TEMA 5: EL SUJETO DEL DERECHO: LA PERSONA FÍSICA (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2017
Páginas 13
Fecha de subida 14/09/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 5: EL SUJETO DEL DERECHO: LA PERSONA FÍSICA 1.- PERSONALIDAD-CLASES-CAPACIDAD JURÍDICA Y DE OBRAR- CAPACIDADES ESPECIALES Y PROHIBICIONES LA PERSONALIDAD La personalidad se refiere a cuando una persona se convierte como sujeto de derecho y elementos necesarios para que se produzca. Jurídicamente, reconocer un ser humano como persona, significa reconocerle la aptitud para ser sujeto de derechos y obligaciones. La protección de las personas, tanto físicas como jurídicas, explica la existencia del derecho.
Desde el punto de vista jurídico ha de sostenerse que todo hombre es persona. ¿Qué significa en el orden jurídico reconocer al hombre como persona? Significa reconocerle la aptitud para ser sujeto de derechos y de obligaciones o si se quiere de relaciones jurídicas La condición que atribuye el ordenamiento jurídico a la persona para que sea considerada sujeto de derecho y por tanto titular de derechos y deberes jurídicos, de las relaciones jurídicas. Condición que se reconoce al ser humano por el hecho de serlo CLASES DE PERSONAS - Persona física: todo individuo persona física goza por definición de personalidad (art.
211-1.1 CCC).
- Persona Jurídica: el ordenamiento jurídico reconoce también personalidad a determinadas entidades o agrupaciones denominadas personas jurídicas a quien atribuye personalidad jurídica independientemente de los miembros que las componen. Admite la posibilidad que la persona jurídica sea titular de derechos y obligaciones.
La persona física adquiere la personalidad por el mero hecho de serlo mientras que el reconocimiento de la personalidad a la persona jurídica es una concesión del ordenamiento jurídico.
CAPACIDAD JURÍDICA Y CAPACIDAD DE OBRAR Un ser humano se convierte en persona a partir del nacimiento ya partir de ese momento adquiere personalidad, es sujeto de derecho y adquiere capacidad jurídica.
capacidad jurídicaaptitud de la persona para ser titular de derechos y obligaciones.
Todos los derechos de la Constitución caen sobre el sujeto por el solo hecho de ser persona, es decir, toda persona por el simple hecho de serlo tiene capacidad jurídica, es inherente a la persona física desde su nacimiento y termina con su muerte . La capacidad jurídica es automática y irrechazable para ninguna persona. La capacidad jurídica comienza con el nacimiento de la persona (art 211-1 CCC, 29 CC) y termina con su muerte (art. 211-1.3 CCC i 32 CC). Características son la igualdad (todos los hombres la tienen) y la uniformidad (todas las personas tienen la misma) y la abstracción (no se valora en cada momento concreto)En la Edad Media no todo ser humano era persona ya que por ejemplo, los esclavos eran cosas, no eran persona para que no se les atribuían derechos.
Capacidades que existen: - Capacidad jurídica (0 años): aptitud para ser titular de derechos y obligaciones.
- Capacidad natural (querer y entender): Capacidad del sujeto de poder distinguir los efectos de los actos que realiza, es decir, ser consciente de los efectos de los actos que realiza. (12 años). La vamos adquiriendo gradualmente.
- Testamento (14 años) - Matrimonio / Emancipación (16 años) - Capacidad de obrar: Mayoría de edad (18 años): (art 211-3.2 CCC, y 211-4 CCC).
aptitud para ejercer eficazmente derechos y obligaciones, siempre y cuando el sujeto no tenga incapacitados. Ex: puedes comprar, vender, etc. Capacidad de tomar conciencia de la trascendencia jurídica de los actos.
- Adopción (25 años) debe haber una diferencia de 14 años entre el adoptado y los adoptantes.
- Capacidad de obrar: es la aptitud de la persona para realizar eficazmente actos jurídicos, para adquirir o ejercitar derechos y obligaciones.
o Representa el aspecto dinámico de la personalidad.
o Tiene como presupuesto la capacidad natural es decir la facultad de tomar conciencia (comprender) la trascendencia jurídica de los actos (211-3.1 CCC).
o A diferencia de la capacidad jurídica la capacidad de obrar es variable y concreta e incluso puede no existir.
- Capacidad de obrar plena: capacidad para comprender todos los actos de la vida civil. Art. 211-3 CCC: “La capacidad de obrar de la persona se fundamenta en su capacidad natural, de acuerdo con lo establecido por el presente código” La capacidad de obrar se presume plena como principio general. Las limitaciones han de ser establecidas (por ley o por sentencia) y han de interpretarse en casos dudosos de modo restrictivo.
Capacidad de obrar limitada: caso en el que el sujeto no puede realizar eficazmente por sí mismo un negocio o acto jurídico, debiendo actuar en su lugar otra persona que lo representa.
La limitación de la capacidad de obrar se da en dos supuestos: 1.- minoría de edad: La capacidad natural aumenta paulatinamente por lo que varía la capacidad de obrar del menor que irá aumentando con la edad hasta llegar a la plena con dieciocho años.
2.- Incapacitación (modificación de la capacidad de obrar) por sentencia judicial si la persona presenta enfermedades o deficiencias persistentes de carácter físico o psíquico que le impiden gobernarse por si mismo (art 200 CC). La incapacitación es la privación (o modificación) de la capacidad de obrar. La persona únicamente podrá verse privada de capacidad de obrar por sentencia judicial cuando concurran las circunstancias previstas por ley (art 199 y ss CC). La sentencia determina el grado de autogobierno y en función de éste establece el régimen de guarda: tutela, potestad parental prorrogada o rehabilitada o curatela (complemento de capacidad 223-4.1 CCC).
CAPACIDADES ESPECIALES Y LAS PROHIBICIONES La capacidad es un elemento subjetivo y en cambio, la legitimación es un elemento objetivo que se reserva en casos como las llamadas prohibiciones.La capacidad especial es la requerida para la realización de aquellos actos jurídicos donde el OJ exige unas condiciones especiales de aptitud. Ex: para adoptar exige un mínimo de 25 años.
Capacidad especial: En algunos casos el Ordenamiento jurídico exige para la realización de determinados actos jurídicos unas especiales condiciones de aptitud: por ejemplo ostentar una determinada edad mayor de la que comporta la adquisición de la capacidad de obrar plena. (por ej para adoptar el 235 Libro II Codi Civil de Catalunya (CCC) se exige 25 años).
La prohibición: En otros casos el Ordenamiento jurídico prohíbe que ciertas personas que se encuentran en determinadas circunstancias realicen un determinado acto jurídico: por ejemplo se prohíbe que el que ejerce cargo de tutor adquiera por compra los bienes de la persona que está bajo su guarda o protección (1459 CC). el OJ prohíbe que ciertas personas que se encuentran en determinadas circunstancias realicen un acto jurídico concreto.
Necesario tener claro: - Distinción limitaciones de la capacidad de obrar/ de prohibición legal.
- La incapacidad o limitación de capacidad está en función del estado civil , es general - La prohibición afecta a actos jurídicos concretos en los que concurren determinadas circunstancias, pero se presupone la capacidad para realizarlos: Las prohibiciones han de establecerse expresamente 2.- INICIO DE LA PERSONALIDAD REQUISITOS DEL NACIMIENTO. LA PRUEBA DEL NACIMIENTO.
El nacimiento determina la personalidad. Establece que el sujeto es titular de derechos y obligaciones. El artículo 211-1 CCC dispone que “la personalidad jurídica es inherente a la persona física desde el nacimiento” en el mismo sentido el artículo 29 del Código Civil.
Antes de la reforma: Requisitos del nacimiento: Para el artículo 30 CC a efectos civiles sólo se reputará nacido: “Para los efectos civiles, sólo se reputará nacido el feto que tuviere figura humana y viviere veinticuatro horas enteramente desprendido del seno materno.” Después de la reforma Artículo 30 modificado por disp. final 3 de Ley 20/2011, de 21 de julio RCL\2011\1432: “La personalidad se adquiere en el momento del nacimiento con vida, una vez producido el entero desprendimiento del seno materno”. Desprendido del seno materno: desde la ruptura del cordón umbilical momento que determina la hora del nacimiento.
La prueba oficial del nacimiento es la inscripción en el Registro Civil. Se practica la inscripción en virtud de declaración de quien tenga conocimiento cierto del nacimiento (328 CC y 42 Ley Registro Civil -LRC). Los nacimientos en los que concurren las circunstancias establecidas en el artículo 30 CC se inscribirán en la Sección Primera del Registro (Art 40 LRC). La inscripción da fe del hecho, fecha, hora, y lugar de nacimiento, sexo, filiación del inscrito en su caso (41 LRC).
Están obligados a promover la inscripción - 1º padre - 2º la madre - 3º los parientes consanguíneos hasta el 4º grado y los afines hasta el segundo grado - 4º el jefe del establecimiento o el cabeza de familia de la casa en que el nacimiento ha tenido lugar - 5º en caso de recién nacidos abandonados la persona que los haya encontrado.
Sin perjuicio de la obligación de promover la inscripción de los parientes y otras personas (art 43-44 LRC): - El médico ayudante o comadrona o ayudante técnico sanitario que asista al nacimiento estará obligado a dar inmediatamente parte escrito al encargado del Registro Civil (La nueva LRC establece que en el plazo de 24 Horas).
- En defecto de dicho parte antes de la inscripción se comprobará el hecho del nacimiento por el médico forense del Registro Civil o en virtud de 2 personas capaces que hayan asistido al parto o tengan noticias ciertas de él.
- Plazo para inscribir en el Registro civil : 24 horas a 8 días siguientes al nacimiento.
- Este plazo se alarga a los 30 días alegando justa causa (art 166 RRC).
PROTECCIÓN JURÍDICA DEL NASCITURUS Y CONCEPTURUS El Nasciturus: es el concebido no nacido. El artículo 211-1.2 CCC establece con carácter general que “el concebido tiene la consideración de persona a los efectos que le sean favorables siempre que llegue a nacer” tiene una protección judicial especial. Se otorga al concebido la posibilidad de adquirir derechos en herencias o donaciones que no resulten gravosas: A) en el ámbito de sucesiones se reconoce al concebido no nacido derecho a suceder siempre que sobreviva al causante (412-1 CCC). Hasta el nacimiento se suspende la partición (464-2 CCC) y se impone la administración de la herencia.
- Si el nacimiento tiene lugar: El nacido adquiere sus derechos desde el mismo momento de la concepción con la intervención de sus representantes legales que aceptarán la herencia a beneficio de inventario (461-9 CCC, 461-16 CCC) o repudiarla pero en este caso con autorización judicial.
- Si se produce el aborto: Se levantará la administración especial de los bienes y la suspensión de la partición de la herencia y se procederá como si el concebido nunca hubiera existido.
B).- También pueden haber donaciones hechas a los concebidos no nacidos (art 53121.3 CCC) que serán aceptadas por las personas que les representen cuando nazcan.
El donante no pierde la titularidad de sus bienes (y frutos) hasta que nazca el donatario.
(531-21.3 CCC) con efecto retroactivo al momento de la aceptación. La repudiación de la donación previa al nacimiento exige autorización judicial (art 222-43 CCC, 236-27 CCC). Si el concebido nace muerto se procede como si nunca hubiera existido.
Concepturus: el todavía no concebido. Ni es persona ni se halla protegido por la norma del artículo 211-1 CCC. Sin embargo el ordenamiento civil permite reservar una serie de derechos al concepturus. Concretas instituciones que permiten atribuir derechos a personas todavía no concebidas. Por ejemplo: La sustitución fideicomisaria (426-10.2 CCC) posibilita instituir a los hijos que una determinada persona viva al tiempo de la muerte del testador pueda tener en el futuro: Pilar hace testamento e instituye heredero a su hijo Luis y para después de la muerte de éste instituye a los hijos que éste tenga en el futuro.En el momento de la muerte de Pilar, Luis no tiene hijos pero lo relevante es que los tenga en el momento que él muera ( o estén concebidos); momento en el que se realiza la llamada a la herencia de Pilar.
3. Los bienes de la personalidad: Los bienes de la personalidad son aquel conjunto de derechos inherentes a la persona y que están protegidos de forma importante por la legislación. La concepción de estos derechos es bastante moderna. Los Códigos Civiles no se han dedicado al tratamiento de los derechos de la personalidad, cuestión que ha quedado relegada al derecho público. En la actualidad la protección de la persona debe referirse desde la perspectiva civil a la protección de sus atributos físicos y morales de su libre desarrollo y desarrollo.
La mayoría de la doctrina sitúa los derechos de la personalidad en la categoría del derecho subjetivo: El poder jurídico reconocido o concedido por la norma jurídica que permite una actuación lícita sobre un objeto o la exigencia a otra persona de una prestación, en ambos casos para la satisfacción de intereses dignos de tutela, confiando su defensa y protección al titular del poder.
Los autores encajan los derechos de la personalidad en la categoría del derecho subjetivo porque: - Pueden considerarse bienes de la persona: Intereses dignos de tutela.
- Los derechos de la personalidad confieren a su titular un verdadero poder jurídico sobre los bienes de la personalidad.
3.1.1 Características: 1. Son derechos innatos inherentes a la persona porque se adquieren junto a la personalidad por nacimiento, mientras la persona existe no puede ser privada de ellos.
2. Son derechos absolutos oponibles erga omnes: oponibles al resto de particulares y al Estado sin perjuicio de los límites que derivan de los derechos y libertades de los demás.
3. Son derechos personalísimos y por norma general resultan intransmisibles, indisponibles, irrenunciables, imprescriptibles, inexpropiables e inembargables.
4. Son derechos de contenido extra patrimonial, aunque la Extra patrimonialidad de los derechos de personalidad es compatible con el hecho de que su vulneración comporte que se imponga al infractor un deber de pagar una indemnización (cantidad de dinero) para compensar el perjuicio causado.
3.1.2 De su carácter extra patrimonial resulta: - Está prohibido ceder estos derechos por tiempo indefinido y a un número indeterminado de personas, es irrenunciable.
- Carácter imprescriptible (aunque la acción de reparación de lesión se somete a caducidad).
- Carácter inexpropiable, inembargable.
- Carácter indisponible en cuanto derecho sin perjuicio de su disponibilidad limitada y parcial; por ejemplo derecho a la propia imagen.
3.1.3 Clases: 1. Derechos relativos a la esfera corporal o física de la persona: Derecho a la vida, derecho a la integridad física… 2. Derechos relativos a la esfera moral: Derecho al nombre, al honor, a la intimidad familiar y personal, a la propia imagen, a la rectificación, a la protección frente al tratamiento de datos de carácter personal y derechos morales de autor.
3.2 Derecho al Nombre: El nombre es un bien de la personalidad objeto de protección civil. El derecho al nombre es un derecho de la personalidad que no es un derecho fundamental. Artículo 50 Ley del Registro Civil"Toda persona tiene derecho a un nombre desde su nacimiento" "Las personas son identificadas por su nombre y apellidos". El nombre se impone en el momento del nacimiento. El nombre se inscribe en el Registro Civil.
El art. 50.1 LRC 2011 señala que toda persona tiene derecho a un nombre desde su nacimiento, es un mecanismo de individualización e identificación de la persona (art.
50.2 LRC 2011). El nombre y apellidos se inscriben en el Registro Civil; La legislación se ocupa de regular el nombre, apellidos, su asignación y cambio. Técnicamente el nombre de la persona está compuesto por el nombre y apellidos pero la legislación lo contempla por separado. Desde el mismo momento del nacimiento la persona debe tener un nombre.
El nombre figura en la inscripción de nacimiento que están obligados a promover el padre, la madre, u otras personas – (Apartado 2.1, la prueba del nacimiento); (Art. 49 LRC 2011) y el nombre puede elegirse libremente de conformidad con las reglas siguientes (51 LRC 2011).
1. No podrá consignarse más de un nombre compuesto, ni más de dos simples. (Art.
51 LRC 2011) 2. No podrán imponerse nombres que sean contrarios a la dignidad de la persona ni los que hagan confusa la identificación. Quedan prohibidos los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, 3. No podrá imponerse al nacido nombre que ostente uno de sus hermanos con idénticos apellidos, a no ser que hubiera fallecido 4. Desde la Ley 20/1994 de 6 de julio se permiten imponer nombres extranjeros o con grafía extranjera.
5. Una vez puesto el nombre puede cambiarse por su onomástico en cualquiera de las lenguas españolas, a petición del interesado o de su representante legal, por la simple declaración ante el Registro Civil.
3.2.1 Cambio de Nombre: Ley 20/2011 RC: Permite el cambio de nombre que tramita el encargado del Registro civil a petición del interesado por el que utilice habitualmente (art. 52 LRC 2011). A petición del interesado o de su representante legal, el encargado del Registro sustituirá el nombre propio de aquél por su equivalente en cualquiera de las lenguas españolas (art. 50.4 LRC).
Apellidos: Los apellidos quedan determinados por la filiación: A. Si la filiación está determinada por ambas líneas, padre y madre, podrán decidir el orden de transmisión de su respectivo primer apellido.
Art.235-2.3 CCC: “El padre y la madre pueden establecer de común acuerdo el orden de los apellidos en la inscripción del nacimiento o de la adopción del primer hijo. Los hijos, al alcanzar la mayoría de edad o al emanciparse, pueden alterar el orden de los apellidos.
En este sentido se expresa el reformado artículo 109 CC español: La filiación determina los apellidos con arreglo a lo dispuesto en la ley. Si la filiación está determinada por ambas líneas, el padre y la madre de común acuerdo podrán decidir el orden de transmisión de su respectivo primer apellido, antes de la inscripción registral. Si no se ejercita esta opción, regirá lo dispuesto en la ley. Si los padres no ejercen la opción de decidir el orden de transmisión: Lo hará el encargado del RC atendiendo el interés del menor (art 49.3 LRC 2011).
Dispone el artículo 194 RRC: “Si la filiación está determinada por ambas líneas y a salvo la opción prevista en el artículo 109 del Código Civil, primer apellido de un español es el primero del padre y segundo apellido el primero de los personales de la madre, aunque sea extranjera.” B. Si sólo se ha reconocido una filiación (padre o madre) ésta determina los dos apellidos pudiendo el progenitor que reconozca su condición de tal determinar al tiempo de la inscripción el orden de los mismos (49.2 LRC 2011). En todo caso: • El orden de apellidos inscrito para el mayor de los hijos regirá en las inscripciones de nacimiento posteriores de sus hermanos del mismo vínculo.
• El hijo, al alcanzar la mayor edad, podrá solicitar que se altere el orden de los apellidos.
C. En caso de que no haya determinación legal de la filiación el encargado del Registro impondrá un nombre y apellidos de uso corriente al nacido (art 50.3 LRC 2011). No podrán ser el de Expósito ni otros que revelen un origen desconocido perdiendo su vigencia cuando quede establecida la filiación paterna/materna 3.2.2 Cambio de apellidos: El artículo 235-2.3 CCC permite que los hijos al llegar a la mayoría de edad o se emancipen pueden alterar el orden de los apellidos.
Artículo 53.2 LRC 2011 permite diversos casos de cambio de apellidos mediante declaración de voluntad ante el Encargado del Registro Civil: Por ejemplo y entre otros: • La inversión del orden de apellidos.
• La anteposición de la preposición de al primer apellido que fuera usualmente nombre propio o empezare por tal, así como las conjunciones y o i entre los apellidos.
• La regularización ortográfica de los apellidos a la lengua española correspondiente y la adecuación gráfica al español de la fonética de apellidos también extranjeros.
Los artículos 54 y 55 LRC 2011, prevén la posibilidad del cambio de apellidos mediante un expediente instruido por el Encargado del Registro en determinados casos; por ejemplo; la unión de apellidos en un único apellido compuesto, apellido contrario a la dignidad o que ocasione graves inconvenientes.
3.3 La Autonomía del paciente: Los derechos a la salud y autonomía del paciente aspecto fundamental del respeto y garantía de la dignidad de la persona.
Normativa: Ley catalana: Ley 21/2000 de 29 de diciembre sobre los derechos de información concernientes a la salud y la autonomía del paciente y la documentación clínica (modificada por Ley 16/2010 de 3 de junio).
Ley estatal Ley 41/2002 de 14 de noviembre básica reguladora de la autonomía del paciente y derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
Derecho a la autonomía del paciente: El paciente tiene derecho a conocer toda la información obtenida sobre su salud, aunque se debe respetar la voluntad de una persona a no ser informada (art 2 Ley 21/2000).
El consentimiento informado: Deber del personal sanitario: prestar la información verídica y de forma comprensible 3.3.1 El consentimiento informado: “conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente manifiesta, en pleno uso de sus facultades, después de recibir la información adecuada para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud” Toda actuación en el ámbito de salud del paciente con fines: + Preventivos.
+ Diagnósticos.
+ Terapéuticos.
+ Rehabilitadores.
+ De investigación.
Necesita el consentimiento libre y voluntario del afectado El consentimiento informado será verbal por regla general, salvo en los siguientes casos en los que se exige por escrito (art. 6 Ley 21/2000): • Intervención quirúrgica.
• Procedimientos diagnósticos invasores.
• Procedimientos terapéuticos invasores.
• Procedimientos que suponen riesgos o inconvenientes de repercusión negativa para la salud.
En estos casos de consentimiento informado escrito se requiere; + Documento específico para cada supuesto + La información básica sobre la intervención y los riesgos probables en condiciones normales-(Conforme experiencia y estado ciencia o relacionados con el tipo de intervención) La carga de la prueba tanto de la información sanitaria prestada como del consentimiento informado recibido corresponde al centro o servicio sanitario y a su personal.
A. Sin necesidad de consentimiento: Enumeramos a continuación los casos en los que el facultativo puede llevar a cabo la intervención sin contar con consentimiento informado (Art. 7 Ley 21/2000 y 212-2 CCC): + Riesgo para la salud pública + Situación de riesgo inmediato y grave para la integridad física o psíquica del enfermo no es posible conseguir la autorización de familiares o a las personas a él vinculadas.
B. Consentimiento por sustitución: 1. Paciente no competente para tomar decisiones: consentimiento prestado por sus familiares o personas allegadas 2. Incapacidad legal: representante legal del incapacitado previa autorización judicial si los tratamientos médicos pueden poner en peligro su vida o integridad física.
3. Personas internadas por trastornos psíquicos , el consentimiento deberán prestarlo los familiares de la persona internada previa autorización judicial cuando los tratamientos médicos puedan poner en peligro su vida o integridad física.
4. Paciente menor de edad no emancipado y menores de 16 años, que no sea capaz intelectual y emocionalmente de comprender el alcance de la intervención: Emite el consentimiento su representante.
Debe ser escuchada la opinión del menor si tiene madurez y siempre a partir doce años cumplidos.
Art. 212-2 CCC: “Si las personas llamadas a dar consentimiento por sustitución se niegan a darlo, la autoridad judicial puede autorizar la intervención a solicitud del facultativo responsable y en interés de la persona que no puede consentir.” En el caso de menores emancipados o con dieciséis años cumplidos no cabe prestar consentimiento de representación. En caso de actuación de grave riesgo según criterio del facultativo los padres serán informados y su opinión será tenida en cuenta para la toma de decisión correspondiente.
3.3.2 El Documento de voluntades anticipadas: Documento dirigido al médico responsable en el que una persona mayor de edad y con capacidad suficiente de manera libre expresa las instrucciones a tener en cuenta cuando se encuentre en una situación en que las circunstancias que concurren no le permitan expresar su voluntad (art 8 Ley 21/2000 y art 212-3 CCC).
Art. 212- 3 CCC: “La persona mayor de edad con plena capacidad de obrar puede expresar en un documento de voluntades anticipadas las instrucciones para la realización de actos y tratamientos médicos, para el caso en que se encuentre en una situación en que no pueda decidirlo por ella misma. También puede designar la persona que, en su sustitución, debe recibir la información sobre su salud y decidir sobre la realización de aquellos actos y tratamientos”.
En el documento también puede designarse al representante (interlocutor válido y necesario con el médico) persona que, en su sustitución, debe recibir la información sobre su salud y decidir sobre la realización de aquellos actos y tratamientos. El documento puede ser modificado o revocado en cualquier momento.
Formalización del documento para que surta efectos: A) Ante Notario: No se precisan testigos.
B) Ante tres testigos mayores de edad y con plena capacidad de obrar dos de los cuales no han de tener relación de parentesco.
+ La relación familiar se acepta hasta el segundo grado.
+ No pueden tener relación patrimonial (Podrían existir intereses en el reparto de la herencia).
Librado por la persona interesada, sus familiares o representante al centro sanitario (se incorpora a la historia clínica del paciente) (art. 8 Ley 21/2000).
Registro de Voluntades anticipadas custodia los documentos: Facilita acceso a los profesionales implicados y a la persona.
3.3.3 Documentación Clínica/Historia Clínica: La historia clínica es el conjunto de documentos que configuran el historial médico de cada persona (art 9-14 Ley 21/2000). Se elabora en soporte papel, audiovisual o informático que garantice seguridad, conservación y recuperación. La historia clínica ha de ser única por paciente y centro sanitario (de uso compartido por varios centros).
El acceso a la historia clínica queda limitado: • A los profesionales médicos mientras se presta la asistencia.
• Al personal de administración y gestión del centro sanitario.
El centro sanitario tiene la obligación de guardar la historia clínica de cada paciente: • Durante quince años desde la fecha de alta de cada proceso asistencial • Durante cinco años (documentos que no sean relevantes para la asistencia) El paciente (o su representante legal debidamente acreditado) tiene derecho a acceder a la documentación de la historia clínica y obtener una copia de los datos que ésta contiene.
...

Comprar Previsualizar