TEMA 3 – HISTORIA DEL PENSAMIENTO EVOLUTIVO (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Genética - 3º curso
Asignatura Evolución
Año del apunte 2016
Páginas 34
Fecha de subida 08/04/2016
Descargas 9

Vista previa del texto

Evolución Alba Ibáñez Galera TEMA 3 – HISTORIA DEL PENSAMIENTO EVOLUTIVO Quantitative Analysis of Culture Using Millions of Digitized Books – Science ABSTRACT: We constructed a corpus of digitized texts containing about 4% of all books ever printed. Analysis of this corpus enables us to investigate cultural trends quantitatively. We survey the vast terrain of ‘culturomics,’ focusing on linguistic and cultural phenomena that were reflected in the English language between 1800 and 2000. We show how this approach can provide insights about fields as diverse as lexicography, the evolution of grammar, collective memory, the adoption of technology, the pursuit of fame, censorship, and historical epidemiology. Culturomics extends the boundaries of rigorous quantitative inquiry to a wide array of new phenomena spanning the social sciences and the humanities.
ARTÍCULO: Reading small collections of carefully chosen works enables scholars to make powerful inferences about trends in human thought. However, this approach rarely enables precise measurement of the underlying phenomena.
Attempts to introduce quantitative methods into the study of culture (1–6) have been hampered by the lack of suitable data.
We report the creation of a corpus of 5,195,769 digitized books containing ~4% of all books ever published.
Computational analysis of this corpus enables us to observe cultural trends and subject them to quantitative investigation. ‘Culturomics’ extends the boundaries of scientific inquiry to a wide array of new phenomena.
The corpus has emerged from Google’s effort to digitize books. Most books were drawn from over 40 university libraries around the world. Each page was scanned with custom equipment (7), and the text was digitized by means of optical character recognition (OCR). Additional volumes, both physical and digital, were contributed by publishers. Metadata describing the date and place of publication were provided by the libraries and publishers and supplemented with bibliographic databases. Over 15 million books have been digitized [~12% of all books ever published (7)]. We selected a subset of over 5 million books for analysis on the basis of the quality of their OCR and metadata (Fig. 1A and fig. S1) (7). Periodicals were excluded.
The resulting corpus contains over 500 billion words, in English (361 billion), French (45 billion), Spanish (45 billion), German (37 billion), Chinese (13 billion), Russian (35 billion), and Hebrew (2 billion). The oldest works were published in the 1500s. The early decades are represented by only a few books per year, comprising several hundred thousand words. By 1800, the corpus grows to 98 million words per year; by 1900, 1.8 billion; and by 2000, 11 billion (fig. S2).
The corpus cannot be read by a human. If you tried to read only English-language entries from the year 2000 alone, at the reasonable pace of 200 words/min, without interruptions for food or sleep, it would take 80 years. The sequence of letters is 1000 times longer than the human genome: If you wrote it out in a straight line, it would reach to the Moon and back 10 times over (8).
To make release of the data possible in light of copyright constraints, we restricted this initial study to the question of how often a given 1-gram or n-gram was used over time. A 1-gram is a string of characters uninterrupted by a space; this includes words (“banana”, “SCUBA”) but also numbers (“3.14159”) and typos (“excesss”). An n-gram is a sequence of 1-grams, such as the phrases “stock market” (a 2-gram) and “the United States of America” (a 5-gram). We restricted n to 5 and limited our study to n-grams occurring at least 40 times in the corpus.
Evolución Alba Ibáñez Galera Usage frequency is computed by dividing the number of instances of the n-gram in a given year by the total number of words in the corpus in that year. For instance, in 1861, the 1-gram “slavery” appeared in the corpus 21,460 times, on 11,687 pages of 1208 books. The corpus contains 386,434,758 words from 1861; thus, the frequency is 5.5 × 10−5. The use of “slavery” peaked during the Civil War (early 1860s) and then again during the civil rights movement (1955–1968) (Fig. 1B) In contrast, we compare the frequency of “the Great War” to the frequencies of “World War I” and “World War II”.
References to “the Great War” peak between 1915 and 1941. But although its frequency drops thereafter, interest in the underlying events had not disappeared; instead, they are referred to as “World War I” (Fig. 1C).
These examples highlight two central factors that contribute to culturomic trends. Cultural change guides the concepts we discuss (such as “slavery”). Linguistic change, which, of course, has cultural roots, affects the words we use for those concepts (“the Great War” versus “World War I”). In this paper, we examine both linguistic changes, such as changes in the lexicon and grammar, and cultural phenomena, such as how we remember people and events.
The full data set, which comprises over two billion culturomic trajectories, is available for download or exploration at www.culturomics.org and ngrams.googlelabs.com.
The size of the English lexicon. How many words are in the English language (9)? We call a 1-gram “common” if its frequency is greater than one per billion. [This corresponds to the frequency of the words listed in leading dictionaries (7) (fig. S3).] We compiled a list of all common 1-grams in 1900, 1950, and 2000, based on the frequency of each 1-gram in the preceding decade. These lists contained 1,117,997 common 1-grams in 1900, 1,102,920 in 1950, and 1,489,337 in 2000.
Not all common 1-grams are English words. Many fell into three nonword categories: (i) 1-grams with nonalphabetic characters (“l8r”, “3.14159”), (ii) misspellings (“becuase”, “abberation”), and (iii) foreign words (“sensitivo”).
To estimate the number of English words, we manually annotated random samples from the lists of common 1-grams (7) and determined what fraction were members of the above nonword categories. The result ranged from 51% of all common 1-grams in 1900 to 31% in 2000.
Using this technique, we estimated the number of words in the English lexicon as 544,000 in 1900, 597,000 in 1950, and 1,022,000 in 2000. The lexicon is enjoying a period of enormous growth: The addition of ~8500 words/year has increased the size of the language by over 70% during the past 50 years (Fig. 2A).
Notably, we found more words than appear in any dictionary. For instance, the 2002 Webster’s Third New International Dictionary (W3), which keeps track of the contemporary American lexicon, lists approximately 348,000 single-word wordforms (10); the American Heritage Dictionary of the English Language, Fourth Edition (AHD4) lists 116,161 (11).
(Both contain additional multiword entries.) Part of this gap is because dictionaries often exclude proper nouns (fig. S4) and compound words (“whalewatching”). Even accounting for these factors, we found many undocumented words, such as “aridification” (the process by which a geographic region becomes dry), “slenthem” (a musical instrument), and, appropriately, the word “deletable.” This gap between dictionaries and the lexicon results from a balance that every dictionary must strike: It must be comprehensive enough to be a useful reference but concise enough to be printed, shipped, and used. As such, many infrequent words are omitted. To gauge how well dictionaries reflect the lexicon, we ordered our year-2000 lexicon by frequency, divided it into eight deciles (ranging from 10−9 to 10−8, to 10−2 to 10−1) and sampled each decile (7). We manually checked how many sample words were listed in the Oxford English Dictionary (OED) (12) and in the MerriamWebster Unabridged Dictionary (MWD). (We excluded proper nouns, because neither the OED nor MWD lists them.) Evolución Alba Ibáñez Galera Both dictionaries had excellent coverage of high-frequency words but less coverage for frequencies below 10−6: 67% of words in the 10−9 to 10−8 range were listed in neither dictionary (Fig. 2B). Consistent with Zipf’s famous law, a large fraction of the words in our lexicon (63%) were in this lowest-frequency bin. As a result, we estimated that 52% of the English lexicon—the majority of the words used in English books—consists of lexical “dark matter” undocumented in standard references (12).
To keep up with the lexicon, dictionaries are updated regularly (13). We examined how well these changes corresponded with changes in actual usage by studying the 2077 1-gram headwords added to AHD4 in 2000. The overall frequency of these words, such as “buckyball” and “netiquette”, has soared since 1950: Two-thirds exhibited recent sharp increases in frequency (>2× from 1950 to 2000) (Fig. 2C). Nevertheless, there was a lag between lexicographers and the lexicon. Over half the words added to AHD4 were part of the English lexicon a century ago (frequency >10−9 from 1890 to 1900). In fact, some newly added words, such as “gypseous” and “amplidyne”, have already undergone a steep decline in frequency (Fig. 2D).
Not only must lexicographers avoid adding words that have fallen out of fashion, they must also weed obsolete words from earlier editions. This is an imperfect process. We found 2220 obsolete 1-gram headwords (“diestock”, “alkalescent”) in AHD4. Their mean frequency declined throughout the 20th century and dipped below 10−9 decades ago (Fig. 2D, inset).
Our results suggest that culturomic tools will aid lexicographers in at least two ways: (i) finding low-frequency words that they do not list, and (ii) providing accurate estimates of current frequency trends to reduce the lag between changes in the lexicon and changes in the dictionary.
The evolution of grammar. Next, we examined grammatical trends. We studied the English irregular verbs, a classic model of grammatical change (14–17). Unlike regular verbs, whose past tense is generated by adding -ed (jump/jumped), irregular verbs are conjugated idiosyncratically (stick/stuck, come/came, get/got) (15).
All irregular verbs coexist with regular competitors (e.g., “strived” and “strove”) that threaten to supplant them (Fig.
2E and fig. S5). High-frequency irregulars, which are more readily remembered, hold their ground better. For instance, we found “found” (frequency: 5 × 10−4) 200,000 times more often than we finded “finded.” In contrast, “dwelt” (frequency: 1 × 10−5) dwelt in our data only 60 times as often as “dwelled” dwelled. We defined a verb’s “regularity” as the percentage of instances in the past tense (i.e., the sum of “drived”, “drove”, and “driven”) in which the regular form is used. Most irregulars have been stable for the past 200 years, but 16% underwent a change in regularity of 10% or more (Fig. 2F).
These changes occurred slowly: It took 200 years for our fastest-moving verb (“chide”) to go from 10% to 90%.
Otherwise, each trajectory was sui generis; we observed no characteristic shape. For instance, a few verbs, such as “spill”, regularized at a constant speed, but others, such as “thrive” and “dig”, transitioned in fits and starts (7). In some cases, the trajectory suggested a reason for the trend. For example, with “sped/speeded” the shift in meaning from “to move rapidly” and toward “to exceed the legal limit” appears to have been the driving cause (Fig. 2G).
Six verbs (burn, chide, smell, spell, spill, and thrive) regularized between 1800 and 2000 (Fig. 2F). Four are remnants of a now-defunct phonological process that used -t instead of -ed; they are members of a pack of irregulars that survived by virtue of similarity (bend/bent, build/built, burn/burnt, learn/learnt, lend/lent, rend/rent, send/sent, smell/smelt, spell/spelt, spill/spilt, and spoil/spoilt). Verbs have been defecting from this coalition for centuries (wend/went, pen/pent, gird/girt, geld/gelt, and gild/gilt all blend/blent into the dominant -ed rule). Culturomic analysis reveals that the collapse of this alliance has been the most significant driver of regularization in the past 200 years. The regularization of burnt, smelt, spelt, and spilt originated in the United States; the forms still cling to life in British English Evolución Alba Ibáñez Galera (Fig. 2, E and F). But the -t irregulars may be doomed in England too. Each year, a population the size of Cambridge adopts “burned” in lieu of “burnt”.
Although irregulars generally yield to regulars, two verbs did the opposite: light/lit and wake/woke. Both were irregular in Middle English, were mostly regular by 1800, and subsequently backtracked and are irregular again today. The fact that these verbs have been going back and forth for nearly 500 years highlights the gradual nature of the underlying process.
Still, there was at least one instance of rapid progress by an irregular form. Presently, 1% of the English-speaking population switches from “sneaked” to “snuck” every year. Someone will have snuck off while you read this sentence.
As before, this trend is more prominent in the United States but recently sneaked across the Atlantic: America is the world’s leading exporter of both regular and irregular verbs.
Out with the old. Just as individuals forget the past (18, 19), so do societies (20) (fig. S6). To quantify this effect, we reasoned that the frequency of 1-grams such as “1951” could be used to measure interest in the events of the corresponding year, and we created plots for each year between 1875 and 1975.
The plots had a characteristic shape. For example, “1951” was rarely discussed until the years immediately preceding 1951. Its frequency soared in 1951, remained high for 3 years, and then underwent a rapid decay, dropping by half over the next 15 years. Finally, the plots enter a regime marked by slower forgetting: Collective memory has both a short-term and a long-term component.
But there have been changes. The amplitude of the plots is rising every year: Precise dates are increasingly common.
There is also a greater focus on the present. For instance, “1880” declined to half its peak value in 1912, a lag of 32 years. In contrast, “1973” declined to half its peak by 1983, a lag of only 10 years. We are forgetting our past faster with each passing year (Fig. 3A).
We were curious whether our increasing tendency to forget the old was accompanied by more rapid assimilation of the new (21). We divided a list of 147 inventions into time-resolved cohorts based on the 40-year interval in which they were first invented (1800–1840, 1840–1880, and 1880–1920) (7). We tracked the frequency of each invention in the nth year after it was invented as compared to its maximum value and plotted the median of these rescaled trajectories for each cohort.
The inventions from the earliest cohort (1800–1840) took over 66 years from invention to widespread impact (frequency >25% of peak). Since then, the cultural adoption of technology has become more rapid. The 1840–1880 invention cohort was widely adopted within 50 years; the 1880–1920 cohort within 27 (Fig. 3B and fig. S7).
“In the future, everyone will be famous for 7.5 minutes” – Whatshisname. People, too, rise to prominence, only to be forgotten (22). Fame can be tracked by measuring the frequency of a person’s name (Fig. 3C). We compared the rise to fame of the most famous people of different eras. We took all 740,000 people with entries in Wikipedia, removed cases where several famous individuals share a name, and sorted the rest by birth date and frequency (23). For every year from 1800 to 1950, we constructed a cohort consisting of the 50 most famous people born in that year. For example, the 1882 cohort includes “Virginia Woolf” and “Felix Frankfurter”; the 1946 cohort includes “Bill Clinton” and “Steven Spielberg”. We plotted the median frequency for the names in each cohort over time (Fig. 3, D and E). The resulting trajectories were all similar. Each cohort had a pre-celebrity period (median frequency <10−9), followed by a rapid rise to prominence, a peak, and a slow decline. We therefore characterized each cohort using four parameters: (i) the age of initial celebrity, (ii) the doubling time of the initial rise, (iii) the age of peak celebrity, and (iv) the half-life of the decline (Fig. 3E). The age of peak celebrity has been consistent over time: about 75 years after birth. But the other parameters have been changing (fig. S8). Fame comes sooner and rises faster. Between the early 19th century Evolución Alba Ibáñez Galera and the mid-20th century, the age of initial celebrity declined from 43 to 29 years, and the doubling time fell from 8.1 to 3.3 years. As a result, the most famous people alive today are more famous—in books—than their predecessors. Yet this fame is increasingly short-lived: The post-peak half-life dropped from 120 to 71 years during the 19th century.
We repeated this analysis with all 42,358 people in the databases of the Encyclopaedia Britannica (24), which reflect a process of expert curation that began in 1768. The results were similar (7) (fig. S9). Thus, people are getting more famous than ever before but are being forgotten more rapidly than ever.
Occupational choices affect the rise to fame. We focused on the 25 most famous individuals born between 1800 and 1920 in seven occupations (actors, artists, writers, politicians, biologists, physicists, and mathematicians), examining how their fame grew as a function of age (Fig. 3F and fig. S10).
Actors tend to become famous earliest, at around 30. But the fame of the actors we studied, whose ascent preceded the spread of television, rises slowly thereafter. (Their fame peaked at a frequency of 2 × 10−7.) The writers became famous about a decade after the actors, but rose for longer and to a much higher peak (8 × 10−7). Politicians did not become famous until their 50s, when, upon being elected president of the United States (in 11 of 25 cases; 9 more were heads of other states), they rapidly rose to become the most famous of the groups (1 × 10−6).
Science is a poor route to fame. Physicists and biologists eventually reached a similar level of fame as actors (1 × 10−7), but it took them far longer. Alas, even at their peak, mathematicians tend not to be appreciated by the public (2 × 10−8).
Detecting censorship and suppression. Suppression of a person or an idea leaves quantifiable fingerprints (25). For instance, Nazi censorship of the Jewish artist Marc Chagall is evident by comparing the frequency of “Marc Chagall” in English and in German books (Fig. 4A). In both languages, there is a rapid ascent starting in the late 1910s (when Chagall was in his early 30s). In English, the ascent continues. But in German, the artist’s popularity decreases, reaching a nadir from 1936 to 1944, when his full name appears only once. (In contrast, from 1946 to 1954, “Marc Chagall” appears nearly 100 times in the German corpus.) Such examples are found in many countries, including Russia (Trotsky), China (Tiananmen Square), and the United States (the Hollywood Ten, blacklisted in 1947) (Fig. 4, B to D, and fig. S11).
We probed the impact of censorship on a person’s cultural influence in Nazi Germany. Led by such figures as the librarian Wolfgang Hermann, the Nazis created lists of authors and artists whose “undesirable”, “degenerate” work was banned from libraries and museums and publicly burned (26–28). We plotted median usage in German for five such lists: artists (100 names) and writers of literature (147), politics (117), history (53), and philosophy (35) (Fig. 4E and fig. S12). We also included a collection of Nazi party members [547 names (7)]. The five suppressed groups exhibited a decline. This decline was modest for writers of history (9%) and literature (27%), but pronounced in politics (60%), philosophy (76%), and art (56%). The only group whose signal increased during the Third Reich was the Nazi party members [a 500% increase (7)].
Given such strong signals, we tested whether one could identify victims of Nazi repression de novo. We computed a “suppression index” (s) for each person by dividing their frequency from 1933 to 1945 by the mean frequency in 1925– 1933 and in 1955–1965 (Fig. 4F, inset). In English, the distribution of suppression indices is tightly centered around unity. Fewer than 1% of individuals lie at the extremes (s < 1/5 or s > 5).
In German, the distribution is much wider, and skewed to the left: Suppression in Nazi Germany was not the exception, but the rule (Fig. 4F). At the far left, 9.8% of individuals showed strong suppression (s < 1/5). This population is highly enriched in documented victims of repression, such as Pablo Picasso (s = 0.12), the Bauhaus architect Walter Gropius (s = 0.16), and Hermann Maas (s < 0.01), an influential Protestant minister who helped many Jews flee (7). (Maas was later recognized by Israel’s Yad Vashem as one of the “Righteous Among the Nations.”) At the other extreme, 1.5% of Evolución Alba Ibáñez Galera the population exhibited a dramatic rise (s > 5). This subpopulation is highly enriched in Nazis and Nazi-supporters, who benefited immensely from government propaganda (7).
These results provide a strategy for rapidly identifying likely victims of censorship from a large pool of possibilities, and highlight how culturomic methods might complement existing historical approaches.
Culturomics. Culturomics is the application of high-throughput data collection and analysis to the study of human culture. Books are a beginning, but we must also incorporate newspapers (29), manuscripts (30), maps (31), artwork (32), and a myriad of other human creations (33, 34). Of course, many voices—already lost to time—lie forever beyond our reach.
Culturomic results are a new type of evidence in the humanities. As with fossils of ancient creatures, the challenge of culturomics lies in the interpretation of this evidence. Considerations of space restrict us to the briefest of surveys: a handful of trajectories and our initial interpretations. Many more fossils (Fig. 5 and fig. S13), with shapes no less intriguing, beckon: i.
ii.
iii.
iv.
v.
vi.
vii.
viii.
Peaks in “influenza” correspond with dates of known pandemics, suggesting the value of culturomic methods for historical epidemiology (35) (Fig. 5A and fig. S14).
Trajectories for “the North”, “the South”, and finally “the enemy” reflect how polarization of the states preceded the descent into the Civil War (Fig. 5B).
In the battle of the sexes, the “women” are gaining ground on the “men” (Fig. 5C).
“féminisme” made early inroads in France, but the United States proved to be a more fertile environment in the long run (Fig. 5D).
“Galileo”, “Darwin”, and “Einstein” may be well-known scientists, but “Freud” is more deeply ingrained in our collective subconscious (Fig. 5E).
Interest in “evolution” was waning when “DNA” came along (Fig. 5F).
The history of the American diet offers many appetizing opportunities for future research; the menu includes “steak”, “sausage”, “ice cream”, “hamburger”, “pizza”, “pasta”, and “sushi” (Fig. 5G).
“God” is not dead but needs a new publicist (Fig. 5H).
These, together with the billions of other trajectories that accompany them, will furnish a great cache of bones from which to reconstruct the skeleton of a new science.
Teoría evolutiva Mapa conceptual: Evolución Alba Ibáñez Galera En la imagen de abajo a la izquierda podemos ver hace cuantos años los seres humanos domesticamos a otras especies.
Es un mapa durante los albores de la revolución. Ejemplo: los perros se domesticaron hace a lo menor hace 40000 años.
Hace unos 20000 años hubo el pico de frio y hubo los primeros asentamientos humanos estables. A partir de ahí la tecnología de los ganaderos se extendió al resto de Europa. También se desplazaron grupos de personas con las tecnologías; y la otra gente les imitaba.
La imagen de la derecha ilustra una forma de pensar intuitiva sobre la evolución.
Entonces ya sabían que los hijos se parecían a los padres, pero no se sabía por qué.
Ejemplo: seleccionaban las palmeras que les gustaban cogiendo el polen que producían los mejores dátiles. Explotaban esta característica de la naturaleza.
Imagen: Polinización artificial de la palmera datilera (Bajorelieve asirio del reinado de Asurnasirpal II 883–859 AC). Asiria: al norte de Mesopotamia.
Del MITO al LOGOS Diccionario de la R.A.E.: - - MITO: narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.
El mito no admite que nada carezca de sentido. Todo tiene que encajar.
LOGOS: discurso de la razón de las cosas. Razón, principio racional del Universo.
The Webster’s Third new International Dictionary: - - MYTH: 1. a story that is usually of unknown origin and at least partially traditional, that ostensibly relates historical events, usually of such character as to serve to explain some practice, belief, institution, or natural phenomenon, and that is specially associated with religious rites and beliefs. 2. A story invented as a veiled explanation of a truth.
LOGOS: reason or the manifestation of reason conceived in ancient Greek philosophy as constituting the controlling principle in the Universe.
Por tanto, podemos decir que no existe una frontera nítida entre el fin del pensamiento mítico y el comienzo del pensamiento racional.
Evolución Alba Ibáñez Galera Historia del pensamiento evolutivo Grecia antigua Epopeya homérica HOMERO (s. VIII AE): cantor ciego de epopeyas.
- ILIADA: poema épico en 24 cantos. Narra la cólera de Aquiles en el décimo y último año de la guerra de Troya.
ODISEA: consta de 24 cantos. Narra la vuelta a casa del héroe griego Odiseo (Ulises en latín) tras la Guerra de Troya.
Las epopeyas pasaron de generación en generación aprendidas de memoria y declamadas por los poetas hasta principios del s. VIII AE, en que los griegos adoptaron la escritura. A Homero se le atribuye su recopilación y transcripción escrita en una forma de griego antiguo consistente en una mezcla de varios dialectos, la cual nunca llegó HOMERO a ser utilizada para el habla habitual.
Hay relatos que describen esta época mitológica. Ejemplo: Filosofia naturae, muy interesante y recomendable. Es una obra de Feyerabend P., publicada por la editorial crítica en 2013. “El hombre homérico carece de sustancia ideológica.
En la religión admite un eclecticismo que le hace adoptar dioses y mitos ajenos, y tolerar que convivan diversas variantes del mismo mito sin intentar eliminar contradicciones. No hay ningún sacerdocio y no hay dogmas. No hay ninguna “moral” religiosa tal como nosotros la entendemos, ni los dioses son personificaciones abstractas de principios eternos. En la Ilíada no hay expresiones como “temeroso de dios”.
Teogonia HESÍODO: Poeta; Ascra, cerca de Tebas; siglos VIII –VII AE.
Teogonia es una narración del origen del cosmos y los dioses que combina pensamiento mítico y elementos racionales. La evolución comienza con la formación del caos, de la tierra – junto con el tenebroso Tártaro — y de Eros.
El caos engendra a Érebo y la noche, y esta, en unión con Érebo, el cielo (éter) y el día. La tierra engendra el firmamento, las montañas, los prados, los campos y también las profundidades y el mar interior. De este modo concluye la creación del universo físico; los dioses personales vienen después.
En este relato no se describe el mundo con ayuda de principios abstractos de los que se siga lógicamente la multiplicidad del cosmos, y la exposición no construye nada sobre postulados, sino que parte de un estado original indiferenciado, a partir del cual se forma poco a poco, en sucesivas etapas, el mundo que conocemos.
Mito griego del origen del mundo (HESÍODO. Teogonía. S VIII? (AC)): En un principio sólo existía el CAOS. Después emergió GEA (la tierra) [...], surgida del TÁRTARO tenebroso de las profundidades, y EROS (el amor). Del CAOS nada podía esperarse, hasta que de la acción de EROS, principio vital, surgieron ÉREBO (las tinieblas), cuyos dominios se extendían por debajo de GEA en una vasta zona subterránea, y NIX (la noche). ÉREBO y NIX, en amoroso consorcio, originaron a ÉTER y HEMERA (el día), que personificaron respectivamente la luz celeste y terrestre.
Con la luz, GEA cobró personalidad, pero como no pudo unirse al vacío CAOS, comenzó a engendrar por si sola, y así, mientras dormía, surgió URANO (el cielo estrellado), un ser de igual extensión que ella, con el fin de que la cubriese y fuese una morada celestial segura y eterna para los dioses. También produjo las montañas, para albergue grato de las NINFAS [...].
URANO, contempló tiernamente a su madre desde las elevadas cumbres y derramó una lluvia fértil sobre sus hendiduras secretas, naciendo así las hierbas, flores y árboles con los animales y las aves [...]. La lluvia sobrante hizo Evolución Alba Ibáñez Galera que corrieran los ríos, y al llenar el agua los lugares huecos se originaron los lagos y los mares, deificados con el nombre de TITANES: OCÉANO, CEO, CRÍO, HIPERIÓN, IÁPETO, CRONO; y TITÁNIDES: TEMIS, REA, TETIS, TEA, MNEMÓSINE y FEBE; de ellos descendieron los demás dioses y hombres. Pero como si URANO y GEA quisieran demostrar que su poder estaba por encima de todo, crearon otros hijos de horrible aspecto: los tres CÍCLOPES primitivos –ARGES, ESTÉROPES y BRONTES—, quienes tenían un solo ojo redondo en medio de la frente, y representaban respectivamente el rayo, el relámpago y el trueno, y eran inmortales.
Por su parte NIX engendró a TÁNATOS (la muerte), a HIPNO (el sueño) y a otras divinidades como las HESPÉRIDES, celosas guardianas del atardecer cuando las tinieblas empiezan a ganar la batalla a la luz diurna, fenómeno que se repite cada día; las MOIRAS, defensoras del orden cósmico, representadas como hilanderas que rigen con sus hilos los destinos de la vida; NÉMESIS, la justicia divina, perseguidora de lo desmesurado y protectora del equilibrio.
PROMETEO [...] recogió arcilla, la mojó con sus lágrimas y la amasó, formando con ella varias imágenes semejantes a los dioses, los Señores del Mundo. Los Hombres. ATENEA, diosa de la sabiduría, que era su amiga [...] insufló en las imágenes el espíritu o soplo divino. [...]. PROMETEO, entonces, se aproximó a sus criaturas y les enseñó a controlar el fuego, a domesticar a los animales, a construir barcos y velas para la navegación, a observar las estrellas, a dominar el arte de contar y escribir, a descubrir los metales bajo la tierra [...].
En cierta ocasión, estalló una disputa sobre qué partes de un animal sacrificado debían ser ofrecidas a los dioses y con qué partes podían quedarse los hombres. PROMETEO fue designado juez en la disputa. El titán sacrificó un animal e hizo dos bolsas con su pellejo: en una dispuso la carne del animal tapada por las vísceras, y en la otra, los huesos cubiertos con la grasa atractivamente colocada. Una vez hecho esto, le pidió a ZEUS que eligiese una bolsa. ZEUS eligió la que contenía los huesos con la grasa, porque resultaba más agradable a la vista. Desde aquel momento, a los dioses se les ofrecieron los huesos y la grasa de los animales, mientras que los hombres se quedaban con la carne.
ZEUS tuvo que conformarse con el veredicto, pero enfurecido por la trampa en la que había caído exclamó “¡que coman la carne cruda!", y quitó el fuego a los hombres [...]. PROMETEO [...] entró a hurtadillas en el Olimpo y, con el palo de una rama seca, robó un poco de fuego sagrado del carro de HELIOS, el sol, y se lo entregó a los hombres.
ZEUS se dio cuenta del robo de PROMETEO cuando la tierra se cubrió de hogueras, pero ya era tarde, así que decidió castigar a los hombres, que habían aceptado el regalo de su benefactor, inventando a la mujer. ZEUS llama a HEFESTOS, el habilidoso dios artesano, y le pide que confeccione una imagen de bronce, que deberá parecerse al hombre, pero en alguna cosa distinguirse, de forma que lo encante y lo conmueva, atrasándole el trabajo y trastornándolo.
ATENEA, que ya no se considera amiga de PROMETEO, pues éste ha desafiado a sus compañeros divinos, entrega a la mujer recién creada un hermoso vestido bordado, las GRACIAS la enjoyaron, las HORAS la cubrieron de flores, y AFRODITA le ofrece la belleza infinita y los encantos que serán fatales para los indefensos hombres [...] y finalmente HERMES introdujo en ella la semilla de la maldad.
La mujer fue llamada PANDORA, la que posee todos los dones. Antes de enviarla, ZEUS le entregó un cofre y le dijo que contenía regalos para PROMETEO, pero le advirtió que no la abriera, puesto que en realidad contenía males y pestes.
HERMES la condujo hasta PROMETEO, quien, astuto y precavido, la rechazó, y advirtió a su hermano EPIMETEO, creador de todos los animales que no aceptara regalo alguno de ZEUS. ZEUS, enfurecido al ver como sus planes fracasaban, castigó a PROMETEO a ser encadenado a unas rocas en el Caúcaso, donde un águila acudía y le comía el hígado, y al ser inmortal, se regeneraba, repitiéndose la tortura cada día. EPIMETEO se enamoró perdidamente de PANDORA, y aceptó la caja como dote, pero PANDORA no pudo resistir la curiosidad. La abrió y salieron todos los males y dolores que hoy acechan a la humanidad. Trató de cerrarla, pero no pudo, y al salir todos los males, miró dentro y sólo quedaba lo único bueno de la caja, la ESPERANZA.
Evolución Alba Ibáñez Galera ZEUS observaba la evolución del hombre, y no le gustaba lo que veía. Temiendo que algún día le derrocara, decidió destruirla con un rayo. Pero se dio cuenta de que una conflagración así pondría en peligro los propios cielos y al Olimpo.
Por fin, decidió borrar a la humanidad con un gran diluvio. Provocó una gran tormenta, y llamó a su hermano POSEIDÓN, quien movió su tridente con tal fuerza que provocó olas gigantescas. Castillos, hombres y animales fueron barridos por las aguas embravecidas.
DECAULIÓN, hijo de Prometeo, fue advertido por su padre de que debía construir un arca para sobrevivir a la inundación. DECAULIÓN y su esposa PIRRA, hija de EPIMETEO y PANDORA, sobrevivieron al diluvio, que duró 9 días y 9 noches, el arca se detuvo sobre el Monte Parnaso, que se levantaba sobre las aguas.
Imagen: Prometeo encadenado. Cerámica Jónica procedente de Cerveteri (ciudad próxima a Roma), ca 560‐550 a.C.
Realismo primitivo – ¿Qué es la realidad? Existe el mundo, las cosas que constituyen el mundo, y nosotros dentro de ese mundo como otra de tantas cosas.
“Todas las cosas existen, y yo entre ellas”: Morente MG (1938) Lecciones Preliminares de Filosofía. Editorial Época, Méjico D. F.
En esa época las personas se sentían parte del mundo, pero no le veían sentido a preguntarse nada más. Aunque luego surgieron más preguntas cómo, por ejemplo, ¿de dónde vienen las cosas? Recordemos las dos definiciones de LOGOS: - Discurso de la razón de las cosas. Razón, principio racional del Universo.
Reason or the manifestation of reason conceived in ancient Greek philosophy as constituting the controlling principle in the Universe.
En la transición al logos o transición a la captación explícitamente conceptual de la naturaleza surgieron las siguientes preguntas: ¿Qué es la realidad? ¿Cuál es el principio de todas las cosas? «Muchas de las cosas cuya existencia supongo tienen en realidad una existencia derivada porque se componen o resultan de otras. Los componentes son pues anteriores, previos. Había que buscar el principio fundamental del universo, algo unitario que habría dado lugar a la pluralidad aparente y cambiante de las cosas.» Imagen: Siglo VII (AC): escenario geográfico del paso del MITO al LOGOS.
¿Por qué en Grecia? 1. Pueblo de comerciantes, lo que propiciaba el contacto con otros pueblos y culturas, y por tanto con otras Mitologías, lo que posibilitó contemplar el hecho mítico con ojos más críticos.
2. El carácter no dogmático y politeísta de la religión griega, que no contaba con una clase sacerdotal institucionalizada ni libros sagrados.
3. La estructura política de Grecia en pequeñas ciudades‐estado independientes favoreció que en algunas de estas ciudades‐estado apareciera una cierta libertad de pensamiento que permitió poner en duda el pensamiento anteriormente aceptado sin miedo a una persecución por sostener ideas nuevas (en contraste con los regímenes totalitarios del Oriente antiguo).
4. La aparición de clases sociales acomodadas económicamente y ociosas que no necesitaban trabajar para mantenerse, lo que permitía la reflexión pura. Estas personas tenían dinero y se podían dedicar al pensamiento puro, lo que hoy seria ocio.
Evolución Alba Ibáñez Galera Analytic thinking promotes religious disbelief – Science Éste es un artículo muy recomendable. Estos autores franceses hicieron un estudio muy interesante para entender la transición del mito al logos. Afirman que el interés científico en conocer las bases cognitivas de las creencias religiosas ha aumentado en los últimos años. El procesamiento analítico de la información en la cabeza promueve a quitarse las creencias religiosas. El análisis de la información hace que seas menos religioso; se anula el proceso heurístico.
Indica que hay dos formas de pensar: - Frugal: respuestas intuitivas Forma de pensar analítica.
Hay una serie de procesos intuitivos que hacen más propenso a creer en cosas sobrenaturales, como la teleología: forma de pensar heurística.
ABSTRACT: Scientific interest in the cognitive underpinnings of religious belief has grown in recent years. However, to date, little experimental research has focused on the cognitive processes that may promote religious disbelief. The present studies apply a dual-process model of cognitive processing to this problem, testing the hypothesis that analytic processing promotes religious disbelief. Individual differences in the tendency to analytically override initially flawed intuitions in reasoning were associated with increased religious disbelief. Four additional experiments provided evidence of causation, as subtle manipulations known to trigger analytic processing also encouraged religious disbelief.
Combined, these studies indicate that analytic processing is one factor (presumably among several) that promotes religious disbelief. Although these findings do not speak directly to conversations about the inherent rationality, value, or truth of religious beliefs, they illuminate one cognitive factor that may influence such discussions.
ARTÍCULO: Although most people fervently believe in God or gods, there are nonetheless hundreds of millions of nonbelievers worldwide (1), and belief and disbelief fluctuate across situations and over time (2). Religious belief and disbelief are likely complex, multidetermined, psychologically and culturally shaped phenomena, yet to date little experimental research has explored the specific cognitive underpinnings of religious disbelief (3, 4). Here we begin to address this important gap in the literature by applying a dual-process cognitive framework, which predicts that analytic thinking strategies might be one potent source of religious disbelief.
According to dual-process theories of human thinking (5, 6), there are two distinct but interacting systems for information processing. One (System 1) relies upon frugal heuristics yielding intuitive responses, while the other (System 2) relies upon deliberative analytic processing. Although both systems can at times run in parallel (7), System 2 often overrides the input of system 1 when analytic tendencies are activated and cognitive resources are available.
Dual-process theories have been successfully applied to diverse domains and phenomena across a wide range of fields (5, 6, 8, 9).
Available evidence and theory suggest that a converging suite of intuitive cognitive processes facilitate and support belief in supernatural agents, which is a central aspect of religious beliefs worldwide (10–13). These processes include intuitions about teleology (14), mind-body dualism (13), psychological immortality (15), and mind perception (16, 17). Religious belief therefore bears many hallmarks of System 1 processing.
If religious belief emerges through a converging set of intuitive processes, and analytic processing can inhibit or override intuitive processing, then analytic thinking may undermine intuitive support for religious belief. Thus, a dual-process account predicts that analytic thinking may be one source of religious disbelief. Recent evidence is consistent with this hypothesis (4), finding that individual differences in reliance on intuitive thinking predict greater belief in God, even after controlling for relevant socio-demographic variables. However, evidence for causality remains rare (4). Here we report five studies that present empirical tests of this hypothesis.
Evolución Alba Ibáñez Galera We adopted three complementary strategies to test for robustness and generality. First, study 1 tested whether individual differences in the tendency to engage analytic thinking are associated with reduced religious belief. Second, studies 2 to 5 established causation by testing whether various experimental manipulations of analytic processing, induced subtly and implicitly, encourage religious disbelief. These manipulations of analytic processing included visual priming, implicit priming, and cognitive disfluency (18, 19). Third, across studies, we assessed religious belief using diverse measures that focused primarily on belief in and commitment to religiously endorsed supernatural agents.
Samples consisted of participants from diverse cultural and religious backgrounds (20).
Study 1 was a correlational study with Canadian undergraduates (N = 179). We correlated performance on an analytic thinking task with three related, but distinct, measures of religious belief. The analytic thinking task (6) contains three problems that require participants to analytically override an initial intuition. This task was designed to specifically measure analytic processing because an intuitive reading of each problem invites a quick and easy, yet incorrect, response that must be analytically overridden (Table 1). Furthermore, experimental manipulations known to induce analytic processing reliably improve performance on the task (18). After completing the analytic thinking task, participants completed three different measures of religious belief, including a widely used 10-item intrinsic religiosity scale (Religiosity) (21), a new five-item intuitive religious belief scale (Intuitive), and another scale assessing belief in religious supernatural agents (Agents: God, angels, the devil). Table 1 presents all items from all measures. The three religious belief scales were all highly interrelated, providing evidence for convergent validity; all correlation coefficients (r’s) were between 0.77 and 0.80, and all P values (P’s) were <0.001.
In study 1, as hypothesized, analytic thinking was significantly negatively associated with all three measures of religious belief, rReligiosity = –0.22, P = 0.003; rIntuitive = –0.15, P = 0.04; and rAgents = –0.18, P = 0.02. This result demonstrated that, at the level of individual differences, the tendency to analytically override intuitions in reasoning was associated with religious disbelief, supporting previous findings (4).
Studies 2 to 5 tested causation by using experimental manipulations to elicit analytic thinking. We took considerable steps to remove potential effects of experimental demand. In all experiments, instructions were fully automated. In addition, all experimental manipulations used subtle techniques to elicit analytic thinking. Across studies, funnel debriefings revealed that participants only very rarely detected a connection between manipulations and religious belief measures (20).
Study 2 used a visual priming paradigm in which a sample of Canadian undergraduates rated their belief in God (from 0 to 100) after being randomly assigned to view four images (samples provided in Fig. 1) of either artwork depicting a reflective thinking pose (Rodin’s The Thinker; N = 26) or control artwork matched for surface characteristics like color and posture (Discobolus of Myron; N = 31). A pilot test with different participants (N = 40) revealed that this novel priming procedure significantly improved performance on a syllogistic reasoning task that measures analytic tendencies (20). In the present study, as hypothesized, viewing The Thinker significantly promoted religious disbelief [t(55) = 2.24, P = 0.03, Cohen’s d = 0.60; Table 2]. In sum, a novel visual prime that triggers analytic thinking also encouraged disbelief in God. Although participants showed no awareness of the hypothesis or the influence of the primes, study 2 nonetheless relied on a fairly overt task to induce analytic processing. To further reduce potential experimental demand, studies 3 to 5 relied on even subtler manipulations to trigger analytic thinking outside of participants’ explicit awareness.
In studies 3 and 4, participants rated their religious belief after completing a modified verbal fluency task priming procedure (22) previously used to activate analytic thinking without explicit awareness (23). In this task, participants received 10 different sets of five randomly arranged words (e.g., “high winds the flies plane”). For each set of five words, participants dropped one word and rearranged the others to form a meaningful phrase (e.g., “the plane flies high”).
The analytic condition included five-word sets containing target analytic thinking words (analyze, reason, ponder, think, Evolución Alba Ibáñez Galera rational), and the control condition included thematically unrelated words (e.g., hammer, shoes, jump, retrace, brown, etc.). Because these exact words have not been used in previous research relating implicit primes to analytic thinking, we performed a pilot test with another group of participants (N = 79), which indicated that the analytic thinking primes did, as expected, improve performance on a subsequent analytic thinking task (20).
Study 3 included a sample of Canadian undergraduates who were randomly assigned to either the Analytic (N = 50) or the Control (N = 43) prime before completing the belief in supernatural agents measure used in study 1 (Table 1). As hypothesized, implicitly primed analytic thinking concepts significantly increased religious disbelief [t(91) = 2.11, P = 0.04, Cohen’s d = 0.44; Table 2]. In addition, we obtained a measure of pre-experiment religious belief several weeks before the experimental session to test whether pre-experiment individual differences in religious belief moderated any effects of analytic thinking on religious belief. Premeasured religious belief did not significantly moderate the effects of the analytic thinking prime on religious belief (F = 0.42, P = 0.66) (20).
Study 4 replicated the main result of study 3 with a broad nationwide (though nonrepresentative) sample of American adults recruited online, reflecting a wide range in age, income, and education (20, 24). Participants were again randomly assigned to complete either the Analytic (N = 71) or the Control (N = 77) implicit prime before completing the intrinsic religiosity measure used in study 1 (Table 1). Implicitly primed analytic thinking concepts again increased religious disbelief [t(143) = 2.20, P = 0.03, Cohen’s d = 0.36; Table 2]. Combined, studies 3 and 4 demonstrated that even implicitly primed analytic thinking promotes religious disbelief. Nonetheless, experimental manipulations in studies 2 to 4 elicited analytic thinking by having participants perform one task or another (looking at pictures or unscrambling sentences) before rating their religious beliefs. Although unlikely, it is conceivable that the act of performing any task—not just tasks known to elicit analytic cognitive tendencies—may decrease religious belief.
In study 5, we used a still more subtle experimental manipulation that did not even require participants to perform an initial task to activate analytic thinking. We relied on cognitive disfluency, which is known to trigger analytic thinking strategies (18, 19). For example, in previous research, merely presenting information in a difficult-to-read font improves performance on multiple standard tasks used to evaluate analytic thinking in dual-process research, including syllogistic reasoning and the analytic thinking task used in study 1 (18, 19). We capitalized on these established findings by having participants rate their religious beliefs on a questionnaire presented in fonts pre-rated by a separate group of participants (20) as either typical (N = 91; sample) or difficult-to-read (N = 91; sample). As hypothesized, analytic thinking activated via disfluency significantly increased religious disbelief [t(177) = 2.06, P = 0.04, Cohen’s d = 0.31; Table 2]. As in study 4, individual differences in pre-experiment religious belief did not moderate the effect of analytic thinking on religious belief (F < 0.05, P = 0.96) (20). Additional alternative explanations focusing on experimental artifacts introduced by the disfluent font did not receive empirical support (20).
All of the manipulations used in studies 2 to 5 plausibly produce multiple effects, and any specific finding in a given study may be open to alternative explanations and should be interpreted with caution. However, across all studies, it is difficult to think of a broad alternative explanation that could parsimoniously explain why analytically overriding intuitive answers, visual exposure to a thinking pose, implicit priming of analytic thinking concepts, and perceptual disfluency all converge on promoting religious disbelief. By contrast, the hypothesis that analytic processing—which empirically underlies all experimental manipulations—promotes religious disbelief explains all of these findings in a single framework that is well supported by existing theory regarding the cognitive foundations of religious belief and disbelief.
These findings provoke the question of exactly at which stage of processing analytic strategies influence religious belief.
We suggest three possibilities for future research. First, analytic processing may directly inhibit the low-level intuitions that presumably support religious beliefs, rather than acting specifically on higher-order religious cognitions. In support of this possibility, manipulations known to interfere with analytic thinking also increase the tendency to engage in Evolución Alba Ibáñez Galera teleological thinking (25). Second, engagement with analytic thinking may leave such low-level intuitions operational, yet inhibit the development of higher-order religious beliefs as they begin to arise in appropriate cultural contexts. That is, people may still draw, for example, on teleological or dualistic intuitions, yet analytically override theistic beliefs.
Third, rather than inhibiting low-level intuitions directly, or inhibiting theistic tendencies resulting from intuitive processes, analytic thinking might allow people to reflectively override existing religious beliefs. All three of these possibilities are broadly consistent with the present results, and may be complementary accounts rather than alternatives. We leave these intriguing possibilities for future research.
In closing, we urge caution in interpreting three key implications of the present results. First, although these findings were robust to variation in ethnic and religious backgrounds in the current samples, and in study 4, to variation in other demographic characteristics (20), it is important to examine the generalizability of our findings further across a more diverse range of populations and cultural contexts in future research (26). Second, although these results indicate that analytic processing promotes religious disbelief, we again emphasize that analytic processing is almost certainly not the sole cause of religious disbelief. Disbelief likely also emerges from selective deficits in the intuitive cognitive processes that enable the mental representation of religious concepts such as supernatural agent beliefs (10, 11, 13, 27), from secular cultural contexts lacking cues that one should adopt specific religious beliefs (1, 28, 29), and in societies that effectively guarantee the existential security of their citizens (30). The present results suggest one possible cognitive source of religious disbelief, and join a growing literature using experimental techniques to test hypotheses regarding the cognitive, motivational, and cultural origins of religious beliefs (31). Finally, we caution that the present studies are silent on long-standing debates about the intrinsic value or rationality of religious beliefs (32, 33), or about the relative merits of analytic and intuitive thinking in promoting optimal decision making (34). Instead, these results illuminate, through empirical research, one cognitive stage on which such debates are played (35).
Se hizo un estudio en canadienses: midieron su capacidad analítica con tres preguntas. Una parte de las personas respondía más intuitivamente y otros más analíticamente, aunque había como una gradación. Luego miraron si éstos eran religiosos o no y luego intentaron hacer una correlación. Hicieron 3 tests de religiosidad y en los tres casos el resultado fue significativo, lo que añade fuerza a la afirmación.
*Coeficiente de determinación: proporción de variación de la variable Y que es explicada por la variable X (variable predictora o explicativa). Si la proporción es igual a 0, significa que la variable predictora no tiene NULA capacidad predictiva de la variable a predecir (Y). Cuanto mayor sea la proporción, mejor será la predicción. Si llegara a ser igual a 1 la variable predictora explicaría TODA la variación de Y, y las predicciones NO tendrían error.
Las diferencias en religiosidad explican una pequeña varianza solamente de la capacidad analítica de las personas: el coeficiente de determinación es bajito. La cuestión es: ¿tiene sentido biológico aparte del estadístico? Más tarde hicieron un test adicional: expusieron los estudiantes a una imagen antes de hacer el test analítico. Los que miraban la postura pensativa, obtenían mejores resultados. Además, cuando los investigadores escribían la pregunta con letra menos clara, los participantes atendían más a la pregunta, se la leían mejor y por tanto, no fallaban tanto. Si estaba con letra clara, se la leían rápido.
Evolución Alba Ibáñez Galera Transición al logos o transición a la captación explícitamente conceptual de la naturaleza: «La separación entre el hombre y el mundo que le rodea hace al hombre libre, lo convierte de parte de la naturaleza y de la sociedad directamente sometida a la influencia de ambas, en su observador y transformador. El mundo ya no está simplemente ahí; es algo extraño que debe nuevamente conquistarse de forma conceptual y práctica.» Feyerabend P (2013) Filosofía Naturae. Editorial Critica.
Imagen: Tomado de la portada de la novela: Houllebecq M (2011) El Mapa y el Territorio.
Editorial Anagrama Como resumen de la historia del pensamiento evolutivo en la antigüedad clásica tenemos el diagrama de abajo a la izquierda. Los pensadores más influyentes fueron: Anaximandro, Pitágoras, Heráclito, Parménides, Zenón, Sócrates, Platón y Aristóteles.
Antigüedad Clásica: PRE‐SOCRÁTICOS - TALES (Mileto, ca. 600 – 545 AE). Agua («cosa» material concreta).
ANAXIMENES (Mileto, 585 – 524 AE). Aire («cosa» material concreta).
ANAXIMANDRO (Mileto, 610 – 546 AE). “Apeiron” («cosa» material indefinida).
ANAXIMANDRO: … los primeros seres vivientes nacieron de lo húmedo, envueltos en cortezas [escamosas] que, al crecer, se fueron trasladando a partes más secas y que, cuando se rompió la corteza circundante, vivieron, durante un corto tiempo, una vida distinta. (AECIO, V, 19, 4) Evolución Alba Ibáñez Galera … el hombre, en un principio, nació de criaturas de especie distinta, porque los demás seres vivos se desenvuelven enseguida por sí mismos y sólo el hombre necesita de una larga crianza; por esta razón, de haber tenido su forma original desde un principio, no habría subsistido. (PLUTARCO, Strom, 2) … del calentamiento del agua y de la Tierra nacieron peces o animales muy parecidos a ellos; en su interior se formaron hombres en forma de embrión, retenidos dentro hasta la pubertad; una vez se rompieron dichos embriones, salieron a la luz varones y mujeres, capaces de alimentarse. (CENSORINO, de Die Naturae, 4, 7) PITÁGORAS DE SAMOS (ca. 580 – 495 AE): el verdadero ser es el número (inmaterial). Las cosas son distintas entre sí por su diferencia numérica. Todo cuanto vemos y tocamos no existe de verdad. La apariencia es un velo que oculta la existencia real que es el número.
El 1 es el punto, el 2 la línea, el 3 la superficie, el 4 el sólido, … Pensamiento geométrico: todo triángulo, independientemente de la combinación de sus ángulos, siempre tiene la forma de un triángulo. El triángulo es discontinuamente diferente de cualquier otro polígono. Es una de las formas posibles, en número limitado, de un polígono.
Los geómetras reducen las múltiples formas de la realidad sensible a un repertorio reducido de formas elementales que llaman “figuras”.
HERÁCLITO el oscuro (Éfeso, 544 – 484 AC): a) critica a sus predecesores (todos tienen razón y por lo tanto ninguno la tiene) y b) busca una solución propia. Lo único obvio es que las cosas no son nunca lo que son en el momento anterior y en el momento posterior. Nada existe porque todo lo que existe un instante y al instante siguiente ya no existe.
No hay un ser estático de las cosas, sino un ser dinámico que resulta de la continua tensión entre opuestos. Es posible acotar, pero los límites siempre serán arbitrarios.
Por una parte, proporciona una visión profunda de la realidad. Por otra, resignación y escepticismo en cuanto que el ser humano llegue a descubrir lo que existe verdaderamente.
“Nunca nos bañamos en el mismo río” Es decir, el ser de las cosas es el movimiento, cosa que ilustra la frase que acabamos de ver. Heráclito tuvo una visión muy profunda de la realidad y a partir de ahí hubo pesimismo porque se pensó que nunca se llegaría a saber lo que es la realidad.
PARMÉNIDES el grande (Elea, 510 – ? AC): Autor de uno de los pilares fundamentales del pensamiento occidental.
Analiza la solución de Heráclito al problema de ¿quién existe? Y encuentra una contradicción lógica: lo que es en este momento no es en este momento. Pero una cosa no puede ser y a la vez no ser.
Principio de identidad: “El ser es y el no ser no es” Por tanto, Parménides ideó el Principio de identidad, que fue una auténtica revolución. De aquí se derivan una serie de propiedades del ser. Del Principio de Identidad deduce que el ser es: 1. Único. No puede haber dos seres porque serían distintos, y lo que distingue a uno no puede ser en el otro.
Pero el “ser” no puede “no ser”.
2. Eterno –ingénito. Si no, tendría principio y fin, por tanto, antes del principio no sería y el “no ser” no puede “ser”.
3. Inmutable. Cambio es dejar de ser lo que se es para ser lo que no se es.
Evolución Alba Ibáñez Galera 4.
Infinito. Estar concentrado en alguna parte implica encontrarse en algo más extenso, y por tanto la existencia de un límite más allá del cual está el no ser.
5. Inmóvil. No puede dejar de estar en un lugar para estar en otro. Si X si deja de estar en un lugar, ahí ya no está: el ser no puede no ser.
Pero el mundo de las cosas, tal como se ofrece a nuestros sentidos, es completamente distinto del ser único, eterno, inmutable, infinito e inmóvil. Conclusión: 1. Hay dos mundos: o Mundo Inteligible: no lo podemos percibir por los sentidos, pero es accesible a la razón por el Principio de Identidad.
o Mundo Sensible: podemos percibirlo por los sentidos, pero es ininteligible y lo que no podemos pensar es absurdo.
2. Sólo es real el mundo inteligible. El mundo sensible es una ilusión.
«NEGACIÓN de la existencia del CAMBIO» ZENÓN (Elea, 490 – 430 aC): discípulo directo de Parménides. Utiliza el PRINCIPIO de IDENTIDAD para demostrar que el movimiento que se percibe en el mundo sensible es ininteligible y por lo tanto “no es”. Lo hacía mediante aporías que hacían pensar a la gente: “Os voy a demostrar una cosa ...”. Además, creía que el movimiento no existe.
Ejemplo: “... Si ponéis a disputar en una carrera a Aquiles y a una tortuga, dejando una cierta ventaja en la salida a la tortuga, ¿quién creéis que ganará?” Todos dicen: “obviamente Aquiles”, pero Zenón dice: “La tortuga, porque 1) la tortuga salió con una cierta ventaja sobre Aquiles, y 2) el espacio es infinitamente divisible. Ahora bien, en el mundo sensible Aquiles SI alcanza a la tortuga.” Conclusión: “... el movimiento es ininteligible, y consecuentemente el movimiento no es”.
*AQUILES (héroe de la guerra de Troya; el corredor más veloz de Grecia –ocus podas) y la tortuga. (La posición An de Aquiles está siempre detrás de la posición Tn de la tortuga) Ejemplo: La Paradoja de la Flecha. “… se lanza una flecha. En cada momento en el tiempo, la flecha está en una posición específica, y si ese momento es lo suficientemente pequeño, la flecha no tiene tiempo para moverse, por lo que está en reposo durante ese instante. Ahora bien ... durante los siguientes periodos de tiempo, la flecha también estará en reposo por el mismo motivo. De modo que la flecha está siempre en reposo: elmovimiento es imposible”. La Flecha de Zenón (Rene Magritte – 1964) Los eleáticos son los primeros en practicar la DIALÉCTICA, o la discusión por medio de argumentos. «Se introduce un objeto determinado porque pueden aplicársele ciertas reglas de juego –p. ej. la regla lógica de la no contradicción— y porque esta aplicación produce resultados asombrosos.» Feyerabend P. Filosofía Natural (Ed. Crítica, 2013).
EMPÉDOCLES de Agrigento (Sicilia, 493 – 433 AE): Según EMPÉDOCLES, en el origen, había distintas partes unidad de animales y hombres, cabezas, piernas, brazos, etc, que erraban cada una por su lado. Merced a la atracción o “Amor”, se habrían formado combinaciones aleatorias de las partes unidad, produciendo todo tipo de criaturas, tanto monstruosas como las formas actuales. Algunas de ellas poseían muchas piernas, otras tenían cuerpo de buey y la cabeza de un hombre, si bien éstos no resultaban viables, quedando tan sólo las criaturas con los atributos necesarios para la supervivencia.
Evolución Alba Ibáñez Galera PLATÓN (Atenas, 428 – 348 AE) descubre un error en el argumento de Zenón: 1. Define el espacio formal (pensado, abstracto) como algo que puede ser dividido infinitamente.
2. Traslada esa propiedad del espacio formal al espacio real sin justificarlo.
En resumen, Zenón atribuye propiedades del mundo inteligible al mundo sensible para demostrar que el mundo sensible no es inteligible.
Las dificultades lógicas de los razonamientos de Zenón reciben el nombre de APORÍAS. Desde un punto de vista estrictamente lógico las aporías de Zenón son consideradas SOFISMAS: argumento falaz con el que se quiere persuadir de algo que es falso.
«Realismo» de las Ideas o Formas: PLATÓN está de acuerdo con Parménides, pero comprende que la vía de demostrar que el mundo sensible no existe conduce a una contradicción lógica consistente en confundir el “¿qué existe?” con lo que el que existe “es”, la “existencia” con la “esencia”.
Solución: inspirado por el método de los geómetras y la idea Socrática de “logos” o “concepto”, concibe la noción de “eidos”: forma ideal trascendental de la cual sus representantes reales serían imitaciones imperfectas. El mundo sensible no es una ilusión, como decía Parménides, sino una sombra transitoria e imperfecta del mundo de las ideas puras o esencias.
El mito de la caverna: lo que vemos de los fenómenos del mundo corresponde a las sombras que los objetos reales proyectan sobre la pared de la caverna iluminada por el fuego. La teoría de las ideas está recogida en el Mito de la caverna.
Esencialismo o Teoría de las Formas: todos los fenómenos variables de la naturaleza son un reflejo de un número limitado de “esencias”. Los organismos individuales son meramente copias imperfectas de un tipo constante subyacente. La variación dentro de especies no puede en ningún caso modificar su esencia.
Ejemplo: los caballos (o cualquier otra especie) poseen una esencia inmutable. Cada caballo individual muestra imperfecciones. Bajo la óptica del esencialismo la variación es imperfección accidental. Por tanto, cada caballo es una copia imperfecta de la verdadera esencia de caballo.
Ejemplo: el embrión es realmente el adulto, en él ya está la forma adulta presente. A esto se aferran los antiabortistas.
ERNST MAYR (Kempten – Alemania, 1904 – 2005). Uno de los artífices de la Nueva Síntesis (modelo de especiación alopátrica). PLATÓN fue considerado como el gran antihéroe del evolucionismo por el evolucionista Ernst Mayr por haber establecido la filosofía del esencialismo o Teoría de las Formas. Según el esencialismo los objetos del mundo real sólo son reflejos de un número limitado de esencias. La variación sólo es la consecuencia de un reflejo imperfecto de estas esencias constantes.
Western thinking for more than two thousand years after Plato was dominated by essentialism. It was not until the nineteenth century that a new and different way of thinking about nature began to spread, so‐called population thinking. What is population thinking and how does it differ from essentialism? Population thinkers stress the uniqueness of everything in the organic world. What is important to them is the individual, not the type. They emphasize that every individual in a sexually reproducing species is uniquely different from all others, with much individuality even existing in uniparentally reproducing ones. There is no ‘typical’ individual, and mean values are abstractions. Much of what in the past has been designated in biology as ‘classes’ are populations consisting of unique individuals. Ernst Mayr ‘The Growth Of Biological Thought‘ Evolución Alba Ibáñez Galera El Principio de Plenitud: según PLATÓN el mundo sensible fue creado por el Demiurgo [agente racional externo] tomando como modelo el mundo de las ideas: “[...] porque, siendo bueno [...] deseó que todas las cosas fuesen tan parecidas a Él como fuese posible. [...] creó todas las formas de vida posibles dado que sin ellas el universo sería incompleto, pues no contendría cada tipo de animal que debería contener para ser perfecto”. La totalidad de lo real constituiría una gran cadena en la que no debe faltar ningún eslabón, y cuya perfección disminuye a medida que su lugar en la escala se aleja del principio primero (el bien).
En la base de las explicaciones adaptacionistas.
ARISTÓTELES (Estagira, 384 – 322 AE) identifica los puntos débiles en la argumentación de PLATÓN: 1. Al afirmar que las ideas existen confunde existencia con esencia, de manera análoga a como le sucedió a Parménides.
2. Reemplaza el ser único de Parménides por una multiplicidad de seres: cada cosa participa de una idea.
3. Afirma que las cosas adquieren su ser transitorio e imperfecto de las ideas, pero sin aclarar cómo ocurre.
ARISTÓTELES elimina la dualidad platónica entre “mundo de las ideas” y “mundo de las cosas”. Sólo existen las cosas.
En cada cosa es posible distinguir tres elementos: SUSTANCIA, ESENCIA y ACCIDENTE.
- Sustancia: el sujeto sobre el que descansan todas las propiedades de la cosa (el “ser“ de Parménides).
Esencia: todo lo que se puede predicar de la sustancia y que no puede faltar (la “idea” de Platón).
Accidente: todo lo que se puede predicar de la sustancia, pero que si falta aquella sigue siendo lo que es (atributos prescindibles que caracterizan la sustancia como lo que está aquí y en este momento).
La materia toma una forma específica (imagen derecha): “el sentido o razón de ser de las cosas está inscrito en su forma”.
TELEOLOGÍA o FINALISMO: de telos (fin) y logos (conocimiento o teoría). Creencia en que los fenómenos naturales y las cosas tienen “causas finales” o propósitos inscritos en su naturaleza, y se pueden explicar por esos propósitos. El finalismo se opone al mecanicismo – traslada el énfasis de la causa final a la causa eficiente. Por tanto, podríamos decir que la causa final es el propósito número 1. En palabras de ARISTÓTELES: “la naturaleza no hace nada en vano”.
Si se iba de lo contingente a lo necesario, llegaba a una regresión que no podía ser infinita. Llegaba al primer motor.
Evolución Alba Ibáñez Galera Por tanto, tenemos dos modelos TELEOLÓGICOS: - Platón: invoca un agente racional externo –Demiurgo. Requiere intención y abarca todo el cosmos.
Aristóteles: invoca un potencial inherente para advenir forma. No requiere intención y abarca sólo el mundo vivo.
- Premisa: no puede ser una REGRESIÓN INFINITA ...
... conclusión: PRIMER MOTOR INMÓVIL – “To Theion“ (el mundo, y los animales y plantas que viven en él, son eternos, no creados e inmutables) ARISTÓTELES: concepción FIJISTA y ESTÁTICA del mundo. Los organismos están ordenados jerárquicamente (“Scala Naturae”) según un criterio de complejidad creciente. La “Scala Naturae” es pensamiento de “To Theion”, inmutable, sin significado evolutivo.
[…] el paso de lo inanimado a lo animado ocurre de manera gradual e irreversible. [...] Después de los seres inanimados vienen las plantas […] se puede decir que las plantas […] son inanimadas en comparación con los animales. El paso de las plantas a los animales no es inmediato: en el mar existen algunos seres que no se podrían llamar animales ni plantas […] Entre éstos se hallan los mejillones, las ascidias […] (ARISTÓTELES, Historia Animalium, libro VIII) Rechazó explícitamente la idea de Empédocles de que los organismos vivos se hubiesen originado por azar.
Antigüedad clásica: ROMA Lucrecio LUCRECIO CARO (Pompeya, 98 – 55 AE): describe el origen de la Tierra, de los seres vivos y del hombre, explicándolos solamente mediante causas físicas; es decir, la naturaleza sólo se puede explicar por causas físicas. Ejemplo: explica la formación de la Tierra, del Sol y de los astros a partir de un caos primitivo. De la primera, después de que se consolidó, nacieron los seres vivos. No todos han llegado hasta nuestros días, ya que muchos se extinguieron porque eran monstruosos e incapaces de sobrevivir.
La evolución de la Humanidad se inicia con antepasados de “raza dura”, hombres rudos y primitivos, desconocedores del fuego y del arado, que poco a poco aprendieron a usar correctamente las herramientas simples, después descubrieron el fuego, organizaron una forma de vida civilizada, descubrieron los metales y aprendieron a trabajarlos para alcanzar finalmente la cumbre de la civilización, las artes y las ciencias. LUCRECIO, De Rerum Natura.
Galeno GALENO de PÉRGAMO – AELIUS (o CLAUDIUS) GALENUS (Pérgamo, Turquía 129 – 199/217): combinó el trabajo filosófico de Aristóteles con su experiencia en la práctica de disecciones. Identificó siete pares de nervios craneales, describió las válvulas del corazón, estableció las diferencias estructurales entre venas y arterias, y demostró que las arterias no transportan aire, como entonces se creía, sino sangre.
Edad Media – siglos V‐XV - Disolución del Imperio Romano occidental y crisis del mundo antiguo en Occidente.
Difusión del cristianismo e interpretación literal del relato bíblico: creación reciente del mundo y atribución de los restos fósiles al diluvio.
El pensamiento griego es preservado, traducido e interpretado por los árabes, y luego en ciudades como Córdoba y Toledo al latín.
Evolución Alba Ibáñez Galera Propuestas de evolución “de lo mineral a las plantas, de las plantas a los animales y de los animales al hombre”.
- OTHMAN AMR AL‐JAHIZ (Basora, Irak; 781 – 869) ABU‐L‐HASAN 'ALI AL‐MASUDI (Baghdad, Irak 896 – 956): fue exiliado de Baghdad, quizá por defender este tipo de ideas.
Escolástica Re‐introducción de ARISTÓTELES en Occidente vía traducción de los textos árabes (ejemplo: escuela de Traductores de Toledo) ANSELMO DE CANTERBURY, monje benedictino (Aosta, Italia; 1033 – 1109): artífice del Argumento Ontológico: 1) Dios es aquello de lo cual no se puede pensar nada más grande (aliquid quo nihil maius cogitari possit).
2) Supóngase que Dios existiera únicamente en nuestro pensamiento. Entonces sería posible pensar algo que es más grande que aquello más allá de lo cual no se puede pensar nada más grande.
3) Si se puede pensar algo que sea más grande que aquello más allá de lo cual no se puede pensar nada más grande, entonces aquello más allá de lo cual no se puede pensar nada más grande es algo más allá de lo cual sí se puede pensar algo más grande.
4) Por consiguiente, aquello más allá de lo cual no se puede pensar nada más grande es algo más allá de lo cual sí se puede pensar algo más grande.
5) 5) Esto es una contradicción, por lo que el supuesto de que Dios no existe realmente ha de ser falso, y Dios existe (¡voilà!).
El Argumento Ontológico es una contradicción y concluye que Dios existe. A partir de un «constructo lingüístico», aquello más allá de lo cual no se puede pensar nada más grande, se deduce la existencia de un ser que tiene las características señaladas.
TOMÁS DE AQUINO, fraile dominico (Nápoles, Italia; 1224 – 1274 DE) buscó combinar el pensamiento de Aristóteles con la teología. Artífice de los cinco argumentos (¡no pruebas!): 1) 2) 3) 4) 5) Argumento del motor inmóvil (primer motor ‐ o Argumento Cosmológico) Argumento de la primera causa (causa no causada) Argumento de la contingencia (ser necesario) Argumento de los grados de perfección (ser perfecto) Argumento del diseño (diseñador – o Argumento Teleológico) Éstos son argumentos a posteriori (se parte de lo que se observa). Esquema argumentativo: 1) Observación: movimiento; causas; contingencia; grados de perfección; apariencia de diseño.
2) Introducción de un principio metafísico: nada puede ser causa de sí mismo; lo perfecto no puede tener su origen en algo menos perfecto; no puede haber diseño sin diseñador.
3) Suposición: una serie causal concatenada no puede proceder indefinidamente, sino que debe detenerse en un término.
4) Conclusión: necesidad de la existencia de un ser supremo trascendente.
Teología Natural Estudio del mundo natural (plan, diseño) como forma de aproximación a la mente divina (diseñador).
Imagen: jerarquía de entidades fijas. Versión medieval de la Gran Cadena del Ser basada en las ideas de Aristóteles.
Doctrina teológica de la «creación especial»: interpretación literal del relato bíblico.
Evolución La creación de Adán.
Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni – Caprese (1475‐1564) Alba Ibáñez Galera El gran diluvio.
Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni ‐ Caprese (1475‐1564) Historia Entrada de los animales en el Arca de Noé Jan Brueghel el Viejo, Bruselas (1568‐1625) Gran cadena del ser Didacus Valades – Rhetorica Christiana (1579) RICHARD DAWKINS (Nairobi, Kenia; 1941), autor de: The God Delusion (pésima traducción al castellano): - Los tres primeros argumentos (primer motor, primera causa, contingencia) son esencialmente el mismo, fundamentado sobre la idea de una regresión a la que Dios sería arbitraria o injustificablemente inmune.
El cuarto argumento, que los grados de perfección solo puedan hacerse aparentes por comparación con un máximo, no implica que el máximo exista.
El quinto argumento justifica la necesidad de un diseñador sobre una noción de apariencia de diseño, en tanto que la teoría de la evolución por selección natural “explica” la complejidad y diversidad de la vida.
Cita de Dawkins: “There’s probably no God. Now, stop worrying and enjoy your life”.
Renacimiento – siglos XV‐XVII Crisis del aristotelismo - Cuestionamiento de la fe en una verdad única: reforma protestante, guerras de religión.
Revolución copernicana: la tierra deja de estar en el centro.
Evolución Matanza de la noche de San Bartolomé Asesinato en masa de hugonotes durante las guerras de religión de Francia del siglo XVI GIORGIO VASARI (Arezzo, Italia; 1511–1574) Alba Ibáñez Galera “De revolutionibus orbium coelestium“ o Sobre el Movimiento de las Esferas Celestes NICOLÁS COPÉRNICO (Toruń, Reino de Polonia 1473 – 1543) Durante esta época se produjeron grandes descubrimientos, observación de plantas y animales, ilustraciones más precisas, grandes tratados enciclopédicos, exploración de nuevos territorios, jardines botánicos y museos, avances en los estudios anatómicos, etc.
LEONARDO DA VINCI (Vinci, Italia; 1452 – 1519) calculó las tasas de sedimentación en el Río Po de Italia, y concluyó que para la formación de algunos depósitos fueron precisos por lo menos 200.000 años. Rechazó la idea de que los fósiles de animales marinos en tierra provengan del diluvio universal.
ANDREAS VESALIUS (Bruselas, Bélgica; 1514 – 1564): primer anatomista comparado. Dirigió el interés hacia las similitudes y diferencias anatómicas entre especies. “Quizá el ser humano no fuese tan singular…”. Autor de: «De Humani Corporis Fabrica» o La Estructura del Cuerpo Humano.
Crisis del aristotelismo: EMPIRISMO FRANCIS BACON (Bruselas, Bélgica; 1561 – 1626). «Novum Organum» (nueva herramienta; un navío atraviesa el estrecho de Gibraltar, límite del conocimiento geográfico). Crítica del «Organon» (herramienta) de Aristóteles.
Se opone a la filosofía aristotélica y a la escolástica afirmando que sólo pretenden corroborar preconcepciones, no generar conocimiento nuevo: 1. «Inducción» precipitada de un principio general a partir de un número reducido de observaciones particulares.
2. Fijación del principio general como verdadero.
3. A partir del principio general, deducción de principios intermedios mediante silogismos –derivación de conclusiones a partir de premisas.
«[…] los griegos […] siempre dispuestos a charlar e incapaces de engendrar» No se trata de encontrar la verdad absoluta sino de establecer estados progresivos de certeza. El obstáculo son las creencias irracionales o «ídolos de la mente»: 1. Ídolo de la tribu: errores e ilusiones naturales para el ser humano (p. ej. tendencia a suponer un orden mayor del existente en la naturaleza).
2. Ídolo del cuarto de trabajo: énfasis exagerado en las propias experiencias.
3. Ídolo del mercado: asumir que distintas personas usan las mismas palabras para describir las mismas cosas.
4. Ídolo del teatro: ideas que desorientan presentadas por sistemas filosóficos.
MÉTODO: observación y experimentación sistemáticas que implican cooperación entre numerosos investigadores.
1. Reunión de grandes cantidades de datos mediante observación directa y sin prejuicios.
2. Filtrado de los datos para evitar errores, aunque sigan estando poco elaborados.
3. «Inducción» de hipótesis gradualmente más generales que expliquen los datos evitando los ídolos de la mente.
4. En cada paso contrastar la hipótesis con los datos.
5. Si los datos no prueban la hipótesis realizar un «experimento crucial» para distinguir entre hipótesis competidoras.
Evolución Alba Ibáñez Galera Crisis del aristotelismo: RACIONALISMO Las verdades que venían valiendo han resultado ser falsas: DUDA. El interés de la filosofía se desplaza: “¿qué es la realidad?” → “¿cómo descubrir lo real?” (o problema del método).
RENÉ DESCARTES (La Haye en Touraine, 1596 – 1690) Filósofo, matemático y científico. «Discurso del Método»  Mecanicismo o Fisicismo Dios creó la materia, el movimiento y las leyes estrictamente deterministas que rigen el movimiento. A partir de ese momento ha gobernado el mundo mediante sus leyes, y no mediante una intervención continua.
1. Dios es la causa final de todo, pero es retirado del gobierno de su mundo y reemplazado por las causas eficientes de sus leyes. Para mejor servir a su creador el físico debe estudiar sus leyes y su funcionamiento.
2. Rechazo de la noción de azar. Determinismo estricto. La predicción exacta es la auténtica prueba validez de las teorías científicas.
3. Reducción de los organismos a máquinas compuestas de piezas y engranajes.
Analogía del relojero: «Deus ex machina» JOHN LIGHTFOOT (Stoke‐on‐Trent, Inglaterra, 1602–1675): en 1642, siendo Vicerector de la Universidad de Cambridge, concluyó, a partir de las genealogías de Adán y Eva del Génesis (calculando hacia atrás a partir del día de la crucifixión y asumiendo años de 365 días) que el Universo fue creado el día 17 de septiembre de 3.928 AC.
JAMES USSHER (Dublín, Irlanda, 1581–1656): Ocho años después, en 1650, siendo el obispo Anglicano de Irlanda, concluyó que el Universo fue creado el 3 de octubre de 4.004 AC. La cronología de Ussher fue aceptada literalmente, e imprimida en la primera página de las biblias.
Tras una agria disputa, Lightfoot ajustó la fecha de Ussher al 18‐24 de octubre de 4.004 AC, estableciendo la creación de Adán ¡en el día 23 de octubre a las 9:45 de la mañana! JOHN RAY (Black Notley, Inglaterra; 1627–1705) «The Wisdom of God Manifested in the Works of Creation». Fue un sacerdote anglicano, JOHN RAY sostenía que órganos complejos como el ojo o la mano era imposible que se hubiesen originado por azar. Debían ser producto de un diseño. Y su “perfección” evidencia la sabiduría y benevolencia del “Diseñador”.
WILLIAM PALEY: Filósofo utilitarista y teólogo (Peterborough, Inglaterra; 1743–1805). «Natural Teology». Sistematiza el argumento del diseño avanzado por John Ray: «ARGUMENTO DEL DISEÑO» o «ARGUMENTO TELEOLÓGICO»: si se está ante un objeto complejo como un reloj y se sabe que ha sido diseñado, entonces cuando se está ante un objeto complejo como un ojo se debe inferir que ha sido diseñado.
"No puede haber diseño sin diseñador, invento sin inventor, orden sin elección [...] sometimiento y relación con un propósito sin aquello que podría diseñar dicho propósito". William Paley, Teología Natural.
La acción de comparar dos objetos y extraer conclusiones equivalentes sobre la base de un supuesto parecido (ignorando al mismo tiempo importantes diferencias) representa un ejemplo de falsa analogía.
Evolución Alba Ibáñez Galera Ilustración – del siglo XVII hasta la Revolución Francesa Empirismo escéptico Crítico de la noción aristotélica de causalidad: causa es un hábito subjetivo de asociación de ideas, debido a semejanza, sucesión regular o contigüidad espacial.
DAVID HUME: Filósofo, economista, sociólogo e historiador (Edinburgh, Escocia; 1711–1776) «An Enquiry Concerning Human Understanding» «Dialogues Concerning Natural Religion». Refutó el argumento del diseño o argumento teleológico: La analogía entre el universo y un artefacto humano es "muy débil y proclive a errores e incertidumbres".
En cualquier caso, ¿cómo se sabe que la materia contiene en sí misma un principio de orden? Además, la causa probable de cualquier fenómeno dado (como el orden) sólo puede establecerse mediante la observación de casos previos; sin embargo, el universo es simple, individual, no tiene réplica. Como nunca se ha observado la formación de otros mundos, no se está en posición de pronunciarse sobre si este mundo tiene como causa una mente divina.
Marco Ideológico del tiempo de Darwin ¿Por qué pasó tanto tiempo hasta que se propuso seriamente la evolución? ¿Por qué el darwinismo tuvo que enfrentarse a una batalla tan dura una vez fue propuesto? Filosofías laicas: 1) Creencia en la filosofía del «esencialismo».
2) Creencia en el «fisicismo» o interpretación de los procesos causales de la naturaleza tal y como habían sido elaborados por los físicos.
3) Creencia en las «causas finales» o «teleología» Pilares del dogma cristiano: 4) 5) 6) 7) Creencia en un mundo constante.
Creencia en un mundo creado.
Creencia en un mundo diseñado por un Creador sabio y benigno.
Creencia en la posición única del hombre en la creación.
«EVOLUCIÓN» antes de su acepción como «cambio entre generaciones»: DESARROLLO (individual al largo de la vida del ser).
- Ejemplo: metamorfosis orugamariposa.
Ejemplo: despliegue o “unfolding” de un paraguas.
Encontramos dos corrientes opuestas: Preformacionismo o Preformismo y Epigenetismo.
Preformacionismo o Preformismo Los organismos se desarrollan a partir de versiones en miniatura de sí mismos o a partir de un plan corporal ya preformado. La forma de los organismos ya existe antes de su desarrollo. Encontramos dos vertientes: - Espermatistas: ANTONIE van LEEUWENHOEK (Delft, Holanda; 1632–1723). Comerciante, científico, pionero de la microbiología.
Ovistas: ALBRECHT von HALLER (Berna, Suiza; 1708–1777). Anatomista, fisiólogo, naturalista y poeta «Bibliotheca Medica» CHARLES BONNET (Ginebra, Suiza; 1720–1793). Naturalista y filósofo Evolución Alba Ibáñez Galera Epigenetismo El organismo no se halla preformado en el esperma/huevo sino que se desarrolla como resultado de un proceso de diferenciación a partir de un origen material relativamente homogéneo, durante el cual se diferencian las células y se forman los órganos.
CASPAR FRIEDERICH WOLFF (Berlín, Alemania; 1733–1794). Fisiólogo y pionero de la embriología El preformacionismo o preformismo es una visión dominante por su mejor encaje en relato bíblico: todos los animales fueron creados al mismo tiempo. Adán/Eva contenían en sus células germinales todas las generaciones sucesivas de la especie humana ya preformadas como muñecas rusas.
A continuación, tenemos un resumen para tener una idea de los autores considerados más relevantes en historia evolutiva. Aparece marcado el año de publicación del origen de las especies.
El descubrimiento de la evolución CAROLUS LINNAEUS (Råshult, Suecia; 1707–1778). Naturalista, botánico, zoólogo. «Systema Naturae» - Clasificación sistemática jerárquica de las especies inclusiva en cuatro niveles: clase, orden, género, especie.
Nomenclatura binomial: género y especie.
Usa las partes florales de las plantas para su clasificación: caracteres sexuales específicos y constantes. Fue muy avanzado para su tiempo: aparte de considerar las flores como partes sexuales de las plantas y reconocer que eran útiles para su reproducción, también dijo que eran específicas de cada especie. De esta manera, las podía clasificar mejor.
Evolución - Alba Ibáñez Galera Acuña la designación Homo sapiens y agrupa a los humanos con chimpancés y gorilas en el género Homo, orden Primates.
Noción de especie como unidad de reproducción (concepto biológico de especie).
Cristiano esencialista, fijista y teleologista. No consideró la posibilidad de que las semejanzas anatómicas fuesen indicio de ascendencia común. Pensaba que especiación era un plan del creador, jamás se le ocurrió pensar que las semejanzas fuesen por una ascendencia común.
Por un lado, se descubre la naturaleza por expediciones: las especies se adaptan a las regiones en las que viven. Con las especies que se iban descubriendo hacia cada vez más difícil encajar la idea de que todas las especies cupiesen en el Arca de Noé. Linneo esto no lo creyó, sino que ideó la idea de isla primitiva, aunque fue tachada por contradictoria: los leones por ejemplo no podrían comer hasta que los antílopes no se hubieran reproducido bastante.
El descubrimiento de la naturaleza a través de las grandes expediciones científicas del siglo XVIII promovió la idea de adaptación de cada especie a una determinada región geográfica.
El concepto de adaptación y el aumento espectacular de nuevas especies descubiertas hacía difícil pensar que el arca de Noé hubiera podido albergar tantas especies y que éstas, tras el Diluvio, hubieran podido alcanzar desde el arca todos los confines de la Tierra, con una perfecta adaptación a cada ambiente. Por ejemplo, Linneo reemplazó el arca de Noé por una isla primitiva en la que Dios habría creado una sola pareja de cada especie sexual y un sólo individuo de cada especie hermafrodita. Esta idea sería criticada por contradictoria, puesto que implicaría que la primera pareja de leones no habría podido comer hasta que los antílopes hubiesen sido lo suficientemente numerosos como para no extinguirse.
Este tipo de problemas ocupaban gran parte de las discusiones ilustradas de la época, y reflejan la dificultad para acomodar los nuevos descubrimientos científicos al marco conceptual bíblico imperante que fundamentaba aquella sociedad.
Candelas FG. 2010. La Evolución, de Darwin al Genoma. Universitat de Valencia. Servei de Publicacions GEORGES‐LOUIS LECLERC; Conde de BUFFON (Montbard, Francia; 1707–1788). Naturalista, matemático, cosmólogo.
Enciclopedia «Histoire Naturelle» - - Interpreta el mundo a partir de su historia utilizando la física de Newton en lugar de la biblia. Fue muy crítico con las ideas religiosas.
Origen del sistema solar: impacto de un cometa con el sol. Enfriamiento gradual de la Tierra hasta que la roca fundida se solidificó. Los océanos se formaron posteriormente a partir de lluvia. El procesó duró ≈75.000 años (¡una eternidad!); se remosta a mucho más atrás que lo que habían dicho los anterioresautores.
Origen de la vida: espontáneo, partir de materia no organizada. Una vez formadas, muchas especies migraron a los trópicos lo cual explicaría la aparición de fósiles de elefante en Siberia.
Acusado de contradecir el relato bíblico. Se retractó de sus teorías porque la p**a iglesia no lo consideraba ético  JAMES HUTTON (Edinburgo, Escocia; 1726–1797). Naturalista, matemático, cosmólogo. «Theory of Earth» - - Fundador de la Geología Moderna.
Precursor del uniformitarismo (o actualismo): «el presente es la llave para la interpretación del pasado». Los procesos geológicos que moldearon la Tierra durante el pasado son los mismos que los que operan en el presente.
Opuesto a catastrofismo: la Tierra fue moldeada por acontecimientos repentinos y violentos. Ejemplo: Diluvio.
La configuración actual de la Tierra ha tenido lugar lenta y gradualmente, y por lo tanto la Tierra debe ser extremadamente antigua.
Evolución Alba Ibáñez Galera Descubrimiento del Tiempo Profundo. Discordancias de Hutton: la discontinuidad entre los estratos verticales y horizontales representa un intervalo de tiempo de millones de años durante el cual las rocas de los estratos inferiores fueron deformadas y erosionadas antes de la deposición de los estratos superiores.
Hutton salía a pasear y se sentaba cerca de Siccar point (Escocia) y miraba la disposición de los estratos verticales sobre los que se ponían los horizontales. ¿Cómo pudo ser esta configuración de los estratos angulares? Por las fuerzas internas de la tierra (las que ahora llamamos tectónicas) se habían dispuesto de forma vertical, la erosión corta las montañas y en vez de ver plegamiento, se ven estratos verticales. Luego, los horizontales son por deposición de sedimentos provenientes de otros sitios. Esto tendría que ser porque la tierra debería ser mucho más antigua de lo que decían las escrituras.
A partir de la Revolución Francesa GEORGES LÉOPOLD CHRÉTIEN FRÉDÉRIC DAGOBERT CUVIER. Barón de CUVIER (Montbéliard, Francia, 1769‐1832).
Naturalista, paleontólogo pionero.
- - - Fundador de Anatomía Comparada moderna y Paleontología.
Extinción de las especies: clasificó unos huesos de un vertebrado gigante del Paraguay llegados al Museo de Historia Natural de París (el otro museo semblante a este que hay en París es una horterada, tal cual) como de un nuevo género, Megatherium, o “gran bestia” en latín, de la familia de los actuales perezosos de Sudamérica. Actualmente no existen perezosos gigantes, por lo que dedujo que debían ser restos de una especie extinguida.
Catastrofismo: la historia de la vida consiste en etapas espaciadas por episodios bruscos de revoluciones geológicas en los que se producen extinciones. La historia de la vida no es gradual, si no que ha habido etapas con catástrofes naturales de por medio.
La idea de extinción contradecía el relato bíblico según el cual el orden natural presente debía ser igual al orden dispuesto en el origen por el Creador, aunque Cuvier dudaba de ello.
Ley de la Correlación entre las Partes: un animal debe tener todas las partes de su cuerpo coordinadas para que su funcionamiento resulte en perfecta adaptación: «…después de inspeccionar un solo hueso es posible determinar a menudo la clase, y a veces incluso el género del animal al que pertenece, sobre todo si procede de la cabeza o las extremidades. Esto es porque el número, dirección y forma de los huesos que componen cada parte del cuerpo de un animal se encuentran siempre en una relación necesaria a todas las otras partes, de tal manera que, hasta cierto punto es posible deducir la totalidad partiendo de cualquiera de ellos y viceversa.» Por tanto, Cuevier, a partir de un solo hueso, podía reconstruir totdo el esqueleto.
Ley de la Subordinación de los Caracteres: las partes del cuerpo más importantes para la clasificación son las menos afectadas por la adaptación a las condiciones de vida. Esto es totalmente contrario a lo que pensaba Linneo.
JEAN‐BAPTISTE‐PIERRE‐ANTOINE de MONET de LAMARCK (Bazentin, Francia; 1744–1829). Soldado, biólogo, naturalista. «Philosophie Zoologique» (1809) Colega de Cuvier en el Museo de Historia Natural de París. Fue el primero en proponer una teoría consistente del cambio gradual de las especies, conocida como transformismo en vez de evolución, porque los linajes ni se diversificaban ni se extinguían, sino que alcanzaban un nuevo estadio en la escala evolutiva. Es decir, no evolucionan, sino que se transforman.
Evolución Alba Ibáñez Galera Principios causales: 1. Tendencia innata o interna al progreso hacia una complejidad creciente o «perfectibilidad», también denominado evolucionismo vertical. Idea de progreso ligada a la Revolución Francesa.
2. Herencia de los caracteres adquiridos por el uso o desuso: los organismos usan o no sus caracteres y por tanto, los adquieren o los pierden. Pasan de lo más simple a lo complejo: los mamíferos eran lo más complejo, y lo más de todo el ser humano.
Ejemplo: los descendientes de la jirafa tendrían el cuello más largo porque sus padres estirarían el cuello.
«...Sabemos que este animal, el más alto de los mamíferos, habita en el interior de África, en aquellos lugares en los que el suelo, casi siempre árido y sin hierbas, le obliga a pacer el follaje de los árboles y estirarse continuamente para alcanzarlos. Este hábito, mantenido durante largo tiempo, ha supuesto para todos los miembros de su raza el que las patas delanteras se hayan desarrollado más que las traseras, y que su cuello se haya alargado de tal forma que la jirafa, sin levantarse sobre sus patas traseras, eleva su cabeza hasta una altura de seis metros.» Philosophie Zoologique (1809) Visión lamarckiana de la evolución: Adaptación y transmisión a la descendencia de los rasgos adquiridos.
Modelo de Lamarck: a) La modificación del fenotipo puede ocurrir por adaptación al ambiente. El ambiente ejerce ciertas demandas, lo que hace que haya cambios.
b) Tales adaptaciones pueden ser «genéticamente» fijadas y transmitidas a la descendencia  Herencia de caracteres adquiridos. Esto se podría resolver mediante la epigenética.
c) Una vez transmitidas, son mantenidas después a no ser que se presente una nueva oportunidad para la «perfectibilidad».
CUVIER vs. LAMARCK: - Cuvier: interpretación catastrofista de las extinciones. Planes anatómicos generales de los animales (Vertebrata, Mollusca, Articulata, Radiata) discretos.
Lamarck: no hubo extinciones, sólo cambio gradual hacia la perfección de tipos anteriores hasta hacerse irreconocibles; no consideraba las extinciones. Rasgos vestigiales: ballena con dientes rudimentarios en estadio feto, pero sin dientes en estadio adulto.
Hoy se acepta que tanto la extinción catastrofista como la transformación gradual de especies ocurren. Lamarck murió en la pobreza ignorado por la comunidad científica.
La adaptación es la respuesta del organismo a los cambios ambientales: Lamark Darwin Evolución - Uso/desuso Transmisión de caracteres adquiridos Complejidad creciente No extinción Herencia por mezcla Alba Ibáñez Galera - Variación Herencia Supervivencia diferencial Extinción Herencia particulada Ley del Paralelismo: al desarrollarse, el embrión humano asciende a través de una serie lineal de formas animales, primero como invertebrado y después sucesivamente como pez, reptil y mamífero. Los «animales inferiores» serían humanos inmaduros. Esta idea sería reformulada por Ernst Haeckel tras la publicación de El Origen de las Especies bajo el lema la ontogenia recapitula la filogenia.
KARL ERNST VON BAER (Piibe, Imperio Ruso; 1792–1876). Naturalista, geólogo, meteorólogo, geógrafo, fundador de la embriología «Über Entwickelungsgeschichte der Thiere» (1828) - - Refuta la Ley del Paralelismo.
Propone un modelo de desarrollo alternativo que fue crucial en la concepción de la teoría de Darwin: el desarrollo no sigue una serie lineal.
Todos los embriones parten del mismo punto, pero se constituyen en clases ramificándose en direcciones separadas, es decir, a partir de un ancestro común habría diversificación de la rama. Ramificaciones posteriores producen las subdivisiones correspondientes a órdenes, familias, géneros y especies. El humano no es el fin del desarrollo animal, ni los «animales inferiores» son versiones inmaduras de la forma humana. La única forma de definir una clase como superior a otra sería demostrando que su forma adulta está más alejada del punto de partida.
Evidencia: el embrión humano no se desarrolla en etapas que se correspondan con las formas adultas de los «animales inferiores». Por ejemplo, no pasa por un estado de pez adulto, aunque existe un estadio temprano en el que humanos y peces son difíciles de distinguir. El desarrollo embrionario es un proceso de especialización: los embriones tempranos presentan estructuras muy generales que después adquieren especializaciones que los identifican como mamífero o pez. Para comparar el desarrollo de las diferentes clases se debería dibujar un árbol con ramificaciones. Por tanto, podríamos decir que dentro de cada rama hay especializaciones.
CHARLES LYELL (Kinnordy, Inglaterra; 1797‐1875). Abogado de profesión. «Principles of Geology» (vol. 1‐3; 1830‐33) UNIFORMISMO, UNIFORMITARISMO o ACTUALISMO. Inicio del s. XIX geología dominada por catastrofistas: ajustan registro fósil a la cronología bíblica invocando discordancia entre los modos de cambio presente (lento y gradual) y pasado (abrupto y cataclísmico).
- Lyell era esencialista y teísta. Excluyó al hombre de la evolución y no aceptó la selección natural. Amigo, tutor y mentor de Darwin.
Se opone al catastrofismo. Inspirado en las ideas de James Hutton propone el UNIFORMITARISMO: «El presente es la llave para comprender el pasado».
Concepto de UNIFORMIDAD de Lyell: 1. Las leyes naturales son constantes en el espacio y en el tiempo.
2. Los cambios de la superficie terrestre en el pasado se pueden explicar invocando los procesos activos en el presente.
3. El ritmo del cambio geológico es lento y gradual, no cataclísmico. Aunque esto no es del todo cierto; ejemplo: el desastre de Fukushima movió un metro la isla de Japón hacia el este.
4. La configuración de la Tierra ha sido fundamentalmente la misma desde su formación.
Corolario: la Tierra debe ser muy antigua  TIEMPO PROFUNDO Evolución Alba Ibáñez Galera Mundo natural en ESTADO ESTACIONARIO: Cada especie extinguida era reemplazada por una nueva especie introducida por medios sobrenaturales –Dios siempre era la causa última— de manera que el número total de especies se mantenía constante. No pensó que una especie ancestral pudiera dividirse en varias especies derivadas.
El viaje del Beagle: 27 de diciembre de 1831 a 2 de octubre de 1836 CHARLES ROBERT DARWIN (Shrewsbury, Inglaterra; 1809‐1882). Naturalista. «On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life» (1859) - Al partir: fijista y catastrofista.
Lee «Principles of Geology» (regalo del capitán FitzRoy). Aplica las teorías de Lyell a sus propias observaciones geológicas en Suramérica. Extiende el uniformismo al mundo natural.
Al regresar: las distintas especies evolucionaron a partir de ancestros comunes. «After my return to England it appeared to me that by following the example of Lyell in Geology, and by collecting all facts which bore in any way on the variation of animals and plants under domestication and nature, some light might perhaps be thrown on the whole subject...» The Autobiography of Charles Darwin 1809‐1882 (Barlow ed., New York, 1969; Pp. 119).
Cuando regresó del viaje, volvió con la idea de que las especies evolucionan a partir de ciertas características, pero no sabía cómo. Descubrió más tarde que era la selección natural. Comenzó a reunir toda la información y luego ya a formular principios.
Tras el viaje del Beagle: reuniendo pruebas ...My first note‐book was opened in July 1837. I worked on true baconian principles, and without any theory collected facts on a wholesale scale, more especially with respect to domesticated productions, by printed enquiries, by conversation with skilful breeders and gardeners, and by extensive reading. When I see the list of books of all kinds which I read and abstracted, including whole series of Journals and Transactions, I am surprised at my industry. I soon perceived that selection was the keystone of man's success in making useful races of animals and plants. But how selection could be applied to organisms living in a state of nature remained for some time a mystery to me... The Autobiography of Charles Darwin 1809‐1882 (Barlow ed., New York, 1969; Pp. 119).
Selección artificial: dejaba su impronta. Las especies se podían transformar en el tiempo, pero Darwin no sabía cómo funcionaba en el mundo natural.
THOMAS ROBERT MALTHUS (Surrey, Inglaterra; 1766 ‐ 1834). Reverendo anglicano, «An Essay on the Principle of Population» (1798) «La población humana crece en proporción geométrica, mientras que los recursos alimentarios sólo lo hacen en proporción aritmética».
... In October 1838, [Darwin tenía 29 años] that is, fifteen months after I had begun my systematic enquiry, I happened to read for amusement Malthus on Population, and being well prepared to appreciate the struggle for existence which everywhere goes on from long‐continued observation of the habits of animals and plants, it at once struck me that under these circumstances favourable variations would tend to be preserved, and unfavourable ones to be destroyed. The result of this would be the formation of new species. Here, then, I had at last got a theory by which to work... The Autobiography of Charles Darwin 1809‐1882 (Barlow ed., New York, 1969; Pp. 119). Es decir, al final hay más individuos que recursos para consumir. Darwin dedujo que esto era la lucha por existencia. Los más dotados podían consumir estos recursos y sobrevivir.
Evolución Alba Ibáñez Galera Sir RICHARD OWEN (Lancaster, Inglaterra; 1804–1892). Anatomista comparado, paleontólogo «On the Nature of Limbs» (1849) - Acuñó los términos homología y analogía, y Dinosauria.
Primer superintendente del Natural History Museum de Londres El modelo de especialización embriológica de von Baer es aparente en el registro fósil. El mejor modo de ilustrar el plan del Creador no es fijándose en las adaptaciones individuales, sino buscando la unidad subyacente a las formas animales: concibe el arquetipo. Esto era criatura imaginaria que estaría en la mente del creador a partir de la cual los animales van adquiriendo las especializaciones. A partir de aquí saco la idea de homología.
Esta idea era muy importante para Darwin porque encajaba con si idea de la evolución. Además, es parecido a lo que decía von Baer pero lo enfocaba de manera muy distinta.
Plan constructivo de un filum: Criatura imaginaria que mostraba la esencia del vertebrado tipo sin ninguna de las especializaciones presentes en las especies individuales (On the Archetype and Homologies of the Vertebrate Skeleton, 1847).
El arquetipo de los vertebrados correspondía al punto en el desarrollo de cualquier embrión en el que el carácter básico del tipo comienza a ser visible. Las formas diferentes de desarrollo especializado producen las relaciones de homología dentro del tipo. El patrón de divergencia y especialización era lo que predecía la teoría de Darwin. De hecho, Darwin cita a Owen en apoyo de su teoría. Pero Owen criticó a Darwin atribuyendo el patrón a causas divinas.
Co‐descubrimiento del principio de selección natural ALFRED RUSSEL WALLACE (Usk, Gales; 1823‐1913). Naturalista, explorador, geógrafo, antropólogo y biólogo. «The Geographical Distribution of Animals» (1876). «Darwinism» (1889) Mejor conocido por descubrir, a la vez que, e independientemente de Charles Darwin, que la adaptación biológica resultado de la selección natural; aunque excluía al ser humano de la evolución de la selección natural. Además: 1) Formuló el CONCEPTO BIOLÓGICO DE ESPECIE 2) Fundó el campo de la BIOGEOGRAFÍA EVOLUTIVA 3) Pionero del estudio de la HISTORIA NATURAL COMPARATIVA Entre Bali y Lambok la fauna era muy distinta. Lo atribuyó a que hay una fosa tectónica, una sima muy profunda. Durante las glaciaciones baja el nivel del mar porque el agua se pone en los casquetes polares.
Los organismos podían moverse entre islas de su placa tectónica, pero no pasar de una a otra.
Se le atribuye haber sido la causa de que al cabo de 20 años Darwin se decidiera a publicar su teoría: 1) Wallace envió sus conclusiones a Darwin desde las Islas Molucas el 18 de junio de 1858.
2) Darwin se las reenvió a Lyell: «He could not have made a better short abstract! Even his terms now stand as heads of my chapters... he does not say he wishes me to publish, but I shall, of course, at once write and offer to send to any journal. » 3) Lyell acordó que ambos presentaran sus conclusiones conjuntamente a la London Linnean Society el 1 de julio de 1858.
Evolución Alba Ibáñez Galera Propuestas de evolución por selección natural anteriores a Darwin y Wallace WILLIAM CHARLES WELLS (Charleston, Escocia; 1757 ‐ 1817). Médico, librero e investigador. «Two Essays... with some observations on the causes of the differences of colour and form between the white and negro races of men.» Se le atribuye haber reconocido que: 1) Existen diferencias entre individuos de una misma especie 2) La «mejora» de los animales domésticos se produce por selección 3) Las razas humanas, que definió por el color de la piel, son resultado de selección natural a partir de variedades diferentes en cuanto al color de la piel.
«[What was done for animals artificially] seems to be done with equal efficiency, though more slowly, by nature, in the formation of varieties of mankind, fitted for the country which they inhabit. Of the accidental varieties of man, which would occur among the first scattered inhabitants, someone would be better fitted than the others to bear the diseases of the country. This race would multiply while the others would decrease, and as the darkest would be the best fitted for the [African] climate, at length [they would] become the most prevalent, if not the only race.» Wells, WC (1818) «[Wells] distinctily recognizes the principle of natural selection, and this is the first recognition which has been indicated... but he applies it only to man, and to certain characters alone.» Darwin, C. (1866) PATRICK MATTHEW (Rome, Escocia; 1790 ‐ 1874). Terrateniente y productor de fruta. Tras publicarse «Sobre el Origen de las Especies» hizo grabar en su tarjeta de visita la frase: «Discoverer of the Principle of Natural Selection» Instruido en el manejo de recursos madereros en el ejército se le atribuye haber reconocido: 1) Cortar exclusivamente los árboles más altos y fuertes (selección artificial) conduce a una disminución en la calidad de la madera 2) Cortar los árboles de menor calidad conduce a una mejora en la calidad de la madera producida por las generaciones siguientes, e incluso puede dar lugar a la formación de variedades nuevas.
Se atribuyó el descubrimiento de la Selección Natural de Darwin porque había hecho algo muy parecido.
«There is a law universal in nature, tending to render every reproductive being the best possible suited to its condition [...] This law sustains the lion in his strength, the hare in her swiftness… …those individuals who posses not the requisite strength, swiftness […] fall prematurely without reproducing […] their place being occupied by the more perfect of their own kind, who are pressing on the means of subsistence. [The] progeny of the same parents, under great differences of circumstances, might, in several generations, even become distinct species, incapable of coreproduction.» Matthew, P (1860) «I freely acknowledge that Mr. Matthew has anticipated by many years the explanation which I have offered of the origin of species, under the name of natural selection. I think that no one will feel surprised that neither I, nor apparently any other naturalist, has heard of Mr. Matthew's views, considering how briefly they are given, and that they appeared in the Appendix to a work on Naval Timber and Arboriculture. I can do no more than offer my appologies to Mr. Matthew for my entire ignorance of his publication.» Darwin, C. en The Gardener`s Chronicle (1860) «Such efforts to denigrate Darwin misunderstand the whole point of the history of science: Matthew did suggest a basic idea of selection, but he did nothing to develop it; and he published it in the appendix to a book on the raising of trees for shipbuilding. No one took him seriously, and he played no role in the emergence of Darwinism. Simple priority is not enough to earn a thinker a place in the history of science: one has to develop the idea and convince Evolución Alba Ibáñez Galera others of its value to make a real contribution. Darwin's notebooks confirm that he drew no inspiration from Matthew or any of the other alleged precursors.» Peter J Bowler. 2003. Evolution: The History of an Idea. University of California Press.
«Patrick Matthew undoubtedly had the right idea, just like Darwin did on September 28, 1838, but he did not devote the next twenty years to converting it into a cogent theory of evolution. As a result it had no impact whatsoever.» Ernst Mayr. 1982. The Growth of Biological Thought. Harvard.
Pesimismo de Malthus vs. optimismo de Darwin: - Pensamiento esencialista de Malthus: todos los individuos son equivalentes. La escasez de recursos conduce a un estado estacionario de lucha por la existencia (cambio cuantitativo).
Pensamiento poblacional de Darwin: la lucha por la existencia es el medio por el cual resulta y se mantiene la armonía en el mundo (cambio cualitativo).
¿Por qué esperó más de 20 años? Darwin era consciente de que la característica fundamental que distinguía su teoría de las demás teorías evolucionistas era su materialismo filosófico sin paliativos. Otras teorías hablaban de fuerzas vitales, historia dirigida, aspiraciones orgánicas, irreductibilidad de la mente. Estas teorías eran aceptables por el cristianismo porque permitían la intervención de un Dios cristiano que operase a través de la evolución, en lugar de la creación. GOULD SJ (1977) Desde Darwin: Reflexiones sobre Historia Natural. Hermann Blume.
Principales influencias sobre el pensamiento de Darwin La Teoría de Evolutiva de Darwin Cinco Teorías de la Teoría Evolutiva de Darwin: 1. Desdendencia con modificación (evolución per se): las características de los linajes de los organismos cambian a largo del tiempo.
2. Origen común: cada grupo de organismos desciende de un antepasado común, y todos los grupos de organismos se remontan a un único origen de la vida en la tierra (metáfora del árbol de la vida).
3. Gradualismo: las diferencias entre organismos aún radicalmente distintos evolucionan de modo incremental, a través de pasos intermedios pequeños. La evolución ocurre por cambios en las proporciones de individuos en una población que difieren en sus características heredadas.
4. Multiplicación de especies: el cambio evolutivo en el seno de las poblaciones conduce a la formación de nuevas especies.
5. Selección natural y sexual: los cambios en las proporciones de los distintos tipos de individuos en una población ocurren como resultado de diferencias en sus capacidades de supervivencia y reproducción –tales cambios resultan en la evolución de adaptaciones, características que parecen «diseñadas» para ajustar a los organismos a su ambiente. Este concepto no sólo revolucionó la biología, sino también el pensamiento Occidental en su conjunto.
...