4. Cumplimiento, cumplimiento anormal e incumplimiento de las obligaciones (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho de Obligaciones y contratos
Año del apunte 2015
Páginas 5
Fecha de subida 16/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes Se entiendo por pago o cumplimiento la exacta y completa ejecución de la prestación por parte del deudor y en los términos pactados con el acreedor. Hablaremos, junto al concepto de cumplimiento, del cumplimiento anormal o forzoso, que es aquel que de una u otra manera prevé, garantiza el OJ para asegurar que la obligación se llevará a cabo, se satisfará la pretensión del acreedor en caso de incumplimiento del deudor. En tercer lugar, hablaremos de incumplimiento de la obligación como la falta de realización de las prestaciones a las que se comprometió el deudor distinguiendo dos supuestos:  Incumplimiento absoluto: Afecta a la esencia de la obligación. Las causas de incumplimiento absoluto afectan a ello de tal manera que la obligación no puede cumplirse. A su vez, este incumplimiento puede deberse a causas independientes de la voluntad del deudor o bien puede deberse a causas que si dependen de la voluntad, del conocimiento del deudor. El dolo contractual quiere decir que el deudor con conocimiento y voluntad incumple. La culpa contractual quiere decir que el deudor no cumple su obligación por negligencia.
 Incumplimiento impropio: Es aquel que deriva de causas que suponen un mal cumplimiento de la obligación. La hipótesis típica de este incumplimiento es el concepto de mora. El incumplimiento que dependen de la voluntad del deudor por causas imputables a éste y el incumplimiento que no depende de la voluntad del deudor sujetan a éste a distintas consecuencias.
El art. 1.101 CC dispone que quedan sujetos a la indemnización de daños y perjuicios los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurran en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier otro modo contravengan el tenor de la obligación. En cambio, cuando el incumplimiento de la obligación por parte del deudor se deba a causas que no dependen de su voluntad las consecuencias serán otras.
En este sentido el art. 1.105 CC dice que nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieren podido preverse o que previsibles fueran inevitables.
Motivos por los cuales puede acaecer este incumplimiento:  Mora: La mora se define como aquella tardanza en el cumplimiento de la obligación, pero en un sentido propiamente jurídico, la mora es el retraso culpable en el cumplimiento de la prestación, pero que no impide que ésta se cumpla. Si el deudor se retrasa, cumple mal y además de cumplir debe indemnizar los perjuicios de ese retraso. La mora puede ser del deudor (mora solvendi) o del acreedor (mora accipiendi).
 Mora solvendi: Para que el deudor incurra en mora se requieren varios requisitos. En primer lugar que vencida la obligación no cumpla, que se retrase culpablemente en el cumplimiento de la obligación, y que se trate además de que sea una obligación exigible y además, en principio, que el acreedor le reclame el cumplimiento. La mora del deudor viene desarrollada en el art. 1.100 CC y dice que incurren en ésta los obligados a entregar o prestar algún servicio desde que el otro contratante les exige el cumplimiento de su obligación (por tanto para que haya debe haber un requerimiento de la otra parte). En algunos casos no es necesaria esta intimación al pago, para que un autor incurra en mora a veces ni si quiera es necesario que el otro me lo exija. La mora automática se produce cuando:  La obligación o la ley lo declaren así expresamente.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes  Cuando de la naturaleza de la obligación y sus circunstancias resulta que la designación de la época en que había de entregarse la cosa o hacerse el servicio, fue motivo determinante para establecer la obligación.
El artículo concluye estableciendo: En las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el otro no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe.
Desde que uno de los obligados cumple su obligación, empieza la mora para el otro.
El art. 1.101 CC establece los efectos de la mora disponiendo que quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas.
Cuando la obligación es pecuniaria, el art. 1.108 CC dice que si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal Conforme al 1.096 CC, si el obligado se constituye en mora, o se halla comprometido a entregar una misma cosa a dos o más personas diversas, serán de su cuenta los casos fortuitos hasta que se realice la entrega.
  Mora accipiendi: La mora del acreedor tiene cierta utilidad porque en muchas ocasiones, para que una obligación se dé por cumplida es necesaria la intervención del acreedor. Por tanto si el deudor está dispuesto a cumplir su obligación y es el acreedor el que incurre en mora, pues los efectos son los siguientes: la mora del acreedor excluye la del deudor, y además, los riesgos de la cosa desde ese momento serán de cuenta del acreedor. En la práctica, una de las maneras que tiene el deudor que quiere cumplir cuando el acreedor no quiere recibir el precio o la cosa, pues para que el deudor quede liberado de cualquier problema, lo aconsejable es o hacer un requerimiento notarial del deudor al acreedor diciendo que pase a recoger lo que se le debe, o una consignación judicial.
Culpa contractual: Se puede definir la culpa como aquella acción u omisión voluntariamente realizada por el deudor sin malicia que impide el cumplimiento normal de la obligación. El art.
1.104 CC dice que la culpa o negligencia del deudor consiste en la omisión de aquella diligencia que exija la naturaleza de la obligación y corresponda a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar.
Cuando la obligación no exprese cual es la diligencia que se ha de observar en el cumplimiento de la obligación, se exigirá la que correspondería a un buen padre de familia. El art. 1.103 CC dice que la responsabilidad que proceda de culpa o negligencia será exigible en el cumplimiento de toda clase de obligaciones; pero podrá moderarse por los Tribunales según los casos.
Para evitar este arbitrio judicial generalmente los contratos suelen añadirse unas cláusulas de exoneración o de ampliación de responsabilidad. Muchas veces, en los contratos, en previsión de que el deudor pueda cumplir mal su obligación, las partes pueden estipular la cuantía o los criterios de valoración de la culpa.
La prueba de la culpa contractual corresponde a. En principio se dice que incumple la prueba de las obligaciones al que reclama su incumplimiento y la de su excepción al que lo cobre, es decir, parece que es el acreedor el que ha de probar que el deudor ha sifo negligente, culpable en el cumplimiento de la obligación. Sin embargo, otros entienden que el acreedor lo único que ha de Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes probar es la existencia de la obligación y que el deudor la ha incumplido, presumiéndose que si la ha incumplido es por su culpa, y por tanto, según esta posición se desplazaría la carga de la prueba, el deudor tendría que defenderse y probar que ha sido diligente.
 Dolo contractual: Implica aquella acción u omisión del deudor quien con conocimiento y voluntad de producir un resultado antijurídico impide el cumplimiento de la obligación. Como hay esta voluntad, el deudor doloso tiene que asumir el resarcimiento integral de todos los daños, en cambio, en caso de culpa el deudor culposo sólo ha de indemnizar los daños previsibles. El art.
1.102 CC dice que la responsabilidad procedente de dolo es exigible en el cumplimiento de todas las obligaciones. La renuncia de la acción para hacerla efectiva es nula.
Son aquellos hechos no imputables a la voluntad del deudor que son imprevistos o imprevisibles o, que de haberse podido prever serian inevitables, y que impiden el cumplimiento normal de la obligación. Se distingue entre:  Caso fortuito: Es un hecho imprevisible, pero que de haberse podido prever se podría haber evitado.
 Fuerza mayor: Es aquel suceso imprevisto, pero aún en el supuesto de que se hubiere podido prever sería inevitable.
Nuestro CC no distingue los efectos del caso fortuito y de la fuerza mayor, los identifica, y así, el art.
1.105 CC dice que nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse, o que previsibles fueran inevitables. Con base a este artículo la doctrina entiende que en nuestro derecho no existe una diferencia entre caso fortuito y fuerza mayor. Sin embargo, no es del todo cierto, porque, por ejemplo, en el art.
1.905 CC al hablar de la responsabilidad civil por los daños que causen unos animales, se dice que si al dueño de un animal se le escapa y produce daños debe responder, salvo que estos daños se hayan producido por fuerza mayor (tiene 20 toros y se le escapan, salvo que un rayo abra el vallado y se le escapen responderá).
Los efectos que producen ambos son:  Salvo que lo pacten los contratantes, o salvo que lo diga la ley, el deudor queda liberado. Un ejemplo en el que la ley dice que no queda liberado es cuando el deudor incurre en mora, como dice el art. 1.100 CC.
 Si el caso fortuito o la fuerza mayor sólo afectan a parte de la obligación, el deudor ha de cumplir el resto.
 Si temporalmente no se puede cumplir la obligación, no por ello se extingue, se retrasa su cumplimiento.
El cumplimiento forzoso en forma específica tiene por objeto coaccionar al deudor para que cumpla, o tiene por objeto si el deudor no cumple, suplir su voluntad (sustituir su no actividad). Nuestro CC regula en varios artículos esto.
 El art. 1.096 CC dispone que cuando lo que deba entregarse sea una cosa determinada, el acreedor, independientemente del derecho que le otorga el art. 1.101, puede compleler al deudor a que realice la entrega.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes  El mismo artículo prosigue diciendo que si la cosa fuere indeterminada o genérica, podrá pedir que se cumpla la obligación a expensas del deudor.
 Cuando se trate de una obligación de hacer no personalísima, si el deudor no ejecuta esta obligación de hacer o no hacer, acudiremos al art. 1.098 CC, el cual establece que si el obligado a hacer alguna cosa no la hiciere, se mandará ejecutar a su costa. Esto mismo se observará si la hiciere contraviniendo al tenor de la obligación. Además podrá decretarse que se deshaga lo mal hecho.
 Si la prestación es personalísima y no se cumple. El cumplimiento forzoso consiste en una indemnización de daños y perjuicios.
Cuando el deudor no cumple la obligación o cuando la cumple defectuosamente (mora, cumplimiento parcial, etc.) tiene lugar lo que lo se denomina la prestación del interés, el resarcimiento de los daños y perjuicios. Es decir, tiene lugar el pago, la cuantificación de aquellos beneficios que de haberse cumplido normalmente la obligación se hubieren producido.
La indemnización de daños y perjuicios exige varios requisitos:  Un incumplimiento o una defectuosidad en el cumplimiento culpable por parte del deudor: Es decir, que no haya incumplido el deudor por caso fortuito o fuerza mayor.
 Que no se pueda obtener el cumplimiento forzoso en forma específica: Y ello porque la indemnización de daños y perjuicios es el último recurso subsidiario (cuando son se puede obtener del deudor que cumpla es cuando se acude a dicho resarcimiento).
 Debe haberse producido un daño resarcible. Ha de haber también la existencia de un nexo causal entre el incumplimiento y el daño.
La indemnización de daños y perjuicios tiene lugar tanto cuando hablemos del incumplimiento de las obligaciones contractuales como de la responsabilidad civil extracontractual (tanto en la contractual como en la extracontractual). Respecto a la contractual se refiere el 1.101 CC, el cual dice quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas. Y en cuanto a la extracontractual nos remitimos al art. 1.902 CC, el cual establece que el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.
La indemnización de daños y perjuicios comprende tanto el llamado daño emergente como el lucro cesante (es la ganancia dejada de obtener). A estos dos conceptos se refiere el art. 1.106 CC al establecer que La indemnización de daños y perjuicios comprende, no sólo el valor de la pérdida que haya sufrido, sino también el de la ganancia que haya dejado de obtener el acreedor, salvas las disposiciones contenidas en los artículos siguientes.
Respecto del lucro cesante: Así como derechos más avanzados exigen que para que se indemnice el lucro cesante basta lo llamado cierta probabilidad objetiva según las circunstancias del caso, en nuestro derecho, a diferencia de otros países, el lucro cesante exige una puntual prueba de la ganancia dejada de obtener. Es decir, sin que estas ganancias sean dudosas o contingentes y sólo basadas en meras esperanzas.
El resarcimiento integral de los daños plantea la duda de si dentro de esta indemnización de daños y perjuicios también se incluye la indemnización de los llamados daños morales afectan a la esfera íntima del individuo, también pueden lesionarse. Esta lesión a esta esfera moral del individuo también tiene que indemnizarse. La LO sobre el derecho al honor, intimidad y a la propia imagen precisamente estudia las consecuencias de la vulneración de los derechos de la personalidad, y establece unos mecanismos de resarcimiento en caso de vulneración de estos derechos. Por tanto, como conclusión, esta indemnización Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes de daños y perjuicios no afecta sólo a la esfera patrimonial, sino que también afecta a la esfera moral del individuo.
Respecto al nexo causal: Se requiere que entre el incumplimiento de la obligación y el daño haya este nexo causal. El problema del nexo causal deriva cuando hay varias causas que han precedido al incumplimiento del contrato. Ante esta hipótesis, cuando preceden varias causas que en abstracto impidan el cumplimiento de la obligación, surge la necesidad por parte del juez de determinar cuál de estas causas es la que genera el nexo entre el incumplimiento y el resultado. Pues hay varias teorías:  Teoría de la equivalencia de las causas: Responden todos.
 Teoría de la causa remota:  Teoría de la causa próxima:  Teoría de la causa eficiente o adecuada: Según la cual debe analizarse realmente cuál de las posibles causas es la que verdaderamente ha impedido el cumplimiento de la obligación.
El alcance de la indemnización de daños y perjuicios también es diferente si el deudor es de buena fe o es doloso, y así el art. 1.107 CC dispone que los daños y perjuicios de que responde el deudor de buena fe son los previstos o que se hayan podido prever al tiempo de constituirse la obligación y que sean consecuencia necesaria de su falta de cumplimiento. En caso de dolo responderá el deudor de todos los que conocidamente se deriven de la falta de cumplimiento de la obligación.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II ...

Comprar Previsualizar