destacan dos grandes corrientes terapéuticas por ser las más utilizadas: las psicodinámicas y las cognitivo-conductuales. Éstas tienen unas características diferenciales con respecto al fundamento teórico, las premisas y objetivos terapéuticos, los métodos y la duración de las terapias.
2. En general, el efecto de las terapias psicológicas es positivo, pues se ha comprobado que la remisión de síntomas es mayor con la intervención psicológica que sin ella (remisión espontánea) y en algunos casos tiende a empeorar.
3. Frente a muchos de los trastornos psicológicos, el tratamiento cognitivo-conductual se ha demostrado especialmente eficaz. Aunque sabemos que no todas las terapias son igual de eficaces, la mayor parte no han realizado estudios controlados para demostrar si son útiles o no. Autores como Ross y Andrews analizaron la eficacia de diferentes intervenciones en la reducción de la reincidencia de delincuentes y llegaron a las siguientes conclusiones: a) El internamiento (como medida de castigo) y la terapia psicoanalítica no reducen la reincidencia y en algunos casos incluso pueden aumentarla.
b) El tratamiento cognitivo-conductual es el que más reduce la reincidencia (27%) cuando se compara con otros tratamientos como los conductuales (aproximadamente 20% de reducción) o los tratamientos informativos (reducción entre el 12 y el 21% de la reincidencia).
c) Los programas más eficaces son los que incluyen componentes cognitivos, que aumentan el doble la eficacia, y los que están basados en modelos teóricos sobre la conducta antisocial que la multiplican por cinco.
Debido a la superior eficacia en el tratamiento de la mayor parte de los trastornos psicológicos y a que están derivadas del conocimiento científico, a partir de este momento nos centraremos en las terapias cognitivo-conductuales.
3. TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL 3.1. CARACTERÍSTICAS DE LAS TERAPIAS COGNITIVO-CONDUCTUALES Aunque el tratamiento cognitivo-conductual se ha demostrado especialmente eficaz en muchos trastornos, en los trastornos bipolares, específicamente en los episodios maníacos y en los trastornos psicóticos, es necesario utilizar tratamientos farmacológicos para que los síntomas remitan. Además en otros trastornos, se ha observado que los tratamientos combinados, tratamiento cognitivo-conductual más psicofármacos, son más eficaces.
Aunque el tratamiento cognitivo-conductual utiliza la combinación de diversas técnicas existen una serie de fases generales características del tratamiento: a) Se tiene que realizar una evaluación objetiva del trastorno y de sus síntomas, en la que se utilizan instrumentos de evaluación (entrevistas estructuradas, test psicológicos).
b) Una vez realizado el diagnóstico, se establece un programa de intervención específico para cada trastorno que normalmente implica el establecimiento de colaboración en el tratamiento entre el paciente y el terapeuta, la conceptualización del trastorno desde el marco teórico cognitivo-conductual y los factores implicados en su mantenimiento y la implicación del paciente en las pautas y técnicas específicas para resolver el problema.
c) Finalmente, debe realizarse una nueva evaluación para contrastar los resultados del programa de tratamiento. Se debe determinar si los resultados obtenidos concuerdan con los previstos para tomar las decisiones de continuidad o cambio en el tratamiento.
3.2. TÉCNICAS CONDUCTUALES Ya hemos indicado que existen múltiples técnicas que podrían clasificarse según diferentes criterios (tipo de condicionamiento del cual provienen: condicionamiento clásico, operante, tipo de síntoma a tratar...). Nosotros utilizamos la clasificación que nos permite diferenciarlas según tres grandes objetivos terapéuticos generales: reducción de la ansiedad, reducción de hábitos nocivos e instauración de conductos adaptativas.
3.2.1. TÉCNICAS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD Existen técnicas que están especialmente dirigidas a combatir los trastornos de ansiedad. De las cuales destacamos dos: 1. La desensibilización sistemática pretende reducir el miedo provocado por una situación determinada asociando el objeto temido con una estimulación agradable. Es una técnica especialmente adecuada para fobias simples que implica tres pasos consecutivos: • Entrenamiento en relajación progresiva: como respuesta incompatible con la ansiedad.
• Realización de una jerarquía de situaciones: graduadas según el grado de ansiedad que producen.
• Fase de aplicación: el paciente imagina la primera situación de la jerarquía después de haberse relajado y cuando aparece ansiedad se vuelve a relajar. Se realizan varías aplicaciones hasta que al imaginar la situación no aparezca ansiedad y entonces se pasa a la siguiente situación de la jerarquía.
2. Las técnicas de exposición con prevención de respuesta pretenden que la persona controle su ansiedad enfrentándose directamente con el objeto temido. Impiden que el sujeto huya o evite la situación temida. Ya que la ansiedad se disipa, la reducción de ésta (situación agradable) quedaría asociada a la conducta de exposición delante del objeto temido. Se produciría un reforzamiento negativo del comportamiento de afrontamiento de la situación.
Estas técnicas, que pueden ser graduales o rápidas (implosión), son especialmente utilizadas en los trastornos de ansiedad, fobias sociales, adicciones y el trastorno obsesivo-compulsivo.
Componentes: • Jerarquía de situaciones graduadas según el nivel de ansiedad que producen.
• Análisis de las conductas de seguridad: el uso de señales de seguridad (como llevar medicación, ir acompañado a hacer la exposición y otros).
• Aplicación: se programan exposiciones graduadas a los estímulos que producen ansiedad en los que la persona no tiene que escapar de la situación y posteriormente se retiran las conductas de seguridad de las exposiciones.
También se ha utilizado la exposición en realidad virtual sobre todo en aquellos casos en los que es difícil realizar el número adecuado de exposiciones, como en la fobia a volar, o cuando la persona no es capaz de afrontar desde el principio la situación en vivo. Sin embargo, el tratamiento siempre tiene que acabar con la exposición con prevención de respuesta con el estímulo o situación en vivo.
3.2.2. TÉCNICAS PARA REDUCIR HÁBITOS NOCIVOS Otro grupo de técnicas sería especialmente adecuado para tratar de eliminar ciertos hábitos desadaptativos que pudieran ser una fuente de problemas para las personas que los presentan. Hemos seleccionado tres técnicas: - Las técnicas de autocontrol, pretenden reducir progresivamente un comportamiento reduciendo los estímulos discriminativos (las situaciones) donde se produce el comportamiento indeseado (hábito de fumar, ingesta excesiva, etc.). El objetivo principal, no es eliminar totalmente el comportamiento sino reducirlo al máximo haciendo que el sujeto no necesite realizarlo ante ciertas situaciones (Ex.: comer sólo sentado, con otras personas y tres veces al día en vez de a todas horas). La técnica implica la búsqueda de reforzadores cotidianos, auto-registros y la ayuda de coterapeutas.
- Las técnicas de respuestas de competencia pretenden instaurar en el sujeto ciertos comportamientos que sean incompatibles con la conducta indeseada (hábitos autolesivos: comerse las uñas, arrancarse el pelo, rascarse en exceso). Se basan en conseguir aumentar la alerta del paciente ante las situaciones más propensas a realizar el hábito desadaptativo.
- Las terapias aversivas se basan en el castigo. Pretenden asociar una estimulación aversiva al comportamiento indeseado con el objetivo que el castigo disminuya la respuesta no deseada (comerse las uñas y sustancias vomitivas, estimulación aversiva ante excitación sexual no deseada). Este tipo de terapias ha tenido ciertas críticas éticas y ha presentado problemas de eficacia por la dificultad de realizar el seguimiento. Cuando se utilizan se combinan con otras técnicas.
3.2.3. TÉCNICAS PARA INSTAURAR HÁBITOS ADAPTATIVOS Disponemos de técnicas especialmente eficaces en la instauración de conducta adaptativa inexistente (habilidades sexuales ante disfunciones, habilidades sociales, conductas de autonomía en personas deficientes o autistas, hábitos concretos en delincuentes, conductas académicas...). Estas técnicas están basadas en el condicionamiento instrumental, especialmente en el reforzamiento positivo.
a) El modelamiento intenta que mediante aproximaciones sucesivas una persona vaya consiguiendo su objetivo. Cada comportamiento aproximativo a la respuesta final es reforzado positivamente (hábitos de autonomía, timidez, vaginismo).
b) Las escenificaciones ("Role playing") pretenden instaurar comportamientos que provocan ansiedad. Intentan situar al paciente en situaciones lo más idénticas posibles a la realidad pero sin las consecuencias temidas (ansiedad ante los exámenes, hablar en público).
c) El seguimiento de modelos procura que las personas imiten el comportamiento de otros por los que sienten atracción (Esta técnica es conocida como modelado).
d) La economía de fichas es un sistema de premios ante la conducta deseada, y de castigos ante los comportamientos no deseados. Ha sido usada en instituciones cerradas (internados, prisiones) para optimizar el clima social. El sistema de fases progresivas, utilizado en algunas prisiones catalanas como el “Sistema d’avaluació i motivació continuada” (SAM), o el carnet de conducir por puntos se basan en los mismos criterios.
Los componentes esenciales del programa son: • Jerarquía de recompensas que se pueden intercambiar por las fichas.
• Cada conducta que se quiere aumentar se asocia a la ganancia de un determinado número de fichas.
• Cada conducta a disminuir se asocia a la pérdida de un número determinado de fichas • Siempre tiene que haber un balance positivo pues se basa en un procedimiento de reforzamiento positivo.
• El programa finaliza con el cambio de fichas por refuerzo social para garantizar su continuidad.
Normalmente, las técnicas para instaurar conducta deseada van acompañadas de técnicas para reducir la ansiedad (conductuales o farmacológicas) ya que en muchos casos la falta del comportamientos adaptativos es consecuencia de conflictos de atracción-evitación.
4. TÉCNICAS COGNITIVAS Las técnicas cognitivas se basan en que la forma como las personas piensa sobre un acontecimiento determina cómo responde a él a nivel emocional y conductual. Así, los trastornos psicológicos y la conducta delictiva están mediados por pensamientos distorsionados (interpretaciones erróneas) y por un procesamiento de la información desadaptativo.
El objetivo de las técnicas cognitivas es enseñar al paciente a identificar y corregir estos pensamientos erróneos y distorsiones sistemáticas en el procesamiento de la información para reducir el malestar y la sintomatología.
Consta de dos características esenciales, tratar los pensamientos como hipótesis que tienen que ser demostradas, y desconfirmar los sesgos y las distorsiones cognitivas que están subyacentes en cada uno de los trastornos psicológicos y en la conducta antisocial, entendida como un déficit en el desarrollo de la conducta prosocial. Las principales técnicas que utiliza son: • Reestructuración cognitiva: realización de preguntas para detectar las irracionalidades y facilitar un cambio en el pensamiento más adaptativo.
• Experimentos conductuales: pequeños experimentos que ponen a prueba las ideas irracionales de los pacientes, sobre todo se basan en la exposición con prevención de respuesta.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS El estudiante tendría que ser capaz de: 1. Conocer la definición de tratamiento psicológico.
2. Identificar las características diferenciales entre las técnicas Psicodinámicas y las Cognitivoconductuales.
3. Describir los pasos característicos de todas las técnicas Cognitivoconductuales.
4. Identificar las características más relevantes de la Desensibilización sistemática y de las técnicas de Exposición con prevención de respuesta, así como algunos trastornos en las que son eficaces.
5. Reconocer las características más relevantes de las terapias Aversivas, de Autocontrol y de Respuestas de competencia, así como algunos trastornos en las que son eficaces.
6. Identificar las características más relevantes de las terapias de Moldeamiento y de Escenificaciones, así como algunos trastornos en las que son eficaces.
7. Reconocer las características más relevantes de los programas de Economía de fichas.
8. Identificar y discriminar entre técnicas para reducir la ansiedad, para reducir o eliminar hábitos nocivos y para instaurar conductas adaptativas.
9. Identificar y discriminar entre técnicas conductuales y cognitivas.
10. Reconocer los objetivos, características y técnicas cognitivas.
...