Derecho a la libertad y la seguridad (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 23/12/2014
Descargas 17
Subido por

Vista previa del texto

Derecho a la libertad y la seguridad Configuración constitucional El art. 17 CE recoge en su primer apartado el derecho de toda persona a la libertad y a la seguridad, restringiendo la posibilidad de que alguien sea privado de su libertad a los casos y en la forma establecidos por la ley. Protege dicho artículo la llamada en términos generales libertad personal, entendida ésta como libertad deambulatoria o de movimiento de las personas físicas, protectora frente a la detención, condena o internamiento arbitrarios. Nadie podrá ser privado de libertad si no es conforme a lo establecido en la ley.
Debe distinguirse por tanto esa libertad de personal de la libertad en un sentido amplio, en cuanto libertad general de actuación, considerada como valor superior del ordenamiento (art. 1.1 CE);o de la libertad que adopta la forma de libre desarrollo de la personalidad vinculado al principio de dignidad; o de la libertad mencionado por el artículo 9.2 CE, en que se insta a los poderes públicos a la remoción de los obstáculos que impidan que dicha capacidad de auto determinación personal sea real y efectiva.
La CE no recoge una lista de supuestos en los que se permita a la autoridad pública la privación de la libertad, sino que, como se ha visto, limita a derivar al legislador la fijación de los casos y la forma en que deba producirse. Art. 17 CE menciona dos posibles formas: la detención y la prisión preventiva, pero parece dejar abiertos otros posibles supuestos. Art. 5.1 Convenio europeo de los DDHH, aparecen una lista de supuestos que afectan a la libertad distintos de la detención preventiva y la prisión provisional.
Titularidad En tanto que directa manifestación de la noción de libertad, valor superior del ordenamiento jurídico, y derecho imprescindible para el desarrollo de la personalidad de todo ser humano, el derecho a la libertad personal no admite, en principio, distinciones en función de la nacionalidad del sujeto titular. Así se deriva de la Declaración Universal de los DDHH, art.3, todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
1 La detención preventiva: contenido y límites Nociones generales Por detención se entiende cualquier situación en que la persona se vea impedida u obstaculizada para auto determinar, por obra de su voluntad, una conducta lícita, de suerte que la detención no es una decisión que se adopte en el curso de un procedimiento, sino una pura situación fáctica, sin que puedan encontrarse zonas intermedias entre detención y liberado.
En este marco, una primera forma de privación de libertad con carácter cautelar que prevé nuestro ordenamiento es la llamada detención preventiva realizada por cualquier persona. LECrim establece en su art. 490 que cualquier persona podrá practicar la detención de quien intentara cometer un delito en el momento de ir a cometerlo.
El art. 17 CE recoge la detención preventiva, la cual puede ser definida como detención efectuada por agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad para los casos en que se tengan motivos racionalmente bastantes para creer en la existencia de un hecho que presente los caracteres de delito, y que concurran razones también bastantes para creer que la persona a quien intente detener tuvo participación en él. Es importante señalar que el TEDH exige que para que una detención sea legítima la racionalidad de las sospechas: la existencia de sospechas (indicios) racionales presupone la de los hechos o informes adecuados para convencer a un observador imparcial de que el individuo de que se trate pueda haber cometido el delito.
Uno de los problemas jurídicos más relevantes que se han planteado en torno al concepto de detención preventiva es el de determinar si pueden producirse otros supuestos de privación de la libertad por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad. En primer lugar la Ley no podría configurar supuestos de privación de la libertad que no correspondan a la finalidad de protección de derechos, bienes o valores constitucionalmente reconocidos o que por su grado de indeterminación crearan inseguridad o incertidumbre insuperable sobre su modo de aplicación efectiva. Y en segundo lugar, tampoco podría incurrir en falta de proporcionalidad, puesto que debe exigirse una proporcionalidad entre el derecho a la libertad y la restricción de esta libertad.
2 Las condiciones de la detención policial  Temporal. Establece el art. 17.2 CE que la detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos y, en todo caso, en el plazo máximo de 72 h, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición judicial. La detención deviene contraria a la previsión constitucional no solo cuando se prolongue más allá de 72 h, sino también a partir del momento en que se haya superado el tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones. El límite temporal, por consiguiente, será determinado caso por caso por la autoridad en función de las circunstancias específicas, aunque podrá ser objeto de control judicial, que podrá activarse en forma de procedimiento de habeas corpus si se realiza durante la detención.
Esta es la regla general, pero caben excepciones que conllevan la suspensión de garantías individuales para la persecución de actividades terroristas, art. 55.2 CE.
 El derecho a la información. El primer derecho de la persona detenida que incorpora en art. 17.3 CE es el derecho a ser informada de forma inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención.
ART. 520 LECrim. También se exige que se comunique a la persona detenida los derechos que le asisten, los consignados por el propio art. 17.3 CE y 520 LECrim.
Poner en conocimiento de un familiar u otra persona que desee, asistencia médica, asistencia gratuita de un intérprete, etc. La información podrá darse de forma oral o escrita.
 Derecho a no declarar. Garantía directamente vinculada con los derechos a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable reconocidos en el art. 24.2 CE Presunción de inocencia. Por ese motivo no se podrá compeler a la persona detenida a declarar.
 Derecho a la asistencia letrada. Art. 17.3 CE establece que se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca. En el caso de delito terrorista, se puede llegar a incomunicar a la persona detenida.
3  Garantía del habeas corpus. El conjunto de garantías constitucionales que envuelven la figura de la detención preventiva se completa con la previsión del art.
17.4 CE. Garantía que surge en la Europa Medieval con el objeto de frenar los frecuentes abusos contrarios a la libertad personal. Habeas corpus significa literalmente “tenga el cuerpo” y consiste en que la persona detenida pueda comparecer ante el juez para que éste verifique si las condiciones de la detención son o no ilegales. LO 6/1984 reguladora del habeas corpus.
La prisión provisional: contenido y límites La prisión provisional o preventiva viene contemplada por el artículo 17.4 CE y constituye otra forma de privación de libertad con carácter cautelar. Supone el ingreso en prisión de la persona imputada o procesada durante la tramitación de un procedimiento penal con el fin de asegurar la averiguación del delito o la ejecución de la pena que en su caso se llegue a imponer en sentencia firme. Por su gravedad, y de acuerdo con el principio de presunción de inocencia 24 CE, esta medida solo podrá ser acordada por la autoridad judicial, bajo los criterios de excepcionalidad y proporcionalidad y con una finalidad cautelar. Art. 503 LECrim. La prisión provisional durará el tiempo imprescindible para alcanzar cualquiera de los fines previstos 4 ...

Tags: