Tema 1. Imagen internacional y política exterior de los Estados Unidos: controversias y debates (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Estados Unidos y el sistema internacional
Profesor J.L.N.
Año del apunte 2013
Páginas 3
Fecha de subida 17/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Primer tema de la asignatura optativa "Estados Unidos y el sistema internacional"

Vista previa del texto

TEMA 1. Imagen internacional y política exterior de los Estados Unidos: controversias y debates RICHARD J. PAYNE, La cultura de la violencia de EE.UU Dos de las cuestiones fundamentales la hora de estudiar la historia de los EE.UU y sus relaciones internacionales son la imagen proyectada y la imagen autorreflejada. En este sentido es importante comparar la estética, la iconografía de los Estados, como proyectan la cultura política, la cultura nacional y sus enfrentamiento en el espacio internacional de las exposiciones. Así por ejemplo es interesante compara la imagen proyectada en París en la exposición de 1937 – plenamente ideologizada, determinada de principio a fin por las confrontaciones nacionales y político-ideológicas – con la exposición internacional de Nueva York de 1939. Son ciudades provisionales, ilusorias, que reflejan una situación de temporalidad, es un mercado, una feria, más que un acontecimiento político. Sin embargo tuvieron una gran carga política.
Para estudiar la imagen internacional de EE.UU hay que hacerlo desde un punto de vista estructural, de larga duración. Aspectos que han ido conformando esta imagen: • Se le ha considerado siempre como una tierra de oportunidades. Se habla así del “sueño americano” como una forma de conquistar esa felicidad reconocida en la constitución. Una felicidad entendida en sentido material, asociada a la idea de paraíso, una convicción que supone una importante vinculación con la religión y el puritanismo.
• La visión puritanista del paraíso tiene poco que ver con la imagen católica. Mientras que el pantócrator cristiano imparte justicia, el dios protestante no es un dios lejano sin que se asocia mejor con la imagen de un capataz. Destaca en este sentido el ensayo de Vicente Verdú, El planeta americano, donde indaga sobre el papel del dios puritano, con esa visión, de un dios entendido como un capataz, constructor del proyecto de futuro. La consecución de la felicidad, de esa felicidad en sentido material, se entiende como aquella donde cada individuo tiene la responsabilidad de conquistar la suya propia. Lo entienden casi como una obligación en sentido utilitarista la felicidad de una nación es la suma de la felicidad de todos los individuos.
De esta forma el paraíso abstracto de los cristianos se enfrenta al paraíso de los puritanos que es un horizonte a alcanzar en el mundo material, se empieza a construir con el trabajo en la tierra. Frente a las críticas o denostación del trabajo manual del mundo católico y romano en el mundo puritano el trabajo lejos de ser negativo es un valor, una virtud. En este sentido se entiende la animadversión de la sociedad norteamericana al desempleo y los subsidios, creen que el pago del Estado a los parados anestesia el espíritu de los individuos por conquistar este paraíso personal, es decir, la felicidad. Creen más en la promoción de trabajos por parte del estado que en las subvenciones frente al desempleo. Consideran que la construcción del paraíso terrenal es la clave para llegar a la salvación metafísica.
• La influencia de la religión en la identidad americana es clara1. De hecho desde sus inicios se observa una clara relación con las logias masónicas vinculadas fundamentalmente a los padres fundadores. El billete de un dólar que se diseña en los años 30 tiene un gran contenido masónico así Henry Wallace, cercano a los círculos progresistas del partido demócrata, encontró un libro de Benjamin Franklin que planeaba muchas de las claves de la simbología masónica que se plasmarán en los edificios de finales del siglo XVIII. Por ejemplo la pirámide a medio cosntruir y el ojo – Dios o luz de la razón. Es un signo masónico, emparentado con la idea de sueño americano y la propia fisonomía que adquiere la idea de la utopía.
Otro ejemplo de la vinculación con la religión se observa cuando cristaliza el New Deal pues este término se entiendo como un re-bautismo. Este nuevo contrato social o nuevo trato es el New Deal, no es solo un cambio profundo del poder federal sino que viene 1 God bless America. In god we trust.
• • • • • • • acompañado de toda una nueva iconografía, de un nuevo panteón de ilustres que acompañan a su desarrollo.
El concepto de la utopía. Clásicamente se habló de la utopía como un espacio abstracto, con el descubrimiento del nuevo mundo sin embargo la utopía se convierte en algo real, aparece así la posibilidad de construir de la utopía. De aquí viene el mito del mayflower o de la colina. Surge la idea de conseguir el abandono de los vicios y pecados del viejo mundo para fundar una nueva sociedad basada en los valores pristinos del puritanismo.
Al leer la constitución de 1787 plantea la separación entre la Iglesia y el Estado, lo que no quiere decir que la religión pierda relevancia. Para empezar John Adams afirmaba que la constitución aunque ponía esta separación era concebida para gente de alta moralidad. De hecho es incomprensible aproximarse a la política exterior de los EE.UU sin comprender el componente de la moralidad como legitimador de las acciones. La moralidad está siempre presente en la política exterior norteamericana.
La historia como elemento legitimador, que genera una narración identificativa de una nación se presenta en la imagen de los Estados europeos. En el caso de la URSS no hay alusiones al pasado, sino que son inmediatas, hay un corte con el pasado zarista. La nueva visión se institucionalizan con la revolución de octubre. El caso de EE.UU también es una mirada hacia adelante pues así es como miran las utopías. Una visión que mira hacia un proyecto del futuro. El pasado no es por tanto un argumento recurrente en su ideología. Por ejemplo la constitución es la más longeva de las existentes, es un icono, un símbolo. En el siglo XIX se produce la construcción de la mitología de los EE.UU.
La imagen de modernidad se manifiesta y se basa sobre el desarrollo tecnológico y científico: general motors, ford, electricidad... Usan este desarrollo como sinónimos de modernidad. La conexión entre ciencia, tecnología, el mercado y el consumo de masas es un elemento novedoso asociado a la noción de democracia de masas de EE.UU. Este nuevo icono se empieza a forjar en el tránsito del siglo XIX al XX. Además esta imagen tuvo su americanización2 en el resto del mundo que se observa en la aplicación de la tecnología, del fordismo y de sus cadenas de montaje, además de en las formas de producción. Esta americanización aumentará con el Plan Marshall.
Esta emulación también se ve en el cine, en las bebidas, etc. No hay, por tanto, una quiebra en la Guerra Fría, más allá del telón de acero no se pudo frenar la permeabilidad de ideas e iconos. Esta americanización se intensificará más en la época de la desestalinización.
La ideología del Destino manifiesto, entendido como la incorporación de nuevos territorios sobre los que se va a aplicar la forma y el estilo de vida americano. Esta ideología animará a la expansión hacia el oeste hasta el cierre del censo de la frontera. En la exposición de Nueva York de 1939 se observan edificios que emulan automóviles, cajas registradoras, es decir, iconos del marketing. Destaca la relación de estos conceptos con el sueño americano y el destino manifiesto.
Garante de la seguridad internacional.
Imagen geográfica de los EE.UU como una isla que figura aislada del resto del mundo por dos enormes océanos. Potencian esta imagen de insularidad que conecta con la inercia aislacionista que mueve parte de la política exterior durante el siglo XIX.
En cuanto a la imagen reflejada es habitual encontrar referencias sobre la iconografía norteamericana: • Daniel Johnston bebe de la cultura popular. El personaje del Capitán América es un alter ego de su padre mientras que el diablo encarna los males, los elementos negativos que distorsionan la vida de un artista.
• Otro ejemplo es el de Claes Oldenburg un artista donde la figura de Mickey Mouse lo distorsiona sobre los aledaños oscuros del sueño americano. Esta figura acaba asemejándose 2 Un, dos, tres.
• a los capirotes del kukus klan. La cultura de la violencia es un tema permanentemente presente.
Destaca también Oyvin Fahlström. Hay otras cartografías que no responden a una proyección espacial, sino que proyectan imágenes y visiones subjetivas de mundo. Esto es lo que proyecta Oyvin con sus mapamundis. En estas obras la historia del siglo XX se ve dominada por la presencia de EE.UU. En términos pictóricos su obra se encuentra entre el retrato histórico visual y el pop-art. Con esta obra Oyvin recorre la historia del siglo XX.
Naturaleza de la política exterior: debates Se puede estudiar en términos de usos del poder duro y el poder blando, dos formas de uso del poder. El poder es un tema central en la teoría sobre las relaciones internacionales por el hecho de que en buena medida la escuela realista ha enfatizado el estudio de un tipo de interacción, el conflicto y la guerra, y la preocupación por el poder como elemento de reflexión.
Nye acuña estos conceptos del poder duro y blando. Es un teórico no realista, defensor del modelo, pero que no cree en la interpretación regresiva y limitada de las relaciones internacionales.
Cree por el contrario en la multipolaridad y en los actores que no son los estados centrándose en el tema del paradigma de la interdependencia y la globalización.
El poder duro para Nye es tal como se entiende en términos tradicionales: de presión económica, política y militar. Es un poder donde predomina la coerción. De este tipo sería ejemplo la doctrina Bush.
El poder blando sería lo demás: influencia cultural, donde predomina la persuasión. Este poder blando se puede relacionar con el Destino Manifiesto, el mensaje de fondo del destino manifiesto propone una cultura de disidentes . Esto implica que la cultura se hace como reacción y la independencia se hace como consecuencia de luchar contra el imperio y el control de Jorge III. En esta cultura disidente se termina imponiendo la idea de los hijos de la libertad que tienen una filosofía protodemocrática y el camino hacia la independencia. La forma de justificar el destino manifiesto es la extrapolación de los valores americanos donde la política exterior tiene como objetivo la emulación y promulgación de tales principios.
Textos La perspectiva de Nye cuando reflexiona sobre estas ideas de Imperio vs República, multilateralismo vs unilateralismo, etc. La tesis en el debate entre imperio o república es que no se puede hablar de Imperio pues en la práctica EE.UU necesita de la cooperación de otros países, además de que no lleva a cabo una política hegemónica en términos clásicos puesto que no tiene el control político de los países en los que interviene ya que se reconoce la soberanía de esos países.
En el caso del texto de Howard Zinn su tesis se concentra en su título “American Empire”, de forma que al contrario que Nye si que habla del Impero de EEUU. El cómic comienza con una reacción patriótica frente al ataque islámico pero que cambia cuando valora la reacción de los poderes norteamericanos al ataque del 11-S. El argumento crítico que plantea para criticar la reacción del gobierno federal dice que siguen haciendo lo mismo, que no ha aprendido nada del pasado. Sin embargo no es un texto que abogue por un pacifismo, sino que habla de la reacción indiscriminada contra la población para responder al ataque de un grupo terrorista. Es el modo de intervención y el efecto colateral de las acciones lo que critica. La conexión entre esa acción de política internacional e interna lo que hace es que ese efecto colateral de los inocentes en Iraq, etc, es la misma filosofía de política de discriminación frente a la minoría afroamericana, hispana, etc que han sido objeto de la misma vejación en la construcción de EEUU.
...

Tags:
Comprar Previsualizar