Derecho de sucesiones y sucesión mortis causa (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de familia y sucesiones
Año del apunte 2017
Páginas 5
Fecha de subida 25/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 9: El derecho de sucesiones y la sucesión mortis causa.
1. La sucesión mortis causa y sus tipos: sucesión universal y sucesión particular, sucesión voluntaria y sucesión legal.
La sucesión mortis causa se regula en los arts. 657 a 1087 CC, es decir, se ubica en el Libro III Título III dentro de los modos de adquirir.
Suceder supone supeditar en una relación jurídica que no obstante el fallecimiento de su titular sigue siendo la misma. De manera que la sucesión es un fenómeno de sustitución en el lugar del causante que es el que fallece, aparece otra persona que es el heredero o herederos que se colocan en su lugar para hacerse cargo de las relaciones patrimoniales que estaban en marcha con su activo y con su pasivo. Cuando se sucede a una persona, uno se hace cargo de su patrimonio de manera que cuando se sucede a una persona, lo que tendrá que hacerse en primer lugar es cumplir una misión patrimonial que supondrá pagar a los acreedores por las deudas del causante con lo que ha dejado este último. Si esto no fuera suficiente, tendrá que pagar a los acreedores del causante con su propio patrimonio.
El Derecho de Sucesiones se ocupa de esta misión que va desde el momento en que una persona fallece o es declarada fallecida y se abre su sucesión, hasta que finalmente se reparte la herencia.
Es una misión compleja. La CE se refiere al derecho a suceder en el art. 33 CE. Dentro del Derecho de Sucesiones hay cuatro líneas rectoras fundamentales: 1. Parte de los bienes del difunto van a ir a parar a la comunidad a través de los impuestos: el ISD está transferido a las CCAA por lo que son estas las que lo regulan. Cuando el parentesco es más lejano hay que pagar más y cuando el parentesco es más cercano, hay que pagar menos.
2. El derecho de ciertos parientes en línea recta ascendente y descendente y el derecho del cónyuge a recibir parte del patrimonio del causante: sistema de legítimas. Esto significa que si se tiene hijos, nietos, biznietos, padres, abuelos, bisabuelos o cónyuge (no pareja de hecho), quiera o no, parte de mi patrimonio va a tener que ir a parar a ellos y esto es lo que se llama la legitima que ha sido considerada como algo sagrado.
De manera que, teniendo estos parientes, no puedo hacer lo que quiera con mis bienes, sino que una parte forzosamente irá a ellos, concretamente 2/3 de mi caudal hereditario. Solamente si hacen algo tan grave que cabe un supuesto excepcional, se podrá desheredar. La cuota del cónyuge es menor ya que recibe un tercio concurriendo con los descendientes y que no es una cuota en propiedad, sino el usufructo. Esto es así porque normalmente, los cónyuges han gozado en su matrimonio del régimen de gananciales que se ha disuelto y liquidado con la muerte de ellos de manera que la mitad ha ido al cónyuge superviviente y la otra mitad a los herederos del fallecido. Por tanto, el cónyuge se queda la mitad de los gananciales y un tercio del usufructo.
3. Libertad de disposición mortis causa: hay libertad de testar, salvo de la legítima porque si se testa sobre esta podrán ejercer acciones. Se puede hacer testamente a partir de los 14 años. El testamento ha de cumplir con ciertas formalidades, en papel, con fecha, firma, voluntad de testar, etc. Si cumple estas formalidades será un testamento ológrafo, abierto, cerrado…pero será un testamento. Nuestro CC como regla no admite los pactos sucesorios, hay algún caso raro que tiene una razón histórica, pero como regla general solo se regulan de manera excepcional de forma que lo que se permite es que cada cual haga testamento de manera unilateral y personalísima, sin acordar con otro como va a ser su testamento.
4. A falta de testamento o que este sea nulo, es la ley la que regula la sucesión: sucesión intestada o sucesión abintestato. Entonces, entra en juego lo que determinada la ley (tema 15). La ley hace los llamamientos de la siguiente manera: 4.1. Descendientes: son los primeros en ser llamados, de forma que si los hay serán los herederos. Si coinciden con el cónyuge, el cónyuge va a percibir porque la ley lo respeta, su tercio en usufructo. Si hay hijos van a ser llamados antes que los nietos.
Aquí funciona la figura del derecho de representación, si cuando fallece el padre después del hijo, los nietos serán los herederos de este hijo fallecido.
4.2. Ascendientes: en caso de que no haya descendientes. Van a concurrir con el cónyuge si es que existe de manera que en ese supuesto el cónyuge tomará su legítima en usufructo y el resto, para los ascendientes.
4.3. Cónyuge: si no hay ascendientes ni descendientes, será heredero en plena propiedad.
4.4. Hermanos: si no hay todos los anteriores. Si son de doble vínculo heredaran e doble que si son de vínculo simple.
4.5. Sobrinos y tíos: la ley prefiere a los sobrinos a falta de hermanos. También funciona el derecho de representación respecto de los sobrinos en caso de que por ejemplo, si tengo dos hermanos vivos y uno que había fallecido, heredarán los dos hermanos y los sobrinos de mi hermano premuerto.
4.6. Primos, tío-abuelo y sobrino-nieto: en falta de los anteriores.
4.7. El Estado.
El Derecho de Sucesiones ha sufrido reformas importantes: 1. Año 2003: Ley de Protección de Personas con Discapacidad reforma de forma importante el fondo porque por primera vez se permitió que se pudiera afectar la legítima. Cuando una persona tiene un hijo discapacitado o incapacitado puede tocar la legitima del resto de los hijos para dejarle en una posición mejor al discapacitado o incapacitado (art. 808 CC).
2. Año 2005: la separación de hecho hace que ya no se tenga derecho a ser llamado en la sucesión intestada ni a la legítima.
3. Año 2015: Ley de Jurisdicción Voluntaria en asuntos que había que acudir al juez para pedir su autorización, ahora quedan encomendados al notario. Por ejemplo, hacer un testamento.
Aunque no haya reforma ni siquiera en anteproyecto, hay muchos autores y abogados que reclaman una reforma porque el Derecho de Sucesiones se ha quedado antiguado, hay figuras que no se sabe bien a que se refieren. Por ejemplo, hay que flexibilizar la legitima, regular los importes, considerar a la pareja de hecho de forma que pueda ser llamada en la sucesión intestada, permitir los pactos sucesorios… El art. 658 CC no nos está diciendo otra cosa que la sucesión puede ser bien o testamentaria o bien intestada, legal o legitima. La legítima es la limitación que yo tengo a la hora de hacer testamento. Por tanto, aquí el término “legitima” confunde. También puede ser una sucesión mixta ya que se puede hacer un testamento parcial. Por ejemplo, solo se dejen testado los bienes inmuebles.
Los legitimarios son los descendientes, los ascendientes, el cónyuge y los hermanos. El legislador en la intestada respeta la legítima del cónyuge viudo.
El art. 660 CC hace otra clasificación de las sucesiones: 1. Universal: el sucesor es el heredero, recibe todo, lo activo y lo pasivo.
2. Particular: el sucesor es el legatario, recibe algo conocido como el legado que no responde por deudas, salvo que se haya impuesto, pero sin implicar su patrimonio.
2. Sujetos de la sucesión mortis causa: causante, heredero y legatario.
El principal sujeto que hay es el causante que es el difunto o de cuius (aquel de cuya sucesión se trata). En caso de que haya testamento, será el testador también. Además, es una persona física y una sola persona, cada cual origina su sucesión hereditaria.
El heredero es aquella persona o aquellas personas que se hace cargo del patrimonio del causante, del activo y del pasivo. Su misión o función es patrimonial porque lo que ha de hacer como sucesor o continuador a titulo universal del causante es pagar a los acreedores y luego, si queda algo, se lo quedará él. Responde de las deudas de la herencia primero con los bienes de la herencia y si no son suficientes, con los bienes propios. Por ello, se creó como excepción la figura de la aceptación de la herencia en beneficio de inventario que supone separar el patrimonio hereditario del patrimonio personal de manera que solo se responde de las deudas de la herencia con los bienes de la herencia. Normalmente conocemos a quien heredamos y sabemos la situación patrimonial que tiene de manera que solo se utilizará el beneficio de inventario si tenemos la certeza de que hay más deudas que bienes. Para aceptar la herencia a beneficio de inventario hay que afrontar unos gastos y cumplir unas formalidades que paralizan el reparto. Nadie nos puede prohibir aceptar la herencia a beneficio de inventario, ni siquiera el causante.
El legatario es un privilegiado pues el que va a recibir algo, pero no va a responder de deudas, salvo que el testador haya impuesto un gravamen sobre el legado y nunca va a afectar a su propio patrimonio. Esta definición de legatario es muy simplista pues el legado es un mundo complejo ya que no solo se puede legar bienes, sino que se pueden legar cosas genéricas, un legado de perdón de deudas, establecer que el heredero (quien paga los legados) lleve una acción de hacer como construir una causa… El legado es una institución muy diversa, aunque en la práctica no se dé.
El legatario de parte alícuota es una figura que no se encuentra en el CC, solo aparece mencionada una vez por error. Donde aparece es en la LEC y en su admisión por la jurisprudencia. El legatario de parte alícuota es el que va a recibir una cuota, una parte de la herencia sin deudas. No va a recibir una cosa concreta, sino una cuota. Se parece al heredero ya que este recibe el todo o una parte alícuota como este legatario, pero el legatario va a recibirla sin responder por deudas, es decir, una vez ya liquidada la herencia.
