Tema 28 - Anatomía funcional de la respiración (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Medicina - 1º curso
Asignatura Anatomía y Embriología
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 30/10/2014
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Anatomía Humana Anatomía Funcional de la Respiración Anatomía funcional de la Respiración Diafragma.
El diafragma es un tabique muscular en forma de cúpula que separa las cavidades torácica y abdominal e interviene de forma fundamental en la respiración. Como peculiaridades características, este músculo presenta una inserción central sobre la que convergen sus diferentes porciones y que no se fija en ningún hueso, sino que forma parte del propio músculo y presenta varios espacios a través de los que discurren las diferentes estructuras que atraviesan el tronco desde el tórax al abdomen o viceversa.
Origen e inserción del diafragma En el diafragma se distinguen varias porciones de origen, unas son pares y laterales y las otras impares y medias: 1.
2.
3.
Porción esternal, se origina en la cara posterior la apófisis xifoides del esternón.
Porción costal, a ambos lados de las costillas, por la cara medial de las seis costillas inferiores (VII-XII).
Porción lumbar: tiene dos puntos de origen 1. Lateral: se origina de arcos fibrosos desde la primera vértebra lumbar hasta la apófisis costal de la misma vértebra (lig. arqueado medial), por debajo del que discurre el músculo psoas y por un segundo arco desde la apófisis costal de LI hasta la XII costilla (lig arqueado lateral), que cruza transversalmente el músculo cuadrado lumbar.
2. Media, se forma en la cara anterior de las vértebras lumbares (LI-LIII) por medio de unas fibras tendinosas denominadas pilares del diafragma (derecho e izquierdo) que convergen para formar una porción de origen única (ligamento arqueado medio), alrededor de la arteria aorta.
La inserción del diafragma se realiza en la parte central del propio músculo, donde convergen las diferentes porciones de origen del mismo. Tiene forma de trébol, recibe la denominación de centro tendinoso (centro frénico) y característicamente posee un aspecto nacarado y reluciente.
La inervación del diafragma procede de los nervios frénicos, que se originan en la región cervical de los nervios espinales C3-C5 (plexo cervical) y recorren todo el interior del tórax para ir a finalizar en el diafragma, en la zona cercana al orificio de la vena cava inferior (nervio frénico derecho) y en la porción esternal (nervio frénico izquierdo).
Hiatos y orificios del diafragma.
El diafragma no forma un tabique íntegro, sino que presenta diferentes espacios, algunos reales y otros virtuales, que permiten (reales) o impiden (virtuales) el tránsito de estructuras desde el tórax al abdomen o viceversa. Los más importantes son los siguientes: 1. Hiato aórtico, delimitado por los pilares del diafragma, permite el paso de la arteria aorta desde el tórax al abdomen.
2. Hiato esofágico, en el espesor de la porción vertebral, es atravesado por el esófago acompañado de los nervios vagos.
3. Foramen de la vena cava, en la parte derecha del centro tendinoso, atravesado por la vena cava inferior en su trayecto hacia el corazón.
-1Fecha última actualización:30/11/2008 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Anatomía Funcional de la Respiración 4. Triángulo esternocostal, espacio virtual entre las porciones esternal y costal, obliterado por las serosas torácica y abdominal (pleura y peritoneo).
5. Triángulo lumbocostal, entre las porciones costal y lumbar, de forma triangular, cubierto por la pleura y el peritoneo.
Hay otros orificios de menor tamaño en el diafragma para el tránsito de estructuras de menor tamaño como son las venas lumbares, vasos epigástricos y nervios esplácnicos.
Músculos intercostales.
Los músculos intercostales, ocupan los espacios delimitados entre las costillas, presentan un carácter segmentario y se distribuyen en varios planos superpuestos por lo que se distinguen tres músculos: Intercostales externos.
Se extienden desde las tuberosidades costales hasta el cartílago costal, donde son sustituidos por una lámina aponeurótica hasta llegar al esternón. Se originan en el borde inferior de la costilla superior y se insertan en el borde superior de la costilla inferior, sus fibras son oblicuas hacia de arriba abajo y de lateral a medial. El número total es de once.
Intercostales internos.
En número de once, sus inserciones comienzan por delante en el esternón o extremidad anterior costal en las costillas falsas y se extienden hasta el ángulo costal donde es reemplazado por una lámina aponeurótica. Se originan en el surco costal y se insertan en el borde superior de la costilla inferior, sus fibras musculares se disponen hacia abajo y afuera.
Intercostales íntimos.
Se consideran láminas internas de los músculos intercostales internos por la dirección similar de sus fibras, en muchas ocasiones faltan. Actúan al unísono con los intercostales internos. Se originan e insertan en las caras mediales de las costillas. Entre éstos músculos y los intercostales internos discurre el paquete vasculonervioso intercostal.
La musculatura intercostal se halla inervada por los nervios intercostales, de tal manera que el nervio intercostal correspondiente a cada espacio inerva a los músculos contenidos en éste.
Musculatura accesoria.
Se pueden distinguir dos tipos de músculos accesorios de la respiración, por una parte los músculos del tórax relacionados con la musculatura intercostal, que han perdido el carácter segmentario de éstos y saltando uno o más segmentos intercostales llegan a fijarse en otros espacios u otras zonas del tronco diferentes de las costillas. Estos músculos son: 1.
2.
3.
4.
5.
Músculos subcostales.
Ms. Transverso del tórax Ms. Elevadores de las costillas largos y cortos Ms. Serrato posterior superior.
Ms. Serrato posterior inferior.
-2- Fecha última actualización:30/11/2008 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Anatomía Funcional de la Respiración Su papel durante los movimientos respiratorios es escaso en comparación con el del diafragma e intercostales, colaboran con los intercostales en los movimientos de ascenso y descenso de las costillas.
Músculos subcostales.
Se originan en el borde inferior de las costillas inferiores y se fijan en la cara interna de las dos o tres costillas situadas por debajo. Son elevadores de las costillas.
Músculo transverso del tórax Se origina en la cara posterior del esternón y en la apófisis xifoides, emite expansiones radiadas hacia las costillas II a VI, sobre cuyos cartílagos costales se fija. Su contracción facilita el descenso de las costillas.
Músculos elevadores de las costillas largos y cortos Se originan en las apófisis transversas de las vértebras CVII-TXI, insertándose en el ángulo de la costilla inferior (cortos) o dos costillas por debajo (largos). Son músculos que funcionalmente actúan al unísono con la musculatura de la espalda colaborando en la extensión de la columna torácica. Colaboran en la inspiración.
Músculo serrato posterior superior Tiene su origen en las apófisis espinosas de CVII-TIII, sus fibras siguen dirección caudal y lateral para fijarse en los bordes superiores de las costillas II a IV, en el área cercana al ángulo costal. Actúa como elevador de las costillas.
Músculo serrato posterior inferior Su inserción proximal se realiza en las apófisis espinosas de TXI-LII, sus fibras son oblicuas hacia arriba y afuera para finalizar en los bordes inferiores de las costillas VIII-XII. Al contraerse facilita el descenso de las costillas.
Un segundo grupo estaría formado por aquellos músculos que no son propiamente del tórax, pero que colaboran en los movimientos respiratorios especialmente en situaciones extremas o patológicas como la espiración máxima o la patología bronquial crónica. Agrupa a musculatura del cuello como el ms. esternocleidomastoideo y ms. escalenos; y musculatura que toma origen o inserción costal cuya acción habitual no es la participación en la respiración como es el caso de la musculatura abdominal, el serrato mayor, el dorsal ancho y musculatura de la espalda.
Acción integrada de la musculatura respiratoria.
Las diferentes acciones del diafragma, musculatura intercostal y músculos accesorios, permiten los movimientos de ensanchamiento o estrechamiento de la cavidad torácica, que se hallan directamente ligados con la entrada de aire a los pulmones.
Desde el punto de vista funcional, podemos distinguir cuatro grupos musculares: 1. Músculos inspiratorios: Intercostales externos, Elevadores costales largos y cortos y Diafragma.
2. Músculos accesorios de la inspiración: Esternocleidomastoideo, Escalenos, Pectorales, Serrato Mayor, Dorsal ancho, Serratos posteriores superiores y Ms. Iliocostal sacro y lumbar.
-3Fecha última actualización:30/11/2008 Universitat Pompeu Fabra Anatomía Humana Anatomía Funcional de la Respiración 3. Ms. espiratorios: Intercostales internos. Transverso del tórax. Serrato posterior inferior 4. Ms. accesorios de la espiración: Músculos abdominales.
El mecanismo de acción de los músculos intercostales externos y elevadores costales se basa en la dirección de sus fibras oblicua hacia abajo y adentro, lo que determina el movimiento de ascenso de las costillas con el consiguiente incremento del diámetro torácico.
La contracción de las fibras musculares del diafragma, al realizarse sobre un tendón sin inserción ósea (centro frénico), provoca el ensanchamiento de la cavidad torácica en sus tres diámetros por los siguientes mecanismos: Descenso del centro frénico y aumento del diámetro vertical.
Elevación de las costillas inferiores con incremento del diámetro transversal.
Elevación de las costillas superiores por medio del esternón con el consiguiente aumento del diámetro anteroposterior.
Básicamente este proceso se puede resumir de la siguiente manera: la contracción inicial del diafragma provoca el descenso del centro frénico el cual se ve limitado por la presencia de las vísceras abdominales, por lo que se convierte en punto fijo, por lo que al mantenerse la contracción, ésta repercute sobre las costillas inferiores a las que eleva por la porción costal del diafragma y sobre el esternón que se ve desplazado hacia delante y por consiguiente eleva los cartílagos costales y las costillas superiores articuladas con él.
En el proceso de espiración, los músculos juegan un papel relativo, ya que la espiración es un proceso pasivo en el que el tórax regresa a su posición inicial por elasticidad al ceder la contracción de la musculatura inspiratoria, por lo que el papel de los músculos espiratorios se reduce a situaciones que requieren un sobreesfuerzo espiratorio (p. ejemplo la tos, la espiración forzada, etc.) -4Fecha última actualización:30/11/2008 Universitat Pompeu Fabra ...

Tags: