Práctica Abuso Sexual Infantil Intrafamiliar (2016)

Trabajo Español
Universidad Universidad de Alicante (UA)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura criminologia aplicada
Profesor D.
Año del apunte 2016
Páginas 26
Fecha de subida 12/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

MODELO DE PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL INTRAFAMILIAR Autor: Emanuela Georgescu Grupo: 6 Segundo de Criminología Universidad de Alicante 1.Introducción Uno de los pilares de nuestra futura sociedad son los niños, que hoy día crecen y se crían bajo las alas de la misma. Diariamente, podemos contemplar cómo estos pequeños se enfrentan a circunstancias drásticas como el hambre, la pobreza, la soledad, los abusos o la prostitución, que posteriormente marcarán sus vidas. Una de las peores y más dolorosas situaciones que pueden hacerlos perder su infancia e inocencia son los abusos, y entre ellos, el abuso sexual.
Como introducción al fenómeno de las agresiones sexuales infantiles, vamos a destacar los últimos datos conseguidos mediante el Ministerio del Interior, en los que muestran como se han visto incrementadas un 5% en el año 2015, cuando se registraron 3.919, es decir, una media de casi 11 denuncias diarias, frente a las 3.732 que se habían producido un año antes. Lo que reflejan estos datos, es que hay avance en el número de casos de abusos que han salido a la luz, pero la realidad es que la cifra negra es abrumadoramente mayor. Una de las causas de esta cifra negra, es que en muchas situaciones los abusos son ocasionados por personas cercanas al menor, como pueden ser familiares, profesores, ...
En nuestro presente trabajo, nos enfocaremos en la prevención de los abusos a nivel familiar, que es el grupo más cercano al menor y el cual repercute mayormente sobre él a primera instancia.
2.Objetivos 2.1 General El objetivo general de este trabajo, es poder desarrollar un modelo de prevención en abuso sexual infantil intrafamiliar, que ayude a minimizar la cifra negra. Para ello usaremos la búsqueda bibliográfica de distintas fuentes, que nos ayuden posteriormente a situarnos en el contexto del mismo.
2.2 Específico Como objetivo específico, nos enfocaremos en determinar los indicios de que un niño está sufriendo abusos sexuales, en las causas, para así desarrollar su posterior prevención mediante el diseño de las herramientas necesarias, y con el fin de hacer más eficaz la intervención y evitar el abuso sexual de niños. Para no abarcar demasiado contenido, todo ello lo aplicaremos a las relaciones paterno filiales, en las que hay o puede haber abusos sexuales y su correcta prevención.
3.Marco Teórico Antes de entrar en profundidad en el fin de este trabajo, es importante establecer ciertas referencias para delimitar el problema que presenta el abuso sexual infantil y de dónde puede proveer, dándonos una idea de las circunstancias que debemos tener en cuenta, para posteriormente tomar las medidas necesarias y poder prevenirlo. Por ello, haremos hincapié en la tipificación legal del abuso/agresión sexual infantil, y luego nos introduciremos al abuso sexual infantil intrafamiliar y extrafamiliares.
3.1. Abuso/agresión sexual infantil. Tipificación legal.
El objetivo de este presente apartado, es analizar el tratamiento legal que el actual código penal presta a los delitos contra la libertad sexual, en los que posteriormente se concreta el abuso o agresión sexual infantil. El Código Penal vigente, diferencia la agresión sexual y el abuso sexual, en la existencia o no de violencia o intimidación.
A) AGRESIONES SEXUALES (CAPÍTULO I C.P) En este capítulo, se recoge una figura básica regulada en el artículo 178, y unos tipos especiales regulados en los artículos 179 y 180.
Artículo 178 ‘’El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, con violencia e intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cuatro años.’’ Según dicha redacción sobre las agresiones sexuales, se desprenden tres componentes que conforman una agresión sexual: a) una acción con un claro ánimo lujurioso b) realizada con violencia y/o con intimidación c) contra o sin el consentimiento válidamente prestado por el sujeto pasivo Las acciones o comportamientos que integran este delito son los tocamientos, contactos corporales de diferente índole. Se incluyen los contactos efectuados en el cuerpo de la víctima, los que ésta es obligada a realizar en el cuerpo del sujeto activo o de un tercero, y los autocontactos que el sujeto pasivo realiza ante la exigencia del abusador.
Asimismo, para que el acto sexual se transforme en agresión sexual, es necesario que exista una ausencia de consentimiento. En este aspecto, hay que tener en cuenta que el consentimiento otorgado por personas privadas de sentido o menores de trece años es irrelevante.
Otro requisito que es necesario para que se realice este delito, es la existencia de violencia e intimidación. La violencia, ha de ser ejercida por el sujeto activo sobre la víctima para vencer la resistencia opuesta al abuso. La intimidación en cambio, consiste en una amenaza de un mal que oprime la voluntad de la víctima.
Para estos delitos, el nuevo Código Penal prevé la pena de prisión de uno a cuatro años. Sin embargo, es necesario saber que existen otras medidas adicionales a la prisión que también pueden imponerse.
Artículo 179 ‘’Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado, como reo de violación, con la pena de prisión de seis a doce años.’’ Una conducta agravada de la agresión sexual consiste en que ésta llegue al acceso carnal, ya sea por vía vaginal, anal o bucal o a la introducción de objetos. Estas conductas reciben la denominación de violación.
Para la modalidad de acceso carnal por vía vaginal, no hace falta para su consumación la eyaculación, basta con que el pene se introduzca, aunque sea mínimamente en la cavidad vaginal.
En el caso de acceso carnal por vía bucal o anal, es preciso para la perfección del delito algo más que el mero roce del pene con la parte exterior del ano o la boca, requiriéndose, al menos, la introducción parcial.
Tratándose de menores, hay que tener en cuenta que pueden producirse lesiones e incluso la muerte por la desproporción fisiológica. En este caso, estaríamos ante un concurso de delitos, es decir, por un lado, la agresión sexual y, por otro lado, el homicidio o lesiones. Cuando la lesión se produzca por los objetos empleados se aplicará el agravante número 5 del artículo 180.1.
Para estos delitos, el nuevo Código Penal prevé la pena de prisión de seis a doce años, además de otras medidas accesorias a ésta que también pueden imponerse.
Artículo 180 ‘’1. Las anteriores conductas serán castigadas con las penas de prisión de cuatro a diez años para las agresiones del artículo 178, y de doce a quince años para las del artículo 179, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias: 1ª. Cuando la violencia e intimidación ejercidas revistan un carácter particularmente degradante o vejatorio.
2ª. Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas.
3ª. Cuando la víctima sea especialmente vulnerable, por razón de su edad, enfermedad o situación, y, en todo caso, cuando sea menor de trece años.
4ª. Cuando para la ejecución del delito, el responsable se haya prevalido de una relación de superioridad o parentesco, por ser ascendiente, descendiente o hermano, por naturaleza o adopción o afines con la víctima.
5ª. Cuando el autor haga uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, susceptibles de producir la muerte o cualquiera de las lesiones previstas en los artículos 149 y 150 de este Código, sin perjuicio de la pena que pudiera corresponder por la muerte o lesiones causadas.
2. Si concurrieren dos o más de las anteriores circunstancias, las penas previstas en este artículo se impondrán en su mitad superior. ‘’ En este artículo, vienen descritos los agravantes, como pueden ser “la violencia o intimidación revistan de un carácter particularmente degradante o vejatorio”. Es decir, el culpable ha de buscar aumentar el sufrimiento y la humillación de la víctima más allá de lo típico de la conducta, y además ser consciente de ello.
Respecto a la agravante referente a “cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas”, su fundamentación se basa en la mayor limitación de la víctima de evitar la agresión, y que al tratarse de una actuación conjunta de varios sujetos implicará una mayor lesión del bien jurídico que se pretende proteger.
En cuanto a la tercera agravante,” cuando la víctima sea especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación”, implicará que si el sujeto presentaba una condición que le hacía especialmente vulnerable por alguna de esas tres razones, la pena del autor del abuso sería agravada.
Estas conductas están sancionadas con la pena de prisión de cuatro a diez años para las agresiones en las que no exista acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, y de doce a quince años cuando sí existan estas circunstancias.
B) ABUSOS SEXUALES (CAPÍTULO II, ARTÍCULOS 181 a 183) Todas las conductas castigadas en los artículos 181 a 183 tienen como común denominador la ausencia de violencia o intimidación. Esta es la diferencia con las conductas reguladas en los artículos 178 a 180.
Artículo 181 ‘’1. El que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, será castigado, como responsable de abuso sexual, con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses.
2. A los efectos del apartado anterior, se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejecuten sobre menores de trece años, sobre personas que se hallen privadas de sentido o de cuyo trastorno mental se abusare.
3. La misma pena se impondrá cuando el consentimiento se obtenga prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima.
4. Las penas señaladas en este artículo se impondrán en su mitad superior si concurriere la circunstancia 3 ó 4 de las previstas en el artículo 180.1 de este Código.’’ En este artículo se habla únicamente del acto sexual no consentido realizados sin violencia o intimidación y en los que no hay “acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías”. En estos supuestos, la pena prevista es la de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses.
Sobre el bien jurídico protegido, cabría una matización, pues el bien protegido no es la libertad sexual, ya que la libertad significa conocimiento y discernimiento para elegir opciones, lo que se protege es el derecho del menor a tener un bienestar psíquico, un desarrollo intelectual armónico y progresivo y un descubrimiento espontáneo y natural de la sexualidad. Lo mismo ocurre con los actos sexuales realizados con personas privadas del sentido para elegir o que sufren un trastorno mental, siempre que el sujeto abuse de dicha circunstancia bajo conocimiento.
Además, el autor ha de actuar con la idea de someter al sujeto a una acción lúbrica.
En estos casos, la pena prevista es la de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses.
Artículo 182.
‘’1. En todos los casos del artículo anterior, cuando el abuso sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado con la pena de prisión de cuatro a diez años.
2. Las penas señaladas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra la circunstancia 3 ó 4 de las previstas en el artículo 180.1 de este Código.’’ Este artículo agrava los actos sexuales contemplados en el artículo 181 cuando exista acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos.
Artículo 183.
‘’1. El que, interviniendo engaño, cometiere abuso sexual con persona mayor de trece años y menor de dieciséis, será castigado con la pena de prisión de uno a dos años o multa de doce a veinticuatro meses.
2. Cuando el abuso consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos por alguna de las dos primeras vías, la pena será de prisión de dos a seis años. La pena se impondrá en su mitad superior si concurriera la circunstancia 3 ó 4 de las previstas en el artículo 180.1 de este Código.’’ Este artículo se encarga de penalizar los actos sexuales cometidos con mayores de 13 años y menores de 16, a través del engaño, con o sin acceso carnal. Este tipo de abuso consta de varios elementos: el sujeto activo ha de realizar una acción tendente a ganarse la voluntad del sujeto; el sujeto debe caer en el engaño; y por último, debe haber un encuentro sexual a causa del engaño.
A diferencia del abuso sexual cometido sin consentimiento alguno o con éste, pero obtenido por el culpable prevaliéndose de una situación de superioridad (que cubre hasta los 18) en el supuesto regulado en este artículo, solamente se cubre la franja hasta los dieciséis años. Mientras que, por debajo de los trece años, siempre hay abuso y por encima de los dieciséis no cabe el fraudulento.
3.2 Marco del abuso sexual infantil El abuso sexual infantil, puede ser clasificado según la relación abusadorvíctima en intrafamiliar y extrafamiliar. ¿La utilidad? Está relacionada con las medidas de protección de la víctima. Si una niña es abusada sexualmente por su profesor (abuso sexual extrafamiliar), otros adultos pueden tomar en sus manos la acción de mantener alejada a la niña del abusador, pero si la niña es abusada sexualmente por su padre (abuso sexual intrafamiliar), es la Justicia la que se encargará de que sea separada de su padre para evitar los continuos abusos.
3.2.1. Sistema intrafamiliar.
Una vez investigada la tipificación legal existente actualmente en España, es importante profundizar en el estudio del abuso sexual infantil, concretamente en abuso sexual intrafamiliar, tema del presente trabajo.
Cuando hablamos de abusos sexuales intrafamiliares, nos referimos concretamente al incesto, una forma de abuso sexual infantil donde el abusador puede ser padre, madre, o pareja de alguno de los padres, hermano, hermana, abuelo, … Como hemos mencionado anteriormente, se suele creer que los abusos ocurren fuera del entorno familiar, pero debemos desmitificarlo y recordar la triste realidad de que la mayoría de los abusos sexuales infantiles suceden dentro de la familia.
Las consecuencias del abuso sexual infantil se tornan aún más graves cuando el lazo que une a la víctima y al abusador es familiar, pues aquella figura que debería significar protección, seguridad, afecto y contención, es de quien provienen los abusos. Como características de este tipo de abuso sexual cabe destacar que ocurre en todos los tipos de familias y en la mayor parte de las veces existe una manipulación de la confianza, engaños y amenazas que no hacen necesaria la violencia física.
Aunque el incesto padre-hijos es el menos frecuente, es el que ha suscitado mayor reproche social y unas consecuencias más traumáticas para la víctima y la familia en general. Aunque es muy difícil determinar el número de casos de incesto, es más frecuente de lo que se cree, siendo lo más habitual casos de incesto entre hermanos y después entre el padre y la hija, existiendo mayor riesgo entre el padrastro y la hija, y siendo el menos frecuente el caso de madre e hijo.
Según Miguel Angel Soria Verde, Dr. en Psicología y profesor de Psicología Jurídica, Criminal y Criminología Avanzada en las facultades de Psicología y Derecho de la Universidad de Barcelona; es normal que el padre con un comportamiento incestuoso pase más tiempo con la víctima que con el resto de hijos, siendo generalmente su favorita y prohibiendo que establezca contacto con otros chicos.
La prohibición de relaciones sexuales intrafamiliares, es un límite impuesto por la mayoría de las culturas del mundo, en concreto las relaciones sexuales entre padres e hijos. Esto viene explicado no sólo por la biología, sino también por la psicología, y la sociología, y es que el incesto ha existido desde que el hombre existe, la única cuestión que ha cambiado es que a día de hoy se conoce cada vez más sobre el tema. Para que los casos de abusos sexuales intrafamiliares sean detectados es importante vencer esta resistencia social, pues es importante que se hable de ello, y los niños sean conscientes de que no deben permitirlo. La sociedad al volverlo un tema tabú, ha atraído consigo las consecuencias de que se considere que es un hecho muy poco frecuente cuando la realidad es que es una desgracia bastante extendida de la cual es necesario hablar.
3.2.2 Sistema Extrafamiliar En el caso de los abusos sexuales extrafamiliares, se incluyen todas aquellas personas que no conforman el grupo familiar del niño, pero los cuales tiene suficiente acceso al niño como para cometer abusos sexuales a lo largo de un tiempo (niñeras, profesores/as y maestros/as de escuela, amigos …). Dentro del sistema extrafamiliar podemos hablar de dos grupos, el agresor conocido para la víctima y el agresor desconocido.
Cuando el agresor es un desconocido, estamos hablando de los pedófilos clásicos. Se caracterizan por encontrar placer sexual únicamente involucrando a niños o niñas, y acceden a ellos en algún momento de su vida cotidiana. Con el avance de la tecnología, y el fácil acceso de los niños a juegos online, redes sociales; se han convertido en blancos cada vez más fáciles para los pedófilos.
Para contactarlos por internet, los pedófilos suelen usar perfiles falsos, en los que se ganan la confianza del niño o la niña, para posteriormente pedirle que se desnude vía webcam o que se saque fotos y se las envíe. Una vez el pedófilo accede a dicho contenido, suele distribuirlo por la red como material pornográfico infantil, al que gran cantidad de personas accederán, y violarán la intimidad del menor. Esto es lo que hoy día conocemos como grooming, y puede perpetuar a lo largo de muchos años.
En los casos de abusos sexuales extrafamiliares en que el agresor es conocido del niño o la familia, hay mayores posibilidades de progresar debido a que la familiaridad facilitará que la confianza funcione como un método de acceso fácil al abuso sexual y a la vez como vía de obtención del silencio del niño o niña.
3.2.3. Contexto cultural. Mitos hacia el agresor y el menor.
En los casos de abusos sexuales infantiles, según el contexto cultural, podemos encontrar una serie de obstáculos que dificultan la detección, como pueden los mitos que se han ido desarrollando a lo largo de la historia en torno a este tema. Una de las concepciones de mito según la Real Academia Española es: ‘’ Persona o cosa a la que se atribuyen cualidades o excelencias que no tiene.’’ En torno a el abuso sexual infantil podemos encontrar diversas cualidades que se le atribuyen y las cuales no posee.
A continuación, vamos a hablar de algunas de las creencias erróneas que la gente acepta como si fuesen verdaderas, las cuales resultan de suma importancia conocer y analizar para comprender la realidad del fenómeno.
 “El abuso sexual infantil no es una forma de maltrato tan grave como el maltrato físico” En la actualidad se sabe con certeza gracias a las neurociencias y diversos estudios, que todas las formas de violencia y malos tratos en la infancia, como el abuso sexual, tienen consecuencias severas en el desarrollo infantil. Según la OMS, el maltrato infantil causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Los casos extremos de estrés pueden alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario.
 “El abuso sexual, al igual que la violencia hacia la infancia en todas sus formas, es un problema de las clases bajas” El abuso sexual, al igual que la violencia hacia la infancia, no distinguen en función de las clases sociales, género o religión, pues se han dado todo tipo de casos en diferentes clases sociales, cuyas víctimas o autores podían ser de ambos géneros. Sin embargo, es tentador contemplar la idea de que es un fenómeno que solo ocurre en las clases bajas, pues esto lleva a considerar que se está a salvo si no se pertenece a una clase social baja, y que el status económico es un factor de protección.
 “El abuso sexual es un hecho raro, poco frecuente, que les ocurre a pocos niños” El abuso sexual, es un hecho frecuente, según datos de la OMS, 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres adultos declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Pero al tener esta cifra de referencia, debemos tener en cuenta también la alta cifra negra que se dan en casos de abusos sexuales, ya sea por miedo, vergüenza…  “Los ofensores sexuales son personas que sufren de alguna patología en particular o abusan sexualmente bajo los efectos del alcohol” La realidad es que cualquier persona puede ser un abusador, no existe un perfil de personalidad específico.
 “Los niños son seductores y provocan al adulto” Un niño o niña, en su forma de vestirse y mostrar afecto no muestra conductas seductoras con fines sexuales, porque ni siquiera posee la suficiente madurez para saber realmente el significado de las conductas sexuales ni las nociones más básicas sobre temas sexuales. Por ello, esta afirmación se trata solo una interpretación que realiza el abusador para justificarse.
 “El abuso sexual es cometido por personas desconocidas para la víctima”, “La familia es siempre un lugar seguro’’ La mayor parte de los casos de abuso sexuales infantiles son cometidos por personas cercanas al niño, concretamente el mayor número de abusos sexuales es cometido por personas de la familia de la víctima, ya que poseen un fácil acceso al niño y mayores oportunidades de acercamiento y continuo abuso.
