1. EL PROCESO PENAL: FINES Y CARACTERÍSTIQUES. ANALOGÍAS Y DIFERENCIAS CON EL PROCESO CIVIL. SISTEMAS Y PRINCIPIOS DEL PROCESO PENAL (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Dret processal penal
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 21/11/2014
Descargas 52
Subido por

Vista previa del texto

Derecho procesal penal LECCIÓN 1. EL PROCESO PENAL: FINES Y CARACTERÍSTIQUES.
ANALOGÍAS Y DIFERENCIAS CON EL PROCESO CIVIL. SISTEMAS Y PRINCIPIOS DEL PROCESO PENAL 1. El proceso penal: fines y características El proceso penal es esencial en la jurisdicción (del ius diciere) y es el único instrumento a través del cual puede aplicarse el Derecho penal. El Derecho penal requiere un proceso en el que jueces y tribunales ejercen la jurisdicción.
La garantía jurisdiccional constituye el principio de legalidad, que comprende cuatro facetas: • Criminal • Penal • Jurisdiccional • De ejecución El fin fundamental es la actuación del ius puniendi estatal, que es la capacidad exclusiva al Estado de la facultad de imponer penas: tiene la facultad y el deber, de castigar las conductas delictivas de las que tenga conocimiento (sólo pueden ejercitar Jueces y Tribunales con el proceso penal). Además, la protección a la víctima del delito y la rehabilitación/reinserción social del delincuente.
2. Analogías y diferencias entre el proceso civil y el proceso penal. Tendencias actuales y convergencias.
Analogías: • • El juez aplica la ley Están vigentes el principio de dualidad de partes, de igualdad de armas y de contradicción o audiencia Diferencias: • • • P Civil: Frente a la realización del derecho privado: no habrá necesariamente un proceso siempre que exista un conflicto entre particulares, sino únicamente en caso de que alguno de ellos decida acudir a los Tribunales.
P Penal: En materia penal, siempre que tenga noticia de la existencia de un hecho aparentemente delictivo debe realizarse el correspondiente proceso penal.
P Civil: Frente a la disponibilidad del Derecho privado: hay que destacar que el ius puniendi es irrenunciable e indisponible.
P Penal: Impera mayoritariamente el de oficialidad frente al dispositivo y el de investigación ex officio frente al de aportación de parte.
P Civil: Al juez civil se le permite intervenir en cuestiones relativas a la prueba y su aportación.
P Penal: juez penal es imparcial, y está privado de toda iniciativa en relación con la fijación del objeto del proceso.
o Conceptos y términos: muchos sólo pueden trasplantarse al ámbito procesal penal si se les dota de un contenido diferente al que se utilizó en el proceso civil.
Derecho procesal penal 3. Sistemas y principios del proceso penal El proceso penal es el único instrumento para ejercer el ius puniendi y que éste tiene naturaleza pública e indisponible: esto determina el sistema de enjuiciamiento penal por el que ha de optar el legislador y los principios que informan dicho sistema procesal penal.
Han existido dos sistemas para construir el proceso penal: el sistema acusatorio y el sistema inquisitivo.
• • El sistema acusatorio se caracteriza por exigir una configuración tripartida del proceso: un acusador, un acusado y un tribunal imparcial que juzga.
El sistema inquisitivo permite anular la función acusadora y enjuiciadora en un solo sujeto: órgano enjuiciador.
o Una síntesis de ambos sistemas es el sistema acusatorio formal o sistema mixto.
SISTEMA ACUSATORIO • • • • • El juez no puede proceder ex officio a la hora de abrir el proceso, necesita una acusación para actuar.
El acusador investiga, determina el hecho y el sujeto, aporta el material sobre el que se enjuiciará, y marca los límites de enjuiciamiento del juzgador.
Proceso informado por los principios de dualidad, contradicción e igualdad.
Prueba de libre valoración y tiende a determinar la verdad formal.
El Derecho penal se distancia definitivamente del Derecho civil.
SISTEMA INQUISITIVO • • • • • • El estado procede de oficio a la hora de abrir el proceso penal, sin necesidad de que deba solicitarlo un particular.
El mismo órgano desarrolla la doble función de acusar y de juzgar.
El propio juez delimita el ámbito de lo que ha ser enjuiciado y marca los límites de su propia congruencia.
El proceso no es dual, ni contradictorio, lo que debilita las posibilidades de defensa, cuando no las elimina.
La prueba tiende a determinar la verdad material y su valoración se establece por Ley.
Se instaura una segunda instancia.
EL SISTEMA MIXTO (ACUSATORIO FORMAL) • • Característica del sistema inquisitivo: la investigación y la persecución de los delitos representa una función pública no abandonada a la iniciativa de los particulares, pero, también acoge la idea del sistema acusatorio de que la función de acusar no puede ser un cometido atribuido al Juez.
Para combinar ambas exigencias es necesaria la incorporación al proceso penal del Ministerio Fiscal (acusa).
SISTEMA DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL (LEC) • • Decisiva influencia de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y de la internalización de la justicia penal.
A falta de una configuración unitaria, y para las posibles lagunas o contradicciones, hay que acudir a los principios como proposiciones jurídicas de carácter general y abstracto que dan sentido o inspiran a las normas concretas, y que, a falta de éstas, pueden resolver directamente los conflictos interpretativos.
Derecho procesal penal • Cabe diferenciar: principios que atienden al derecho material al que sirven, principios inherentes a un sistema acusatorio, principios del procedimiento, y garantías y derechos previstos en la Constitución.
3.1 Principios derivados del derecho material al que sirven 3.1.1 Principio de necesidad Principio de necesidad: necesidad de un proceso en el que se imponga la pena, que integra una garantía ínsita en el principio de legalidad penal. La existencia de un hecho aparentemente delictivo debe suponer la puesta en marcha de la actividad jurisdiccional conforme a la citada legalidad. Excluye la aplicación de criterios de oportunidad y el ejercicio de facultades discrecionales, ni para iniciar el proceso ni para ponerle fin anticipadamente o hacerlo por cualquier otro medio no previsto legalmente.
Principio de oficialidad y derecho de acceso El proceso, su objeto, los actos procesales y la sentencia no están subordinados al poder de disposición de los sujetos en relación con la tutela de sus propios derechos e intereses legítimos, sino que dependen de que aquel interés público se ponga de manifestó al tribunal y se haga valer ante situaciones previstas ante la ley.
En aplicación de este principio, ante el conocimiento de la noticia criminis, el secretario judicial dará noticia de la incoación de sumario o de diligencias equivalentes para averiguar si concurren o no circunstancias delictivas.
La vigencia del principio de oficialidad en el proceso penal no tiene el mismo alcance en sus dos fases (fase instructora y enjuiciadora).
o o En la primera fase: investigación de los hechos para determinar si constituyen o no un supuesto delictivo y a la identificación del delincuente, la vigencia del principio de oficialidad es prácticamente total. Obliga a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado a investigar los extremos señalados, de manera que, en cuanto de esa actividad surja la probable existencia de un hecho aparentemente delictivo, Policía y Fiscalía tienen el deber de ponerlo en conocimiento del Juez. El Juez debe dirigir dicha actividad instructora ex officio con la colaboración del Fiscal.
En la fase de enjuiciamiento: la vigencia de la oficialidad se diluye notablemente debido al principio acusatorio.
La obligación de ejercitar la acción penal, que se extiende al MF, como inspector directo en el proceso ordinario o con carácter más extenso en el procedimiento abreviado, ofrece su paralelo en el “derecho de acceso” del ciudadano que presenta una querella. Resolución motivada sobre la calificación jurídica de los hechos que constan fehacientemente como no constitutivos del delito o previas las correspondientes diligencias, conducen a similar conclusión, o provocan el inicio de toda actividad instructora hasta la constatación de la perpetración de los delitos y la culpabilidad de los delincuentes.
Quien ejercita la acción en forma de querella no ostenta un derecho incondicionado a la apertura y plena sustanciación del proceso penal.
3.1.2 Principio de legalidad – principio de oportunidad El principio de legalidad atiende a la ideología del Estado de Derecho, pretende el consentimiento de los poderes públicos a la Ley. Sus destinatarios en el proceso penal son el Juez y el Ministerio Fiscal.
Derecho procesal penal Constituye una exigencia: la garantía política de que el ciudadano no podrá verse sometido por parte del Estado ni de los jueces a penas que no lo admita el pueblo. El Ministerio Fiscal y el Juez deberán perseguir el hecho aparentemente delictivo sólo ante la percepción de indicios racionales de criminalidad, hasta la resolución de la LECrim.
Al principio de legalidad se le opone el principio de oportunidad. El ius puniendi no debe ser satisfecho en todos los casos en que concurriesen los presupuestos al efecto, sino que se márgenes más o menos amplios de discrecionalidad a los sujetos públicos para desarrollar sus funciones. La vigencia del principio de oportunidad permite que se persigan o no conductas aparentemente delictivas, que se formule y/o sostenga la acusación o que se acuerden con las partes los diferentes elementos de la acción penal y la imposición de la pena.
o o Fiscalía favor de la manifestación del principio de oportunidad: • Favorecer la reinserción del acusado • Operar a favor de un proceso sin dilaciones indebidas • Procurar el más inmediato resarcimiento de la víctima Hay mecanismos que equilibran diferentes opciones de política criminal que se adoptan a la hora de construir el sistema procesal penal en cada país.
• El uso de estos mecanismos suponen la renuncia a importantes derechos, como el de defensa.
3.1.3 Principio de aportación de parte y de investigación de los hechos El principio de aportación de parte y su contrario, el de investigación de los hechos: su aplicación es paralela a la de los principios dispositivo y de oficialidad.
o o Dispositivo-aportación de las partes: las partes inician y delimitan el objeto del proceso, introducen los hechos, corren con la carga de probarlos y pueden solicitar la práctica de aquellos medios probatorios que estimen necesarios.
Oficialidad-investigación de oficio: es el Juez quien introduce los hechos, delimita el objeto del proceso y determina los medios probatorios y su práctica.
En la instrucción, corresponde al Juez bajo la inspección directa del Fiscal la introducción del material de hecho. Le corresponde practicar las primeras diligencias a cualquier autoridad judicial a quien se transmita la notitia criminis. La policía criminal debe llevar a cabo las diligencias de prevención. El Ministerio Fiscal puede ordenar la práctica de cualquier otro acto de investigación, siempre que no sea limitativo de derechos fundamentales y no haya asumida la instrucción del Juez.
En la fase de juicio oral, la vigencia del principio acusatorio impone la aportación de parte.
3.2 Principios inherentes a un sistema acusatorio Es el único que incorpora la vigencia de principios propios de un Estado de Derecho: igualdad de las partes, audiencia o contradicción, principio acusatorio y derecho de defensa.
Diferenciar entre “sistema” acusatorio: plena vigencia de los principios y derechos señalados, y “principio” acusatorio: necesidad de que exista una acusación y que quien lo acuse no juzgue, y prohibición de reformatio in peius.
3.2.1 Principio de igualdad Derecho procesal penal La igualdad entre las partes es esencial a la configuración triangular del sistema acusatorio, en el que dos partes iguales contienden frete a un Juez imparcial.
3.2.2 Principio de audiencia o contradicción “Nadie puede ser condenado sin ser oído y vencido en juicio”.
Durante la instrucción, que cumple la función de investigación y preparatoria del juicio, la necesidad de que las actuaciones lleguen a buen fin conducen a que se desarrollen inaudita parte: la rebeldía del imputado no suspenda las mismas.
El principio de audiencia rige en la fase enjuiciamiento o de juicio oral. Esta no podrá iniciarse sin un acusado. La necesidad de presencia de un acusado determina la búsqueda del acusado que no se encuentre a disposición del juzgado, y si al término de plazo fijado en la misma no comparece, ha de ser declarado en rebeldía y el proceso se suspende. Ante la cuestión de si el rebelde puede personarse en el sumario de defensa de sus derechos, el TC exige la comparecencia personal del declarado rebelde.
El principio de audiencia cubre el importante campo de aquellas cuestiones que, sin afectar al objeto del proceso, para poder ser modificadas, exigen del Juez que sean sometidas al conocimiento de la otra parte para su contradicción.
