TEMA 1 - CONTRATOS (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Contractes
Año del apunte 2016
Páginas 7
Fecha de subida 20/09/2017
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

CONTRATOS Parte General TEMA 1 – CONCEPTO DE CONTRATOS, FUENTES, CLASIFICACIÓN, CONTRATOS DE CONSUMO 1. Evolución del Derecho de contratos desde el CC – hoy En 1889 se aprueba el Código Civil, cuyo Libro IV regula el régimen jurídico de las obligaciones y contratos.
Esta regulación se basa en los siguientes presupuestos: o Sistema económico liberal y de mercado: sistema basado en la propiedad privada e individual; prevalencia de la autonomía privada y de las decisiones individuales; el Estado no interviene en el mercado o Sociedad predominantemente burguesa. La regulación del CC estaba pensada por y para personas que tenían una cierta posición en la sociedad.
o Concepción ideológica que presupone la igualdad de los individuos: los contratos son acuerdos entre iguales, entre personas que se encontraban en la misma posición.
Tras la aprobación del CC aparecen factores que ponen de relieve la necesidad de modificar el Derecho de contratos: - Intervención de los poderes públicos: imposición de restricciones a la libertad del mercado para defender intereses públicos (impuestos, fijación de los horarios comerciales, regulación de condiciones de trabajo).
- Internalización o globalización de las relaciones comerciales: da origen a una serie de movimientos de profesores de universidad que pretenden unificar el Derecho de Contratos a nivel europeo o incluso internacional.
- Progresos técnicos y los avances tecnológicos: suponen la modernización de las máquinas, lo que supone un cambio en el sistema de producción. Anteriormente la producción era artesanal y ahora es una producción masiva. Gracias a los avances tecnológicos han aparecido nuevas formas de contratación como los contratos on-line, a través de dispositivos electrónicos, contratos automatizados (contrato con una máquina expendedora).
- Aparición de la sociedad de consumo: se caracteriza por el consumo masivo de bienes y servicios que, a la vez, se caracteriza por la celebración masiva de contratos.
 Contratos B2B (Business to Business): contratos celebrados entre empresarios.
Se rigen por el CCom.
 Contratos C2C (Consumer to Consumer): consumidores (sujetos privados). Se rigen por el CC.
contratos celebrados entre  Contratos B2C (Business to Consumer): contratos celebrados entre un empresario y un consumidor. Se rigen por las normas que integran el Derecho de Consumo.
2. Fuentes del Derecho de contratos En la actualidad, cuando hablamos de las fuentes del Derecho de contratos, hay que distinguir: Normas de Hard Law (derecho duro) = vinculantes Normas de Soft Law (derecho blando) = no vinculante, pautas inspiradoras para los operadores jurídicos (legisladores, jueces, etc.) Libro IV Código civil (1889) En Cataluña, Libro VI del Propuesta de Modernización del Código civil en CCCat, relativo a las obligaciones y los contratos (en materia de obligaciones y contratos (2009) proceso de elaboración; hay un proyecto de ley sobre compraventa que, en principio, debe entrar en vigor el 1 de enero de 2016) Código de comercio (1885) Anteproyecto de Ley de Principios UNIDROIT sobre los contratos comerciales Código mercantil (2014, pendiente de aprobación internacionales (2010) como Ley) Leyes especiales por razón del objeto (Ley de Principles of European Contract Law (PECL, 2000, arrendamientos urbanos, Ley de arrendamientos 2002) – Draft Common Frame of Reference (DCFR, rústicos, 2009 Ley del contrato de transporte, etc.) o por razón de los sujetos [Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (TRLGDCU)] Derecho de la Unión Europea [vid. la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a una normativa común de compraventa europea (2011), pendiente de aprobación como Reglamento] Convenciones y tratados internacionales de los que España es parte [Convención de las Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercaderías – Convención de Viena (1980)] 3. Nacimiento e incorporación del Derecho de consumo En los años 60 aparecen los denominados “movimientos consumeristas”, que cuestionan el principio liberal de igualdad de todas las partes contratantes y defienden que los consumidores y usuarios están siempre en posición de inferioridad respecto de los empresarios. En 1978, el art. 51 CE consagra el principio pro consumidor, que debe informar todo el ordenamiento jurídico: “1. Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.
2. Los poderes públicos promoverán la información y la educación de los consumidores y usuarios, fomentarán sus organizaciones y oirán a éstas en las cuestiones que puedan afectar a aquéllos, en los términos que la Ley establezca.
3. En el marco de lo dispuesto por los apartados anteriores, la Ley regulará el comercio interior y el régimen de autorización de productos comerciales”.
En 1981 tuvo lugar en España un caso de envenenamiento masivo por aceite de colza. Este acontecimiento puso de relieve la necesidad de replantear la protección de los consumidores y usuarios.
Tres años después se aprobó la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la defensa de los consumidores y usuarios (LGDCU), que fue la primera Ley destinada específicamente a la protección de los consumidores y usuarios. Esta Ley fue seguida de la aprobación de otras leyes sobre la materia (Ley 22/1994, de 6 de julio, de responsabilidad civil por productos defectuosos; Ley 21/1995, de 6 de julio, reguladora de los viajes combinados, etc.).
En el 2006, la Ley 44/2006, de 29 de diciembre, de mejora de la protección de los consumidores y usuarios, autorizó al Gobierno para que, en un plazo de 12 meses, refundiera en un único texto la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, y las normas de transposición de las Directivas comunitarias en materia de protección de los consumidores y usuarios que se habían aprobado con posterioridad en España.
En el 2007, el legislador español aprobó el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (TRLGDCU), que recogió en un único texto la LGDCU, la regulación sobre los contratos celebrados con consumidores o usuarios fuera de los establecimientos mercantiles y a distancia; las disposiciones sobre garantías en la venta de bienes de consumo; la regulación sobre responsabilidad civil por los daños causados por productos defectuosos y la regulación sobre viajes combinados.
El TRLGDCU ha sido recientemente modificado por la Ley 3/2014, de 27 de marzo.
4. Concepto y elementos de contrato El CC no contiene una definición de “contrato” (tampoco el CCom, las leyes especiales, los principios de soft law, etc.). Sin embargo, puede deducirse de los arts. 1089, 1091, 1254 y 1255 CC:  Art. 1089 CC: “Las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasi contratos, y de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia”  Art. 1091 CC: “Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos”  Art. 1254 CC: “El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio”  Art. 1255 CC: “Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público”.
Definición: Un contrato es, por tanto, un acuerdo de voluntades entre dos o más personas destinado a producir unos determinados efectos jurídicos y, en particular, crear, modificar o extinguir relaciones jurídicas.
Este concepto se encuentra inundado de libertad:  Libertad formal: libertad formal (por regla general, para celebrar un contrato no se exige ninguna formalidad, sino únicamente el acuerdo de voluntades de las partes).
 Libertad de contenido: liberad de contenido (las partes pueden pactar lo que deseen, siempre que los pactos respeten la ley, la moral y el orden público).
Son elementos esenciales del contrato el consentimiento, el objeto y la causa (art. 1261 CC). La forma no es un requisito esencial, salvo que se haya configurado como ad solemnitatem. Si el contrato carece de alguno de sus elementos esenciales, deberá reputarse nulo.
1) Capacidad para contratar. El contrato celebrado sin capacidad para contratar es anulable. Regla general: tienen capacidad para contratar los mayores de edad y menores emancipados no incapacitados (1263 CC) Reglas específicas:  Menores emancipados: capacidad para contratar, salvo para los Consentimiento contratos previstos en los arts. 323 CC, 211-12.1 y 236-27 CCCat, para (arts. 1262 a 1270 cuya contratación necesitan un complemento de capacidad  Menores no emancipados: capacidad natural para celebrar contratos que CC) no excedan lo aceptado por los usos sociales (arts. 162.2.1 CC y 211-5 CCCat). Para el resto de contratos necesitan un complemento de capacidad - Incapacitados: capacidad para celebrar contratos en función de lo que establezca la sentencia de incapacitación. Para los actos no previstos en la sentencia de incapacitación necesitan un complemento de capacidad 2) Vicios del consentimiento (remisión a FDPE): el contrato será anulable si ha sido celebrado bajo error o con dolo, violencia o intimidación 1) Posible (art. 1272 CC): no pueden ser objeto de contrato las cosas o servicios imposibles.
2) Lícito (art. 1271 CC): no pueden ser objeto de contrato las cosas que están Objeto (arts. 1271 a 1273 CC) fuera del comercio de los hombres ni los servicios contrarios a las leyes o las buenas costumbres 3) Determinado o determinable (art. 1273 CC): el objeto del contrato debe ser individualizable o estar determinado en cuanto a su especie, o debe ser determinable sin necesidad de un nuevo acuerdo de las partes.
Cuando el objeto del contrato sea imposible, ilícito o no esté determinado ni sea determinable, el contrato será nulo 1) El CC no establece una definición de “causa” 2) Presunción iuris tantum de que la causa existe y es lícita, aunque no se Causa (arts. 1274 a 1277 CC) exprese (art. 1277 CC) 3) Causa de los contratos (art. 1274 CC): o Onerosos: contraprestación o Gratuitos: liberalidad, voluntad de beneficiar a alguien o Remuneratorios: servicio o beneficio que se remunera 4) Nulidad de los contratos con causa ilícita o falsa (arts. 1275 y 1276 CC) Analizamos ahora cuales son los problemas que afectan a la causa: o Falsa: se aplica el régimen de la nulidad. Decimos que tiene causa falsa cuando esta no se corresponde con la realidad. Por ejemplo, si compramos una vivienda potente por 100 euros, las partes no pretendían realizar un contrato de compraventa, sino más bien realizar una donación.
o Ilícita: cuando la causa del contrato es contraria a la ley. Por ejemplo, si las partes realizan un contrato de compraventa de una vivienda por 100 euros con la finalidad de cometer un fraude fiscal.
