TEMA 11 - Tipos de autoría y tipos de participación (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Penal: Parte General
Año del apunte 2014
Páginas 13
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 18
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn TEMA 11 - TIPOS DE AUTORÍA Y TIPOS DE PARTICIPACIÓN Existen diferentes tipos legales dependiendo de los sujetos que intervienen. Se distingue entre: • Tipos de autoría: Aquéllos cuyo sujeto recibe el nombre de autor.
• Tipos de participación: Aquéllos cuyo sujeto se considera partícipe de un tipo de autoría.
Cuando no se tiene claro si hablar de autoría o participación se utiliza el término "interviniente" que es genérico. Los intervinientes de un delito pueden ser: Ø Autor.
Ø Autor mediato.
Ø Coautor (2 o +).
Ø Inductores.
Ø Cooperador necesario.
Ø Cómplice.
Todo depende de la delimitación entre los conceptos de autor y de partícipe.
11.1. El concepto de autor 11.1.1. Sentido doctrinal y sentido legal del término “autor” El autor es un sujeto que se encuentra en una relación especialmente importante respecto de alguno de los hechos previstos como delitos en la Parte Especial o que constituyen fases de imperfecta ejecución de los mismos. Según la doctrina dominante, dicha relación especial concurre cuando el sujeto realiza como propio alguno de los hecho mencionados. Autor es el sujeto a quien se puede imputar uno de tales hechos como suyo. Este es el sentido estricto del término, también llamado concepto ontológico o real de autor.
El actual CP acoge este concepto de autor dominante en la doctrina, al declarar que "son autores los que realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento" (art. 28 CP). Añade: "También serán considerados autores: a) Los que inducen directamente a otro u otros a ejecutarlo. b) Los que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado" (cooperadores necesarios). El actual Código Penal emplea dos sentidos del término: 1.
Sentido estricto: Coincide con el sentido doctrinal del que realiza el hecho como propio.
2.
Sentido amplio: Incluye a partícipes especialmente importantes en el hecho de otro → el inductor y el cooperador necesario.
P.ej.: Quien desactiva un sistema de alarma contratado por alguien que quiere robar, ha cometido un delito de robo? Ha realizado una aportación, pero no se ha apropiado de nada. El CP no exige sólo responsabilidad penal a los autores, sino también responsabilidad a otras personas → responden los autores y los cómplices.
Los inductores y los cooperadores necesarios no son autores, pero son partícipes.
LECCIÓN 14 y 15   1 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn “El que..” es el autor. En los delitos especiales hay una mayor precisión del autor. P.ej.: El delito de prevaricación (dictar una sentencia injusta) sólo puede ser cometido por jueces → Es necesario una determinada condición.
Casos problemáticos: v Instrumento doloso no cualificado.
v Autor detrás del autor.
Partiendo del concepto que la doctrina da al autor, sólo éste realiza un tipo autónomo cuya concurrencia no depende de la presencia de un hecho principal. Los partícipes, en cambio, están sujetos al "principio de la accesoriedad de la participación" respecto del hecho del autor.
Que el artículo 28 considere autores a los inductores y a los cooperadores necesarios no significa que éstos tengan la misma naturaleza que los autores en el sentido doctrinal. Uno de los efectos es que: § Los autores tienen un marco penal determinado (arts. 61 y 62 CP) → previsto en el art. 28 CP.
§ A los cómplices se les asigna una pena menor (art. 63 CP) → previsto en el art. 29 CP.
La distinción dogmática de autoría y participación debe basarse en el concepto de autor en sentido estricto. A continuación examinaremos las distintas teorías que intentan precisar este concepto.
11.1.2. El concepto unitario de autor Según esta teoría, todo sujeto que interviene en un hecho debe ser considerado autor del mismo. No es posible o conveniente distinguir entre autoría y participación. En su versión clásica, se fundó en la teoría de la equivalencia de las condiciones → Si toda condición del hecho es causa del mismo, todos quienes aportan alguna intervención que afecte al hecho deben considerarse causa de mismo y, por consiguiente, autores.
Los Derechos como el español y el alemán, que distinguen expresamente entre autores y otros partícipes, no utilizan el concepto unitario de autor. No obstante, la doctrina alemana admite el concepto unitario de autor en los delitos imprudentes.
11.1.3. El concepto extensivo de autor Parte también de la teoría de la equivalencia de las condiciones. Entiende que, desde el punto de vista lógico, todos los sujetos que aportan alguna intervención que afecta al hecho son igualmente causas del mismo, pero reconoce que la ley obliga a distinguir distintos grados de responsabilidad. Los tipos legales de participación aparecen como “causas de restricciones de la pena”.
Para diferenciar entre autores y partícipes, a falta de una diferenciación objetivo-causal, se utiliza la teoría subjetiva de la participación: → Será autor quien obre con ánimo de autor (animus auctoris).
→ Será partícipe quien actúe sólo con ánimo de partícipe (animus socii).
LECCIÓN 14 y 15   2 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Ni el concepto extensivo de autor ni su consecuencia, la teoría subjetiva de la participación, han sido apenas defendidos para nuestro Derecho.
11.1.4. El concepto restrictivo de autor Los inconvenientes político-criminales del concepto extensivo de autor, junto a otras consideraciones dogmáticas, han llevado a la doctrina dominante alemana a abandonarlo y sustituirlo por el concepto restrictivo de autor.
Parte de un principio opuesto al punto de partida del concepto extensivo de autor: No todo el que es causa del delito es autor, porque no todo el que interpone una condición causal del hecho realiza el tipo.
Causación no es igual a realización del delito. Los tipos de participación serán “causas de extensión de la pena”. La diferencia entre autor y partícipe puede ser objetiva, según la clase de contribución al hecho. Las opiniones se dividen a la hora de precisar el criterio que debe decidir cuándo concurre una contribución de autor y cuándo una de partícipe. Se distinguen aquí tres direcciones: A) Teoría objetivo-formal Lo decisivo es sólo y siempre la realización de todos o algunos de los actos ejecutivos previstos expresamente en el tipo legal. Esta teoría resulta ilimitada en los delitos meramente resultativos y excesivamente limitada en los delitos de medios determinados.
B) Teoría objetivo-material Intenta evitar los defectos de la teoría objetivo-formal remitiendo a un criterio material más allá de la mera descripción típica: la importancia de la contribución. Es autor el sujeto que aporta la contribución objetivamente más importante.
C) La teoría del dominio del hecho Constituye la opinión dominante en la doctrina alemana actual. Tiene su origen en el finalismo y en su tesis de que en los delitos dolosos es autor quien domina finalmente la ejecución del hecho, del mismo modo que ve lo decisivo de la acción en el control final del hecho.
Las consecuencias concretas de esta teoría son, para Jescheck, las siguientes: 1.
Es autor quien ejecuta por su propia mano todos los elementos del tipo.
2.
Es autor quien ejecuta el hecho utilizando a otro como instrumento (autoría mediata).
3.
Es autor el coautor, que realiza una parte necesaria de la ejecución del plan global (dominio funcional del hecho), aunque no sea un acto típico en sentido estricto.
D) Posición personal La teoría del dominio del hecho sigue anclada en una perspectiva ontológica que desconoce el sentido fundamentalmente social-normativo de imputación que caracteriza la calificación de autor.
LECCIÓN 14 y 15   3 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn A juicio del autor, sólo son autores aquellos causantes del hecho imputable a quienes puede atribuirse la pertenencia, exclusiva o compartida, del delito. De entre los causantes, el delito pertenecerá como autor a aquél o aquéllos que, reuniendo las condiciones personales requeridas por el tipo aparezcan como sujetos principales (protagonistas) de su realización.
La autoría supone una relación de pertenencia (el delito es imputable al sujeto como suyo) que corresponde: E) 1.
Al ejecutor material individual al que puede imputarse el delito.
2.
Al autor mediato que utiliza a un instrumento bajo su total control.
3.
A los que se distribuyen partes esenciales del plan global de ejecución del delito (coautoría).
Concepto de autor en los delitos imprudentes En Alemania los defensores de la teoría del dominio del hecho excluyen a los delitos imprudentes y limitan a los delitos dolosos el ámbito de aplicación de la misma. Ellos se explica por el sentido originariamente subjetivo de la teoría, vinculado a la idea de finalidad. Sólo en los delitos dolosos puede hablarse de dominio final del hecho típico, mientras que los delitos imprudentes se caracterizan precisamente por la pérdida del control final del hecho.
En España, tanto la opinión dominante entre los autores como el TS en su interpretación del Código Penal, han venido admitiendo la distinción de autoría y participación en los delitos imprudentes. Además, se está de acuerdo en que son punibles la inducción y la cooperación necesaria en un delito imprudente, pero no la complicidad en el mismo.
11.2. La autoría mediata Si es autor aquél a quien no puede imputarse objetivamente el hecho como propio, no sólo es autor el ejecutor material individual, sino también el autor mediato o coautor.
11.2.1. Concepto El autor mediato es quien realiza el hecho utilizando a otro como instrumento. Sujeto que no comete el delito él, sino que utiliza a otra persona como instrumento para realizar el delito.
Lo decisivo es la relación existente entre el autor mediato y la persona de que se sirve. Ésta ha de ser tal que invierta los papeles que normalmente corresponden al realizador material y a la persona de atrás. La posición respectiva de ambos sujetos ante el hecho varía en el sentido de que el papel fundamental deja de tenerlo el realizador material para pasar a la persona de atrás. Puede suceder por 2 razones: a) Porque el realizador material actúa sin libertad o sin conocimiento de la situación.
b) Porque la actuación del realizador material no pueda realizar el tipo pero sí permitir que con ella la persona de atrás lesione el bien jurídico protegido.
LECCIÓN 14 y 15   4 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn En la mayoría de casos de autoría mediata concurren a la vez los 2 tipos de razones expuestas, aunque basta con que concurra una de las dos.
El actual art. 28 CP prevé expresamente la figura del autor mediato al afirmar que “son autores quienes realizan el hecho [...] por medio de otro del que se sirven como instrumentos”.
11.2.2. Los casos de autoría mediata Puede suceder que el instrumento actúe sin acción, sin antijuricidad o sin que pueda confirmarse la imputación personal. Cuando no realiza un comportamiento no se halla justificado acudir a la autoría mediata.
Conviene considerar a la persona de atrás autor directo. P.ej.: Alguien empuja a otro que estaba distraído al borde de una piscina y causa al caer al agua lesiones a un bañista. El que emplea la fuerza irresistible es el autor directo.
INSTRUMENTO QUE ACTÚA SIN ANTIJURICIDAD La falta de antijuricidad de la conducta del instrumento puede proceder de falta de concurrencia en ella del tipo o por existir alguna causa de justificación. La falta de tipo puede provenir de su parte objetiva o de su parte subjetiva. No se realiza el tipo cuando: • Existen casos en que la propia víctima es utilizada como instrumento (p.ej.: casos de engaño).
• El instrumento no reúne los requisitos exigidos por el tipo (p.ej.: delitos especiales).
• Hay ausencia de dolo o de elementos subjetivos del injusto (p.ej.: el sujeto que coge una cosa que le he pedido alguien sin saber que no es de quien le ha hecho el mandato).
En algunos casos concurren causas de justificación: 1) Falta de concurrencia de la parte objetiva del tipo: El instrumento puede obrar atípicamente por engaño, por violencia o por inidoneidad para ser autor del delito. En estos casos solo puede imputarse el hecho a la persona de atrás. Si no se le considerara autor, resultaría una absurda impunidad del mismo, que no podría ser castigado como partícipe (inductor) del instrumento porque éste no realiza ningún hecho antijurídico en el que participar (principio de accesoriedad de la participación).
2) Falta de concurrencia de la parte subjetiva del tipo: 2 supuestos son posibles: - Que el instrumento actúe sin dolo. P.ej.: Alguien introduce en el vehículo de un amigo que lo desconoce una importante cantidad de dinero para aprovechar el hecho de que el vehículo tiene que pasar la frontera y proceder así a la ilícita evasión del capital.
- Que falten en el mismo los elemento subjetivos del injusto requeridos por el tipo. Este caso se rechaza por un sector doctrinal español porque el mediador actúa libremente y con conocimiento de la situación. P.ej.: B (criado) toma los gansos del corral por orden de A; aunque B conoce la ajenidad de los gansos no los toma con ánimo de lucro como exige el hurto.
LECCIÓN 14 y 15   5 Derecho Penal: Parte General 3) Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Concurrencia de causas de justificación: Cuando el instrumento actúa al amparo de una causa de justificación se habla de instrumento que actúa justificadamente. P.ej.: Alguien interpone una denuncia falsa contra su enemigo. Parece tan veraz que la policía se siente obligada a detener de buena fe al denunciado. La policía actúa justificadamente, en cumplimiento de su cargo.
Esta construcción permite considerar que la orden impartida constituye frente al particular eventualmente afectado una agresión ilegítima procedente del que imparte la orden. No obstante, el funcionario que cumple la orden actúa justificadamente.
INSTRUMENTO QUE ACTÚA SIN POSIBILIDAD DE IMPUTACIÓN PERSONAL Se plantea este supuesto cuando alguien se sirve para la comisión de un delito de un inimputable o de quien actúa por miedo insuperable o en error de prohibición. La utilización de un inimputable puede basarse en la provocación (p.ej.: alguien emborracha a otro para que delinca) o en el aprovechamiento (p.ej.: utilizar a un niño de corta edad para que cause un incendio).
En cuanto se entiende que el instrumento actúa en todos estos casos antijurídicamente, no sería necesaria a efectos de punibilidad la autoría mediata. El art. 28 CP castiga al inductor igual que al autor, y cabría considerar a la persona de atrás como inductor del hecho antijurídico realizado.
11.2.3. Tentativa y omisión en la autoría mediata En los casos en que escapa al autor mediato el control del intermediario, la tentativa empieza para aquél a partir de entonces, mientras que no comienza hasta el final en los supuestos en que el autor mediato mantiene el control del instrumento durante la intervención de éste. La tentativa debe empezar siempre cuando el autor mediato pone en marcha el proceso que incide o ha de incidir definitivamente en el instrumento.
Si se quiere mantener en los delitos de omisión la diferencia entre autoría y participación, nunca puede considerarse autor directo de comisión por omisión a quien no impide que otro cometa un delito.
11.2.4. Límites de la autoría mediata La autoría mediata exige en el sujeto la concurrencia de las condiciones requeridas por el tipo para ser autor.
De ahí que los "delitos especiales" no puedan ser cometidos en autoría mediata por quien no reúna la cualificación necesaria. En cambio, sí cabe en tales delitos la autoría mediata por parte de un sujeto cualificado que utiliza a otro no cualificado como instrumento.
En los "delitos de propia mano", que requieren una realización personal, no cabe en ningún caso la autoría mediata. Un sector de la doctrina española niega que quepa la autoría mediata en los "delitos de conducta determinada".
LECCIÓN 14 y 15   6 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn 11.3. La coautoría 11.3.1. Concepto Son coautores los que realizan conjuntamente y de mutuo acuerdo un hecho. Los coautores son autores porque cometen el delito entre todos. Los coautores se reparten la realización del tipo de autoría.
Como ninguno de ellos por sí realiza completamente el hecho, no puede considerarse a ninguno partícipe del hecho de otro. No rige aquí el "principio de accesoriedad de la participación", sino un principio en cierto modo inverso: el principio de imputación recíproca de las distintas contribuciones. Según este principio, todo lo que haga cada uno de los coautores es imputable a todos los demás → Se considera a cada autor como autor de la totalidad. Para que esta imputación recíproca pueda tener lugar es preciso el mutuo acuerdo.
El art. 28 del CP se refiere a la coautoría cuando dice que “son autores quienes realizan el hecho conjuntamente”.
Todos los intervinientes son autores si: Ø Mutuo acuerdo: Puede ser precedente y expreso o tácito durante la ejecución.
Ø Ejecución conjunta: Ejecución como realización de alguno de los actos descritos en el tipo.
Ø Colaboración de personas de características distintas.
Ø El dirigente del grupo acostumbra a no intervenir físicamente en la ejecución. Se discute si debe considerarse autor o no del delito. Participa y colabora, por lo tanto, es partícipe.
Los problemas de la coautoría son: v Tentativa: Cuando se ha iniciado la ejecución todos los coautores responden por tentativa.
v Exceso: No puede imputarse a todos. P.ej.: Se pacta no llevar armas en un robo pero un coautor decide llevarlas. Si dispara, ¿este exceso es imputable a todos? No, porque el acuerdo era no llevar armas.
Cuando se decide llevar armas pero no utilizarlas y éstas van cargadas, el acuerdo de llevar armas cargadas da lugar a que, si se utilizan, todos responden.
v Delitos especiales: P.ej.: El delito de prevaricación.
v Delitos imprudentes: El acuerdo ha de referirse a la conducta imprudente. ¿Es posible que varias personas se pongan de acuerdo para realizar un delito imprudente? P.ej.: Carreras de motos en ciudad.
v Omisión: La obligación de actuar corresponde conjuntamente a varias personas y sólo puede ser cumplida entre todos.
11.3.2. Delimitación de la coautoría La delimitación de la coautoría depende del concepto de autor de que se parta. Mientras que la doctrina alemana actual aplica la teoría del dominio del hecho, la doctrina española dominante maneja la teoría objetivo-formal. Por otra parte, el TS ha acudido a la doctrina del “acuerdo previo”. Finalmente, un sector admite en nuestro país la teoría del dominio del hecho.
Siendo coherente con el concepto de autor anteriormente establecido, es autor todo aquél que contribuye al delito en condiciones tales que puede imputársele como suyo. Esta pertenencia no se da sólo en quien realiza LECCIÓN 14 y 15   7 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn por si solo todos los actos ejecutivos en el sentido estricto de la teoría objetivo-formal. Cabe pues, considerar coautores no sólo a los que ejecutan en sentido formal los elementos del tipo, sino a todos quienes aportan una parte esencial de la realización del plan durante la fase ejecutiva.
Importa subrayar la necesidad de un mutuo acuerdo para la presencia de coautoría. Sólo “realizan el hecho conjuntamente” quienes se inscriben conscientemente en el plan conjunto, sabiendo que su intervención constituye una parte del mismo.
Normalmente existirá un acuerdo precedente y expreso, pero basta que el acuerdo se produzca durante la ejecución (coautoría sucesiva) y que sea tácito. El caso límite es el de que el sujeto sepa que otro u otros están realizando un delito y contribuye a él por propia iniciativa. No bastará, en cambio, que el sujeto sepa contribuye, si los otros no lo saben o no lo admiten. Cuando uno de los coautores se excede por su cuenta del plan acordado sin que los demás lo consientan, en principio el exceso no puede imputarse a los demás: más allá del acuerdo mutuo no hay imputación recíproca.
Todo coautor debe reunir las condiciones personales necesarias para ser autor en los delitos especiales. El interviniente no cualificado no puede ser coautor, sino solo partícipe.
La doctrina alemana no admite la coautoría en los delitos imprudentes, por entender que no es posible en ellos el acuerdo mutuo. No obstante, en España, en donde se admite la participación en tales delitos, resulta coherente reconocer también la posibilidad de coautoría en los mismos. El común acuerdo no podrá referirse al resultado, pero sí a la conducta imprudente.
Cabe también coautoría en los delitos de omisión. El supuesto más claro se da cuando el deber infringido sólo podía ser cumplido por la actuación conjunta de varias personas. Cuando concurran sujetos que actúan unos positivamente y otros omisivamente, será preferible considerar al omitente como participe (cooperador) de un delito de comisión positiva.
11.4. La participación 11.4.1. Consideraciones generales Se habla de “participación” en 2 sentidos: § Sentido amplio: Se refiere a todas las formas de intervención en el hecho, incluyendo la autoría.
§ Sentido estricto: La participación se contrapone a la autoría. Es el sentido que se utiliza en esta explicación.
Participación es intervención en un hecho ajeno. El partícipe se halla en una posición secundaria respecto del autor. El hecho principal pertenece al autor, no al partícipe. Éste realiza un tipo dependiente del principal.
Puede consistir en una conducta de inducción o de cooperación. El art. 28 CP viene a reconocer que estos sujetos no son autores y no realizan el hecho, a diferencia del autor individual, del coautor y del autor mediato. Sin embargo, establece que el inductor y el cooperador necesario también serán considerados autores.
LECCIÓN 14 y 15   8 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn 11.4.2. Fundamento del castigo de la participación 2 teorías principales tratan de explicar el fundamento del castigo de la participación: → Teoría de la corrupción o de la culpabilidad: El partícipe es castigado por convertir a otra persona en delincuente o contribuir a hacerlo. Se considera esencial que el partícipe haga o contribuya a hacer al autor culpable del hecho.
→ Teoría de la causación o del favorecimiento: Ve el desvalor de la participación en el hecho de que causa o favorece la lesión no justificada de un bien jurídico por parte del autor. No es importante que el autor obre o no culpablemente. Basta la causación o favorecimiento de un hecho antijurídico del autor por parte de un partícipe que actúa (él sí) culpablemente. Es el punto de vista más convincente y adecuado a nuestro Derecho positivo.
La imputación personal es una cuestión personal de cada sujeto: su sentido se agota en permitir la atribución al sujeto del hecho antijurídico. El partícipe contribuye a causar el hecho del autor, sea interponiendo una condición propiamente causal (inductor y cooperador necesario), sea favoreciendo eficazmente su realización (lo que basta para la complicidad).
Como es sabido, el art. 28 CP considera autores al inductor y al cooperador necesario. El criterio material que parece inspirar esta equiparación es el de la causalidad, ya que aportan una condición causal al delito.
Por último, la teoría del favorecimiento responde a la concepción de la participación al acoger la fórmula de la “accesoriedad limitada” de la participación.
11.4.3. La accesoriedad de la participación El fundamento del castigo de la participación conduce al principio de accesoriedad limitada de la participación. Significa que la participación es accesoria respecto del hecho del autor, pero que depende de éste hasta cierto punto: basta que el hecho del autor sea contrario al Derecho, que sea antijurídico. No es preciso que además el autor sea declarado culpable. Se descarta así la teoría de la accesoriedad máxima.
Pero también se rechaza la teoría de la accesoriedad mínima, según la cual bastaría que el hecho del autor realizase el tipo de un delito.
En el CP, el significado de la palabra “hecho” (arts. 28 y 29) no requiere la imputación personal del autor.
La doctrina dominante en Alemania exige el dolo en el autor para que sea posible la participación en los delitos imprudentes → Todo interviniente en un hecho no doloso es autor. No obstante, como en España se admite la participación en hechos imprudentes, se debe distinguir entre: • Participación dolosa: El partícipe quiere el delito. El hecho requiere el dolo del autor principal. Ello es consecuencia de la inclusión del dolo en el tipo. P.ej.: En un homicidio, no basta que el cooperador quiera con su ayuda contribuir a que el autor mate, sino que el autor también debe actuar dolosamente.
La participación dolosa en un hecho imprudente no es punible como tal participación dolosa, pero cabrá castigar por participación en el delito imprudente o acudir a la autoría mediata.
LECCIÓN 14 y 15   9 Derecho Penal: Parte General • Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Participación no dolosa: El partícipe no quiere el delito. No es preciso el dolo del autor. Cabe la participación imprudente en un hecho imprudente. P.ej.: El acompañante induce al conductor a conducir a una velocidad temeraria, lo que produce un accidente.
Mientras que la inducción requiere la voluntad de inducir a la conducta imprudente, la cooperación necesaria imprudente ha de considerarse punible tanto si concurre como si no concurre voluntad de cooperar.
Un importante problema particular que plantea la accesoriedad de la participación es si deben comunicarse al partícipe las condiciones personales del autor o, por el contrario, cada sujeto interviniente debe responder de aquellos elementos personalísimos que solo en él concurren.
Respecto a los elementos personales previstos en la Parte Especial hay que distinguir: Ø Delito especial: Cuando un elemento personal da lugar a un tipo específico de delito. Los sujetos que no tengan la condición personal requerida no podrán ser autores de tales delitos, pero sí partícipes en ellos. P.ej.: Los delitos de funcionarios contra la AP.
Ø Elemento típico accidental: Cuando la condición personal que modifica la pena no da lugar a un delito específico. La modificación de la pena sólo afectará al sujeto que tiene dicha condición, con independencia de si su intervención es a título de autor en sentido estricto o de partícipe. P.ej.: La agravación prevista en el delito de tráfico de drogas para la autoridad, facultativo, funcionario público, trabajador social, docente o educador.
El castigo de la participación depende del castigo del hecho principal. Hay que decidir a qué nivel de la teoría del delito tiene que haber llegado la acción del autor para que se pueda castigar a los partícipes.
v Teoría de la accesoriedad máxima: Requiere que el hecho del autor sea típico, antijurídico y culpable. La dependencia entre el comportamiento del autor principal y el del partícipe debe ser total. Hasta la antijuridicidad se hace un juicio de hecho, y ya en la culpabilidad se hace un juicio del autor. Como es perfectamente posible que el autor no sea culpable porque es inimputable y los partícipes sí, la teoría no sirve del todo y es poco utilizada.
v Teoría de la accesoriedad limitada: Se conforma con que la acción del autor sea típica y antijurídica. Es la más utilizada.
v Teoría de la accesoriedad mínima: Requiere que el comportamiento del autor sea solamente típico. Si no es antijurídico, no contradice el Derecho y, por tanto, no sirve.
11.4.4. La inducción La inducción se halla prevista en el art. 28, a) CP. Según este precepto, “también serán considerados autores [...] los que inducen directamente a otros u otros a ejecutarlo”. Se castiga al inductor con la misma pena del verdadero autor, lo que no impide a que materialmente constituya una forma de participación, accesoria del hecho del autor.
LECCIÓN 14 y 15   10 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Inducción es la causación objetiva y subjetivamente imputable, mediante un influjo psíquico en otro, de la resolución y realización por parte de éste de un tipo de autoría doloso o imprudente. Debe distinguirse entre: a) Inducción de un hecho doloso: Requiere de los siguientes elementos: Tipo objetivo: Puede descomponerse en: o Causación de la resolución criminal: El inductor debe causar la resolución criminal en otra persona. Debe ser conditio sine qua non de la resolución delictiva del autor. No es inductor el que incide sobre alguien que estaba ya previamente decidido a cometer el delito.
La causación debe ser imputable objetivamente al inductor.
La causación de la resolución de delinquir debe tener lugar mediante un influjo psíquico. Podrá consistir en un consejo, una solicitud, una provocación,... siempre que posean la suficiente intensidad para que aparezca como adecuada y pueda fundar la imputación objetiva.
La inducción debe ser directa. La influencia debe tener lugar por medios psíquicos y es necesario que la inducción determine a realizar un delito concreto y a un ejecutor determinado. Ésta es la diferencia entre la inducción y la provocación.
La inducción por omisión no es posible según la doctrina dominante. Sólo será punible si se admite como cooperación por omisión.
o Realización del tipo de autoría: Es preciso que el inducido realice un tipo doloso de autoría.
Es necesario que el inducido lleve a cabo la realización del tipo de autoría objeto de la inducción.
La inducción cabrá tanto respecto a un delito consumado como a una tentativa. Una tentativa de inducción se puede dar en 2 casos: -­‐ Inducción fracasada: A no logra hacer surgir en B la decisión de matar a C.
-­‐ Inducción no seguida de resultado: A logra convencer a B de que mate a C, pero en el último momento B se echa atrás y abandona su propósito.
Tipo subjetivo: Requiere el dolo en el inductor. Concurre cuando el inductor no sólo quiere causar la resolución criminal en el autor, sino que también quiere que éste realice efectivamente el hecho (doble dolo).
Ello permite negar la punibilidad del agente provocador que piensa impedir a tiempo la lesión o puesta en peligro correspondiente.
La doctrina entiende que basta el dolo eventual para la inducción.
El dolo del inductor constituye el límite de su responsabilidad en concepto de tal en caso de exceso del inducido (cuando éste realiza un delito más grave o distinto a aquél a que se pretendía inducir). Ello no obsta a la posibilidad de que pueda castigarse por imprudencia por el exceso, si éste era previsible.
LECCIÓN 14 y 15   11 Derecho Penal: Parte General b) Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Inducción de un hecho imprudente: Es posible si se admite la participación en hechos imprudentes.
Requiere de: Tipo objetivo: El mismo que la inducción a un tipo doloso, salvo que la causación de la decisión del autor no ha de ser una decisión de delinquir, sino de realizar una conducta imprudente y que, en consecuencia, el autor no debe llevar a cabo tampoco un hecho doloso, sino un hecho imprudente (de autoría).
Tipo subjetivo: En lugar del dolo, debe concurrir en el inductor la voluntad de inducir a realizar la conducta imprudente. No cabe una inducción por imprudencia, sin voluntad de inducir.
11.4.5. La cooperación El CP distingue 2 clases de cooperadores: § Cooperador necesario: Equiparado al autor aunque realmente no lo sea. → art. 28 b) CP § Cómplice en sentido legal estricto. → art. 29 CP La delimitación de ambas figuras constituye el principal problema práctico en esta materia. De una u otra calificación depende que se castigue al cooperador como al verdadero autor o con la pena inferior en grado.
Dos criterios se han propuesto para superar la inseguridad que supone la situación descrita: 1.
Se requiere la necesidad de la cooperación para la producción del resultado, sin requerir además que resulte necesaria para las modalidades de la acción.
2.
Se atiende a la escasez de la aportación para decidir la calificación de cooperación necesaria o complicidad. Si la aportación constituye un bien escaso para el autor en su situación, constituirá cooperación necesaria, si no lo es, complicidad.
Ambas perspectivas son compatibles porque fundamentalmente apuntan a aspectos distintos del problema.
La jurisprudencia ha decidido la distinción de autoría y complicidad acudiendo a los criterios de: → Existencia o no de acuerdo previo.
→ Existencia de mayor o menor importancia causal de la contribución.
→ Rareza, escasez y dificultad de la contribución.
El TS viene afirmando que la actividad del cómplice es: • Secundaria.
• Accesoria.
• Auxiliar.
LECCIÓN 14 y 15   12 Derecho Penal: Parte General Tema 11 – Tipos de autoría y tipos de participaciónn Sin embargo, la actividad del cooperador necesario es: Ø Una “condicio sine qua non” del delito.
Ø Un bien escaso.
Ø Implica dominio del hecho porque su retirada impediría el delito.
Ni el art. 28 b) ni el 29 CP precisan los medios por los que pueden tener lugar los actos de cooperación. Se discute si tiene cabida en ésta la de la naturaleza psíquica o solo la material y si puede tener lugar por omisión o únicamente por actos positivos.
Ambas cuestiones dependen de la interpretación que se dé al término “acto” empleado por la ley para referirse a la cooperación. Desde una interpretación amplia, tal y como es preferible político-criminalmente: v Sí se admite la cooperación psíquica.
v No se admite la cooperación por omisión.
En cuanto al momento de la participación, la cooperación necesaria debe tener lugar en la fase preparatoria o, si es simultánea a la ejecución del hecho, siempre que no constituya una parte esencial del plan global para la realización del mismo, pues de otro modo daría lugar a la autentica coautoría.
En cuanto a la necesidad de existencia de una relación de causalidad entre la complicidad y el delito cometido, la doctrina española y el TS parecen convenir en que no es precisa una propia causalidad condicionante del resultado, sino que basta para la cooperación un favorecimiento eficaz del hecho.
El TS admite la punición de la cooperación necesaria imprudente. No obstante, no admite la de la complicidad imprudente, exigiendo en este caso constantemente la concurrencia de dolo. Como en la inducción, para la cooperación dolosa se requiere la presencia de doble dolo. Basta también el dolo eventual.
Debe subrayarse que para el dolo requiere la jurisprudencia el conocimiento del carácter delictivo, sin el cual la participación se estima impune.
Para la existencia de tentativa, es necesario que se haya iniciado la ejecución del hecho para el cual se presta la cooperación.
LECCIÓN 14 y 15   13 ...