Contratación Mercantil 2ª parte (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Cantabria
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Contratación mercantil
Año del apunte 2014
Páginas 30
Fecha de subida 16/09/2015
Descargas 12
Subido por

Vista previa del texto

Vicente  Olmos  Ros       Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil   CONTRATACIÓN  MERCANTIL   TEMA  3  –  LA  COMPRAVENTA  MERCANTIL     3.1.  El  contrato  de  compraventa  mercantil:     1)  Concepto   -­‐La  compraventa  es  la  pieza  fundamental  en  el  sistema,  tal  como  dice  el  art.  1445  CC.  Es  un   contrato   regulado   por   partida   doble   en   el   ámbito   mercantil   y   en   el   civil,   por   ello   habrá   que   saber  cuando  se  está  ante  una  compraventa  mercantil  y  cuando  ante  una  civil.  En  el  derecho   español  se  mantiene  la  doble  codificación  y  no  está  delimitada  la  compraventa  en  el  CM,  como   si  sucede  en  otros  sistema  jurídicos.   La  interpretación  de  los  preceptos  del  CM  ha  sido  hecha  por  la  jurisprudencia  con  muy  escaso   rigor,  el  TS  ha  interpretado  los  preceptos  del  CM  con  bastante  confusión,  no  siendo  ello  una   ayuda   a   la   redacción   difusa   del   legislador.   España   se   ha   adherido   al   CV   en   el   ámbito   de   la   compraventa  mercantil  internacional,  pero  ello  no  es  suficiente.   Los   arts.   325   a   345   CM   son   los   que   se   dedican   en   el   CM   a   la   regulación   de   la   compraventa   mercantil,  su  amplitud  se  debe  a  la  promulgación  del  CM  años  antes  que  el  CC.  El  legislador   hizo  una  regulación  fragmentaria  y  escasa,  pensando  en  que  en  poco  tiempo  se  crearía  un  CC   que  cubriría  las  carencias  del  CM  en  esta  materia.   El   concepto   de   compraventa   general   se   exhibe   en   el   art.   1445   CC,   la   definición   de   compraventa   mercantil   está   en   el   art.   325   CM,   será  mercantil  la  compraventa  de  cosas  muebles   para  revenderlas,  bien  en  la  misma  forma  que  se  compraron,  o  bien  en  otra  diferente,  con  ánimo   de  lucrarse  en  la  reventa.   Complementado   por   el   art.   326,   si   comparamos   ambos   obtendremos   las   líneas   que   separan   un   concepto   de   otro.   La   intención   (revender)   se   convierte   en   principal,   mientras  que  la  profesión  no  tanto,  en  el  art.  325  CM,  se  prima  el  concepto  de  especulación  de   la  época,  más  que  por  el  actual  término  de  profesionalidad.   • Elemento  subjetivo  intencional.  El  que  compra  actúa  con  un  propósito  de  reventa  (animus   vendendi   y   animus  consumendi,   para   aplicar   a   procesos   industriales   o   manufacturar)   y   del  lucro  en  la  misma.   • Elemento   objetivo.  Se  centra  en  la  condición  mobiliaria  de  la  compraventa  mercantil  (el   CM  sólo  habla  de  cosas  muebles).   • Elemento  indiferente.  Sería  la  trasformación,  debido  a  que  puede  venderse  de  la  misma   forma  que  se  compraron  o  de  otra  diferente  (que  se  de  una  manufactura  del  producto).   El   art.   326   CM   tiene   4   puntos   que   no   tienen   el   mismo   alcance,   2   son   aclaraciones   y   2   excepciones.  Las  aclaraciones  son:   • Aclaraciones  son,  la  1ª  no   serán   mercantiles   las   compras   al   consumo   del   comprador  y  4º,   tampoco  será  mercantil  la  reventa  que  haga  cualquier  persona  no  comerciante  del  resto  de   acopios  que  hizo  para  su  consumo  (acopiar  bienes  de  consumo  sin  fin  especulativo).     • Las   excepciones   son   las   2º   las  ventas  de  los  agricultores  y  ganaderos   y   3º   las  ventas  de  los   artesanos  hechas  en  sus  talleres.   El   TS   buscando   encajar   el   consumo   empresarial   para   manufacturar,   tiene   una   tendencia   errática,   debido   a   que   llegó   a   decirse   que   si   una   empresa   compra   una   excavadora,   se   vende   con  trabajos  realizados  a  terceros,  con  el  fin  de  que  se  integre  la  compra  de  esa  maquinaria   dentro  de  la  compraventa  mercantil  y  no  civil  (debido  a  que  si  no  es  para  revenderlo  se  dará   una   compraventa   civil   en   lugar   de   una   mercantil,   el   art.   325   habla   de   cosas   muebles   para   revender).  STS  20  noviembre  1984  (RJ.  5617),  caso  de  compraventa  de  piensos,  diciendo  en  la   STS   que   el   demandado   adquiere   partidas   de   pienso   en   cantidades   superiores   a   lo   que   sería   aceptable   para   consumo   propio,   si   el   pienso   es   más   de   lo   que   consume   una   economía   domestica,   hay  que  pensar  que  va  destinado  a  engordar  ganado  (es  decir,  que  no  lo  consumen  ellos),  y  ese     1   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     ganado   lo   venden   (venden   pienso   transformado).   El   TS   cambia   su   postura,   admitiendo   el   consumo  empresarial,  que  si  entra  en  el  art.  325,  sería  el  animus  consumendi.     2)  Perfección  del  contrato       3)  El  problema  de  la  mercantilidad  de  la  reventa   -­‐La  reventa  (no  se  refiere  a  la  compraventa  que  se  hace  al  fabricante  para  vender,  que  ya  se   sabe  que  es  mercantil),  la  reventa  sería  el  caso  de  los  especuladores.  ¿Qué  es  la  reventa?  El  CM   de   1829   en   su   art.   359,   no   planteaba   este   problema,   debido   a   que   poseía   un   artículo   que   especificaba   que   la   reventa   era   compraventa   mercantil,   cosa   que   no   sucede   en   nuestro   CM   actual,   debido   a   que   se   suprimió   en   el   art.   325   CM   el   concepto   de   incluir   la   reventa   de   las   cosas  compradas  previamente  para  revenderlas  dentro,  de  la  compraventa  mercantil.   El  CM  actual  hace  una  relación  lógica  entre  compraventa  mercantil  y  reventa,  debido  a  que  el   sujeto  que  compra  al  fabricante  es  para  revender  al  consumidor,  y  al  repetirse  el  sujeto,  el  que   compra  para  revender  es  el  mismo  que  hace  la  compraventa  mercantil  (lo  decía  el  art.  359  del   antiguo  CM,  el  problema  es  que  el  actual  CM  no  lo  dice).   Es   el   acto   mixto,   debido   a   que   sería   mercantil   desde   el   punto   de   vista   de   la   compra   al   productor   y   civil   si   se   mira   desde   el   punto   de   vista   del   consumidor.   Para   resolver   esta   paradoja  se  estará  a  los  arts.  325  y  2.1  CM,  por  otro  lado  están  los  planteamientos  civilistas,   debido  a  que  el  particular  adquiere  para  su  consumo  particular,  y  estará  excluida  la  reventa   en   el   art.   325   CM   (que   es   el   antiguo   359   suprimiendo   el   inciso   de   la   reventa).   Con   carácter   general  habría  que  decir  que  tendría  que  ser  civil,  debido  a  que  el  régimen  jurídico  sería  más   razonable,   pero   también   podría   considerarse   mercantil,   basándonos   en   los   arts.   2.1   y   85   ss   CM.           3  TIPOS  DE  COMPRAVENTA:   • Compraventa   inter-­‐empresarial,  con  carácter  mercantil,  aplicándose  el  art.  325  CM,  sólo   se  aplicaría  el  D.  Civil  supletoriamente  (según  los  arts.  2  y  50  CM).   • La   compraventa   extra-­‐comercial,  tiene  como  sujetos  a  particulares  no  profesionales  (EJ.   compraventas  entre  particulares),  en  este  ámbito  se  habla  de  atenerse  al  D.  Civil.   • La  reventa,  compraventa  al  consumo,   aparece   una   relación   vertical   entre   empresario   y   consumidor,  cambiando  las  circunstancias  y  es  donde  se  genera  el  acto  mixto,  que  será   mercantil  para  el  que  vende  y  civil  para  el  que  compra,  pero  no  está  resuelto  su  régimen   jurídico.   Este   problema   se   salvará   por   el   propio   peso   o   fuerza   de   los   acontecimientos.   Esto  se  llama  bloque  de  mercantilidad  de  la  reventa,  es  la  solución  al  problema,  siendo   un  conjunto  de  normas  diferentes  que  establecen  un  régimen  jurídico  para  las  reventas.   El   bloque   de   mercantilidad   de   la   reventa   está   formado   por   la   Ley   CGC,   Ley   general   para   la   defensa  de  consumidores  y  usuarios,  Ley  reguladora  del  comercio  minorista,  Ley  de  créditos   al  consumo,  etc.  Se  aplica  a  las  reventas  al  consumo,  evitando  discusión  alguna  de  si  se  califica   de  manera  mercantil  o  civil.   La   Ley   de   consumidores   en   su   art.   19,   dice   que   serán   protegidos   de   manera   prioritaria   los   legítimos  intereses  de  los  consumidores,  han  de  ser  respetados,  remitiendo  tras  ello  al  CM  y  CC   de   manera   supletoria,   pero   se   hará   siempre   respetando   y   beneficiando   los   derechos   económicos  y  sociales  de  los  consumidores.       4)  La  mercancía  y  el  precio   -­‐Son   el   objeto   del   contrato   (mercancía).   Según   la   codificación,   el   objeto   típico   de   los   contratos  mercantiles  son  muebles,  pero  también  hay  elementos  que  sin  ser  cosas  muebles  o   mercancías   al   uso   pueden   ser   objeto   de   comercio   de   un   establecimiento   mercantil   (Ej.   Derechos  de  autor,  participaciones  en  una  empresa,  etc).     ¿Quedan  excluidos  los  inmuebles  del  tráfico  mercantil?  ¿Son  sólo  objeto  de  compraventa  civil?     Mayores   dudas   presenta   por   el   contrario,   la   transmisión   de   inmuebles   de   naturaleza   mercantil.  La  realidad  es  que  el  tenor  literal  del  art  325  CM,  lo  hace  muy  complicado,  porque   se   habla   expresamente   de   compraventa   de   bienes   muebles,   pero   sin   embargo,   la   doctrina     2   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     mercantil   encabezada   por   URIA,   entiende   que   cabria   calificar   como   mercantiles   la   compraventa  de  inmuebles,  y  ello  en  función  de  dos  argumentos:   • En  primer  lugar,  porque  el  CM  lo  que  está  previendo  expresamente  es  el  tráfico  normal   del  mercader  de  la  época,  que  eran  los  bienes  muebles.     • En   segundo   lugar,   por   la   omisión   que   hace   nuestro   CM   de   la   exclusión   explícita   de   la   compraventa   de   inmuebles   del   ámbito   mercantil,   que   si   contenía   el   CM   de   1829.   En   este   Código  de  1829,  el  art  360  expresamente  excluía  del  ámbito  mercantil  la  compraventa   de  bienes  inmuebles.  Ese  artículo  desaparece  en  el  nuevo  código  de  1885,  en  el  cual,  lo   único  que  se  dice  es  que  será  mercantil  la  compra  de  cosas  muebles,  pero  no  se  niega  o   no  se  regula  expresamente  la  compraventa  de  inmuebles.     La   cuestión   de   si   es   mercantil   o   civil,   tiene   importancia   habida   cuenta   del   auge   y   la   actual   caída   de   las   modernas   sociedades   inmobiliarias,   dedicadas   fundamentalmente   a   la   compra   de   terrenos  para  su  urbanización  y  parcelación.     -­‐En  cuanto  al  segundo  elemento  “el   precio”,  rigen  las  disposiciones  del  CC,  en  las  que   se  requiere  que  el  precio  sea  cierto  y  que  se  exprese  en  dinero  o  signo  que  lo  represente,  al   igual  que  la  compraventa  civil.  Ello  supone  que  la  fijación  del  precio  no  podrá  nunca  dejarse  al   arbitrio   de   uno   de   los   contratantes,   ahora   bien,   que   el   precio   sea   cierto,   no   elimina   la   posibilidad  de  que  sea  determinable,  es  decir,  que  se  encuentre  indeterminado,  por  referencia   a  un  tercero  o  a  la  cotización  que  exprese  un  mercado,  para  la  fijación  de  dicho  precio.     El  precio  en  la  compraventa  mercantil  puede  estar  fijado  tanto  en  moneda  nacional  como  en   moneda  extranjera.  Además,  es  un  precio  que  se  fija  libremente  por  las  partes,  aunque  en  la   practica,  la  fijación  de  precio  no  resulta  tan  libre,  en  la  medida  en  que  al  darse  la  reiteración   de  los  mismos  contratos  siempre,  acaban  en  la  práctica  con  la  fijación  de  precios  uniformes.   Incluso,   a   la   hora   de   fijar   el   precio   suelen   tener   también   efectos   importantes   la   constitución   o   la  conformación  de  grandes  uniones  de  empresas,  conocidas  como  cárteles,  que  pueden  llevar   incluso   a   una   fijación   unilateral   del   precio,   en   algunos   casos   que   puede   ser   reprobable   y   sancionable   por   parte   de   la   comisión   de   la   competencia   (ej.   En   Cantabria,   el   sector   de   los   aglomerados).  E  incluso  se  puede  fijar  el  precio  por  referencia  al  funcionamiento  de  órganos   externos,  como  es  el  caso  de  la  fijación  del  precio  de  las  gasolinas.     El   precio   pactado   en   la   compraventa   se   presume   siempre   justo,   ya   que   el   precio   en   esta   compraventa  no  viene  dado  por  el  valor  intrínseco  de  la  cosa,  o  por  su  valor  de  uso,  sino  que   viene  dado  por  su  valor  de  cambio  o  de  mercado,  es  decir,  viene  dado  por  la  expectativa  de  la   reventa.   Por   tanto,   aunque   el   objeto   fuera   inútil,   el   precio   se   entiende   siempre   justo.   Esta   formulación   del   precio   en   función   de   su   valor   de   cambio,   provoca   que   en   la   compraventa   mercantil  no  sea  posible  la  rescisión  por  lesión,  a  la  hora  de  la  fijación  del  precio.  Aunque  el   precio  pudiera  considerarse  abusivo.     Que  el  precio  sea  libre  y  que  no  quepa  la  rescisión  por  lesión,  tampoco  puede  hacernos  olvidar   la   existencia   de   algunos   precios   o   algunos   productos,   sometidos   a   regulación,   que   son   los   llamados   “precios  autorizados”   o   precios   que   se   mueven   en   unas   “bandas  máximas  o  mínimas”   (ej.:  bombona  de  butano  o  el  tabaco).  En  estos  casos,  que  son  bastante  excepcionales,  caso  de   que  el  precio  esté  tasado  públicamente,  la  venta  del  producto  a  un  coste  superior,  provocaría   la  nulidad  del  contrato,  obligando  a  la  restitución  de  las  prestaciones,  así  se  ha  expresado  el   TS  en  diferentes  sentencias.  Sin  embargo,  la  doctrina  mercantil  es  más  favorable  a  entender   como  efecto,  que  nos  encontramos  ante  un  supuesto  que  sería  de  integración  contractual,  de   nulidad  parcial  del  contrato  por  tanto,  sustituyéndose  los  precios  fijados  por  las  partes,  por  el   precio  fijado  oficialmente.   La  AP  está  autorizada  en  el  art  13.2.d)  de  la  Ley  del  comercio  minorista,  a  sustituir  el  mercado   en  materia  de  precios,  también  habrá  que  tener  en  cuenta  el  art.  14  de  la  misma  ley,  que  dice   que  podrá  fijarse,  pero  siempre  que  no  sea  con  venta   a   perdida,  excluidas  en  este  artículo.  El   art.   15   admite   las   ventas   a   colectivos   especiales,   con   precio   especiales   (como   ayudas   públicas),  pero  no  podrá  hacerse  al  público  general.       3   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     ¿Qué  pasa  si  el  precio  ha  sido  tasado  por  el  Estado?  Si  las  partes  fijan  por  encima  de  ese  precio   estatal,  en  el  DM  (en  el  D.  Civil  reporta  nulidad,  art.  1258  CC,  los  contratos  se  perfeccionan  por   el  consentimiento).  El  TS  opta  por  deshacerse  del  contrato,  obstaculizando  con  ello  el  tráfico   mercantil,   basándose   en   el   art.   6.3   CC   como   amarre   último   (pactos   en   contra   del   derecho   imperativo).         5)   Obligaciones   del   vendedor:   entrega   y   saneamiento.   La   cláusula   de   garantía.   Especial  referencia  a  la  garantía  en  las  ventas  de  bienes  de  consumo   -­‐Las   obligaciones   del   vendedor   en   la   compraventa   mercantil,   al   igual   que   en   cualquier   compraventa,  es  la  entrega  de  mercancía  y  la  obligación  de  saneamiento.  En  la  compraventa   mercantil   son   obligaciones   básicas   del   vendedor,   la   entrega   de   la   cosa   y   garantizar   la   cosa   vendida.  Esta  obligación  de  garantía,  que  cristaliza  en  una  doble  responsabilidad:   • En  la  obligación  por  evicción     • En  el  saneamiento  por  vicios  o  defectos  de  la  cosa  ocultos   Aunque  se  trate  de  obligaciones  del  vendedor,  lo  cierto  es  que  son  obligaciones  de  diferente   naturaleza  en  el  mundo  mercantil,  por  cuanto  que  la  obligación  de  entrega  es  una  obligación   esencial  del  contrato  (si  no  hay  entrega,  no  hay  compraventa),  mientras  que  la  obligación  de   garantía   es   un   efecto   natural   del   contrato,   y   como   tal   efecto,   puede   excluirse   por   acuerdo   entre   las   partes,   así   de   claro   se   manifiesta   el   art   345   CM,   en   la   medida   en   que   nos   dice   que   en   toda   venta   mercantil,   el   vendedor   quedará   obligado   a   la   evicción   y   saneamiento   a   favor   del   comprador,  salvo  pacto  en  contrario.   De   tal   forma   que   tiene   su   importancia,   que   la   garantía   en   su  doble  vertiente,  es  única  y  exclusivamente  un  efecto  natural  del  contrato.     A)La  obligación  esencial  en  todo  caso,  sin  la  cual  no  se  cumple  la  finalidad  económica   del  contrato,  es  la   obligación   de   entregar   la   cosa.  El  vendedor  está  obligado  a  entregar  la   cosa  vendida  en  el  tiempo  y  lugar  pactado,  poniéndole  al  comprador  en  poder  y  posesión  del   bien.  Los  arts.  1445,  1461  y  1462  CC.  La  entrega  puede  ser  material  o  puede  ser  una  entrega   simplemente   simbólica,   dado   que   los   supuestos   de   traidito   ficta   también   son   igualmente   aplicables  a  la  compraventa  mercantil.  Sin  embargo,  aunque  la  compraventa  mercantil  parta   de   una   situación   y   de   una   obligación   idéntica   que   la   compraventa   civil,   lo   cierto   es   que   la   obligación   de   entrega   presenta   ciertas   diferencias   en   el   entendimiento   de   cuando   se   puede   entender  cumplida.     Así,   mientras   que   en   la   compraventa   civil   se   requiere   de   la   entrega   de   la   cosa,   tanto   simbólica   (art.   1463   CC)   como   material,   en   la   compraventa   mercantil   el   vendedor   cumple   con   su   obligación  realizando  todos  los  actos  necesarios  para  que  el  comprador  pueda  tomar  posesión   de  la  cosa  vendida,  esto  es,  poniendo  la  cosa  a  disposición  del  comprador  en  el  lugar  y  tiempo   en   el   que   debe   realizarse   la   entrega,   pero   no   entregándosela.   Ello   supone,   que   entrega   y   puesta   a   disposición   se   configuran   como   dos   efectos   distintos,   o   como   dos   momentos   distintos.  La  puesta  a  disposición  es  el  término  o  finalización  de  la  actividad  que  corresponde   al  vendedor  en  la  fase  de  entrega.  Una  vez  que  el  vendedor  pone  a  disposición,  la  entrega  ya   no   depende   del   vendedor,   sino   que   esta   dependerá   de   la   voluntad   del   comprador   salvo   los   supuestos   de   fuerza   mayor.   Por   esta   razón   el   art   339   CM   libera   al   vendedor   de   responsabilidad  una  vez  que  este  pone  los  géneros  vendidos  a  disposición  del  comprador,  de   tal  forma  que  la  demora  del  vendedor  en  la  recepción  de  esas  mercancías  ha  de  entenderse   que   es   responsabilidad   exclusiva   del   comprador.   La   entrega   se   remonta   a   la   traditio,   la   entrega   se   desglosa   en   2:   a)   puesta   a   disposición   (hasta   aquí   llega   la   responsabilidad   del   vendedor)  y  b)  la  recepción  de  la  mercancía  (el  comprador  podrá  rehusar  o  demorarse,  siendo   ello  imputable  al  comprador).   La   mercancía   se   pone   a   disposición,   salvo   pacto   en   contrario,   en   el   establecimiento   del   vendedor,   cumpliendo   el   vendedor   al   tener   él   en   sus   almacenes   los   géneros   vendidos   a   disposición  del  comprador,  el  día  señalado  en  el  contrato.  Puede  pactarse  no  obstante,  que  la   entrega   se   haga   en   un   lugar   distinto.   Estos   son   los   supuestos   conocidos   como   “ventas   con     4   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     expedición”,  que  exigen  el  transporte  de  la  mercancía  de  un  lugar  a  otro,  presumiéndose,  que   las   mercancías   son   puestas   a   disposición   del   comprador,   en   el   momento   en   que   son   entregadas  al  porteador  (transportistas),  salvo  pacto  el  contrario.  Tiene  importancia  respecto   de   la   titularidad   de   las   mercancías.   Una   vez   puesta   a   disposición   la   mercancía   libera   al   vendedor.   El  tiempo  en  el  que  hay  que  entregar  la  mercancía,  será  en  el  plazo  fijado  por  las  partes,  y  si  no   se  hubiese  fijado  plazo  para  la  entrega,  el  art  337  CM  dice  que  el  vendedor  deberá  tenerlas  a   disposición  del  comprador  en  las  24  horas  siguientes  al  contrato.   Los   gastos   de   la   entrega,   art.   338   CM   serán   de   cuenta   del   vendedor,   hasta   la   puesta   a   disposición   (admitiendo   pacto   en   contrario)   y   los   gastos   de   recepción   serán   de   cuenta   del   comprador  (NO  admite  pacto  en  contrario).   B)La   obligación   de   saneamiento   que   hace   responsable   al   vendedor   de   una   doble   circunstancia:   En  primer  lugar  de  la  posesión   legal   y   pacifica   de   la   cosa,   que   da   lugar   al   saneamiento   por   evicción.   La   responsabilidad   por   evicción,   nace   para   el   vendedor   cuando   se   priva   al   comprador  por  sentencia  firme  y  en  virtud  de  un  derecho  anterior  a  la  compra  de  todo  o  parte   de   la   cosa   comprada   (art.   1475   CC   o   345   CM).   La   responsabilidad   por   evicción   frente   a   su   importancia   en   el   mundo   civil,   presenta   una   escasa   aplicabilidad   en   el   mundo   mercantil,   precisamente   por   el   juego   del   funcionamiento   del   art.   85   CM   (art.   545   CM,   preferencia   del   tercero  ante  el  reivindicador).  Este  artículo  hace  irreivindicables  los  objetos,  las  mercaderías,   los  bienes,  adquiridos  en  un  almacén  o  tienda  abierta  al  publico,  generando  una  prescripción   automática  a  favor  del  comprador,  impidiendo  que  el  propietario  que  lo  fue  de  la  misma,  y  que   hubiera   perdido   la   cosa   o   hubiera   sido   privada   de   ella   ilegalmente   pueda   reivindicarla.   El   propietario   conservara   acciones   civiles   o   penales   contra   el   vendedor,   pero   nunca   contra   el   comprador  que  adquirió.     Presunción   de   buena   fe   y   prescripción   automática,   que   se   configura   de   forma   muy   diferente   a   lo   dispuestos   en   el   art.   464   CC,   precepto   de   extraordinaria   importancia   en   el   ámbito   civil,   por   cuya   virtud   la   posesión   de   bienes   muebles   adquiridas   de   buena   fe   equivale   a   título.   Ahora   bien,   quien   hubiese   perdido   una   cosa   o   hubiese   sido   privado   de   ella   ilegalmente,   podrá   reivindicarla  de  quien  la  posea.  Esta  es  la  situación  contraria  de  lo  que  ocurre  en  el  art  85  CM,   que  prescribe  el  derecho  automáticamente,  no  cabe  por  tanto  reivindicabilidad.     La  forma  del  saneamiento  por  vicios  o  defectos  de  la  cosa  vendida.  Aquí  la  especialidad  que   presenta  el  mundo  mercantil  viene  de  la  mano  de  la  “rapidez”.  Hay  un  deber  de  denunciar    con   rapidez   la   existencia   de   vicios   o   defectos   en   el   objeto   comprado,   ya   que   en   caso   contrario   decae  la  posibilidad  de  actuar  contra  el  vendedor.  Hay  tres  posibilidades  de  actuación,  o  tres   tipos  de  vicios  distinguibles,  3  TIPOS  de  Prestación  defectuosa:   1. Cuando   siendo   idéntica   la   cosa   entregada   a   la   que   fue   objeto   del   contrato,   presenta   algunas  alteraciones  anormales.  Este  caso  hablamos  de  vicio  de  la  cosa.   2. Hay  un  defecto  de  calidad  cuando  la  cosa  contratada  y  la  entregada  no  son  idénticas,  con   una  tara  de  calidad.   3. Hay   un   defecto   de   cantidad,   cuando   el   vendedor   entrega   menos   unidades   de   las   pactadas.     • El  TS  añade  la  prestación  diversa,  es  algo  que  se  separa  radicalmente  de  la  prestación   comprometida,  al  diferir  tanto  de  lo  pactado,  habiendo  una  ausencia  de  entrega.   La   regulación   de   los   vicios   se   realiza   conjuntamente   en   el   art   336   CM.   Este   articulo   sólo   es   aplicable   cuando   los   defectos   no   llegan   a   inhabilitar   la   cosa   para   su   función   habitual.   Es   decir,   cuando  la  cosa  entregada  no  se  aparta  totalmente  de  la  cosa  comprada.     Nuestro  CM  establece  unos  plazos  de  denuncia  muy  breves.  Brevedad,  que  se  fundamenta  en   la   profesionalidad   del   comprador,   y   por   tanto   debe   presuponérsele   una   capacidad   para   conocer  con  celeridad  la  existencia  de  defectos  en  la  cosa,  de  tal  forma  que  se  prima  con  este     5   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     establecimiento   de   plazos   breves   la   seguridad   del   trafico   mercantil.   En   cuanto   a   los   plazos   para  denunciar  debe  diferenciarse:   • Que  se  trate  de  vicios,  defectos  de  calidad  o  de  cantidad  que  sean  aparentes,  esto  es,   que  puedan  ser  percibidos  por  el  comprador  al  momento  de  recibir  las  mercancías.  En   estos   casos   nos   dice   el   CM,   que   cuando   el   vicio   es   aparente,   el   comprador   debe   denunciar   los   defectos   en   el   mismo   acto   de   la   entrega   si   examina   la   mercancía.   De   no   hacer   denuncia   en   ese   momento,   pierde   todo   el   derecho   a   reclamar.   Eso   si,   como   la   facultad   de   examinar   las   mercancías   para   el   comprador   es   potestativa,   y   el   derecho   a   denunciar   los   defectos   surge   tras   el   examen,   el   legislador   atribuye   al   vendedor   la   facultad  de  exigir  al  comprador  el  reconocimiento  en  cuanto  a  cantidad  y  calidad  de  las   mercancías   (art.   336.4   CM,   podrá   el   vendedor   exigir   al   comprador   que   examine   la   mercancía,  siendo  entonces  obligatorio  dicho  examen,  consolidándose  en  ese  momento   la   relación   jurídica,   ya   que   tendría   la   obligación   de   denuncia   instantánea).   Esta   automaticidad   y   esta   inmediatez   que   funciona   para   los   vicios   aparentes,   aparece   modulada  en  el  CM  para  los  supuestos  en  los  que  las  mercancías  vengan  embaladas  o   enfardadas,   en   este   caso,   no   se   puede   exigir   al   comprador   que   las   examine   en   ese   mismo   acto   de   la   entrega,   de   tal   forma   que   el   legislador   concede   un   plazo   de   4   días   para   su  examen  por  el  comprador  desde  la  entrega  de  las  mercancías  (art.  336.2  CM).     • Puede  ocurrir  que  los  defectos  de  cantidad  o  de  calidad,  o  los  vicios,  sean  ocultos,  es   decir,  que  no  puedan  ser  reconocidos  en  el  momento  de  la  entrega.  En  este  caso,  tiene  el   comprador   el   plazo   de   30   días   desde   el   momento   de   la   entrega   para   el   examen   de   las   mercancías  y  para  su  denuncia  (art.  342  CM).  Si  no  lo  hace,  perderá  la  acción.   Son   siempre,   tanto   en   caso   de   vicios   aparentes,   como   en   vicios   ocultos,   plazos   dispositivos,   pudiendo  ser  modificados  por  voluntad  de  las  partes  contratantes.  Y  además,  estos  plazos  son   plazos   de   caducidad   (podrán   ser   aplicados   de   oficio   por   los   tribunales),   no   de   prescripción.   Por   tanto   no   pueden   ser   interrumpidos   ni   reiniciados   nuevamente.   Esto   se   justifica   en   la   necesidad   de   celeridad   en   el   trafico   mercantil.   Pero   las   pactes   podrán   pactar   plazos   superiores,  al  tratarse  de  derecho  dispositivo.   En   cuanto   a   la   forma   de   la   denuncia,   el   CM   guarda   silencio.   Se   puede   realizar   por   medio   de   cualquier   mecanismo   o   forma   que   deje   constancia   de   la   fecha.   Puede   ser   a   través   de   una   manifestación  en  el  propio  albarán  de  entrega,  pero  puede  ser  también  a  través  de  cualquier   tipo  de  requerimiento  siempre  y  cuando  se  deje  constancia  indubitada  de  la  fecha.     El   art.   1484   CC   habla   de   la   visibilidad   de   los   defectos,   que   es   seguida   por   el   TS   también   en   los   contratos  de  ámbito  mercantil.  Hay  vicios  que  son  ocultos  para  un  profano  y  no  lo  son  para  un   especialista.   Los   efectos   de   la   denuncia,   el   CM   dispone   un   tratamiento   diferente   para   el   caso   de   que   los   vicios   sean   aparentes   o   sean   ocultos.   La   denuncia   produce   siempre   el   efecto   de   que   el   comprador   conserva   la   acción   para   reclamar   contra   el   vendedor,   se   genera   el   llamado   “requisito   previo   conservativo”,   la   denuncia   no   es   la   reclamación   sino   es   conservativa   para   poder  ejercer  la  reclamación.  En  el  caso  de  vicios  aparentes  el  legislador  en  el  art.  336.3  CM,   concede  al  comprador  una  doble  opción:  a)en  primer  lugar  optar  por  la  rescisión  del  contrato,   o  bien  b)en  segundo  lugar,  exigir  su  cumplimiento  con  arreglo  a  lo  pactado.  Siempre  en  ambos   casos   podrá   reclamar   la   indemnización   que   pueda   corresponder   por   los   perjuicios   que   se   hubieran  causado  como  consecuencia  de  los  defectos,  en  todo  caso.     En   el   caso   de   vicios   ocultos,   al   comprador   se   le   reconoce   el   derecho   a   utilizar   las   acciones   previstas   por   el   CC   (art.   1490   CC)   en   el   plazo   de   6   meses   contados   desde   la   entrega,   entendiendo   por   tales,   art.   1486   CC   la   acción   rehinibitoria   (resolución   de   contrato   o   restitución  de  la  cosa)  o  la  acción  quanti  minoris  (disminución  del  precio).           6   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     La   clausula   de   garantía   –   Cuando   se   ofrece   una   garantía   por   un   tiempo   determinado,   está   formulando   una   promesa   de   duración   y   buen  funcionamiento.   El   fabricante   asegura   que   ese   producto  va  a  durar  en  funcionamiento,  hasta  tal  punto  está  seguro  de  ello,  que  si  se  producen   deficiencias  se  compromete  a  reparar  las  piezas  (gratis  total)  o  a  cambiarlo  por  otro,  art.  11   Ley  1984.  Esta  ley  de  1984  no  establece  plazo,  pero  la  ley  del  comercio  minorista  del  año  86   decía   que   tendrá   la   misma,   un   mínimo   de   6   meses.   La   nueva   ley   de   consumidores   de   2007,   recoge   los   preceptos   de   una   ley   anterior   de   garantía,   y   establece   que   la   ley   se   configura   de   otra  forma,  arts.  114  ss  (diciendo  algo  distinto  al  antiguo  art.  11  y  a  las  STJUE),  la  hace  más   técnica,  la  promesa  de  duración  y  buen  funcionamiento,  se  transforma  en  una  obligación  legal   de   entregar   productos   que   sean   conformes   con   el   contrato,   respondiendo   por   la   faltas   anteriores  a  la  entrega  (antes  entraba  cualquier  aspecto  dentro  de  dicha  garantía,  pero  en  el   régimen   de   2007   sólo   se   responde   de   la   falta   de   conformidad   con   los   bienes   del   contrato,   que   existan   al   tiempo   de   la   entrega   del   producto,   tratándose   únicamente   de   una   respuesta   ante   vicios  ocultos,  siendo  un  paso  atrás  con  respecto  a  la  antigua  regulación),  con  un  mínimo  de  2   años.   Habrá   que   probar   la   existencia   de   la   falta   antes   de   la   entrega   del   producto,   y   que   se   manifiesta  después  (vicio  oculto).   PROMESA  à  A)  DURACIÓN  /  B)  BUEN  FUNCIONAMIENTO   OBLIGACIÓN  (legal)  à  CONFORMIDADà  FALTA  àANTERIOR  A  LA  ENTREGA   En  el  tema  de  los  consumidores  hay  que  probar  que  existe  antes  de  la  entrega  y  que  existe  por   tanto,   una   falta   de   conformidad.   Salvo   prueba   en   contrario,   se   entienden   que   las   faltas   de   conformidad   realizadas   en   los   6   meses   tras   la   entrega   del   producto,   se   entienden   que   ya   existían   antes   de   la   entrega   del   producto,   por   tanto,   de   ahí   en   adelante   será   el   consumidor   quien   deba   acreditar   que   el   defecto   existía   antes   de   la   entrega,   Art.   123.1.párr   2º.   Si   son   después  de  esos  6  meses  no  hay  presunción  y  será  a  cargo  del  consumidor.  En  síntesis  es  un   retroceso  importante.   ¿Cuándo  se  responde  en  el  ámbito  de  garantía?  Sólo  cuando  se  de  una  falta  de  conformidad   con  la  entrega,  art.  116  Ley  de  consumidores  2007.  4  requisitos  que  determinan:   • Que  se  ajusten  a  lo  que  el  vendedor  presentó  como  forma  o  modelo  (catálogos,  etc).   • Que  sean  aptos  para  el  uso  ordinario  y  no  para  el  extraordinario.   • Aptos  para  usos  especiales  no  ordinarios,  pero  no  en  cualquier  circunstancia     o este  uso  especial  haya  sido  puesto  en  conocimiento  del  vendedor.   o el  vendedor  haya  admitido  ese  uso  requerido.   • Presentar  la  naturaleza  del  producto,  de  las  declaraciones  del  vendedor.   • Habrá   que   estar   a   cuenta   de   quien   corra   la   instalación,   para   estimar   si   es   falta   de   conformidad  o  no,  la  falta  de  conformidad  derivará  de  una  instalación  que  sea  obligación   por  parte  del  vendedor.   Las  acciones  se  amplían,  la  modalidad  de  ejecutar  la  garantía  se  amplía,  2  acciones  principales   y   2   secundarias   o   sustitutivas.   Acciones   principales.   Art.   119,   podrá   optar   por   exigir   la   sustitución   o   la   reparación,   a   menos   de   que   una   sea   imposible,   pero   tampoco   podrá   elegir   cuando  una  suponga  un  conste  desmesurado:   I. Obligación  de  reparación.     II. Obligación  de  sustitución.   Acciones   secundarias.   Si   el   empresario   no   lleva   la   reparación   o   sustitución   en   un   tiempo   razonable  se  dará  alguna  de  éstas:   III. Acción  de  restitución.   IV. Rebaja  del  precio.   Además,   existe   la   garantía   comercial   que   depende   de   la   voluntad   del   vendedor,   que   difiere   de   la  garantía  legal.  La  legal  es  obligatoria  por  ley,  acreditándose  tan  sólo.  A  partir  del  segundo   año   obligatorio   (que   será   1   en   caso   de   productos   usados),   entrará   en   vigor   la   garantía   comercial  (que  será  convencional),  entrarán  en  vigor  los  pactos  comerciales  o  contractuales,   lo  permite  la  ley  de  consumidores  en  el  art.  125.  Y  aún  quedaría  un  tercer  periodo,  que  sería  el     7   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     servicio   post-­‐venta   (prestar   a   sus   clientes   la   asistencia   técnica   para   la   reparación   de   sus   productos),  art.  127  ley  de  consumidores,  durando  hasta  5  años  más  allá  de  que  se  dejase  de   producir  el  producto.       6)  Obligaciones  del  comprador:  pago  del  precio  y  recepción  de  la  mercancía   -­‐Las   obligaciones   del   comprador,   son   el   pago  el  precio   y   recepción  de  la  cosa  comprada,   que   son  dos  de  las  obligaciones  esenciales.     La   obligación   de   pagar   el   precio,  art.  1500  CC,  es  una  obligación  normal  que  nace  para  el   comprador  en  el  momento  de  la  compraventa  y  que  ha  de  cumplirse  en  los  términos  pactados   por  las  partes.  El  pago  del  precio,  debe  hacerse  en  el  lugar  y  tiempo  pactado,  caso  de  no  fijarse   se  hará  en  el  momento  de  la  entrega.  En  el  mundo  mercantil  es  habitual  diferir  el  momento   del   pago   del   precio,   utilizándose   normalmente   instrumentos   financieros   de   diferente   naturaleza,   mediante   los   que   aplazar   el   pago   del   precio.   Son   habituales   en   este   sentido,   la   utilización   de   pagarés   y   letras   de   cambio   a   efectos   de   articular   el   pago   del   precio.   También   es   posible  su  realización  mediante  transferencia  bancaria,  o  pagos  contra  facturas  a  un  plazo  de   30,60,180  y  360  días.     La   obligación   de   pagar   nace   según   el   art.   339   CM,   empezará   la   obligación   de   pagar   cuando   las   mercancías  han  sido  puestas  a  disposición  del  comprador  y  dándose  la  satisfacción  de  éste.   La  demora  en  el  pago  de  la  cosa  comprada  se  regula  en  el  art  341  CM,  que  obliga  al  comprador   a  pagar  el  interés  legal  de  la  cosa,  desde  el  momento  en  el  que  vence  el  plazo  conferido  para  el   pago,  se  incurre  en  mora  de  manera  automática.  Además  el  art  340  CM  en  el  caso  de  retraso   en   el   pago,   prevé   que   si   los   objetos   están   en   poder   del   vendedor,   aunque   sea   en   calidad   de   deposito,   tiene   preferencia   frente   a   cualquier   acreedor   para   resarcirse   con   esos   objetos   (importe  del  precio  más  el  monto  de  los  intereses  moratorios).     Junto   a   la   obligación   de   pago   esta   la   obligación   de   recepcionar   la   cosa,   que   es   una   obligación  que  no  se  regula  expresamente,  pero  si  implícitamente,  en  la  medida  en  que  si  el   comprador   rehúsa   recibir   la   cosa,   sin   justa   causa,   el   vendedor   podrá   optar   entre   exigir   el   cumplimiento   o   rescindir   el   contrato   (art.   332   CM,   de   él   se   deduce   la   obligación   del   vendedor   de  recibir  la  mercancía).  El  comprador  puede  negarse  a  recibir  entregas  parciales,  art  330  CM.         7)  La  transmisión  de  la  propiedad  y  de  los  riesgos   -­‐Junto  a  las  obligaciones  de  la  compraventa,  se  encuentra  la  transmisión  del  riesgo,  o  riesgos   que  surgen  motivados  por  la  diferenciación  entre  el  momento  de  la  perfección  del  contrato  y   el   momento   de   la   entrega   de   la   cosa   vendida.   Se   hace   necesario   determinar,   a   quien   corresponden   los   riesgos   por   pérdida   de   la   cosa   en   ese   periodo   que   media   entre   la   perfección   del  contrato  y  la  transmisión  del  bien.  Ha  de  recordarse  a  estos  efectos,  que  la  compraventa   no   es   un   contrato   traslativo   de   dominio,   la   compraventa   en   derecho   español   es   un   contrato   obligatorio,   que   genera   obligaciones   para   las   partes,   transmitiéndose   el   dominio   del   objeto   con  su  entrega.     PERFECCIÓN   =   OFERTA   +   ACEPTACIÓN   /   Hay   un   periodo   entre   la   Perfección   y   el   Cumplimiento  (cuando  la  mercancía  llega  a  destino)  /  La  propiedad  se  trasmite,  pero  existen   riesgo  en  el  proceso  de  expedición.  ¿Quién  responde  de  esos  riesgos  en  la  expedición?   En   principio   la   pérdida   de   la   cosa,   se   produce   para   el   vendedor,   por   lo   que   las   cosas   deberían   perderse  para  el  vendedor.  Establece  el  art.  331  CM  (regla  res  perit  vendiciri),  que  la  perdida  o   deterioro   de   los   efectos   antes   de   su   entrega,   por   accidente   imprevisto   o   sin   culpa   (los   riesgos   dolosos  está  claro  que  los  soporta  el  autor  del  hecho)  del  vendedor,  dará  derecho  al  comprador   para  rescindir  el  contrato,   es   decir,   será   de   cargo   del   vendedor,   o   lo   que   es   lo   mismo,   que   la   transmisión  de  los  riesgos  tiene  lugar  cuando  se  entrega  la  cosa.  Sin  embargo,  esta  afirmación   del  art.  331  CM,  aparece  modalizada  (se  trata  de  una  excepción)  por  la  aplicación  del  art.  333   CM,   el   cual   precisa   que   los   daños   y   menoscabos   de   las   mercancías   teniendo   el   vendedor   los   efectos   a   disposición   del   comprador   en   el   lugar   y   tiempo   convenidos,   serán   de   cuenta   del     8   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     comprador,  excepto  en  el  caso  de  dolo  o  negligencia  del  vendedor.  Es  decir,  mientras  que  el  art.   331   parece   transmitir   los   riesgos   en   el   momento   de   la   entrega,   el   art.   333   concreta   esa   obligación  en  el  hecho  de  que  los  productos  estén  a  disposición  del  comprador,  aún  cuando  no   se   hubiera   hecho   entrega   material   de   la   misma,   si   están   a   disposición   del   comprador   en   el   lugar   y   forma   pactados,   el   riesgo   se   atribuye   al   comprador.   En   la   medida   que   la   entrega   depende   de   un   comportamiento   del   vendedor,   poniéndolo   a   disposición,   y   de   otro   del   comprador  recogiendo  la  cosa.  Los  arts.  331  y  333  se  han  de  interpretar  conjuntamente  y  no   separadamente,   son   razonablemente   complementarios,   el   art.   331   establece   la   regla   clásica   (las   cosas   perecen   para   su   dueño),   el   art.   333   modaliza   (establece   una   excepción,   siendo   el   momento   de   la   entrega   la   basculación   de   los   riesgos,   pero   contempla   que   en   el   mundo   mercantil  puede  no  coincidir  la  perfección  y  la  entrega  del  contrato).   En   el   D.   Español,   la   compraventa   no   es   traslativa   de   dominio,   va   conectada   al   título   y   el   modo   (art.  609  CC).  Sólo  se  produce  la  trasmisión  cuando  se  produce  la  aprehensión,  es  decir  que  se   da   título   y   modo   y   se   adquiere   por   traditio.   La   codificación   instaura   la   regla   de   que   la   cosa   perece  para  su  dueño  con  independencia  de  quien  sea  su  comprador.   Cuando   el   vendedor   ha   puesto   la   cosa   vendida   a   disposición   del   vendedor,   se   entiende   que   ha   cumplido  con  la  obligación  de  entrega,  trasladándose  los  riesgos  al  comprador.  Este  régimen   general  traslada  los  riesgos  en  el  momento  de  la  puesta  a  disposición,  en  la  compraventa  civil   los   riesgos   se   trasladan   en   el   momento   de   la   entrega   material.   Tiene   3  excepciones   previstas   en  el  art.  334  CM,  en  las  que  siempre  responderá  el  vendedor,  aún  por  caso  fortuito:   1) Responderá  el  vendedor  cuando  se  trate  de  bienes  fungibles,  cosas  genéricas,  vendidas   por  peso,  medida.  Sólo  perecen  las  cosas  específicas.     2) Responderá  el  vendedor  cuando  el  comprador  tenga  la  facultad  de  reconocer  y  examinar   con  carácter  previo  la  cosa  vendida.     3) Responderá   el   vendedor   en   los   supuestos   de   venta   de   cosa   futura,   en   los   que   la   transmisión  no  se  produce  hasta  que  la  cosa  tenga  las  calidades  dispuestas.     Este  momento  de  transmisión  puede  generar  algunas  dudas  interpretativas,  en  los  fenómenos  de   grandes  superficies  de  venta  en  régimen  de  autoservicio.  Si  la  transmisión  del  riesgo  se  produce   en   el   momento   de   la   puesta   a   disposición,   y   el   comprador   va   adquiriendo,   aprehendiendo   materialmente   de   los   estantes   los   productos   que   se   ponen   a   su   disposición,   la   transmisión   del   riesgo  se  produce  en  ese  momento,  y  además  aquí  no  solo  habría  puesta  a  disposición,  sino  que   habría   entrega.   ¿Cuándo   se   transmite   el   riesgo   al   comprador?   En   los   supuestos   de   venta   de   autoservicio  en  grandes  superficies,  el  contrato  se  perfecciona  con  el  pago.  Con  independencia  de   la  perfección  del  contrato,  el  momento  de  asunción  del  riesgo  es  el  pago:  PRÁCTICA.       8)  El  incumplimiento  del  contrato   -­‐Se  puede  producir  en  primer  lugar  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  del  vendedor,  a   través  de  cuatro  supuestos  distintos:   1) Por   ausencia  de  la  entrega  de  la  mercancía,   en   cuyo   caso   el   comprador   puede   exigir   el   cumplimiento  forzoso  o  resolver  el  contrato.  En  ambos  casos  deberá  indemnizar  daños  y   perjuicios.  Art  1124  CC  y  336  CM.   2) Puede  producirse  un  retraso  en  la  entrega  de  la  mercancía,  como  en  el  mundo  mercantil   el  plazo  es  esencial,  el  retraso  se  equipara  a  la  ausencia  de  entrega.  Art  329  CM.  Por  lo   que  el  comprador  tendrá  las  mismas  facultades  que  en  caso  de  ausencia  de  entrega.  Gran   diferencia  con  el  mundo  civil,  donde  la  mora  no  es  automática  (necesaria  intimación).     Es   lícito   que   el   comprador   de   buena   fe   (jurisprudencialmente   aceptado)   está   autorizado   a  adquirir  la  misma  cantidad  y  calidad  que  aquella  que  debería  haber  sido  suministrada,   al   precio   corriente   (llamada   compra   de   reemplazo),   que   significa   que   ya   no   está   interesado  en  la  entrega,  pero  está  legitimado  para  reclamar  la  diferencia  entre  el  precio   pactado  en  el  contrato  y  el  precio  final  que  le  ha  costado  adquirir  esa  mercancia.  Es  un   cálculo  rápido  de  los  daños  y  perjuicios  que  el  comprador  ha  sufrido.     9   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     3) Entrega  de  cosa  distinta  de  la  pactada,  en  este  caso,  esta  situación  se  equipara  a  la  falta   de  entrega,  art  330  CM.     4) Entrega  de  mercancía  con  defecto  de  cantidad  o  calidad,  en  estos  casos  el  comprador  se   puede  negar  a  la  recepción  de  la  mercancía  sin  incumplir  su  obligación  de  recibir  la  cosa.   También  puede  aceptarla  con  una  reducción  del  precio.   Hay   unos   regímenes   especiales   para   comercios   minoristas   (comercio   minorista   =   aquel   que   vende   directamente   a   consumidores,   Ej.   Corte   Inglés,   y   también   la   tienda   de   la   esquina)   (art.   17.1,   17.3   y   17.4   ley   de   ordenación   del   comercio   minorista)   para   controlar   los   pactos   de   aplazamientos  de  pagos  de  más  de  30  días,  si  se  superan  los  60  días,  es  necesario  que  se  adhieran   a  un  título  cambiario.   Puede   producirse   también   incumplimiento   por   parte   del   comprador,   a)de   pagar   la   mercancía.  En  estos  casos  si  el  comprador  incumple  su  obligación,  el  comprador  se  constituye   en   mora   automáticamente,   generándose   el   interés   legal   del   dinero   (art   341   CM).   Puede   haber   b)pagos   parciales,   si   bien,   el   vendedor   se   puede   negar   a   recibir   dichos   pagos.   Puede   darse   también  el  c)incumplimiento  de  la  obligación  del  comprador  de  recibir  la  mercancía,  si  se  debe   a   la   existencia   de   fuerza   mayor,   no   genera   responsabilidad   alguna,   en   caso   contrario,   el   vendedor  podrá  optar  por  exigir  el  cumplimiento  del  contrato,  o  por  su  resolución.  Si  opta  por   el   cumplimiento,   el   vendedor   depositará   o   podrá   consignar   judicialmente   las   mercancías   compradas,   siendo   el   depósito   de   cargo   del   comprador.   Y   puede   optar   también   por   la   resolución  del  contrato,  en  cuyo  caso  podrá  reclamar  también  al  comprador,  la  indemnización   por  daños  y  perjuicios.  El  art.  340  CM,  dice  que  si  el  vendedor  tiene  los  productos  aunque  no   sea  como  dueño,  tendrá  preferencia  sobre  ello  para  el  cobro  de  esa  deuda,  concretado  en  el   precio  que  tiene  que  pagar  el  comprador.   Incumplimiento   de   pago   e   incumplimiento   de   entrega.   El   incumplimiento   de   recepción,   art.   332   CM,   cuando   reúse   o   rechace   sin   causa   a   la   hora   de   recibir   las   mercancías.   En   estos   casos   el   vendedor   tiene   una   opción   de   resolución   del   contrato,   así   como   también   exigir   el   cumplimiento  forzoso  del  contrato.  Los  arts.  332  y  339  CM  facultan  al  vendedor  para  acudir  al   juez  como  depositario  o  quedándoselo  a  él  mismo.       9)  Compraventa  en  tienda  o  almacén  y  en  feria  o  mercado   -­‐Prescripción  instantánea  en  las  compraventas  en  establecimientos,  feria  o  mercado.     TEMA  4  –  CONTRATOS  DE  COLABORACIÓN     4.1.  El  contrato  de  comisión:     1)  Concepto  y  formas  de  ejecución     2)  Contenido  del  contrato   3)  Supuestos  especiales.  Efectos  de  la  comisión  de  compra  y  venta.  Comisión  de   garantía.  Comisión  de  transporte     4)  La  prohibición  de  autoentrada  y  aplicación     5)  Extinción  del  contrato   4.2.  El  contrato  de  mediación:     1)  Concepto  y  función  económica     2)  Contenido  del  contrato     3)  Extinción   4.3.  El  contrato  de  agencia:     1)  Función  económica.  Concepto  y  clases     2)  Contenido  y  forma     3)  Extinción       10   Vicente  Olmos  Ros     Apuntes  de  Clase   TEMA  7  –  LOS  CONTRATOS  DE  GARANTÍA   C.  Mercantil     -­‐Contratos   que   son   accesorios,   que   refuerzan   un   contrato   principal   que   es   el   que   genera   el   crédito,   a   ese   contrato   principal   se   le   añade   un   suplemento,   que   es   un   contrato   de   garantía   que  intenta  procurar  que  la  prestación  se  realice.  Se  dividen  en  garantías  personales  y  reales.   Lo  que  intenta  hacer  la  garantía  personal  es  una  suma  de  patrimonios,  el  del  principal  (1911   CC)   más   el   patrimonio   de   otra   persona,   que   también   estará   sujeto   al   art.   1911   CC.   El   contrato   de   fianza   civil   ha   evolucionado   en   el   ámbito   mercantil,   dentro   de   las   garantías   atípicas   personales.  La  garantía  real  hace  que  el  deudor  podrá  hacer  efectiva  la  deuda,  caso  de  que  el   deudor  no  responda,  sobre  un  bien  concreto.  En  el  ámbito  mercantil  se  da  una  evolución  en   las  garantías  reales,  diferentes,  pactando  una  prenda  sin  desplazamiento  y  una  hipoteca  sobre   bienes  muebles.     7.2.  La  prenda:  especialidades  mercantiles  del  contrato  de  prenda     -­‐La  prenda  se  trata  de  una  institución  que  apenas  tiene  regulación  completa,  sólo  hay  alguna   referencia  en  alguno  de  los  artículos  del  CM.  En  el  seno  del  préstamo  sobre  títulos-­‐valores  es   donde  encontramos  la  referencia  a  la  prenda  en  el  CM,  por  encima  de  esta  realidad  legislativa.   Lo   cierto   es   que   es   una   institución   que   si   se   utiliza   de   forma   frecuente   en   la   práctica   negocial,   pero  si  es  cierto  que  se  ha  tenido  que  hacer  un  esfuerzo  por  parte  de  la  doctrina  para  saber  su   naturaleza   jurídica.   Si   tiene   tipicidad   negocial,   pero   no   tipicidad   legal   porque   no   cuenta   con   una   regulación   legal   acabada.   El   problema   es   que   en   la   realidad   práctica   la   figura   se   ha   extendido  y  se  utiliza  con  gran  frecuencia,  lo  que  plantea,  articular  un  régimen  de  aplicación   de  criterios  doctrinales  y  jurisprudenciales.   Características  de  la  prenda:   Accesoriedad:   Característica   de   cualquier   tipo   de   contrato   de   garantía.   Es   la   relación   de   cobertura  con  un  contrato  principal  al  cual  pretende  aportar  seguridad.   Jurídico-­‐real:   En   la   garantía   personal   se   pagaba   con   todo   el   patrimonio   del   garante.   La   garantía  real  se  refiere  sólo  a  un  bien  concreto  y  que  se  encuentra  identificado.  Caso  de  que  no   se  cumpla  la  obligación  principal,  se  cumplirá  el  pago  por  parte  del  garante  con  ese  bien.                           En   el   ámbito   mercantil,   la   diferencia   entre   bienes   muebles   e   inmuebles   se   diluye.   La   prenda  es  para  bienes  muebles  y  la  hipoteca  para  bienes  inmuebles.  Aparece  una  ley,  norma   especial,  del  año  1954  sobre  hipoteca  mobiliaria  y  prenda  sin  desplazamiento  de  la  posesión,   esta  ley  revierte  lo  que  hasta  ahora  era  lo  tradicional.  La  razón  es  el  intento  por  maximizar  las   utilidades   de   estas   instituciones   clásicas,   teniendo   en   cuenta   que   hay   dos   problemas   principales,  que  son  el  inconveniente  de  la  exigencia  del  desplazamiento  de  la  posesión  y  el  de   la  hipoteca  que  se  refiere  sobre  bienes  inmuebles.  La  prenda  y  la  hipoteca  son  figuras  atípicas,   pero  la  hipoteca  mobiliaria  y  la  prenda  sin  desplazamiento  si  son  típicas.   En   cuanto   a   la   mercantilidad,   desde   el   momento   en   el   que   hablamos   de   un   contrato   atípico   hay  que  identificar  su  naturaleza  jurídica,  lo  que  se  ha  hecho  es  acudir  a  la  analogía.   Consideraciones:   El   art.439   CM   dedicado   a   la   fianza,   será   de   aplicación   analógica.   La   prenda   es   mercantil   cuando  el  contrato  al  que  da  seguridad  es  un  contrato  mercantil.     Aplicación   del   Art.   320   CM,   Se   refiere   al   préstamo   de   valores.   Este   artículo   decía   que   la   prenda   sobre   valores   se   iba   a   referir   a   valores   de   negociación   en   bolsa.   Por   lo   tanto,   se   aplicará   analógicamente   cuando   los   objetos   pignorados   pertenecen   al   ámbito   trascrito   al   ámbito  mercantil.   Clases  de  prenda:   1. Prenda   sobre   valores   negociables:  Los  valores  son  toda  clase  de  títulos  o  de  valores   negociables  en  bolsa,  tanto  públicos  como  privados.  Sobre  este  tipo  de  derechos  que  no   son  ni  bienes  muebles,  porque  son  realidades  que  carecen  del  requisito  de  corporalidad,     11   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     se   puede   sacar   el   hecho   de   ser   pignorados.   Lo   que   se   trata   es   de   exprimir   al   máximo   las   posibilidades  de  crédito.   En   casi   todas   las   prendas   existen   siempre   un   serie   de   derechos   que   se   otorgan   al   acreedor  y  al  deudor.  El  acreedor  tendrá  reconocidos  los  derechos  de:   • Derecho  de  preferencia  con  respecto  al  resto  de  acreedores  que  el  deudor  pueda   tener,  esto  significa  que  incluso  en  un  supuesto  de  concurso,  el  primero  que  cobra   como  consecuencia  de  la  ejecución  de  ese  bien  es  el  acreedor  pignoraticio.  Va  a  ser   un   acreedor   especial   en   referencia   al   cobro.   El   producto   que   se   saque   del   bien   pignorado  irá  si  o  si  para  pagar  al  acreedor;  en  el  caso  de  que  hubiese  una  parte  de   la  deuda  sin  abonar,  con  respecto  de  esa  deuda  entrará  como  acreedor  ordinario.   • Derecho   a   enajenar   o   hacer   efectiva   la   garantía,   se   ejecuta   la   garantía   solicitando   la   subasta   o   venta   notarial,   o   la   venta   solicitada   a   las   sociedades   gestoras  para  garantizar  el  precio  objetivo.  Está  PROHIBIDO  el  PACTO  COMISORIO.   El   acreedor   pignoraticio   o   el   deudor,   ¿cuál   de   los   dos   esta   legitimado   para   ejercer   los   derechos   propios   del   bien?   Hay   un   conflicto   normativo   porque   la   ley   de   sociedades   de   capital   y   el   C.Civil   en   cuanto   a   los   intereses   y   el   dividendo,   esta   primera   afirma   que   es   el   accionista   quien   ejerce   con   normalidad   los   derechos   propios   sin   tener   en   cuenta   la   prenda.   Este   conflicto   se   puede   salvar   aplicando   el   principio   de   ley   general   prevalece   sobre   ley   especial.   Este   tipo   de   prenda   no   tiene   un   régimen   jurídico   detallado,   nos   moveremos  en  la  atipicidad,  pero  si  hay  una  practica  consolidada.   2. Prenda   sobre   mercancías   representadas   mediante   título   de   tradición:   Las   mercancías,  cualquier  tipo  de  ellas,  van  a  pasar  por  una  serie  de  circunstancias,  van  a  ser   transportadas   de   unos   sitios   a   otros;   las   mercancías   también   van   a   poder   ser   almacenadas   o   depositadas;   existe   la   posibilidad   de   que   estas   mercancías   una   vez   transportadas   estén   depositadas   durante   un   tiempo   hasta   que   se   lleva   a   cabo   en   ellas   otro   acto   de   disposición.   Estas   mercancías   durante   el   tempo   que   están   almacenadas   van   a  ser  susceptibles  que  sobre  ellas  se  realicen  cualquier  tipo  de  negocios  jurídicos,  para   facilitar   que   la   transmisión   de   la   mercancías   sean   mas   rápidas,   se   han   creado   los   títulos   de  tradición.  Los  títulos  de  tradición  son  unos  documentos  que  llevan  incorporados  los   derechos  sobre  las  mercancías  a  las  que  representan.  Ejemplos:   • La   carta   de   porte,   este   es   un   resguardo,   un   documento   en   el   que   se   incorporan   todos   los   derechos   referidos   a   las   mercancías   que   están   siendo   transportadas.   Todo  lo  que  se  establezca  en  la  carta  de  porte  se  estará  llevando  a  cabo  sobre  las   mercancías.   • El   conocimiento   de   embarque,   es   lo   mismo   que   la   carta   de   porte   pero   para   el   transporte  marítimo,  en  todos  los  puertos  hay  unas  empresas  que  son  depositarios   profesionales  de  mercancías.   • Resguardo   de   depósitos   en   almacenes   generales:  representa  las  mercancías  a   las  que  va  dirigido.   En   el   caso   de   los   almacenes   generales   se   expide   un   titulo   especial,   denominado   warrant,   este   es   un   título   de   tradición   especial,   que   se   emite   por   los   almacenes   generales   con   la   función   de   que   las   mercancías   a   las   que   se   refiere   el   titulo   sean   utilizados  para  garantía  pignoraticia.   El  rasgo  común  de  estos  documentos  es  que  la  tradición  de  los  documentos  se  refiere  a   la  tradición  de  las  mercancías,  para  evitar  estar  moviendo  las  mercancías  de  un  lugar  a   otro,   basta   con   entregar   los   títulos   que   representan   las   mercancías.   Todos   estos   documentos  pueden  ser  utilizados  para  constituir  prenda  sobre  las  mercancías  a  las  que   se  refiere.   3. Prenda  de  créditos.   4. Prenda   sin   desplazamiento   de   la   posesión:   Regulada   en   la   ley   del   año   54.   Esto   es   innegociable   en   el   ámbito   civil   en   la   medida   en   la   que   el   deudor   pierde   sus   bienes     12   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     pignorados   y   pierde   la   posibilidad   de   seguir   explotando   esos   bienes.   Por   esto,   en   el   ámbito  mercantil,  lo  que  se  consigue  es  una  prenda  en  la  que  no  es  necesario  desplazar   la  posesión.  La  prenda  tradicional  civil  tenia  una  serie  de  problemas:   • No  se  podía  constituir  prenda  sobre  bienes  futuros.   • No  cabía  prenda  sin  desplazamiento  posesorio.   Esta  prenda  sin  desplazamiento  si  es  típica,  pero  el  problema  que  tiene  es  que  interesa  a   ambas  partes  del  contrato.  Tiene  algunos  riesgos  que  son  necesarios  de  prever,  si  soy  un   acreedor  pignoraticio,  de  los  civiles,  significa  que  me  quedaré  con  la  posesión  de  la  cosa,   tengo   seguro   que   el   bien   no   va   a   desaparecer;   en   los   casos   en   los   que   hay   desplazamiento  de  la  posesión  no  tenemos  el  control  del  bien  pignoraticio.   El   propietario   de   la   cosa   que   se   queda   con   el   artículo   va   atener   unas   obligaciones   rigurosas  en  cuanto  a  la  conservación  de  la  cosa  para  equilibrar  la  posesión  del  deudor   frente   al   acreedor.   El   acreedor   de   prenda   sin   desplazamiento   va   a   tener   el   derecho   de   preferencia;  el  acreedor  para  garantizar  sus  derechos  tiene  derechos  de  inspección  de  la   cosa  durante  el  periodo  el  que  dure  la  garantía,  con  la  obligación  del  deudor  de  tolerar   esas   inspecciones.   En   muchos   casos   veremos   que   esta   facultad   se   completa   con   el   derecho  de  asegurar  la  cosa.   Requisitos   formales   de   la   prenda   sin   desplazamiento:   Se   realiza   mediante   escritura   pública  el  cual  tiene  que  ser  inscrito  en  el  Registro  de  bienes  muebles.  Dentro  de  este  registro   encontramos  una  sección  de  venta  de  bienes  muebles.   Clases  de  prenda  sin  desplazamiento:   • Agrícola:   tiene   por   objeto   la   pignoración   de   los   frutos,   de   animales   y   de   sus   crías,   la   maquinaria  afecta  a  las  labores  de  labranza.   • Materia  prima  o  mercaderías.   • Objetos  de  valor  artístico  y  cultural.   • Derechos  de  cobro  de  las  Administraciones  Públicas.       7.3.  La  hipoteca:  especialidades  mercantiles  del  contrato  de  hipoteca     -­‐No   hay   un   teoría   general   de   la   hipoteca,   pero   si   que   es   cierto   que   hay   una   regulación   para   un   tipo  concreto  de  hipoteca  que  es  la  hipoteca  mobiliaria,  para  el  resto  que  no  encaje  en  esta  ley,   tendremos  que  remitir  a  la  analogía,  doctrina  o  jurisprudencia.   La   hipoteca   mobiliaria   se   refiere   sobre   bienes   muebles,   pero   también   se   puede   hacer   hipotecas   con   carácter   inmobiliario.   La   hipoteca   mobiliaria   está   regulada   en   la   ley   del   año   54.   La   hipoteca   puede   referir   a   bienes   muebles   que   tengan   carácter   económico   o   los   simples   bienes  muebles.   El   art.   12   de   la   ley   del   54,   tasa   de   forma   estricta   los   bienes   muebles   que   pueden   ser   hipotecados   al   amparo   de   esta   Ley.   Se   hace   referencia   a:   a)la  hipoteca  sobre  el  establecimiento   mercantil,  después  a  b)la  hipoteca  sobre  automóviles  y  otros  vehículos  a  motor,  también  c)los   derechos  de  propiedad  industrial  e  intelectual.   A)  Hipoteca  sobre  el  establecimiento  mercantil  –  Se  ha  producido  una  regulación  última  sobre   ésta  que  hará  que  se  deje  de  utilizar   este   tipo   de   hipoteca.   Ésta  tenía   sentido   cuando   existía   el   derecho   de   prorroga   forzosa   que   habilitaba   al   arrendatario   a   continuar   todo   el   tiempo   que   quisiera  en  el  uso  del  local,  lo  cual  permitía  una  estabilidad  para  el  arrendador.  Esta  situación   ha   terminado.   Tendrá   consecuencias   sobre   este   tipo   de   hipotecas   porque   iban   referidas   al   conjunto   de   activos   que   supone   el   local   y   todo   lo   demás,   de   la   actividad   empresarial.   A   través   de  este  tipo  de  hipoteca,  el  acreedor  hipotecario  podía,  si  ejecutaba  la  garantía,  convertirse  en   propietario  del  mismo.  En  la  medida  que  no  hay  un  plazo  prorrogado,  hace  que  este  tipo  de   hipotecas  se  pinchen  en  la  práctica,  pierde  valor  la  realización  de  este  tipo  de  hipotecas.   Sólo   tendrán   sentido   en   el   que   el   comerciante   de   la   hipoteca   sobre   el   establecimiento   mercantil  sea  el  propietario  del  local.     13   Vicente  Olmos  Ros     Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil   TEMA  8  –  EL  SEGURO     -­‐Hay   3   normas   fundamentales   en   el   ámbito   de   los   seguros   en   España,   sin   perjuicio   de   su   desarrollo  reglamentario  y  sectorial.  Estas  3  normas  son:     • La  Ley   50/80   de   8   de   octubre,   del  contrato  de  seguro,  regula  los  aspectos  jurídico-­‐ sustantivos  del  derecho  de  seguro.  En  esta  ley  ya  se  introducen  medidas  para  proteger  a   la   parte   débil   del   contrato,   hablándose   de   las   CGC,   se   habla   de   la   abusividad   de   las   cláusulas  (previendo  los  que  sucedió  posteriormente  en  el  mundo  mercantil).  Además,   exige   la   imperatividad   de   la   norma,   normas   que   no   se   puedan   desplazar   por   pacto   entre   las   partes,   con   el   fin   de   que   no   impere   la   desigualdad   entre   las   partes   contratantes.   Esta   Ley  se  derogaría  y  se  incorporaría  a  los  arts.  591  ss  del  nuevo  CM  cuando  se  apruebe.   • La   Ley   de   ordenación   y   supervisión   de   los   seguros   privados,   RD   6/2004   de   29   de   Octubre.   En   ella   se   hace   referencia   a   todas   las   condiciones   de   acceso,   autorización   y   ejercicio   de   las   compañías   aseguradoras,   además   de   vigilancia,   supervisión,   sanción,   etc.   Las   aseguradoras   tienen   parte   de   derecho   privado   y   parte   de   derecho   público.   Se   justifica   la   intervención   del   derecho   público   por   la   afección   que   podría   conllevar   para   la   sociedad  su  incorrecto  funcionamiento.   • La   Ley   26/2006   de   17   de   Julio,   de   mediación   de   seguros   y   reaseguros   privados.   Regula   la   labor   de   los   intermediarios   entre   las   compañías   aseguradoras   y   los   clientes   (agentes  y  corredores  de  seguros).     8.1.  La  ordenación  del  seguro:     1)  Consideración  general:  ordenación  y  supervisión  de  los  seguros  privados     2)  Las  entidades  de  seguros     3)  Producción  y  mediación  de  seguros     8.2.  El  contrato  de  seguro:     1)  Orígenes  y  función  económica   -­‐El  contrato  de  seguro  tiene  una  función  de  gestionar  los  riesgos  (ya  que  no  se  pueden  evitar   debido  al  factor  aleatorio).  Ya  que  existen  riesgos  que  no  se  pueden  evitar  porque  dependen   de  terceros  o  de  la  suerte,  a  través  del  contrato  de  seguro  se  externalizan  las  consecuencias   económicas  (desde  el  punto  de  vista  jurídico)  de  los  riesgos  que  se  ciñen  sobre  nosotros.  Se   externalizan   las   consecuencias   negativas,   la   compañía   aseguradora   reparará   mediante   indemnización  esas  consecuencias  negativas.   Indemnizar   es   dejar   a   alguien   indemne,   es   decir,   dejarlo   como   estaba   antes   del   suceso.   Hay   daños   que   se   pueden   revertir   (los   materiales)   y   otros   que   no   (daños   in   natura),   se   compensarán  por  la  vía  económica.   Lo   que   hace   la   compañía   aseguradora   es,   asumir   el   compromiso   de   que   si   sucede   algo   te   indemniza,   te   lo   deja   indemne,   las   consecuencias   jurídicas/negativas   las   gestionará   la   empresa.  Indemnizan  el  100%  no  más  allá,  porque  sería  enriquecimiento  injusto.   Dentro  del  aseguramiento  privado  hay  2  grandes  clases:   • El   seguro   a   prima.   Se   produce   una   externalización,   en   virtud   de   ese   contrato   la   compañía   aseguradora   asume   la   condición   de   indemnizar   a   cambio   del   pago   de   una   prima  si  se  produce  el  siniestro.  El  que  se  va  a  estudiar  más  a  fondo.   • El  seguro  mutuo.  Existe  una  entidad,  la  mutua,  que  asume  la  obligación  de  indemnizar  o   reparar  los  daños  en  caso  de  siniestro,  pero  en  el  caso  de  las  mutuas,  la  indemnización   que   proporciona   proviene   de   la   aportación   que   a   favor   de   la   mutua   realizan   todos   los   socios   de   la   mutua,   que   tiene   la   particularidad   de   que   todos   los   socios   son   personas   unidas  al  mismo  riesgo.  La  aportación  se  calcula  según  los  siniestros  (en  las  primas  se   hace  a  razón  de  estadísticas).     14   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil       2)  Concepto  y  caracteres   -­‐Existen   seguros   públicos   (Sistema   nacional   de   salud,   tanto   en   especie,   el   sanitario,   como   a   modo  jubilación),  que  es  materia  de  derecho  laboral,  y  están  también  los  seguros  privados.   El  aseguramiento  privado  es  aquel  mediante  el  que  se  genera  una  externalización  o  gestión  de   riesgo.  Con  carácter  general  son  de  suscripción  voluntaria  (vida,  hogar,  etc),  aunque  es  cierto   que   por   razones   de   seguridad   pública   en   determinados   sectores   son   obligatorios   (caza,   vehículos,  etc).  La  obligatoriedad  comienza  cuando  los  daños  o  los  riesgos  afectan  a  la  esfera   de  terceros.   Concepto   legal   art.   1   Ley   del   seguro   -­‐   El   seguro   es   un   contrato   en   virtud   del   cual,   el   asegurador   o   la   aseguradora,   se   obliga   mediante   el   cobro   de   una   prima   y   para   el   caso   de   que   se   produzca   el   evento   cuyo   riesgo   es   objeto   de   cobertura,   a   indemnizar   dentro   de   los   límites   pactados   el   daño   producido   al   asegurado   o   a   satisfacer   un   determinado   capital,   una   renta   u   otras  prestaciones.     En  esa  definición  se  divide  a  su  vez  entre  el  seguro  que  indemniza  por  daños  o  abonando  un   capital,  renta  u  otro  tipo  de  prestaciones.  Características  del  contrato  de  seguro:   • Es   un   contrato   de   carácter   consensual   (no   requiere   ninguna   formalidad   expresa   para   su   validez).   • Es  un  contrato  bilateral,  conlleva  obligaciones  para  las  partes,  pagar  la  prima  a  una  de   las  partes  (siempre  y  en  todo  caso)  y  la  de  la  aseguradora,  indemnizar  (en  el  caso  de  que   proceda,   no   siempre   se   materializará   la   obligación,   existe   una   asunción   de   la   obligación,   pero  condicionada  a  un  hecho  material).   • Las   compañías   aseguradoras   tienen   prohibido   realizar   seguros   que   no   se   ajusten   a   cálculos  estadísticos  de  las  primas,  se  trata  por  tanto,  de  un  contrato  oneroso.   • Es   un   contrato   en   el   que   la   buena   fe   tiene   un   especial   protagonismo.   La   compañía   aseguradora   depende   de   la   buena   fe   del   asegurado   (se   podrá   producir   el   siniestro   de   forma   provocada).   Contrato   de   “uberrima  bona  fide”,   un   papel   de   la   buena   fe   más   allá   de   la  buena  fe  típica  que  requieren  todos  los  contratos.       3)  Clases   -­‐Seguro  de  daños  y  seguro  de  personas  (aparece  la  propia  distinción  en  el  art.  1  de  la  Ley  del   seguro).       4)  Elementos  personales  del  contrato   -­‐Siempre   hay   un   elemento   definitorio   en   el   contrato   de   seguro,   que   es   la   compañía   aseguradora,  sin  ella  no  existirá  tal  contrato.  La  ley  establece  la  condiciones  que  deben  tener   éstas  para  poder  ejercer  en  el  sector,  existiendo  un  elevado  nivel  de  intervención  por  parte  de   las  autoridades  públicas.   • Para  desarrollar  una  actividad  empresarial  en  el  ámbito  del  seguro  es  necesario  obtener   una  autorización  previa  que  la  otorga  el  Ministerio  de  Economía.   • Inscripción  en  un  registro  (también  depende  del  Ministerio  de  Economía)  de  entidades   aseguradoras.   • Control,   supervisión   y   fiscalización   de   las   mismas   por   parte   del   Ministerio   de   Economía,   además  de  la  potestad  sancionadora  por  parte  de  éste.   Condiciones  para  obtener  la  autorización,  art.  5  Ley  de  ordenación  y  supervisión:   • Se   interviene   en   la   forma   jurídica   de   la   empresa,   se   prohíbe   la   forma   de   empresario   individual,  habrá  que  ir  siempre  a  la  categoría  de  empresario  social,  cerciorando  muchas   opciones.   Habrá   que   elegir   una   sociedad   anónima,   cooperativa,   mutua   o   entidades   de   derecho  público  (en  el  caso  de  seguros  públicos).   Existen   condicionantes   adicionales,   las   sociedades   normalmente   pueden   elegir   el   objeto   social  (la  actividad)  o  tener  más  de  un  objeto  social.       15   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     A)En   este   caso   las   compañías   aseguradoras   deberán   tener   sólo   un   objeto   social   (una   sola   actividad,   que   es   el   seguro   y   en   su   caso   el   reaseguro).   B)Está   prohibido   realizar   actividades   que   no   sean   las   propias   del   aseguramiento,   pero   también   está   prohibido   cualquier  actividad  que  no  tenga  una  base  actuarial  (que  no  tenga  la  técnica  estadística).   C)Se   les   exige   unos   niveles   de   capitalización   superior   que   a   cualquier   otra   sociedad.   D)Se  le  exige  que  en  la  denominación  social  aparezca  “seguros”.   • Se  interviene  en  la  forma  que  han  de  reunir  los  directivos  de  las  compañías  (sólo  se  da   en   2   sectores,   en   el   sector   bancario   y   en   el   sector   de   los   seguros).   Se   les   exigirá   experiencia  y  competencia  en  el  sector,  y  el  requisito  de  la  honorabilidad.   Además   de   la   compañía   aseguradora,   hay   otros   sujetos   en   el   contrato,   que   son   los   “intermediarios”.  Estos  son  los  corredores  y  los  agentes  de  seguros.  Su  labor  se  realiza  en  el   momento  previo  a  la  contratación,  no  son  parte  en  el  contrato,  pero  su  papel  es  importante.   Compañía   y   Tomador   (son   partes   del   contrato,   que   es   más   concreto   que   los   elementos   personales  del  seguro).  El  tomador  es  el  que  asume  todas  las  obligaciones  propias  del  contrato   (pagar  la  prima,  declarar  el  riesgo  con  el  hecho  de  buena  fe  que  ello  supone),  es  parte  frente  a   la   compañía.   Junto   al   tomador   aparece   la   figura   del   asegurado   y   beneficiario.   Asegurado   y   beneficiario   NO   son   parte   del   contrato   (elementos   personales   del   contrato   son   todos   vs.   Partes  del  contrato  de  seguro).   El   asegurado   –   el   titular   del   interés   que   se   pretende   salvaguardar   con   la   contratación   del   seguro  (se  aseguran  intereses,  no  se  aseguran  cosas  o  personas).  Cabe  la  posibilidad  de  que  la   condición  de  tomador  y  asegurado  recaigan  sobre  el  mismo  sujeto  o  no.   El   beneficiario  –  es  el  sujeto  a  favor  del  cual  se  estipula  el  seguro,  y  que  está  legitimado  para   cobrar  la  indemnización.  La  condición  de  beneficiario  puede  recaer  sobre  un  sujeto  distinto  al   asegurado   o   no,   pero   también   cabe   que   existan   3   personas   cada   una   en   un   lugar   diferente   (asegurado,  tomador  y  beneficiario).       5)  Elementos  reales:  el  interés  y  el  riesgo.  La  prima   -­‐El   riesgo,   el   interés   (en   conexión   con   la   suma   asegurada)   y   la   prima.   Son   los   elementos   de   carácter  real  del  contrato  de  seguro.   El   riesgo   –   Es   la   eventualidad   o   posibilidad   aleatoria   de   que   ocurra   un   siniestro   concreto,   frente  al  que  nos  queremos  asegurar.  El  riesgo  está  determinado  por  el  factor  aleatorio  (que   granice  en  un  seguro  agrícola),  siendo  lo  que  marca  el  hecho  de  cumplir  con  sus  obligaciones  a   la  compañía  aseguradora,  cuando  se  de  la  materialización  del  riesgo  (si  llega  a  darse).     Pero  a  veces  también  hay  riesgos  en  los  que  interviene  también  el  factor  humano,  bien  por  el   factor  dolo  (que  alguien  decida  robarte,  nunca  se  indemniza  por  el  dolo  propio,  por  el  dolo  de   terceros  si)  o  negligente  (alguien  que  se  deja  el  grifo  abierto).   El   riesgo   es   el   elemento  causal   del   contrato   de   seguro,   está   íntimamente   relacionado   con   la   causa   del   seguro,   es   el   presupuesto   del   contrato   de   seguro,  sino   existe   riesgo   el   contrato   de   seguro   es   nulo   (es   la   justificación   de   porque   se   hace   el   contrato   de   seguro).   Los   riesgos   durante  la  vida  del  contrato  podrán  intensificarse.   La   descripción   o   individualización   del   riesgo,   sólo   los   riesgos   expresamente   referidos   en   el   contrato  serán  los  que  son  cubiertos  por  el  seguro,  aquellos  que  no  estén  fijados  no  estarán   cubiertos,   estos   riesgos   los   deciden   las   partes   (salvo   en   los   seguros   obligatorios,   en   los   que   existe  un  contenido  mínimo).  En  el  comercio  marítimo  y  en  el  transporte,  ocurre  a  la  inversa,   se  parte  de  una  protección  universal  y  se  van  quitando  coberturas.   ¿Cualquier   riesgo   se   puede   asegurar?   Las   condiciones  de  asegurabilidad  de  los  riesgos.   Hay   una   serie   de   riesgos   que   NO   son   asegurables:   A)aquellos   que   estén   asociados   a   actividades   ilícitas   (hay   riesgos   inasegurables   por   razones   jurídicas).   B)tampoco   se   pueden   asegurar   riesgos   derivados   de   la   mala   fe   o   del   dolo   del   asegurado   o   del   tomador.   C)Otros   son   inasegurables  por  razones  técnicas,   todos  los  riesgos  que  escapen  a  los  criterios  estadísticos   son   inasegurables,   hay   riesgos   que   por   su   excepcionalidad   son   inasegurables   (que   caiga   un     16   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     meteorito   en   mi   casa),   por   su   excepcionalidad   escapan   a   los   riesgos   estadísticos.   Para   esos   riesgos   existe   el   “consorcio  de  compensación  de  seguros”,   RD   7/2004   de   29   de   Octubre.   Pero   cabe   pacto   en   contrario,   por   tanto,   podrán   pactarse   algunos   seguros   que   no   entren   en   los   riesgos  estadísticos  habituales.  El  consorcio  de  compensación  de  seguros,  es  una  compañía   de   seguros   públicas,   que   asumen   los   riesgos   que   las   compañías   mercantiles   no   asumen,   sobre   todo  en  caso  de  seguros  obligatorios.   El   interés   –   No   se   aseguran   ni   cosas   ni   personas,   sino   intereses.   El   interés   es   una   relación   económicamente   cuantificable,   que   une   a   un   sujeto   con   un   bien   o   con   una   persona.   Relación   económica   que   se   va   a   ver   minorada   cuando   se   produce   el   siniestro,   ese   perjuicio   que   se   produce  como  consecuencia  del  siniestro  es  lo  que  se  externaliza  a  la  compañía  de  seguros.  El   interés   es   una   relación   económica   que   además,   se   cuantifica   objetivamente,   independientemente   de   las   partes.  La  variación  del  interés  fluctúa  a  lo  largo  del  tiempo  con   respecto  al  bien  (las  casas  valían  más,  ahora  menos,  etc).  El  interés  se  fija  objetivamente,  es  lo   que  es,  dependiendo  del  tiempo,  del  mercado,  etc.   La  suma  asegurada,  depende  de  las  partes,  de  forma  absolutamente  libre.  La  suma  asegurada   es   la   proporción   en   la   que   el   interés   está   cubierto   por   el   seguro.   Puede   ser   superior   al   del   interés  o  no  (en  cuyo  caso  habrá,  seguro  pleno,  infraseguro  o  sobreseguro).     Ej.  Si  una  cosa  tiene  un  interés  por  valor  de  100€  y  la  suma  asegurada  representa  esa  misma   cuantía,  representará  entonces  el  100%  del  interés  (el  seguro  pleno).   La   valoración   del   interés   es   de   100€   (ésta   es   objetiva),   pero   la   suma   asegurada   no   cubre   todo   el   interés,   una   suma   asegurada   de   50€,   cubriendo   entonces   al   50%,   entonces   parte   de   los   daños  que  se  le  hayan  causado  no  se  pagarán  en  la  totalidad  (habiendo  daños  que  se  queden   sin  indemnizar),  es  el  infraseguro.   Si  el  interés  asegurado  es  100€  y  la  suma  asegurada  son  200€,  se  le  llama  sobreseguro,  es  un   incentivo  a  la  causación  del  daño,  debido  a  que  cobraría  por  las  perdidas  sufridas  y  además   una   propina   del   100%.   Es   por   la   razón   de   ser   un   incentivo   a   la   causación   del   daño   están   reguladas  y  limitadas,  frente  a  la  autonomía  de  la  voluntad  que  versa  para  fijar  el  seguro  pleno   o  el  infraseguro.  Se  ponen  medidas  para  controlar  el  sobreseguro,  cuando  alguna  de  las  partes   observe   que   se   da   éste,   podrán   reducirlo   para   ajustarlo,   restituyendo   la   compañía   aseguradora  el  exceso  que  hubiese  figurado  en  la  prima  del  mismo.  Si  el  sobreseguro  se  da  por   una  actuación  de  mala  fe  de  las  partes,  el  seguro  será  ineficaz.   Estas  situaciones  pueden  haberse  fijado  así  por  las  partes,  pero  también,  se  pueden  dar  por  el   propio  paso  del  tiempo  o  la  propia  evolución  de  los  acontecimientos  (el  mercado  inmobiliario   puede   subir   o   bajar,   convirtiéndose   el   interés   en   mayor   o   menor).   De   inicio   no   se   podrá   contratar  un  sobreseguro,  pero  éste  podrá  sobrevenir  con  el  paso  del  tiempo.   ¿Qué  pasa  cuando  hay  concurrencia  de  intereses  o  de  seguros?  2  posibilidades:   a) Que   no   se   conozca   la   existencia   de   los   otros   seguros,   seguro  múltiple.   Sobre   un   mismo   bien  o  persona  se  contratan  diversos  seguros,  pero  sin  conocimiento  de  los  tomadores  ni   de   las   compañías   aseguradoras.   Si   el   conjunto   de   las   sumas   aseguradas   no   excede   del   interés   real   no   habría   problema.   El   problema   vendría   cuando   las   sumas   aseguradas   excedan  del  interés  total.   b) El  coaseguro,  es  cuando  existen  varios  seguros  sobre  el  interés  que  se  tiene  en  una  cosa   o  persona  por  existir  varios  intereses  concurrentes,  pero  todas  las  partes  conocen  de  la   existencia   de   esos   seguros,   estableciéndose   un   reparto   de   las   cuotas   de   seguridad   de   cada  uno  de  ellos.   La  prima  –  Explicada  genéricamente  más  abajo.  Pero  en  esencia  es  la  obligación  pecuniaria  de   pagar   por   parte   del   tomador   del   seguro.   Es   una   obligación   fija   del   contrato,   frente   a   la   asunción  de  obligación  condicionada  de  la  otra  parte  del  seguro,  la  aseguradora.           17   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil       6)  Formación  y  documentación  del  contrato:  la  póliza   ¿Cómo  se  si  un  contrato  es  formal  o  no?  Si  la  sanción  es  la  nulidad,  estamos  ante  un  contrato  ab   solenitatem,  si  no  es  así,  estaríamos  ante  un  contrato  ad  probationem  (art.  5).   La  póliza  es  el  documento  central  que  la  ley  del  seguro  le  presta  atención,  hace  referencia  a   ella   para   fijar   el   contenido   imperativo   de   la   póliza.   En   el   art.   8   de   la   Ley   del   seguro   aparece   el   contenido  mínimo  que  en  la  misma  debe  fijarse  (las  partes  del  seguro,  los  riesgos  asegurados,   los  objetos  asegurados,  etc).   En   el   art.   3   se   hace   referencia   a   una   serie   de   medidas   de   las   CGC,   tiene   especificaciones   sobre   este  fenómeno  de  la  contratación.  Se  dice  que  las  CGC  en  ningún  caso  podrán  tener  carácter   lesivo  para  los  asegurados,  que  deberán  otorgarse  al  asegurado  copia  del  mismo.  Se  trata  de   una  revolución  por  ser  una  ley  del  año  80.  Las  CGC  se  redactarán  de  forma  clara  y  precisa.  Una   vez  que  el  TS  haya  modificado  o  anulado  una  cláusula,  obligará  ello  a  modificar  a  las  demás   empresas  las  que  estén  en  sus  contratos.   La   proyecto   o   proposición   de   seguro,   es   un   documento   que   corresponde   a   la   oferta   contractual   que   realiza   a   la   empresa   aseguradora,   suele   tener   un   periodo   de   validez   de   15   días.  Es  vinculante  la  oferta  para  la  compañía  y  forma  parte  de  la  fase  precontractual.   La  nota  de  cobertura  provisional,  es  un  documento  que  acredita  la  existencia  del  contrato,   sobre   todo   en   los   seguros   obligatorios,   pero   también   en   los   facultativos,   debido   a   que   este   documento   tiene   un   valor   transitorio   hasta   que   se   entregue   la   póliza   (que   tardará   al   no   hacerse  directamente  con  la  compañía,  sino  con  corredores  o  agentes  de  seguros).     Obligaciones  y  derechos  de  las  partes,  contenido  del  contrato  de  seguro.  El  contrato  de  seguro   tiene  2  partes,  la  compañía  aseguradora  y  el  tomador  (la  contraparte  del  contrato).   A)Obligaciones  del  tomador:  Es  la  persona  que  adquiría  la  obligación  de  pagar  la  prima,  así   como  la  de  declarar  el  riesgo.   • El   art.   10   de   la   ley   de   seguro   dice   que   es   obligación   del   tomador   de   declarar   el   riesgo,   todas  las  circunstancias  subjetivas  u  objetivas  que  puedan  influir  en  el  seguro  (Ej.  Decir   que   he   tenido   un   cáncer   en   caso   de   contratar   un   seguro   de   vida).   En   todos   los   contratos   mercantiles   la   buena   fe   está   presente,   pero   en   el   contrato   de   seguro   adquiere   una   relevancia  superior,  porque  la  compañía  aseguradora  sólo  cuenta  con  la  información  del   tomador.  Es  una  obligación  genérica,  que  no  se  especifica  en  la  norma,  salvo  para  el  caso   de  presentar  al  tomador  un  cuestionario  (el  art.  10  se  refiere  al  hecho  del  cuestionario,   diciendo   que   se   cumple   contestando   al   cuestionario,   sin   tener   que   deber   aportar   más   información  de  la  que  el  cuestionario  contiene).   Las  medidas  de  contrapeso,  para  el  caso  de  que  mienta  el  tomador,  aparecen  también  en   el   art.   10   de   la   Ley   del   seguro.   a)en   él   se   prevén   las   medidas   que   tiene   la   compañía   para   compensarla,   ésta   en   el   momento   en   que   tenga   conocimiento   de   ese   problema,   podrá   solicitar   la   rescisión   o   resolución   del   contrato.   b)podrá   solicitar   un   ajuste   de   la   indemnización,   para   ajustarlo   al   verdadero   riesgo.   c)si   se   produce   un   comportamiento   doloso  o  por  culpa  grave,  quedará  exonerada  de  indemnizar.   • Obligación  de  pagar  la  prima,  la  prima  es  el  precio  que  el  contrato  de  seguro  tiene  para   el   tomador.   La   cuantía   de   la   prima   responde   a   criterios   de   carácter   estadístico   o   actuarial,  habiendo  una  parte  de  la  prima  que  se  calcula  objetivamente  y  por  otro  lado   una  parte  comercial  que  es  negociable.  La  prima  puede  ser  única  (Ej.  Contrato  del  hogar)   o  periódica  (Ej.  Contratos  de  asistencia  sanitaria).     También   se   fija   que   consecuencias   tiene   que   la   prima   no   se   pague   en   tiempo   y   en   la   forma   establecida   en   la   póliza.   La   solución   está   en   el   art.   15   Ley   del   seguro,   diferencia   entre  que  el  impago  sea  de  la  primera  cuota  o  la  única,  o  que  la  que  no  se  paga  es  una  de   las  sucesivas.  a)en  el  caso  de  prima  única  o  la  primera,  el  art.  15  establece  que  si  no  se   paga   llegado   el   momento   de   su   vencimiento,   el   asegurador   tiene   derecho   a   resolver   el   contrato   o   a   exigir   el   pago   en   vía   ejecutiva   con   base   en   la   póliza.   Salvo   pacto   en     18   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     contrario,   si   el   tomador   no   ha   realizado   el   pago,   la   aseguradora   queda   exonerada   de   indemnizar.  b)en  el  caso  de  que  se  impagara  una  prima  sucesiva  (en  contratos  de  primas   periódicas,   Ej.   El   de   decesos),   se   establece   una   medida   conservativa   del   contrato,   se   establece   la   suspensión   de   la   cobertura   un   mes   después   del   impago   (art.   15.2   Ley   del   seguro,  se  da  un  plazo  de  un  mes.  Teniendo  efecto  la  reactivación  a  las  24  horas  tras  el   pago  de  la  prima  o  primas  impagadas).  Si  el  asegurador  deja  pasar  6  meses  sin  realizar   la  reclamación  del  cobro  de  la  prima,  el  contrato  quedará  extinguido.   Deberes  del  tomador:   • Antes   de   la   producción   del   siniestro   hay   que   tomar   todas   las   cautelas   de   la   buena   fe,   medidas  de  precaución  cercanas  a  la  buena  fe.   • Después   de   ocurrir   el   siniestro,   tomar   todas   las   medidas   pertinentes   para   paliar   las   consecuencias   del   siniestro   lo   antes,   con   el   fin   de   minorar   la   consecuencias   lesivas   del   siniestro.   Art.   17,   dará   lugar   a   reducir   el   valor   de   la   indemnización   (Ej.   La   casa   arde   y   yo   no  llamo  a  los  bomberos).     • Comunicar  a  la  aseguradora  el  daño  o  el  siniestro  (es  un  poco  absurdo,  debido  a  que  lo   lógico   es   comunicarlo,   en   lugar   de   ocultarlo),   la   obligación   de   comunicación   a   la   compañía  suele  ser  de  7  días,  y  si  no  se  comunica  podrá  ésta  pedir  daños  y  perjuicios.   B)Obligación  de  la  compañía  aseguradora:   • Proporcionar   toda   la   información   del   contrato,   así   como   la   póliza   y   sobre   las   CGC   del   contrato.   • La   obligación   de   indemnizar   es   la   principal   obligación,   es   una   de   las   obligaciones   estructurales  y  naturales  del  contrato,  pero  no  siempre  se  va  a  ejecutar  o  materializar,   debido  a  que  se  trata  de  una  obligación  sometida  a  condición  suspensiva,  de  manera  que   la   obligación   siempre   existe   en   teoría,   pero   sólo   cuando   la   condición   se   cumpla   será   exigible  a  la  compañía  que  indemnice  en  virtud  de  su  obligación.   La   cuantificación   de   la   indemnización   requiere   la   previa   indemnización   del   daño,   que   se   realiza   mediante   valoración   pericial.   Una   vez   valorado   el   daño,   se   calcula   la   indemnización  correspondiente,  ésta  se  calcula  con  arreglo  a  las  condiciones  fijadas  en   la  póliza,  pero  trayendo  a  colación  las  situaciones  de  seguro  pleno,   infra-­‐seguro  o  sobre-­‐ seguro  (no  se  trasladará  el  porcentaje  asegurado  a  la  indemnización,  sólo  se  recibirá  el   100%   de   los   daños,   en   caso   en   que   proceda   (si   no   estamos   ante   un   infraseguro)   y   nunca   un   porcentaje   superior   de   los   daños   reales   en   el   momento   en   el   que   se   produce   el   siniestro,   no   así   en   el   caso   de   bienes   que   se   deprecian   rápidamente   (Ej.   Los   coches).   Estos  2  escenarios  serán  tenidos  en  cuenta  a  la  hora  de  calcular  la  indemnización,  ya  que   ésta  tendrá  más  o  menos  cuantía  en  función  de  ello.   Forma  en  la  que  se  produce  la  indemnización:  a)pago  en  metálico  o  b)pago  in  natura   (siendo  la  compañía  aseguradora  la  que  repara  los  daños  con  su  personal).   Tiempo  o  plazo  en  el  que  se  tiene  que  abonar,  en  el  supuesto  de  que  no  haya  litigio  sobre   ello,   la   ley   establece   el   momento   temporal,   pese   a   que   también   se   regula   en   la   póliza.   La   ley   establece   un   plazo   máximo   en   el   que   se   deben   abonar   una   mínima   parte   de   la   indemnización,   en   el   art.   18   de   la   ley   del   contrato   de   seguro,   se   establece   un   plazo   máximo   de   40   días,   para   al   menos   indemnizar   el   pago   mínimo   aceptable,   en   forma   de   anticipo  (no  se  suele  cumplir).     Una   vez   fijada   la   indemnización   y   pagado   el   mínimo   perentorio,   cabe   la   posibilidad   de   que   la   compañía   se   demore   en   el   pago   de   la   indemnización.   Se   establecen   unas   medidas   de   morosidad   en   el   pago   de   la   indemnización.   Art.   20   Ley   del   contrato   del   seguro,   la   regla  general  es  que  la  compañía  aseguradora  deberá  abonar  el  interés  legal  del  dinero   incrementado   en   un   50%,   prorrateado   por   lo   meses   de   retraso   en   el   cobro   de   la   indemnización.  Además,  se  dice  que  pasados  los  años,  el  interés  moratorio  es  del  20%   mínimo.       19   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     8.3.  El  seguro  contra  daños:     1)  Objeto  asegurado,  interés  asegurado  y  suma  asegurada   -­‐El   objeto   asegurado   se   enfrenta   al   seguro   de   personas   que   sería   el   opuesto.   Pero   hay   muchísimas  modalidades  o  ramos  dentro  del  seguro  de  daños.   La  incidencia  en  el  contrato  de  seguro  de  la  trasmisión  de  la  cosa  asegurada  /  subrogación  del   asegurador  (art.  43).   A)   Incidencia   en   el   contrato   de   seguro   de   la   trasmisión   de   la   cosa   asegurada   -­‐   En   principio,  el  art.  4  hace  que  devenga  nulo,  debido  a  que  el  riesgo  (que  es  el  fin  por  el  que  nace),   ha  dejado  de  existir,  debido  a  que  el  interés  (que  es  la  relación  económica  que  une  a  un  sujeto   con  un  bien)  ha  desaparecido,  y  en  la  medida  que  no  existe  ni  riesgo  para  el  sujeto  ni  interés,   éste  devendrá  nulo.  Pero  la  ley  establece  un  principio  de  conservación  del  contrato,  que  tiene   sentido  sobre  todo  en  los  seguros  obligatorios.  El  art.  34  establece  una  medida  conservativa,   diciendo   que   aunque   se   produzca   la   trasmisión,   el   adquirente   se   subroga   en   el   contrato   de   seguro  que  ese  bien  tenía  anteriormente,  una  subrogación  automática  ex  lege.  En  el  art.  35  se   establece  que  en  los  15  días  posteriores  a  la  trasmisión  de  la  cosa  (inicialmente  subrogación   automática,   pero   no   así   después),   las   nuevas   partes   se   replanteen   la   vigencia   del   mismo   (debido   a   las   circunstancias   pueden   haber   variado),   pudiendo   la   compañía   aseguradora   resolver  el  contrato  llegado  el  caso,  posibilidad  que  se  lo  otorga  a  la  aseguradora  y  también  al   nuevo  sujeto  adquirente  del  bien.   b)  Subrogación  del  asegurador  (art.  43)  –   En   casos   donde   existe   un   culpable   que   es   el   que   ocasiona   la   causación   del   daño,   se   reconoce   al   asegurador   que   haya   realizado   las   indemnizaciones  correspondientes  a  su  asegurado,  la  posibilidad  de  subrogarse  en  la  posición   que   tiene   la   persona   que   ha   sufrido   el   siniestro.   Art.   1902   CC.   Es   decir,   repetir   todas   las   cuantías  que  la  compañía  ha  tenido  que  abonar  al  culpable,  que  se  hará  en  contra  del  sujeto  (o   de  la  otra  compañía  aseguradora  en  caso  de  que  el  sujeto  tenga  seguro  sobre  ese  riesgo).       2)  Seguro  pleno,  sobreseguro  e  infraseguro     3)  Seguro  múltiple,  seguro  cumulativo  y  coaseguro     4)  Contenido  del  contrato     5)  La  indemnización  y  el  daño     6)  La  subrogación  del  asegurador     7)  Resolución  del  contrato     8)  Los  ramos  del  seguro  contra  daños   8.4.  El  seguro  de  personas     1)Consideración  general     2)  El  seguro  de  vida.  Concepto  y  clases     3)  Elementos  personales  y  reales  del  seguro  de  vida:  el  beneficiario     4)   Contenido   del   contrato   de   seguro   de   vida:   reducción,   rescate   y   pignoración   de   la  póliza.  Anticipos  sobre  las  pólizas     5)  Seguros  de  accidentes     6)  Seguro  de  enfermedad   8.5.  El  reaseguro:     1)  Concepto  y  función  económica     2)  Clases  de  reaseguro     3)  Estructura  y  contenido  del  contrato                 20   Vicente  Olmos  Ros     Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil   TEMA  9  –  EL  TRANSPORTE     Sumario:   1)   Consideraciones   generales.   2)   Concepto   y   caracteres   del   contrato.   3)   Elementos   personales:   a)   El   porteador   o   transportista   b)   El   cargador   o   remitente   de   las   mercancías   c)   El   destinatario   4)   Elementos   reales.   5)   La   carta   de   porte.   6)   Obligaciones  y  derechos  de  las  partes:  a)  obligaciones  del  cargador  b)  obligaciones  del  porteador  c)  derechos  del  destinatario.   7)  Responsabilidad  del  porteador     1) Consideraciones  generales   El  transporte  tanto  de  personas  como  de  mercancías  constituye  una  actividad  esencial  en  el   tráfico   económico.   El   aprovisionamiento,   manufactura   y   distribución   de   bienes   y   servicios   así   como   la   propia   movilidad   geográfica   de   personas   requieren   para   su   desarrollo   del   desplazamiento   físico   que   se   articula   a   través   del   contrato   de   transporte   cuya   relevancia   económica  es  por  ello  muy  sustancial.  Existen  diversas  modalidades  de  transporte  en  atención   al   medio   a   través   del   cual   se   desarrolla   el   desplazamiento   (transporte   terrestre,   marítimo,   fluvial,  aéreo  o  multimodal  en  el  caso  en  que  se  combinen  varios  de  los  medios)  así  como  al   objeto   del   transporte   (mercancías   o   personas)   si   bien   centraremos   nuestra   atención   en   el   transporte  terrestre  de  mercancías  por  su  íntima  conexión  con  la  actividad  industrial.       El   contrato   de   transporte   terrestre   ha   sido   objeto   de   una   doble   regulación.   Los   aspectos   sustantivos  del  contrato  (elementos  personales,  reales,  obligaciones  y  derechos  de  las  partes,   responsabilidad  del  porteador,  etc.)  se  contienen  en  la  Ley  15/2009,  de  11  de  noviembre,  del   contrato   de   transporte   terrestre   de   mercancías.   Cuando,   como   es   frecuente,   el   transporte   adquiere  carácter  internacional  también  resultan  aplicables  los  convenios  internacionales  en   la   materia,   fundamentalmente   el   Convenio   de   transporte   internacional   de   mercancías   por   carretera   (CMR)   de   1956   y   las   Reglas   Uniformes   CIM/1999,   para   el   caso   de   transporte   por   ferrocarril.  Junto  a  estas  normas  reguladoras  de  los  aspectos  jurídico-­‐privados  ha  de  tenerse   presente  la  regulación  administrativa  en  materia  de  ordenación  y  supervisión.  Y  es  que,  por   tratarse  de  un  ámbito  en  el  que  no  sólo  están  presentes  los  intereses  particulares  de  las  partes   del  contrato  sino  también  los  intereses  colectivos  la  intervención  administrativa  se  deja  sentir   de  forma  notable.  En  este  punto  la  norma  de  referencia  es  la  Ley  16/1987,  de  30  de  julio,  de   Ordenación  de  los  Transportes  Terrestres  (modificada  muy  recientemente  por  la  Ley  9/2013,   de  4  de  julio)  así  como  las  condiciones  generales  establecidas  por  la  Administración  para  cada   modalidad  de  transporte.       2) Concepto  y  caracteres  del  contrato  de  transporte  terrestre   El   artículo   2.1   de   la   Ley   del   contrato   de   transporte   terrestre   de   mercancías   (en   adelante,   LCTTM)   define   el   contrato   de   transporte   terrestre   de   mercancías   como   aquel   en   el   que   “el   porteador   se   obliga   frente   al   cargador,   a   cambio   de   un   precio,   a   trasladar   mercancías   de   un   lugar  a  otro  y  ponerlas  a  disposición  de  la  persona  designada  en  el  contrato”.   De   la   definición   se   infiere,   en   primer   término,   el   carácter   consensual   del   contrato   cuya   perfección   nace   con   la   prestación   del   consentimiento   entre   las   partes   así   como   su   carácter   oneroso   (aun   cuando   pueden  darse,  siquiera  de  forma  aislada,  transportes  gratuitos  lo  cierto  es  que  éstos  no  tienen   encaje  en  la  noción  legal  de  transporte  terrestre  de  mercancías  que  menciona  expresamente   la  onerosidad).       Tanto   en   la   doctrina   como   en   la   práctica   profesional   ha   resultado   siempre   indubitada   la   naturaleza   mercantil   del   contrato.   El   artículo   2.2   LCTTM   así   lo   entiende   cuando   declara   la   aplicación  supletoria  de  la  legislación  mercantil  al  contrato  de  transporte  terrestre.     Ha   de   apuntarse   en   relación   con   el   concepto   de   transporte   terrestre   que   el   artículo   1   de   la   LCTTM  circunscribe  el  ámbito  de  aplicación  de  la  norma  a  aquellos  transportes  de  mercancías   realizados   “por   medios   mecánicos   con   capacidad   de   tracción   propia”.   Si   bien   no   afecta   a   la   definición   del   contrato   de   transporte   terrestre   lo   cierto   es   que   limita   la   aplicación   de   la     21   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     normativa  sólo  a  aquellos  medios  de  transporte  con  la  precitada  capacidad  de  tracción  propia   excluyendo,  sensu   contrario,  todos  aquellos  que  carecen  de  la  misma  como  puede  ser  el  caso   de  las  bicicletas.  Este  tipo  de  transportes,  por  lo  demás  de  muy  escasa  relevancia  económica,   se  regirán  por  las  disposiciones  del  CC  (arts.  1601  a  1603).  Estas  modalidades  de  transporte   quedan  excluidas  del  ámbito  mercantil  en  atención  a  su  reducida  trascendencia  comercial.       3) Elementos  personales  del  contrato   Una   de   las   particularidades   del   contrato   de   transporte   reside,   precisamente,   en   la   configuración   de   sus   elementos   personales.   El   transportista   o   porteador   (que   pueden   ser   varios);   la   intermediación   en   el   contrato   de   agencias   de   transporte,   comisionistas,   transitarios,   operadores   logísticos,   etc.;   el   remitente   o   cargador   de   las   mercancías   y   el   destinatario  son  los  sujetos  que  asumen  la  carga  obligacional  del  contrato.     a) El  porteador  o  transportista   El   art.   4.2   de   la   LCTTM   define   al   porteador   o   transportista   como   “quien  asume  la  obligación  de   realizar   el   transporte   en   nombre   propio   con   independencia   de   que   lo   ejecute   por   sus   propios   medios  o  contrate  su  realización  con  otros  sujetos”.     Se   trata   de   la   persona   física   o   jurídica   que   asume   la   obligación   de   ejecutar   el   transporte   y,   consecuentemente,   las   responsabilidades   derivadas   del   incumplimiento   de   la   obligación   de   transportar.  La  ley  admite  la  posibilidad,  por  lo  demás,  muy  frecuente  en  la  práctica,  de  que  la   ejecución  del  transporte  pueda  correr  a  cargo  del  propio  porteador  que  contrata  o  bien  pueda   encomendarse   a   un   tercero   con   quien   el   porteador   subcontrata   el   servicio.   En   tales   casos   podríamos   distinguir   al   porteador   en   sentido   jurídico   (quien   contrata   y   asume   todas   las   obligaciones  y  responsabilidades  derivadas  del  transporte)  y  el  porteador  en  sentido  material   (quien,   por   encargo   del   porteador   jurídico,   materializa   el   transporte).   El   hecho   de   subcontratar  el  servicio  con  un  tercero  no  altera  la  carga  obligacional  que  el  porteador  asume   frente   a   quien   contrata   el   servicio   de   transporte   (cargador   o   expedidor   a   quien   nos   referiremos   más   tarde).   Sólo   en   el   caso   en   que   se   hubiese   pactado   de   forma   expresa   la   ejecución   del   transporte   con   medios   propios   el   porteador   no   podrá   hacer   uso   de   la   subcontratación.     La  intermediación  en  el  ámbito  del  transporte  terrestre  es  un  fenómeno  frecuente  que  plantea   algunas   cuestiones   que   es   necesario   analizar.   El   art.   5.2   de   la   LCTTM   afirma   que   “los   empresarios   transportistas,   las   cooperativas   de   trabajo   asociado   dedicadas   al   transporte,   las   cooperativas  de  transportistas  y  sociedades  de  comercialización  de  transportes,  los  operadores  y   agencias   de   transporte,   los   transitarios,   los   almacenistas-­‐distribuidores,   los   operadores   logísticos,  así  como  cualesquiera  otros  que  contraten  habitualmente  transportes  o  intermedien   habitualmente   en   su   contratación,   sólo   podrán   contratarlos   en   nombre   propio”.  Se  trata  de  una   norma  dirigida  a  los  profesionales  de  la  intermediación  en  el  transporte  a  los  que  se  obliga  a   contratar   en   nombre   propio   incluso   a   sabiendas   de   que   su   actuación   siempre   se   realiza   por   cuenta  de  un  tercer  sujeto  interesado  en  el  transporte.  Al  contratar  en  nombre  propio  con  el   cargador  o  expedidor  de  la  mercancía  asumen  el  rol  y  las  obligaciones  propias  del  porteador   (dándose  la  circunstancia  de  que  nunca  van  a  ejecutar  el  transporte  por  sus  medios  sino  que   van   a   subcontratar   el   transporte   a   un   transportista   o   porteador   que   será   quien   efectivamente   realice  el  traslado  de  la  mercancía,  en  eso  consiste  su  labor  de  intermediación).    Se  trata  de   una   norma   ajena   “extraña”   al   mecanismo   de   la   representación   (que   permite   contratar   tanto   en   nombre   propio   como   en   nombre   ajeno)   que   busca   satisfacer   necesidades   de   índole   puramente  práctica.  Y  es  que  permite  al  cargador  de  la  mercancía  identificar  de  forma  sencilla   al  sujeto  frente  al  que  exigir  las  responsabilidades  derivadas  del  contrato  sin  tener  que  acudir   a  un  sujeto  (el  porteador  efectivo)  con  quien  no  ha  tenido  relación  alguna.     El  art.  5.1  permite  la  contratación  en  nombre  ajeno  de  forma  excepcional  en  el  caso  de  que  “se   acredite   que   así   se   había   hecho   constar   de   forma   expresa   y   suficiente   en   el   momento   de   contratar,   indicado   la   identidad   de   la   persona   en   cuyo   nombre   se   contrata,   y   que   la     22   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     intermediación   se   realizó   con   carácter   gratuito”.   La   contratación   en   nombre   ajeno   (que   en   otros  ámbitos  del  tráfico  mercantil  se  permite  sin  condiciones)  se  circunscribe  únicamente  a   los  casos  en  que  la  intermediación  se  realice  con  carácter  gratuito,  prácticamente  anecdóticos   puesto   que,   como   fácilmente   puede   adivinarse,   la   intermediación   profesional   es,   por   definición,  onerosa.       Otra   cuestión   a   la   que   es   necesario   prestar   atención   especial   es   a   la   intervención   de   una   pluralidad  de  porteadores  en  la  ejecución  del  transporte,  un  fenómeno  muy  extendido  en  la   práctica.  En  ese  supuesto,  interesa  aclarar  en  qué  medida  la  aparición  de  más  de  un  porteador   incide  en  al  ámbito  de  la  responsabilidad  frente  al  cargador  de  la  mercancía  (al  respecto  ver   art.  64  a  66  LCTTM).   b) El  cargador  o  remitente  de  la  mercancía.     El  art.  4.1  LCTTM  define  al  cargador  como  “quien   contrata   en   nombre   propio   la   realización   de   un  transporte  y  frente  al  cual  el  porteador  se  obliga  a  efectuarlo”.   Será,   pues,   la   persona   física   o   jurídica  que  contrata  con  el  porteador  o  transportista  la  realización  del  transporte  y  frente  a   quien  este  se  obliga.  El  cargador  asume  fundamentalmente  la  obligación  de  abonar  el  precio   del  transporte  (aunque  cabe  pactar  otras  modalidades  que  veremos  más  adelante)  y  poner  las   mercancías   a   disposición   del   porteador   para   que   éste   pueda   ejecutar   el   transporte.   En   este   punto  concreto,  el  de  la  puesta  a  disposición  de  las  mercancías,  surge  la  figura  del  expedidor   definido  por  el  art.  4.4  LCTTM  como  “el  tercero  que  por  cuenta  del  cargador  haga  entrega  de   las  mercancías  al  transportista  en  el  lugar  de  recepción  de  la  mercancía”.   Se   trata   de   la   persona   que   por   encargo   del   cargador   y   en   su   nombre   se   encarga   de   entregar   al   porteador   las   mercancías.   No   es   parte   en   el   contrato   de   transporte   si   bien   su   conducta   resulta   relevante   para   el   normal   desarrollo   del   contrato.   De   los   incumplimientos   del   expedidor   responde   el   cargador  por  cuenta  de  quien  actúa.     c) El  destinatario   Definido   por   el   art.   4.3   LCTTM   como   “la   persona   a   quien   el   porteador   ha   de   entregar   las   mercancías  en  el  lugar  de  destino”  el  destinatario  del  transporte  tiene  un  importante  papel  en   el  desenvolvimiento  del  transporte.  Aun  cuando  no  es  parte  del  contrato,  a  él  van  destinadas   las  mercancías  y  él  está  legitimado  para  exigir  la  recepción  de  las  mismas.  La  posición  jurídica   del  destinatario  varía  a  lo  largo  de  las  diferentes  fases  del  transporte.  Inicialmente  permanece   ajeno  a  la  relación  contractual  pero  en  el  momento  en  que  se  produce  la  llegada  a  destino  de   las   mercancías   y   reclama   su   entrega   se   erige   en   acreedor   frente   al   porteador   correspondiéndole,   por   subrogación   en   la   posición   del   cargador,   el   ejercicio   de   las   acciones   propias  del  contrato  de  transporte  (por  retraso,  incumplimiento  del  transporte,  daños  en  las   mercancías,   etc)   quedando,   si   así   se   hubiese   pactado,   igualmente   obligado   al   pago   de   los   costes  del  transporte.  Por  lo  tanto,  es  la  aceptación  de  las  mercancías  la  que  marca  el  punto  de   inflexión   en   la   esfera   jurídica   del   destinatario   (ha   de   hacerse   notar   en   este   punto   que   el   destinatario  es  libre  para  rehusar  las  mercancías  cuando  lo  considere  oportuno).   Si   bien   la   condición   de   destinatario   suele   recaer   en   un   sujeto   diferente   al   cargador,   nada   impide  que  un  mismo  sujeto  actúe  como  cargador  y  destinatario  de  la  mercancía.  En  tal  caso   las  obligaciones  y  derechos  propios  de  cada  posición  se  ejercitarán  por  la  misma  persona.  Esta   circunstancia   se   da   cuando,   por   ejemplo,   el   transporte   se   realiza   entre   establecimientos   de   una  misma  sociedad.       4) Elementos  reales  del  contrato       El  objeto  del  contrato  de  transporte  lo  constituyen,  como  se  infiere  de  la  propia  denominación   del  mismo,  las  mercancías.  Como  tales  se  consideran  con  carácter  general  las  cosas  muebles   adscritas  al  tráfico  mercantil.     La   LCTTM   se   refiere   en   su   art.   7   a   los   bultos   y   a   los   envíos   a   efectos   de   concretar.   Se   entiende   por   bulto   cada   unidad   material   de   carga   diferenciada   que   forman   las   mercancías   objeto   de   transporte,   con   independencia   de   su   volumen,   dimensiones   y   contenido.   Se   considera   un     23   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     envío  o  remesa  la  mercancía  que  el  cargador  entregue  simultáneamente  al  porteador  para  su   transporte  y  entrega  a  un  único  destinatario,  desde  un  único  lugar  de  carga  a  un  único  lugar   de  destino.     El  precio  del  transporte  es  otro  de  los  elementos  reales  del  contrato  que  merecen  atención.  La   determinación   del   precio   quedará   a   la   voluntad   de   las   partes   del   contrato   pudiéndose   establecer,  en  su  caso,  cláusulas  que  permitan  su  actualización,  tanto  al  alza  como  a  la  baja,  en   caso  de  variaciones  sustanciales  del  precio  de  los  combustibles  (art.  38.1  LCTTM),  variación   que   podría   realizarse   de   forma   automática   cuando   los   cambios   en   el   precio   superen   determinados   límites.   El   art.   39.4   dispone   que   “en   defecto   de   pacto   entre   las   partes   sobre   la   fijación  del  precio  del  transporte,  el  precio  del  transporte  será  el  que  resulte  usual  para  el  tipo  de   servicio   de   que   se   trate   en   el   momento   y   lugar   en   el   que   el   porteador   haya   de   recibir   las   mercancías.  En  ningún  caso  se  presumirá  que  el  transporte  es  gratuito”.   La   obligación   de   abonar   el   precio   del   transporte   así   como   de   los   gastos   derivados   del   transporte   recae   en   principio   sobre   el   cargador   de   la   mercancía   si   bien   cabe   pacto   en   contrario   en   cuya   virtud   esos   costes   se   transfieran   al   destinatario   (portes   debidos).   En   este   caso,  el  cargador  responderá  subsidiariamente  si  el  destinatario  no  paga  (art.  37  LCTTM).     El   art.   40   de   la   LCTTM   reconoce   en   favor   del   porteador   un   derecho   de   retención   de   las   mercancías   hasta   tanto   no   se   le   garantice   el   pago   mediante   caución   suficiente.   Realizada   la   retención,   el   porteador   estará   habilitado   para   depositar   las   mercancías   retenidas   ante   el   órgano   judicial   correspondiente   pudiendo,   caso   de   no   satisfacerse   el   precio   ni   prestarse   garantía   en   un   plazo   de   10   días,   enajenar   las   mercancías   y   satisfacer   la   deuda   con   el   producto   obtenido  de  la  venta.     5) La  carta  de  porte   La   carta   de   porte   es   el   documento   en   el   que   se   formaliza   el   contrato   de   transporte.   En   la   misma   constarán   las   menciones   más   relevantes   en   relación   tanto   con   las   mercancías   (naturaleza   y   potencial   carácter   peligroso,   número   de   bultos,   medidas   y   pesos,   embalajes,   declaración  de  valor)  como  con  las  partes  del  contrato  (identificación  de  porteador,  cargador   y   aun   no   siendo   parte,   del   destinatario)   y   las   condiciones   de   ejecución   del   mismo   (lugar   y   fecha  de  la  recepción,  lugar  y  fecha  de  la  entrega,  precio  convenido,  trámites  administrativos  a   realizar)   así   como   cualesquiera   otras   menciones   que   las   partes   consideren   oportuno   incluir   en  la  carta  (art.  10  LCTTM).     La   carta,   que   deberá   emitirse   a   instancias   de   cualquiera   de   las   partes   del   contrato,   deberá   estar   firmada   tanto   por   el   porteador   como   por   el   cargador   admitiéndose   la   firma   mecánica   (art.  11.2  LCTTM).  Se  emitirán  tres  ejemplares  de  la  carta  quedando  uno  de  ellos  en  poder  del   cargador   y   otro   en   poder   del   porteador   mientras   que   el   tercero   viajará   con   las   mercancías   (art.  11.3).  Se  reconoce  validez  a  la  emisión  electrónica  de  la  carta  de  porte  (art.  15).     La   carta   no   constituye   un   requisito   de   validez   del   contrato   de   manera   que   su   ausencia   o   la   falta   de   alguna   de   las   menciones   del   art.   10   no   entraña,   ni   la   inexistencia,   ni   la   nulidad   del   contrato  (art.  13  LCTTM).  Se  trata  simplemente  de  un  documento  probatorio  que  “hará   fe   de   la   conclusión   y   del   contenido   del   contrato,   así   como   de   la   recepción   de   las   mercancías   por   el   porteador,  salvo  prueba  en  contrario”.     En  este  punto  se  hace  necesario  analizar  la  incidencia  que  la  inclusión  de  reservas  en  la  carta   pueda  suponer  en  el  ámbito  probatorio.  La  introducción  de  reservas  en  la  carta  es  la  forma  a   través  de  la  cual  el  porteador  manifiesta  su  desacuerdo  con  las  declaraciones  incluidas  por  el   cargador   en   relación   con   la   mercancía   (cantidades,   estado   de   conservación,   embalajes)   o,   al   menos,  hace  constar  la  imposibilidad  de  verificarlos.  Según  el  art.  14.2  LCTTM  si  la  carta  no   contiene   ninguna   reserva   suficientemente   motivada   del   porteador   “se   presumirá   que   las   mercancías   y   su   embalaje   están   en   el   estado   descrito   en   la   carta   de   porte   y   con   los   signos   y   señales  en  ella  indicados”.  Sensu  contrario,  en  relación  con  aquellas  menciones  sobre  las  que   se   formula   reserva,   la   carta   perderá   el   valor   probatorio   reforzado   que   la   ley   atribuye     24   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     debiéndose   acudir   a   otros   medios   de   prueba.   Este   valor   probatorio   se   ve   restaurado,   no   obstante,   si   el   cargador   acepta   la   reserva.   En   cualquier   caso   y   a   la   vista   de   la   trascendencia   que   tienen,   la   ley   exige   que   las   reservas   estén   suficientemente   motivadas   con   el   ánimo   de   evitar   reservas   “caprichosas”,   que   puedan   perturbar   indebidamente   el   normal   desenvolvimiento   de   la   relación   contractual.   Habrá   de   analizarse   en   cada   caso   si   la   reserva   está  suficientemente  motivada.       6) Obligaciones  y  derechos  de  las  partes   En   el   entramado   obligacional   del   contrato   corresponde   al   cargador   la   obligación   fundamental   de   pagar   el   precio   del   transporte   y   al   porteador   la   de   conducir   las   mercancías   a   destino   sin   que  sufran  daños  ni  menoscabos.  Pero  junto  a  estas  obligaciones  medulares  existen  algunas   otras   de   menor   envergadura   cuyo   estudio   es   necesario   abordar   también.   Adicionalmente   existen  algunas  obligaciones  que  pesan  sobre  el  destinatario  de  las  mercancías   a) Obligaciones  del  cargador   • Entrega  de  las  mercancías  al  porteador   El  cargador  deberá  entregar  las  mercancías  al  porteador  para  su  transporte  en  el  momento  y   lugar  convenidos  en  el  contrato  (art.  19  LCTTM).  De  no  hacerlo  el  cargador  deberá  indemnizar   al   cargador   “en   cuantía   equivalente   al   precio   del   transporte   previsto”   o   bien   ofrecerle   “la   realización   de   un   transporte   de   similares   características   que   se   encuentre   inmediatamente   disponible”.   Esta   misma   regla   se   contempla   para   el   caso   de   faltas   de   entrega   parciales   calculándose   en   tal   caso   la   indemnización   proporcionalmente.   Se   pretende   con   esta   norma   compensar  al  porteador  por  la  pérdida  de  ganancias  que  le  supondría  el  incumplimiento  del   cargador.     • Acondicionamiento  e  identificación  de  las  mercancías   El  art.  20  LCTTM  impone  al  cargador  las  obligaciones  de  acondicionamiento  y  embalaje  de  las   mercancías.   Cada   bulto   deberá   estar   claramente   identificado   y   señalizado   así   como   convenientemente  embalado  atendiendo  a  sus  características.     El  cargador  responderá  ante  el  porteador  de  los  daños  a  personas,  al  material  de  transporte  o   a   otras   mercancías,   así   como   de   los   gastos   ocasionados   por   defectos   en   el   embalaje   de   las   mercancías,  a  menos  que  tales  defectos  sean  manifiestos  o  ya  conocidos  por  el  porteador  en  el   momento   de   hacerse   cargo   de   las   mercancías   y   no   haya   hecho   las   oportunas   reservas.   El   porteador  que,  como  veremos  más  adelante,  está  facultado  a  realizar  un  examen  previo  de  las   mercancías,   podrá   rechazar   el   embarque   de   las   mismas   por   no   encontrarse   debidamente   embaladas   para   el   viaje   o   bien   aceptar   el   embarque   formulando   las   reservas   correspondientes.   En   tal   caso   la   responsabilidad   del   porteador   por   los   daños   sufridos   como   consecuencia  de  un  incorrecto  embalaje  puede  desaparecer.     En   el   caso   de   mercancías   peligrosas   esta   obligación   se   agrava   imponiendo   al   cargador   la   obligación  de  informarle  de  la  naturaleza  exacta  del  peligro  que  representan,  indicándole  las   precauciones   a   tomar.   En   caso   contrario   el   porteador   podrá   adoptar   todas   las   medidas   que   sean  razonables  para  neutralizar  el  peligro  no  estando  obligado  a  continuar  con  el  transporte.   Los   gastos   derivados   de   tales   medidas   serán   asumidos   por   el   cargador   que   incumplió   la   obligación  de  informar  sobre  el  carácter  peligroso  de  las  mercancías.   • Documentación  de  la  mercancía   El   art.   23   impone   al   cargador   la   obligación   de   adjuntar   a   la   carta   de   porte   toda   la   documentación  relativa  a  la  mercancía  que  sea  necesaria  para  la  realización  del  transporte  y   de  todos  aquellos  trámites  que  el  porteador  haya  de  efectuar  antes  de  proceder  a  la  entrega   en  el  punto  de  destino.  A  estos  efectos,  deberá  suministrarle  la  información  necesaria  sobre  la   mercancía  y  los  indicados  trámites.   El  porteador  no  está  obligado  a  verificar  si  estos  documentos  o  informaciones  son  exactos  o   suficientes.   El   cargador   es   responsable   ante   el   porteador   de   todos   los   daños   que   pudieran     25   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     resultar   de   la   ausencia,   insuficiencia   o   irregularidad   de   estos   documentos   e   informaciones,   salvo  en  caso  de  culpa  por  parte  del  porteador.   El   porteador   responderá   de   las   consecuencias   derivadas   de   la   pérdida   o   mala   utilización   de   los   citados   documentos.   En   todo   caso,   la   indemnización   a   su   cargo   no   excederá   de   la   que   correspondería  en  caso  de  pérdida  de  la  mercancía.   • Carga  y  estiba  de  la  mercancía   El  art.  20  establece  un  régimen  dispositivo  para  las  partes  que  asigna  las  obligaciones  de  carga   y   estiba   al   cargador   que   deberá   asumir   los   gastos   inherentes   a   tales   operaciones   así   como   los   daños  que  pudieran  derivarse  de  su  incorrecta  ejecución.  Sólo  en  el  caso  en  que  la  estiba  se   realice  siguiendo  instrucciones  del  porteador  esa  responsabilidad  por  daños  se  deberá  asumir   por   éste.   Se   establecen   algunas   normas   especiales   para   los   servicios   de   mensajería   y   paquetería.   Si   las   operaciones   de   carga   y   estiba   (cuando   corran   por   cuenta   del   cargador)   se   demoran   más   de   dos   horas   desde   la   puesta   a   disposición   del   vehículo   el   porteador   podrá   exigir   una   compensación   por   paralización   del   vehículo   (art.   22   LCTTM)   cuyo   importe   se   calculará   en   atención  al  art.  22.3  LCTTM.     • Abono  del  precio  del  transporte   En  principio  la  obligación  de  abonar  el  precio  por  el  transporte  recae  sobre  el  cargador  si  bien   es  posible  establecer  cláusulas  que  desplacen  esa  carga  al  destinatario  que  deberá  pagar  en  el   momento  de  la  recepción  de  las  mercancías.     Sobre   los   criterios   de   determinación   del   precio   así   como   las   cláusulas   de   actualización   y   las   consecuencias   del   retraso   o   la   falta   de   pago   nos   remitimos   al   apartado   anterior   sobre   elementos  reales  del  contrato.     • Derecho  de  disposición  del  cargador   El   art.   29.1   LCTTM   atribuye   al   cargador   de   la   mercancía   el   derecho   a   modificar   (dentro   de   ciertos   límites)   las   condiciones   inicialmente   pactadas   para   la   ejecución   del   transporte   cambiando,  por  ejemplo,  el  destino  de  las  mercancías,  el  destinatario  ordenando  la  detención   del   transporte   o   incluso   solicitando   la   devolución   de   las   mercancías   al   punto   de   origen.   Aunque  se  trata  de  una  facultad  “naturalmente”  atribuida  al  cargador  es  posible  que  mediante   pacto  le  sea  transferida  al  destinatario  de  las  mercancías  (art.  29.2  LCTTM).     Desde   el   punto   de   vista   formal,   el   ejercicio   del   derecho   de   disposición   requiere   de   la   presentación   al   porteador   del   primer   ejemplar   de   la   carta   de   porte   (que   en   su   día   fue   entregado   al   cargador   de   la   mercancía)   en   el   que   constarán   las   nuevas   instrucciones.   El   porteador  no  deberá  atender  instrucciones  de  quien  no  es  titular  del  derecho  de  disposición  y   exhibe   el   primer   ejemplar   de   la   carta   de   porte   y   de   hacerlo   deberá   responder   por   los   perjuicios  causados  (art.  30.2  LCTTM).     En  cualquier  caso  ha  de  puntualizarse  que  el  derecho  de  disposición  no  ampara  la  impartición   de  instrucciones  que  sean  imposibles  de  cumplir  o  que  dificulten  de  forma  extraordinaria  la   explotación   normal   de   la   empresa   o   que   perjudiquen   a   cargadores   o   destinatarios   de   otros   envíos   (art.   30.1.b).   En   caso   contrario,   el   porteador   deberá   comunicar   inmediatamente   al   cargador   la   imposibilidad   de   cumplir   con   las   nuevas   instrucciones.   En   cualquier   caso   las   instrucciones  no  podrán  tener  como  efecto  la  división  del  envío.   El   titular   del   derecho   de   disposición   que   imparta   nuevas   instrucciones   deberá   resarcir   al   porteador   por   los   gastos   adicionales   que   el   cumplimiento   de   las   mismas   le   haya   podido   ocasionar  (art.  30.1.a).   b) Obligaciones  del  porteador   Al   porteador   le   van   a   corresponder,   fundamentalmente,   las   obligaciones   de   ejecutar   el   transporte   convenido,   poniendo   para   ello   los   medios   materiales   y   técnicos   precisos   al   tiempo   que   la   obligación   de   responder   por   todos   los   daños   derivados   de   retrasos,   pérdidas   o   menoscabos  de  la  mercancía.  En  paralelo  dispone  de  la  facultad  de  examinar  las  mercancías     26   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     con  anterioridad  a  su  embarque  pudiendo,  en  su  caso,  llegar  a  rechazarlas  por  no  cumplir  las   condiciones  pactadas  en  el  contrato.     • Puesta  a  disposición  del  vehículo   En   el   lugar   y   fecha   pactados   en   el   contrato   el   porteador   deberá   poner   a   disposición   del   cargador  el  vehículo  en  el  que  se  va  a  realizar  el  transporte  para  que  pueda  realizarse  la  carga   de  las  mercancías.  A  falta  de  pacto  se  entiende  que  la  puesta  a  disposición  se  deberá  hacer  con   antelación   suficiente   como   para   permitir   la   ejecución   de   las   labores   de   carga   y   estiba   (se   contempla  un  límite  horario  para  el  caso  de  transporte  por  carretera).     El   porteador   será   responsable   frente   al   cargador   por   los   daños   que   el   incumplimiento   de   la   obligación   de   puesta   a   disposición   le   pueda   generar.   El   cargador   podrá   en   caso   de   incumplimiento   desistir   de   la   expedición   y   buscar   otro   transportista   al   que   encomendar   la   carga  (art.  18.2  LCTTM).     La   ley   puntualiza   que   el   porteador   está   obligado   a   poner   a   disposición   del   cargador   un   vehículo  idóneo  para  el  tipo  y  circunstancias  del  transporte  a  realizar  (art.  17).   • Reconocimiento  externo  y  examen  de  las  mercancías  (arts.  25  a  27  LCTTM)   La   ley   impone   al   porteador   la   obligación   de,   en   el   momento   de   hacerse   cargo   de   las   mercancías,   comprobar   su   estado   aparente   y   el   de   su   embalaje,   así   como   la   exactitud   de   las   menciones  de  la  carta  de  porte  relativas  al  número  y  señales  de  los  bultos.   Los   defectos   apreciados   se   anotarán   por   el   porteador   en   la   carta   de   porte,   mediante   la   formulación   singularizada   de   reservas   suficientemente   motivadas.   El   porteador   que   carezca   de  medios  adecuados  para  verificar  la  coincidencia  del  número  y  las  señales  de  los  bultos  lo   hará  constar  justificadamente  en  la  carta  de  porte.   El  porteador  podrá  rechazar  los  bultos  que  se  presenten  mal  acondicionados  o  identificados   para   el   transporte,   que   no   vayan   acompañados   de   la   documentación   necesaria   o   cuya   naturaleza   o   características   no   coincidan   con   las   declaradas   por   el   cargador.   El   porteador   comunicará  inmediatamente  al  cargador  este  rechazo  (art.  26).   La   ley   permite   al   porteador   verificar   peso   y   medidas   así   como   registrar   los   bultos   cuando   existan   fundadas   sospechas   de   falsedad   en   torno   a   la   declaración   del   cargador.   Los   gastos   derivados   de   tales   comprobaciones   correrán   a   cargo   del   cargador   cuando   las   sospechas   se   confirmen   o   por   cuenta   del   porteador   en   caso   contrario.   El   reconocimiento   se   hará   en   presencia   del   cargador   o   sus   auxiliares   o,   de   no   ser   posible,   ante   el   presidente   de   la   Junta   Arbitral  de  Transporte  competente.  Del  resultado  del  reconocimiento  se  levantará  acta.     • Ejecución  del  transporte   La  obligación  fundamental  que  corre  a  cargo  del  porteador  es  la  de  conducir  las  mercancías  al   destino   pactado   en   el   contrato   para   su   entrega   al   destinatario   en   tiempo   y   forma.   En   este   sentido   y   a   menos   que   exista   pacto   expreso   en   tal   sentido   el   transportista   será   quien   determine   la   ruta   a   seguir   en   función   de   las   circunstancias   de   cada   transporte   concreto.     Durante   la   ejecución   del   transporte   (desde   la   recepción   de   las   mercancías   hasta   la   entrega   en   destino)   el   porteador   asume   asimismo   la   obligación   de   guardar   y   custodiar   las   mercancías   respondiendo,  como  veremos  más  adelante,  de  los  daños  o  pérdidas  que  estas  puedan  sufrir  y   que  le  resulten  imputables.     Puede   ocurrir   que   durante   el   transporte   sobrevengan   circunstancias   no   previstas   que   impidan  la  ejecución  del  transporte  en  los  términos  inicialmente  pactados.  Estas  incidencias,   que   la   ley   califica   como   impedimentos   al   transporte   (art.   31),   deberán   ser   inmediatamente   puestas   en   conocimiento   del   cargador   quien   deberá   impartir   instrucciones   al   respecto   a   la   mayor   brevedad   (siendo   responsable   de   los   daños   generados   tanto   por   el   retraso   en   proporcionar  las  instrucciones  como  por  la  falta  de  estas).     A  falta  de  instrucciones,  el  porteador  tomará  aquellas  medidas  razonables  y  proporcionadas   que   considere   adecuadas   para   el   buen   fin   de   la   operación,   incluida   la   de   restituir   las   mercancías  a  su  lugar  de  origen,  depositarlas  en  almacén  seguro  o  conducirlas  a  su  punto  de   destino  en  condiciones  diferentes.       27   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     Si,   a   pesar   de   las   medidas   que   hayan   podido   adoptarse,   las   mercancías   transportadas   corrieran   el   riesgo   de   perderse   o   de   sufrir   daños   graves,   el   porteador   lo   comunicará   de   inmediato  al  titular  del  derecho  de  disposición  solicitándole  instrucciones  o  bien  solicitar  ante   el   órgano   judicial   competente   la   venta   de   la   mercancía   sin   esperar   nuevas   instrucciones   cuando  así  lo  justifique  la  naturaleza  y  estado  de  las  mismas.     • La  entrega  de  las  mercancías   La   entrega   de   las   mercancías   representa   para   el   porteador   el   último   acto   de   ejecución   del   contrato  así  como  el  momento  a  partir  del  cual  cesa  la  obligación  de  guarda  y  custodia  de  las   mercancías   que   había   surgido   en   el   momento   de   la   recepción   de   las   mercancías   para   su   transporte.   Efectuada   la   entrega   al   destinatario   en   tiempo   y   forma,   los   daños   o   menoscabos   que  puedan  sufrir  las  mercancías  deberán  ser  reparados  por  éste  y  no  ya  por  el  porteador.  Por   esa  razón  es  importante  estudiar  el  régimen  jurídico  de  la  entrega.     El   porteador   deberá   entregar   la   mercancía   transportada   al   destinatario   en   el   lugar   y   plazo   pactados   en   el   contrato   o,   en   ausencia   de   pacto,   dentro   del   término   que   razonablemente   emplearía  un  porteador  diligente  en  realizar  el  transporte,  atendiendo  las  circunstancias  del   caso.  La  mercancía  transportada  deberá  ser  entregada  al  destinatario  en  el  mismo  estado  en   que  se  hallaba  al  ser  recibida  por  el  porteador,  sin  pérdida  ni  menoscabo  alguno,  atendiendo  a   las  condiciones  y  a  la  descripción  de  la  misma  que  resultan  de  la  carta  de  porte.     Ha  de  tenerse  en  cuenta  que  la  entrega  es  un  acto  complejo  que  requiere  de  la  recepción  por   parte   del   destinatario.   Por   esa   razón   y   previendo   la   posibilidad   de   que   la   entrega   no   pueda   verificarse  por  circunstancias  imputables  al  destinatario  de  la  mercancía  (fundamentalmente   por   el   rechazo   de   éste   que,   como   ya   vimos,   es   libre)   la   ley   diseña   un   régimen   jurídico   que   permite  al  porteador  que  cumplió  todas  las  obligaciones  a  su  cargo    liberarse  de  la  custodia  de   las   mercancías   depositándolas   ante   el   órgano   judicial   o   Junta   Arbitral   de   Transporte   competente.     Ese  régimen  establece  la  obligación  del  porteador  de,  verificado  el  impedimento  a  la  entrega,   poner   en   conocimiento   del   cargador   esa   circunstancia   solicitándole   las   instrucciones   precisas   (el   cargador   será   responsable   de   los   gastos   ocasionados   al   porteador   por   la   petición   de   solicitudes   así   como   por   el   retraso   en   la   impartición   de   instrucciones).   Si   no   fuera   posible   solicitar   las   instrucciones   o   bien   éstas   no   llegaron   en   el   plazo   fijado   al   efecto   el   porteador   podrá   depositar   las   mercancías   así   como   solicitar   su   enajenación   si   así   lo   justifican   su   naturaleza   perecedera   o   el   estado   en   que   se   encuentren   o   si   los   gastos   de   custodia   son   excesivos   en   relación   con   su   valor.   Con   el   producto   obtenido   de   la   enajenación   de   las   mercancías  el  porteador  tendrá  derecho  a  resarcirse  del  precio  del  transporte  así  como  de  los   gastos  generados  quedando  la  cantidad  sobrante  a  disposición  del  dueño  de  las  mercancías.  Si   la  cantidad  obtenida  tras  la  enajenación  no  fuera  suficiente  para  cubrir  el  precio  y  gastos  del   transporte  el  porteador  conservará  un  derecho  de  crédito  frente  al  obligado  al  pago  (arts.  44  y   45  LCTTM).   c) Derechos  del  destinatario   Durante   la   ejecución   del   transporte   el   único   derecho   que   el   destinatario   de   las   mercancías   podría  ejercitar  es  el  derecho  de  disposición  sobre  las  mismas  si  así  se  hubiera  acordado  en  el   contrato.   Pero   es   en   el   momento   de   llegada   a   destino   de   las   mercancías   donde   la   figura   del   destinatario  adquiere  notable  relevancia.  En  primer  lugar,  el  destinatario  tiene  la  facultad  de   rechazar  las  mercancías  sin  necesidad  de  alegar  justa  causa  para  ello  (nos  remitimos  a  lo  ya   dicho  sobre  el  destinatario  al  estudiar  los  elementos  personales  del  contrato).     En  segundo  lugar  y  para  el  caso  de  que  acepte  la  recepción  de  las  mercancías,  se  le  reconoce  la   facultad   de   proceder   al   examen   de   las   mismas   y   manifestar   por   escrito   sus   reservas   al   porteador   describiendo,   en   su   caso,   la   pérdida   o   avería   que   presentan   las   mercancías   en   el   momento  de  la  entrega  (art.  60  LCTTM).  Si  se  trata  de  averías  o  pérdidas  no  manifestadas  el   plazo  para  la  formulación  de  reservas  se  extiende  a  los  7  días  naturales  siguientes  a  la  entrega.     28   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     La  ley  establece  que  cuando  no  se  formulen  reservas  se  presumirá,  salvo  prueba  en  contrario,   que  las  mercancías  se  entregaron  en  el  estado  descrito  en  la  carta  de  porte.   También   deberá   hacer   las   oportunas   reservas   (en   el   plazo   de   veintiún   días)   si   ha   existido   demora  o  retraso  en  la  llegada  de  las  mercancías  (art.  60.  3  LCTTM).     7) La  responsabilidad  del  porteador   El  porteador,  amén  de  algunas  obligaciones  accesorias,  asume  la  obligación  principal  de  hacer   llegar   las   mercancías   a   destino   en   tiempo   y   forma   y   en   el   mismo   estado   en   el   que   se   encontraban  en  el  momento  de  su  recepción  (y  que  consta  en  la  carta  de  porte).  Ejecutar  el   transporte  en  los  términos  pactados  en  el  contrato  así  como  asumir  la  guarda  y  custodia  de  las   mercancías  desde  su  recepción  hasta  su  entrega  en  destino  constituyen  el  núcleo  duro  de  la   obligacional   a   cargo   del   porteador   que   deberá   responder   en   caso   de   incumplimiento   de   cualquiera  de  ellas.     El  régimen  jurídico  de  la  responsabilidad  del  porteador  se  contiene  en  los  arts.  46  a  63  de  la   LCTTM.   Se   trata   de   un   régimen   de   carácter   imperativo   ex   art.   46.1   que   prohíbe   el   establecimiento   de   cláusulas   contractuales   que   puedan   reducir   o   minorar   el   régimen   de   responsabilidad  legal.  No  se  realiza  un  tratamiento  integral  y  sistemático  del  incumplimiento   contractual   en   el   contrato   de   transporte   sino   que   únicamente   se   abordan   los   supuestos   de   incumplimiento  de  algunas  de  las  prestaciones  más  características  del  contrato  remitiéndose   para  el  resto  de  casos  a  las  disposiciones  generales  de  los  códigos  civil  y  de  comercio.   La   ley   hace   responsable   tanto   al   porteador   como   a   sus   dependientes   y   auxiliares   (art.   47.3)   por   “pérdida   total   o   parcial   de   las   mercancías,   así   como   de   las   averías   que   sufran,   desde   el   momento  de  su  recepción  para  el  transporte  hasta  el  de  su  entrega  en  destino”   así   como   en   el   caso   de   retraso   en   la   ejecución   del   transporte   (art.   47.1   LCTTM).   Esta   responsabilidad   cesará,   no  obstante,  cuando  el  porteador  pueda  demostrar  que  los  daños  sobrevinieron  “por  culpa  del   cargador  o  del  destinatario,  por  una  instrucción  de  éstos  no  motivada  por  una  acción  negligente   del   porteador,   por   vicio   propio   de   las   mercancías   o   por   circunstancias   que   el   porteador   no   pudo   evitar  y  cuyas  consecuencias  no  pudo  impedir”  (art.  48.1  LCTTM).  Llama  la  atención  que  la  Ley   establece   una   especie   de   presunción   de   responsabilidad   que   el   porteador   deberá   combatir   probando   que   el   daño   o   el   retraso   no   son   imputables   a   su   conducta   profesional   sino   a   otro   tipo   de   factores.   De   forma   que   podría   darse   la   circunstancia   de   que   el   porteador   acabe   respondiendo  aun  cuando  su  conducta  haya  sido  irreprochable  si  no  consigue  probar  la  causa   que  motivó  le  daño  o  el  retraso.     Junto  a  estas  causas  de  exoneración  la  Ley  recoge  en  su  art.  49  una  serie  de  presunciones  de   exoneración   en   cuya   virtud   el   porteador   quedará   exonerado   de   responsabilidad   “cuando   pruebe   que,   atendidas   las   circunstancias   del   caso   concreto,   la   pérdida   o   avería   han   podido   resultar  verosímilmente  de  alguno  de  los  siguientes  riesgos  (…)”.   Ha   de   hacerse   notar   en   este   punto  que  así  como  en  relación  con  las  causas  de  exoneración  del  artículo  anterior  se  exigía  la   prueba  es  mucho  más  exigente  (exige  probar  no  sólo  el  hecho  sino  la  relación  de  causalidad   entre   este   y   el   incumplimiento),   aquí   basta   con   probar   la   concurrencia   del   hecho   del   que   verosímilmente   ha   podido   derivarse   el   daño   o   el   retraso.   En   definitiva   se   presume   (y,   por   tanto,  no  ha  de  probarse)  la  relación  de  causalidad  entre  el  hecho  y  el  daño  de  forma  tal  que  la   actividad  probatoria  del  porteador  se  ve  notablemente  aligerada.   Existiendo  responsabilidad  del  porteador  bien  por  retraso  o  por  pérdida  total  o  parcial  de  la   mercancía,   la   norma   se   ocupa   de   determinar   los   daños   indemnizables   así   como   los   criterios   o   límites   máximos   de   esta.     Así,   se   establece   que   en   caso   de   pérdida   total   o   parcial   de   las   mercancías,   se   indemnizará   por   las   mercancías   no   entregadas;   en   caso   de   avería   el   porteador   estará  obligado  a  indemnizar  por  la  pérdida  de  valor  ocasionada  por  la  avería  y  en  el  caso  de   retraso   “se  indemnizará  el  perjuicio  que  se  pruebe  que  ha  ocasionado  dicho  retraso”   (arts.   52,   53   y   56   LCTTM).   A   la   vista   de   tales   preceptos   queda   claro   que   se   indemniza   el   daño   efectivamente  causado  pero  no  otros  daños  indirectos  (ganancias  potenciales  que  se  habrían     29   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes  de  Clase   C.  Mercantil     podido  obtener,  incumplimientos  contractuales  generados  como  consecuencia  de  la  pérdida  o   el  retraso,  etc).  El  valor  de  la  mercancía  se  calculará  conforme  a  lo  dispuesto  en  los  arts.  55  y   61  (que  hace  referencia  a  las  declaraciones  de  valor  o  de  interés  especial  en  la  entrega).   Estas   disposiciones   se   completan   con   lo   establecido   en   el   art.   57.1   en   cuya   virtud   se   establece   una  limitación  cuantitativa  a  la  indemnización  en  caso  de  pérdida  o  avería.     Por   último,   ha   de   indicarse   que   en   aplicación   del   art.   62   LCTTM   estas   reglas   en   materia   de   limitación  de  responsabilidad  del  porteador  no  resultarán  aplicables  en  aquellos  casos  en  que   éste  haya  actuado  de  forma  dolosa  o  negligente  en  la  causación  de  los  daños.   Las   acciones   derivadas   de   la   ejecución   del   contrato   de   transporte   tendrán   un   plazo   de   prescripción  general  de  1  año  que  se  verá  incrementado  a  2  en  el  caso  de  actuación  dolosa  o   negligente  del  porteador  (art.  79.1  LCTTM).     Los   INCOTERMS   son   términos   internacionales   de   negociación.   Es   una   internalización   de   términos,   pero   también   son   extrapolables   al   ámbito   interno.   Se   crearon   por   la   Cámara   de   Comercio   Internacional,   se   trata   de   acrónimos.   En   las   negociaciones   internacionales   se   negocia   el   precio   de   la   mercancía,   pero   también   los   “incoterms”,   que   desglosan   las   obligaciones  y  derechos  para  cada  una  de  las  partes.     TEMA  10  –  LOS  TÍTULOS-­‐VALOR  (POWERPOINT)     10.1.  Introducción:     1)  Función  económica  de  los  títulos-­‐valor:  la  circulación  de  los  derechos     2)  Concepto  y  características  del  título-­‐valor   3)   Clasificación   de   los   títulos-­‐valor:   títulos   nominativos,   títulos   al   portador   y   títulos  a  la  orden   10.2.  La  letra  de  cambio:     1)  Consideración  general     2)  Requisitos  de  forma:  esenciales  no  suplidos,  esenciales  suplidos  y  potestativos     3)  Letra  incompleta  y  letra  en  blanco     4)  Duplicados  y  copias  de  la  letra     5)  Falsedad  y  falsificación  de  la  letra     6)  La  aceptación  de  la  letra.  Efectos  de  la  aceptación  y  de  su  denegación     7)  Aceptación  de  la  letra  y  provisión  de  fondos     8)  El  endoso  de  la  letra.   Requisitos  formales   Endoso  al  portador  y  endoso  en  blanco   Efectos  del  endoso:  traslación,  legitimación  y  garantía   Endosos  limitados:  endoso  y  apoderamiento  y  endoso  de  garantía   9)   La   falta   de   pago   de   la   letra:   el   protesto,   las   acciones   cambiarias,   las   excepciones  cambiarias   10.3.  El  cheque:     1)  Concepto  y  caracteres   10.4.  El  pagaré:     1)  Concepto,  caracteres  y  función  económica     2)  Particularidades  de  su  disciplina  jurídica     30   ...