TEMA 2 - CONTRATOS (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Contractes
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 20/09/2017
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 2 - TRATOS PRELIMINARES Y FORMACIÓN DEL CONTRATO 1. Introducción Preparación o formación del contrato (responsabilidad precontractual) Precontrato (responsabilidad contractual) Consumación o ejecución del contrato (responsabilidad contractual Perfección del contrato (1262.1 CC) La fase de formación del contrato comienza con el inicio de las negociaciones y concluye con: (1) el abandono o la ruptura de las negociaciones por alguna de las partes o (2) la perfección del contrato Es posible que, antes de la perfección del contrato, las partes celebren un precontrato o contrato preparatorio del contrato definitivo, en el que estén perfectamente determinados los elementos esenciales del contrato que se pretende celebrar y se incluya el compromiso de las partes de seguir colaborando para celebrar el contrato definitivo.
2. Formación del contrato. Tratos preliminares La formación puede ser de dos tipos:  Instantánea: el contrato se forma mediante un único acto y, por ello, este tipo de formación es propio de operaciones sencillas, de escaso valor. Ej: comprar unos pantalones en una tienda.
 Progresiva: el contrato se produce en varios actos (llamadas, reuniones, correos electrónicos, informes). Es típica de operaciones complejas y de un valor importante.
Ej: comprar una empresa.
El régimen jurídico aplicable a los tratos preliminares no está regulado en el Código civil, sino que es fruto de una construcción doctrinal y jurisprudencial. Sí se regula, en cambio, en los Principios UNIDROIT (art. 2.11.5), los PECL (art. 2:301), el DCFR (art. II-3:301) y la PMCC (art. 1245).
 Características de los tratos preliminares Hacen referencia al conjunto de contactos, actos, conversaciones de las partes, consultas, reuniones, elaboración de estudios, bocetos, proyectos, borradores o informes, etc. cuya finalidad última es la celebración del contrato.
o Pueden ser unilaterales o bilaterales o Pueden desarrollarse verbalmente o por escrito o Pueden desarrollarse por un periodo más o menos largo, en función de la complejidad de la operación o Pueden llevarlos a cabo las propias partes o sus representantes Generan los siguientes deberes: a. Deber de negociar de buena fe (suministrar información veraz, actuar seria y consecuentemente, no abandonar las negociaciones sin una justa causa, etc.) b. Deber de confidencialidad (sólo si así lo acuerdan las partes).
En el CC no existe una regulación de los tratos preliminares, por tanto, el régimen jurídico aplicable a los tratos preliminares no se prevé en la ley, sino creado por la doctrina y por la jurisprudencia del TS.
En cambio, sí que hay una regulación en algunos textos jurídicos de soft law, en particular, en la propuesta de modificación del CC de 2009 (PMCC) y la propuesta del borrador del marco común de referencia (DCFR).
La característica más importante de los tratos preliminares es que estos no generan entre las partes una relación jurídica contractual (nos encontramos ante la fase pre-contractual y de naturaleza extracontractual). Las partes que realizan negociaciones no están obligadas a la realización del contrato. La principal consecuencia es que las partes pueden retirarse de las negociaciones en cualquier momento siempre y cuando lo hagan de buena fe y, de este modo, no incurrirán en ningún tipo de responsabilidad.
Los tratos preliminares generan responsabilidad precontractual o culpa in contrahendo cuando se rompen las negociaciones de mala fe, sin una justa causa. Según la doctrina y la jurisprudencia mayoritarias, esta responsabilidad tiene naturaleza extracontractual y, por tanto, se rige por el art. 1902 CC.
Principales características de la responsabilidad precontractual  Naturaleza jurídica: en derecho español hay dos tipos de responsabilidad: contractual y extracontractual.
o La responsabilidad contractual pretende compensar los daños que una parte ha causado a la otra parte del contrato como consecuencia del incumplimiento del contrato (1101 y ss y 1124 CC). Ej: si el arrendatario no paga el alquiler con el que tenemos un contrato.
o La responsabilidad extracontractual pretende compensar los daños que una persona ha causado a otra persona con la cual no ha celebrado ningún contrato (1902 CC). Ej: si se rompe el coche y quieres denunciar al vendedor (contractual) o al fabricante (extracontractual).
La responsabilidad pre-contractual tiene naturaleza de responsabilidad extracontractual (se aplica art. 1902) pero este se tiene que adaptar a la fase precontractual.
Para poder apreciar responsabilidad precontractual deben concurrir 4 requisitos: 1) Confianza razonable: se ha creado una confianza razonable en el contrato por parte de la persona que rompe las negociaciones.
2) Ruptura injustificada, de mala fe: es necesario que la parte que haya roto las negociaciones lo haya hecho de mala fe, de forma injustificada. Se considera que las negociaciones se rompen de forma injustificada cuando se inician o cuando sabemos que nunca se va a celebrar el contrato.
Hay algunos casos en que se considera causa justa: o La aparición de una mejor oferta de un tercero, entonces estamos legitimados a romper las negociaciones. Es necesario informar al primer oferente para que él pueda igualarla si quiere.
o Si la ruptura de las negociaciones se debe a un cambio sobrevenido de las circunstancias, como si eres declarado en situación concursal, un caso de fuerza mayor.
o Si la celebración del contrato resulta ser perjudicial.
o Supuestos de impás o de punto muerto: cuando las negociaciones se han alargado durante mucho tiempo también se puede romper.
o Existen otras causas.
3) Daño patrimonial (no moral): existencia de un daño que se pueda valorar económicamente en la parte que no ha roto las negociaciones. Es necesaria la prueba del daño para obtener la indemnización.
4) Nexo causal o relación de causalidad (causa-efecto) entre la confianza razonable y el daño.
Se tiene que probar que si no se hubiera confiado la celebración del contrato, el daño no se hubiera producido.
o Si concurren estos requisitos, la parte perjudicada por la ruptura de las negociaciones tendrá derecho a una indemnización del interés contractual negativo o interés de confianza. Esta indemnización cubrirá los gastos efectivamente realizados o las pérdidas efectivamente sufridas durante las negociaciones el denominado daño emergente, pues su finalidad es colocar a la parte perjudicada por la ruptura en la posición en que se encontraba antes de iniciar las negociaciones. No se indemnizarán, en cambio, las ganancias dejadas de obtener como consecuencia de la ruptura de las negociaciones ni las pérdidas de oportunidades (lucro cesante).
 Comparación entre indemnizaciones Fases  Inicio de negociaciones – Perfección – Consumación 1) Indemnización contractual de interés negativo o de confianza Nos encontramos en la fase de inicio de negociaciones – perfección.
Se coloca a la víctima en la posición en la que estaba antes de realizar el contrato, es decir, en el inicio de la negociación. En este caso la indemnización contractual de interés negativo o de confianza incluye: – El daño emergente incluye los gastos que se hayan realizado durante las negociaciones y las pérdidas que haya sufrido como consecuencia de las negociaciones.
- El daño emergente no incluye el daño moral/psicológico porque este no se puede valorar.
Tampoco incluye el lucro cesante que hace referencia a las ganancias que se han dejado de obtener como consecuencia de la ruptura y tampoco se indemniza la pérdida de oportunidad que son las ganancias que se han dejado de obtener por no haber negociado y celebrado un contrato con un tercero (lo que se habría ganado si se hubiera celebrado un contrato con un tercero).
2) Indemnización contractual de interés positivo o de cumplimiento Nos encontramos en la fase de perfección – consumación donde se produce un incumplimiento. Se debe colocar a la víctima en la posición en la que estaría si el contrato se hubiera celebrado de acuerdo con lo pactado. Se debe indemnizar: – Daño emergente: gastos y pérdidas que haya sufrido + daño moral – Lucro cesante: únicamente se indemnizará el lucro cesante si este se ha probado, por lo que se descarta los sueños de ganancia.
– Daño moral 3. Perfección del contrato (1262.1 CC) La perfección del contrato se produce mediante el concurso de la oferta y la aceptación sobre la cosa y el objeto que han de constituir el contrato (art. 1262.1 CC). Una vez que la oferta es aceptada, el contrato nace –se perfecciona- y comienza a desplegar sus efectos jurídicos.
La perfección es el acuerdo de voluntades, es decir, cuando las partes prestan su consentimiento a obligarse. La fase de perfección incluye una O + A (Oferta + Aceptación) que presupone que la oferta que ha presentado una de las partes ha sido aceptada.
LA OFERTA De acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Supremo, es una declaración de voluntad dirigida a otra persona o categoría de personas con intención de obligarse, que contiene todos los elementos esenciales del contrato que presente celebrarse (si falta algún elemento, estaremos todavía en la fase de tratos preliminares).
 Requisitos de la oferta eficaz: a. Dirigida a una o varias personas determinadas (ofertar el CC a una persona en concreto o a todos los estudiantes de contratos de la UPF). Cuando la oferta está dirigida al público en general (anuncios en la prensa, folletos, catálogos), ya no hablamos de oferta si no de invitación a realizar ofertas.
i. Sin embargo, encontramos dos excepciones a esta regla: cuando se envían a consumidores no serán invitaciones si no que serán oferta. La segunda excepción consiste en que si el emisor tiene una intención sería de obligarse jurídicamente (de celebrar el contrato) no estaremos ante una invitación si no delante de una oferta.
b. La oferta debe ser completa (1261 CC) lo que debe incluir los elementos esenciales del contrato que son el consentimiento, objeto y causa.
c. El emisor de la oferta debe tener una intención sería de celebrar el contrato d. La oferta debe ser recepticia, lo que supone que tiene que llegar al destinatario e. En la oferta rige el principio de libertad de forma, salvo que las partes hayan pactado lo contrario.
 Causas de extinción de la oferta a. Rechazo de la oferta que supone la extinción de la oferta.
b. Que el destinatario realice una contraoferta, es decir, una modificación importante de la oferta como el precio, el objeto, la calidad y la cantidad. La oferta inicial se extingue cuando se da una contraoferta.
c. Transcurso del plazo de vigencia: consiste en que la oferta tiene un plazo determinado por las partes en el que se encuentra abierta. Puede ocurrir que las partes no determinen este plazo de la oferta y, en este caso, el TS nos indica que la oferta no es indefinida, si no que se extingue en un plazo razonable.
d. Oferente inicie una retirada / revocación: la revocación significa que la oferta se puede retirar una vez haya llegado al destinatario pero antes que este lo haya aceptado, mientras que la retirada se produce antes que la oferta llegue al destinatario. Pero en el caso en que se haya fijado un plazo expreso para la aceptación, entonces la oferta será irrevocable.
e. Retirada por el oferente antes de que el destinatario de la oferta la reciba f.
Muerte o incapacidad: hay una diferencia de la doctrina del TS con la propuesta del CC el artículo 1246 que indica que la muerte no es una causa de extinción de la oferta y esta sigue en los herederos.
LA ACEPTACIÓN Es una declaración de voluntad mediante la cual se manifiesta la conformidad con la oferta  Requisitos de la aceptación: o Coincidencia con el contenido de la oferta. Si incluye alguna variación que afecta a los elementos esenciales del contrato, se considerará que el aceptante ha rechazado la oferta y ha realizado una contraoferta. Si no afecta a los elementos esenciales, se considerará que el aceptante ha aceptado la oferta, salvo que manifieste su objeción a la misma o Condición de obligarse por parte del aceptante.
o Tempestiva, es decir, dentro del plazo o Recepticia o Principio de libertad de forma o Retirada antes que el oferente la reciba La persona que acepta puede retirar la aceptación siempre que sea antes de que llegue al oferente (emisor de la oferta).
 Momento y lugar de celebración del contrato Cuando hablamos de la perfección del contrato distinguimos dos tipos: 1) Perfección simultánea: entre la oferta y la aceptación hay un lapso de tiempo corto, bien porque oferente y aceptante se encuentran en el mismo lugar o porque están utilizando medios de comunicación que permiten la simultaneidad (teléfono, chats, videoconferencias, whatsapp..).
El momento de la perfección coincide con el de la emisión de la aceptación y el contrato se entiende perfeccionado en el lugar donde se encuentren las partes.
2) Perfección sucesiva: entre la oferta y la aceptación hay un lapso de tiempo largo, bien porque oferente y aceptante se encuentran en lugares distintos o porque no disponen de medios de comunicación que permiten la simultaneidad (cartas, correo electrónico, fax).
Para determinar cuándo se entiende perfeccionado el contrato en estos casos, se han formulado 4 teorías distintas (1262 CC y 54 CCom):  Teoría de la emisión: el contrato se entiende perfeccionado cuando el destinatario de la oferta emite la aceptación.
 Teoría de la expedición: el contrato se perfecciona cuando el destinatario de la oferta envía, pone en camino la aceptación.
 Teoría de la recepción: el contrato se perfecciona cuando la aceptación llega al círculo de intereses del oferente. El círculo de intereses es su domicilio o su lugar de trabajo. No es necesario que el oferente llegue la carta o el correo de electrónico, basta que llegue.
 Teoría del conocimiento: el contrato se perfecciona cuando el oferente conoce efectivamente la aceptación, por tanto, cuando abre la carta o el correo.
En Derecho español, esta cuestión se encuentra regulada en los arts. 1262 CC y 54 CCom. Con anterioridad a la reforma operada por la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, el art. 1262 CC aplicaba la teoría del conocimiento y, el art. 54 CCom, la teoría de la emisión. El momento de la perfección del contrato era, pues, distinto para los contratos civiles y mercantiles. Tras la reforma de 2002, los arts. 1262 CC y 54 CCom unificaron sus criterios para ambos tipos de contratos: Art. 1262 CC y 54 CCom: “Hallándose en lugares distintos el que hizo la oferta y el que la aceptó, hay consentimiento desde que el oferente conoce la aceptación o desde que, habiéndosela remitido el aceptante, no pueda ignorarla sin faltar a la buena fe. El contrato, en tal caso, se presume celebrado en el lugar en que se hizo la oferta. En los contratos celebrados mediante dispositivos automáticos hay consentimiento desde que se manifiesta la aceptación”. De acuerdo con la nueva redacción, se deben distinguir: Antes del 2002, el 1262 y el 54 preveían teorías de perfección del contrato distintas. Por lo que, a partir del 2002, los artículos citados prevén teorías de perfección iguales. Sucede que prevén dos tipos de contratos distintos:  Contratos celebrados con dispositivos automáticos: son aquellos contratos en los que se utiliza una máquina como el fax, el correo, teléfono. Se aplica la teoría de la emisión, por tanto, el contrato se perfecciona cuando se emite la aceptación.
o Lugar de la perfección: el contrato se entiende perfeccionado en el lugar de residencia habitual del consumidor. Cuando se trata de un contrato entre empresarios el contrato se entiende perfeccionado en el lugar donde esté establecido el prestados del servicio, salvo pacto en contrario.
 Contratos celebrados sin dispositivos automáticos: son aquellos en los que no se usa ningún dispositivo automático.
o Se aplica la teoría de la recepción, por tanto, el contrato se perfecciona en el momento en que se recibe la aceptación.
o Lugar de la perfección: el contrato se entiende perfeccionado cuando la aceptación llega al círculo de intereses del oferente (cuando llega al domicilio o al lugar en el que trabaja).
4. Fase de consumación o ejecución Es el momento en que se cumplen las obligaciones y, por tanto, el contrato se extingue. El cumplimiento de la obligación implica la extinción del contrato.
...

Comprar Previsualizar