Tema 31 - Conducto inguinal (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Medicina - 1º curso
Asignatura Anatomía y Embriología
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 30/10/2014
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Anatomía Humana Conducto inguinal.
Conducto inguinal Conducto inguinal La importancia del canal o conducto inguinal se basa en las aplicaciones clínicas de su anatomía para la reparación de las hernias inguinales y crurales. Este espacio anatómico se halla más desarrollado en el varón que en la mujer, ya que se corresponde con el trayecto embrionario que siguen los testículos desde el interior del abdomen para situarse en la bolsa escrotal. Durante dicho trayecto, el testículo arrastra consigo las diferentes capas del abdomen (que configurarán sus cubiertas en el adulto).
En el varón adulto está ocupado por el cordón espermático en su trayecto desde el testículo hasta su reunión en la cara posterior de la vejiga urinaria con las vesículas seminales. El cordón espermático reúne en su interior el conducto deferente y los vasos y nervios que le acompañan.
Junto con el cordón viajan fibras procedentes del músculo oblicuo interno que forman el músculo cremáster.
En la mujer el canal inguinal se halla ocupado por el ligamento que actúa como medio de fijación del útero, el ligamento redondo y que se prolonga hasta los labios mayores. Su diámetro es mucho menor que en el varón y es mucho menos frecuente la aparición de hernias de la ingle en el sexo femenino.
El trayecto inguinal es un espacio que sigue una dirección oblicua de arriba hacia abajo y de lateral a medial, localizado en la parte inferior y lateral del abdomen, justo por encima del pliegue inguinal. Para describirlo se distinguen dos orificios y cuatro paredes.
Ligamento inguinal. Pared inferior.
Es uno de los detalles anatómicos con más sinónimos: arco inguinal, arco crural, Ligamento de Falopio, etc. Su importancia radica en su implicación clínica y como referencia topográfica de la zona.
En realidad no es un ligamento sino un cordón fibroso, tenso, formado por la fijación de la aponeurosis de inserción del oblicuo externo del abdomen entre la espina ilíaca anterior superior y la espina del pubis. Forma la pared inferior o suelo del conducto inguinal.
En su parte lateral se adhiere a la fascia ilíaca que envuelve al músculo iliopsoas. En la zona medial de este músculo, su envoltura, forma un engrosamiento unido a la eminencia iliopúbica del coxal conocida como arco iliopectíneo. Este elemento separa las dos partes de la región crural: la laguna muscular, ocupada por el músculo iliopsoas y el nervio femoral y, la laguna vascular, atravesada por los vasos femorales, el nervio genitofemoral y en la que se ubica el ganglio linfático inguinal profundo intermedio (ganglio de Cloquet).
En su parte medial, dependen de él varias formaciones fibrosas que contribuyen a formar parte de la pared inferior del conducto inguinal y que son de gran importancia para la cirugía de esta región: • • Ligamento lacunar (de Gimbernat), ocupa el ángulo formado entre el ligamento inguinal y la rama superior del pubis.
Ligamento pectíneo (de Cooper), de gran consistencia, formado por fibras que se prolongan desde el ligamento lacunar por la cresta pectínea, por encima del origen del músculo pectíneo.
Pared anterior Está constituida por la aponeurosis de inserción del músculo oblicuo externo del abdomen, que en su extremo distal presenta un orificio para el paso del cordón espermático que constituye el anillo inguinal superficial.
-1Fecha última actualización:27/11/2010 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Conducto inguinal.
Por su pared anterior se relaciona con el tejido subcutáneo de la región inguinal, atravesado por los vasos epigástricos superficiales y con la capa membranosa del tejido subcutáneo del abdomen (fascia de Scarpa).
Pared posterior Está formada por la fascia transversalis reforzada a diferentes niveles por engrosamientos de la inserción del músculo transverso. En la parte lateral por el ligamento interfoveolar, en la parte media por la hoz inguinal y cuando existe por el tendón conjunto y en la parte medial, formando el límite posterior del anillo inguinal superficial, se ubican fibras reflejas procedentes del ligamento inguinal contralateral que constituyen el ligamento reflejo.
Estos refuerzos delimitan zonas más débiles en las que pueden aparecer hernias inguinales.
La pared posterior del conducto inguinal se relaciona con la grasa preperitoneal y el peritoneo que es la membrana que reviste la cavidad abdominal y las vísceras digestivas. El tejido adiposo rellena este espacio entre el peritoneo y la fascia transversalis que se conoce como espacio retroinguinal (de Bogros). En este espacio de distinguen tres cordones verticales 1.
2.
3.
Ligamento umbilical medio, en la línea media, constituye el vestigio del uraco, resto del conducto alantoideo que unía la vejiga urinaria con la alantoides durante el desarrollo embrionario.
Ligamento umbilical medial, cordón fibroso que representa el resto de la arteria umbilical ocluida tras el nacimiento.
Arteria epigástrica inferior que tras originarse de la ilíaca externa, forma un relieve en la fascia transversalis, medial al anillo inguinal profundo.
Cada uno de estos cordones forma los límites de las tres fosas inguinales: 1.
2.
3.
Fosa supravesical: entre el uraco y la arteria umbilical.
Fosa inguinal medial: entre el resto de la arteria umbilical y la epigástrica inferior.
Fosa inguinal lateral: lateralmente a la arteria epigástrica inferior.
Pared superior Constituida en todo su trayecto por el borde inferior de los músculos oblicuo interno y transverso del abdomen que cruzan formando un puente el cordón espermático. En la parte medial, el borde inferior de la Hoz inguinal o el tendón conjunto también forman parte de la pared superior.
Anillo inguinal superficial Se forma por una apertura en las fibras más mediales de la aponeurosis de inserción del músculo oblicuo externo que forman alrededor: el pilar lateral, el pilar medial, y las fibras intecrurales uniendo transversalmente los dos pilares en su parte superior.
La parte posterior se forma por fibras del pilar medial y del ligamento inguinal contralateral que cruzan por detrás del cordón espermático formando el ligamento reflejo (ligamento de Colles).
Anillo inguinal profundo Se localiza en la parte más lateral de la pared posterior del conducto inguinal, lateral al ligamento interfoveolar y a los vasos epigástricos inferiores. La fascia transversalis se invagina hacia el interior del anillo.
Anatomía funcional del conducto inguinal Durante los esfuerzos, el conducto inguinal cambia en sus dimensiones y orientación debido a la contracción muscular. Se produce una tendencia al cierre del anillo inguinal superficial por la contracción del oblicuo externo; una desviación del anillo inguinal profundo por la del músculo transverso y; el descenso de los músculos oblicuo interno y transverso comprimen el contenido -2Fecha última actualización:27/11/2010 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Conducto inguinal.
del conducto inguinal y se oponen a la protusión de las vísceras del abdomen hacia el interior del conducto.
-3Fecha última actualización:27/11/2010 Universitat Pompeu Fabra ...

Tags: