TEMA 2 (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Internacional Público I
Año del apunte 2012
Páginas 14
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 2: El Ordenamiento Jurídico Internacional 1. El concepto de Derecho Internacional Público Son muchas las definiciones que del derecho internacional se han dado.
Obedecen a distintos criterios, tales como la forma de producirse las normas jurídicas, la estructura social de la vida internacional, lo sujetos a que va dirigido … No es el momento de entrar en una crítica de las mismas señalando sus aciertos y errores.
Por otro lado, como hemos dicho la introducción, la propia estructura de la sociedad internacional , su constante estado devolución y el ensanchamiento del campo de la relaciones internacionales hacen sumamente impreciso intentar dar una definición muy concreta del derecho internacional.
Ella adolecería de la provisionalidad que es propia a cualquier definición que intenta recoger todos los matices.
Esta afirmación no nos priva de dar un concepto de derecho internacional General en sentido amplio.
Por tal entendemos: Sistema de normas y principios que forman el ordenamiento jurídico de las socias internacional contemporánea.
La definición propuesta requiere algunas precisiones: - Sistema de principios y normas: nos referimos a dos aspectos esenciales: a. En primer lugar, entendemos que el ordenamiento jurídico no es una serie de normas aisladas, sino un verdadero conjunto, que por sus conexiones forman un sistema.
b. En segundo lugar, con el término “sistema” pretendemos no limitarnos a decir que es un conjunto de principios y normas; se así lo hiciéramos, olvidaría más su carácter esencial de proceso, situando en primer plano el aspecto estático, que tiene poco interés se nos separamos del aspecto dinámico, es decir, de la producción y cambio de las normas y de su aplicación, así como de sus relaciones o conexiones. De ahí que se proponga la expresión “sistema”.
- El referido ordenamiento tiene carácter jurídico, lo que debe diferenciarlo de la moral y de la cortesía internacionales.
a. Moral internacional: a su regla se basan en principios de buena conducta. Aquí puede ocurrir en sentido General de la obligatoriedad pero sí no cabe la posibilidad exige el cumplimiento no puede hablarse de la jurídicamente obligatoria.
b. Cortesía internacional: ha dado origen a la formación de varias normas de derecho internacional presi misma no es derecho, ya que simplemente establece usos observados pero sin un sentido de obligatoriedad jurídica. En el momento o en que esté surge, el uso se convierte en costumbre y cobra una dimensión jurídica. Existen dificultades para precisar a ese momento.
Se consideramos al derecho General como sistema o conjunto de normas reguladoras de determinadas relaciones entre los individuos o entre grupos de ellos, debemos inmediatamente referirnos a la comunidad o sociedad que éstos o aquellos están insertos por ello la definición derecho internacional público no debe hacerse desde las categorías abstractas, sino partiendo de la comunidad concreta. Esta no es otra que la comunidad son socias internacional El derecho internacional público te una base sociológica determinante de sus propias características. En esa base se encuentra hoy en día el estado.
El derecho internacional se elabora al unísono con todo el proceso de gestión del estado moderno.
El estado se toma aquí en consideración en cuanto a parte de la comunidad internacional y no como organización de una sociedad concreta y limitada en sí misma.
Así vemos que el derecho internacional público se ocupa de la relaciones jurídicas entre estados y entre estados y otros sujetos de derecho internacional.
De aquí se deriva las siguientes observaciones: - El derecho internacional público contempla relaciones jurídicas, es decir, relaciones sociales que quedan sujetas al derecho.
Quedan fuera de su ámbito o las relaciones políticas, económicas, culturales, militares … A menos que sean consideradas en un contexto jurídico como puede ser un tratado, una reclamación por violación de una norma internacional … - Al decir entre estados y otros sujetos de derecho internacional se excluyen las relaciones jurídicas que se producen dentro del ámbito estatal y no llegan a tener trascendencia en el ámbito exterior del estado.
