TEMA 20. INFECCIONES VÍRICAS ZOONÓTICAS (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 4º curso
Asignatura Microbiología clínica
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 19/06/2017
Descargas 1
Subido por

Descripción

Apuntes de Microbiología clínica curso 2016/2017. Profesor: Rafael Rotger Anglada. Grupo A.

Vista previa del texto

TEMA 20. INFECCIONES VÍRICAS ZOONÓTICAS Estas infecciones afectan a animales y pueden pasar al hombre. Suelen producir cuadros febriles con dolores musculares y a veces con exantema. Otras causan encefalitis o meningoencefalitis y, otras, producen fiebres hemorrágicas ya que afectan al sistema de coagulación.
Las dividimos en dos grupos, aquellas en las que el vector es un artrópodo y otras en las que la transmisión es directa desde el animal. En el primer caso se denominan Arbovirus (Arthropod-borne virus). A su vez, se pueden transmitir por mosquitos o garrapatas. La mayoría de estas enfermedades son endémicas de algunas zonas y van a tener nombres correspondientes a estas zonas donde se encuentra el reservorio y el vector.
ARBOVIRUS Fiebre amarilla Da nombre a toda una familia de virus que son los Flavivirus (virus amarillos). Son virus con RNA envuelto. Es endémico de una franja del mapa terrestre que coincide con la franja central de África y la zona más nórdica de Sudamérica. Para viajar a estos países debemos vacunarnos de fiebre amarilla. La fiebre amarilla se transmite a través de mosquitos y existen varias formas.
En principio, es una enfermedad zoonótica que afecta a los monos y se transmite por distintas especies de mosquitos.
Del reservorio selvático puede pasar a humanos cuando estos se aventuran en la selva o bien, puede pasar de forma urbana a través de un mosquito denominado Aedes aegypti La infección comienza con la picadura del mosquito, se produce la viremia, el virus pasa a sangre y se produce un cuadro febril inespecífico. A partir de esta viremia, pasa al hígado, donde se multiplica. En el hígado se producen factores de coagulación por lo que la multiplicación del virus va a afectar a esta producción de factores de coagulación. Además, al afectar al hígado, se va a producir ictericia.
A partir del hígado, afecta a otros órganos, pero lo más problemático es que se produce una alteración muy grave en las citoquinas. La “tormenta de citoquinas” es la alteración del sistema coordinado que regula la respuesta inmunitaria a través de las citoquinas. El resultado de todo esto es un cuadro denominado SIRS o síndrome de respuesta inflamatoria sistémica que da lugar a un shock séptico. Se puede producir la muerte en tan solo dos semanas tras la picadura. La mortalidad es significativa.
El diagnóstico de la fiebre amarilla se puede hacer por serología o por PCR pero no existe un fármaco antivírico para evitarlo, por lo que el tratamiento se reduce a controlar las alteraciones para evitar la muerte por shock. Hay una vacuna muy eficaz atenuada que se conoce como la cepa 17D y se usa en todo el mundo para la profilaxis de la fiebre amarilla. Al ser una zoonosis es muy difícil controlarla.
1 Dengue Está producido por un Flavivirus y es transmitidos por Aedes aegypti. Puede producir dos cuadros, uno con fiebre y artromialgias (“fiebre quebrantahuesos”) y otro con fiebre hemorrágica. Hasta hace poco no había vacuna, pero se ha modificado la vacuna de la fiebre amarilla para que exprese los antígenos del virus del Dengue, de forma que se ha conseguido una vacuna para esta enfermedad. El diagnóstico es similar y tampoco hay tratamiento.
Zika Es también es un Flavivirus y es transmitido por Aedes aegypti y Aedes albopictus.
El Zika es un virus que se sabía que se encontraba en animales. Se descubrió en el centro de África y más tarde pasó al sudeste asiático, la India y se distribuyó por Indonesia. En el año 2000 pasó a la Polinesia y después, a Sudamérica, Brasil, donde se diseminó brutalmente ocupando todo el territorio americano.
La fiebre por Zika es un exantema febril con dolores musculares que no tiene en principio mayor gravedad. El problema es cuando existe transmisión vertical ya que el paso el virus de la madre al feto produce microcefalia en el feto. No hay antivíricos ni vacuna contra el Zika.
Meningoencefalitis por virus Toscana El virus Toscana es un Phlebovirus. Produce meningitis y a veces meningoencefalitis. Se transmite por el mosquito Phlebotomus y es de distribución mediterránea. Hay casos de meningitis por virus Toscana en España. Suele aparecer en niños y no se han dado casos graves. Hay una variante del virus denominada virus Granada que se ha detectado en Granada. No hay vacuna ni tratamiento, solo datos epidemiológicos de que la enfermedad existe.
Encefalitis centroeuropea Está producida por un virus transmitido por garrapatas o por leche cruda de cabra. El área de transmisión incluye centro Europa, Rusia y Siberia. Son distintas variantes del virus las que afectan a la zona más cálida y a la zona más fría. El vector es el mismo, la garrapata Ixodes. Es un Flavivirus y el que afecta a la zona centroeuropea es el subtipo Western European. Consiste en un cuadro febril con meningitis y a veces poliomielitis. El diagnóstico es serológico y no hay tratamiento antivírico.
Existe una vacuna inactivada que se aconseja en el caso de que se viaje a una zona endémica.
ROBOVIRUS El nombre proviene de “Rodent-borne virus” porque están trasmitidos por roedores. Estos virus producen la Fiebre de Lassa. Los Hantavirus se encuentran en el continente norteamericano y producen cuadros de neumonía.
2 FILOVIRUS Son virus con aspecto filamentoso que no están transmitidos por roedores sino por otros mamíferos.
El más famoso es el Ébola. Producen fiebres hemorrágicas víricas. Se conocen distintas especies de Ébola en distintas zonas geográficas. Dan lugar a un cuadro similar al de la fiebre amarilla. No se conoce exactamente el reservorio real ya que se ha encontrado en monos y en murciélagos.
A día de hoy existe una vacuna contra el Ébola fabricada a base de tomar el gen que codifica la glicoproteína de la enzima del virus. Se cogió el virus de la estomatitis vesicular que solo afecta a caballos y se le incorporó el gen que codifica la glicoproteína del Ébola y pasa a tener la superficie poblada por esta glicoproteína y no por la suya propia.
Tiene una eficacia muy alta y es el arma del que se dispone para combatir el Ébola.
RABIA No existe un vector de transmisión, sino que es directamente el animal enfermo el que transmite el virus. Está causada por un virus perteneciente a la familia Rhabdoviridae que son RNA virus con envuelta. Tiene aspecto de bala porque al salir de la célula y llevarse la envuelta, queda truncado por la parte de abajo. Estos virus tienen como reservorio distintas especies animales que varían en función de la situación geográfica. La infección se produce a través de la saliva del animal, por mordedura o por contacto con la saliva si hay contacto con mucosas.
Una vez que el virus ha penetrado, a través de una herida o a través de la mucosa, es un virus con neurotropismo, es decir, tiene afinidad por el tejido neuronal. Por tanto, infecta las terminaciones nerviosas y se desplaza a través de los axones (movimiento retrógrado). Sube por las neuronas hasta llegar a la médula espinal donde, en ganglios nerviosos, hay una multiplicación. Sube por el tejido medular, hasta el cerebro, produciendo encefalitis. También afecta a otros tejidos como las glándulas salivales.
El resultado de la infección son trastornos nerviosos, de conducta, excitabilidad, etc. La parálisis acaba produciendo la muerte porque no hay tratamiento para este virus.
En Europa, afortunadamente, la rabia está bastante controlada y hay muy pocos casos. Aunque sí hay casos de rabia en animales domésticos. Estos casos se solapan bastante con los casos de animales silvestres. El virus de la rabia habita sobre todo en el zorro, que es el principal reservorio de la rabia en Europa. Las medidas de control se basan en vacunar a los animales. Existe una vacuna atenuada que se utiliza para vacunar a los animales. Consiste en trozos de carne con la vacuna inyectada. Esta carne es ingerida por los animales y se vacunan. También se han detectado casos de rabia en Europa en murciélagos.
Últimamente, en España, tenemos una nueva amenaza que es el mapache. Los mapaches son animales muy agresivos y algunos de ellos están infectados por el virus de la rabia.
3 La rabia, hoy en día, se diagnostica de forma sencilla, mediante una PCR cuantitativa a tiempo real con una muestra de saliva. Antiguamente se diagnosticaba haciendo una biopsia de tejido nervioso.
Uno de los efectos citológicos del virus de la rabia son los “cuerpos de Negri” que son corpúsculos que contienen los virus en multiplicación. Se puede detectar también con inmunofluorescencia.
Existe una vacuna para uso humano creada por Louis Pasteur. Dejó desecar las médulas de conejo infectadas con el virus para crear la vacuna. Consiguió un virus no virulento y lo ensayó en un ser humano que había sido mordido por un animal rabioso. La vacuna tuvo éxito debido a una particularidad de este virus y es que cuando se produce la infección, tarda mucho tiempo en llegar al cerebro. Por tanto, pasan semanas antes de que el virus produzca su efecto y si se vacuna en esas semanas, se puede inmunizar frente a la infección.
La razón por la que la vacuna tiene éxito después de haber sido infectado es que la carga viral de una vacuna es mucho mayor que la de una mordedura, además, el tejido nervioso produce muy poca respuesta inmunitaria. La vacuna de Pasteur no se ha utilizado posteriormente porque la vacuna con el virus desactivado con desinfectante es mucho más segura. Se ha conseguido adaptar el virus a líneas no neuronales porque estas cepas atenuadas siempre arrastraban restos de mielina. Por tanto, a día de hoy se cultivan en células humanas no nerviosas.
El tratamiento profiláctico tras la mordedura del animal sospechoso o confirmado consiste en la vacuna o vacuna e Ig específica para actuar más inmediatamente contra el virus ya que si la mordedura se produce en la cara, el virus tarda menos tiempo en llegar al cerebro.
4 ...