Tema 29 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 3º curso
Asignatura Nutrición
Año del apunte 2017
Páginas 5
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

    Tema  29:  Nutrición  y  cáncer     Nutrición  y  su  papel  en  el  cáncer   La  nutrición  tiene  un  papel  en  la  prevención  del  cáncer,  tolerancia  a  los  tratamientos  oncológicos,  mejora  de   la  calidad  de  vida  del  individuo  y  la  supervivencia  (tratar  de  que  la  supervivencia  del  individuo  con  cáncer  sea   más  alta  y  con  calidad  de  vida).       -­‐  Se  ha  visto  que  el  tabaco  es  la  principal  causa  de  cáncer  (20-­‐30%  de  los  casos).     -­‐  De  forma  general,  la  dieta  y  estilos  de  vida  van  a  tener  una  influencia  importante  en  prevención  y   tratamiento  (30-­‐40%  de  los  casos).     -­‐  Determinadas  enfermedades  víricas,  como  hepatitis  B,  papilomavirus  (18%).   -­‐  Carcinógenos:  pueden  ser  factores  de  riego  (4%).     Es  difícil  la  prevención  porque  la  evidencia  científica  para  demostrar  el  componente  causante  es  difícil,  sobre   todo  en  el  caso  de  la  dieta.   La  alimentación  actúa  durante  muchos  años  antes  de  que  se  manifieste  el  cáncer.  Medir  los  hábitos   alimentarios  es  difícil.  Cuando  lo  estudiamos,  tenemos  que  abarcar  un  grupo  muy  numeroso  de  población  que   no  tienen  estilos  de  vida  homogéneos.  Tampoco  se  exponen  a  los  mismos  factores  de  riesgo.  Finalmente,   cuando  aparece  el  tumor  la  dieta  interactúa  con  factores  metabólicos,  genéticos  y  hormonales.     Ingestión  de  carcinógenos  o  de  sus  precursores   Los  componentes  de  la  dieta  actúan  en  la  carcinogénesis.     -­‐  Con  la  ingesta  de  carcinógenos  y  procarcinógenos  como  componentes  de  los  alimentos  o  la  dieta  (alcohol):   cloruro  sódico,  alil-­‐isotiocianato,  teobromina,  hidracinas,  furocumarinas,  etc.   -­‐  Productos  que  se  forman  durante  la  elaboración  de  los  alimentos,  como  ahumados.     -­‐  Microorganismos  que  forman  parte  de  los  alimentos  cuando  el  almacenamiento  no  es  el  adecuado.     La  dieta  también  influye  en  la  formación  de  carcinógenos  en  el  organismo:   -­‐  Proporcionando  los  sustratos  como  nitratos,  nitritos,  aminas  secundarias.     -­‐  Modificando  la  ingesta  o  excreción  de  colesterol  y  ácidos  biliares.  Las  sales  biliares  se  transforman  en  ácidos   biliares  secundarios  que  son  procarcinógenos.     -­‐  Alterando  la  flora  bacteriana  intestinal.  Se  favorecen  las  cepas  que  dan  lugar  a  sustancias  carcinógenas.     Influencia  en  el  transporte,  activación  y  desactivación  de  carcinógenos:   -­‐  Modificando  la  concentración  o  la  duración  del  contacto  con  las  heces.   -­‐  Modificando  el  transporte  del  carcinógeno  a  las  células.   -­‐  Inducción  o  inhibición  de  las  enzimas  que  participan  en  el  metabolismo  de  los  carcinógenos.   -­‐  Desactivación  o  prevención  de  la  formación  de  compuestos  intracelulares  de  vida  corta.     Influencia  en  la  fase  de  promoción  de  células  ya  iniciadas:   -­‐  Deficiencia  de  vitamina  A.   -­‐  Compuestos  que  pueden  influir  en  la  diferenciación  celular.     Dieta  y  cáncer:  factores  de  riesgo   Alcohol   -­‐  Asociado  a  cáncer  de  boca,  faringe,  laringe,  esófago,  estómago  e  hígado.   -­‐  Alcohol  +  tabaco:  efecto  sinérgico.  El  riesgo  se  multiplica  exponencialmente.   -­‐  Aumenta  el  riesgo  en  alcohólicos  crónicos  con  dietas  deficitarias  en  micronutrientes.  El  alcohólico  tiene  una   ingesta  deficitaria  de  alimentos  y  nutrientes  de  forma  general.  Los  micronutrientes  producen  enfermedad   carencial  y  participan  como  factores  enzimáticos  en  muchos  casos.     -­‐  También  se  ha  correlacionado  con  un  aumento  de  la  frecuencia  de  cáncer  de  colon.     Grasa     1       -­‐  Consumo  excesivo  de  grasa  en  la  dieta  se  ha  relacionado  con  una  mayor  probabilidad  de  aparición  de  cáncer   de  mama,  pulmón,  próstata,  colon  y  recto.     Carnes  rojas   -­‐  Dietas  con  un  exceso  de  carne  roja  se  ha  relacionado  con  un  mayor  desarrollo  de  cáncer  colorrectal.   También  en  el  caso  de  las  carnes  procesadas.   -­‐  También  dietas  con  alto  contenido  en  proteínas  de  origen  animal  se  correlacionan  con  un  mayor  riesgo  de   desarrollar  cáncer  de  próstata.   El  consumo  elevado  de  lácteos  se  relaciona  con  mayor  riesgo  de  cáncer  de  próstata.     Procesamiento  de  los  alimentos   -­‐  La  producción  de  hidrocarburos  aromáticos,  benzopirenos  y  aminas  heterocíclicas  formadas  en  el  asado,   ahumado  y  fritura  de  alimentos  se  ha  relacionado  con  mayor  riesgo  de  cáncer  de  esófago  y  estómago.   Aparece  en  el  caso  de  ahumados  de  alimentos,  fritura  de  alimentos  con  altas  temperaturas,  etc.     Aflatoxinas   -­‐  Toxina  del  hongo  Aspergillus  flavus  presente  en  semillas,  frutas,  verduras  y  hortalizas  en  mal  estado  de   conservación  se  ha  relacionado  con  aparición  de  hepatocarcinomas  en  ratones.     Nitratos,  nitritos  y  nitrosaminas   Son  aditivos,  pero  en  la  cantidad  adecuada  son  seguros.  También  los  encontramos  de  forma  natural  en  los   alimentos.     Factores  protectores   Frutas  y  verduras   -­‐  Diferentes  estudios  indican  que  para  todos  los  tipos  de  cánceres  a  excepción  del  de  próstata,  los  individuos   con  dietas  pobres  en  frutas  y  verduras  tienen  el  doble  de  riesgo  cuando  se  comparan  con  aquellos  que   ingieren  dietas  ricas  en  estos  alimentos.   -­‐  Ingesta  elevada  de  fruta  tiene  un  efecto  protector  en  cáncer  de  esófago,  cavidad  oral  y  faringe.   -­‐  Ingesta  elevada  de  frutas  y  verduras  tiene  mayor  protección  frente  a  cáncer  de  páncreas,  estómago,  vejiga,   cuello  de  útero,  ovario  y  endometrio.     Actividad  física   -­‐  Menor  riesgo  de  cáncer  de  colon,  mama,  pulmón,  páncreas  y  endometrio.  Mínimo  30min/día  de  actividad   moderada.  Andar  mínimo  6km/h.     Vitamina  D   Entre  los  posibles  mecanismos:   -­‐  Disminución  de  la  proliferación  celular.   -­‐  Aumento  de  la  diferenciación  celular.   -­‐  Aumento  de  la  apoptosis  de  las  células  mutantes.   -­‐  Inhibición  de  la  angiogénesis  (disminución  de  la  formación  de  vasos  sanguíneos  en  tumores).   La  vitamina  D  puede  intervenir  en  todas  las  etapas  del  cáncer,  desde  la  iniciación,  hasta  la  progresión  y   metástasis.   Se  ha  visto  el  efecto  protector  del  Ca  sobre  el  cáncer  es  porque  precipita  con  los  ácidos  grasos  formando   jabones  y  evita  que  actúen  como…   El  aumento  de  Ca  disminuye  la  secreción  de  la  parathormona  que  afecta  al  metabolismo  activo  de  la  vitamina   D.       Podemos  contrarrestrar  las  dietas  en  los  estudios  epidemiológicos.     Se  estudia  la  ingesta  de  fibra  sobre  el  riesgo  de  cáncer  colorrectal.  Los  que  toman  mucha  carne  (factor  de   riesgo),  disminuyen  la  probabilidad  de  cáncer  con  el  consumo  de  fruta.  Los  de  alto  consumo  de  carne  y  poca   fruta  tienen  un  riesgo  mayor  que  los  que  comen  mucha  carne  y  mucha  fruta.         2       Dentro  de  los  alimentos  tenemos  compuestos  bioactivos  que  actúan  a  diferentes  niveles  sobre  la  producción   de  carcinógenos.  Tenemos  carotenoides,  organosulfurados,  polifenoles,  terpenos,  fitoestrógenos,  etc.       Medidas  dietéticos  en  la  prevención  del  cáncer   §  Alcanzar  y  mantener  un  peso  estable  (IMC  dentro  de  los  márgenes  adecuados).  Se  aconseja  que  se   encuentre  entre  18-­‐25.   §  Actividad  física  moderada  (al  menos  30min/día).   §  Consumir  un  mínimo  de  400g  de  hortalizas  y  de  frutas  diarias.  Algo  de  verdura  como  primer  plato  o   ingrediente  de  los  segundos,  una  ensalada  y  3-­‐5  frutas  al  día.  Es  mejor  que  estén  frescas,  no  procesadas.   §  Comer  diariamente  cereales,  legumbres  y  patatas  y  limitar  el  consumo  de  bollería.  Se  aconseja  el  salvado  de   trigo.  Con  las  patatas  aumentamos  el  consumo  de  H  y  C  y  reducimos  las  proteínas  y  grasa.   §  Consumir  pescado  de  3-­‐4  veces  a  la  semana  y  reducir  la  frecuencia  de  consumo  y  la  ración  de  carnes  a  120-­‐ 130g  por  personas  (de  3-­‐4  veces  por  semana  preferentemente  de  ave).   §  Reducir  el  consumo  de  las  carnes  rojas  y  grasas  y  de  los  derivados  cárnicos  (embutidos,  fiambre  y  patés).   §  Reducir  el  consumo  de  alimentos  y  bebidas  con  alta  densidad  energética  (bebidas  azucaradas,  bollería).   Tienen  muchas  calorías  y  nada  más.  Solo  vehiculizan  energía,  ningún  nutriente.     §  Procurar  satisfacer  los  requerimientos  nutricionales  solo  por  medio  de  la  dieta.   §  Moderar  el  consumo  de  alcohol.  Para  las  mujeres  limitar  a  un  vaso  o  botellín  pequeño  la  ingesta  diaria  de   bebidas  alcohólicas  de  baja  graduación  como  cerveza,  sidra  o  vino  y  a  2  unidades  en  el  caso  de  los  hombres.   No  consumir  licores.  La  combinación  de  alcohol  y  tabaco  aumenta  el  riesgo  de  cáncer  bucal,  de  laringe  y   esófago.   §  No  abusar  de  alimentos  salados  y  restringir  la  sal  en  la  cocina  y  la  mesa.  Su  consumo  total  debe  ser  <5g/día.   §  Limitar  los  alimentos  ahumados  y  adobados.  El  ahumado  natural  provoca  la  formación  de  sustancias   cancerígenas.  Estudios  epidemiológicos  sugieren  que  las  poblaciones  que  consumen  dietas  ricas  en   alimentos  ahumados,  salados  y  adobados  presentan  mayor  incidencia  de  cáncer  de  esófago  y  estómago.   §  Seguir  métodos  de  cocinado  adecuados:   -­‐  Freír  los  alimentos  a  la  temperatura  adecuada.  Desechar  el  aceite  sobrecalentado  y  no  reutilizarlo   excesivamente.  Se  recomienda  el  aceite  de  oliva  (es  el  que  mejor  resiste  las  altas  temperaturas  sin   descomponerse).     -­‐  No  abusar  de  la  parrilla  o  la  barbacoa.     Causas  de  malnutrición  producida  por  cáncer   El  cáncer  va  asociado  generalmente  a  una  malnutrición  generalizada.  Puede  ser  por:   Mediadores  tumorales:   -­‐  Propios  del  género  del  tumor.  Tolerancia  a  la  sobrecarga  hidrocarbonada,  insulino-­‐resistencia  y  producción   de  factores  metabólicamente  activos.     -­‐  Propios  de  la  respuesta  del  individuo  al  cáncer:  algunos  tienen  efecto  sobre  la  función  hipotalámica.  En  la   función  hipotalámica  tenemos  el  control  del  hambre  y  la  saciedad.  La  IL-­‐1  aumenta  la  liberación  de   aminoácidos  y  TG  y  disminuye  el  peso  corporal.  Factor  de  necrosis  tumoral  aumenta  la  liberación  de  TG  y   aas.  Disminuye  la  ingesta,  peso  y  masa  lipídica  y  proteica.   -­‐  Disminución  de  la  ingesta.   -­‐  Causas  psicológicas:  puede  provocar  dolor  importante,  hay  síntesis  de  cortisol,  catecolaminas.     -­‐  Tratamiento  quirúrgico:  se  ve  afectado  cuando  son  tumores  que  afectan  a  la  parte  superior:  cabeza,  cuello,   deglución  y  masticación  de  alimentos  afectados.   -­‐  Quimioterapia:  los  efectos  secundarios  hacen  que  se  afecten  células  del  tubo  digestivo,  hay  náuseas  y   vómitos  frecuentes.  Provoca  infecciones  micóticas  del  tracto  gastrointestinal.   -­‐  Radioterapia:  depende  de  dónde  nos  dé  la  radiación.  Tenemos  náuseas,  vómitos,  afectación  de  las  células.   Puede  dar  hipogeusia,  ageusia  o  disgeusia.  Aparece  si  nos  irradian  en  la  parte  superior  hongos,  secreciones,   serotonía,  etc.  De  forma  general  se  puede  dar  una  situación  de  malabsorción  generalizada.     3           Recomendaciones  nutricionales  en  el  paciente  con  cáncer:   -­‐  Buena  presentación,  texturas  adecuadas  a  la  situación  del  paciente.   -­‐  Adaptar  el  horario  de  las  comidas  a  las  preferencias  del  enfermo.   -­‐  Aconsejar  un  mínimo  de  5  comidas.   -­‐  Dietas  con  alimentos  con  alta  densidad  energético  proteica.  Suelen  tener  pérdida  de  peso  por  pérdida  de   proteínas  y  grasa.  Hay  que  preservar  al  máximo  la  masa  muscular.   -­‐  Si  es  necesario  administrar  preparados  comerciales  de  elevada  densidad  calórica  1,5-­‐2kcal/ml.   El  objetivo  es  que  el  enfermo  no  se  muera  de  hambre.       Recomendaciones  nutricionales  en  el  paciente  con  cáncer   Ageusia:  no  es  capaz  de  detectar  los  estimulantes  gustativos.   Hipogeusia:  disminuida.   Disgeusia:  tenemos  alterada  la  percepción.       En  ageusia  e  hipogeusia:   -­‐  Recomendar  alimentos  ricos  en  proteínas  porque  tienen  mucho  sabor  (pescado,  carne,  huevo,  lácteos).   Tienen  mucho  Na.     4       -­‐  Aderezar  con  sustancias  potenciadoras  del  sabor  (ajo,  cebolla,  perejil)  y  utilizar  salsas  (mayonesa,  tomate,   bechamel).     Disgeusia:  no  sabe  a  lo  que  debe  saber  y  es  desagradable  los  sabores  fuertes.     -­‐  Sustituir  carnes  rojas  por  pollo,  pavo,  jamón.   -­‐  Evitar  alimentos  de  sabores  intensos.  No  usamos  especias  ni  cebolla.  Se  da  pescado  blanco,  como  merluza.     Náuseas  y  vómitos:   -­‐  Consumir  alimentos  fríos  o  temperatura  ambiente.   -­‐  Realizar  comidas  frecuentes  en  pequeñas  cantidades.   -­‐  Evitar  alimentos  ácidos  y  grasos.   -­‐  Abundantes  líquidos  (zumos,  caldos,  leche,  infusiones).   -­‐  Tratamiento  farmacológico  si  es  necesario.   -­‐  Los  días  de  quimioterapia  dar  la  misma  dieta  siempre  para  minimizar  aversión  al  menor  número  de   alimentos.     La  grasa  enlentece  el  vaciado  gástrico,  aumenta  el  vómito.     Diarrea:   -­‐  Abundante  líquido.   -­‐  Realizar  comidas  frecuentes  en  pequeñas  cantidades.   -­‐  Dieta  astringente:  arroz,  pollo,  pescado  hervido,  huevo  cocido.   -­‐  Pacientes  con  diarrea  secundaria  a  radioterapia  aceptan  mejor  purés  o  alimentos  triturados.   -­‐  La  grasa  disminuirla  solo  en  caso  de  malabsorción.  Grasa  difícilmente  tratable.       Estreñimiento:   -­‐  Abundantes  líquidos  y  fibras  no  solubles.   -­‐  Suplementos  de  fibra  de  salvado.   -­‐  Aumentar  la  actividad  física.     Mucositis:   -­‐  Tomar  alimentos  no  irritables,  evitar  ácidos,  amargos,  picantes,  exceso  de  sal  y  azúcar.   -­‐  Alimentos  a  temperatura  ambiente,  evitando  el  frío  y  calor.   -­‐  Consistencia  adecuada,  mejor  triturados.   -­‐  Si  es  necesario  suplementar  con  preparados  comerciales.     Xerostomía:   -­‐  Alimentos  de  consistencia  blanda  y  jugosa,  caldos,  zumos  y  salsas.   -­‐  Boca  hidratada,  ingesta  de  líquidos  escasa  pero  frecuente.   -­‐  Cuidar  la  higiene  bucal  para  evitar  las  infecciones.  Estas  infecciones  provocarían  un  agravamiento  de  la   mucositis.         5   ...

Tags: