Tema 1 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional I
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 04/05/2016
Descargas 1
Subido por

Descripción

Apuntes elaborados personalmente combinando apuntes de clase con manuales. Muy claros y bien organizados.

Vista previa del texto

TEMA 1: EL ESTADO CONSTITUCIONAL 1) NOCIONES BÁSICAS ACERCA DEL CONCEPTO DE CONSTITUCIÓN Constitución: norma jurídica fundamental que organiza una sociedad políticamente constituida.
Esta definición encierra dos ideas fundamentales: a. Es una norma jurídica, es decir, es de obligado cumplimiento (vincula jurídicamente a sus destinatarios). Sus principales destinatarios son los poderes públicos y los ciudadanos. En caso de incumplimiento, el ordenamiento jurídico ha previsto una serie de sanciones, así como unas medidas para hacer efectivas dichas sanciones.
A pesar de que el hecho de que la Constitución sea una norma jurídica es muy importante, es un hecho muy reciente. En Europa, las Constituciones no han sido verdaderamente normativas hasta después de la II Guerra Mundial. Uno de los cambios más importantes que tuvieron lugar desde entonces fue la aparición de un órgano encargado de velar por el cumplimiento de la Constitución, que es el Tribunal Constitucional.
Uno de sus instrumentos más importantes para llevar a cabo esta función son los procedimientos para verificar la constitucionalidad de las leyes. También se establecen unos procedimientos específicos y diferenciados para modificar el texto constitucional (así no queda en manos del Parlamento, y no basta con enunciar una ley contraria a la Constitución para entender que ésta ha sido modificada).
A pesar de que la Constitución es una norma jurídica, es diferente de todas las demás por su significado político, por su contenido, por las formas en las que se elabora y se aprueba, y por la posición que ocupa en el ordenamiento jurídico:  En atención a su contenido: la Constitución organiza el poder político del Estado: establece su funcionamiento y sus límites. Su finalidad última, que es la que lo diferencia de otras normas, es la de garantizar la libertad de los ciudadanos frente a los poderes públicos. Para ello se sirve de dos instrumentos básicos:  La división de poderes.
 Los derechos de los ciudadanos.
Además, tiene un importante contenido axiológico. No es una norma meramente funcional, sino que tiene que recoger los valores esenciales de la sociedad: libertad, pluralismo político, justicia, igualdad, soberanía popular, sufragio universal, etc.
Este contenido axiológico hace de la Constitución una norma con una doble cara: es una norma jurídica y una norma política. Esta naturaleza bifronte se transmite también al órgano que vela por su cumplimiento, ya que es un órgano judicial, que emplea normas jurídicas, pero que resuelve conflictos políticos.
 En atención a su significado político: la Constitución es la expresión de un “pacto social”.
 En atención a su forma de elaboración y de aprobación: la Constitución procede de un poder totalmente diferente del poder del que proceden las demás normas del ordenamiento jurídico. La Constitución procede de un poder que se denomina poder constituyente, que emana del momento fundacional en que se plasma la Constitución, es decir, del pacto social del que surge la sociedad. Es un poder prejurídico, no sujeto a limitación jurídica alguna.
1 Una vez elaborada la Constitución, se decide que dentro del poder constituyente vamos a distinguir 3 poderes diferentes:    Poder legislativo: que elabora las leyes.
Poder ejecutivo: que ejecuta las normas y elabora los reglamentos.
Poder judicial: aplicación de normas judiciales.
Además surgen otros órganos como el Ministerio Fiscal, el Tribunal Constitucional, el Consejo de Estado, el Tribunal de Cuentas y la Corona, entre otros, que son todos órganos constituidos.
La diferencia principal entre los poderes constituidos y el poder constituyente es que los primeros son poderes limitados jurídicamente, y por tanto las normas que proceden de ellos son normas que están sujetas a límites jurídicos, concretamente a la Constitución. Por tanto, mientras que la Constitución procede del poder constituyente, el resto de las normas proceden de poderes constituidos.
Se distingue también un tercer poder entre el poder constituyente y los poderes constituidos, que entra en funcionamiento a la hora de modificar una norma constitucional. Este poder es el de reforma constitucional o poder constituyente constituido: participa de los dos poderes, ya que tiene que ser constituyente porque modifica o incluso suprime partes del texto constitucional, pero al mismo tiempo está sometido a límites de tipo procedimental a la hora de hacerlo.
La forma ideal de materializar el poder constituyente sería que todos los miembros de la sociedad se reunieran y dialogaran, pero como en la práctica esto resulta imposible, se realiza mediante representación, formando la asamblea constituyente, que elabora la reforma y la somete a referéndum. Una vez que se finaliza el proceso, se disuelve la asamblea constituyente.
 En atención a la posición que ocupa: la Constitución ocupa la posición de vértice del ordenamiento jurídico, es la norma suprema (supremacía constitucional) y fundamental en un doble sentido: porque es la más importante y porque es la que fundamenta al ordenamiento jurídico.
Dentro del ordenamiento jurídico podemos distinguir 3 grandes categorías (tipología de normas): 1. La Constitución.
2. Ley y normas con rangos de ley: tratados internacionales, decretos leyes y los decretos legislativos. Son normas que no son leyes porque no proceden del Parlamento, pero que ocupan en el ordenamiento jurídico el mismo lugar que las leyes.
3. Reglamentos: decretos y órdenes ministeriales, que son normas que proceden del gobierno.
Para entender la estructura de nuestro ordenamiento jurídico nos debemos basar en la pirámide normativa de Kelsen, de la cual la Constitución ocupa la cúspide, por lo que las normas que se encuentran en una situación inferior no pueden contradecir lo dispuesto en la Constitución, y si lo hacen tendrán un carácter inconstitucional, serán nulas, y deberán ser expulsadas del ordenamiento jurídico: principio de jerarquía normativa.
2 2) CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN DE LAS CONSTITUCIONES: Existen muchos criterios para clasificarlas:  Según su forma: a. Escritas: la que se plasma en un texto, es una Constitución codificada. Es la más habitual.
b. No escritas o consuetudinarias: no existe un solo texto, sino que se basan en costumbres y prácticas de los órganos.
 Según su reforma: a. Flexibles: son las que pueden ser modificadas o reformadas sin seguir un procedimiento específico para ello, sino simplemente el legislativo ordinario. Son las más fáciles de modificar.
b. Rígidas: prevén un procedimiento específico de reforma.
 Según su extensión: depende del momento o contexto histórico en que se elabora la Constitución.
a. Breves: tienden a hacerse cuando solo hay que regular lo que se considera mínimamente imprescindible. Se asume la tradición democrática del poder vigente hasta entonces.
b. Extensas: tienden a hacerse cuando se elaboran en un contexto de ruptura con el régimen anterior no democrático, ya que hay que regularlo absolutamente todo.
 Según la correlación de fuerzas existente entre el monarca y el Parlamento: a. Otorgadas: se dan en aquella situación en que el monarca tiene una situación de preeminencia sobre el Parlamento, pero este reclama más poder y entonces el monarca, como mecanismo de supervivencia, otorga una Carta Constitucional. Es una concesión de la voluntad del monarca, sin pactar con el parlamento. Prefiere autolimitarse en la forma que considera conveniente y frenar así las reivindicaciones del Parlamento.
b. Pactadas: se dan en situaciones de relativo equilibrio de poder entre el monarca y el Parlamento. Ambos órganos tienen la misma fuerza, de forma que negocian una Constitución. No tiene nada que ver con las actuales Constituciones pactadas o que son fruto del consenso.
c. Impuestas: se dan en situaciones en la que es el Parlamento el que ostenta esa situación de preeminencia sobre el monarca. Debido a la debilidad del monarca, el Parlamento le impone su propia Constitución.
Esta clasificación, debido a la existencia del principio de soberanía popular, no tiene ninguna virtualidad en la actualidad. Tenía sentido cuando coexistían diferentes órganos. Hoy en día todos los órganos son democráticos. No cabe hablar de correlación de fuerzas entre monarca y Parlamento. Ambos se nutren del mismo principio de legitimidad.
 Clasificación ontológica de Lowestein: según la correlación entre lo que dice la Constitución y la realidad política se distinguen 3 tipos de Constituciones: a. Normativas: aquellas en las que existe una “perfecta” correlación entre la realidad política y el texto Constitucional.
b. Nominales: aquellas en las que no hay una correlación “perfecta” pero no se descarta que pueda existir en un futuro. Son las Constituciones propias de los países que están en vía de democratización.
c. Semánticas: son aquellas en las que no existe esa correlación, ni se tiene intención de que en un futuro exista.
Son propias de aquellos Estados no democráticos pero que se dotan de una Constitución democrática para darse un barniz de legitimidad democrática. Ej. China.
3 ...