TEMA 7. REPRESENTACIÓN Y GESTIÓN DE NEGOCIOS AJENOS (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Dret Civil III
Año del apunte 2017
Páginas 7
Fecha de subida 28/06/2017
Descargas 3
Subido por

Vista previa del texto

TEMA   7.  R   EPRESENTACIÓN   Y  GESTIÓN   DE  NEGOCIOS   AJENOS  1.   La   representación   en   general:   concepto  La   representación   en   general   es   el   concepto   más   amplio.   Relación   externa   de   cara   a  terceros,   con   los   que   actúa  alguien   en   representación   de   otra   persona.   Situación   característica   porque   con   la   actuación   de   esta   persona  designada   se   producen   efectos   jurídicos   en   el   patrimonio   del   representado.   Clases  ⇒ Se   diferencia   entre   R.  d   irecta   y  R.  i ndirecta    En   ambas,   el   representante   actúa   en   interés   ajeno,   de   otra  persona.   La   diferencia   es   que   en   la   R.   Directa,   actúa   en   nombre   e  interés   ajeno.   En   la   R.   Indirecta   actúa   en  interés   ajeno   pero   con   nombre   propio,   adquirirá   algo   e  indirectamente   se   lo   transmitirá.  Otra   clasificación   entre:  ⇒ ● Representación  v   oluntaria    Otorga   de   forma   voluntaria   el   representado   (se   otorga   un   poder   para  realizar   una   det.   actuación   en   nombre   nuestro)   ● Representación  l egal    Otorga   establecida   por   la   ley   en   det.   supuestos   en   que   se   considera   necesario  que   existan   unos   representantes,   son   imprescindibles,   en   actuación   de   otras,   para   protege   sus  intereses.   (p  atria   potestad,   tutor,   curador,   defensor   del   desaparecido,   administrador   de   la   herencia   aceptada   a  beneficio   de   inventario,   administradores   judiciales   o  concursales,   etc. )  ⇒ Representación   orgánica :  Opera   en   relación   a  entidades   societarias,   sean   civiles   o  mercantiles,   aunque   la  mayoría   son   mercantiles.   Se   tendrá   un   órgano   de   representación,   a  los   representantes   de   las   sociedades.   Los  administradores   societarios   podrán   ser:   (personas   físicas,   normalmente,   pero   también   podrá   ser   una   persona  jurídica)   Si   es   una   persona   jurídica,   se   tendrá   que   designar   a  una   persona   física   para   que   desempeñe   las  funciones.   2.   La   representación   voluntaria   y  contrato   de   mandato.  La  r  epresentación   se   refiere   a  las   relaciones   externas,   entabladas   con   terceras   personas.   El  m   andato   sí   es   un   contrato,   por   el   que   el   mandatario   no   está   meramente   autorizado   sino   que   viene   obligado   a  llevar   a  cabo   una   determinada   actuación   en   nombre   del   mandante.   2.1.   El   poder:   concepto,   el   negocio   de   apoderamiento;   extensión   del   poder   El  a   poderamiento   (poder   general)    es   un   ejemplo   de   representación   voluntaria   y  directa.   No   es   un   contrato,  sino   una   declaración   unilateral   y  recepticia   del   dominus   que   simplemente   legitima   a  su   destinatario   (apoderado)  para   realizar   actos   que   aquél   podrá   realizar   por   sí,   produciendo   dichos   actos   efectos   en   la   esfera   jurídica   del  representado.   (otorgado   por   sede   notarial).   Declaración   unilateral,   en   que   se   apodera   a  otra   persona,   hace  constar   la   identificación   de   la   persona   para   que   no   hayan   dudas,   y  hace   constar   para   qué   actos   le   otorga   el  poder   (Autonomía   de   la   voluntad)   Normalmente,   entre   familiares,   en   una   sociedad,   el   gerente.   El  p   oder   especial   se   podrá   otorgar   para   que   una   persona   haga   un   acto   bien   delimitado   y  concreto.  