Tema 6 Derecho Procesal (2015)

Resumen Español
Universidad Universidad de Alicante (UA)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Introducción al derecho procesal
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 31/03/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Lección 6. Independencia e imparcialidad.
La inamovilidad judicial I.
GARANTÍAS CONSTITUCIONALES DE JUECES Y MAGISTRADOS El ARTÍCULO 117.1 CE señala las cualidades y exigencias que deben reunir los Jueces y Magistrados que integran la Jurisdicción. Estas son:     Independencia Inamovilidad Responsabilidad Sometimiento exclusivo a la ley Todas componen las garantías constitucionales de carácter esencial que la norma suprema consagra como básicas y que se erigen en mínimos indispensables sin los cuales no podría hablarse de Jueces y Magistrados. Esto es debido a que la legitimidad de los Jueces y Magistrados reside en el cumplimiento de estas garantías, principalmente al no ser designados por elección popular, sino a través de concursos y oposiciones.
II.
INDEPENDENCIA E IMPARCIALIDAD A. CONCEPTO La independencia es el concepto clave y definidor de la propia Jurisdicción.
 Sin independencia no es posible hablar de jurisdicción, ni de proceso ya que este último es siempre jurisdiccional  Sin independencia no habría diferencia alguna entre los Jueces y Magistrados, que ejercen la potestad jurisdiccional, y el resto de funcionarios públicos que desarrollan otras funciones derivadas de diferentes potestades.
 Lo que distingue y cualifica a Jueces y Magistrados es su independencia y su estatuto jurídico que es único y diferenciador de los demás.
La independencia e imparcialidad tienden a configurar al Juez como un tercero ajeno al conflicto que se le somete a consideración situado y en virtud de su <<potestas>> supra partes y sin interés alguno, directo o indirecto, en el pleito o en la cuestión litigiosa. Si ello se cumple, el Juez goza de la autoritas, derivada de su posición neutral, que es el fundamento de la aceptación social de sus decisiones.
Esta es la finalidad esencial de la independencia, la resolución de los conflictos de forma desinteresada y por medio de la ley.
La independencia debe reclamarse desde diversos ángulos o situaciones:  FRENTE A OTROS PODERES DEL ESTADO  FRENTE A LAS PARTES Y EL OBJETO LITIGIOSO  FRENTE A LA SOCIEDAD E INTERESES OBJETIVOS DEL JUEZ  FRENTE A LOS SUPERIORES JERÁRQUICOS B. INDEPENDENCIA FRENTE AL RESTO DE PODERES DEL ESTADO La independencia de la Jurisdicción (entendida como Poder del Estado) frente al resto de poderes y frente al Ejecutivo, se resuelve en un RÉGIMEN DE AUTOGOBIERNO que se manifiesta en el CGPJ, así como en la CONSAGRACIÓN DE DERECHO AL JUEZ LEGAL.
Ambas situaciones permiten que en la actualidad sea mayor la independencia de los Jueces y Magistrados.
La LOPJ, con el fin de preservar más a los Jueces de presiones del Poder Ejecutivo, prevé prohibiciones e incompatibilidades que afectan a aquéllos:  En primer lugar, como prohibición, tenemos que los jueces y magistrados no pueden ejercer otra jurisdicción ajena al Poder Judicial, es decir, un juez o un magistrado no puede pertenecer al tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional  En segundo lugar, tiene prohibido ejercer cargo alguno de elección popular o de designación por la Administración del Estado o Local.
Si fuera así, se considerará como un excedente voluntario, y al concluir su mandato podrán incorporarse en una plaza de su categoría en la provincia o CA, gozando de preferencia. No podrán en 5 años acceder a ningún puesto de la carrera judicial que implique un nombramiento discrecional  En tercer lugar, tiene prohibido la asunción de cargos o empleos retribuidos por la Administración.
 Por último, no pueden pertenecer a partidos políticos o sindicatos, así como tampoco felicitar o censurar a las autoridades, ni concurrir en calidad de jueces a reuniones públicas. Sí que les está permitido ejercer su derecho al voto.
C. INDEPENDENCIA FRENTE A LAS PARTES Y AL OBJETO LITIGIOSO Esta manifestación (clásicamente asimilada al concepto de imparcialidad, pero absorbida en la CE por la idea general de independencia) es la más importante de todas, en tanto tiene una relación directa con el proceso, sujetos, y objeto del mismo. Se podría afirmar que todas las garantías que tienden a asegurar la independencia tienen como fin último la salvaguarda de la imparcialidad.
A pesar de ser el Juez un tercero neutral supra partes, no debe permanecer en una mera posición pasiva, sino que debe ser activo y comprometido en el hallazgo de la verdad y la resolución del conflicto, siempre que se sujete a la Ley en sus resoluciones.
Como no son suficientes los mecanismos a posteriori para sancionar conductas de falta de imparcialidad, la Ley actúa objetivando los supuestos en que la imparcialidad podría verse afectada y estableciendo mecanismos tendentes a evitar cualquier “prejuicio” para que el juez pueda apartarse o ser apartado de un asunto: son la abstención y la recusación.
a) CAUSAS DE ABSTENCIÓN Y RECUSACIÓN En el ARTÍCULO 219 LOPJ se regulan las causas que deben dar lugar a la abstención o que pueden ser motivo de recusación. Son supuestos concretos y objetivos, no extensibles, y que no implican ofensa alguna al Juez recusado. Sólo son criterios generales cuya presencia podría afectar a la auctoritas del Magistrado.
 Vínculo matrimonial, situación de hecho asimilable, o parentesco, entre el Juez y las partes, el Ministerio Fiscal, el Letrado o el Procurador.
 Haber sido el Juez defensor o defensor judicial de cualquiera de las partes o haber estado sujeto a su tutela; o haber emitido informe sobre el pleito.
 Haber sido denunciado, acusado, denunciante o acusador de o por alguna de las partes; tener pleito pendiente con ellas; o haber sido sancionado disciplinariamente por denuncia o iniciativa de alguna de las partes.
 Haber actuado en funciones de instrucción en la causa penal o haberlo resuelto en una instancia anterior.
 Tener interés concreto de cualquier naturaleza en el pleito.
 Tener amistad íntima o enemistad manifiesta con las partes, el Ministerio Fiscal o el tercero civil responsable. No importa con los Abogados o Procuradores.
 La subordinación de alguna parte al Juez o Magistrado.
 Haber ocupado cargo público, empleo o profesión con ocasión de la cual haya participado en el asunto o se haya podido formar una opinión de los hechos.
b) LA ABSTENCIÓN. PROCEDIMIENTO El Juez o Magistrado, verificada una de las causas enunciadas, debe abstenerse de oficio del conocimiento del asunto, sin esperar a ser recusado o a que se le comunique su deber de abstención (art. 221 LOPJ y 100 LEC).1 La abstención ha de ser una decisión personal y responsabilidad del propio Juez, por lo que debe actuar con exquisita prudencia y moderación y no excederse en ningún sentido. Tanto la no abstención cuando se debe proceder así, cuanto la abstención injustificada son causa de responsabilidad disciplinaria.
La abstención ha de ser motivada y comunicarse a la Sección o Sala a la que pertenezca o a la que deba conocer del recurso que quepa contra la Sentencia. La Sala o Sección:   Si no ve justificación en el motivo alegado (art. 221 LOPJ), puede ordenar al Juez o Magistrado su continuación en el asunto.
Si se estima la causa de abstención se pronunciará el correspondiente auto, conforme al art. 221.4 LOPJ.
c) LA RECUSACIÓN En defecto de la abstención, las partes pueden solicitar el apartamiento del Juez del asunto mediante el mecanismo de la recusación.
1. Legitimación Puede instar la recusación: 1 En los asuntos civiles y administrativos, las partes y el Mº Fiscal En los asuntos penales, las partes, el Mº Fiscal, y el 3º civilmente responsable La abstención es una decisión personal y responsabilidad del propio Juez. Por ello, tanto la no abstención cuando debería, como la abstención injustificada, son causas de responsabilidad disciplinaria.
*No están legitimados los Abogados ni los Procuradores por sí mismos, pues ninguna causa de recusación les afecta personalmente.
2. Planteamiento Debe plantearse en el mismo momento en que se conozca la concurrencia del motivo, siendo indiferente que sea antes de iniciarse el pleito o después. Si es anterior, debe formularse en el plazo de diez días desde la notificación de la 1º resolución por la que se conozca la identidad del Magistrado.
Se presenta POR ESCRITO ANTE EL ÓRGANO JUDICIAL RECUSADO con firma del recusante y de su Abogado si éste debe necesariamente intervenir en la causa. Sólo puede deducirla el Procurador si tiene poder especial al efecto (art. 223.2 LOPJ).
3. Procedimiento Una vez formulada la recusación, se abre un PLAZO DE TRES DÍAS para que las partes aleguen.
TRANSCURRIDO ESE PLAZO, pasa a manos del sustituto del Juez recusado.
Inmediatamente se remite el escrito a quien deba instruir el expediente (art. 224 LOPJ) El instructor lo remite al Juez recusado, que emitirá un informe:   Si acepta la recusación, así se resuelve.
Si la rechaza, se abre el período de prueba (párrafo 3 art. 225 LOPJ).
4. Decisión La recusación se resuelve por los sujetos establecidos en los arts. 224; 60.1; 68.1; 69; 76 y 77 de la LOPJ y 110 LEC.
5. Procedimiento en juicios verbales y juicios de faltas Antes de procederse a nombrar instructor, el propio Juez debe decidir sobre la recusación, y sólo si no la acepta se designa instructor, que practicadas las pruebas y oídas las partes decidirá.
6. Efectos de la resolución  La NO ACEPTACIÓN DE LA RECUSACIÓN comporta la condena en costas del recusante, salvo concurrencia de circunstancias excepcionales. Si se aprecia mala fe cabe la multa de 180 a 6000 euros.
 SI SE ACEPTA LA RECUSACIÓN, el Juez o Magistrado será apartado definitivamente del asunto, y éste no será repartido de nuevo, sino que será hasta su fin conocido por el sustituto del recusado.
Contra la decisión de la recusación no cabe recurso alguno (228.3 LOPJ) D. LA INDEPENDENCIA FRENTE A LA SOCIEDAD Y LOS INTERESES OBJETIVOS DEL JUEZ En ocasiones y aún siendo el Juez imparcial respecto de las partes y el objeto, pueden existir vínculos personales o sociales que podrían afectar a la independencia judicial. La LOPJ en previsión de estas situaciones establece una serie de prohibiciones e incompatibilidades: a) Prohibición de desempeñar empleo, cargo o profesión retribuidos excepto la docencia e investigación jurídicos o la producción literaria o artística. Se incluye en este apartado el ejercicio de la Abogacía o Procuraduría, el de cualquier actividad mercantil o la intervención en sociedades o empresas, así como el asesoramiento jurídico.
b) Prohibición de que personas casadas o unidas por parentesco hasta el segundo grado puedan pertenecer a la misma Sala de Justicia o Audiencia Provincial (salvo si existen varias secciones) o Sala de Gobierno. Tampoco pueden actuar como Jueces o Magistrados en una demarcación territorial las personas antes relacionadas si alguna de ellas ejerce como Abogado o Procurador, excepto si hay 10 o más Juzgados o Salas con 3 o más Secciones.
c) En poblaciones de menos de cien mil habitantes no puede desempeñar el cargo de Jueces o Magistrados quienes posean intereses económicos que puedan perturbar su independencia.
d) Los Jueces y Magistrados no pueden revelar noticias y datos conocidos en el ejercicio de sus funciones (su infracción constituye la causa de responsabilidad Disciplinaria).
E. INDEPENDENCIA FRENTE A LOS SUPERIORES JERÁRQUICOS El PODER JUDICIAL, si bien está organizado en forma piramidal en virtud de las necesarias competencias del sistema de recursos, es una INSTITUCIÓN AJERÁRQUICA. No existen Jueces y Magistrados inferiores en rango a otros en lo que respecta al cumplimiento de la propia función, que es siempre con total independencia.
Fijado en el ART.12 LOPJ, se prohíbe toda corrección en la aplicación o la interpretación del ordenamiento jurídico por parte de los superiores salvo en vía de recurso, y está vedada toda posibilidad de emitir instrucciones en el ámbito relativo a la aplicación de la ley.
III.
. LA SUMISIÓN A LA LEY La SUMISIÓN A LA LEY es la expresión máxima de la independencia judicial y la única manera de entender esta garantía judicial. Los jueces sólo son independientes por y para aplicar la ley al caso concreto: sólo así se legitiman en el desarrollo de su función. Dicho de otro modo, la independencia se protege y se tutela para permitir al Juez la aplicación de la ley sin injerencias o presiones de ningún tipo.
IV.
LA INAMOVILIDAD JUDICIAL El 15 LOPJ y el 117 CE DEFINEN expresamente LA INAMOVILIDAD : consiste en la prohibición de que Jueces y Magistrados puedan ser separados, suspendidos, trasladados o jubilados salvo por las causas y con respeto a las garantías previstas en la ley, entendiéndose por ley la LOPJ.
No puede, pues, el Poder Ejecutivo, por vía reglamentaria, regular o modificar el régimen orgánico de Jueces y Magistrados.
La inamovilidad incluye cuatro epígrafes en la LOPJ cuales son: la pérdida de la condición de Magistrado, la suspensión temporal o definitiva del ejercicio de la función jurisdiccional, la jubilación, y el traslado forzoso.
V.
LA INMUNIDAD JUDICIAL Aunque no está expresamente en la Constitución, la inmunidad judicial supone una garantía adicional de independencia, porque tiende a evitar presiones externas que afecten al Juez o Magistrado en su función. Se regula en los ARTS. 398 a 400 LOPJ:   Imposibilidad de detención gubernativa de Jueces y Magistrados salvo en caso de flagrante delito.
Prohibición a las autoridades civiles y militares de intimidación a Jueces y Magistrados o de citarlos a su presencia salvo en la forma prevista en la Ley.
...