3.2.3 El derecho de defensa y sus garantías Salvaguardar el derecho de defensa sin generar indefensión (derecho a conocer de la acusación formulada, derecho a no declarar contra sí mismo y a no declararse culpable, derecho a la defensa y a la asistencia de letrado, y derecho a utilizar todos los medios pertinentes para la defensa).
La prohibición de indefensión o Que se haya infringido una norma procesal o Que exista privación o limitación de oportunidades de defensa o Que la indefensión no sea imputable al que la sufre o Que la privación o limitación de la defensa no haya quedado posteriormente sanada o Que se demuestre la indefensión material o Que la privación o limitación haya tenido incidencia efectiva en el fallo Derecho a ser informado de la acusación formulada En la fase de instrucción se proyecta sobre el hecho punible del que se le considera autor con todas sus circunstancias y de los derechos que le asisten. En la de juicio oral lo hace respecto de la acusación formal, a través de los escritos de calificaciones provisionales o de acusación y de los de conclusiones definitivas de los que el secretario dará traslado y conocimiento al titular con tiempo suficiente para articular u defensa.
Derecho a conocer la existencia del proceso penal y de la imputación: o o o La formulación de la acusación debe ser explícita y efectiva Se consignará en diversos escritos según el proceso de que se trate: conclusiones definitivas en el proceso ordinario por delitos graves; escrito de acusación y de defensa en el procedimiento abreviado; o en el propio acto del juicio oral en el juicio de faltas, siempre que el acusado pueda defenderse en el juicio Se prohíbe la “inculpación tardía” Derecho procesal penal o La inculpación ha de reiterarse en cada una de las instancias Derecho a no declarar contra sí mismo y a no declararse culpable Derecho a no prestar declaración en su contra y a no declararse culpable.
Derecho a la autodefensa; derecho a la asistencia de letrada y derecho a un intérprete  Autodefensa: derecho a defenderse por uno mismo. El contenido del derecho a defenderse por sí mismo no se extiende a la facultad de prescindir de la defensa técnica. Corresponde al legislador establecer para cada proceso si la autodefensa es una alternativa o si la defensa técnica es obligatoria.
 Derecho a la defensa y a la asistencia de un letrado: garantiza tanto la asistencia letrada al detenido como la asistencia letrada al imputado o acusado. El derecho de asistencia letrada tiene como finalidad asegurar la efectiva realización de los principios de igualdad de las partes y de contradicción. Es el derecho de poder designar a un abogado de libre elección.
 Derecho al intérprete: disponer de las facilidades necesarias para la preparación de la defensa del acusado.
Derecho a utilizar todos los medios pertinentes para la defensa Su contenido comprende tres derechos: o o o A proponer la práctica de medios de prueba A obtener pronunciamiento motivado sobre la inadmisión de alguno o de todos los medios de prueba propuestos A la práctica de la prueba propuesta 3.2.4 Principio acusatorio El principio acusatorio en el proceso penal delimita la resolución judicial al marco de la acción penal (sujeto y hechos que fueron objetos de acusación) y impiden que el Juez se exceda en su juicio más allá de lo que fue objeto de acusación, sino se convertiría en acusador.
“No hay proceso sin acusación” “Quien acusa no puede juzgar” principio acusatorio abarca tres extremos: I.
II.
III.
Se incide a la imparcialidad del Juez. El Necesidad de la existencia de una acusación: la acusación es presupuesto del juicio y de la condena.
Debe existir para abrir la fase enjuiciadora y ha de ser sostenida por un órgano distinto del enjuiciador.
Correlación entre acusación y sentencia (congruencia en el proceso penal): la sentencia no puede condenar por hecho punible distinto del que fue objeto de acusación, ni a sujeto diferente de aquel a quien se imputó y se acusó.
Prohibición de reformatio in peius: la necesidad de una acusación se extiende a las diferentes instancias, sin que puede apreciarse que la existente en la primera sirva a tales efectos, exigiendo la formulación de acusación en esta segunda instancia, abierta a través del recurso de apelación.
No se produce reformatiu in peius cuando existe pretensión de signo contrario, ejercitada por las partes, dirigida a obtener el resultado peyorativo o cuando el mismo resultado perjudicial viene legitimado por la aplicación de normas de orden público.
...