Bloque II (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Maestro en Educación Primaria - 1º curso
Asignatura Psicologia de l'educació
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 03/03/2015
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO Y AYUDA PEDAGÓGICA El aprendizaje significativo: se define como lo opuesto al aprendizaje repetitivo. Se refiere a la posibilidad de establecer vínculos sustantivos y no arbitrarios entre lo que hay que aprender (el nuevo contenido) y lo que ya se sabe (conocimientos previos).
Este aprendizaje supone siempre: - Revisión Modificación Enriquecimiento para establecer nuevas conexiones y relaciones entre ellos y se asegura la funcionalidad y la memorización comprensiva de los contenidos aprendidos significativamente.
El aprendizaje funcional: se entiende como funcional cuando la persona que lo ha realizado puede utilizarlo en una situación concreta para resolver un problema y se puede usar lo aprendido para abordar nuevas situaciones.
La memoria no es solo el recuerdo de lo aprendido, sino que constituye el bagaje que hace posible abordar nuevas informaciones y situaciones.
Condiciones del aprendizaje significativo  Necesario que el material que debe aprender sea potencialmente significativo.
Es decir, se trata de que la información sea coherente, clara y organizada y no arbitraria ni confusa.
 No basta con que el material a aprender sea potencialmente significativo, sino que es necesario que el alumno disponga de los conocimientos previos pertinentes para abordar el nuevo aprendizaje.
 Hace falta también una actitud favorable a la realización de aprendizajes significativos.
El aprendizaje significativo en las situaciones educativas escolares Los contenidos son aquello sobre lo que versa la enseñanza, el eje alrededor del cual se organiza la acción didáctica. Cuando el aprendizaje de los contenidos tiene lugar de forma significativa, lo que se posibilita es la autonomía del alumno para afrontar nuevas situaciones.
La capacidad del alumno para aprender significativamente un nuevo contenido está en gran parte determinada por sus experiencias previas del aprendizaje y por los conocimientos adquiridos en el transcurso de las mismas.
En primer lugar, los contenidos que deben abordar los alumnos en el curso de la educación obligatoria nunca son contenidos cualesquiera sino unas formas culturales definidas de antemano.
En segundo lugar, la construcción que debe llevar a cabo el alumno en relación a un contenido dado se produce en el marco de las situaciones interactivas que definen la educación escolar, especialmente en el contexto de la interacción con el profesor.
Los mecanismos de la ayuda pedagógica La enseñanza, la intervención del profesor, constituye una ayuda, en tanto que es el alumno quien procede a la construcción en el último término. Pero no debe olvidarse que es una ayuda insustituible, en tanto que el profesor, le guía y le proporciona los recursos necesarios para que los significados que éste construye se aproximen a los del currículum escolar.
 Motivación y sentido: una primera condición que debe respetarse para lograr este propósito es que los alumnos se sientan motivados para abordar los nuevos aprendizajes en un enfoque en profundidad, que les lleve a establecer relaciones y vínculos entre lo que ya saben y lo que deben aprender. Para motivarse necesitan atribuir sentido a lo que se le propone que haga. El sentido que puede atribuir un alumno a una situación depende mucho del interés que pueda despertarle.
 Motivación y distancia: aprender significativamente requiere la existencia de una distancia óptima entre lo que sabe el alumno y lo que se presenta como nuevo material de aprendizaje. La motivación necesita una planificación sistemática y rigurosa de las situaciones de enseñanza y aprendizaje que debe contemplar tres aspectos:  Características de los contenidos objeto de enseñanza y objetivos correspondientes  La competencia de los alumnos para abordarlos  Enfoques metodológicos para facilitar la atribución de sentido y de significado a las actividades y contenidos de aprendizaje.
 Interacción educativa: un primer factor para que se produzca una interaccion educativa adecuada lo constituye el marco de relaciones más general que predomina en el aula. Cuando este marco es de aceptación, confianza mutua y respeto y contribuye a la seguridad y a la formación de una imagen positiva en los alumnos, nos encontramos ante un ámbito que posibilita una interaccion educativa eficaz. Reposa en dos pilares:  Observación: para estar al tanto de los avances y obstáculos que experimentan los alumnos en su proceso de construcción de conocimientos.
 Plasticidad: capacidad para intervenir de forma diferenciada en el proceso educativo.
Un punto de partida para el aprendizaje de nuevos contenidos: los conocimientos previos Estado inicial de los alumnos:  En primer lugar los alumnos presentan una determinada disposición para llevar a cabo el aprendizaje que se les plantea. Esta disposición surge como resultado de la confluencia de numerosos factores de índole personal e interpersonal.
 Grado de equilibrio personal aspectos que desempeñan papel  Autoimagen y autoestima importante en la disposición de  Experiencias anteriores alumno frente aprendizaje.
 Dar y recibir ayuda  En segundo lugar por una parte, el alumno cuenta capacidades cognitivas, es decir, con unos niveles de inteligencia, razonamiento y memoria que le van a permitir un grado de comprensión y realización de la tarea. También cuenta con capacidades de tipo motriz. Por otra parte, para llevar a cabo el aprendizaje el alumno dispone de instrumentos, estrategias y habilidades generales que ha ido adquiriendo en distintos contextos a lo largo de su desarrollo y en el de la escuela.
Los conocimientos previos: Cuando el alumno se enfrenta a un nuevo contenido a aprender, lo hace siempre armado con una serie de conceptos, concepciones, representaciones y conocimientos, adquiridos en el transcurso de su experiencia previa, que utiliza como instrumentos de lectura e interpretación y que determinan en buena parte qué informaciones seleccionará, cómo las organizará y qué tipos de relaciones establecerá entre ellas.
Los esquemas de conocimiento ¿De dónde provienen los esquemas de conocimiento con los que abordan los alumnos el aprendizaje de nuevos contenidos? En muchos casos se trata de informaciones y conocimientos adquiridos en el medio familiar o entornos relacionado o de otras fuentes como la lectura o los medios audiovisuales.
Por otra parte, y sobre todo a medida que el alumno avanza en su escolarización, parece lógico suponer que algunos de los conocimientos que se integran en sus esquemas se han adquirido en el mismo medio escolar.
Por último, el alumno puede haber construido una serie de conocimientos mediante su propia experiencia.
Los conocimientos previos en los procesos de enseñanza/aprendizaje El factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe.
Averígüese eso y enséñele en consecuencia.
El primer criterio lógico de selección respecto a los conocimientos del alumno que es necesario explorar es el contenido básico sobre el que se centrará el proceso de enseñanza y aprendizaje.
Un segundo criterio que cabe considerar son los objetivos concretos que perseguimos en relación a dichos contenidos y al tipo de aprendizaje que pretendemos alcancen los alumnos.
En definitiva, al tener en cuenta nuestros objetivos podemos seleccionar de manera más precisa en cada caso concreto cuáles son los conocimientos previos realmente pertinentes y necesarios para llevar a cabo un determinado proceso de enseñanza y aprendizaje.
Las consecuencias de iniciar un proceso de enseñanza de un nuevo contenido sin que los alumnos tengan conocimientos previos necesarios para poder contactar con el contenido son fácilmente previsibles. Consecuencias:   Que lleven a cabo un aprendizaje fundamentalmente memorístico, poco significativo.
Echarán mano de sus esquemas e intentarán a tribuir un sentido inicial al nuevo contenido partiendo de conocimientos que suponen o intuyen relacionados.
En primer lugar, en el caso de que los conocimientos previos sean total o prácticamente inexistentes, es preciso suplirlos antes de abordar la enseñanza de los nuevos contenidos.
En segundo lugar, en el caso de que los conocimientos previos de los alumnos sean excesivamente desorganizados o erróneos es conveniente solucionar estos problemas mediante actividades específicas que vayan encaminadas a resolver estas cuestiones antes de iniciar el aprendizaje de los nuevos contenidos.
¿Dónde acaban los conocimientos previos? Podemos hablar de conocimientos previos a distintos niveles, en la medida en que las unidades organizativas de los procesos de enseñanza y aprendizaje pueden ser de diferente magnitud.
La exploración de los conocimientos previos Un recurso útil para decidir qué conocimientos previos explorar es la propia experiencia docente. La práctica docente continuada en determinados niveles y áreas de contenido nos proporciona indicaciones bastante fiables sobre cuáles son las dificultades más habituales de los alumnos respecto al aprendizaje de un determinado contenido, cuáles son las actitudes que deben tener o qué lagunas detectamos año tras año en sus conocimientos previos.
El diálogo entre profesor y alumnos permite:    una exploración más flexible y más rica preservar la dinámica del aula evita el riesgo de que los alumnos vivan la exploración de los conocimientos previos como algo más parecido a un examen que a una ayuda para el nuevo aprendizaje.
