Derecho Penal II Omisión (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho + Droit - 2º curso
Asignatura Derecho Penal II
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 25/10/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

Tema 3 La omisión El Derecho Penal no solo contiene normes prohibitivas, sino también, aunque en menor medida, normes imperativas que ordenan acciones cuya omisión puede producir efectos socialmente nocivos. La infracción de estas normes imperativas es lo que constituye la esencia de los delitos de omisión.
Lo que el legislador castiga es la no realización de una acción.
La omisión en sí misma no existe. La omisión es la omisión de una acción que se puede hacer, y por eso está referida siempre a una acción determinada, cuya no realización constituye su esencia. Existe la omisión de una acción determinada.
Omisión no es un simple no hacer nada, sino no realizar una acción que el sujeto está en situación de poder hacer. Hacerlo y poder hacerlo.
2. La acción esperada La comprobación de que alguien ha omitido una acción que podía haber realizado es todavía insuficiente para generar un juicio de desaprobación sobre la omisión. No siempre que podemos realizar una acción, debemos realizarla.
La omisión penalmente relevante solo puede ser la omisión de una acción esperada.
Al Ordenamiento jurídico- penal solo le interesa aquella acción que espera que el sujeto haga; auxiliar, socorrer, impedir que se cometa un delito. Porque le impone el deber de realizarla.
El delito omisivo consiste siempre en la omisión de una determinada acción que el sujeto tenía obligación de realizar y que podría realizar.
DELITO DE OMISIÓN= INFRACCIÓN DE UN DEBER, DEBER JURÍDICO.
El deber puede ser un deber genérico que incumbe a cualquier persona por el hecho mismo de la convivencia, o un deber específico que solo obliga a un determinado círculo de personas.
3. Clases de omisión penalmente relevantes 1. Omisión pura o propia. Se castiga la simple infracción de un deber de actuar, sin más. Estos delitos de omisión pura equivalen a los delitos de simple actividad. ART.
195. Omisión del deber de socorro.
2. Delitos de omisión y resultado. La omisión se vincula a un determinado resultado, con el que se conecta causalmente. 305 Defraudar a Hacienda Pública.
3. Delitos de omisión impropia o de comisión por omisión. La omisión se conecta con un determinado resultado prohibid, pero en el tipo legal concreto no se menciona expresamente la forma de comisión omisiva, constituyendo pues, un problema de interpretación dilucidar cuándo la forma omisiva puede ser equiparada a la activa que sí se menciona expresamente en la ley. No dar de comer a un bebé, y que éste como consecuencia muera. ART. 138. Matar a un igual.
La equiparación y equivalencia de la omisión, no mencionada expresamente en el tipo legal, a la acción en sentido estricto, descrita legalmente, debe realizarse con sumo cuidado si no se quiere lesionar el principio de legalidad y el principio de intervención mínima.
4. La omisión propia Consiste en la infracción de un deber de actuar. Delito de omisión del deber de socorro.
La no prestación de esa intervención (no socorrer), posible y esperada, constituye una omisión penalmente relevante, a la que posteriormente suelen añadirse otros elementos que delimitan el ámbito de exigencia: poder hacerlo sin riesgo, que se le hubiese pedido intervención en forma directa y personal… 5. La omisión impropia o comisión por omisión: Art. 11 Cp El comportamiento omisivo no se menciona expresamente en el tipo (descripción), solo se describe y prohíbe un determinado comportamiento activo, pero la más elemental sensibilidad jurídica obliga a considerar equivalentes desde el punto de vista valorativo y a incluir, por tanto, en la descripción típica del comportamiento prohibido determinados comportamientos omisivos que también contribuyen a la producción del resultado prohibido.
El no dar de comer a tu bebé y que éste muera de hambre, también constituye una acción de matar.
Cláusula de la equiparación valorativa o cláusula de equivalencia. Entre acción y omisión es, por consiguiente, como reconoce el propio art. 11, el punto de partida para imputar un determinado resultado a un simple no hacer.
No siempre hay unanimidad a la hora de equiparar la omisión a la acción respecto a un resultado prohibido. El mismo art. 11 pone de relieve que la equiparación no es solo un problema lingüístico y que es necesario añadir los fundamentos sobre los que se apoya materialmente esa equiparación.
Si el sujeto que no actúa, deja hacer u omite, responde también de la muerta, la defraudación, el hurto o la violación.
En el art. 11 se pretende resolver este problema con una fórmula que, no está exenta de objeciones, pero que con todo caso ofrece a la praxis una base legal y unas directrices para que, cuando llegue el caso, pueda resolverlo sin recurrir a criterios extralegales que puedan infringir el principio de legalidad o intervención mínima.
Este artículo ofrece al intérprete y al aplicador del Derecho penal una fórmula que le oriente a la hora de tomar una decisión.
La equivalencia entre la omisión y el resultado “según el sentido del texto de la Ley” y, por otro, en la existencia de un “especial deber jurídico” de evitar el resultado basado en la ley, el contrato o el riesgo para el bien jurídico protegido creado por el omitente.
Son 2 cuestiones que hay que resolver para poder afirmar esa imputación de un resultado a una omisión:   La relación causal entre la omisión de un resultado a una omisión El deber de evitar el resultado que incumbe al sujeto dela omisión (posición de garante) a) Omisión y resultado en los delitos de comisión por omisión. La equivalencia entre acción y omisión.
La equivalencia entre omisión y causación según el sentido del texto de la Ley. El delito realizado en comisión por omisión es un delito de resultado, en el que el resultado producido debe ser imputado al sujeto de la omisión; para ello debe buscarse un criterio que permita equiparar la omisión a la causación de ese resultado. Causalidad de la omisión.
Lo que importa en la imputación de un resultado a una conducta omisiva/ comisión por omisión, es la constatación de una causalidad hipotética, la posibilidad fáctica que tuvo el sujeto de evitar el resultado.
Si se da por seguro que si el sujeto hubiese actuado, el resultado no se hubiese producido, podría hablarse de imputación objetiva del resultado de la omisión.
Evitabilidad del resultado es pues el criterio que matizado y completado con los derivados de las teorías de la causalidad y de la imputación objetiva, nos permite imputar ese resultado a una conducta omisiva.
B) El deber de evitar el resultado (posición del garante): fuentes de este deber.
El sujeto tiene la obligación de tratar de impedir la producción del resultado en virtud de determinados deberes cuyo cumplimiento ha asumido o le incumben por razón de su cargo o profesión. A esto el art. 11 lo denomina “especial deber jurídico del autor”.
Esta obligación especial convierte al sujeto en garante de que no se produzca el resultado, de ahí el nombre con el que suele denominarse doctrinalmente: posición de garante.
Delitos especiales- Delitos por comisión por omisión.
El art. 11 propone como indicadores de un especial deber jurídico de actuar: la ley, el contrato y el actuar precedente.
Solo aquellas personas que tienen una especial vinculación con el bien jurídico protegido pueden ser consideradas garantes de la integridad de ese bien jurídico, aunque no exista un precepto legal, contrato o actuar precedente concreto que fundamente expresamente ese deber.
Cabría reducir las fuentes de la posición de garante a dos grandes grupos: a) Función protectora de un bien jurídico. Ámbito familiar, amigos, actividades y deportes, trabajos comunitarios como socorristas.
b) Deber de vigilancia. Actuar precedente, de la injerencia. Posesión de animales domésticos, manipulación de sustancias explosivas o inflamables.
...

Tags: