Tema 5 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 3º curso
Asignatura Mitjans alternatius de resolució de conflictes
Año del apunte 2016
Páginas 9
Fecha de subida 04/05/2016
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

Descarrega més apunts al usuari @aeubio Tema V: Mediació i Conciliació en la Jurisdicció Penal Juvenil DERECHO PENAL DE MENORES Y JUSTICIA RESTAURATIVA MEDIDAS ALTERNATIVAS DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS ADOLESCENCIA ¿DE QUE EDADES ESTAMOS HABLANDO? Periodo vital en el desarrollo biológico, psicológico, sexual y social posterior a la niñez , que comienza con la pubertad y termina en la edad adulta. Su duración varía según diferentes opiniones médicas, científicas y psicológicas se inicia entre los 10 y 12 años y finaliza a los 19 o 20 años. Para la Organización Mundial de la Salud es el período entre los 10 y 19 años y está comprendida dentro del período de la juventud entre los 10 y los 24 años. Algunos psicólogos consideran que la adolescencia abarca hasta los 21 años e incluso algunos autores, en estudios recientes, han extendido su duración hasta los 25 años.
PERÍODOS DE EDAD SEGÚN LA LO 5/2012 REGULADORA DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES La norma parte de unos parámetros iguales para todos estableciendo una presunción iuris et de iure. La LO 5/2000 regula y sanciona los delitos cometidos por jóvenes entre 14 años y 18 años. En la primera redacción de la Ley había una previsión hasta los 21 años posibilidad definitivamente suprimida por la LO 8/2006. Los menores de 14 años están exentos de toda responsabilidad penal y no les son aplicables ni las penas del CP ni las medidas de la LO 5/2000, sino medidas de carácter protector y de naturaleza administrativa. En estos casos el Ministerio Fiscal remite el caso a la entidad pública de protección de menores, que habrá de promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de conforme a la Ley Orgánica 1/1996.
LOS ADOLESCENTES Y LA LO 5/2000 REGULADORA DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES Algunos autores consideran que estos límites de edad tienen un carácter convencional, pues muchos menores tienen capacidad para comprender la ilicitud de su conducta y de obrar conforme a esa comprensión, a pesar de que en ocasiones, esa capacidad de obrar esté mermada por la falta de madurez en el desarrollo de la personalidad. Los delitos sancionados por la LO 5/2000 son los mismos que los tipificados por el CP cambia el tipo de respuesta para los menores. Las medidas sancionadoras-educativas han de perseguir, no tanto la prevención general o el castigo del culpable, sino encontrar el tratamiento más adecuado para los menores que hayan realizado las acciones u omisiones tipificadas como delitos.
CONTEXTO DE LA JUSTICIA DE MENORES CONTEXTO INICIAL Ley del Tribunal Tutelar de Menores de 1948 (Consejo Superior de Protección y Tutela de Menores).
Edad: 0 a 16 años. Hasta 1992 rige un modelo “protector correccionalista” en todo el Estado. Se considera al menor como sujeto dependiente, incapaz e irresponsable: el modelo oscila entre la protección y la educación correccional disciplinaria. Orientación general: los menores delincuentes, o con conductas irregulares, tienen que ser apartados de la sociedad; existe una solución institucional correctora al problema.
Descarrega més apunts al usuari @aeubio EVOLUCIÓN DEL MARCO LEGAL 1978 Constitución Española 1981 Traspaso de competencias del Estado a la Generalitat de Catalunya en materia de protección y tutela de menores 1985 Ley Orgánica del Poder Judicial 1985 Ley de Protección de Menores catalana (Vigente hasta el 23 de junio de 2002) 1987 Modificación del Código Civil: se separan las competencias de protección (ámbito civil/ administrativo) y reforma (ámbito penal) 1989 Incorporación de la primera promoción de jueces especializados de menores 1990 Se inicia un primer programa de mediación y reparación 1991 Sentencia del Tribunal Constitucional en relación a la Ley de TTMM de 1948 (necesidad de adecuación a los principios constitucionales) 1991 Ley catalana sobre medidas de protección de los menores desamparados y de la adopción (Vigente hasta el 2 de julio de 2010) 1992 Ley sobre la reforma de la ley reguladora de la competencia y el procedimiento de los juzgados de menores 1995 Nuevo Código Penal 2000 Ley de responsabilidad penal del menor 2001 Ley de Justicia juvenil de Cataluña 2004 Reglamento de la Ley de responsabilidad penal del menor CAMBIO DE MODELO EN LA JUSTICIA DE MENORES De un modelo protector, correccionalista y sin garantías ...
a un modelo garantista, responsabilizador, educativo y restaurativo.
De un modelo que limitaba su acción al internamiento...
a un modelo en el que priman las medidas en la comunidad.
De un modelo que centraba toda la acción en el menor infractor...
a un modelo que incorpora a la víctima y potencia sus derechos.
De un modelo en que los protagonistas son los profesionales poseedores de unos conocimientos...
a un modelo que potencia el protagonismo y la participación activa de todos los implicados.
PRINCIPIOS DEL DERECHO PENAL JUVENIL: EL INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR Estamos ante una jurisdicción especializada: las intervenciones en justicia juvenil parten de unos principios y unas sanciones distintas a la justicia penal de adultos. En la exposición de motivos de la LO 5/200 se señala el interés superior del menor como elemento determinante del procedimiento y de las medidas. La finalidad de esta jurisdicción ha de ser más pedagógica y educativa que punitiva. Se actúa con unos sujetos que están en pleno proceso de desarrollo y todavía no tienen suficientemente definida la personalidad. Están presentes normas de Derecho Internacional, como la Convención de los derechos del niño, aprobada por la Asamblea General de las NNUU en1989 y ratificada por España en 1990.
Descarrega més apunts al usuari @aeubio PRINCIPIOS ORIENTADORES DE LA LO 5/2000 – El interés superior del menor y la efectiva reinserción como criterios orientadores fundamentales de la norma y del proceso (plenas garantías) – El interés de la víctima queda también reconocido – Ministerio Fiscal como motor del proceso (amplias facultades para su terminación) – La mediación como alternativa al procedimiento y como sustitución de una medida ya acordada.
– El asesoramiento técnico es preceptivo (Equipo Técnico: ET).
– Amplio catálogo de medidas, priorizando las que mantienen al menor en la comunidad (flexibilidad).
– Competencia CCAA LAS MEDIDAS SANCIONADORAS-EDUCATIVAS DE LA LO 5/2000 La Ley evita el término penas, refiriéndose a “medidas sancionadoras educativas”, resaltando la naturaleza, predominantemente educativa, que desplaza otras finalidades básicas del derecho penal de adultos. La respuesta sancionadora de contenido educativo debe ayudarles a comprender la ilicitud de sus actos y puede evitar la reiteración de estas conductas en el futuro. En este contexto debe ubicarse la aparición de la conciliación y la reparación en la justicia juvenil como una respuesta con unas características propias y diferentes adaptadas a este ámbito.
CATÁLOGO DE MEDIDAS DE LA LO 5/2000 1. Amonestación 2. Prestaciones en beneficio de la comunidad 3. Internamiento cerrado, semi-abierto y abierto 4. Internamiento terapéutico 5. Asistencia a un centro de día 6. Libertad vigilada 7. Realización de tareas socio-educativas 8. Tratamiento ambulatorio 9. Permanencia de fin de semana 10. Convivencia con una persona, família o grupo educativo 11. Privación del permiso de conducir ciclomotores o vehículos PERO LAS MEDIDAS DE LA LO 5/2000 PUEDEN SER MUY DURAS...
La medida más grave es la de internamiento en régimen cerrado y solo puede aplicarse cuando: – Se trate de un delito grave del CP – Delito menos grave si se utilizó violencia o intimidación en las personas o se actuó con grave riesgo para la vida o la integridad física – Se cometió en el marco de un grupo o banda Jóvenes de 14 y 15 años (art. 9.3): – Internamiento máximo 3 años // TBC 150 h.// 12 fines de semana – En caso de delito castigado con 15 años o más de prisión: Internamiento hasta 5 años + libertad vigilada de hasta 3 años con asistencia educativa Jóvenes de 16 y 17 años: – Internamiento máximo 6 años// TBC 200 h.// 16 fines de semana – Cuando el hecho revista extrema gravedad, el Juez impondrá una medida de internamiento de régimen cerrado de 1 a 6 años + libertad vigilada, con asistencia educativa hasta un máximo de cinco años – En caso de delito castigado con 15 años o más: Internamiento hasta 8 años +libertad vigilada hasta 5 años con asistencia educativa Descarrega més apunts al usuari @aeubio LA MEDIACIÓN COMO MEDIDA RESPONSABILIZADORA Y EDUCATIVA Bajos parámetros básicamente educativos y de evitación de consecuencias penales estigmatizantes para los más jóvenes, la mediación, al igual que otros métodos de Justicia restaurativa, ofrece una respuesta responsabilizadora y positiva frente a conductas delictivas. No se trata de adoptar una actitud paternalista ante estas conductas, ni de dejarlas sin ningún tipo de reacción. Se trata de actuar a través de algún mecanismo que provoque en el joven un proceso de reflexión personal sobre su propia conducta, que le permita hacerse consciente de las consecuencias y efectos que ésta puede tener sobre sí mismo y también sobre los demás. Uno de los mecanismos más potentes para provocar una reflexión pedagógica y una responsabilización sobre los propios actos, puede ser la mediación.
SIGNIFICACIÓN DE LA JUSTICIA RESTAURATIVA EN EL DERECHO PENAL JUVENIL CÓMO SURGE LA IDEA DE APLICAR LA JR EN EL ÁMBITO JUVENIL Se buscaban nuevas formas de respuesta a la delincuencia juvenil que superasen el antiguo modelo protector, que consideraba a los menores como seres incapaces de responsabilidad, con una visión banal del delito acompañada de una acción de carácter moralizante hacia los menores y sus familias. La nueva concepción del menor y de la respuesta a la delincuencia juvenil debía basarse en la consideración de los menores como seres capaces de apropiarse de sus propios actos y sujetos de derechos y garantías judiciales. En consecuencia las organizaciones encargadas de la ejecución de las medidas dictadas por los jueces, debían emplear un discurso transparente (sujeto a los principios de legalidad y de proporcionalidad), accesible para los menores y responsabilizador.
La mediación es una oportunidad para: – Abordar la situación del menor y el conflicto que le incumbe – Disuadirle de una dinámica delincuencial – Potenciar la reflexión y la responsabilidad sobre sus actos – Estimular cambios de conducta – Poner límites a sus actuaciones y una perspectiva favorable hacia la aceptación de las normas – Incrementar de esta manera su autonomía y competencia personal SUPUESTOS MÁS USUALES DE MEDIACIÓN EN MENORES EN LOS QUE HAY UNA RELACIÓN PREVIA AL DELITO: En estos casos el conflicto suele tener un alcance más amplio que el definido por el delito.
– Ámbitos familiar, vecinal, laboral, escolar, de relación entre iguales, etc.
– Relacionados con delitos de lesiones, amenazas, agresiones, insultos, hurtos y robos, etc.
CONFLICTOS SIN UNA RELACIÓN PREVIA AL DELITO, PERO PROXIMIDAD ENTRE LAS PARTES QUE COMPARTEN UN MISMO ENTORNO: – El conflicto está más delimitado por las vivencias y las consecuencias derivadas del delito – Están asociados a infracciones penales de hurto, robo con fuerza, robo con intimidación, lesiones, etc.
Descarrega més apunts al usuari @aeubio PERSONAS JURÍDICAS COMO VÍCTIMAS Y DELITOS SIN VÍCTIMA CONCRETA – Conflictos en los que la víctima o perjudicado es una persona jurídica (puede ser de diverso tipo) – Generalmente se trata de hurto, daños, amenazas y ocasionalmente lesiones – Conflictos derivados de hechos delictivos en los que no hay una víctima concreta y la comunidad, en general, aparece como referente – Delitos contra la salud pública, falsedad documental, circulación, etc.
LA MEDIACIÓN EN LA LEY ORGÁNICA 5/2000 REGULADORA DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS MENORES – Art. 18: El Ministerio Fiscal podrá desistir de incoar el expediente cuando los hechos denunciados constituyan delitos menos graves sin violencia o intimidación en las persona o faltas (y no haya cometido otros hechos de la misma naturaleza). En tal caso el Ministerio Fiscal dará traslado de lo actuado a la entidad pública de protección de menores... Sin perjuicio de la tramitación de la pieza de responsabilidad civil.
– Art. 19: Sobreseimiento del expediente en delitos menos graves o faltas: El Ministerio Fiscal podrá desistir de la continuación del expediente atendiendo a la falta de violencia o intimidación graves y a la circunstancia de que el menor se haya conciliado con la víctima o haya asumido el compromiso de reparar el daño causado a la víctima o al perjudicado por el delito o se haya comprometido a cumplir la actividad educativa propuesta por el equipo técnico en su informe.
– Art. 51.3: La conciliación del menor con la víctima puede dejar sin efecto la medida impuesta en cualquier momento en que se produzca el acuerdo.
¿QUÉ ENTIENDE LA LEY POR CONCILIACIÓN Y REPARACIÓN Y QUIEN LA LLEVA A CABO ? (Art. 19) • Conciliación: cuando el menor reconozca el daño causado, se disculpe ante la víctima, y ésta acepte sus disculpas.
• Reparación: el compromiso asumido por el menor con la víctima o perjudicado de realizar determinadas acciones en beneficio de aquéllos o de la comunidad, seguido de su realización efectiva.
Sin perjuicio del acuerdo al que hayan llegado las partes en relación con la responsabilidad civil.
Art. 19.3: El Equipo Técnico (ET) realizará las funciones de mediación...e informará al Ministerio Fiscal de los compromisos adquiridos y de su grado de cumplimiento.
MEDIACIÓN Y SOBRESEIMIENTO (Art. 19) Sobreseimiento del expediente a iniciativa del Ministerio Fiscal: – Sólo en delitos menos graves o faltas (no con violencia o intimidación grave) Requisitos: – Que el menor reconozca el daño causado y se disculpe ante la víctima, que acepta las disculpas de éste (conciliación) – Que el menor asuma el compromiso ante la víctima de realizar determinadas acciones en beneficio de la misma o de la comunidad. Seguido de su realización efectiva (reparación).
Descarrega més apunts al usuari @aeubio LA MEDIACIÓN A CARGO DEL EQUIPO TÉCNICO (ET) El MF se dirige al Equipo Técnico para que le de soporte en la toma de decisión sobre el sobreseimiento y para que realice la mediación. El ET está formado generalmente por psicólogos, criminólogos, trabajadores sociales y mediadores.
El ET cita: – Al menor y a sus padres – Al abogado defensor del menor – En su caso, a la víctima y a su defensor (si es menor o incapaz el compromiso será asumido por su representante legal, con aprobación del juez) El mediador del Equipo Técnico: – Promueve y lleva a cabo la conciliación o la reparación – Informa al MF sobre si es viable la actividad reparadora o de conciliación – Informa al MF sobre los compromisos adquiridos (indica el contenido y la finalidad de la actividad que el menor debe realizar, en su caso) y sobre el grado de cumplimiento de los mismos.
CONSECUENCIAS DE LA CONCILIACIÓN Y REPARACIÓN (Art. 19.4, 5 y 6) Producida la conciliación o cumplidos los compromisos de reparación, o cuando no pudieran llevarse a efecto por causas ajenas a la voluntad del menor, el Ministerio Fiscal dará por concluida la instrucción y solicitará del Juez el sobreseimiento y archivo de las actuaciones. Si el menor no cumpliera la reparación o la actividad educativa acordada, el Ministerio Fiscal continuará la tramitación del expediente. En los casos en los que la víctima del delito o falta fuere menor de edad o incapaz, el compromiso habrá de ser asumido por su representante legal, con la aprobación del Juez de Menores.
MEDIACIÓN Y SUSPENSIÓN DE LA MEDIDA DEL ART. 51 El Juez de Menores puede dejar sin efecto la medida impuesta y sustituirla por mediación. (Cualquiera que sea el delito imputado al menor).
El Juez de Menores tiene que valorar: – Que efectivamente se haya producido la conciliación y/o la reparación, – Que el tiempo transcurrido de ejecución de la medida exprese la censura merecida por los hechos.
La iniciativa puede partir del Ministerio Fiscal o de la defensa (se escucha al ET y a la entidad pública encargada de la ejecución de la medida).
IMPRESCINDIBLE: LA VOLUNTARIEDAD Y LA CAPACIDAD DE LAS PARTES No es posible iniciar un Programa de JR sin la voluntariedad y la capacidad intelectual y volitiva suficiente de la víctima y del ofensor. Han de participar en el programa, plenamente informados y conscientes de lo que van a realizar, por ello los menores han de tener información asesoramiento y acompañamiento de sus padres o tutores y de su abogado.
En la jurisdicción de menores si se trata de hechos que no son graves y se aprecia una actitud responsable por parte del joven encausado y un deseo de reparar, no se establece la conformidad de la víctima como un requisito indispensable para llevar a cabo la reparación. Si no participa la víctima, puede efectuarse de manera indirecta y/o simbólica una reparación a la comunidad. En ocasiones, si se trata de hechos poco relevantes, este contacto con las víctimas puede ser telefónico y ante el desinterés de ésta por participar se busca otra solución reparadora. En los casos en los que la víctima sea menor de edad o incapaz el compromiso de reparar habrá de ser asumido por su representante legal con la aprobación del Juez de Menores.
Descarrega més apunts al usuari @aeubio Las consecuencias sobre él mismo ya las ha podido comprobar, en general la denuncia le ha descolocado: ha intervenido la policía, la familia ha reaccionado, a veces también la escuela y los vecinos. El menor en ocasiones vive la situación como “una exageración” o incluso “una injusticia” en la que se siente víctima de lo que pasa. Ante esta “visión parcializada” es importante escuchar, recoger y reconocer las consecuencias que el hecho ha tenido para el menor y darles un lugar. Pero también es muy importante no dejarlo con esta visión parcial y llevarlo a reflexionar sobre las otras consecuencias derivadas de su acción.
EL PROCESO DE REFLEXIÓN EN EL ADOLESCENTE POTENCIADO POR EL CONTACTO CON LA VÍCTIMA No se trata solo de una responsabilización objetiva, que se basa en el resultado del hecho delictivo o en la asunción de responsabilidades en la comisión del hecho, sino que hace referencia a un concepto más profundo de responsabilidad como el hecho de responder delante de uno mismo y delante de los demás de los propios actos y actitudes.
Los programas de mediación parten de la base que la confrontación del menor infractor con la víctima puede modificar la perspectiva del adolescente y puede provocar una mayor aceptación de la víctima. La responsabilización del menor infractor se produce como consecuencia del proceso de mediación. De la simple aceptación de los hechos se pasa a percibir la existencia de una víctima real, a conocer la perspectiva de la otra persona que ha sufrido las consecuencias de su acción.
¿QUÉ PAPEL JUEGA LA VÍCTIMA? Inicialmente la mediación juvenil se orientaba principalmente hacia la figura del menor infractor, para procurar su educación y promover procesos positivos de socialización. La víctima era considerada como un actor más dentro del contexto de la justicia de menores, pero continuaba siendo una incógnita, aunque la intervención de la víctima y su participación en la solución del conflicto determina, respecto al infractor, una nueva forma de responsabilización. Los mediadores han evolucionado hacia a un posicionamiento de mayor neutralidad que ha tenido una influencia positiva en los menores infractores y ha logrado que se activen más las posibilidades de que respondan de sus actos y asuman las consecuencias.
BENEFICIOS PARA LA VÍCTIMA – La oportunidad de sentirse escuchada y participar activamente en la gestión del conflicto que la afecta – Recuperar la tranquilidad personal y facilitar la superación de las consecuencias negativas del delito, tanto psicológicas, como emocionales y materiales – La víctima obtiene una respuesta más ajustada a sus concretas necesidades ya sean psicológicas, morales o materiales, ya que puede plantearlas y reclamarlas directamente al ofensor – Comunicar su padecimiento al autor del daño, conocer porqué lo hizo y porque ella fue escogida como víctima LOS ADOLESCENTES Y SU PERCEPCIÓN DEL DELITO Se detecta una falta de previsión de las consecuencias y un desconocimiento de la dimensión real de su conducta. Los jóvenes infractores saben que han hecho algo que no está bien, pero a menudo tienen una visión parcial de su acción y por eso tienden a minimizarla: “pero si fue una tontería...” Frente a esa desresponsabilización, el proceso de mediación estimula una toma de conciencia. El menor se hace consciente de que sus actos le pertenecen y que estos tienen consecuencias, para ellos mismos y para otras personas. Lo que ha pasado con la víctima es una de estas consecuencias. 
 Descarrega més apunts al usuari @aeubio REFLEXIÓN Y RESPONSABILIDAD SOBRE LOS PROPIOS ACTOS GAETANO señala “La responsabilidad se desarrolla si es exigida: la responsabilidad no es algo que se exija si existe, sino que existirá también en la medida en que sea exigida”. La mediación supone para el menor un ejercicio de introspección, ya que ha de contestar muchos “porques” que se plantean sobre sí mismo, cosa a la que no está muy acostumbrado. El menor se ve obligado a pensar sobre su conducta y toma conciencia del otro. Cuando descubre el daño causado al otro es cuando puede desarrollar su deseo de reparar. La mediación posibilita y estimula ese proceso de reflexión personal que facilita la reparación, no solo del daño causado a la víctima, sino que le ofrece la oportunidad de reparar su propia imagen ante sí mismo y ante su entorno.
LA ETIQUETA DE DELINCUENTE La mediación rescata y potencia los aspectos sanos del individuo y evita su estigmatización, elemento muy importante si se pretende evitar la reincidencia en nuevas conductas delictivas. El proceso tradicional puede, sin pretenderlo, incentivar esa reincidencia en el joven inmaduro, ya que vive ese proceso de forma despersonalizada, como si le hubiese caído encima una mera estructura “institucional-represiva”, en la que pierde la dimensión exacta del daño y el padecimiento real que su acción puede haber causado a personas concretas. Las acciones delictivas pueden reproducirse más fácilmente, si se siente “etiquetado” irremisiblemente de delincuente y asume esa etiquetación, debido a la falta de madurez y a la carencia de un proceso de reflexión sobre sí mismo y sobre las consecuencias de sus actos.
Resolver los conflictos con la mediación significa que los jóvenes entran en un contexto de acción positiva, después de haber actuado negativamente. Se facilita así que el menor tenga la posibilidad de probar ante los demás y ante sí mismo que es capaz de vivir en sociedad de manera constructiva. A diferencia de la respuesta penal tradicional no sitúa en primer lugar al adolescente o al joven delante del castigo, sino que lo coloca delante de la existencia de una víctima real, de unas personas que han resultado perjudicadas por los hechos que ha cometido. Así pues, el primer reto que se le plantea no es escapar, como sea del castigo, sino actuar para compensar las consecuencias humanas y sociales de su conducta.
JR: DISTINTOS MÉTODOS BAJO UNA MISMA FILOSOFÍA REPARADORA • Mediación: encuentro entre víctima y ofensor, facilitado por un mediador profesional que posibilita el diálogo, la expresión de las emociones y los posibles acuerdos y compromisos.
• Sentencing circle: Personas de la comunidad interesadas en el delito y policía toman parte en la discusión sobre que pasó, porqué pasó, que debe hacerse sobre ello y para evitar en el futuro hechos similares. El juez dicta sentencia y emite otras órdenes y recomendaciones basadas en lo que se propuso en el “circle”.
• Family Group Conferencing (FGC): Es considerada como una forma de “Justicia Aborigen” ampliamente utilizada. Reconocida por la ley en Nueva Zelanda en 1989 para la delincuencia juvenil, a la que ofrece una respuesta adecuada a la vez que tiene en cuenta el cuidado y las medidas de protección a los jóvenes.
CÍRCULOS DE FAMILIA ESPECIALMENTE ÚTILES PARA JOVENES INFRACTORES El infractor acude acompañado por miembros de su familia, o a veces por otras personas que tienen una relación de cuidado hacia él. Las víctimas, igualmente van acompañadas por miembros de su familia u otras personas que les apoyan. Adicionalmente miembros del sistema de justicia penal, como la policía, servicios sociales o de probation también participan en las reuniones y en el proceso. El acuerdo que se alcanza se orienta no solo a tratar las consecuencias del delito y reparar a la víctima, sino también a iniciar actuaciones de un plan diseñado para tratar las causas subyacentes en el comportamiento delictivo y por tanto para prevenir la reincidencia. Este proceso de justicia restaurativa permite al infractor y a la víctima conectarse con el apoyo clave de la comunidad.
 Descarrega més apunts al usuari @aeubio ETAPAS DE LOS CÍRCULOS DE FAMILIA Suele desarrollarse en tres etapas: la preparación, el encuentro y el seguimiento del acuerdo Primera fase de preparación: – Entrevistas privadas con cada una de las partes con el objetivo de valorar si el proceso es viable e informar a las partes para que puedan decidir voluntariamente sobre su participación – Informar sobre el encuentro y el funcionamiento de todo el procedimiento – Concretar los posibles efectos del procedimiento sobre el proceso penal, si ya se haya iniciado – Decidir consensuadamente quien acompañará a cada uno La segunda fase de encuentro: – Es imprescindible que participe el autor con su familia y a las personas de apoyo del ofensor – Se considera importante que participe la víctima y sus personas de apoyo aunque no es imprescindible El encuentro es dirigido por un facilitador: normalmente es el mismo que ha llevado a cabo la fase de preparación y suele estar formado en facilitación de encuentros grupales.
DESARROLLO DEL CÍRCULO DE FAMILIA El encuentro se inicia con un relato de los hechos por parte de un representante de la comunidad, que acostumbra a ser un policía y si el ofensor acepta los hechos, sigue el propio ofensor explicando sus reflexiones sobre lo acontecido. A continuación la víctima y sus personas de apoyo explican sus puntos de vista y los efectos del delito sobre su vida. Después suelen participar también las personas de apoyo del ofensor. Algunos modelos incluyen reuniones privadas con el ofensor y su familia para elaborar una propuesta de reparación, que luego se presenta a la víctima en la reunión conjunta.
PROPUESTA Y FINALIZACIÓN DEL CÍRCULO DE FAMILIA Con la propuesta del ofensor y su familia y la que pueda presentar la víctima y sus personas de apoyo, se elabora y redacta de manera consensuada, el plan de reparación o acuerdo. El acuerdo contiene compromisos de reparación y también un plan de acción para superar las causas de la conducta ofensora y prevenir la reincidencia. Hay modelos que incluyen un aperitivo al final del encuentro mientras el facilitador redacta el plan acordado. Algunos autores entienden que este espacio más lúdico nunca debería omitirse, ya que este entorno de convivencia más relajado y distendido, fomenta la reintegración del ofensor. Finalizado el encuentro se inicia la tercera fase con la puesta en práctica del plan de reparación y su seguimiento.
...