Por ejemplo: las relaciones entre habitantes del mismo estado, o entre ciudadanos y su propia administración fiscal, jurídica … Son ajenas al derecho internacional público.
Pero la posibilidad de reclamar determinada conducta o tostado, o de modificar el trazado de una frontera … Son cuestiones que tienen respuesta del derecho internacional público.
El derecho internacional público es más antigua de lo que parece, lo que ocurre es que a lo largo del tiempo ha tenido distintas denominaciones: A. Derecho de gentes: los clásicos españoles de la universidad de Salamanca en el siglo xvi utilizaron esta terminología para referirse al derecho internacional esperándose en el ius gentium romano.
Partiendo de la terminología romanista y de la consideración del ius gentium como derecho común aplicable a los pueblos que entran en contacto con Roma y diferente al ius civile, Francisco de Vitoria establece que hay un derecho de gentes o derecho de los pueblos, pero ampliar el concepto a las relaciones entre todos los pueblos.
B. Derecho internacional: en el siglo xviii el filósofo inglés J. Bentham lanzó con éxito estas presión para referirse a las normas y principios reguladores de la relaciones entre las naciones-estados.
Con ellos intentaba por primera vez precisar la categoría de los sujetos del derecho internacional público.
Hubo resistencias a su aceptación por la distinta acepción del término anglosajón nation respecto o al de nación en los idiomas continentales. Se temía que fomentaba los movimientos nacionalistas.
C. Derecho interestatal: para afirmar que el derecho internacional público se ocupa más bien de la relaciones jurídicas entre estados antes que de la relaciones entre naciones, Kant propuso la denominación derecho a interestatal.
Basaba su oposición al adjetivo internacional en que los conceptos estado y nación no son equivalentes, ya que a veces el estado integra varias acciones diferentes.
No logró detener la aceptación General de la terminología lanzada por Bentham.
D. Derecho internacional público: esta terminología tiene la ventaja de deslindar los sujetos de carácter público de los privados en el contexto de la relaciones internacionales.
Así, la relaciones jurídicas entre acciones de distintos estados no son el principio del objeto de derecho internacional público. Pertenecen a la disciplina del derecho internacional privado.
Sin embargo la denominación actual podría inducir a error sí se pensara que el derecho internacional público contemporáneo no contempla otras cuestiones más que las relaciones jurídicas en estados.
Hoy en día, el sujeto de derecho internacional público no es solamente el estado. Van aparecen otros sujetos, las organizaciones internacionales, los pueblos y el propio individuo, al que el derecho internacional público atribuye derechos en determinados casos y en ocasiones también le impone obligaciones.
El derecho internacional público ha ido ampliando su ámbito.
En cuanto al contenido del derecho internacional público, podemos hacer una doble clasificación: - Concepción material: considera que el derecho internacional público es una ciencia jurídica que contempla la relaciones entre determinados sujetos de las socias internacional.
Esta concepción es la que mayormente se sigue para definir las distintas ramas del derecho interno, sin embargo, la crítica más severa es que tiende a incluir en el ordenamiento jurídico internacional disposiciones de derecho interno cuyo contenido social tiene a su vez una dimensión internacional.
Por ejemplo: la delimitación de la extensión del mar territorial, dispuesta por el legislativo de un estado.
El régimen jurídico de los ciudadanos extranjeros establecido por real decreto.
Estas cuestiones obviamente interesa al derecho internacional público, pero el derecho interno no deja de considerarlas como materias propias.
Según esto, para la concepción material habría normas que gozan a a la vez de la doble condición de nacionales e internacionales.
- Concepción formal: entiende el derecho internacional público como un conjunto de normas según su origen y su formación internacional, con interdependencia del objeto de su regulación.
Una norma internacional se delimita por su origen o proceso de formación más que por su finalidad.