Cuando un contrato carece de uno de estos elementos esenciales se aplica el régimen de nulidad. Sin embargo, aplicamos el régimen de anulabilidad cuando se carece del complemento de capacidad para poder contratar. También se aplica la anulabilidad cuando se comete un vicio de consentimiento.
5. Clases de contratos Los contratos se pueden clasificar a partir de varios criterios no excluyentes: 1) El momento de la perfección del contrato a. Contratos consensuales: son aquellos que se perfeccionan, que producen efectos con el acuerdo de las partes. A partir del momento que las partes prestan su consentimiento a realizar el contrato. Ej: compraventa, arrendamiento.
b. Contratos reales: son aquellos que se perfeccionan con la entrega de la cosa, no basta el consentimiento, sino que el contrato empieza a producir sus efectos cuando se produce la entrega de la cosa. Ej: contrato de depósito, puesto que únicamente produce efectos cuando el depositante entrega la cosa al depositario para que este la custodie.
c. Contratos formales: son aquellos que se perfeccionan cuando se cumple la forma. Ej: donación de bienes inmuebles.
2) Una segunda clasificación es la que distingue entre: a. Contratos unilaterales: son aquellos contratos que solo despliegan efectos para una de las partes. Ej: donación. El donante tiene la obligación de entregar la cosa donada al donatario, este último no tiene ningún tipo de obligación.
b. Contratos bilaterales: los que generan obligaciones para todas las partes del contrato. Ej: compraventa. Las obligaciones que generan son dar la cosa y pagar el precio.
3) Una tercera clasificación es la que distingue entre: a. Contratos onerosos: son aquellos que generan un sacrificio patrimonial para ambas partes del contrato. Ej: compraventa, porque uno pierde dinero porque paga y el otro pierde el patrimonio.
b. Contratos gratuitos: son aquellos que generan sacrificio patrimonial para una de las partes. Ej: donación, porque solo uno pierde el patrimonio.
4) Una cuarta clasificación es la que distingue entre: a. Contratos de negociación: ambas partes pactan el contenido del contrato, lo negocian. Ej: compraventa, porque las partes pacten las diferentes cláusulas del contrato.
b. Contratos de adhesión: una parte redacta el contrato y la otra parte solo puede aceptar o rechazar, pero no puede modificar el contenido. Ej: compraventa de consumo, ya que no se pueden modificar las cláusulas.
5) Una quinta clasificación distingue entre: a. Contratos bilaterales: contratos en los que hay dos partes.
b. Contratos plurilaterales: contratos en los que hay dos o más partes. Ej: contrato de sociedad.
6) Una sexta clasificación es la que distingue entre: a. Contratos típicos: son los contratos que están recogidos en el CC o en una ley especial (compraventa, arrendamiento).
b. Contratos atípicos: son los contratos que no están regulados en el CC o en una ley especial (contrato de franquicia, de edición, de adopción de un animal doméstico).
7) Una séptima clasificación es la que distingue: a. Contratos principales: contratos que existen por sí solos, de manera autónoma. Ej: la compraventa.
b. Contratos accesorios: contratos que dependen de un contrato principal y que, por tanto, siguen la misma suerte que el contrato principal. Ej: la fianza. Cuando se existe el contrato de compraventa, también se extingue el contrato de la fianza.
8) En función del momento de la consumación: a. Contratos de tracto único: aquellos contratos en que las obligaciones se cumplen en un único momento.
i. Contractos de ejecución instantánea: el cumplimiento de las obligaciones se realiza en el mismo momento en que se perfecciona el contrato. Por lo que, perfección y consumación tienen lugar en un único acto. Ej: compraventa al contado en una tienda.
ii. Contratos de ejecución diferida: aquellos contratos en que primero se celebra el contrato y después se celebra la obligación. Ej: contratos de compraventa con el pago aplazado.
b. Contratos de tracto sucesivo: aquellos contratos que las obligaciones o una de las obligaciones de las partes se desarrolla de manera continuada durante un periodo de tiempo (las obligaciones se tienen que cumplir periódicamente). Ej: el pago de la renta hay que repetirse a lo largo del tiempo durante un determinado periodo.
...

Comprar Previsualizar