4. Inscripciones Funerarias (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Epigrafía y numismática
Año del apunte 2013
Páginas 3
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 17
Subido por

Vista previa del texto

Inscripciones  funerarias   -­‐Es  de  las  que  más  hay  y  fácil  de  distinguir   -­‐las  que  más  veremos  en  clase   -­‐Lo  más  importante  de  una  inscripción  funeraria  es  el  nombre  del  difunto.     -­‐Otro  nombre  importante  que  puede  aparecer:  el  nombre  de  los  familiares  que  han  hecho  la   tumba.   -­‐El  nombre  del  difunto  puede  aparecer  en  tres  casos:   • • • • Nominativo   Dativo   Genitivo  (menos  frecuente)   Como   sabemos   cómo   debe   aparecer?  à   por   el   verbo.   Las   inscripciones   suelen   tener   una   frase.   Depende   del   papel   que   el   nombre   del   difunto   tome   en   la   frase   será   en   nominativo,   dativo   o   genitivo.   Depende,   pues,   del   significado   del   verbo   (si   el   difunto   yace,  si  la  tumba  está  dedicada  al  espíritu  del  difunto,  si    esta  en  honor  al  difunto…)   -­‐El  nombre  del  difunto  suele  ser  el  primer  nombre  que  aparece,  y  normalmente  en  letras   más  grandes   -­‐Fórmulas  comunes  en  inscripciones  funerarias:   • • • • Las   inscripciones   que   veremos   serán   del   siglo   II   i   III,   época   en   que   comparten   ciertos  elementos  comunes.   La   inscripción   suele   iniciarse   con   un   encabezamiento   de   consagración   con   las   letras   D.M   (Diis   Manibus)   o     D.M.S   (Diis   Manibus   Sacrum)   solas,   en   la   primera   línea.  Los  dioses  particulares  del  Panteón  eran  3:  Penates  (los  dioses  de  la  patria),   Lares   (dioses   del   hogar,   particulares   del   hogar)   y   los   Manes   (los   espíritus   de   los   difuntos).   Así,   en   una   tumba   del   siglo   II   y   III   suele   aparecer   esta   dedicatoria   à   DM   =   “a   los   Dioses   Manes”,   equivalente   a   decir   “al   espíritu   del   difunto”   (o   de   los   difuntos)”  (son  plurales  de  la  3ª  declinación),  es  una  dedicatoria  a  los  dioses.   DMS   =   “Consagrado   a   los   dioses   Manes”.   Después   viene   el   nombre   del   difunto.   Genitivo   à   a  los  dioses  manes  del  difunto  tal…  pero  si  el  nombre  está  en  los  otros   dos  casos,  la  frase  de  los  Dioses  termina  ahí.   La  edad  en  números  romanos  expresada  en  años  seguida  de  la  formula  annorum,   vixit   annos   o   vixit   annis,   y   a   veces   en   meses   (menses,   mensibus)   y   en   días   (dies,   diebus)     También  suele  aparecer  las  cualidades  del  difunto.  Las  más  frecuentes  son:     o Pius   (“cariñoso”   para   con   la   familia),   piens,   piissimus   (Cariñosísismo),   pientissimus   à   Pius   in   suis   (cariñoso   entre   los   suyos),   Pius   in   suos   (cariñoso  para  con  los  suyos).  Suele  abreviarse  como  PIS.   Bene  Merens  (BM)  à  =  El  difunto  es  bien  merecedor  del  homenaje  que  le   hacen.     Relación   de   parentesco   entre   el   difunto   y   los   parientes   que   le   han   hecho   la   lápida,   como   heres   (=heredero)   (heredes   pl   y   heredis   genitivo)   à   heres   ex   testamento   (heredero   de   el   testamento)   à   (el   dedicante   indica   su   condición   de   heredero   y   que  levantó  la  lápida  de  acuerdo  con  lo  proscrito  en  el  testamento).     El   nombre   o   los   nombres   de   quién   erigió   el   sepulcro   y   la   indicación   de   los   lazos   de   parentesco,   amistad   o   dependencia   con   el   difunto:  coniux  carissima,   pater,   amicus   (nominativo);   patri   optimo,   filiae   dulcissimae,   fratri   piisimo,   patrono   indulgentissimo,   marito   optimo.   Incluso,   pueden   indicarse   los   años   de   matrimonio:  cum  quo  (qua)  vixit  annis.   Para  señalar  que  los  restos  del  difunto  descansan  en  la  sepultura  à  Hic  Situs  Est   (sita   en   femenino)     à   “Aquí   yace…”.   Si   es   plural   “Hic   Siti   Sunt”   y,   si   son   solo   mujeres  “Hic  Sitae  sunt”.  Se  abrevia  en  HSE  y  en  plural  HSS.  Y  detrás  de  esto  suele   aparecer   otra   fórmula,   STTL   (Sit   tibi   terra   levis)   à   “sea   para   ti   la   tierra   ligera”   (descanasa  en  paz,  que  no  te  pese  la  tierra  que  tienes  encima).   Ave  o  Vale  à  fórmula  de  despedida  =  “adiós”  o  “queda  en  paz”   A   veces   aparecen   las   medidas   de   la   tumba   para   que   nadie   robe   sitio,   en   pies   de   largo   y   ancho   à   Son   las   dimensiones   del   locus   funerario:   in   fronte   pedes   +   numeral  (IN.  FR.  PED.  ;  IN.  F.  P.)  o  in  agro  pedes  +  numeral  (IN.  AG.  P.  ;  IN.  A.  P.)   (el  pie  romano  equivale  a  unos  29-­‐30  cms.).     La  Odisea  de  Baba  en  latín  es  poco  más  que  Babeante   También   la   disposición   reglamentaria,   como   que   en   esa   tumba   no   puede   ser   enterrado  nadie  más  à  Instrucciones  en  defensa  de  la  propiedad  o  inviolabilidad   del  sepulcro:  Hoc  monumentum  heredem  non  sequetur  (H.M.H.N.S.),  que  indicaba   que  la  tumba  no  pasaba  a  ser  propiedad  del  heredero  y,  por  tanto,  que  no  podría   utilizarla  para  enterrarse.  Incluso,  en  otros  epitafios  se  establecen  fuertes  multas   para   quién   violase   el   sepulcro,   enterrándose   en   él   sin   tener   derecho.   En   estos   casos  se  estipula  que  el  dinero  iría  a  manos  de  la  ciudad,  para  garantizarse,  de  esta   forma,   que   ésta   vigilaría   las   infracciones   y   aplicaría   las   multas:   “...   hunc   locum   violandum  qui  putaverit  rei  p(ublicae)  Aiungitanorum  solvet  sestertium  XX  m(ilia)”   (“el   que   viole   este   locus   deberá   pagar   20.000   sestercios   a   la   res   publica   de   Aiungi”).   Con   estas   disposiciones,   el   difunto   se   garantizaba   no   compartir   el   sepulcro  con  nadie,  o  sólo  con  las  personas  que  él  quisiese  como  indica  la  fórmula:   Hoc   monumentum   heredem   exterum   non   sequitur   (sólo   podrían   enterrarse   los   herederos  que  llevasen  el  mismo  nomen  que  el  difunto).     A   veces   la   tumba   no   la   hace   ningún   familiar   sino   que   el   difunto   la   mandó   construir   en   vida.   Para   decir   quien   la   mandó   hacer   se   indica   con   la   palabra  Fecit,   Fecerunt   =   hizo  (uno  mismo)  o  hicieron  (le  hicieron).  Si  el  difunto  mandó  hacer  la  tumba  (ej:   sibi   fecit   o   fecit…)   o   los   familiares   hicieron   la   tumba   (fecerunt).   Originalmente   iginalmente  Fecit  era  “hecho  a  mano.”     Faciendum/fecerunt   curavit   à   significaba   que   la   familia   se   ocupó   de   la   construcción,  que  la  tumba  fue  encargada  por  la  familia.  Facit  curavit  =  se  ocupó  el   mismo.   o • • • • • • • • • •         Nombre   de   los   familiares   suele   ir   en   nominativo   con   FECERUNT   o   con   la   abreviatura  FC  (abreviatura  de  Faciendum  Curavit  =  se  ocupó)   ...

Tags: