Tema 4. El Gobierno (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Organización Constitucional del Estado
Profesor J.R.R.D..
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 15/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

EL GOBIERNO.
TEMA 4. EL GOBIERNO Configuración constitucional del Gobierno.
El Gobierno aparece en la Constitución de 1978 como un órgano constitucional inmediato, en el sentido de que debe su existencia a la propia Constitución y no a la voluntad de otro órgano, y sus funciones y competencias se encuentran reguladas por preceptos constitucionales.
El Gobierno es un órgano autónomo dotado de competencias y atribuciones propias que ejerce por derecho propio y no por delegación. Así, el Gobierno se mantiene sobre la confianza del Parlamento y es responsable políticamente ante el mismo, pero es el Gobierno quien gobierna. El Gobierno y el Parlamento quedan de esta forma vinculados con limitaciones reciprocas. El Gobierno es, sin duda, el órgano constitucional central de nuestro sistema político.
Composición, formación y cese del Gobierno.
La Constitución se refiere a la composición del Gobierno de forma muy esquemática, en su art. 98.1. “El Gobierno se compone del Presidente, de los Vicepresidentes en su caso, de los Ministros y de los demás miembros que establezca la ley”. Esta escueta regulación hace necesaria la intervención de otras normas que dispongan el número y la denominación de los ministerios, la presencia o no de vicepresidentes, etc. La disposición aplicable a este respecto es el art. 103.2 de la CE, que establece que “los órganos de la Administración del Estado son creados, regidos y coordinados de acuerdo con la ley”. La fórmula no es otra que la de la llamada reserva relativa de ley, que permite compartir la regulación de una materia entre la ley y el reglamento.
Este sistema, que remite a disposiciones reglamentarias la determinación del número total y la denominación de los departamentos ministeriales, ha sido el adoptado en la práctica.
Este sistema presenta indudables ventajas, ya que es más flexible que la fijación por ley del número y denominación de los ministerios. Nos obstante, tal flexibilidad no será aplicable a la creación de categorías de miembros del Gobierno distintas de Presidente, Vicepresidente o Ministros.
Los procedimientos de formación y cese del Gobierno giran esencialmente en torno a la figura del Presidente, siendo el nombramiento y cese de éste el elemento definitorio. Y en este contexto, la Constitución prevé dos formas de nombramiento del Presidente: la que pueda llamarse ordinaria y una de carácter extraordinario.
Por lo que se refiere a la fórmula ordinaria, se trata de un procedimiento complejo, en que se pueden distinguirse tres fases: una primera de propuesta; a continuación una fase de investidura parlamentaria; y finalmente, el nombramiento y toma de posesión.
1 EL GOBIERNO.
a) Propuesta.
El Rey consultará con los representantes políticos designados por los partidos que hayan obtenido representación en el Congreso de los Diputados, y propondrá un candidato a Presidente del Gobierno. Nada dice la Constitución sobre el plazo de tiempo en que deberán realizarse las consultas previas, dejando aparentemente este aspecto a la libre dirección del Monarca. Se supone que el Rey sólo empleará el tiempo preciso.
Realizadas las consultas, el Rey propone, con el refrendo del presidente del Congreso, un candidato a la Presidencia del Gobierno.
b) Investidura.
Recibida la propuesta del Rey, el Presidente del Congreso de los Diputados, convocará el Pleno en el que el candidato deberá exponer su programa político.
Tras un debate se procederá a la votación, siendo elegido Presidente del Gobierno si obtiene mayoría absoluta en primera votación o mayoría simple en segunda, cuarenta y ocho horas después. En el caso de que el candidato propuesto obtuviera la confianza de la Cámara en primera o segunda votación el Rey lo nombrará Presidente del Gobierno, con el refrendo del Presidente del Congreso.
No obstante, si efectuadas las votaciones no se otorgase la confianza parlamentaria para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas regias de la misma forma señalad. Y en el caso de que, transcurridos 2 meses desde la primera votación de investidura ningún candidato hubiera obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.
La investidura afecta sólo al Presidente del Gobierno y no al Gobierno “que pretenda formar”. Finalizado el debate de investidura, se llevará a efecto la votación en la hora fijada, mediante la cual en Congreso otorga o deniega su confianza al candidato y a su programa.
c) Nombramiento de los miembros del Gobierno.
Una vez realizada con éxito la investidura del candidato a la presidencia del Gobierno corresponde al Rey su nombramiento formal. En este caso, y de acuerdo con el art. 64 CE, se atribuye al Presidente del Congreso el refrendo de su nombramiento. En lo que se refiere al resto de los miembros del Gobierno, la CE atribute también su nombramiento al Rey, pero este se realiza a propuesta del Presidente del Gobierno Los nombramientos del Presidente y demás miembros del Gobierno se llevan a cabo mediante Real Decreto.
2 EL GOBIERNO.
El Gobierno cesa tras la celebración de elecciones generales, en los casos de pérdida de confianza parlamentaria o por dimisión o fallecimiento de su Presidente. El Gobierno cesante permanece como Gobierno en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno, limitándose al despacho ordinario de los asuntos públicos.
Esta situación del Gobierno cesante se fundamenta en el principio institucional de la prorrogatio, que deriva de la exigencia de continuidad del Estado y de sus instituciones. Ahora bien, el cese sólo afecta al Gobierno, no a la Administración. Así pues, el Gobierno cesante que permanece como Gobierno en funciones aparece vinculado al cumplimiento del principio y deber de lealtad constitucional.
El art. 31.3 de la Ley del Gobierno delimita la posición constitucional el Gobierno en funciones. Además la Ley del Gobierno impone una seria de límites expresos en su actuación al Gobierno en funciones y a su Presidente.
El estatuto de los miembros del Gobierno.
Dentro del ordenamiento español, los miembros del Gobierno disponen de un status peculiar, que incluye derechos y obligaciones de muy variada índole y que singulariza su posición en relación con el resto de los ciudadanos.
Desde el punto de vista administrativo, la Constitución se refiere expresamente a una característica del status ministerial. El art. 98 de la Constitución establece un núcleo mínimo: los miembros del Gobierno no podrán ejercer otras funciones representativas que las propias del mandato parlamentario, ni cualquier otra función pública, ni actividad profesional o mercantil alguna.
Desde la perspectiva penal, los miembros del Gobierno gozan de una especial protección. En cuanto se refiere a su actuación conjunta en Consejo de Ministros el Código Penal tipifica como delito toda coerción u obstaculización de la libertad de los ministros reunidos en Consejo, así como las injurias y amenazas al Gobierno.
En cuanto a la responsabilidad criminal, esta será exigible ante la sala de lo Penal del Tribunal Supremo, si la acusación fuera por traición o por cualquier delito contra la seguridad del Estado en el ejercicio de sus funciones, sólo podrá ser plantada por iniciativa de la cuarta parte de los Miembros del Congreso, y con la aprobación de la mayoría absoluta del mismo. En estos supuestos no será aplicable la prerrogativa real de gracia.
Las funciones del Gobierno El art 97 CE establece: "el Gobierno dirige la política interior y exterior, la Administración civil y militar, y la defensa del Estado. Ejerce la función ejecutiva y la potestad reglamentaria de acuerdo con la CE y las leyes".
Al ejercer la función de dirección política al Gobierno le corresponden distintas funciones en las que tiene un amplio margen de discrecionalidad en la toma de decisiones, si bien su actuación está sujeta al control y a la exigencia de responsabilidad 3 EL GOBIERNO.
política por parte del Congreso de los Diputados. Para desarrollar estas funciones la CE atribuye al Gobierno iniciativa legislativa y la posibilidad de dictar normas con rango de ley.
Aunque el Gobierno se sirve de la Administración para desarrollar su política, las funciones del Gobierno no se agotan en la dimensión administrativa, por lo que no se debe identificar Administración con Gobierno.
En el cumplimiento de esta función, al Gobierno le corresponde la actividad directiva y a la Administración la actividad así dirigida. El Gobierno también dirige la política interior y exterior, y la defensa del Estado. En el ejercicio de la función ejecutiva, corresponde al Gobierno adoptar las medidas oportunas para dar cumplimiento a los mandatos legales y dirigir la Administración Civil y la Administración Militar En lo que se refiere a la potestad reglamentaria, el Gobierno puede dictar reglamentos que desarrollen una Ley; o reglamentos independientes que no son de mera ejecución de una Ley.
4 ...

Tags:
Comprar Previsualizar