Derecho Eclesiástico del Estado. Tema 5. (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valladolid
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Eclesiástico del Estado
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 17/01/2015
Descargas 7

Vista previa del texto

TEMA 5: derecho de libertad de conciencia y otros derechos fundamentales.- Relación y autonomía.- contenido y límites.
Relación y autonomía del derecho de libertad de conciencia con otros derechos fundamentales: Hay que partir de la consideración de que el derecho eclesiástico tiene por objeto las normas que regulan el derecho de libertad de conciencia como derecho fundamental de los ciudadanos, pero libertad de conciencia significa tanto libertad ideológica como libertad religiosa. Y entre estas libertades siempre han existido determinadas relaciones lógicas y determinadas relaciones históricas.
Las relaciones lógicas: Por un lado se encuentra la relación lógica de libertad religiosa Y por otro lado se encuentra la libertad de conciencia como si se tratara de dos caras de una misma moneda. De manera que desde el punto de vista subjetivo hablamos de libertad de conciencia, y desde un punto de vista objetivo hablamos de libertad ideológica y religiosa.
Sin embargo, la libertad ideológica y la libertad religiosa no son dos especies de un mismo género que es la libertad de conciencia, sino que la libertad religiosa es una subespecie de la libertad ideológica. Lo mismo que son subespecies de la libertad ideológica la libertad política y la libertad sindical. Por eso, mientras la libertad ideológica está regulada por el derecho común, la libertad religiosa, política y sindical están sometidas a un derecho especial Cualquiera que sea la libertad ideológica que tenga una persona supone que tienen unas ideas o convicciones que condicionan su comportamiento y su actitud ante la vida, pero si estas creencias o ideologías son religiosas esta actitud viene determinado por la creencia en un ser transcendente. Todo el que tiene ideas políticas o religiosas le marca una forma de cómo ver la vida.
Este esquema lógico se ve reflejado en el artículo 16.1 de la constitución, en el que se reconoce la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y de las comunidades. De manera que es evidente que cada una de las libertades enunciadas en este precepto forma parte y es una concreción del contenido de la libertad anterior enunciada, es decir, la libertad de culto es una subespecie y forma parte del contenido de la libertad religiosa, y a su vez la libertad religiosa forma parte del contenido de la libertad de conciencia Relaciones históricas: De la misma forma, entre libertad ideológica y libertad religiosa, siempre han existido estrechas relaciones históricas porque solo en los momentos en los que el ordenamiento jurídico ha reconocido la libertad ideológica, se ha podido ejercer la libertad religiosa y viceversa. De manera que ambas libertades se complican y exigen mutuamente.
1 Definición actual del derecho eclesiástico del estado: Actualmente, este derecho se comprende como conjunto de normas de naturaleza estatal bien sean de origen unilateral o bilateral que tienen por objeto la protección y la promoción de la libertad y la igualdad ideológica y religiosa, es decir, de la libertad de conciencia.
Para que podamos hablar de la libertad de conciencia vamos a ver su contenido. La libertad de conciencia tiene cuatro niveles de proyección que es su contenido (cada una es mayor y especifica más): 1. (primer nivel) Libertad para creer o no creer, es decir, libertad para tener unas u otras ideas, creencias o convicciones. Lo cual se pone de manifiesto a través de la libertad de pensamiento, y esta es difícilmente controlable salvo en el caso de los ordenamientos jurídicos confesionales y en el caso de que se produzca un control indebido de esta libertad, el estado debe proteger a los ciudadanos.
También forman parte de esta libertad el derecho a la educación y el derecho a la información.
2. (Segundo nivel) Libertad para expresar y manifestar mis propias ideas, creencias y convicciones a través de la libertad de expresión, así como la libertad para transmitírselas a otros, enseñándolas, difundiéndolas o propagándolas a través de la libertad de enseñanza y la libertad de información 3. (tercer nivel) Libertad para comportarme o actuar de acuerdo con mis ideas, creencias o convicciones así como a no ser obligado a actuar en contra de las mismas. Lo cual se concreta en la objeción de conciencia en sus diversas manifestaciones.
4. (cuarto nivel) libertad para asociarse, reunirse y manifestarse con otros sobre la base de compartir las mismas ideas, creencias o convicciones, es decir, la libertad de conciencia algunas veces tiene una dimensión colectiva de manera que su pleno ejercicio, en algunas ocasiones, necesita de una asociación o de un grupo para llevarse a cabo. Por eso, las confesiones religiosas o los partidos políticos y las demás asociaciones se convierten en un instrumento para garantizar el pleno ejercicio del derecho de libertad de conciencia en su dimensión colectiva, y es lo que justifica que el estado establezca relaciones de cooperación con las confesiones religiosas.
Límites del derecho y libertad de conciencia: Según el artículo 16.1 de la constitución, la libertad religiosa, ideológica y del culto, no tiene más limitaciones en sus manifestaciones que las necesarias para el mantenimiento del orden publico protegido por la ley. Es necesario acudir a la LO de libertad religiosa en su artículo 3.1, para delimitar que debemos entender por orden publico protegido por la ley, y dice que este orden publico está integrado por la protección de los derechos de los demás al ejercicio de sus libertades y derechos fundamentales, y también es la salvaguarda de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública.
Por otro lado, el ordenamiento jurídico español está vinculado por los tratados internacionales que sobre los derechos fundamentales haya ratificado España, de manera que para establecer 2 límites a la libertad de conciencia deben de cumplir las condiciones que establecen los tratados internacionales de acuerdo con tres condiciones: - Debe hacerse por ley Las limitaciones deben ser necesarias para defender los valores superiores del ordenamiento jurídico Cualquier limitación de la libertad de conciencia debe ser interpretada en sentido restrictivo ya que la libertad de conciencia debe ser entendida en el sentido más amplio posible respecto a su ejercicio.
A modo de conclusión, el derecho de libertad de conciencia se va a convertir en un derecho básico y fundamental en cualquier sistema democrático, de manera que en la libertad de conciencia va a encontrar su fundamento muchos otros derechos fundamentales y el ordenamiento jurídico asume como función su tutela y promoción. Por lo tanto, la misión del derecho es eliminar no solo los conflictos entre la conciencia y la ley (en los supuestos de objeción de conciencia), sino que el derecho va a crear el marco más adecuado para que haya una coherencia entre lo que la persona cree, dice y hace, y para que esta sea compatible con la libertad de los demás 3 ...