CLASE 10/02 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Comunicación Audiovisual - 2º curso
Asignatura Comunicación Publicitaria
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 10/02/2015
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

6. EL AMOR COMO OBJETO DE CONSUMO El amor está estereotipado, en el conjunto de expectativas que se espera estereotipadamente de un género determinado. Se podria decir que este hecho está cambiando, pero hace unas semanas salió una encuesta donde 1 de cada 3 jóvenes considera acceptable que su pareja la controle.
Esto ya surge en el amor cortés, toda una manera de conocer el amor. A partir de aquí el amor ya tiene una forma hasta hoy en día. Pero el amor ha cambiado en algunos aspectos, han aparecido por ejemplo páginas web que fomentan la infidelidad, a partir de dar argumentos yoicos para ser infiel: es para romper la rutina y así volver a la relación renovado. Es un discurso que apaga la culpa.
En el amor, según Marina (filósofo), existen 6 ingredientes que forman la relación amorosa. En primer lugar, el deseo, que no es exclusivo como factor amoroso. Otro, es la posesión, pero tampoco es un ingrediente básico, pues deriva en el control. La atención desmesurada, es otro, pero tampoco es exclusivo, puedes atender desmesuradamente un partido de fútbol o a un amigo y no sentir amor. La tristeza de ausencia, sentirse triste cuando el otro enamorado marcha, pero también puede existir con un buen amigo, aunque ya vamos ganando en profundidad y fuera en la relación. La alegria es otro factor, es sentirte alegre con el otro pues la relación amorosa debe alegrar, mejorar tu vida cuando el otro está presente. Para Marina, el último factor calibrador para saber si una relación es suficientemente madura, es la necesidad de su felicidad. En la posmodernidad tenemos como lei motiv el quiero que me quieran, pero este hecho rompe con el egoismo afectivo para querer la felicidad del otro, incluso cuando eso es un perjuicio para uno mismo.
Estar en una relación amorosa es mucho más complicado que la simplicidad de San Valentín, y es mucho más complicado que estar enamorado.
Que algo nos guste no hay que confundirlo por amor, amor es una tarea de mucha complejidad y compromiso emocional. La teoría de Robert Steinberg (ha estudiado mucho la inteligencia vectorial), quiere encontrar los factores básicos del amor más allá de las teorías culturales etc.
Finalmente encuentra 3 ingredientes básicos, en algunas culturas estará más presente uno y en otras otro, pero los 3 siempre están. Estos tres ingredientes son la pasión, la intimidad, y el compromiso.
Entendemos por pasión el despertar de la atracción sexual. Todas las culturas han conocido este hecho. La atracción es automática, pueden influir prototipos etc, pero es lo que es. La intimidad es más compleja, implica más complejidad emocional. Es tener la confianza de poder abrirse al otro y que el otro no se aproveche de ello. En tu pareja tienes que tener, en el occidente del siglo XXI, la confianza de un mejor amigo y la pasión. Finalmente tenemos el compromiso, la decisión de estar con esta persona. Un compromiso doble, primero por la pareja (el tiempo, nos prometemos estar juntos) y luego con la persona (quiero estar con él pero no de esta manera).
En la lógica habitual viene primero la atracción y luego el compromiso, pero tradicionalmente venia primero el compromiso (el acuerdo entre los padres) y luego, tal vez, aparecía la atracción, porque se consideraba que la pasión JAMÁS podia ser elemento de decisión, y por eso los padres, que eran los que mejores conocian supuestamente a los casados, debían elegir. De aquí el roce hace el cariño.
El relato amoroso es gran fuente de insatisfacción por lo que esperamos de él, pues esperamos todo, queremos a una persona que nos realice, que nos complemente. Antes no le dábamos esa intensidad, era menor.
Ahora de cada ingrediente queremos la máxima potencia.
Si sólo hay pasion tenemos el encaprichamiento, el amor furtivo solo pasional. Cuando al encaprichamiento le dotamos de emoción y de sentimientos (aquí ya entran los estereotipos de género, porque el varón puede estar en la relacion unicamente pasional y la mujer no. Por eso, cuando hay pel·liculas de mujeres que sólo quieren follar es como OH DRAMA). Cuando sentimentalizamos la pasión entra la pasión romántica, atracción y sentimentalización, aquí está el enamoramiento (Flores en el estómago, tristeza ante la ausencia…).
Socialmente, el enamoramiento tiene que tener glamour, porque el enamoramiento es una alteración psicológica dónde esta persona hará cosas que en otras ocasiones no haria. Por eso es fácil vender objetos a los enamorados.
El enamoramiento se basa en un mecanismo de defensa, la idealización positiva. Todo lo que veo enamora, no, no es cierto, porque no todo es positivo. Para pasar al amor hace falta un paso muy grande, la desidealización del otro y la aceptación de como es.
Cuando hay intimidad pero no pasión, hay amor sociable. Cuando solo hay compromiso está el amor vacío, situaciones en las que se decide mantener el formato cuando aún no hay amor y tampoco pasión.
Luego está el amor Hollywood (el amor fatuo), la pasión más el compromiso. Es el amor contra el que querian luchar las sociedades que concertaban (o conciertan) matrimonios para evitar que la pasión les domine los sentidos.
El matrimonio ha cambiado mucho en los últimos tiempos, el amor ha conquistado el matrimonio, ahora te casas más o menos por amor, el matrimonio por libre elección clásico de nuestra sociedad individualista, pero sigue habiendo matrimonios concertados.
En el pasado, lo habitual era eseprar enocntrar un tranquilo afecto en la relación matrimonial… Y se siguieron diferentes formatos culturales para conseguirlo.
En la actualidad, es un ejercicio de libertad: Elegirse mutuamente sin interferencias de nadie.
Se deben colocar como prioridad en la vida del otro; aquí ya hay un problema en la integración de la pareja en el engranaje laboral. Debe haber complicidad psicológica e intimidad (mi pareja tiene que ser mi mejor amigx). Deben guardarse fidelidad sexual.
El amor es la fusión con la otra persona en la edad media, el amor místico. Por eso se dice que es pecaminoso, porque la fusión se debe únicamente a Dios, no a otro ser humano. Ahora tenemos una nueva palabra, la pareja, nacida en los años 60, pues anteriormente solo habia matrimonio y familia.
Es nuevo tener un espacio único para la pareja. Hoy en dia, en la posmodernidad, todo convive con todo, por eso el modelo tradicional sigue existiendo. Como hay personas que aún desean este tipo de matrimonio, estos a veces pueden ser altamente satisfactorios. Los formatos postpatriarcales, la familia postmoderna, igualitaria, donde ambos miembros de la pareja funcionan sin excesivos estereotipos de género internos.
Otro tipo de familia es la puzzle-reconstituida, donde unos abuelos paternos pueden perder el contacto con el nieto porque la exmujer del hijo se lo ha llevado, pero este hijo puede traer una nueva mujer con otro hijo al que querrán más. ¿¡PARA QUIÉN LA HERENCIA?! Estas nuevas familias nos hacen cuestionarnos los vínculos de sangre.
Otro tipo son las parejas homosexuales y, finalmente, familias matridiniales en red, madres que viven juntas y cuidan conjuntamente de sus hijos.
Además, hay parejas secuenciales sin compromiso, (se recomienda que sea la experiencia de los jóvenes) a largo término no hay compromiso, pero cuando se está con esa persona se está con esa persona. Este nuevo formato va bien para conocer y conocerse.
Pareja moderna-fría: Se da peso a la realización profesional de ambos.
Familia moderna-caliente: EL padre se incorpora a las tareas de cuidado. Ambos entienden que ambos estan comprometidos en el cuidado afectivo y ambos quieren realizarse profesionalmente (y lo hacen).
...