Comentario de texto Reinoso (2013)

Pràctica Español
Universidad Universidad Carlos III de Madrid (UC3M)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Geografía Regional
Año del apunte 2013
Páginas 3
Fecha de subida 14/03/2016
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

REINOSO, José (2005): “La fábrica del mundo”, El País Semanal nº 1.477, 16 de enero, pp. 28 -38.
Datos del texto y su autor El texto se trata de un artículo, o debido a su amplitud, podría tratarse de un reportaje, realizado por José Reinoso, para el periódico “El País”. José Reinoso es el corresponsal del diario EL PAÍS en China, lo que le ha permitido viajar de este a oeste y de sur a norte, para escribir sobre lo que ocurre en este país. También ha cubierto acontecimientos claves en otros lugares de Asia.
Resumen El titulo del artículo podría resumirlo bastante bien: La fábrica del mundo. El artículo nos cuenta las experiencias vividas por el autor en una región concreta de china, donde descubrimos las formas precarias, y casi infrahumanas, a los que la mano de obra se enfrenta día a día para ganar una cantidad ínfima de dinero. A esto, el autor añade datos de interés como pueden ser estadísticas y porcentajes con relación a la producción en China.
Palabras clave Algunas palabras clave podrían ser las siguientes: mano de obra barata, fábricas, exportaciones, salarios ínfimos, condiciones de trabajo pésimas, industria.
Ideas principales China produce el 75% de los juguetes, el 30% de los televisores, el 25% de las lavadoras y el 20% de los teléfonos móviles que se venden en el mundo. Una mano de obra dócil y barata está detrás del milagro económico de un país convertido en la meca de muchas multinacionales.
Eso podría englobar la idea principal del texto, pero vamos a ir por partes. El articulo encierra varias ideas, que a continuación trataré de examinarlas. Al comienzo del texto el autor nos presenta la región de Guangdong, donde somos testigos de una de las muchas fábricas con mano de obra barata. Vemos Quan an, la fábrica donde el autor nos explica, por medio de testimonios de sus trabajadores, la calidades de trabajo que poseen. El 75 % de los juguetes mundiales, el 29% de los televisores, el 24% de las lavadoras, el 20% de los teléfonos móviles, tres de cada 10 bicicletas y siete de cada 10 encendedores salen de China. Los objetos más insospechados proceden cada vez más a menudo de sus talleres: desde vajillas y árboles de Navidad artificiales hasta calcetines o reproductores de DVD. Esta es la gran primera idea que nos implanta el texto.
Después nos sigue contando que China se ha convertido en una gran máquina de exportación, donde de sus exportaciones sacan los mayores beneficios. El autor continúa enseñándonos mediante los trabajadores entrevistados, el interior de las fábricas y los lugares donde residen estos trabajadores. Las horas de trabajo suelen ser de doce horas hasta quince horas, donde a los trabajadores no se les permiten hablar durante las horas de trabajo, para no perder la concentración y no entorpecer la cadena de trabajo. Como máximo solo se les permite un tiempo de cinco minutos para ir al lavabo. Si algunas de estas normas son quebrantadas, el trabajador se puede ver con la pérdida total de su salario, que puede ser de ochocientos yuanes, unos setenta y cinco euros (como vemos, un salario extremadamente bajo para las condiciones a las que están sometidos). Los lugares de residencia suelen ser habitaciones miserables y llenas de suciedad, habitaciones que comparten entre ocho trabajadores, donde a cierta hora de la noche, se les corta la luz para poder descansar. Como nos sigue explicando el autor, casi todos los trabajadores son mujeres, como bien nos dice una de las regentes de la fábrica, ya que son más manejables y aceptan menos dinero.
En la pagina tres, nos dice que hasta 1985, la zona era un territorio surcado por grandes ríos y dominado por granjas y pequeñas poblaciones rurales y pesqueras. Ahora los ríos siguen ahí, pero el paisaje ha sufrido una completa mutación debido a la explosión empresarial y el desarrollo de las infraestructuras. Grandes puentes y edificios se alzan en esta zona, otrora más campesina. Como bien nos dice, son ciudades para trabajar, y no para vivir. Una de éstas, quizá aquella en que la fiebre productiva ha llegado a mayor extremo, es Dongguan. Aquí residen del orden de siete millones de personas, de las cuales, cinco millones son inmigrantes, y la inmensa mayoría son mujeres. En las calles, la actividad es frenética, y el tráfico, caótico. Torres acristaladas se mezclan con pequeñas tiendas que ofrecen todo tipo de repuestos mecánicos.
Las ultimas ideas del texto, situadas en las ultimas paginas del artículo, nos explican que a pesar de todo lo dicho, China solo representa un cinco por ciento en la producción mundial, y en la otra cara, vemos como el porcentaje de exportaciones a evolucionado, de un 1,2% en 1982, a un 5,2% en 2002, imponiéndose así como el cuarto exportador del mundo.
Observaciones y opinión personal El texto es extremadamente interesante, ya que considero de vital importancia saber este tipo de datos. No me ha cogido por sorpresa los datos de la ínfima calidad de vida de los trabajadores, ya que creo que es conocido por todos los malos tratos que reciben la mano de obra en esta clase de territorios. Es verdaderamente espeluznante la manera en la que meten a ocho personas en habitaciones ridículas, y las maneras en que son tratados. Y no nos olvidemos, todo por cantidades de dinero absurdas. Es triste ver como a estas personas no les queda otra opción que meterse en este tipo de trabajos, aun sabiendo las calidades de vida que le esperan. Las declaraciones de los trabajadores entrevistados por el autor, te dan que pensar. Personas que quieren estudiar pero que no pueden y se ven obligados a meterse en estos negocios para poder mantener a sus familias. Francamente, es desolador.
Francisco Herrera Megia Geografía ...