No   hay   un   contrato,   sino   una   escritura   notarial   donde   se   comparece,   no   tiene   naturaleza   contractual,   sino   una  declaración   unilateral.   2.2.   Mandato  Mandante   y  mandatario,   el   mandatario   se   obliga   a  realizar   una   determinada   gestión   para   el   mandante,   en   su  nombre.   Art.  1   907  “  Por   el   contrato   de   mandato   se   obliga   una   persona   a  prestar   algún   servicio   o  hacer   alguna  cosa,   por   cuenta   o  encargo   de   otra”  Características :  ­ ­ Se   trata   de   un   mandato   (1   711 ,  se   presume   un   contrato   gratuito,   sino   se   pacta   una   remuneración.   A  excepción,   se   presumirá   remunerado   cuando   la   gestión   a  realizar   entra   dentro   del   ámbito   profesional  del   mandatario.)  El   mandato   es   un   instrumento   de   cooperación   jurídica   por   sustitución.   En   un   doble   sentido,   realizando  gestiones   (servicios   o  actuación)   que   en   principio   podría   realizar   el   mandante,   pero   el   mandatario   lo  sustituye.   Y  se   realiza   en   un   interés   ajeno.       Sujetos :  Para   ser  m   andante ,  hay   que   reunir   los   requisitos   de   capacidad   exigidos   para   llevar   a  cabo   el   acto   concreto   para  el   que   se   confiera   el   mandato.   Para   ser  m   andatario ,   ● Para   suscribir   el   contrato   basta   con   la   mera   capacidad   general   de   obrar.   ● Si   el   mandatario   actúa   contratando  c  on   terceros  e   n   nombre   del   mandante,   basta   con   la   capacidad   de  obrar   general   (  +18   o  emancipado)( Representación   Directa )  ● Para   realizar   eficazmente   el   mandatario   actos   por   cuenta   del   mandante   pero  e   n   nombre   propio ,  es  necesario   que   reúna   los   requisitos   de   capacidad   que   exija   el   acto   concreto   de   que   se   trate.  ( Representación   indirecta )  2.3   Sustitución   del   mandatario   y  transmisión   del   mandato   (Supuestos)  ● Puede   el   mandatario   servirse   de   terceras   personas   que   le   ayuden   o  auxilien   en   su   gestión,   sin   que   tales  sujetos   queden   vinculados   en   modo   alguno   con   el   mandante   (ante   el   mandante   responderá  exclusivamente   el   mandatario)  ● Sustitución   o  submandato ,  caracterizada   porque   el   submandatario   lo   es   del   mandante   principal   y  no  del   mandatario   y  por   el   hecho   de   que   subsiste   el   primer   mandato   (art.   1721   y  1722).   (2   personas   a  la  que   perseguir   solidariamente)  ● Subrogación   de   otra   persona   en   la   posición   contractual   del   mandato,   quedando   éste   desligado   del  contrato   de   mandato.   (Diferente,   porque   hay   subrogación   contractual,   se   cede   la   posición   contractual   a  otra   persona,   que   substituye   en   la   posición   contractual)  2.4.   Pluralidad   de   sujetos  Pluralidad   de   mandante,   dos   o  más,   en   la   posición   del   mandante,   frente   a  un   mandatario.   Si   por   el   motivo   que  sea,   son   responsables   frente   al   mandatario   (por   incumplimiento,   ej.)   cuando   son   varios,   la   responsabilidad   de   los  mandantes   es   solidaria   frente   al   mandatario.   (Art.   1731   “Si   dos   o  más   personas   han   nombrado   un   mandatario  para   un   negocio   común,   le   quedan   obligadas   solidariamente   para   todos   los   efectos   del   mandato.” )  (Art.   1723   “L   a   responsabilidad   de   dos   o  más   mandatarios,   aunque   hayan   sido   instituidos   simultáneamente,   no   es  solidaria   si   no   se   ha   expresado   así. ”  Responderán   mancomunadamente,   habrá   que   valorar   las   circunstancias   de  hechos,   y  averiguar   quién   ha   sido   el   verdadero   incumplidor)  3.   Objeto   del   contrato  Lo   constituyen   los   servicios   a  prestar   por   el   mandatario,   que   han   de   tenerlos   siguientes   requisitos:  ­ para   el   mandatario,   han   de   ser   objetivamente   ajenos   (en   interés   del   mandante)  ­ jurídicamente   trascendentes   para   quien   realiza   el   encargo   (mandante)  ­ se   excluye   como   posible   objeto   del   contrato   actos   o  gestiones   que   sean   personalísimos   del   mandante  ( intuitu   personae )  ­ Como   en   todo   contrato,   los   actos   a  realizar   por   el   mandatario   han   de   ser   posibles,   lícitos   y  determinados   /  determinables.   3.1   Clase   de   mandato   por   razón   de   objeto:  ­ ­ mandato   general   (cualquier   tipo   de   negocio   jurídico,   en   nombre   del   mandante)   y m   andato   especial  (para   realizar   actuaciones   determinadas   o  concretas,   bien   delimitadas)  mandato   para   actos   de  r  iguroso   dominio   (actos   de   disposición,   transmisivos)   (tiene   que   derivarse  inequívocamente   de   la   letra   del   contrato,   ante   la   duda,   interpretación   restrictiva)   y m   andato   para   actos  de   administración  (    Artículo   1713.  “  El   mandato,   concebido   en   términos   generales,   no   comprende   más   que   los   actos   de  administración.   Para   transigir,   enajenar,   hipotecar   o  ejecutar   cualquier   otro   acto   de   riguroso   dominio,   se   necesita  mandato   expreso.   La   facultad   de   transigir   no   autoriza   para   comprometer   en   árbitros   o  amigables  componedores.”  4.   Forma   del   contrato  Art.   1710  “  El   mandato   puede   ser   expreso   o  tácito.   El   expreso   puede   darse   por   instrumento   público   o  privado   y  aun   de   palabra.   La   aceptación   puede   ser   también   expresa   o  tácita,   deducida   esta   última   de   los   actos   del  mandatario.”  Cuando   el   mandato   sea   tácito   tendrá   que   derivarse   de   hechos   concluyentes,   que   se   ha   querido   hacer   el  mandato.   5.   Contenido   del   contrato  A.­   Obligaciones   del   mandatario  ­ El  c   umplimiento   del   encargo .  Ante   una   obligación   de   medios,   no   de   resultados.   No   se   exige  conseguir   el   resultado,   sino   realizar   una   actuación.   Se   ha   de   cumplir   con   el   contrato   dentro   de   los  límites   del   contrato,   sin   extralimitarse.   El   mandatario   tendrá   que   cumplir   las   instrucciones   del   mandante  del   contrato.   En   caso   de   incumplimiento,  p   odrá   originar   una   responsabilidad   contractual   frente   al  mandante   (Incumplimiento   en   sentido   ámplio,   ej.   cumplimiento   defectuoso   o  extralimitación)  Podrá   porque   tendrá   que   haber   acción   u  omisión,   que   cause   un   daño,   y  que   haya   una   relación   de   causalidad.   El   mandatario   podrá   ser   responsable   por   dolo   o  por   culpa   o  negligencia.   Para   la   cuantificación   de   la  indemnización,   se   valorará   las   circunstancias   concurrentes.   ­ Rendición   de   cuentas   y t  ransferencia   de   resultados .  (Art.   1720   “Todo   mandatario   está   obligado   a  dar   cuenta   de   sus   operaciones   y  a  abonar   al   mandante   cuanto   haya   recibido   en   virtud   del   mandato,   aun  cuando   lo   recibido   no   se   debiera   al   segundo.”)   Todo   representante,   sobretodo   legales,   ha   de   rendir  cuentas   (anualmente,   se   presenta   un   informe).   Normalmente   incluye   comprobantes   de   las   operaciones  realizadas   en   representación   del   mandante.   B.­   Obligaciones   del   mandante  ­ No   siempre,   pero   se   tendrá   que  r  etribuir   el   mandato   (Aunque   se   presume   gratuito,   solo   si   será  remunerado)  ­ Facilitar   al   mandatario   los  m   edios   precisos   para   el   éxito   de   la   gestión   (no   únicamente   dinero   para  gastos,   sino   también   otros:   ej,   documentación)  ­ Dejar   al   mandatario  i ndemne   por   el   cumplimiento   del   encargo.   Deberá   indemnizar   o  compensar  cualquier   coste   o  daño,   y  reembolsar)­­   Si   el   mandatario   ha   adelantado   cantidades   necesarias   para   la  ejecución   del   mandato  C.­   Derecho   de   retención   del   mandatario  Artículo   1730 . “  El   mandatario   podrá   retener   en   prenda   las   cosas   que   son   objeto   del   mandato   hasta   que   el  mandante   realice   la   indemnización   y  reembolso   de   que   tratan   los   dos   artículos   anteriores.”  Mientras   no   se   le   pague   la   retribución,   o  se   le   indemnice,   o  se   le   reembolsen   las   cantidades   que   haya   podido  adelantar   para   el   cumplimiento   del   encargo,   mientras   no   cumpla   el   mandante,   el   mandatario   tendrá   derecho   a  retener   (garantía   legal   del   cumplimiento,   que   justifica   que   se   quede   la   cosa   en   garantía,   no   para   quedarsela)  6.   Extinción   del   contrato  Causas   específicas   de   extinción   del   contrato  A   rtículo   1732 . E   l   mandato   se   acaba:   1.º   Por   su   revocación.   2.º   Por   renuncia   o  incapacitación   del   mandatario.   3.º   Por   muerte,   declaración   de   prodigalidad   o  por   concurso   o  insolvencia   del   mandante   o  del   mandatario.   El   mandato   se   extinguirá,   también,   por   la   incapacitación   sobrevenida   del   mandante   a  no   ser   que   en   el   mismo   se  hubiera   dispuesto   su   continuación   o  el   mandato   se   hubiera   dado   para   el   caso   de   incapacidad   del   mandante  apreciada   conforme   a  lo   dispuesto   por   éste.   En   estos   casos,   el   mandato   podrá   terminar   por   resolución   judicial  dictada   al   constituirse   el   organismo   tutelar   o  posteriormente   a  instancia   del   tutor.  + Causas   generales        7.   GESTIÓN   DE   NEGOCIOS   AJENOS  CONCEPTO:   Una   de   las   especies   de   cuasicontratos   es,   precisamente,   la   gestión   de   negocios   ajenos   sin  mandato   que,   con   CASTÁN,   podemos   definir   como   el   «hecho   de   encargarse   una   persona   de   asuntos   o  intereses   de   otra,   sin   haber   recibido   mandato   de   ésta   y  sin   obligación   legal   de   intervenir   en   ellos».  "El   que   se   encarga   voluntariamente   de   la   agencia   o  administración   de   los   negocios   de   otro,   sin   mandato   de   éste,  está   obligado   a  continuar   su   gestión   hasta   el   término   del   asunto   y  sus   incidencias,   o  a  requerir   al   interesado   para  que   le   sustituya   en   la   gestión,   si   se   hallare   en   estado   de   poder   hacerlo   por   sí"   (artículo   1.888   CC).  La   expresión   "negocios"   ha   de   interpretarse   en   un   sentido   amplio,   habiendo   de   comprenderse   no   solo   la  realización   de   actos   o  negocios   jurídicos,   sino   también   la   realización   de   actos   materiales:   reparación   de   una  casa,   extinción   de   un   incendio,   etc.  A   la   persona   de   quien   son   los   asuntos   se   le   llama   "dueño   del   negocio"   y  al   que   se   ocupa   oficiosamente   de   los  mismos   "gestor".  REQUISITOS:  a)   Falta   de   toda   obligación,   legal   o  voluntaria,   de   asumir   la   gestión  No  quiere  ello  decir  que  la  gestión  no  pueda  nacer  si  el  gestor  y  el  "dominus"  están  unidos  por  algún  vínculo  contractual.  Se  originará  desde  el  momento  en  que  se  despliegue  una  actividad  no prevista en el contrato, si el  acto  ejecutado  no  entra  en  el  círculo  de  obligaciones  acordadas  en  él  (o  no  son  impuestas  por  los  usos  o  la  buena   fe:   artículo   1.258).  b)   Gestión   de   un   negocio   ajeno  Si  el  gestor  cree  de  buena  fe  que  el  asunto  es  suyo,  no  hay  gestión  de  negocios.  Nacerán  pretensiones  de  enriquecimiento  sin  causa  en  favor del "dominus" o del gestor, según los casos. Es irrelevante el error del gestor  sobre  la  persona  del  "dominus".  Si  gestiona  un  negocio  de A creyéndolo de B, el gestor y A están ligados por el  cuasicontrato.  c)   "Absentia   domini”  El objeto de la gestión de negocios debe hallarse abandonado, comprendiendo en este supuesto todos los casos  en  que  el  "dominus"  esté  impedido,  incluso  temporalmente,  para  hacerse  cargo  de  él  y  disponer  lo  pertinente,  por   sí   o  por   mandatario.  d)   Ausencia   de   prohibición   del   "dominis"  Si  éste  le  prohíbe  la  injerencia  en  sus  asuntos, no hay gestión de negocios. El presunto gestor realizará un acto  ilícito  sujeto  a  sus responsabilidades, si bien los daños que deba indemnizar han de compensarse con los lucros  que   pudiera   haber   tenido   el   "dominus".   En   ningún   caso   hay   una   acción   de   enriquecimiento   injusto   contra   éste.  Cuando  el  "dominus"  conozca  la  gestión,  debe  manifestar  su  oposición  sí  las circunstancias concurrentes en la  noticia  no  se  lo  impiden.  Caso  contrario,  se  entiende  que  ratifica  lo  hecho  por  el  gestor.  Si  no  ha  podido  manifestar   su   opinión   ,no   desaparece   la   figura   de   la   gestión   de   negocios   ajenos   sin   mandato.  e)   Justificación   de   la   actitud   del   gestor  Puede  derivar  bien  de  la  ratificación  de  lo  hecho,  bien  del  aprovechamiento por el "dominus" de las ventajas de  la  gestión,  bien  de  que  ésta  se  emprendió  para  evitar  algún  perjuicio  inminente  y manifiesto, aunque de ella no  resultase   provecho   alguno   (artículos   1.892   y  1.893).  f)   Asunto   lícito  La   ilicitud   del   negocio   gestionado   provocará   la   falta   de   acción   del   "dominus"   contra   el   gestor   y  viceversa  (artículos   1.305   y  1.306).  EFECTOS:  La  gestión  de  negocios  ajenos  hace  nacer  obligaciones  para  las  dos  partes,  sin que esto ­afirma CASTÁN­ dé a la operación  carácter   sinalagmático   o  bilateral,   pues   nacen   aquéllas   de   causas   diversas,   y  no   existe   entre   unas   y  otras   vínculo   ninguno.  A.   Obligaciones   y  responsabilidades   del   gestor  a)   Conclusión  del  negocio .  "El que se encarga voluntariamente de la agencia o administración de los negocios  de  otro,  sin  mandato  de  éste,  está obligado a continuar su gestión hasta el término del asunto y sus incidencias,  o  a  requerir  al  interesado  para  que  le  sustituya  en  la  gestión  si  se  hallase  en  estado  de  poder  hacerlo  por  sí"  (artículo   1.888).  Debe  desempeñar  su  encargo  con  toda  la  diligencia  de un buen padre de familia (art. 1.889). "El gestor oficioso  debe  desempeñar  su  encargo con toda la diligencia de un buen padre de familia, e indemnizar los perjuicios que  por  su  culpa  o  negligencia  se  irroguen  al  dueño  de  los  bienes  o  negocios  que  gestione.  Los  Tribunales,  sin  embargo,   podrán   moderar   la   importancia   de   la   indemnización   según   las   circunstancias   del   caso"   (artículo   1.889).  Y   deberá   indemnizar   los   perjuicios   que   por   su   culpa   o  negligencia   se   irroguen   al   dominus   (art.   1.889).    "El  gestor  de  negocios  responderá  del  caso  fortuito  cuando  acometa  operaciones  arriesgadas  que  el dueño no  tuviese   costumbre   de   hacer,   o  cuando   hubiese   pospuesto   el   interés   de   éste   al   suyo   propio"   (artículo   1.891).  b)   Rendición  de  cuentas .  Así  lo  entienden  la  doctrina  y  la jurisprudencia. Aunque no la indica el Código, es de  rigor  esta  obligación, como medio indispensable para saber si ha cumplido el gestor con sus restantes deberes y  responsabilidades.  c)  R   esponsabilidad   en   caso   de   delegación   y  cuando   son   varios .  Estas   dos   cuestiones   son   objeto   de  regulación   por   el   Código,   que   destaca   la   responsabilidad   solidaria   de   los   gestores   si   son   varios.   En   concreto,  dispone   que:   "Si   el   gestor   delegare   en   otra   persona   todos   o  algunos   de   los   deberes   de   su   cargo,   responderá   de  los   actos   del   delegado,   sin   perjuicio   de   la   obligación   directa   de   éste   para   con   el   propietario   del   negocio.   La  responsabilidad   de   los   gestores,   cuando   fueren   dos   o  más,   será   solidaria"   (artículo   1.890).  B.   Obligaciones   del   dueño   del   negocio  a)  Si  ratifica  la  gestión,  tendrá  las  obligaciones  propias  del  mandante  ­art.  1.727  a  1.731­  en  virtud  del  principio   que   el   artículo   1.892   consagra   («[...]   produce   los   efectos   del   mandato   expreso»).  b)   Si   no   lo   ratifica,   sólo   queda   el  d   ominus   obligado   por   la   gestión :  ­   Cuando   se   aprovecha   de   las   ventajas   de   la   misma   (art.   1.893.1),  ­   Cuando,   aun   sin   sacar   de   ella   provecho   alguno,   hubiese   tenido   la   gestión   por   objeto   evitar   algún   perjuicio  inminente   y  manifiesto   (art.   1.893.2).  Porque  tan  beneficioso  es  para  el  dueño  verse  librado  de  una  pérdida  inminente y conocida que le amenazara,  como  obtener  una  ventaja  nueva,  cierta  y  segura.  En  ambos  casos,  las  obligaciones  del  dueño  son  las  que  siguen   (semejantes   también   a  las   del   mandante):  a)   Frente   a  terceros:   Responder   de   las   obligaciones   contraídas   en   su   interés.  b)   Frente   al   gestor :  indemnizarle   los   gastos   necesarios   y  útiles   que   hubiese   hecho   y  los   perjuicios   que   hubiese  sufrido   en   el   desempeño   de   su   cargo   (artículo   1.893).  7.1   GESTIONES   ESPECIALES:   suministro   de   alimentos   y  gastos   funerarios  Señala  el  Código  en  relación  a  la  gestión  de  suministros  que:  "Cuando  sin  conocimiento  del  obligado a prestar  alimentos  los  diese  un  extraño,  éste  tendrá  derecho  a  reclamarlos  de  aquél,  a  no  constar  que los dio por oficio  de   piedad   y  sin   ánimo   de   reclamarlos"   (artículo   1.894.1   CC).  La  disposición  se  refiere  al  extraño  que  cumple  una  prestación  alimenticia  que  incumbe  legalmente  al  pariente  del  alimentista.  En  otras palabras, su presupuesto es la existencia de la deuda alimenticia entre parientes. Aquel  extraño  reclamará el importe dentro del "quantum" de la prestación que debió satisfacer el pariente. El exceso es  deuda   propia   del   alimentista.  Aunque   el   Código   Civil   exige   que   la   prestación   de   alimentos   se   haga   sin   conocimiento   del   obligado,   este   caso   es  uno   de   los   supuestos   excepcionales   en   que   la   doctrina   admite   una   gestión   contra   la   prohibición   del   "d   ominus ".  Sería   inmoral   consentir   que   el   obligado   prohibiese   que   diera   alimentos   al   alimentista,   pero   él   no   los   prestase.  La  gestión  funeraria  es  completada  con  el  párrafo  2o  del  propio  art.  1.894  cuando  dispone  que:   “los  gastos  funerarios  proporcionados  a  la  calidad  de  la  persona  y  a  los  usos  de  la  localidad  deberán  ser  satisfechos,  aunque  el  difunto  no  hubiese  dejado  bienes,  por  aquellos que en vida habrían tenido obligación de alimentarle" .  Su  conexión  con  el  párrafo  anterior  revela  que  el  legislador  parte  del  supuesto  de  que  un extraño es el que los  ha   satisfecho   y  se   limita   a  señalar   quiénes   son   los   obligados   a  la   restitución.      ...