TEMA 2 - LA EDUCACIÓN EN LA ANTIGUA ROMA (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)
Grado Pedagogía - 1º curso
Asignatura historia de la educación
Año del apunte 2013
Páginas 7
Fecha de subida 16/02/2015
Descargas 20
Subido por

Vista previa del texto

TEMA    2.  LA  EDUCACIÓN  EN  LA  ANTIGUA  ROMA       2.1  EVOLUCIÓN  POLÍTICO-­‐  CULTURAL     1. Los   historiadores   coinciden   en   señalar   el   ecuador   del   siglo   VIII   como   punto   de   partida   de   la   civilización   romana.   Cultura   inicialmente   vinculada   al   pueblo   etrusco,   procedente   de   Asia   Menor   (Turquía).   Se   fundió   con   los   latinos,   sabinos,   umbros,   etc.   dando   lugar   a   un   imperio   y   una   civilización  que  marcarán  la  vida  y  cultura  de  su  entorno  durante  más  de  1300  años,  hasta  el  476   después  de  Cristo,  en  este  año  fue  depuesto  el  último  emperador  romano  Rómulo  Augústulo.     2. Desde   su   principio   hasta   su   final,   Roma   se   constituyó   como   una   ciudad   castrense   expansionista,   organizando   su   periplo   vital   en   tono   a   una   estructura   militar   destinada   a   defender   su   territorio   natural   ya   ampliarlo   con   eventuales   conquistas.   Los   romanos   no   entendieron   su   expansión   como   una  conquista  o  usurpación  territorial,  sino  como  un  deber  civilizador  que  tomaba  por  la  fuerza  lo   que  era  suyo  y  por  naturaleza  le  correspondía.     3. La  conformación  de  la  cultura  romana  puede  dividirse  en  tres  periodos  político-­‐culturales:     Ø 1ª   Etapa   PERIODO   ARCAICO   Monarquía   electiva   y   no   hereditaria:   Abarca   los   siglos   VIII-­‐VI,   y   se   caracterizó   por   una   cultura   cerrada   y   autárquica   (autosuficiencia).   Tito   Livio   dice   “ninguna   raza   había  estado  m ás  libre  de  influencias  contaminadoras  como  la  primitiva  cultura  romana”.     Sin   apenas   contenidos   intelectuales,   predominio   de   una   economía   agrícola,   el   respeto   reverencial   a   las   tradiciones   de   los   mayores,   y   una   educación   de   sesgo   heroico-­‐militar,   que   convirtió   la   patria   en   el   ideal   más   noble   del   romano.   Virgilio   relató   el   carácter   duro,   austero   y   agrícola  de  los  romanos.     En   roma,   cuando   se   hablaba   de   innovaciones   conllevaba   un   m atiz   peyorativo,   pues   el   respeto   a   las   tradiciones  era  una  norma  sagrada.     Ø 2ª   Etapa   PERIODO   REPUBLICANO:   abarca   los   siglos   V-­‐VII,   bajo   la   autoridad   de   dos   cónsules   y   un   senado  de  patricios  y  clanes.  Este  es  un  periodo  de  asimilación  de  lo  griego:  se  mezcla  la  antigua   educación   arcaica   y   la   patricia   republicana   con   la   educación   griega.   Es   el   m omento   de   las   grandes   conquistas   romanas   de   la   Magna   Grecia   (colonias   griegas   del   sur   de   Italia,   de   Sicilia   y   del   Peloponeso).   Es   en   este   momento   cuando   Roma   se   da   cuenta   de   la   fuerza,   hondura   y   proyección   de   la   cultura   griega   y   la   influencia   Hélade   aparece   en   todos   los   órdenes   de   la   cultura   romana.   La   cultura  romana  asumió  la  cultura  griega  sin  perder  su  sello  de  identidad.       Ø 3ª  Etapa  RÉGIMEN  IMPERIAL:  periodo  surgido  tras  una  serie  de  guerras  civiles  y  profundas  crisis   económicas,  sociales  y  m ilitares,  desde  el  siglo  I  a.  C.  hasta  la  caída  de  Roma  en  el  476  d.  C.       Fue   un   periodo   expansionista,   de   acusado   filohelenismo,   en   el   que   el   papel   de   Roma   fue   implantar  en  el  mundo  mediterráneo  aquella  civilización  helenística  que  la  había  conquistado  a   ella  misma.  Una  romanicidad  que    reconoció  que  lo  griego  debilito  en  parte  su  tradición,  se  hizo   más  individualista  y  retórica,  aunque  no  perdió  nunca  su  identidad.     Una   personalidad   caracteriza   por   su   fuerte   dimensión   práctica,   su   defensa   de   las   tradiciones   morales  y  su  personalidad  jurídica,  estas  categorías  superaron  muchos  de  los  límites  de  la  paideia   griega   creando   una   nueva   cultura:   la   humanitas   (equivalente   al   término   paideia)   romana,   que,   aunque   asimiló   lo   griego,   proyectó   el   helenismo   con   toques   de   romanidad   a   los   los   confines   de   la   tierra.           1     2.2  RASGOS  DISTINTIVOS  DE  LA  MENTALIDAD  ROMANA   PERFIL  D EL  ETNOS  (CARÁCTER)  ROMANO     Dimensión   religiosa:   apenas   hay   diferencias   sustanciales   con   lo   griego.   La   primitiva   religión   romana   tendía  a  divinizar  las  fuerzas  de  la  naturaleza.  Roma,  conservó  sus  divinidades  y  además  incorporo  los   dioses   del   Olimpo,   el   antropomorfismo   fue   la   nota   común   a   todos   ellos.   Nada   digno   del   animismo   quedaba   al   margen   de   la   divinidad,   el   resultado   fue   una   actitud   escéptica,   descreída   y   materialista,   que  fue  decisiva  para  entender  el  derrumbamiento  en  el  siglo  V  d.  d.  C.  del  Imperio  de  O ccidente.     Plano   antropológico:   la   dimensión   teórica   y   cultural   del   hombre   romano   es   herencia   literal   de   la   antropología  griega.  Una  herencia  que,  no  fue  una  simple  asimilación,  sino  que  la  antropología  griega   fue  reinventada  por  los  romanos  con  el  signo  genuino  de  la  practicidad  latina.     La   practicidad   ¿cómo   la   entendió   el   ethos   o   carácter   romano?   Para   los   romanos   primaba   el   entendimiento   práctico   y   organizativo   sobre   el   especulativo.   Valoraron   más   el   negocio   que   el   ocio,   la   ética   que   la   metafísica.   Frente   al   pueblo   griego   (intelectuales   y   artistas)   el   romano   fue   un   pueblo   de   campesinos,  comerciantes,  arquitectos,  m ilitares…       Sentido   patrio:   El   carácter   proyectó   sólidamente   un   sentido   patrio.   Contrastaba   con   la   paideia   individual   del   héroe   homérico   donde   el   interés   y   gloria   personal   se   anteponían   al   deber   y   exigencias   patrias.     Plano  ético:  tiene  analogías  con  la  areté  griega,  pero  está  m arcado  por  la  impronta  de  la  romanidad.     La  identidad  de  los  romanos  descansaba  en  tres  virtudes  cívicas:  “piedad”  reverencia  a  los  dioses,  a   los  progenitores  y  al  vencido;  “lealtad”  a  los  pactos  políticos,  militares  individuales,  a  la  amistad  y  a  la   palabra   dada;   “dignidad”   dominio   de   sí   mismo,   capacidad   para   afrontar   situaciones   imprevistas,     serenidad  para  resolver  problemas  y  emitir  juicios.     Carácter   civilizador:   este   ideal   se   canalizó   a   través   del   Derecho   y   Pax.   Aunque   el   espíritu   romano   hundía  sus  raíces  en  la  ley  griega,  los  romanos  le  dieron  un  sentido  menos  metafísico  y  más  práctico  al   traducirlo  a  un  conjunto  de  normas  legales.   El   Corpus   Legislativo   descansaba   en   tres   pivotes   del   carácter   romano:   “el   respeto   a   la   tradición”,   aquí   radicaba  la  experiencia  particular,  el   saber  práctico,  lo  que  dio  lugar  al  derecho  particular  romano;   “no   hicieron   una   legislación   exclusiva   y   excluyente”,     pues   era   para   todo   los   pueblos   del   Imperio,   de   ahí   nació  el  derecho  de  gentes;  “la  virtualidad  de  la  ley  descansaba  en  la  justicia”,  en  el  orden  natural,  lo   que  dio  lugar  al  derecho  natural.       2.3  CARACTERÍSTICAS  DE  LA  EDUCACIÓN  ROMANA     Pluralidad  lingüística:  al  igual  que  en  G recia  la  pluralidad  nominativa  fue  la  nota  dominante.   -­‐ Educatio:  cuyo  significado  es  alimentación,  era  pues  la  “crianza  física  y  m oral  del  niño”.   -­‐ Con  la  asimilación  de  la  paideia  griega  la  palabra  educatio  comenzó  a  usarse  con  otras  acepciones   para   indicar   que   en   la   educación   humana   hay   dos   epatas   diferenciadas:   en   el   seno   de   la   familia,     consistía  en  proporcionar  cuidados  físicos  y  en  inculcar  los  hábitos  morales  básicos;  las  escuelas  y   la  vida  pública,  es  donde  se  adquiría  la  verdadera  formación  de  carácter  m oral  y  cultural.     -­‐ De   la   interacción   entre   helenismo   y   romanidad   surgió   un   término   unificador   de   las   locuciones   anteriores:   humanitas.   Cicerón   fue   su   responsable,   y   tradujo   la   mayor   parte   de   los   conceptos   esencial   de   la   cultura   griega   al   latín.   Con   él,   humanitas   se   presentará   como   equivalente   al   termino   paideia.   El   ideal   de   humanitas   para   los   romanos   equivalía   a   tres   ideas   fundamentales:                                             humanitas-­‐clementia    como  sinónimo  de  misericordia,  empleado  tanto  en  la  relaciones  personales   como  en  la  militares  con  el  vencido;  humanitas-­‐condición  humana,  como  estilo  de  vida  superior  al   2     de   los   pueblos   barbaros;   y   como   sublime   perfección   de   la   naturaleza   humana,   marcando   la   oposición   entre   el   hombre   y   el   animal;   humanitas-­‐paideia   griega,   entendida   como   formación,   educación  y  cultura.     Modelos   de   perfección:   junto   con   la   evolución   terminológica   se   dio   una   evolución   l´goca   en   la   concreción  de  la  virtus  latina.   -­‐ Virtus   latina:   con   la   “costumbre   de   los   antepasados”   el   joven   romano   aprendía   a   ser   un   buen   propietario   rural   que   se   dedicaba   con   éxito   a   la   agricultura   y   la   ganadería,   y   más   tarde   se   le   prepararía   para   ser   un   buen   militar.   Con   estas   enseñanzas   conseguían   que   se   les   alabara   como   hombres  de  bien.   -­‐ Con   la   asimilación   de   la   cultura   griega,   la   virtus   latina   mantendrá   sus   valores   tradicionales   y   se   enriquecerá  con  el  elemento  cultural.  Esta  síntesis  dará  como  resultado  dos  m atices  que  m arcarán   de   forma   imborrable   la   romanidad:   la   dimensión   práctica   y   humanista,   los   romanos   nunca   renunciaron   al   carácter   de   sus   tradiciones   y   nunca   aceptaron   la   división   entre   las   ocupaciones   serviles   y   las   artes   liberales   que   estableció   la   cultura   griega,   y   además,   potenciaron   el   termino   orator  bonus.   -­‐ El  ideal  de  la  romanidad  se  consolidó  con  el  periodo  imperial.  Ciceron  fue  su  artífice,  para  quien  la   perfección  vendría  presidida  por  el  buen  orador.  Una  figura  definida  por  tres  cualidades:  “saber”   se   conquista   a   través   de   la   filosofía   y   la   moral,     “decir”   se   adquiere   a   través   de   la   Retórica,   y   el   “vivir”  se  presenta  como  m eta  y  expresión  de  una  vida  humana.     Elementos  de  aprendizaje:     -­‐ los   romanos   copiaron   a   los   griegos   y   reprodujeron   los   tres   elementos   claves   de   la   paideia   griega:   naturaleza,  carácter  y  razón.  Los  identificaron  con  términos  latinos.     Physis-­‐Naturaleza  con  natura  (dotación  natural),  ingenium  (talento),  vis  (fuerza  y  capacidad)     Ethos-­‐Carácter  con  exercitatio  (ejercicio  o  experiencia),  studium  o  diligentia  (aplicación  interés)     Logos-­‐Razón  con  ars  (arte),  praeceptia  (normas,  reglas)  disciplina  (enseñanza)   La  acción  conjunta  de  estos  elementos  es  lo  que  permitiría  una  educación  óptima.   -­‐ El  valor  supremo  lo  ostentaba  el  ingeniun  o  talento  (si  falta  o  se  deterioraba,  sufría  la  educación);   seguido   por   el   ejercicio   (ejercicio   clave   para   actualizar   el   talento)   y   por   último   el   arte   (los   preceptos  o  m étodos  de  enseñanza).     Exigencias  curriculares:   -­‐ Corpus   curricular   marcado   por   tres   variables:   elemento   comunicador   (dominio   lingüístico,   gramatical   y   retórico   de   las   lenguas   latina   y   griega);   dominio   cultural   (potencial   erudito);   y   el   elemento  científico-­‐filosófico  (Atronomía,  H istoria,  Agricultura…).   -­‐ La  gimnástica  de  la  paideia  griega,  generó  en  roma  una  reacción  hostil:  el  pudor  romano  chocaba   con   el   desnudo   griego,   además,     la   mentalidad   utilitaria   romana   no   entendió   el   gusto   por   una   actividad  deportiva  inútil.  Se  prefiere  el  circo  y  el  anfiteatro.   -­‐ La  reacción  ante  la  música  también  fue  hostil;  esta  vez  por  razones  morales  y  de  carácter  <<arte   impúdico   y   deshonesto>>.   El   estudio   de   la   música   fue   más   tolerado   en   las   mujeres   <<como   parte   del   arte   de   agradar>>.   La   m úsica   se   integra   en   el   currículo   pero   sin   entusiasmo   y   con   desdén,   m ás   bien  a  título  de  espectáculo  que  como  arte.     Artífices  de  la  humanitas  romana   -­‐ Marco   Porcio   CATÓN:   fue   cónsul   y   censor.   Considerado   el   primer   escritor   en   prosa   latina   de   importancia.  Algunos  historiadores  han  argumentado  que   de  no  ser  por  el  impacto  que  causaron   sus  escritos,  el  griego  habría  sustituido  al  latín  como  lengua  literaria  en  Roma.     -­‐ Marco  Tulio  CICERON:  jurista,  filósofo  y  orador,  es  considerado  uno  de  los  más  grandes  escritores   den  prosa  latina  de  la  República  romana.  Se  le  debe  en  buena  parte  la  introducción  de  la  escuela   filosóficas   helenas   en   la   intelectualidad   republicana,   así   como   el   perfil   literario   de   la   humnaitas   romana.  Su  apuesta  por  una  educación  integral  progresiva  y  personalizada,  en  la  que  predomina  el   3     -­‐ -­‐ elemento   moral,   filosófico   y   retórico,   constituye   una   de   las   expresiones   más   acabadas   de   la   humanitas  romana.   Lucio   Anneo   SÉNECA:   senador   del   Imperio   Romano.   Filósofo   de   formación   estoica,   que  privilegió   la   formación  moral  por  encima  de  la  formación  retórica,  y  que  defendió  que  el  conocimiento  de  la   virtud  no  hace  bueno  al  hombre  sino  su  práctica.   Marco   Fabio   QUINTILIANO:   abogado   y   profesor   de   retórica.   Su   amplia   experiencia   docente   se   plasmó  en  su  Institutio  oratoria  (obra  cumbre  de  la  educación  romana  compuesta  por  doce  libros).       2.4  AGENTES  E  INSTITUCIONES  EDUCATIVAS       La  formación  familiar   -­‐ En   Roma,   al   igual   que   en   Grecia,   la   familia   es   una   institución   clave   y   determinante   para   entender   el   devenir   del   la   vida   cultural   y   social.   Se   trata   del   primer   entorno   natural   de   la   vida   personal   y   social   del   ciudadano.   Su   principal   referente   era   la   costumbre   de   los   mayores;  su  principal  agente,  la  figura  omnipresente  del  PATER  FAMILIAS;  y  su  principal   función,  ejercer  la  educación  sobre  todos  y  cada  uno  de  los  miembros  que  habitan  la  casa   romana.       -­‐ LA  CASA  (DOMUS)  romana  no  es  lo  mismo  que  la  casa  (oikia)  griega.  Mientras  que  en  la   casa  Griega  se  constituía  sobre  el  linaje,  la  casa  romana  se  constituye  sobre  firmes  bases   jurídicas,   simbolizadas   en   el   común   sometimiento   a   la   figura   paterna.  Esta   figura   tiene   un   poder  omnímodo  (lo  abarca  y  comprende  todo),  incluso  sobre  la  vida  y  la  muerte  de  todos   los   integrantes.   Su   potestad   podía   incluso   llegar   a   responsabilizar   a   sus   hijos   de   sus   propios   actos  delictivos.  Pertenecen  a  la  familia:  el  hijo  engendrado,  el  hijo  adoptado,  un  esclavo,   un   siervo   y   todas   las   personas   que   habitan   la   casa.   Los   hijos   solo   constituían   su   casa   cuando  moría  el  padre  o  eran  liberados  tras  ser  vendidos  tres  veces  por  el  pater.     -­‐ Esta   PATRIA   POTESTA,   aunque   resulte   y   fuese   dura,   no   era   insensible   con   los   hijos,   su   dureza  mayor  se  aplicaba  a  la  desobediencia  grave,  atentar  contra  el  Estado  o  la  vida  de  los   familiares.   El   padre   se   convertía   en   juez.   Pero   también   estaba   la   opinión   pública,   que   no   era   partidaria   de   excesiva   severidad.   Para   un   hijo   romano   nada   había   más   honroso   que   obedecer  a  sus  padres  y  someterse  a  su  autoridad  con  razón  o  sin  ella.     -­‐ EL   PAPEL   DE   LA   MUJER.   En   principio   el   derecho   a   la   potestad   familiar   no   alcanza   a   la   mujer,   pues   está   sometida   a   la   potestad   del   padre,   al   marido   o   tutor.   Esto   se   debe   a   que   la   mujer  por  su  misma  naturaleza  era  considera  débil  y  tenía  una  escasa  firmeza  o  voluntad.   La  tradición  romana,  al  igual  que  la  griega,  consideró  el  cuidado  interior  de  la  casa  como   ámbito   de   la   mujer.   Sin   embargo,   la   practicidad   latina,   posibilitó   a   la   mujer   romana   mayor   autonomía.   En   Roma   se   encuentran   mujeres   en   trabajos   externos   a   la   casa   (zapatera,   barbera,   comerciante…),   se   las   podía   ver   en   termas   o   baños   públicos,   incluso   acopando  a  sus  maridos  en  actos  públicos,  además,  algunas  tenían    una  formación  letrada   y  cultural  importante.     -­‐ EL  MATRIMONIO  en  la  vida  familiar:  Éste  no  instituía  la  casa  romana,  pero  era  una  de  las   instituciones   más   señeras   de   Roma.   Tenía   como   principal   objetivo   asentar   la   familia   y   la   sociedad   mediante   la   generación   de   hijos   legítimos   que   heredasen   la   propiedad   y   la   situación   de   sus   padres.   Para   poder   contraer   matrimonio   se   requería   capacidad   jurídica,   de   la   que   gozaban   únicamente   ciudadanos   romanos.   Los   esclavos,   extranjeros,   actores   o   los   que   se   dedicaban   a   la   prostitución,   tenía   prohibido   el   matrimonio.   Había   dos   formas   de   celebrar  el  matrimonio:  1)  la  mujer  pasaba  de  la  autoridad  de  su  padre  a  la  del  marico,  no   tenía   ningún   tipo   de   derechos   ni   sobre   sus   bienes   ni   sobre   su   propia   vida.   2)   En   esta,   el   marido  no  compraba  la  autoridad  marital,  la  mujer,  aunque  se  casaba,  permanecía  bajo  la   tutela  de  su  padre  o  tutor  y  podía  tener  derecho  a  herencias.     4     -­‐ -­‐ -­‐ -­‐ EL   DIVORCIO:   Aunque   era   habitual,   pero   no   era   un   valor   social.   A   las   mujeres   que   se   casaban   una   sola   vez   recibían   una   corona   de   oro.   Las   relaciones   extramatrimoniales,   aunque   prohibidas,   era   más   graves   en   la   mujer   que   en   el   hombre,   éste   podía   matar   impunemente  a  su  mujer,  la  mujer,  no  osaría  ni  tiene  derecho  a    mover  un  dedo  contra  él.     LA   CONDICIÓN   DE   HIJO:   no   se   iniciaba   con   el   nacimiento   biológico,   uno   podía   ser   perfectamente  rechazado,  se  pertenecía  a  la  familia  cuando  se  era  aceptado.  Esto  ocurría   en  una  ceremonia  familiar  a  los  nueve  días  de  nacer.  El  padre,  tras  invocar  a  los  dioses  de   la   infancia,   elevaba   al   niño   como   un   acto   de   aceptación   y   le   imponía   un   nombre.   En   el   mismo  acto  se  le  imponía  la  bulla  (pequeña  cápsula  metálica  que  contenía  substancias  con   poderes  de  protección)),  ésta  era  el  primer  regalo  del  padre  al  hijo.  Las  féminas  no  tenían   tantas  atenciones,  no  eran  expuestas,  bastaba  con  el  visto  nuevo,  a  los  ocho  días  de  nacer.     ABANDONOS   Y   FILICIDIOS:   formaban   parte   de   la   vida   romana   y   de   la   griega.   El   responsable  de  la  familia  podía  asesinar  o  abandonar  impunemente  al  recién  nacido.  La   crueldad  con  el  desvalido,  los  abortos,  deficientes,  etc.  fue  habitual  en  la  sociedad  romana.   Séneca  defendió  el  infanticidio  comparándolos  con  los  animales:  no  es  la  ira,  sino  la  razón,   la  que  separa  de  los  inútiles  a  los  elementos  sanos.     EDADES   DE   LA   VIDA   EN   CINCO   FASES:   infancia   hasta   los   7   años,   puericia   hasta   los   15,   adolescencia  hasta  los  30,  juventud  hasta  los  40  y  senectud  más  de  60.  Tuvieron  claro  que   durante   los   7   primeros   años   de   vida,   la   madre   o   matrona   asumía   la   responsabilidad   de   la   crianza   del   niño   en   todos   los   órdenes:   biológico,   intelectual   y   moral.   SU   figura   estaba   rodead  de  una  autoridad  incontestable.     La   familia   solía   venir   marcada   por   un   notable   sentido   pedagógico,   solía   ser   práctica,   austera,   con   continuas   observaciones   a   la   laboriosidad   y   al   ahorro.   Era   norma   cuidar   las   cosas  que  se  decían  o  hacían  delante  de  los  hijos.  Al  niño  se  le  debe  el  máximo  respeto.   A   partir   de   los   7   años   comenzaba   la   intervención   específica   del   padre:   Éste   le   enseñaba   a   leer   (si   no   había   aprendido   con   la   madre),   a   escribir,   a   contar,   a   cultivar   el   campo,   a   interesarse   por   sus   asuntos   y   a   cultivar   la   virtudes   morales   (personales   y   físicas).   Es   el   padre   el   que   introduce   a   su   hijo   gradualmente   en   la   vida   profesional   y   pública,   aunque   intervengan   pedagogos   y   maestros.   Los   preceptos   paternos   resultaban   vitales   en   estas   edades.   Cuando   faltaba   el   padre   por   muerte   prematura,   esa   función   la   asumían   las   viudas,   abuelos  e  incluso  los  tíos.   Hacia   los   16   o   17   años   (conclusión   de   la   etapa   doméstica):   se   solemnizaba   con   una   ceremonia,   en   la   que   el   adolescente   se   despojaba   de   la   toga   praetexta,   y   vestía   la   toga   viril,   de   color   blanco,   sin   adornos   ni   tinturas.   Lo   que   le   señalaba   como   ciudadano   libre,   aunque   no   se   libraba   de   la   patria   potestas   y   su   incorporación   a   la   vida   púbica,   que   demandaba  dedicar  un  año  al  “aprendizaje  de  la  vida  pública”.  De  este  menester   –  salvo   excepciones-­‐   ya   no   se   dedicaba   el   padre,   sino   una   persona   madura,   con   experiencia   y   preparación   reconocida.   Concluido   este   año,   el   joven   se   enrolaba   en   el   ejército,   pero   continuaba  su  aprendizaje  de  la  vida  pública.  La  última  etapa  de  su  formación  se  realizaba   al   lado   y   bajo   el   patrocinio   de   algún   alto   personaje,   al   que   el   joven   profesaba   respeto   y   veneración.                   5     La  escuela  elemental     -­‐ -­‐ -­‐ -­‐ -­‐ El   inicio   de   la   escuela   republicana   se   sitúa   en   el   periodo   republicano   a   mediados   del   siglo   II.   La   escuela  primaria  estuvo  bastante  extendida  durante  el  periodo  imperial.  Al  principio,  eran  maestro   motu   proprio   o   alentados   por   un   grupo   de   padres   quienes   abrían   su   propia   escuela,   después   fueron  las  municipalidades  quienes  las  sufragaron.  Puede  decirse  que  no  había  población  de  cierta   entidad   que   no   disfrutase   de   una   escuela   elemental.   A   todo   ello   hay   que   añadir   la   enseñanza   privada  en  el  seno  de  las  familias  aristocráticas.  Los  niños  esclavos  nacidos  en  la  casa,  no  accedían   a   estos   estudios,   aunque   muchos   los   aprendían   con   mayor   edad   al   acompañar   a   los   infantes   a   la   escuela.   Eran   los   custos   o   paedagogos   que   enseñaron   a   muchos   otros   esclavos   y   que   tano   marcaron  la  educación  romana.   La  escuela  elemental  acogía  a  niños  entre  los  7  a  11/12  años.  Se  impartían  las  clases  en  un  local   pequeño  y  simple,  a  veces  era  la  propia  casa  del  maestro.  En  ocasiones  los  arrabales  de  la  ciudad   constituían  las  aulas,  el  m aestro  era  acompañado  en  ocasiones  de  un  a djunto.   Al   maestro   se   denominaba   primus   magister,   ludimagister   o   litterator.   Su   oficio   era   fatigante,   penoso   y   mal   retribuido   y   ocupaba   un   lugar   ínfimo   en   la   escala   social.   Eran   personas   de   origen   humilde,  por  eso  lo  desempeñaban,  generalmente,  esclavos  y  libertos.   El   contenido   de   la   enseñanza   era   elemental:   enseñar   a   leer,   escribir   y   cálculo   elemental.   La   enseñanza  de  la  lectura  y  de  la  escritura  se  encaraba  simultáneamente,  y  se  hallaban  íntimamente   asociadas   a   la   recitación.   La   enseñanza   del   cálculo,   que   no   se   impartía   en   todas   las   escuelas,   consistía  en  enseñar  las  operaciones  aritméticas  básicas.   El   ejercicio   de   la   memoria   y   de   la   voluntad   por   el   esfuerzo   y   repetición   de   actos   fue   el   cauce   prioritario   de   aprendizaje,   un   cauce,   que   encontró   en   la   severidad   disciplinar   una   de   sus   notas   dominantes.     La  escuela  m edia     -­‐ Se   extendía   de   los   11/12     a   los   16/17.   Su   ubicación,   en   lugares   céntricos,   era   mejor   que   las   paupérrimas   escuelas   elementales,   algunas   decoradas   con   bustos   de   escritores   e   incluso   mapas   geográficos.  A  ella  no  accedían  todos  los  alumnos  sino  aquello  muchachos  y  algunas  muchachas   (estas  hasta  los  14  años)  que  la  sociedad  aristocrática  posibilitaba.   -­‐ El  responsable  de  esta  enseñanza  era  el  grammaticus  o  literatus,  mejor  considerado  y  retribuido   que   el   ludimagister.   Aunque   seguimos   en   una   enseñanza   privada   o   autogestionada,   en   la   que   el   oficio  del  m aestro,  está  m al  retribuido,  no  se  abona  con  regularidad  y  es  poco  considerado.   -­‐ Estamos  ante  una  enseñanza  en  buena  parte  bilingüe  (latín  y  griego).  En  su   enseñanza  prevalecía:     Ø El   conocimiento   teórico   de   la   lengua,   el   dominio   del   lenguaje   se   apoyará   en   el   conocimiento  m orfológico,  y  en  m enor  m edida  en  su  dominio  sintáctico.   Ø La   explicación   de   los   poetas   clásicos,   mezcla   de   autores   grecorromanos,   con   ellos   se   aprendía  el  correcto  uso  del  lenguaje  oral  y  escrito,  además  de  una  cultura  transversal  en   la  que  aparecían  conocimientos  de  geografía,  historia,  física,  religión,  etc.                        A  los  16-­‐17  años  los  jóvenes  tenían  que  decidirse  por  el  ejército  o  lo  estudios.   -­‐ Metodológicamente   esta   enseñanza   se   dividía   en   cuatro   partes:   lectura,   crítica,   explicación   y   juicio.  El  profesor  seleccionaba  y    preparaba  el  texto,  al  no  tener  signo  de  puntación,  el  profesor  lo   leía,  lo  entonaba  y  lo  criticaba  previamente.  A  continuación  los  alumnos  lo  recitaban,  entonaban  y   lo  aprendían  de  memoria.  Seguía  una  explicación  sólida  y    contextual  del  texto,  finalmente  el  texto   culminaba   con   una   explicación   filológica,   filosófica   o   m oral   del   problema   analizado.   Con   el   paso   del   tiempo   derivó   en   una   acusada   erudición   literaria,   técnica   y   estética   en   detrimento   del   sentido   comprensivo  y  pedagógico.     En   la   enseñanza   media   había   profesores   de   aritmética,   geómetras,   músicos,   etc.   pero   solo   interesó  a  unos  pocos,  por  lo  que  la  enseñanza  m edia  tuvo  un  perfil  m arcadamente  gramatical.         6       La  escuela  superior     -­‐ A   cargo   del   rethor,   que   se   ocupaba   de   la   Retórica   y   la   Dialéctica,   y   de   los   “profesionales”   especializados   en   Derecho   y   Filosofía.   El   retórico   tenía   mayor   estatus   socioeconómicos   que   el   gramático,   una   profesión   a   la   que   se   dedicaban   hombres   de   extracción   humilde,   libertos   o   senadores   en   desgracia.   No   gozaron   de   una   vida   económicamente   holgada,   pero   sí   de   mejores   aulas.   -­‐ La   enseñanza   del   rethor   latinus,   al   igual   que   el   sofistes   griego,   tenía   por   objeto   el   dominio   retórico  y  dialéctico  del  lenguaje.  Se  dividía  en  tres  partes:  teoría,  estudio  de  modelos  y  ejercicios   de   aplicación   práctica.   Fue   una   enseñanza   que   tuvo   una   orientación   funcional   y   práctica.   Los   romanos  consideraron  el  derecho  una  especialidad  y  la  filosofía  una  vocación  excepcional.     La  enseñanza  del  derecho     -­‐ Los   contenidos   docentes   y   la   metodología   de   la   enseñanza   impartida   en   Roma   fueron   eminentemente   griegas,   pero   hay   una   rama   genuinamente   romana:   el   D erecho.   Se   simbolizó   en   la   figura   del   juris   prudens   o   jurista   prudente.   Un   experto   que   no   sólo   conoce   leyes,   sino   que   constituye  a  consolidar  el  orden  social  m ediante  reglas,  la  justicia  y  el  bien.   -­‐ Desde   sus   inicios   hasta   el   final   del   periodo   republicano   el   Derecho   era   una   formación   eminentemente  práctica  y  real.  No  había  escuelas  institucionales,  la  escuela  era  la  vida  de  la  calle,   del  foro,  del  templo,  etc.  Con  el  periodo  imperial,  la  profesión  jurídica  se  afianzó,  se  estabilizó  y   se   oficializó.   Fue   Augusto   quien   concedió   a   los   “Prudentes”   m ás   cualificados   el   título   de   ius   publice   respondendi,   título   que   posibilitó   la   aparición   de   bufetes   oficiales   y   con   ellos   la   aparición   de   una   enseñanza  jurídica  sistematizada.   -­‐ Estas   instituciones   o   escuelas   estaban   a   caro   del   m agister   iuris.   Fue   una   enseñanza   que   se   afianzó   con  el  tiempo,  solía  durar  cuatro  años.         GLOSARIO:       -­‐ ROMANIDAD:   hace   referencia   al   espíritu   práctico,   ético,   patrio   y   civilizador   que   caracterizó   a   la   genuina  educación  romana.   -­‐ HUMANITAS:  equivalente  al  término  paideia.   -­‐ PATER  FAMILIAS:  es  la  figura  clave  y  genuina  de  la  sociedad  romana.       7     ...