Resituar los conocimientos previos Los conocimientos previos no pueden tratarse como una cuestión más o menos anecdótica o como algo que tener en cuenta solo al inicio de un proceso. Es importante considerar que los conocimientos previos y los esquemas en que se encuentran organizados no son el único bagaje con el que afrontan el aprendizaje los alumnos.
Aprender a regular el propio aprendizaje El aprendizaje de la autorregulación es una finalidad importante de la educación y una condición necesaria para hacer del alumno un participante activo del proceso de enseñanza y aprendizaje.
La autorregulación favorecela implicación de los alumnos y alumnas en la tarea.
Todo ello contribuye evitar el fracaso escolar y a desarrollar las habilidades necesarias para seguir aprendiendo.
Objetivos:  Caracterizar la autorregulación desde una perspectiva que tenga en cuenta el contexto interactivo del aula.
 Profundizar en algunos elementos de dicho proceso  Concretar algunas de las características de la relación entre profesor-alumno que facilitan la enseñanza y el aprendizaje de la autorregulación en el aula.
Autorregulación del aprendizaje: es la asunción progresiva de responsabilidad del alumno en la planificación, el control del proceso de aprendizaje y la evaluación de su efectividad en la consecución de los objetivos deseados. Además, precisa del dominio de capacidades cognitivas y afectivas y de estrategias sociales y de comunicación.
Metacognición: se refiere al conocimiento que el alumno tiene del aprendizaje y al control del proceso. Interviene en la capacidad del alumno para desarrollar eficazmente la regulación de su actividad y poder emplear dicho control en nuevos aprendizajes.
Autorregulación y motivación: los alumnos capaces de regular su aprendizaje se orientan a la tarea con la finalidad dedesarrollar sus propias capacidades y persisten en su esfuerzo por lograr dicho objetivo. Dichos alumnos confían en que conseguirán buenos resultados y valoran el esfuerzo empleado en la tarea como uno de los elementos que mejor explica sus posibilidades de éxito.
El alumno que atribuye las causas de fracaso a su falta de esfuerzo y no a la mala suerte está mejor preparado para emprender la revisión del proceso de aprendizaje y mejorarlo. Parece adecuado que los profesores valoren el trabajo de sus alumnos poniendo de relieve el esfuerzo que emplean en la tarea. Los profesores pueden lograr que los alumnos se muestran dispuestos a implicarse en las tareas si apoyan sus esfuerzos por mostrarse independientes y organizan el aula atendiendo a determinados criterios.
No basta con estar motivado para aprender. Se necesitan otros componentes:  Capacidad del alumno para salvaguardar su intención de aprender protegiéndola de distracciones ya que si las atiende le impedirían lograr lo que se había propuesto conseguir.
Búsqueda de ayuda: a diferencia de otras estrategias, esta puede catalogarse como de tipo social, ya que implica a otros y se ejerce de forma pública. Los profesores que valoran la demanda de ayuda favorecen que los alumnos encuentren efectivo el proceso ayudándoles a desarrollar estrategias en este sentido, enseñándoles a conocer sus necesidades, a plantearse preguntas. Los profesores han de estar dispuestos a responder a peticiones que se formulan de forma incompleta o errónea.
Enseñar al alumno a autorregular su proceso de aprendizaje supone favorecer:    La explicitación de su propia actividad ejecutiva Toma de consciencia del proceso que sigue Potenciar sus ensayos e identificar sus errores Regulación, autorregulación y actividad conjunta. A modo de conclusión La autorregulación es un proceso complejo que implica el dominio por parte del alumno de aspectos metacogniscitivos, motivacionales y sociales, que se dan de manera relacionada en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
Regulación y autorregulación son procesos dinámicos que se articulan de forma diferente según la tarea y el contexto y están sujetos a avances y retrocesos a lo largo del proceso educativo. Los alumnos pueden mejorar su capacidad reguladora cuando pueden hacer explícito su aprendizaje.
No basta, por tanto, con enseñar estrategias de aprendizaje o con valorar positivamente las muestras de independencia que los alumnos ponen de manifiesto en el desarrollo de la tarea o con enseñarles a pedir ayuda.
Fundamental es la articulación de todos estos aspectos en el desarrollo de actividades conjuntas que permitan al alumno responsabilizarse activamente de su aprendizaje.
La autorregulacióninstrumento clave para aprendizaje y enseñanza mejor.
...