La rebelión de Orc frente Urizen (2014)

Ejercicio Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 3º curso
Asignatura Literatura Europea II
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 20/10/2014
Descargas 3
Subido por

Descripción

Estudio de la confrontación entre los seres mitológicos Orc y Urizen creados por el artista William Blake

Vista previa del texto

Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 La rebelión de Orc frente Urizen Vida y muerte como renovación en la poesía de Blake Laia Pujol Serra William Blake (1757-1827) fue poeta, escritor, pintor y grabador inglés, cuya obra no estuvo demasiado bien valorada por sus coetáneos. Fue predecesor –incluso, por algunos, iniciador– del Romanticismo, aunque nunca llegó a identificarse con este movimiento.
Dos aspectos importantes de su obra son, entre otros, la creación de una “mitopoiesis” – construcción del mito– propia y el diálogo que constantemente mantiene entre opuestos.
Esta segunda idea proyecta una crítica contra la filosofía mecánica y materialista que dominaba a las universidades y escuelas de su época. Su cosmología se ajustaba más bien a la visión de la realidad como un constate proceso, un fluido, y creía que el cambio surgía precisamente del juego dinámico entre fuerzas opuestas, por lo que cada substancia tiene dos cualidades inherentes, llamados por el autor “contrarios”. Sin embargo, “los estados son contrarios porque no pueden reconciliarse dentro de las limitaciones de una existencia humana. Pero su realidad simultánea demuestra que ninguna de ellas niega simplemente la otra. Más aún, se ponen de manifiesto mutuamente en una influencia recíproca tan diversa como la existencia misma” (Bloom, 1974: 49).
A continuación vamos a tratar estos elementos a partir de la dualidad de las figuras de Urizen y Orc. Cabe tener en cuenta, sin embargo, que estos personajes –de igual forma que todos los demás personajes de su creación de carácter mitológico– no son puramente símbolos, significantes de un solo significado, sino que la interpretación que se puede sacar de ellos no sólo tiene que contextualizarse en su propia evolución, sino también con las interrelaciones que se efectúan en el momento dado con otros personajes. En este caso, aunque primero trataremos las figuras por separado, pretendiendo un primer contacto, finalmente nos centraremos en la lucha que se produce entre Orc y Urizen en el libro América: una profecía.
1 Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 Urizen Urizen es uno de los cuatro Zoas1. Tal como dice Foster Damon en A Blake Dictionary: Urizen is the southern Zoa, who symbolizes Reason. But he is much more than what we commonly understand by “reason”: he is the limiter of Energy, the lawmaker, and the avenging conscience. He is a plowman, a builder, and driver of the sunchariot. His art is architecture, his sense is Sight, his metal is Gold, his element is Air. […] Man, the image of God, is fourfold; God therefore must also be fourfold. As the Trinity is reflected in the other three Zoas (Tharmas, the Father; Luvah, the Son; and Urthona, the Holy Ghost), Urizen must be […] that aspect of deity which, when fallen, becomes Satan (FZ v: 217). All things, even the Devil, are of the divine substance (Foster Damon, 1988: 419).
Urizen es, por lo tanto, “el caído Príncipe de la Luz en el panteón de Blake” (Bloom, 1974: 93), asimilado no sólo a la caída de Dios, sino también a la del hombre, unificando los dos destinos fatales bajo una misma naturaleza.
Después de su caída, Urizen se cierra en sí mismo para buscar su propia identidad2. En su salida, su despertar, se convierte en el primer moralista y crea las leyes de la abstracción humana “una combinación deísta de las formulaciones mosaica y newtoniana, la mezcla subraya que ambos puntos de vista hacen valer la uniformidad” (Bloom, 1974: 103).
Orc La figura de Orc es una de las creaciones más complejas de Blake. Hay una asimilación directa con el sol –“encarnación del poeta como un dios del sol” (Bloom, 1974: 21)–, no 1 “Zoa” es una palabra griega traducida en la Revelación (iv:6, etc.) por “bestias”, comúnmente identificadas con adsfasd, vinculadas a los cuatro evangelistas (aunque cabe mantener las distancias, no es una representación directa, Blake utiliza la Bíblia únicamente como fuente de inspiración y trasfondo cultural). Tal como dice Bloom, “el alma, para Blake, es lo real o cuerpo no caído; el cuerpo es todo lo que del alma posee el hombre caído. El cuerpo del hombre tiene corazón, cabeza, caderas y una unidad en funcionamiento que los contiene, y así, por tanto, está constituida el alma humana. El alma, o cuerpo imaginativo, tiene una cabeza llamada Urizen, unas caderas que se llaman Urthona, un corazón llamado Luvah y la función que los unifica en la imagen de lo humano se llama Tharmas. Las funciones del cuerpo caído toman diferentes nombres. Urizen aparece como Satán o el Espectro, Luvah como Orc, Urthona como Los y también como un Espectro separado de Urthona. Tharmas desaparece y ocupa su lugar el caos de la naturaleza que cubre la forma primigenia de lo humano” (Bloom, 1974: 47).
2 “Urizen surge como una misteriosa sombra absorta en sí misma. Desde este aislamiento solipsístico se crea un vacío cerrado en sí mismo en medio de la Eternidad. […]Urizen medita hasta que empieza a dividirse, separándose en dos partes. Las divisiones se convierten en formas con las que lucha oscuramente” (Bloom, 1974: 99, 101).
2 Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 sólo como nacimiento, como aurora, sino también, en contexto humano, como renovación sexual y nueva vida que surge en medio de la caída de los valores, de las crisis, en pos de un nuevo resurgimiento. Orc es, por lo tanto, la imaginación humana tratando de traspasar los confines de la naturaleza, pero este empuje creador que hay en él no puede separarse de la energía meramente orgánica. Es, pues, un mito totalizador, porque es el Adonis de Blake y el Prometeo de Blake, el Apolo de Blake y el Cristo de Blake, y se manifiesta en la época del poeta en figuras tan diversas como Napoleón y el mismo Blake. Esta gama, en apariencia desconcertante, de identificaciones es posible porque Orc es una figura cíclica (Bloom, 1974: 21).
Orc es, por ende, la Revolución de la humanidad encarnada. Como dice Foster Damon, “he is a lower form of Luvah, the emotions […], because repressed love turns to war” (Foster Damon, 1988: 309). Como alter ego de Luvah3, Orc ya lleva en sí una esencialidad contrapuesta a aquél: el germen de la confrontación con Urizen ya se encuentra en su naturaleza.
Por otro lado, Orc es hijo de Los4 y su emanación Enitharmon. Sin embargo, “la apariencia de este niño feroz asusta a los Eternos, ahora tímidamente ortodoxos, quienes cierran definitivamente el pabellón del universo, completando la separación de Los de la Eternidad. Afligido por el resentimiento y los celos de su portentoso hijo, Los encadena a Orc en la cima de una montaña” (Bloom, 1974: 108). Es en este estado en el que encontramos a Orc en el «Preludio» de América: una Profecía.
América: una profecía En sus Profecías, Blake funde la historia, los hechos, con el mito, la fantasía. En este libro se confrontan, pues, por un lado, los Estados Unidos de América contra el imperio británico en la Guerra de Independencia de 1775-1783, y, por el otro, la revolución mítica de Orc, impulsado intrínsecamente por su destino como “el Hombre natural, la 3 Luvah (como Amor y Odio, Emoción) es el tercer Zoa. Su relación con Urizen (Razón), no es únicamente complicada, sino que es distinta según el momento en que nos situamos. Inicialmente, ambos pretenden una conspiración contra Albion “para establecer su imperio sobre los hombres”, de forma que “Urizen controlaría la imaginación del hombre, dejando a Luvah dominar la razón del hombre" (Foster Damon, 1988: 156). Sin embargo, al final “los Leones de Urizen usan el metal fundido para crear el universo astronómico, que es la Emoción [Luvah] solidificada por la Razón [Urizen]” (Foster Damon, 1988: 156). Luvah, no obstante, no puede ser suprimido, por lo que renace bajo la forma de Orc.
4 “Los es el profeta eterno, así como Urizen es el eterno sacerdote. La historia pertenece a Urizen, mientras que «el mediador, el redentor, el Tiempo» es finalmente un atributo de su profético antagonista” (Bloom, 1974: 104-105).
3 Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 energía humana en lucha con los contrarios de Los y los Espectros contrarios de Urizen y Urthona: el arte contra las doctrinas y las circunstancias que restringen” (Bloom: 1974: 47).
En el preludio encontramos al joven Orc atado en la cima de la montaña. La virgen de la sombra5 (hija de Urthona) le lleva comida y bebida. Orc, quién no puede controlar su corazón revoltoso, consigue librarse de sus cadenas y la posee en la unión sexual.
Entonces ella le reconoce como los oprimidos de América6. La revolución empieza, pues, con la unión de opuestos, el fuego y el hielo (Orc y la hija de Urthona): el impulso humano (sujeto) encuentra su esencia en la naturaleza (objeto), se fusionan, se convierten en uno, la rebelión se vuelve factual.
Como remarca Miquel Desclot en el prólogo de los Libros proféticos…: Erdman proposa una interpretació del «Preludi» en el sentit de condensar-hi la història de la humanitat, començant pel paradís de la igualtat innocent (representat per Urthona, «el qui té la terra»), seguit de la caiguda en l’experiència de la desigualtat opressora (representada per Orc encadenat a terra, nodrit encara per la verge innominada, la natura, que li ofereix la vida amb el ferro de l’arada, i la mort amb el ferro de les armes), i culminant en l’edat auroral de la resurrecció (representada per la revolta d’Orc i la còpula ritual amb la natura, la qual haurà de morir i renéixer per a benefici de l’home que torna a tenir la terra (Desclot, 1987: 16-17).
En cuanto al desarrollo del conflicto en la segunda parte, se entretejan el mito y la historia (el conocimiento de Blake sobre lo que realmente había ocurrido no era del todo exacto, sobre todo teniendo que los hechos acontecen unas dos décadas antes que Blake escriba los libros) a partir de símbolos y alegorías (como por ejemplo los 13 ángeles que 5 “Orc’s consort is the Shadowy Female, who is this material world –a lower form of Luvah’s Emanation, Vala” (Foster Damon, 1988: 309).
6 “«I know thee, I have found thee, & I will not let thee go: Thou art the image of God who dwells in darkness of Africa, And thou art fall’n to give me life in regions of dark death.
On my American plains I fell the struggling afflictions Endur’d by roots that writhe their arms into the nether deep.
I see a Serpent in Canada who courts me to his love, In Mexico an Eagle, and a Lion in Peru; I see a Whale in the South-sea, drinking my soul away.
O what limb rending pains I feel! Thy fire & my frost Mingle in howling pains, in furrows by thy lightnings rent.
This is eternal death, and this the torment long foretold»” (Blake, 1987: 50).
4 Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 representan las 13 colonias americanas originales) 7. A pesar de los esfuerzos de Urizen, el fuego de Orc consigue conquistar América, incluso sus chispas llegan al continente (a Francia, prefigurando la Revolución Francesa). No obstante, como deduce Foster Damon a partir de los dibujos que acompañan el poema, los ideales de la Revolución también terminarán degradándose8.
La pérdida del mito en tanto que fuente de explicación cosmológica, incluso ontológica al menos de forma indirecta, dando paso al saber científico dirigido, no solamente a través de la ciencia, sino también a través de todas las pseudociencias, ha conllevado a lo largo de la historia numerosas crisis de valores hasta llegar a nuestros días, dónde estas crisis ya no se reformulan bajo grupos de distintas opiniones según una legitimación final trascendente injustificable por hallarse en la metafísica, sino que los valores y la importancia que deberían tener unos sobre otros se han trasladado del plano metafísico al concreto-abstracto –por ejemplo, al dinero, al reconocimiento social, etc.–, provocando así, a nivel general, una superposición de unos valores de carácter hedonista y egocéntricos (sociedad de consumo, etc.) por encima de unos valores más bien morales.
Desde mi punto de vista, Blake –ya consciente de los primeras alarmas que de esta situación había en su época– no sólo reproduce su crítica a partir de los personajes de Orc y Urizen –hay que remarcar, sin embargo, que Urizen no es “malo” en esencia, sino que la moralidad es ambigua, más bien dirigida a través de la interpretación que cada uno pueda hacer de sus actos (y de igual forma aplicado al aspecto racionalista de la humanidad)–, sino también a partir del uso del mito y la poesía, la lírica, como una alegoría, para explicar un suceso histórico real.
7 En cuanto a la sucesión de los hechos, “A les dues vores de l’Atlàntic, americans i britànics es contemplen, en peu de guerra, mentre el rei anglès comprèn que «ja no hi ha imperi». Tot d’una apareix en el cel intermedi la figura flamígera d’Orc, que és identificada de seguida per l’Àngel urizènic d’Albió com a encarnació de la revolta. Aleshores el Príncep d’Albió crida els seus tretze àngels (els governadors de les colònies) a la guerra, però els àngels se sumen a la revolució, i els soldats britànics erren pel país, desconcertats i sense armes. Davant aquestes desercions, l’Àngel d’Albió opta per la guerra bacteriològica i llança un estol de plagues contra Amèrica. Tanmateix, el foc d’Orc rugeix poderós i les retorna a la Gran Bretanya, que en queda empestada fins al cim. El Poeta Llorejat i els sacerdots cerquen refugi contra el virus de la revolta alliberadora. Desolat, Urizen aboca des del cel una nevada per apaivagar els focs d’Orc, que no es revifaran fins que n’arribi una espurna a França. Mentrestant, els trons europeus tremolen i malden per protegir-se de l’amenaça. «Però cremaren portes i es fongueren panys i golfos; i els focs roents lleparen els cels i els recers dels homes.»” (Desclot, 1987: 17).
8 “But the Revolution is not all the glory which the text implies. Orc, though spiritual in origin and essential to man’s progress, operates in the material means. The pictures trace, subtly at first, the degeneration of the revolutionary ideals” (Foster Damon, 1988: 21).
5 Literatura Europea II Prof. Michael Pfeiffer Año académico: 2013-2014 Curso: 3º de Grado en Humanidades, grupo 1 Bibliografía Fuentes primarias Blake, William [1973, Visions of the Daughters of Albion; 1793, America, a Prophecy; 1794, Europe, a Prophecy] [Desclot, Miquel (version y prólogo)]: Llibres profètics de Lambeth, I, Edicions Proa, Barcelona, 1987.
Fuentes secundarias Bloom, Harold: Los poetas visionarios del romanticismo inglés. Blake, Byron, Shelley, Keats. Barral Editores, Barcelona, 1974.
Foster Damon, S.: A Blake Dictionary. The Ideas and Symbols of William Blake, Brown University Press (University Press of New England), Hanover and London, 1988.
6 ...