Esta concepción se centra por tanto en la forma que adopta la norma: los tratados, la costumbre internacional, los principios generales del derecho internacional … La crítica dice que este tipo de definiciones incurren en un planteamiento auto lógico porque se traslada la cuestión a tener que definir cuáles son las normas internacionales. Con todo, esta es la posición dominante y que aquí nos interesa.
2. Caracteres del derecho internacional público El derecho internacional siempre ha pretendido regular las relaciones de las socias internacional en cuanto a grupo social en cada etapa histórica, su contenido normativo no puede entenderse al margen de los valores y del interés o intereses vigentes o de aquellos emergentes en dicho grupo en cada una de esas etapas.
Es lógico, por tanto, que los caracteres principales del ordenamiento jurídico internacional actúale estén especialmente marcados por los caracteres de la sociedad internacional contemporánea..
Al hablar de la sociedad internacional y de las funciones del derecho internacional, se distinguen tres estructuras formales presentes en el sistema social e internacional: - Una estructura relacional reflejada en una sociedad internacional predominantemente interestatal, descentralizada, paritaria y fragmentada, que impone una relación jurídico-formal de carácter también relacional, regirán por los principios de igualdad soberana y no intervención.
- Una estructura institucional reflejada primordialmente en la cooperación institucionalizada a través de las organizaciones internacionales regidas por el principio de cooperación pacífica.
- Una estructura comunitaria regirá por el principio de la solidaridad que, bien es cierto, se encuentra todavía en un proceso de formación y que propende o debe propender a un perfeccionamiento de la comunidad y a una mayor humanización de la misma.
El Derecho Internacional es una parte de las ciencias jurídicas, pero su esencia presenta ciertas características que derivan de la naturaleza del objeto al que se dirige: contempla el ser y el deber ser de la Sociedad Internacional.
De ello resulta que: a) Constituye un orden jurídico autónomo, tanto por sus fuentes como por sus destinatarios.
Los Tratados, la costumbre y la acción normativa de las Organizaciones Internacionales, junto con los principios generales, son fuentes propias y en cierto modo exclusivas de este ordenamiento jurídico.
Esta autonomía es evidente cuando se compara el Derecho Internacional con el sistema normativo de los derechos internos.
En estos, la Ley tiene un valor omnipresente, de modo que es fuente común para todas sus ramas. Una pequeña modificación en las normas constitucionales puede dar al traste con muchas normas de rango inferior. En el orden jurídico internacional no hay un concepto equivalente al de la Ley.
Desde el punto de vista de los destinatarios de las normas se observa que el Derecho Internacional Público es el único ordenamiento jurídico que se dirige a los Estados en sus relaciones mutuas. Por ello surge la posibilidad de que al regularse una materia de alcance internacional desde los derechos internos se produzcan resultados distintos (por ejemplo doble nacionalidad) b) Es un derecho en desarrollo.
Tiene un grado de positivación pequeño, aunque creciente. Hasta hace poco era un conjunto de normas en su mayor parte consuetudinarias. Hoy en día, sobre todo a partir de la época de las Naciones Unidas, el derecho escrito positivado es cuantitativamente más importante que el consuetudinario, por razón del impulso codificador.
A pesar de este desarrollo el grado de positivación es pequeño comparado con la abundancia de normas de los derechos internos donde las relaciones sociales se regulan detalladamente.
c) En el Derecho Internacional el Estado no es sólo el destinatario de las normas sino su principal promotor.
El Estado es el sujeto originario del sistema, actor que participa directamente en el proceso evolutivo del Derecho Internacional. Esto ocurre mediante la elaboración de tratados, creación de Organizaciones Internacionales y establecimiento de instancias jurisdiccionales.
En el Derecho Internacional los Estados son, al mismo tiempo, los creadores y los destinatarios de las normas jurídicas. Por todo ello resulta que el Derecho Internacional tiene un grado de subjetivación mucho mas pronunciado que los ordenamientos internos.
d) Es un orden abierto, sujeto a evolución de manera constante. En consecuencia con los procesos de cambio que se producen en la sociedad internacional, el Derecho Internacional ha de evolucionar para tratar de dar respuesta a las necesidades sociales. El hecho de que la sociedad internacional se encuentre menos estructurada que las sociedades estatales explica que sus procesos evolutivos se manifiesten de modo más constante.
El carácter evolutivo del Derecho Internacional puede contemplarse en el papel que desempeña la costumbre en el sistema de fuentes, en la elaboración de nuevas normas que tratan de recoger nuevas situaciones derivadas del avance tecnológico, de la preocupación por asegurar derechos del hombre….
e) Tiene sus propios medios de realización o de aplicación para lograr la eficacia de sus normas. Estos medios a veces se apoyan en los existentes en el derecho interno y otras son totalmente independientes.
f) Tiene un grado de relativismo. Quiere decirse con esto que a veces una determinada norma obliga a unos sujetos pero no a otros. Un tratado bilateral es en principio norma a seguir para los Estados parte en el mismo en sus relaciones mutuas y no para los demás. Por tanto, un sujeto de Derecho Internacional está obligado a seguir determinada conducta en un caso pero no en otro.
3. La estructura del Derecho Internacional Público.
Configuración social y estructura del ordenamiento jurídico.
El Derecho Internacional comprende normas integradas en un orden dotado de cierta sistemática.
Para saber si una determinada norma pertenece o no a dicho sistema de normas nos basta con considerar el objeto que aquella regula o contempla. Será necesario, además, que proceda de los mecanismos de creación de normas existentes en la sociedad internacional, es decir, que el elemento normativo considerado se haya producido en el ámbito internacional.
Los caracteres más relevantes y específicos del Derecho Internacional Público como ordenamiento jurídico consisten en que es un orden jurídico dotado de autonomía, tiene tipos normativos propios y reviste cierta horizontalidad desde el punto de vista de la jerarquía normativa.
Por ser un orden autónomo cuenta con medios propios de creación de normas. Estos dan lugar a unos tipos normativos que son los elementos fundamentales del orden jurídico normativo, y que en el Derecho Internacional contemporáneo son: los principios generales del derecho, el derecho convencional, el derecho consuetudinario y la acción normativa de las Organizaciones Internacionales.
Entre ellos existe un orden de relación de modo que el conjunto no es un mero agregado de normas sino un sistema dotado de coherencia.
Podemos encontrar diversas diferencias con la estructura del ordenamiento jurídico interno: 1. Los tratados y los actos normativos de las Organizaciones Internacionales no tienen equivalente en el sistema interno del Estado.
2. Los principios generales del Derecho y la costumbre tienen un contenido matizado y una función distinta a los que les corresponden en el Derecho Interno.
3. La relación entre los elementos del sistema no es de prelación o jerarquía de fuentes, sino de coordinación y coherencia por razón de la horizontalidad entre ellos.
No podemos sostener que el tratado tenga un rango superior a la costumbre o viceversa.
A) Los procedimientos de creación de las normas y obligaciones internacionales.
Tenemos que distinguir entre norma jurídica (mandato imperativo) y obligaciones jurídicas (comportamientos que los sujetos deben seguir en aplicación de las normas jurídicas.
Proceden de éstas pero no son lo mismo).
En el procedimiento de creación de normas y obligaciones internacionales es clave el papel de los destinatarios. Algunos dicen que las normas y obligaciones proceden de la voluntad de los sujetos, pero no de forma unilateral sino concertada, concurrente, con consentimiento de dos o más sujetos.
La ONU utiliza la palabra consensus (consentimiento concertado); la norma u obligación aparece cuando cada uno de los sujetos ha dado su consentimiento.
El consentimiento puede ser expreso, como en el caso de los Tratados Internacionales. Se lleva a cabo según los términos acordados por las partes. En este caso sólo obliga a los que son parte del tratado, los que manifestaron su consentimiento.
El consentimiento es tácito si lo expresan los sujetos mediante la repetición de actos, como en el caso de la Costumbre Internacional.
Si la norma es cumplida por todos, se trata de una costumbre general, y si sólo es cumplida por algunos Estados, costumbre particular.
Se entiende en el caso de la Costumbre internacional que el reconocimiento es tácito siempre que no haya manifestación contraria expresa por parte de un sujeto internacional.
Un acto unilateral de un sujeto puede tener repercusiones en terceros. Se plantea un problema a la hora de dictar las resoluciones, ya que su fundamento último son los Tratados Internacionales, y la aplicación de éstos dependerá de si todos los sujetos envueltos en la controversia han manifestado su consentimiento a un determinado tratado.
Sólo se podrá aplicar un tratado para resolver una determinada controversia si todos los sujetos que forman parte del conflicto han prestado su consentimiento expreso a ese tratado.
Si esto no sucede, se puede acudir a normas no escritas, consuetudinarias, a las que se presta un consentimiento tácito, siempre y cuando ninguno de los sujetos implicados en el conflicto haya manifestado de manera expresa su oposición a dicha norma.
Aparece también la figura del objetor persistente: aquel Estado que objeta de manera constante cada vez que se le quiera aplicar una norma general y manifiesta su oposición.
Llegados a un punto, si no manifiesta su oposición expresamente se supone que lo hace tácitamente (el silencio cuenta).
B) Derecho Internacional general y Derecho Internacional particular.
Ésta es una matización que ha sido introducida por la ciencia del Derecho, no por la norma internacional, para permitir abarcar con cierto orden los contenidos normativos del Derecho Internacional Público.
Obedece, en última instancia, al principio de igualdad soberana de los Estados, lo que implica que un Estado no puede verse obligado por una norma a la que no ha prestado su consentimiento o en cuya elaboración no ha participado.
- Derecho Internacional particular. Tomemos como ejemplo ilustrativo el Acuerdo Hispano-norteamericano sobre bases militares o los distintos convenios sobre seguridad social del nacional emigrante, vigentes con Francia, Alemania o Reino Unido.
Es común a todos ellos la circunstancia que enuncian derecho y obligaciones específicos que vinculan a las partes entre sí y cuyo contenido es diferente a otros tratados de la misma naturaleza que obligan a España con otros Estados.
Son normas de Derecho Internacional Público particular. Están vigentes para unos Estados pero no para otros.
Un conjunto intermedio en este sentido lo constituyen las normas vigentes para ciertos grupos de Estados integrados en Organizaciones Internacionales de ámbito regional.
Por ejemplo las normas que derivan de los tratados básicos de las Comunidades Europeas. Son normas con carácter general entre los Estados miembros del respectivo sistema regional pero para los Estados no miembros son de carácter particular y no les vinculan.
- Derecho Internacional general. También llamado derecho común internacional, es el que vincula a todos los miembros de la Sociedad Internacional.
Exponente de este tipo son algunas normas contenidas en la Carta de las Naciones Unidas, así como las que constituyen costumbre generalmente aceptada o recogida en tratados suscritos por casi todos los miembros de la Sociedad Internacional.
Entre éstos, los Convenios de Ginebra de 1949, la regla que establece la anchura del mar territorial… C) Normas dispositivas y normas imperativas. IUS COGENS.
Podemos referirnos el asociación internacional contemporánea a una estructura denominada comunitaria, regida por el principio de solidaridad que, sí bien es cierto que se encuentra, como hemos indicado anteriormente, en un proceso de formación, determina la conveniencia de una tercera estructura jurídico-formal comunitaria y humanizada.
Esta tercera estructura se va a reflejar en los caracteres del derecho internacional a través de las manifestaciones, entre otras, en que los intereses protegidos por las normas, en la naturaleza normativa a la reglas y en el modo de aplicación forzosa de los derechos establecidos en dichas reglas.
Se partimos de un criterio distintivo que atiende al interés protegido por las normas internacionales, observamos enseguida al analizarlas que, por razón de la clase o tipo de interés protegido, existan reglas normas que pretenden satisfacer ya el interés individual de los sujetos estatales y que son propias de la estructura racional (, la mayoría de reglas que atribuyan o conocen la competencia del estado sobre despacio las personas), ya el interés común de un grupo de estados y que son propias de la estructura institucional (, la reglas que se ocupan de la cooperación para el desarrollo tanto en el plan ha descentralizado como en el organizado, es decir, en el seno de las organizaciones internacionales).
Pero, junto a esas reglas, también hay otras que protege no ya intereses de los estados individualmente considerados en grupo, sino intereses colectivos incialmente de la comunidad internacional en su conjunto, que pretende la realización solidaria y un cierto orden público internacional basado en la adhesión a un mismo código de valores mínimos.
Esta regla son características de una tercera estructura que podemos denominar comunitaria, en el sentido de que se trata de una estructura en proceso de cristalización, ya que faltan actualmente en el sistema internacional lazos de solidaridad materia suficientes para hablar de una comunidad internacional.
La nación de comunidad internacional no pasa de ser hoy más que una noción estratégica o de costumbre y un imprescindible punto de referencia utópico.
En otros términos, la comunidad internacional es hoy mucho más una apuesta histórica que una certidumbre.
Pueden servirnos para ilustrar normativamente esa tercer estructura la regla que prohíbe la agresión, la regla que prohíbe el establecimiento o o el mantenimiento por la fuerza de una dominación colonial y la regla que prohíbe la contaminación masiva de la atmósfera o de los mares.
La consolidación estatal se estructuran o niega las otras dos estructuras (el derecho internacional racional el derecho internacional institucional), sino que se basan ellas, sino producto sobre todo de la influencia renovadora y de cambio ejercida por la estructura institucional, porque es cierto que estructura comunitaria se aviene mal en General con estructura racional.
En fin, la reglas propias la estructura comunitaria ponen bien de manifiesto o las profundas relaciones entr estructuras ya que esas reglas se han gestado paralelamente los marcos racional de institucional a través de la práctica estatal y de las organizaciones internacionales, en particular de la ONU, para terminar constituyéndose en normas de derecho internacional comunitario, que pretende informar el ordenamiento internacional contemporánea en su totalidad.
Por razón de la naturaleza normativa de las reglas que protegen y formalizan esas clases o tipos de intereses, cabe distinguir entre normas de derecho dispositivo o ( IUS DISPOSITIVUM), que son las más numerosas y las únicas a las que hasta ahora habíamos de referencia y normas de derecho perentorio o imperativo (IUS COGENS), muy escasas enumera.
La reglas dispositivas se definen por que dos o más estados pueden mediante acuerdo excluir su aplicación o modificación su contenido sus relaciones mutuas; mientras que la reglas perentorias o imperativas lo admite la exclusión o la modificación de su contenido y declara nulo cualquier acto contrario al mismo.
Las primeras pretende satisfacer los intereses individuales y comunes de los estados, propios de las estructuras relacional e institucional.
Las segundas, en cambio, pretenden dar respuesta los intereses colectivos esenciales de todo el grupo social, que son propios de la nueva estructura comunitaria y que exigen reglas cualificadas por su grado de obligatoriedad, lo que conlleva la superior jerarquía de las mismas frente al resto de las normas del ordenamiento.
Eso virtud los artículos 53 y 64 del convenio de Viena de 23 de mayo 1969 sobre el derecho de los tratados, en el que España es parte (BOE de 13 junio de 1980), establece la nulidad o terminación de los tratados contrarios a una norma de ius cogens, ofreciendo además el art.53 una noción de norma imperativa: “ Es nulo todo tratado que, en el momento su celebración, éste en oposición con una norma imperativa de derecho internacional General. Para los efectos de la presente convención, una norma imperativa de derecho internacional General es una norma acepta de reconocida por la comunidad internacional de estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser modificada por norma ulterior de derecho internacional General que tenga el mismo carácter”.
Resulta impensable un ordenamiento en el que no haya más que normas permisivas, que permitan a los sujetos hacer algo, sin prohibirles ni mandarles nada.
En todo ordenamiento la imperatividad de algunas de sus normas expresa la indefectible necesidad de que la sociedad defienda sus intereses esenciales.
Las normas imperativas de derecho internacional general son normas de derecho general, obligan a todos. No se contienen en norma escrita, aunque eso no impide que algunas puedan estar recogidas.
Estas normas, que pertenecen a la costumbre internacional, para que se conviertan en normas de ius cogens, es necesario, además de su práctica generalizada, la convicción de que el mandato de esa norma es imperativo, que no se puede disponer de ella.
Algunos ejemplos serían: la prohibición de la amenaza del uso de la fuerza (guerra), la libre determinación de los pueblos o la integridad de los Estados.
El problema a la hora de determinar si una norma es de ius cogens es que no todos los Estados están siempre de acuerdo, es muy difícil.
La relación de las normas imperativas con las demás normas es de validez: la norma ordinaria que entre en contradicción con una norma de ius cogens será nula.
Si son dos normas imperativas las que entran en contradicción la relación será de aplicabilidad: no anula una a la otra sino que hay que determinar en cada caso qué norma prevalece sobre la otra.
El ius cogens no es algo estático, sino que pueden incorporarse nuevas normas (que tengan ese carácter de imperatividad), modificarse o desaparecer, debido a la distinta concepción de las normas que tienen los sujetos en cada momento histórico.
D) Normas y obligaciones. Las obligaciones ERGA OMNES.
En Derecho Internacional Público se ha venido exigiendo tradicionalmente el cumplimiento de obligaciones, pero en DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO, al contrario que en Derecho interno, no existen procedimientos que garanticen la seguridad jurídica, no hay órganos que tengan capacidad para limpiar el ordenamiento de leyes contrarias a otras, etc.
Además, en DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO los principales aplicadores de las normas jurídicas son los propios destinatarios de ellas.
Como consecuencia, cada Estado procura que se le respeten todos los derechos que le atribuye el ordenamiento jurídico y busca que los demás Estados cumplan sus obligaciones. De ahí la importancia de las obligaciones jurídicas.
En Derecho Internacional Público, para ver quién puede exigir una obligación, hay que mirar quien es el titular de los derechos que resultan de esa determinada obligación.
Estas obligaciones son generalmente sinalagmáticas, y se basan el aforismo romano ―DO UT DES‖ (te doy para que me des).
Así, el cumplimiento de una obligación no podrá exigirlo cualquiera, sino sólo aquel que resulta directamente beneficiado.
Pero las obligaciones en el ordenamiento internacional no son sólo sinalagmáticas. Esto sólo sería posible entre pocos Estados, y cuando hubiera pocas obligaciones.
Hay intereses, valores colectivos esenciales, que las normas imperativas pretenden proteger, y que se traducen en obligaciones de una importancia particular, que conciernen a todos los Estados, es decir, son obligaciones que tienen los Estados frente a toda la Comunidad Internacional u obligaciones erga omnes.
Las obligaciones erga omnes no se establecen en beneficio de ningún Estado concreto sino en beneficio de la Comunidad Internacional en su conjunto. Pero esta no tiene personalidad jurídica propia, no puede actuar en su propio nombre.
Gracias a descentralización, cualquier sujeto de derecho internacional puede reclamar el cumplimiento siempre que se trate de una obligación erga omnes.
Las obligaciones erga omnes deben proceder de normas generales, no de proceder de normas particulares. Las normas imperativas de ius cogens generan obligaciones erga omnes, pero el concepto y origen de estas obligaciones es más amplio que el del ius cogens. Proceden del ius cogens pero también de normas ordinarias generales.
E) Los procedimientos de aplicación del Derecho Internacional Público.
Los procedimientos de aplicación del DIP son descentralizados, ya que la sociedad internacional es una sociedad descentralizada debido a que no hay ningún poder público con capacidad suficiente para imponer su poder a los Estados, que además son independientes.
Las consecuencias de esta descentralización se manifiestan en: 1. La forma de crear las normas 2. La aplicación de las normas La evolución del ordenamiento jurídico ha ido generando modificaciones en los modos de aplicación del derecho, pero estas modificaciones son particulares, no generalizadas.
CONTRAMEDIDAS: consiste en establecer relaciones bilaterales entre los sujetos de Derecho y se fundamenta en lo que anteriormente se llamaban represalias.
Una contramedida es un hecho ilícito que realiza un sujeto, pero que deja de ser ilícito si se entiende como una reacción a un hecho ilícito previo.
Entonces se trata de una reacción lícita siempre y cuando: - no se utilice la amenaza del uso de la fuerza.
- las contramedidas tienen que ser siempre pacíficas.
LA RETORSIÓN: es una acción de un sujeto internacional hacia otro, inamistosa pero no ilícita.
LA SANCIÓN: se equipara con lo que serían las represalias que adaptan los Estados, pero éstas son adaptadas por las Organizaciones Internacionales.
En Derecho Internacional Público hay una norma general, no se sabe si imperativa o dispositiva, que obliga a los Estados a arreglar las controversias surgidas con otros Estados de manera pacífica. Como existe esta obligación, lo que inicialmente es un conflicto entre dos Estados con una calificación unilateral de los hechos (tu me la lías, yo te la lío), si no se consigue resolver de manera pacífica, puede acabar siendo resuelto por un tercero, dejando de ser así un método totalmente descentralizado de arreglo de controversias.
Los medios de arreglo pacífico de las controversias establecen la libertad de medidas, no hay un catálogo cerrado, pero con el único límite de que éstos sean pacíficos y adecuados.
El art. 33 de la Carta de las Naciones Unidas, se recogen numerosos medios de arreglo de las controversias: MEDIOS PACIFICOS: negociación, mediación, conciliación.
MEDIOS JURÍDICOS: arbitraje, arreglo jurídico La negociación directa no implica que aparezca un tercero, pero ya no es una determinación individual de los hechos, es una negoción y se necesitan al menos dos partes (los dos estados envueltos en la controversia).
En los demás medios interviene un tercer Estado que propone soluciones. Además en el arbitraje y el arreglo jurisdiccional, este tercero tiene capacidad para resolver la controversia mediante métodos jurídicos.
En ocasiones la intervención de terceros se produce con carácter vinculante, y de cierta manera institucionalizada, acercándose a los procedimientos de aplicación del Derecho interno. Sin embargo, en Derecho Internacional, para que este tercer Estado pueda actuar, es necesario el consentimiento de las partes.
Si este consentimiento ningún tercero puede imponer su voluntad. El Tribunal Internacional de justicia es un medio de arreglo jurisdiccional.
El problema está en que no hay relación jerárquica entre éste y el resto de Tribunales Internacionales. Su posición no es comparable a la del Tribunal Constitucional en Derecho interno.
Para que un Tribunal de Justicia Internacional pueda aplicar el Derecho Internacional tiene que existir el consentimiento de todas las partes que intervienen en el caso: si no el Tribunal de Justicia internacional no podrá juzgar. Además, hace falta una manifestación expresa de que se acepta la jurisdicción del tribunal.
Otro supuesto de aplicación institucionalizada del Derecho Internacional es en los casos de mantenimiento de la paz internacional. En esta ocasión aplica el Derecho el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Si tiene esta potestad es simplemente porque existe una ratificación previa de todos los Estados.
...