 “Los niños no tienen conciencia del abuso y no les produce daño’’ Aunque se trate de niños pequeños, son conscientes del abuso; a tal escala que puede causar secuelas psíquicas a corto o largo plazo y cuya magnitud dependerá de muchas variables (edad del niño, tipo de vínculo con el abusador, de la existencia de violencia o no durante el hecho, de la actitud del padre o madre ...) Por otro lado, también se pueden dar secuelas físicas debido a que el cuerpo del niño no está preparado para mantener relaciones sexuales, por enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.
 “Los niños son poco creíbles, fantasean, mienten” Esta afirmación es un mito, porque la realidad es que los niños a esa corta edad no son capaces de fantasear o inventar detalles o hechos sobre una actividad sexual cuyo conocimiento es inapropiado para su edad. En cuanto a la capacidad de recordar, estudios demuestran que los niños son capaces de recordar lo sucedido a desde los tres años de edad.
Son muchos los mitos que circulan en torno al abuso sexual infantil, y es una realidad que incluso en algunos países es un hecho permitido o legal. Como decíamos anteriormente, los mitos dificultan la detección y el correcto tratamiento. Por ello, cabe plantear que solo se lograra una mayor comprensión de la dinámica del abuso sexual, cuando logremos modificar nuestro punto de vista, apartándonos de una posición centrada en el adulto, para enfocarnos en la visión del niño.
3.2.4 Fases del abuso sexual infantil. Indicadores físicos, psicológicos y conductuales del abuso sexual infantil.
El abuso sexual, sigue un desarrollo progresivo en el tiempo cuya finalidad última es el acceso al cuerpo del niño. Una vez que el abusador consigue llegar al contacto, puede progresar en su nivel de intrusividad llegando incluso a la penetración sexual propia de una relación sexual normal.
Es decir, hay un proceso mediante el cual el niño queda atrapado por el modo particular de relacionarse del adulto.
El sometimiento del niño o niña víctima de abusos sexuales, empieza siendo un proceso psicológico. En este proceso a veces puede haber o no violencia física o amenazas de violencia para conseguir el sometimiento del niño víctima, mientras que otras veces solo la violencia emocional (decirle al niño que si no accede les dirá a sus padres que se ha portado muy mal). En algunos casos en los que el abuso a perdurado a lo largo de los años, el tipo de coerción o violencia utilizado por el abusador sexual.
El abusador sexual no actúa de manera impulsiva. Hay una serie de acciones previas al contacto físico propiamente dicho que le permitirán chequear la permeabilidad de la víctima y una serie de etapas o fases en la que se desarrolla la conducta abusiva.
Suzanne Sgroi describe el abuso sexual en cuatro etapas: 1. Fase de preparación.
En el proceso de vinculación, el primer paso es la confianza o el cariño. Para que esta vinculación se desarrolle y fortalezca, el adulto pone en práctica diversas maniobras psicológicas. Algunas estrategias populares son el favoritismo (el niño o niña recibe premios, privilegios, y desarrolla un vínculo especial con el ofensor) y la alienación (a raíz del favoritismo y la vinculación especial, el niño o niña queda aislado del resto de familiares, dando lugar a la dependencia) Con el fin de evaluar si es viable o no continuar y progresar en el nivel de intrusividad de las conductas sin ser descubierto, el ofensor a veces cambiará su estrategia. También, es durante esta etapa cuando aparecen las primeras distorsiones cognitivas del autor, que le harán justificar su conducta (‘’el niño no se niega porque le gusta, se viste o mueve de determinada forma para provocarme’’) y además irá seleccionando el momento propicio para llevar a cabo sus conductas sexuales.
2. Fase de interacción sexual.
Es en esta fase cuando se desarrolla el contacto concreto con el cuerpo del niño o niña. Los primeros contactos suelen ser fugaces, aunque entre un tipo u otro de contacto con mayor nivel de intrusividad no es predecible. Algunos abusadores ni llegan al estadio final de la relación sexual completa y realizan contactos fugases en la fase inicial para ver la permeabilidad del niño.
Para continuar con los abusos sexuales, el secreto o pacto de silencio es un punto muy importante, que muchas veces se instaura en la fase previa. Una de las tácticas usadas es convencer al niño de que la relación es especial y otras personas no podrían comprenderla, aunque también se puede recurrir a otras estrategias que impliquen amenazas.
3. Fase de develamiento.
Se trata de un proceso, que puede ocurrir de forma accidental (el abusador es sorprendido en el acto, hay un embarazo o enfermedad de transmisión sexual…) o intencional. En el caso del develamiento intencional, ocurre cuando la niña o el niño toma la decisión de relatar los hechos. Los motivos por los que toman dicha decisión pueden ser variados. Pueden relatar el abuso sexual debido a que están siendo lastimados y no toleran el dolor, porque la niña teme quedar embarazada; y en ocasiones se dan casos en que los niños pequeños relatan los incidentes debido a que no son conscientes de que se trata de conductas abusivas y lo consideran un juego.
El develamiento muchas veces no se produce de forma única, sino que es un proceso mediante el cual el niño va relatando según se vaya sintiendo protegido o creído Ocurren casos en los que el desvelamiento se produce, pero el niño o niña no es creído por su madre o padre, y el abuso sexual continua.
4. Fase de reacción al develamiento.
Es el momento en el cual se desata una crisis en el seno de la familia, ya sea que el autor del abuso sea un miembro de la misma o se trate de alguien externo. La intensidad y la forma de resolver dicha crisis va variar en cada caso.
Por otro lado, es el momento en que los agentes de intervención deben tomar decisiones respecto a las acciones que se llevaran a cabo y al tomar dichas decisiones al igual que la familia, pueden atravesar diversas crisis.
Otra cosa a tener en cuenta, son las distintas presiones a las que el niño o la niña se verán sometidos, y los temores que se desarrollan en el proceso. Ello puede favorecer a una posible retracción. La retracción viene caracterizada por un conjunto de comportamiento o relatos que tenderán a neutralizar los efectos de la divulgación del abuso sexual ya anteriormente hecha. Algunas posibles causas de la retracción son: – La familia o el adulto que debería proteger a la víctima no le cree.
– La víctima percibe que las amenazas podrían llevarse a cabo.
– El adulto que debería proteger a la víctima le dice que no debe contar lo que sucedió fuera la familia, y que es en donde se resolverá todo.
Respecto a los indicadores propios de los abusos sexuales, antes de hacer hincapié en cada uno de los tipos existentes, es útil destacar que un indicador es una señal o signo de algo, es por ello que abarca todos los fenómenos que pueden ser apreciados por el observador, y los cuales nos ayudarán a diferenciar cuando realmente los niños sufren abusos sexuales o a identificar casos ocultos. El relato del niño o la niña que ha sido o está siendo víctima de abusos sexuales, constituye el principal indicador, ya que la información que deriva del relato será la que contenga los datos reveladores sobre el abuso sexual.
El proceso de recolección de los distintos tipos de indicadores de abusos sexuales infantiles se vuelve complicado, debido a que muchos de los indicadores psicológicos, conductuales y físicos, no son específicos de los abusos sexuales. Gran parte de los indicadores, se encuentras presentes en otras circunstancias como pueden ser otros tipos de abuso. Para poder determinar la relación con el abuso sexual infantil, se requiere establecer el momento de aparición de los indicadores.
En cuanto a los indicadores psicológicos específicos, a continuación, se hace referencia al listado de síntomas descritos por Sgroi, Porter y Blick (1982) y mencionados por Intebi (1998):      actitudes de sometimiento conductas agresivas que externalicen el conflicto comportamientos sobre adaptados indicios de actividades sexuales juegos sexuales inadecuados con niños, con juguetes o con sus propios cuerpos, o conductas sexuales agresivas hacia terceros  comprensión detallada de conductas sexuales no acorde a la edad  permanencia prolongada en la escuela  mala relación con otros niños y dificultades para establecer amistades  desconfianza, en especial hacia ciertas figuras  disminución brusca del rendimiento escolar  falta de participación en actividades sociales y escolares  dificultades para concentrarse en la escuela  temor exagerado hacia a los hombres (cuando la víctima es niña y el ofensor, hombre)  conducta seductora con adultos  conductas regresivas  retraimiento  depresión  ideación suicida  trastornos del sueño  fugas del hogar Como hemos mencionado anteriormente, se debe considerar que muchas veces los niños y niñas son objeto de más de una forma de maltrato, por lo cual la sintomatología que presentan es posible que sea representativa de un conjunto de diversos factores.
Los indicadores psicológicos más específicamente relacionados con el abuso sexual y los cuales tienen menor probabilidad de aparecer en otras formas de malos tratos son:  Indicios de actividades sexuales  Juegos sexuales inadecuados con niños, con juguetes o con sus propios cuerpos, o conductas sexuales agresivas hacia terceros  Comprensión detallada de conductas sexuales no acorde a la edad  Temor exagerado hacia a los hombres (cuando la víctima es niña y el ofensor, hombre)  Conducta seductora con adultos En cuanto a los indicadores físicos, debemos tener en cuenta que el mayor porcentaje de abusos sexuales infantiles no causa lesiones físicas permanentes y observables, por tanto, la ausencia de signos físicos no significa que el abuso no ocurrió. Algunas dificultades que se presentarán en el diagnóstico físico de abusos sexuales serán: la falta de información en los profesionales para evaluar correctamente los indicadores físicos de abusos sexuales, el temor de muchos profesionales a involucrarse con la Justicia, la tardanza de la familia en realizar la evaluación médica, … Los indicadores físicos serán:  Embarazo  Lesiones en zonas genital y/o anal que solo se dan mediante el abuso sexual  Enfermedades de transmisión sexual  Contusión o sangrado anal o vaginal que no puedan ser explicados por otras causas  Semen en la ropa o el cuerpo En lo que refiere a las conductas, nos enfocaremos en aquellas que demuestran la existencia de un conocimiento no acorde a la edad sobre el sexo y que sirvan como indicadores de abusos sexuales altamente probables, sin embargo, no se trata de la única causa de la conducta. Un dato a tener en cuenta es que las conductas sexualizadas variarán de acuerdo a la etapa evolutiva en que se encuentre el niño o niña a evaluar.
Alguna serie de conductas que se presentarían muy raramente, tanto en niños como en niñas serían:             Dibujar partes sexuales Poner su boca en partes sexuales Realizar sonidos sexuales Colocar objetos en el ano o la vagina Juegos en los que sus muñecos tienen sexo Poner la lengua en la boca al besar Masturbación compulsiva Tocar los genitales a adultos de manera insistente Utilizar palabras que describen actos o conductas sexuales Tratar de desvestir a otra persona Hacer sonidos propios del acto sexual Intentar que otros realicen actos sexuales con ellos Como hemos mencionado anteriormente, la presencia de este tipo de conductas, no implica necesariamente que el niño o la niña objeto de estudio haya sido víctima de abusos sexuales, ya que se pueden dar otras circunstancias como por ejemplo que el niño haya aprendido la conducta de otra persona al verlo. Es el psicólogo o psiquiatra entrevistador quien debe asegurarse de obtener toda la información que le permita determinar el origen de dichas conductas.
Para concluir este apartado, haremos referencia a los niños asintomáticos. Se trata de niños que no presentan síntomas, la causa puede deberse a multitud de factores, tales como que están latentes y se presentarán más adelante. Otra posible causa es que los niños hayan tenido el apoyo suficiente de la familia, además de poseer aspectos resilientes que facilitaron el enfrentamiento al abuso sexual. También cabe la posibilidad de que el abuso sexual haya durado poco tiempo dando lugar a la menor presencia de síntomas, o siendo casi imposible identificar que el menor haya sido abusado sexualmente.
4. Prevención La prevención según Barberet (2006) ‘’es el conjunto de medidas destinadas a impedir que un evento se produzca, o si ya se ha producido que no vuelva o producirse o se reduzca en frecuencia o gravedad’’. Prevenir el abuso sexual infantil, es una labor compleja, que atañe no sólo a los profesionales, sino que ha de desarrollarse involucrando a los distintos agentes sociales de la comunidad.
Para evitar el maltrato infantil, es necesario adoptar unas medidas políticas y programas que aborden tanto los factores de riesgo, como los factores de protección. Pero antes de proseguir, debemos recordar que el maltrato infantil es un problema complejo. Tanto su dinámica como los factores que lo fomentan, así como las estrategias eficaces para su prevención, varían en función de la edad de la víctima, del entorno en que se produce el maltrato y de la relación entre la víctima y el perpetrador.
4.1.1. Prevención familiar.
En la actualidad, la mayoría de programas de prevención van enfocados al menor, cuando la realidad es que la familia como base del crecimiento y desarrollo del niño debe ser educada también en lo que refiere al tema del abuso sexual infantil. Por tanto, es importante desarrollar nuevos programas de prevención enfocados a los padres, que les ayude a: identificar que su hijo o hija está sufriendo abusos, a como proporcionar el apoyo necesario al menor durante esa etapa difícil, y proporcionar la formación necesaria para que los padres puedan prevenir antes el abuso. Para ello, desarrollaremos dos programas de prevención, uno para informar a los padres de las características, consecuencias de los abusos sexuales infantiles y la guía de actuación frente a un abuso sexual infantil; y por último uno de educación sexual enfocado a que los padres no traten el tema del sexo como tabú si no que informen a sus hijos de manera adecuada para que cuando el menor se enfrente a dichas circunstancias sepa identificar que es normal y que no.
4.1.2. Prevención al menor.
En lo que respecta a la prevención al menor, es importante hablarles sobre los derechos y responsabilidades, los límites adecuados para una relación de amistad con adultos u otros niños, que aprendan a reconocer y conocer las partes de su cuerpo (incluidos genitales), dar a conocer el concepto de abuso sexual y que aprendan a identificarlo (conforme a la edad); y enseñarles a diferenciar entre aquello que pueden guardar y aquello que no deben ocultar. Para ello, podría llevarse a cabo un taller sobre la sexualidad y sobre relaciones interpersonales.
4.1.3. Prevención en el sistema educativo.
En cuanto a la prevención en el sistema educativo, es necesario que reciban información sobre su cuerpo y desarrollo sexual, también es una parte fundamental el enseñarles a expresar sus emociones y sentimientos, también los maestros por su parte deben conocer y analizar las diversas situaciones en las que los niños pueden desenvolverse y asegurarse de tomar las medidas necesarias en aquellas donde aún necesiten cuidado, aparte de aprender a identificar en sus alumnos algún comportamiento irregular. Para ello sería necesario desarrollar tres talleres, uno sobre a anatomía del cuerpo humano y su desarrollo (que implicara el desarrollo sexual), otros sobre la inteligencia emocional, para los profesores un taller de detección de abusos y de formación de actuación ante el mismo.
Por último, la mejor forma de prevenir el abuso sexual es propiciar una buena comunicación entre padres e hijos, maestros y alumnos que permita en forma conjunta tomar las decisiones más adecuadas.
5.Conclusiones Una gran parte de los niños sufren hoy día abusos sexuales, pero la realidad sobre el abuso sexual infantil y su prevención, la razón por la que no ha ido en descenso la tasa; es que no basta con que haya una mejor prevención en el sistema educativo o que los padres sean cuidadosos, se trata de algo más completo. Es necesaria una acción coordinada para que se dé una minimización del riesgo, y para ello es necesaria una implicación de todos y cada uno de nosotros. Es por ello, que mediante el presente trabajo se intentó dar conocimiento de los diversos aspectos del abuso sexual.
Como conclusión, cabe destacar la utilidad de los programas de prevención y lo poco frecuentes que son, debido a que hoy día el abuso sexual sigue siendo un tema tabú. Por tanto, es imprescindible liberarse de los estereotipos en torno a esta problemática, además de aumentar los programas de prevención para poder detectar a tiempo posibles casos de abuso.
6. Bibliografía Baita, S., & Moreno, P. (2015). Abuso sexual infantil: Cuestiones relevantes para su tratamiento en la justicia (1era ed.). Montevideo.
FUENTES, G. (2011). ABUSO SEXUAL INFANTIL INTRAFAMILIAR: El abordaje desde el Trabajo social y la necesidad de una mirada interdisciplinaria (Licenciatura en Trabajo Social). Universidad Nacional de Tucumán.
Maltrato infantil. (2017). Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 1 Mayo del 2017, desde: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs150/es/ Berlinerblau, V. (2016). Abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes. Manuela Thourte, especialista en Protección, UNICEF Argentina. Recuperado desde: https://www.unicef.org/argentina/spanish/proteccion-AbusoSexual_contra_NNyA2016.pdf Marco Francia, M. (2015). Los agresores sexuales de menores: aspectos criminológicos y tratamiento jurídico penal. (Doctorado). Universidad Castilla La Mancha.
PREVENCION DEL ABUSO SEXUAL INTRAFAMILIAR UNA MIRADA MAS ABARCATIVA. Psicologiajuridica.org. Recuperado el 1 Mayo del 2017, desde: http://psicologiajuridica.org/psj306.html Botello Díaz, B., & Díaz Oliver, B. (2011). Prevención y detección precoz del maltrato infantil: revisión de estrategias e intervenciones desde los servicios sanitarios (1era ed.).
Junta de Andalucía. Consejería de Salud.
Horno Goicoechea, P., Santos Náñez, A., & del Molino Alonso, C. (2001). Abuso sexual infantil: manual de formación para profesionales. Save the Children. Recuperado desde: https://www.savethechildren.es/sites/default/files/imce/docs/manual_abuso_sexual.pdf Butchart, A., Phinney Harvey, A., Mian, M., & Fürniss, T. (2009). Prevención del maltrato infantil: qué hacer, y cómo obtener evidencias. Francia: Tony Kahane.
Gobierno de España. (2012). GUÍA DE RECURSOS PARA LA PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DEL ABUSO Y LA EXPLOTACIÓN SEXUAL INFANTIL. Madrid: Save the Children.
Periódicos electrónicos en Psicología. Factores protectores en la prevención del abuso sexual infantil. Recuperado desde: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-48272005000100003 CANTÓN, J. Y CORTÉS, M. (2000). Guía para la Evaluación del Abuso Sexual Infantil.
Madrid: Pirámide.
7.Anexos TALLER Nº1: Objetivo: Concienciar sobre la realidad del abuso sexual infantil.
Dirigido a: Padres Duración: 4 sesiones que se repartirán en 2 semanas, cuya duración será de una hora y treinta minutos cada una.
ESTRUCTURA DEL TALLER Unidad 1: “Conociéndonos…” 1. Bienvenida 2. Presentación de los monitores y de las características generales del Taller 3. Dinámica de Motivación: En el grupo general se plantea la pregunta: “¿Qué esperan de este Taller?” mediante la cual se identifican las expectativas del grupo.
4. Presentación de los objetivos del taller y la estructura del mismo, además de adjuntar a cada padre/madre un guion con los días en que habrá el taller, con la respectiva hora y el tema del día.
5. Conclusión y despedida.
Unidad 2: ¿Qué es el Abuso Sexual Infantil? 1. Bienvenida 2. Dinámica de ‘’Identificando el abuso sexual’’: Se establecen grupos de cinco personas, a cada grupo se le repartirá un papel en el que vienen descritas distintas circunstancias y síntomas del abuso sexual, los grupos deberán identificar que es propio de un abuso sexual y que no. Finalmente se pondrán en común los resultados.
3. Aplicación de la dinámica anterior al abuso sexual infantil: básicamente consistirá en representar las ideas que se han adquirido y enfocarlas a cómo sería en el caso de un abuso sexual a un menor.
4. Cierre de la sesión Unidad 3: Cuestión de percepción 1.Bienvenida 2.Dinámica de ‘’Identificando mitos’’: Se establecen grupos de cinco personas, a cada grupo se le repartirá un folio en el que vienen escritas diferentes ideas sobre el abuso sexual infantil, los miembros de los grupos deberán identificar cuáles son un mito. Esta dinámica está enfocada a romper los mitos presenten en nuestra sociedad sobre el abuso sexual infantil.
3. Dinámica de ‘’ Una historia’’: Consistirá en un relato real sobre algún caso de abuso sexual infantil, tras la lectura del mismo en voz alta, se formarán grupos de 5 personas en los que se debatirán varias preguntas del tema. Posteriormente se pondrán en común con los otros grupos y habrá un debate general.
Unidad 4: ¿Qué podemos hacer? 1.Bienvenida 2. Repaso de los temas dados en las anteriores sesiones 3. Se les pide a los participantes que se reúnan en grupos pequeños. A cada grupo se le solicita leer cuidadosamente el caso que se les entregará y responder en grupo las siguientes preguntas: - ¿Qué está sucediendo en el relato? - ¿Quiénes participan en la situación descrita? - ¿ Cómo actuaron ? - ¿Cuál fue la actitud que tomaron? - ¿Qué actitudes o acciones fueron correctas? - ¿Qué harían si formaran parte de la situación? Posteriormente, un representante del grupo lee las respuestas de su grupo, y el monitor toma los aspectos importantes que ha mencionado cada grupo para concluir con las medidas que se deben tomar cuando se descubre que un niño o niña está sufriendo un abuso sexual.
3. Finalmente, el monitor cierra la sesión con información de los diferentes órganos que forman parte del proceso de protección del menor, denuncia, … 4. Se realiza una evaluación personal del taller mediante una encuesta anónima.
TALLER Nº2: Objetivo: Enseñar educación sexual infantil Dirigido a: Padres con hijos entre 6 y 9 años Duración: Una única sesión de una hora y media de duración.
ESTRUCTURA DEL TALLER Sesión 1: Descubriendo la sexualidad 1.Bienvenida; se hará una introducción al tema y planteará que aspectos del tema se hablarán en esta sesión.
2.Hablemos de la etapa de descubrimiento de la sexualidad. Para ello emplearemos una didáctica inicial, que consistirá en hacer grupos de 5 o 6 personas en los que se repartirá un folio y un boli. Cada grupo deberá escribir las preguntas que sus hijos o hijas hayan hecho relacionadas con la sexualidad. Una vez acabada la lista, se irán alternando en el grupo los papeles de padre e hijo, para imitar una de las circunstancias en las que el niño o niña realiza dichas preguntas y el padre o sujeto que actúe de padre deberá responder como si se tratara de su hijo/a. Luego el grupo dirá cada uno si le resulto correcta o no la forma de actuar y que hubieran hecho ellos; y así sucesivamente irán rotando los papeles hasta que todos hayan cumplido los dos. Posteriormente, se seleccionará un representante de cada grupo, que dirá las preguntas y actuaciones que ellos han propuesto cada grupo. Finalmente, el monitor tras apuntar en la pizarra todas las situaciones, irá analizando en común con todos los padres cada frase y actuación, explicando que es correcto o se adecua más.
3. Pequeña charla sobre la etapa del descubrimiento de la sexualidad en la que se les explicará a los padres que conductas suelen tener los niños durante dicha etapa y que son completamente normales, que momento aprovechar para hablar con ellos sobre algún punto de la sexualidad y concluimos con la necesidad de buena comunicación entre padres e hijos (con total naturalidad incluso ante temas de sexualidad), aunque el niño no pregunte, debemos hablar con él de ello.
Sesión 2: Hablemos de la desnudez 1.Bienvenida e introducción al tema de la desnudez.
2. Charla explicativa sobre los aspectos más importantes sobre el pudor y la desnudez, que incluirán los citados aspectos del tema: -Su cuerpo es solo suyo, tienen derecho a defender la intimidad -El deseo de ver -Mensajes que trasmitimos 3.Conclusión con un debate de lo explicado.
Sesión 3: Como se crea un nuevo ser 1.Bienvenida 2.Repaso de los temas dados hasta ahora 3.Dinámica ‘’Cómo se crea un nuevo ser’’: La siguiente actividad consistirá en, mediante grupos de 5 o 6 personas realizar una pequeña historia para niños en la que se explique cómo se crea y forma un niño, sin evadirse de la realidad. Mediante esta actividad los padres aprenderán a trabajar en grupo para poder relatar de forma correcta el proceso de creación, y así cuando se enfrenten en la vida a dicha pregunta les resulte fácil y cómodo responder a los niños. Tras realizar dicha actividad, cada representante de cada grupo leerá en voz alta las historias y posteriormente se debatirá al respecto.
TALLER Nº3: Objetivo: Enseñar a los niños sobre el abuso sexual.
Dirigido a: Niños entre 6 y 9 años.
Duración: 3 sesiones que se repartirán a lo largo de la semana, cuya duración será de una hora y treinta minutos cada una.
ESTRUCTURA DEL TALLER Unidad 1: Conócete 1.Bienvenida y presentación. Cada niño y monitor se presentará, a través de una actividad.
Para ello se formarán grupos de dos personas en que cada uno tendrá 5 minutos para presentarse al compañero. Posteriormente, cada niño o niña o monitor presentará a su compañero. De esta forma habrá una mayor integración de los niños y monitores, para que puedan desarrollarse relaciones de amistad entre los mismos.
2. Didáctica de ‘’ Cuerpo humano’’. Se harán grupos de 5 niños auxiliados por un monitor, en los que cada grupo recibirá un dibujo del cuerpo de una niña y un niño, en ellos deberán indicar todas las partes del cuerpo. Tras verificar que todas las partes del cuerpo están bien escritas, se distribuirán dos colores, azul y rojo. Se les explicará que deberán señalar con esos colores las partes del cuerpo que sean íntimas y aquellas que no, para ello se les hará una breve explicación del concepto intimidad y partes íntimas. Una vez los grupos hayan acabado, se elegirá un representante de cada grupo, y mediante los representantes se pondrán en común en la pizarra los resultados.
3. Se harán varias preguntas para debatir con los niños al respecto del tema.
4. Conclusión y despedida.
Unidad 2: Una historia real 1.Bienvenida 2. Didáctica de ‘’Hansel y Gretel’’: Esta actividad consistirá en realizar la historia de Hansel y Gretel en una obra de teatro con marionetas en las que el personaje de la bruja se convertirá en quien pretenda que abusar sexualmente del menor, y se adaptará para representar de manera heroica como los hermanos escapan de sufrir bajo los abusos.
3. Aplicación de la historia: En esta fase se hablará de cómo esto puede pasarle a cualquier persona y como evitarlo e identificarlo.
4.Despedida Unidad 3: Los secretos 1.Bienvenida 2.Repaso de lo que hemos hablado en las sesiones anteriores 3. Didáctica de ‘’¿Qué puede ser un secreto y qué no ?’’: A través de esta didáctica, los niños deben aprender a cuando un hecho puede guardarse en secreto y cuando no, para así evitar que una vez sufran algún tipo de abuso, sepan que deben contárselo a alguien aunque el abusador les diga que debe ser un secreto. Para ello, primeramente, explicaremos a los niños que realizaremos una actividad en grupo en la que deben adivinar si los secretos que hay en la caja deben ser secretos o no. Para ello, dividiremos a los niños en grupos de 4 o 5 personas, y cada grupo tendrá un monitor. En los grupos se repartirá una cajita llena de papeles doblados, en la hay escrito ‘’caja de los secretos’’. Cada niño por turno, deberá sacar un papel de la cajita y leerlo en voz alta. Una vez leído, el monitor deberá preguntarles ‘’¿creéis que eso debe ser un secreto?’’ y los niños deberán adivinar la respuesta. Si los niños no se vieran motivados, cada monitor comunicará que al final se hará un recuento de los grupos que más han acertado y se les premiará.
Durante dicha actividad, si los niños respondieran erróneamente, el monitor deberá explicarles por qué no debe ser un secreto dicha circunstancia.
4.Se premiará a todos los niños por haber participado, y se concluirá el taller.
TALLER Nº4: Objetivo: Que los niños aprendan a establecer los límites de las relaciones con adultos y con niños.
Dirigido a: Niños de 6 a 9 años.
Duración: 4 sesiones que se repartirán en 2 semanas, cuya duración será de una hora y treinta minutos cada una.
ESTRUCTURA DEL TALLER 1.Bienvenida y presentación de todos los monitores y niños.
2. Dinámica ‘’Haciendo amigos’’: Esta actividad consistirá en buscar niños con gustos en común (de hasta 5 personas el grupo) en los que se les dejará conocerse y hablar de sobre sus gustos. Tras 10 minutos, se volverán a separar y se les dará una pequeña charla sobre la amistad -como hemos podido ver, la amistad es fácil de conseguir, pero también fácil de romper, ¿por qué? Porque en las relaciones que tenemos con otras personas, hay unos límites para una relación sana de amistad-.
3. Se escribirá en la pizarra razones por las que se podría dejar de hablar o relacionarse con alguien, todas ellas deberán proponerlas los niños. Una vez hecha la lista, se debatirá si es una buena o mala razón para dejar una amistad.
4. Se explicará a los niños mediante dibujos representativos mientras se relatan diferentes circunstancias que podrían pasarle a los niños con adultos u otros niños, y se debatirá si la relación supera los límites de una relación sana o no.
5. Se hará una breve conclusión sobre qué cosas no son normales en una relación de amistad y se mostrará un video de cada situación.
6.Se concluye la sesión, despedida.
TALLER Nº5: Objetivo: Enseñar a los profesores a enseñar sobre la inteligencia emocional, como y cuando los niños deben expresar sus emociones, y a mejorarla.
Dirigido a: Profesores Duración: 4 sesiones que se repartirán en 2 semanas, cuya duración será de una hora y treinta minutos cada una.
ESTRUCTURA DEL TALLER Sesión 1: 1.Bienvenida 2.Dinámica ‘’¿Qué es la inteligencia emocional?’’ Se hará un debate sobre lo que cada uno considera que es, y posteriormente se dará la definición. Hablaremos de emociones primarias y secundarias, de cómo reconocer las emociones y lo que implica en los niños una mejor inteligencia emocional.
3.Dinámica ‘’crea un taller’’: los profesores se dividirán en grupos de 5 o 6 personas que deberán trabajar en equipo para desarrollar una actividad para niños que fomente el desarrollo de la empatía, la comunicación y escucha activa en los niños. Para ello se les dará el tiempo que resta de la sesión de hoy y deberán exponer lo que hayan preparado en la próxima sesión. Esta dinámica hará que los profesores se impliquen mayormente y muchas de las ideas que hayan desarrollado puedan usarse para desarrollarlas en sus clases.
Sesión 2: 1.Bienvenida y recordatorio de lo dado en la primera sesión 2.Cada representante de los grupos deberá exponer las ideas de talleres que desarrollaron en la sesión anterior.
3.Para concluir el taller se instará a votar cuales fueron las mejores ideas, y propondrá que se lleven a cabo con sus alumnos.
4.Se les dará una guía impresa de regalo sobre la inteligencia emocional para que la puedan tener siempre a mano, y les sirva para futuros talleres con sus alumnos.
TALLER Nº6: Objetivo: Que el profesorado aprenda a detectar abusos en sus alumnos y aprendan también a cómo actuar.
Dirigido a: Profesores Duración: Una única sesión de 2 horas de duración con un descanso de media hora entre ellas.
ESTRUCTURA DEL TALLER 1. Bienvenida y explicación de en qué consistirá el taller 2. Unidad 1: Tipos de abusos. En esta unidad se presentará al profesorado los tipos de abusos que podría estar sufriendo el menor tanto fuera como dentro del colegio, y lo importante que es detectarlo a tiempo.
3. Unidad 2: Consecuencias de los abusos. En esta unidad se hablará de las características y consecuencias de los niños abusados, en función del tipo de abuso y cómo afectará a su desempeño en la escuela.
4. Descanso 5. Unidad 3: ¿Qué hacer? Mediante este tema, se hablará de los pasos a realizar ante sospecha de que un alumno está recibiendo abusos.
6. Unidad 4: Métodos de detección. Se hablará de las nuevas iniciativas realizadas por profesores de otros países (como la caja de los malos sentimientos en la que los alumnos dejan una notita con aquello que les atormenta o hace sentir mal) y se planteará un debate de las medidas que podrían tomar los profesores y las iniciativas.
7. Conclusión.
...

Comprar Previsualizar