Práctica 2. Indefensión aprendida (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Motivación y Emoción
Profesor P.M.
Año del apunte 2014
Páginas 2
Fecha de subida 14/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes tomados en las clases teóricas y prácticas de Motivación y Emoción durante el curso 2014-2015. Profesor: Pedro Mateos. Nota obtenida en la asignatura: 8'1. El examen final fue bastante complicado, no hay que confiarse.

Vista previa del texto

PRÁCTICA 2: INDEFENSIÓN APRENDIDA El objetivo de esta práctica es mostrar un modo sencillo de inducir indefensión aprendida en humanos. El término indefensión aprendida es el término utilizado por los psicólogos para referirse al hecho de que los sujetos expuestos a una serie de acontecimientos aversivos incontrolados adquieren déficit generalizados en la realización de tareas. Incluso de tareas que no están directamente relacionadas con la situación en la que sufrieron los acontecimientos aversivos. Es decir, la persona tiene dificultades para aprender que en una nueva situación no tiene por que haber incontrolabilidad o falta de contingencia entre su conducta y el resultado obtenido. Además de este tipo de déficit cognitivos, la indefensión provoca también déficit motivacionales: al no percibirse una contingencia entre la conducta y el resultado disminuye el esfuerzo para intentarlo de nuevo. Hay igualmente déficit afectivos. Inicialmente, las situaciones de indefensión suele generar miedo. El miedo moviliza todos los recursos de los que dispone la persona para escapar de la situación aversiva e incontrolable. Pero si el escape no es posible se produce finalmente depresión y apatía. El fenómeno de la indefensión adquirida ha sido replicado muchas veces en la investigación empírica, tanto con sujetos animales como humanos. Un procedimiento comúnmente utilizado en la investigación humana para generar indefensión es el que hemos empleado en esta práctica: consiste en inducir una indefensión a través de series de letras irresolubles. Durante la primera parte de la práctica, la mitad de los alumnos (aquellos cuyo número de ordenador era impar) trató de resolver series de letras que en realidad eran irresolubles (por ejemplo, C R A S E T E), mientras que la otra mitad (aquellos cuyo número de ordenador es par) trabajó con series de letras resolubles (por ejemplo, I L A H M O C = MOCHILA). En la segunda parte de la práctica a todos los alumnos se les presentó una serie de anagramas resolubles. En los estudios en que se ha utilizado este procedimiento se ha encontrado que los participantes que en la primera parte reciben series de letras irresolubles tienen a resolver menos series de letras en la segunda parte que los que reciben inicialmente series de letras que si se pueden resolver. Los participantes “indefensos” suelen quejarse de que “no valía la pena intentarlo” esforzándose menos en la tarea durante la segunda parte del estudio. ¿Cuál fue el resultado de la clase? ¿Resolvieron los alumnos impares menos anagramas que los alumnos pares en la segunda parte? Analiza estadísticamente los resultados de la clase. Una “t de Student” de una cola, para muestras no relacionadas, será suficiente. Aun cuando los resultados hayan sido confirmatorios, hay que señalar que le procedimiento utilizado no excluye otras interpretaciones alternativas. Dado que implica experiencias de fracaso, es posible que dicho procedimiento afecte a las expectativas de fracaso más que a las expectativas de incontrolabilidad. Es posible que las personas que reciben en el laboratorio series de letras o cualquier otra tarea irresoluble adquieran una sensación de incompetencia y desistan en sus intentos, mientras que las personas que reciben una tarea resoluble se sientan competentes y en consecuencia persistan en la tarea. No obstante, algunos estudios muestran que la falta de control del resultado tiene mayor influencia sobre el rendimiento posterior que la sensación de fracaso. ...

Comprar Previsualizar