El instituido heredero en cosa cierta es una figura extraña que consiste en nombrar a una persona como heredero, responsable de deudas, en una cosa concreta de la herencia. Esta figura aparece en el art. 768 CC. Puede ocurrir que el testador quiera que a quien se le deje el bien, se le deje también la responsabilidad de las deudas, siempre que se demuestre que se han dejado las deudas.
3. Capacidad para suceder. Las incapacidades relativas y las prohibiciones sucesorias. La indignidad para suceder.
Para poder suceder a alguien tanto como heredero como legatario hay que reunir ciertos requisitos: 1. Hay que ser persona física o jurídica.
2. Sobrevivir al causante: ¿si para ser heredero del causante hay que existir cuando este muere? No, porque tenemos el concebido y no nacido, al no concebido y a las personas jurídicas en trance de construcción. Se puede llamar a concebido y no nacido a una herencia porque es un acto favorable (arts. 959 y ss CC) de forma que cuando esto se produce es tener en cuenta al concebido abriendo un paréntesis en esa sucesión hereditaria, se suspende la partición para esperar a que nazca o no y se le atribuirá en caso de que nazca y no se atribuirá si no nace. Si tiene lugar en la intestada, se espera a que nazca porque es el sucesor preferido. En el caso del no concebido, cabe que uno autorice a su pareja a que use su material reproductivo en el plazo de un año desde su fallecimiento. Además, cabe que se pueda establecer una sustitución fideicomisaria a favor de alguien que todavía no está concebido. Se puede nombrar a los hijos de los hijos y a los hijos de los nietos.
3. Ser digno de recibir su herencia: se estudian dos cuestiones: 3.1. Indignidad para suceder: es una tacha con la que la ley marca a determinadas personas que han cometido actos especialmente reprensibles que hacen que esa persona quede inhabilitada para recibir por testamento, sucesiones intestada como heredero o como legatario. Estas tachas vienen señaladas en los arts. 756, 713 y 111 CC. El art.756 CC es el básico y ha sido modificado en 2015.
El perdón aparece en el art. 757 CC, y cabe de forma expresa o implícita. Las causas de indignidad dejan de surgir efecto si el testador las conocía al momento de testar y las has ignorado o si es posterior y lo remite en documento público.
Si el indigno entra en posesión de la herencia, hay un plazo de 5 años de caducidad par que el que esté interesado en que no reciba solicite la devolución (arts. 760 y 762).
3.2. Prohibiciones de disponer por testamento: arts. 752 a 754 CC. En estos artículos aparecen supuestos que por una especial relación que existe entre el causante y el posiblemente nombrado no se a poder dejar por testamento a esta persona porque se piensa que, habiendo esa relación, puede haber captación de la voluntad. Para hacer testamento no se puede actuar con violencia, dolo o fraude.
Últimamente estas causas están un poco antiguadas ya que hay otras más importantes que se comienzan a tratar en sentencias como por ejemplo, en relación con los cuidadores o las residencias.
4. Objeto de la sucesión mortis causa: la herencia y su contenido.
Art. 669 CC: la herencia contiene todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona que no se extingan por su muerte. Pone de relieve que en la herencia hay parte activa, derechos y bienes, y parte pasiva, obligaciones.
No se hereda o no pasa por herencia: 1. Títulos nobiliarios no se transmiten por herencia, sino que siguen un curso distinto que marca la ley que los regula.
2. Subrogaciones arrendaticias, es decir, el poderse colocar en el puesto del arrendatario cuando ha fallecido. La ley señala que tienen derecho a subrogarse en el arrendamiento varios parientes que no tienen por qué ser los herederos.
3. Pensiones de viudedad y orfandad: surgen cuando fallece una persona.
4. Derechos de carácter público ni los personalísimos.
Sí que forma parte de la herencia: 1. Derechos de crédito que se deriven de contratos: con carácter general (arts. 1112, 1257, 1161 y 1595 CC). Hay excepciones como cuando se lleva a cabo el contrato “in tuitu persone” (con carácter personal). Por ejemplo, mi padre se obliga a pintar una casa y fallece, el heredero no tiene a obligación de pintar la casa.
2. Derechos reales: el usufructo no se transmite porque suele ser vitalicio y termina con la persona. El derecho de uso y habitación es un derecho personalísimo.
3. Derechos patrimoniales adquiridos por el causante por razón de una relación familiar: por ejemplo, el precio resultante de una liquidación de la sociedad de gananciales.
4. Defensa de derechos del honor, de intimidad, de la propiedad industrial: las leyes contemplan a los herederos para continuar para ejercitar ciertas acciones de defensa.
...

Tags: