TEMA 3. EL AUXILIO E INDUCCI_N AL SUICIDIO (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valencia (UV)
Grado Criminología - 3º curso
Asignatura Derecho Penal II
Año del apunte 2012
Páginas 3
Fecha de subida 28/01/2015
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 3: EL AUXILIO E INDUCCIÓN AL SUICIDIO Libro II: Delitos y sus penas. Título I: Del homicidio y sus formas.
“Artículo 143. [Inducción y cooperación al suicidio] 1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.” El suicidio no es una conducta punible y, por tanto, ni la tentativa ni la consumación del suicidio son punibles.
Sin embargo, en el artículo 143 el legislador castiga determinadas conductas para tratar de evitar que esa impunidad del suicidio pueda favorecer a terceras personas que intervienen en el suicidio ajeno. Por ello, no castigamos el suicidio, pero si la intervención de terceras personas en determinados actos dentro del suicidio ajeno.
Una cuestión que hay que plantear es si la CE admite la disponibilidad o no del derecho a la vida. ¿Es la vida un derecho del cual yo puedo disponer? Debemos trazar una línea que nos limite el derecho a la vida en relación con la autonomía del sujeto titular de dicho derecho.
Históricamente el TS ha entendido que la CE otorga una protección absoluta del derecho a la vida, por lo que si la CE está amparando este derecho de forma absoluta, este derecho tiene un carácter irrenunciable.
Varios casos: o Con las huelgas de hambre de los GRAPO, se empezó a afirmar en algún sector de la doctrina, que la vida en algunos casos es un derecho disponible.
o EL Tribunal Constitucional, en el caso de los testigos de jehová, acepta que el derecho a rechazar una transfusión de sangre en el ejercicio del derecho a la libertad religiosa se encontraba limitado por dicho derecho.
o Respecto de las huelgas de hambre de internos penitenciarios hay varas sentencias del TC donde se justifica la alimentación forzosa de dichos internos. Se justifica la alimentación forzosa por la necesidad de preservar el derecho a la vida.
Lo que sí queda claro, según el TC, el art 15 de la CE no se ampara el derecho a la propia muerte.
Hay tesis en la doctrina sobre la Disponibilidad o no de la propia vida.
1) Hay una parte que sostiene que la vida es un bien sagrado y el hombre no puede disponer de ella.
2) Otra defiende el carácter disponible del derecho a la vida pero limitan el mayor o menor grado de esa disponibilidad.
3) Más acertada con el ordenamiento jurídico, la tercera tesis admite que en un momento determinado se pueda producir un conflicto entre el derecho a la vida y otros derechos como la dignidad, libertad, libre desarrollo de la personalidad… y en estos casos se entiende que el derecho a la vida debe ceder ante el resto de los derechos. Por ello este conflicto se deberá de resolver a favor de estos derechos antes nombrados.
¿QUÉ ES SUICIDIO? 143.1.2.3 están hablando de suicidio. Vamos a aceptar un concepto amplio de suicidio y lo vamos a definir como “la muerte voluntaria de un sujeto capaz”.
Elementos son: 1. la muerte del suicida, 2. la capacidad para consentir válidamente 3. voluntariedad de la muerte (debe ser querida por el suicida) 143.1. Se le va a inducir a que se suicide, el sujeto no tenía esa idea en la mente, por lo que el inductor es el que hace crear en la mente la idea del suicidio. La conducta típica, consiste en inducir o determinar a otra persona para que se suicide. Esa inducción debe ser directa, sobre persona determinada, y la inducción debe de ser eficaz, es decir, que surja la resolución suicida que antes no existía. Es indiferente el medio que se utilice. El sujeto activo o pasivo puede ser cualquier persona capaz. Es un tipo doloso no imprudente.
Y respecto del inter criminis, un sector doctrinal rechaza las formas imperfectas (tentativa), mientras que otro sector doctrinal si admite la tentativa, éstos últimos dicen que cabe la acabada y no la inacabada y otros que caben las dos.
(Como la definición es sobre una persona capaz, si se induce a una persona incapaz, por ejemplo, menor, podría castigarse como delito de intento de homicidio, pero no suicidio) 143.2. Cooperación necesaria al suicidio. (Actos necesarios: Realizar actos por los cuales no se hubiera cometido el delito). Por lo tanto la conducta se ciñe en cooperar con actos necesarios, al suicidio de otro. La participación en un hecho atípico siendo una forma de participación lo elevamos a la categoría de autoría, lo vamos a condenar por cooperación necesaria, lo vamos a condenar como autor.
143.3. Cooperación ejecutiva al suicidio. Aquí el cooperador no va a aportar nada necesario para que se suicide, aquí va a llegar a tal punto que va a provocar el suicidio. La conducta consiste en cooperar hasta el punto de ejecutar la muerte. Es un delito de resultado ya que es necesaria la muerte del suicida, y es un delito de encuentro, porque tienen que confluir las dos voluntades (suicida morir y cooperador ayudar a morir). El sujeto activo de este delito, aunque estamos hablando de cooperación, debe considerarse como autor del delito y no como partícipe en el hecho del otro, que es impune. Se admite en formas imperfectas de ejecución: tentativa acabada e inacabada.
143.4. Eutanasia. Definición: “son aquellas acciones u omisiones motivadas por consideración a una persona que directa o indirectamente provocan su muerte pero entendiendo la muerte como un bien para esa persona y no simplemente como un ayudar a morir bien, siendo además condición indispensable que la vida adquiera un status de indignidad irreversible”.
Clasificación de Eutanasia: 1. Eutanasia voluntaria. Es cuando el sujeto solicita o consiente su propia muerte.
a. Activa: consiste en la realización de conductas activas que producen materialmente la muerte de una persona, o que le ayudan a morir.
i. Directa: la conducta del sujeto activo, se dirige intencionalmente al acortamiento de la vida.
ii. Indirecta: cuando la conducta del sujeto activo, se dirige a aliviar el sufrimiento del sujeto, pero a la vez se produce un hecho secundario acortamiento de la vida.
b. Pasiva: realización de conductas omisivas, que provocan la muerte del sujeto o le ayudan a morir. El caso de las personas con respiración mecánica. Directa o indirecta.
2. Eutanasia no voluntaria: Cuando la persona se encuentra incapacitada para emitir el consentimiento. Por tanto si no hay consentimiento no puede haber voluntariedad.
a. Activa b. Omisiva Respecto al punto 4.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.” El código exige que el sujeto pasivo formule una petición o solicitud, por lo que no es suficiente el mero consentimiento.
Dicha solicitud debe de ser: • expresa, • oral o escrita, • libre, • mediata, • inequívoca, • clara • y sin ambigüedades.
Estamos ante un tipo privilegiado. Otros de los requisitos es que el sujeto pasivo debe de padecer una enfermedad grave. Debe de ser una patología que conduciría necesariamente a la muerte o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar.
Puede ser que no se entre en prisión, ya que se puede rebajar esta pena en uno o dos grados, por tanto, si no se llega a 2 años y no hay antecedentes penales no hay prisión.
Sobre el consentimiento, los derechos y demás, hay una ley que es la 41/2002 de 14 de noviembre que regula la autonomía del paciente y derecho y obligaciones en materia de información e historial clínica. (Artículos 8 y ss) ...