4.5. Nacimiento y desarrollo de la democracia (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de la Cultura y de las Instituciones Europeas
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 31/05/2014
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

5.  NACIMIENTO  Y  DESARROLLO  DE  LA  DIPLOMACIA  DEL  SIGLO  XV  Y  XVI       Tema   de   hoy   es   cuando   el   conflicto   ya   no   se   soluciona   por   armas,   sino   con   palabras,   con   negociaciones  diplomáticas.  La  diplomacia  nace  de  nuevo,  se  configura,  en  la  edad  moderna,   se  configura  ahora.  El  papel  del  diplomático  se  va  dibujando  a  lo  largo  de  la  edad  moderna.       El  papel  de  la  diplomacia  en  el  equilibrio  de  los  estados  italianos     1r   lugar   en   que   hay   tendencia   a   la   práctica   diplomática   es   el   mantenimiento   del   equilibrio   itálico.  Es  el  equilibrio  de  la  Paz  de  Lodi  (1454),  que  marca  equilibrio  de  los  estados  italianos   durante   40   años,   hasta   la   muerte   de   Lorenzo   de   Medici   (1492),   hasta   comienzo   guerras   de   Italia   (1494-­‐1559).   Llega   tras   años   de   conflictos   entre   los   estados.   El   mantenimiento   de   este   equilibrio   implicó   negociación   entre   señores   italianos,   que   visitaban   las   cortes   cercanas,   negociaban   con   el   papa   también,   y   en   estos   cuarenta   años   se   forma   una   1ª   generación   de   embajadores   procedentes   de   un   ámbito   humanista,   que   comparten   intereses   culturales   comunes.   Personas   que   habían   de   saber   convencer   a   los   representantes   de   otras   cortes   à   había  que  enviar  a  personas  que  tuvieran  buen  uso  de  la  palabra.  El  papel  de  diplomático  iba   acompañado  de  la  cultura:  lectura  de  clásicos,  encontrar  ahí  ejemplos  para  su  práctica,  para  su   manera  de  operar.  Usar  clasicidad  para  dar  validez  a  sus  argumentaciones  en  la  defensa  de  su   señor.   Riqueza   de   léxico   y   argumentaciones   era   importante,   impresionabas   y   favorecía   las   negociaciones   para   llevarlas   donde   el   señor   les   pedía.   Eran   embajadores   que   conocían   las   expectativas  de  su  señor  al  que  sirven.     Pero  textos  como  los  de  Maquiavelo  o  Guicciardini  muestran  como  no  siempre  es  así:  habla  de   cómo  tratar  el  príncipe  a  los  embajadores.       Guicciardini     Y   Guicciardini   (1483-­‐1540),   mismas   referencias   que   Maquiavelo   à   “la   practica   de   negociar”.   Viajó  por  las  cortes  europeas  representando  diferentes  poderes  (como  diplomático),  y  de  sus   experiencias   diversas   habla   también   muchísimo   de   su   tarea   de   embajador,   dando   siempre   consejos  a  los  príncipes.     • En   una   parte   del   texto,   habla   de   la   importancia   del   secreto   en   la   tarea   de   embajador   y   las  negociaciones  (hay  cosas  que  no  hay  que  decir  o  saber  por  anticipado,  y  otras  que   hay  que  esconder  discretamente).     • • • • • Dice  que  hay  que  comunicar  lo  que  se  quiere  y  punto,  el  rey  ha  de  ser  prudente  incluso   con  sus  consejeros,  que  pueden  interpretar  a  su  manera,  por  lo  que  sólo  decir  lo  que   hay  que  decir  y  punto,  no  más.     E  importa  saber  modelarse,  adaptar  el  discurso  a  cualquier  ambiente.     Importa   también   la   discreción…   son   personas   que   no   deben   ser   molestas,   siempre   bien  aceptadas.     Embajadores  han  de  ser  prudentes,  íntegros,  leales  y  afectos  para  que  no  se  pongan  al   servicio  de  otros.  El  rey  tiene  que  saber  para  darle  las  informaciones  completas  que  su   embajador  es  de  confianza  absoluta,  sino  no  hacérselo  saber  todo.     Y  había  hábitos  que  habían  que  seguir  los  embajadores.       La  disimulación     Otro  elemento  a  partir  del  XVII  à  Disimulación.     • • • • Desde  el  punto  de  vista  moral,  era  como  mentir.     Al  embajador  se  le  está  mintiendo,  no  se  le  muestra  todo  por  el  rey.     Disimular  también  consistía  en  dar  parcialmente  la  verdad  o  disimularla.     Esto  fue  poco  a  poco  aceptado  y  fue  clave  en  la  diplomacia  del  XVII.     Las  negociaciones  que  llevaran  a  la  Paz  de  Westfalia,  en  “Elogio  a  la  disimulación”  (1641),  se   habla   de   una   disimulación   honesta,   que   no   habla   de   honor   político   y   de   hombres,   sino   de   cómo   aceptar   la   disimulación   para   mantener   el   diálogo   y   lograr   los   propios   objetivos.   Así   la   disimulación  es  buena,  permite  un  diálogo  donde  no  sería  incluso  posible  la  negociación.  Así,   se   reserva   tipos   diferentes   de   disimulación   para   maniobrar   las   voluntades   de   los   interlocutores,  con  informaciones  escondidas  o  expresadas  solo  en  el  último  momento.     De  aquí,  el  discurso  de  la  corte  se  complica.  La  verdad  nunca  es  como  siempre,  y  hace  dudar   entre   lo   que   es   real   y   lo   que   no,   una   vez   es   posible   disimular   en   tantos   contextos   cortesanos   y   de  negociación.   De   ahí   que   la   formación   del   diplomático   en   palabra   y   diálogo   se   vuelva   cada   vez   más   importante.  Para  ganarse  al  interlocutor,  hay  que  impresionar  con  sus  palabras.       El  regalo  diplomático     Pero  antes  de  hablar,  para  hacerse  aceptar  en  la  corte,  como  presentarse  siendo  un  extranjero   que  acaba  de  llegar  y  representante  muchas  veces  al  rey  enemigo  que  está  en  guerra  con  ellos:   llevar  regalos.     La  apertura  de  un  diálogo  sobre  textos  relativos  al  papel  del  embajador  siempre  hablan  de  los   regalos.   La   entrada   en   corte   siempre   se   acompañaba   del   regalo,   que   había   de   gustar,   que   sabías  que  agradaba.  Se  necesitaban  intermediarios  para  ello,  que  conocieran  a  la  corte  y  los   gustos   de   ésta   y   del   rey.   El   regalo   diplomático   era   clave   en   la   presentación   del   diplomático.   Además,  genera  una  deuda  para  el  regalado  à  esta  práctica  genera  una  tendencia  a  devolver   el   regalo   con   otro   obsequio,   pero   sobre   todo,   con   el   derecho   de   ser   escuchado.   El   regalo   abría   pues  puertas.   Pero   desde   Felipe   II   en   monarquía   hispánica   se   vigila   por   ello   muchísimo   la   recepción   de   regalos,  porque  podían  ser  objeto  de  corrupción  enorme.  Los  altos  funcionarios  no  lo  podrán   recibir.   Se   siguen   recibiendo,   pero,   porque   se   envían   a   las   virreinas   o   como   objetos   de   devoción   (algo   que   no   se   puede   rechazar).   Así,   la   práctica   es   que   los   altos   funcionarios   no   pueden  recibirlo,  pero  siempre  había  manera  de  mover  las  ventajas  mediante  otras  maneras   de   hacer   llegar   regalos.   Pero   donde   recibían   su   legitimación   era   en   la   corte.   En   el   ritual   de   entrada  embajador  había  el  momento  de  la  entrega  de  su  regalo,  y  siempre  se  especulaba  con   lo  que  traería  (producciones  locales  que  suscitaban  curiosidad  o  algo  que  interesara  al  rey,  a   veces   también   regalaban   personas,   como   un   músico…).   Así,   los   regalos   llevan   dentro   esta   dinámica  de  abrirse  camino  en  la  corte.   Otra  manera  de  abrirse  camino  en  la  corte:  era  organizar  banquetes  en  las  residencias,  donde   se   podía   invitar   a   todos   los   miembros   de   la   corte,   donde   se   desplegaba   todo   un   convite   cortesano,   que   implica   gran   conocimiento   sobre   cada   uno.   Estas   recepciones   y   homenajes   ofrecidos   a   la   corte   daba   también   imagen   de   riqueza   y   prosperidad   del   señor   que   envía   al   embajador,  que  invita  a  esos  nobles  a  su  palacio.     La  Roma  papal:  un  entorno  de  auténtica  guerra  diplomática     Un  ejemplo  de  competencias  entre  delegaciones  diplomáticas  era  Roma,  porque  había  señores   y  monarcas  que  querían  un  papa  favorable  a  su  monarquía.  La  guerra  diplomática  autentica  se   da   con   la   Roma   papal.   Los   señores   han   de   vehicular   la   elección   papal,   que   puede   ser   favorable   a   un   monarca   u   otro,   con   un   trabajo   previo   largo,   que   es   conquistar   a   los   funcionarios   de   la   corte   de   Roma,   votando   a   los   cardenales,   que   se   intentaba   ponerlos   al   lado   de   un   bando   u   otro,  regalando  cosas  a  cardenales,  haciendo  homenajes,  o  competir  mediante  fiestas  por  cada   delegación.  Embajadores  españoles  y  franceses  que  hacen  fiestas  para  poder  impresionar  a  la   corte  papal.     Es   la   coincidencia   de   dos   fiestas   dinásticas   en   contexto   competencia   entre   Francia   y   España   tras   paz   de   pirineos   en   el   1659,   la   competencia   Francia-­‐España   es   diplomática   y   constante.   Monarquía  hispánica   quiere   mostrar   que   no   ha   entrado   en   época   de   decadencia,   y   la   francesa   quiere  mostrarse  como  emergente  y  hegemónica.  Y  en  Carnaval  de  1662,  con  el  nacimiento  de   1r  hijo  de  Luís  XIV,  el  delfín,  y  un  hijo  masculino  de  Felipe  IV,  futuro  Carlos  II.  Y  ambos  han  de   impresionar  a  la  corte,   mostrar  la  potencia  del  rey  mediante  los  embajadores  a  representar  en   Roma.  Se  dan  sólo  con  dos  semanas  de  margen.     Y   las   delegaciones   luchan   para   asegurarse   en   Roma   el   favor   de   los   cardenales,   controlar   los   futuros  conclaves,  la  política  de  los  futuros  papas.  En  esta  época  los  papas  se  alternan  entre  los   favorecidos  por  monarquía  hispánica  y  los  de  la  francesa.  Hacen  políticas  o  no  cercanas  a  una  u   otra   monarquía.   Dentro   de   todo   esto   las   celebraciones   de   las   fiestas   dinásticas   era   otro   momento   importante,   de   representación   del   papel   de   la   potencia   que   llevaba   a   los   embajadores   (o   de   los   propios   embajadores).   En   la   fiesta   de   1662,   se   están   celebrando   los   nacimientos   en   1661   del   hijo   de   Luís   XIV,   el   delfín,   y   el   hijo   de   Felipe   IV   (el   infante   Carlos).   Francia   presentó   una   gran   máquina   de   fuegos   artificiales   y   lo   último   que   queda   en   pie   es   el   delfín.  Fue  un  espectáculo  increíble.  La  respuesta  española:  en  la  misma  plaza,  se  recrea  una   área  de  un  jardín  lleno  de  agua  y  plantas  (elementos  de  abundancia  para  indicar  la  prosperidad   de  la  corona)  con  celebración  del  carro  del  sol  (monarquía  solar,  que  controla,  ilumina,  todo  el   mundo)  y  con  el  águila,  emblema  de  la  casa  de  Austria.  Todo  se  quemó  hasta  solo  quedar  los   elementos  importantes  del  linaje.  Y  se  hicieron  otra  serie  de  exaltaciones.  Es  muestra  de  una   roma  que  era  escenario  continuo  de  guerras  de  competición  diplomática.     Ejemplo  de  la  delegación  portuguesa  durante  la  revuelta  de  Portugal     Revuelta   portuguesa:   1640-­‐1668.     En   Portugal,   rey   Joao   IV,   de   casa   de   Braganza,   y   lidera   la   revuelta   y   presenta   una   nueva   dinastía   como   heredera   del   trono.   Y   así,   en   el   1642   envía   su   representante  a  Roma,  y  llega  a  las  armas  con  el  embajador  español  que  no  lo  puede  soportar,   ante   un   papa   muy   cercano   a   Francia   y   que   no   se   había   expresado   claramente   respecto   a   la   embajada.  Era  Urbano  VIII.  Joao  IV  pedía  que  Roma  resolviera  el  debate  que  tenía  con  España   durante   la   revuelta   (elección   de   obispos…).   Y   la   competencia   quedó   clara   en   la   lucha   diplomática  en  Roma.  Cada  uno  tenía  de  nuevo  sus  Iglesias.  Eran  delegaciones  permanentes,   donde  se  presentaban  permanentemente  las  instancias  de  las  otras  legaciones  en  Roma.     Dentro  de  estos  desequilibrios,  Roma  sigue  siendo  escenario  diplomático  en  estos  conflictos.       Resumen  sobre  las  ideas  anteriores     Era   muy   importante   saber   muchas   lenguas   modernas   para   ser   embajador.   Ser   poliglota   era   clave   para   ser   buen   embajador.   Y   buenas   dotes   de   habla   (captar   la   atención   y   controlar   opinión   de   los   interlocutores).   Buena   cultura,   escritura,   e   ir   argumentado   con   buena   base   cultural   los   puntos   de   vista   del   buen   embajador.   Buena   formación   clásica,   lengua   común,   +   buen   uso   de   los   medios   retóricos   (disimulación   como   práctica   constante  à   decir   las   cosas   a   medias   o   dar   a   entender   otras   cosas).   Crea   expectativas   contrastantes   y   podía   abrir   diálogo.   Aumentar  la  capacidad  de  contactos  y  conocimientos  de  la  facción  adversa  también  mediante   disimulación.   Como   máximo   de   disimulaciones   permitidas:   críticas   morales   sobre   estas   prácticas  existían,  pero  cuando  estas  llevaban  a  paz  y  equilibrio  las  convirtieron  en  viable.  La   diplomacia  pasaba  por  este  camino.     Y  el  otro  camino  era  el  regalo  diplomático.  Muchas  veces  ya  se  esperaban.  Centros  como  los   italianos   de   pequeñas   cortes,   centros   artísticos   clave,   sobreviven   gracias   también   al   uso   de   regalos.  Recibían  la  atención  de  los  grandes  monarcas  por  su  arte,  y  recibían  así  el  favor  en  una   época  de  grandes  monarcas.  El  regalo  era  elemento  importante  de  alianza.  Ejemplo:  la  rosa  de   oro   a   las   mujeres,   para   evitar   las   prácticas   como   prácticas   de   corrupción   por   los   propios   maridos.   Los   papas   por   ejemplo,   a   mediados   del   XVII,   cuando   ya   no   tienen   influencia   en   el   equilibrio  internacional  à  Alejandro  VII  envía  a  su  mejor  artista,  Bernini,  al  París  de  Luís  XIV,  es   una  práctica  diplomática,  base  de  una  estable  relación  entre  ambos.     Luego  hemos  visto  el  ejemplo  de  las  festividades  diplomáticas.     El  Grand  Tour  entre  los  embajadores     Los  buenos  diplomáticos,  para  ser  aceptados,  habían  de  formarse  como  viajeros:  práctica  del   grand  tour  (practica  de  la  elite  cultural  del  XVIII,  que  ya  está  en  el  XVII  para  las  cortes  políticas).       Westfalia  (1648)     Paz  de  Westfalia,  que  tiene  lugar  en  Münster  y  Osnabrück,  en  1648,  es  hija  de  una  conferencia   por  la  paz  anterior,  que  se  puso  en  marcha  en  el  1643.     Se  escogen  estas  áreas  de  Westfalia  porque  eran  cercanas  a  las  zonas  de  conflictos  abiertos.   Era  área  del  Rin  y  norte  de  Alemania  más  cercana  a  los  países  bajos.  Proximidad  a  las  líneas  de   conflictos  abiertas.  Las  dos  ciudades  se  declararon  neutrales.  Eran  tierras  del  Imperio  pero  el   emperador   no   decidía   (lo   gestionaban   entidades   locales   sencillamente).   10.000   llegan   para   firmar  la  paz,  cada  embajador  con  un  séquito  de  300  personas…   Y   dentro   de   las   dos   ciudades,   eran   dos:   porque   no   se   encontró   un   único   espacio   para   católicos   y  protestantes:   • • Münster:  católicos   Osnabrück:  se  decidió  la  suerte  de  las  potencias  protestantes   Y   ahí   también   entró   por   ejemplo   embajador   veneciano.   Todas   las   potencias   europeas   se   consideraba   involucradas   en   ello,   a   pesar   de   no   ser   signatarios,   tenían   que   estar   ahí   para   aceptarlo,   incluso   las   que   no   entraron   en   guerra.   Y   allí   por   parte   veneciana   vimos   grandes   maestros  de  la  diplomacia,  que  gestionaban  las  informaciones  y  controlaban  las  delegaciones   diplomáticas  e  informaban  de  manera  constante  a  sus  dogos  y  elites  venecianas.     Así,  dos  centros  con  un  convoy  continuo  que  hacía  correr  las  informaciones  entre  una  ciudad  y   la   otra.   Primero   resultado   es   el   tratado   de   Münster   que   pone   las   pautas   también   para   el   siguiente,  y  está  en  las  bases  de  todos  los  tratados  europeos  posteriores,  como  el  de  Utrecht   en  el  1713,  o  en  Versalles  tras  1ª  G.  M.   La  idea  de  dar  las  bases  para  un  tratado  de  paz  de  larga  duración  se  elabora  ahora.     ...

Tags: