4. La Revolución Francesa PARTE I (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

4-­‐LA  REVOLUCION  FRANCESA     La   revolución   que   estalló   en   Francia   a   finales   del   siglo   XVIII   ha   atraído   la   atención   de   los   historiadores  desde  el  primer  momento  y  no  se  ha  debilitado  con  el  paso  de  los  años.  Es  el  hecho   de   la   historia   contemporánea   que   más   tinta   ha   hecho   correr,   debido   a   sus   características   y   repercusiones.     Sin  embargo,  como  afirma  Godechot  y  Palmer,  no  es  un  hecho  aislado,  sino  una  revolución  más   en   el   seno   de   las   "revoluciones   atlánticas",   iniciadas,   como   se   ha   dicho   anteriormente,   con   la   independencia  de  las  trece  colonias  americanas.  Aunque,  eso  sí,  la  revolución  francesa  es  la  más   completa  e  importante  dentro  de  esa  cadena  de  revoluciones,  siendo  considerada  como  modelo   de   revolución   política,   que   transformó   no   sólo   las   instituciones   francesas,   sino   que   también   contribuyó  a  modificar  las  europeas.     ORIGENES  DE  LA  REVOLUCION  FRANCESA     Se   han   dado   las   más   diversas   interpretaciones   acerca   de   sus   orígenes   y   significado,   aunque   pueden  sintetizarse  en  tres:     • Los  historiadores  que  consideran  la   Ilustración  como  el  elemento  desencadenante  de  la   revolución   • los  que  presentan  a  ésta  como  una  consecuencia  directa  del  desfase  de  la  evolución  de   las  estructuras  económicas  y  la  organización  socio-­‐política   • y  los  que  dan  una  explicación  pluralista.       Siguiendo  esta  última  tendencia,  podemos  decir  que  la  revolución  francesa  fue  el  resultado  de:   • • • una  preparación  ideológica   una  estructura  social  desequilibrada   una  crisis  de  tipo   o política   o institucional   o económica     1 a) una  preparación  ideológica.     A   lo   largo   del   siglo   XVIII   las   ideas   de   la   Ilustración   fueron   penetrando   en   algunas   capas   de   la   sociedad   francesa,   lentamente   hasta   1770,   más   rápido   a   partir   de   esta   fecha,   no   porque   se   hubieran  derogado  las  leyes  que  obstaculizaban  la  difusión  de  las  obras  subversivas,  sino  porque   la  policía  y  las  autoridades  se  mostraron  menos  rígidas  en  el  cumplimiento  de  su  deber.     El  pensamiento  de  los  filósofos  ilustrados  no  sólo  se  conoció  de  una  manera  directa  con  la  lectura   de   sus   obras,   privilegio   éste   de   las   clases   más   ricas,   sino   también   a   través   de   las   discusiones,   análisis,   a   veces   deformantes,   que   se   hicieron   de   ellas   en   los   cafés,   los   clubes,   las   sociedades   literarias  y  en  las  academias.  De  una  forma  u  otra,  las  demoledoras  críticas  a  la  Iglesia  de  Voltaire,   las  teorías  políticas  de  Montesquieu,  Rousseau  y  Raynal,  o  los  reproches  de  Condorcet  y  Sièyes  a   la   estructura   social,   entre   otros,   cada   vez   encontraron   más   adeptos   entre   la   nobleza,   la   burguesía   comerciante   y   financiera,   y   en   algunos   sectores   eclesiásticos,   especialmente   entre   el   clero  regular.  Basta  una  ojeada  a  los  textos  emanados  por  las  instituciones  revolucionarias  para   ver  la  huella  que  el  racionalismo  y  el  enciclopedismo  dejaron  entre  sus  dirigentes.     Igualmente   influyó   en   ellos   la   revolución   americana:   la   estancia   de   Franklin   en   París,   los   voluntarios   franceses   que   fueron   a   Norteamérica   y   la   declaración   de   independencia   fueron   algunos  factores  que  contribuyeron  a  difundir  el  ideal  revolucionario     b) una  estructura  anacrónica  social,  con  fuertes  desequilibrios.     La  sociedad  francesa  estaba  jerarquizada  y  dividida  en  los  tres  estamentos  tradicionales.     • El  clero  era  el  primer  estamento  tanto  por  la  riqueza  territorial  como  por  su  organización   política.   Poseía   numerosos   inmuebles   urbanos   y   el   10   por   ciento   de   las   superficies   agrícolas,  proporción  importante  si  se  tiene  en  cuenta  que  únicamente  representaba  el   0,5   por   ciento   de   la   población.   Cobraba   el   diezmo,   que   recaía   sobre   todas   las   tierras   y   que,   aunque   variaba   según   las   regiones   y   las   recolecciones,   según   Labrousse,   equivalía   al   7,5   por   ciento   de   la   cosecha   bruta.   A   esto   hay   que   añadir,   los  derechos   señoriales   que   percibía  de  los  señoríos  eclesiásticos;  lo  que  significaba  que  disponía  de  una  gran  parte   de  la  cosecha  negociable,  beneficiándose  de  la  continua  subida  de  precios  a  lo  largo  del   siglo.   En   cambio,   tenía   total   inmunidad   fiscal   y   se   limitaba   a   votar   una   contribución   voluntaria   para   subvenir   a   las   cargas   del   Estado,   el   don   gratuito.   Esta   enorme   riqueza   estaba  en  manos  del   alto  clero;  los  párrocos  vivían  prácticamente  en  la  miseria.  A  finales   del  siglo  XVIII  atravesaba  una  fuerte  crisis,  debida  a  la  falta  de  vocación  y  a  la  relajación   de  costumbres,  particularmente  el  clero  regular.   • La   nobleza   era   el   otro   estamento   privilegiado.   No   formaba   un   grupo   homogéneo,   sino   que  estaba  dividida  en  diferentes  categorías:  nobleza  de  la  corte,  nobleza  provinciana  y   nobleza   de   toga.   Tenía   numerosos   privilegios   honoríficos,   económicos   y   una   amplia   2 inmunidad   fiscal.   No   obstante   de   representar   menos   del   2   por   ciento   de   la   población,   poseía   un   25   por   ciento   de   las   tierras   y   la   mayor   parte   de   los   señoríos.   Incluyendo   las   rentas   señoriales   que   percibía,   acumulaba   en   sus   manos   un   tercio   de   la   cosecha   negociable.   Sin   embargo,   a  finales   del   siglo   una   parte   de   esta   nobleza   topaba   con   graves   dificultades  económicas,  como  consecuencia  de  su  intenso  tren  de  vida.  Por  esta  razón   defendía  e  incluso  quería  aumentar  sus  privilegios.   • El   tercer   estado   representaba   a   la   inmensa   mayoría   de   la   nación.   Dentro   de   este   estamento  existía  una   gran   diversidad  social,  que  iba  desde  la   alta  burguesía  hasta   los   campesinos  y  los  obreros  de  las  ciudades.  Lo  único  que  les  unía  era  su  oposición  a  los   privilegios  de  la  aristocracia  y  la  reivindicación  de  la  igualdad  civil.  La  burguesía  era  el   grupo   más   influyente   y   poderoso   del   estado   llano,   aunque   por   su   número   constituía   dentro   de   él   una   minoría.   Se   encontraba   en   pleno   ascenso   social   y   se   había   enriquecido   considerablemente   a   lo   largo   del   siglo   por   el   auge   del   comercio   y   de   la   actividad   manufacturera.   Consciente   de   su   potencia   económica   e,   incluso,   de   su   superioridad   cultural,   pretende   también   el   poder   político,   pero   encuentra   que,   cada   día   más,   la   aristocracia   le   cierra   el   paso   a   todos   los   altos   cargos   del   gobierno   y   de   la   administración.   Los   obreros,   la   mayoría   relacionados   aun   con   la   producción   artesanal,   formaban   en   las   ciudades,   como   París,   una   gran   masa   popular,   que   veía   como   su   poder   adquisitivo   se   desmoronaba  rápidamente  por  la  inflación.  Sus  iras  se  dirigirán  contra  la  aristocracia,  los   acaparadores  y  contra  la  política  económica  del  gobierno.   Los   campesinos   constituían   la  principal   fuerza   productiva   del   país.   De   los   26   millones   de   habitantes  que  contaba  Francia  en  vísperas  de  la  revolución,  20  eran  campesinos;  es  decir   el   80   por   ciento   de   la   población.   Sin   embargo,   su   propiedad   rústica   únicamente   significaba   el   35   por   ciento   del   total.   Por   consiguiente,   la   mayor   parte   de   los   labriegos   tenían   que   cultivar   las   tierras   de   la   nobleza,   de   la   iglesia   y   de   la   burguesía,   bien   en   régimen   de   aparcería,   bien   arrendándolas   como   colonos   o   simplemente   trabajando   como   braceros.   El   número   de   estos   últimos   se   incrementó   enormemente   en   el   siglo   XVIII,  fruto  de  la  explosión  demográfica.  Como  en  el  caso  de  los  obreros  de  las  ciudades,   pese   a   que   los   salarios   nominales   subieron   durante   la   centuria,   los   salarios   reales   disminuyeron.   También   hay   que   tener   en   cuenta   que   un   gran   número   de   los   agricultores   propietarios   de   tierras   tenían   que   vender   su   trabajo,   ya   que   la   cosecha   no   les   bastaba   para   satisfacer   sus   necesidades   mínimas,   porque   los   rendimientos   agrícolas   eran   muy   bajos,  y  por  consiguiente  no  pudieron  beneficiarse  de  la  elevación  de  los  precios  agrarios.   Sobre  los  campesinos  recaía  un  enorme  peso  fiscal.  Eran  prácticamente  los  únicos  que   tenían  que  pagar  todos  los  impuestos  reales,  tanto  directos  (talla,  capitación,  vigésimo)   como   indirectos   (ayuda,   gabela),   pero   además   tenían   que   abonar   el   diezmo   a   la   iglesia   y   los   derechos   señoriales.   El   señor   en   su   feudo   tenía   una   serie   de   privilegios:   unos   eran   puramente  honoríficos,  otros  afectaban  a  las  personas  que  allí  vivían,  como  las  corveas   (consistentes   en   la   obligación   de   trabajar   gratuitamente   las   tierras   del   señor),otros   pesaban   sobre   las   tierras;   eran   los   censos   o   rentas   que   los   campesinos   debían   pagar   anualmente  en  dinero  o  especie.  Asimismo  tenía  determinados  monopolios,  como  el  de   3 caza  y  pesca,  o  el  pago  de  determinadas  tasas  por  la  utilización  del  molino  y  de  horno   comunal.   Por   último,   podía   imponer   tributos   eventuales,   que   recaían   sobre   las   transmisiones   hereditarias   y   sobre   las   enajenaciones   (laudemio).   Precisamente,   la   hostilidad   al   régimen   señorial   y   el   deseo   de   poseer   tierras   serán   los   motores   que   moverán   a   los   campesinos   a   participar  activamente   en   el   proceso   revolucionario,   como   ha  puesto  de  manifiesto  Lefèbvre.     c) de  una  crisis  política  e  institucional.     A  finales  del  siglo  XVIII  la  debilidad  de  la  monarquía  y  la  crisis  del  estado  francés  eran  evidentes.   El   rey   tenía   un  carácter   divino   y   absoluto.   En   teoría   era   la   fuente   de   toda   justicia,   legislación   y   autoridad   administrativa   y   dirigía   a   su   antojo   la   política   exterior   y   el   ejército;   pero   en   realidad,   difícilmente  lograba  imponer  su  voluntad  sobre  la  enmarañada  y  caótica  administración  estatal.   Aunque   no   los   había   abolido,   gobernaba   sin   los   Estados   Generales,   que   no   se   habían   reunido   desde   1614.   La   monarquía   cada   vez   se   encontraba   más   sola,   incluso   la   nobleza   le   daba   la   espalda,  pues  sus  miembros  no  le  perdonaban  que  les  hubiera  convertido  en  súbditos,  aunque   fuesen  privilegiados.     La   administración   central   se   caracterizaba   por   el   desorden.   No   existía   un   consejo   de   ministros   que   unificara   la   acción   gubernamental.   Las   competencias   de   las   diferentes   carteras   ministeriales   se   entrecruzaban.   El   buen   funcionamiento   de   los   Consejos   reales,   como   en   el   caso   de   los   ministerios,   se   apoyaba   exclusivamente   en   la   acción   personal   del   monarca   y   cuando   faltó   la   autoridad  regia,  todo  el  sistema  se  vino  abajo.     En   la   administración   territorial   el   desorden   aun   era   mayor.   La   división   provincial   era   muy   desigual.   Las   circunscripciones   judiciales,   militares,   financieras   y   religiosas   se   superponían   y   se   obstruían  unas  a  otras.  La  administración  de  justicia  era  origen  de  todo  tipo  de  arbitrariedades  e   injusticias.   Las   leyes   eran   diferentes   según   las   regiones,   el   estamento   social   e   incluso   según   la   profesión  del  encausado.  A  la  mayor  parte  de  los  cargos  judiciales  se  accedía  por  compra  o  por   herencia.  La  multiplicidad  de  tribunales  y  apelaciones  eternizaban  los  procesos  y  los  encarecían   excesivamente.   El   sistema   fiscal   era   injusto   y   desigual.   La   recaudación   era   complicada   y   sumamente   onerosa   (muy   costosa,   pesada)   para   la   administración.   Los   impuestos   directos   recaían   casi   exclusivamente   en   los   plebeyos.   El   clero   tenía   total   inmunidad   fiscal.   La   nobleza   e   incluso  algunos  sectores  de  la  burguesía  estaban  exentos  de  buena  parte  de  ellos.  Los  impuestos   indirectos  afectaban  también  a  los  más  pobres.     d) de  una  grave  crisis  económica  y  del  grave  déficit  económico  del  Estado.     La  adversa  coyuntura  económica  de  los  años  80  agravó  la  insatisfacción  política  y  las  tensiones   sociales.  Según  Labrousse,  en  1787  se  inició  una  crisis  cíclica  que  alcanzó  su  cenit  en  1789  y  que   4 atacó  a  una  economía  muy  debilitada  por  crisis  anteriores,  como  la  de  1784-­‐86  que  afectó  a  la   industria   textil   y   al   sector   vitivinícola.   En   1788   la   producción   de   cereales   se   vio   seriamente   afectada   por   las   condiciones   metereológicas.   También   fue   mala   la   cosecha   de  1789.   El   precio   del   trigo  y  del  centeno  experimentó  un  fuerte  incremento,  alcanzando  la  cota  más  alta  del  siglo.  Se   produjo  una  verdadera  crisis  de  subsistencia.  El  poder  adquisitivo  de  las  clases  populares,  que   dedicaban  una  parte  muy  importante  de  su  salario  a  la  compra  de  pan,  se  contrajo  bruscamente,   afectando   a   la   industria   y   al   comercio.   Las   gentes   hambrientas   echaban   la   culpa   a   los   acaparadores,  a  los  especuladores  y  al  gobierno  por  permitirlo  y  por  su  política  de  liberalización   del  comercio  exterior  de  cereales,  que  había  puesto  en  marcha  en  1787.     A  esto  hay  que  añadir,  el  grave  déficit  económico  del  estado  francés.  El  problema  era  crónico,   pero  ahora  se  veía  agravado  por  su  participación  en  la  guerra  de  independencia  norteamericana.     LA  REVUELTA  DE  LOS  PRIVILEGIADOS  (1787-­‐1788)     Al  iniciarse  el  reinado  de  Luis  XVI  en  1774,  todo  el  mundo  en  Francia  era  consciente  de  que  el  país   necesitaba  urgentes  reformas.  Esta  opinión  la  compartía  el  propio  gobierno.     Así,  el  fisiócrata  Turgot,  ministro  de  hacienda  de  1774  a  1776,  quiso  poner  en  práctica  sus  ideas   económicas  e  introducir  algunas  tímidas  innovaciones  financieras,  así  como  aplicar  una  política   restrictiva   de   los   gastos   de   la   corte,   pero   la   oposición   de   la   aristocracia,   perjudicada   por   sus   medidas,  y  de  la  reina  María  Antonieta  provocaron  su  caída.     Durante   la   gestión   de   Necker,   que   ocupó   la   cartera   de   hacienda   de   1776   a   1781,   se   abolió   la   servidumbre   de   los   dominios   reales   y   se   suprimió   la   tortura   en   los   procesos   judiciales.   Para   enfrentarse   a   los   gastos   del   Estado   y   de   la   guerra   de   independencia   de   los   EE.UU.   recurrió   a   la   reducción   de   gastos   de   la   administración   y   sobre   todo   al   empréstito   (préstamo   que   toma   el   Estado  o  una  corporación  o  empresa).  La  oposición  cortesana  provocó  asimismo  su  dimisión.     En   1786   Calonne,   ante   la   imposibilidad   de   cubrir   el   déficit   presupuestario   (que   se   había   agigantado  con  la  guerra)  con  empréstitos  ni  incrementando  los  impuestos,  pues  era  consciente   que  las  clases  populares  no  hubieran  podido  soportarlo,  propuso  al  monarca  una  reforma  fiscal,   consistente  en  la  imposición  de  una  subvención  territorial,  que  sustituiría  al  vigésimo  y  que  debía   ser  pagada  por  todos  sin  distinción  de  clases.  También  propugnaba  una  reforma  administrativa   por   la   cual   debían   crearse   unas   asambleas   provinciales,   puramente   consultivas,   elegidas   por   sufragio   censitario   pero   abiertas   a   todos   los   estamentos.   Estas   innovaciones   debían   ser   complementadas   por   algunas   medidas   económicas   encaminadas   a   estimular   la   producción   (libertad  al  comercio  de  granos,  supresión  de  aduanas  interiores).     No  quiso  decidir  sin  antes  no  contar  con  la  aprobación  de  la  aristocracia.  Por  este  motivo,  Calonne   convocó   en   1787   una   Asamblea   de   Notables   para   que   dieran   su   consentimiento.   A   pesar   de   que   5 sus  miembros  fueron  elegidos  por  el  propio  ministro,  defendieron  sus  privilegios  y  se  negaron  a   acceder.  Calonne  fue  depuesto  y  tuvo  que  huir  a  Inglaterra.     Su   sucesor,   Brienne,   arzobispo   de   Toulouse,   recurrió   de   nuevo   al   empréstito,   pero   como   la   medida   fue   insuficiente,   intentó   aplicar   de   nuevo   el   proyecto   de   Calonne.   La   Asamblea   de   Notables   rehusó   otra   vez   su   aprobación   y   se   declaró   incompetente.   El   ministro   la   disolvió   y   pretendió  imponer  la  subvención  territorial  por  decreto,  pero  esto  requería  el  beneplácito  de  los   parlamentos  provinciales  y  del  de  París,  instituciones  oligárquicas   dominadas  por  la  aristocracia   cuya   principal   atribución   era   la   votación   de   impuestos.   Estos  lo   negaron   y   reclamaron   la   reunión   de  los  Estados  Generales.  El  gobierno  trató  de  vencer  la  oposición  parlamentaria  con  medios  de   fuerza,  lo  que  provocó  una  autentica  rebelión  de  los  privilegiados.     La   agitación   se   extendió   al   resto   de   la   población,   afectada   por   la   crisis   económica   y   estallaron   motines   de   Dijon,   Toulouse,   Rennes,   Pau   y   Grenoble.   Luis   XVI   capituló   y   el   8   de   agosto   de  1788   convocó   la   reunión   de   los   Estados   Generales   para   el   1   de   mayo   del   año   siguiente.   Poco   después   el  Estado  se  declaraba  en  bancarrota  y  Brienne  tuvo  que  dimitir.     La   revuelta   de   los   privilegiados   había   triunfado,   pero   muy   pronto   la   victoria  se   les   iba   a   escapar   de  las  manos.     LA  REVOLUCION  DEL  TERCER  ESTADO  (1789)     La  convocatoria  de  los  Estados  Generales  causó  un  regocijo  generalizado.  Era  la  panacea  que  iba   a  solucionar  los  problemas  a  todos.  El  retorno  de  Necker  al  ministerio  de  Hacienda  fue  muy  bien   recibido  por  el  estado  llano.     La   aristocracia   había   obtenido   un   nuevo   triunfo   al   conseguir   que   los   Estados   Generales   se   convocaran   de   la   misma   forma   que   en   1614;   cada   estamento   elegiría   el   mismo   número   de   diputados,   deliberaría   por   separado   y   tendría   derecho   a   un   voto.   De   esta   manera,   los   privilegiados  siempre  tendrían  el  control  de  la  Asamblea.  A  partir  de  este  momento,  se  inició  la   lucha  política  entre  la  aristocracia  y  el  tercer  estado  y  más  concretamente  entre  la  nobleza  y  la   burguesía.   Esta   última   inició   una   intensa   campaña   reivindicando   la   duplicación   del   número   de   diputados   del   tercer   estado   y   que   las   votaciones   fueran   por   cabezas   y   no   por   estamentos.   Aunque  el  Parlamento  de  París  y  una  Asamblea  de  notables  se  opusieron  a  las  reivindicaciones  de   la  burguesía,  Necker  consiguió  que  el  monarca  accediera  a  la  duplicación  del  número  de  escaños   populares,  pero  no  se  pronunció  con  respecto  al  voto.   La   campaña   electoral   se   realizó   en   medio   de   una   grave   crisis   económica   y   social.   La   literatura   política,   patrimonio   casi   exclusivo   de   la   burguesía,   alcanzó   un   gran   auge.   El   sistema   electoral,   aunque   complicado,   permitió   la   participación   de   la   mayoría   de   los   franceses.   Los   votantes   de   cada  orden,  en  las  diferentes  asambleas  electorales,  redactaron  los  cuadernos  de  quejas  (cahiers   6 de   doléances)   donde   plasmaban   las   reivindicaciones   y   aspiraciones   que   debían   apoyar   sus   representantes.   Lógicamente,   cada   estamento,   y   dentro   de   ellos   cada   grupo   social,   defendía   sus   intereses,  pero  algunos  puntos  que  eran  comunes.  En  el  ánimo  de  todos  estaba  la   necesidad  de   limitar  el  absolutismo  regio  y  de  llevar  a  cabo  una  profunda  reforma  del  Estado.   El   5   de   mayo   de   1789   tenía   lugar   en   Versalles   la   apertura   oficial   de   los   Estados   Generales.   La   diputación  del  clero  estaba  representada  por  291  miembros,  de  ellos  más  de  200  representaban   al  bajo  clero.  La  nobleza  tenía  270  diputados,  la  mayor  parte  partidarios  acérrimos  de  defender   sus  privilegios,  si  bien  había  unos  90,  como  La  Fayette,  de  ideas  liberales.  El  tercer  estado  disponía   de   578   delegados,   de   ellos,   casi   la   mitad   eran   hombres   de   leyes;   el   resto   eran   intelectuales   o   pertenecían  a  la  burguesía  comercial,  industrial,  financiera  y  rural.  Los  campesinos  y  los  artesanos   no  tenían  representación  alguna.   La   burguesía,   consciente   de   su   fuerza,   planteó   desde   el   principio   la   cuestión   del   voto   y   la   de   deliberar  en  común.  Los  privilegiados  se  opusieron  rotundamente,  apoyados  secretamente  por   la  corte.  Sin  embargo,  algunos  clérigos  aceptaron  y  pasaron  a  engrosar  las  filas  del  tercer  estado,   el  cual,  considerando  que  representaba  a  la  inmensa  mayoría  del  pueblo  francés,  el  17  de  junio  se   erigió  en  Asamblea  Nacional,  atribuyéndose  la  exclusiva  capacidad  de  aprobar  impuestos.     Tres  días  más  tarde  (20  de  junio)  Luis  XVI,  presionado  por  la  reina  y  estimulado  por  la  oposición   de   la   nobleza,   clausuró   el   salón   de   sesiones   y   anuló   las   decisiones   del   tercer   estado.   Este   reaccionó  reuniéndose  en  un  salón  cercano  donde  se  jugaba  a  pelota  (jeu  de  paume)  y  jurando   no  separarse  hasta  haber  dotado  al  país  de  una  constitución.     En  la  sesión  real  del  día  23  el  monarca  intentó  imponerse.  Ordenó  que  cada  brazo  deliberara  por   separado  y  presentó  un  plan  de  reformas,  aunque  mantenía  los  derechos  señoriales  y  el  diezmo;   pero   la   Asamblea   Nacional   se   mantuvo   firme   y   desoyó   las   órdenes   del   rey.   Este,   acobardado,   claudicó   y   ordenó   la   integración   de   los   tres   estados   en   una   sola   asamblea.   El   9   de   julio   ésta   adoptó  el  nombre  de  Asamblea  Nacional  Constituyente.  La  revolución  se  consumaba  en  el  plano   jurídico;  la  soberanía  nacional  había  sustituido  al  absolutismo  real.     LA  ASAMBLEA  NACIONAL  CONSTITUYENTE  (1789-­‐1791)     No  obstante,  Luis  XVI,  que  se  resistía  a  perder  su  poder  absoluto,  quiso  disolver  la  Asamblea  por   la  fuerza.  Con  tal  motivo,  empezó  a  concentrar  tropas  en  los  alrededores  de  Versalles  y  destituyó   a  Necker,  considerado  por  la  corte  como  el  que  había  desencadenado  la  revolución.  En  su  lugar   nombró  a  un  notorio  contrarrevolucionario.         7 La  toma  de  la  Bastilla  (14  de  julio  de  1789)   El   12   de   julio,   al   conocerse   estas   noticias   en   París,   las   masas   populares   (el   pueblo   parisino   se   lanzó  ahora  a  la  calle,  respaldando  a  sus  representantes)  exasperadas  por  el  desabastecimiento  de   la  ciudad,  por  la  subida  del  coste  de  la  vida  y  por  el  incremento  del  paro,   se  lanzaron  a  la  calle  en   busca  de  armas.  La  insurrección  culminó  el  día  14  de  julio  con  la  toma  de  la  Bastilla,  prisión  que   simbolizaba  la  arbitrariedad  real.  Las  consecuencias  de  este  hecho  fueron  múltiples:     • el   rey   probó   una   vez   más   su   debilidad;   mandó   retirar   las   tropas,   llamó   de   nuevo   a   Necker   y   aceptó   en   el   Ayuntamiento   de   París   la   escárpela   tricolor,   legalizando   así   la   revolución  parisiense   • la  burguesía  se  adueñó  del  poder  municipal   • se  creó  la  guardia  nacional,  encargada  de  mantener  el  orden,  que  se  iba  a  convertir  en  el   instrumento  militar  de  la  revolución  burguesa   • y  se  inició  la  emigración  de  aristócratas  (émigrés)  ante  la  claudicación  del  monarca,  que   fuera   de   las   fronteras   buscarían   fomentar   una   guerra   civil   y   la   oposición   de   los   países   europeos  contra  los  Revolucionarios.     La  expansión  de  la  Revolución  à  de  París  a  Francia   Los  hechos  de  París  repercutieron  en  las  demás  ciudades  del  país.  En  todas  ellas  los  intendentes,   representantes   de   la   autoridad   real,   fueron   depuestos   y   se   constituyeron   comunas   revolucionarias,  controladas  por  la  burguesía.  La  revolución  se  extendió  por  toda  Francia.     La  “Grande  Peur”.  La  revuelta  campesina   También   el   campo   se   convulsionó.   En   primavera   ya   se   habían   producido   desórdenes   en   las   regiones   más   castigadas   por   el   hambre,   pero   fue   en   julio   cuando   se   desencadenó   un   vasto   movimiento  insurreccional  del  campesinado,  en  las  áreas  rurales,  que  daría  lugar  a  la  “Grande   Peur”.   Ante:     • • • la  actitud  de  los  nobles  en  los  Estados  Generales   el   clima   de   inseguridad   por   la   multiplicación,   como   consecuencia   de   la   crisis   económica,   del  número  de  mendigos  y  vagabundos  que  recorrían  los  caminos   y  el  rumor  de  que  los  aristócratas  estaban  formando  bandas  de  bandidos  para  exigir  el   pago  de  los  derechos  señoriales   8 è se  generó  una  atmósfera  de  pánico   à  (“la  Grande  Peur”).  ¿Y  que  era  “la  Grande  Peur”,   el  “Gran  Miedo”?   Los   campesinos   primero   se   armaron   para   proteger   sus   hogares   y   sus   cosechas.   Luego,   excitados,   pasaron   a   la   ofensiva;   buscaron   a   los   imaginarios   bandidos   y   al   no   encontrarlos,   asaltaron   las   mansiones   señoriales,   exigiendo   a   sus   moradores   la   renuncia   a   los   derechos   feudales,  quemaron   los  archivos  y,  a  veces,  los  propios  castillos.  Esta  revolución  campesina  cobró  especial  virulencia   en  el  Delfinado.     La   insurrección   agraria   atemorizó   a   los   diputados   de   la   Asamblea   Constituyente,   los   cuales   decidieron   posponer   la   reforma   política   y   atender   en   primer   lugar   las   reivindicaciones   de   los   campesinos  para  calmar  los  ánimos.     La  reforma  social  de  la  Asamblea  Constituyente,  la  Declaración  de  los  Derechos  del  Hombre  y   del  Ciudadano  y  el  asalto  de  Versalles  (1789)   Efectivamente,  aunque  el  principal  cometido  de  la  Asamblea  Constituyente  era  dotar  al  país  de   una   constitución,   es   decir,   acometer   la   reforma   política   del   Estado,   los   diputados,   presionados   por   las   masas   populares,   se   dan   cuenta   de   que   era   necesario   comenzar   por   reformar   la   estructura  social  del  Antiguo  Régimen.     En  la  noche  del  4  de  agosto  de  1789  decretaron  la  supresión  del  régimen  feudal,  aboliendo  los   derechos  señoriales  y  el  diezmo,  aunque  cuando  se  codificó  tal  decisión  se  introdujeron  una  serie   de   restricciones,   quedando   abolidos   únicamente   los   derechos   señoriales   que   afectaban   a   la   persona,  pero  aquellos  que  gravaban  las  tierras  se  declararon  amortizables.  El  feudalismo  no  fue   totalmente  abolido  hasta  la  Convención  (1793).     El   26   de   ese   mismo   mes,   tras   polémicas   discusiones,   la   Asamblea   votaba   la   Declaración   de   los   derechos   del   Hombre   y   del   Ciudadano,   según   Lefebvre,   verdadera   "acta   de   defunción"   del   Antiguo   Régimen   y   catecismo   del   nuevo   orden.   Abarca   mayor   número   de   derechos   que   los   enunciados   en   la   Declaración   de   independencia   americana.   Así,   se   reconocen   como   derechos:   la   igualdad  civil,  la  libertad,  la  propiedad,  la  seguridad,  la  resistencia  a  la  opresión  y  la  soberanía   nacional.   La  negativa  de  Luis  XVI  a  sancionar  los  decretos  anteriores  y  el  temor  de  que  quisiera  recurrir  al   ejército  para  dar  un  golpe  contrarrevolucionario  provocaron  una  nueva  intervención  del  pueblo   parisino.   El   día   5   y   6   de   octubre   de   1789   la   multitud   asaltó   Versalles   y   obligó   al   monarca   a   aceptar  los  decretos  y  a  trasladar  su  residencia  al  palacio  de  las  Tullerías  de  París.  La  Asamblea   también  se  instalará  en  la  capital.   La  reforma  política  se  consumaría  más  adelante,  el  3  de  setiembre  de  1791.  Pronto  lo  veremos.     9 Los  clubes  y  la  contrarrevolución   A  mediados  de  1791  la  situación  en  Francia  distaba  mucho  de  ser  estable.  Los  enfrentamientos   entre   las   diferentes   tendencias   políticas   en   la   Asamblea   (aristócratas,   monárquicos,   constitucionales  y  demócratas)  eran  cada  vez  más  duros.  Pero  la  política  no  era  un  monopolio  de   la   cámara   sino   que   se   hacía   también   en   la   calle   y   sobre   todo   en   los   clubes   (ya   en   1790,   la   influencia  de  los  clubes  se  había  intensificado),  como  el  de  los  jacobinos,  el  de  los  cistercienses   (feuillants)   o   el   de   los   franciscanos   (cordeliers);   asociaciones   de   las   que   partieron   muchas   iniciativas   revolucionarias.   La   contrarrevolución   conjugaba   sus   esfuerzos:   los   emigrados   intrigaban   en   las   fronteras   (desde   1789,   el   grupo   de   nobles   emigrado   (“émigrés”),   que   al   huir   desde   fuera,   buscaron   fomentar   una   Guerra   Civil   en   Francia   y   de   llevar   a   Europa   a   respaldar   al   rey),  los  aristócratas  que  permanecían  en  el  país  procuraban  obstaculizar  las  reformas  adoptadas   y   el   clero   refractario   conseguía   decantar   a   una   parte   de   la   población   al   bando   contrarrevolucionario.       La  fuga  de  Varennes     La   agitación   social   volvió   a   renacer   en   primavera   tanto   en   el   campo   como   en   las   ciudades.   En   estas  circunstancias,  el  rey,  que  añoraba  el  poder  absoluto  y  mantenía  relaciones  secretas  con   soberanos   extranjeros,   decidió   huir   en   junio   para   organizar   la   contrarrevolución   desde   el   exterior,  pero  su  intentona  fracasó  y  fue  detenido  en  Varennes.  La  Asamblea  suspendió  al  rey  en   sus  funciones.  Los  revolucionarios  más  radicales,  como  los  cordeliers,  pidieron  la  instauración  de   la   república   y   organizaron   una   gran  manifestación   popular   el   17   de   julio,   que   fue   disuelta   a   tiros   por  la  guardia  nacional.  La  Constituyente,  asustada  por  el  cariz  que  tomaban  los  acontecimientos,   restableció  a  Luis  XVI  en  sus  funciones,  una  vez  que  éste  juró  la  constitución  en  septiembre.     La   huída   y   el   arresto   del   rey   también   tuvieron   repercusiones   internacionales.   Los   hechos   produjeron   una   fuerte   conmoción   en   las   cortes   europeas   y   el   rey   de   Prusia   y   el   emperador   austriaco  publicaron  en  Pillnitz  una  declaración  contra  el  proceso  revolucionario.     La   Constiución   de   1791:   la   gran   reforma   política   de   la   Asamblea   Constituyente   (también   se   incluyen  otras  reformas  anteriores,  la  reforma  eclesiástica…)     La   reforma   política   se   consumó   con   la   aprobación   el   3   de   septiembre   de   1791   de   la   primera   Constitución   francesa   (la   primara   de   la   historia   de   Francia),   moderada   y   hecha   especialmente   para  la  burguesía.  Francia  se  convirtió  en  una  monarquía  constitucional  hereditaria.  Se  estableció   la  soberanía  nacional  y  la  división  de  los  poderes  del  Estado:   • El   poder   ejecutivo   quedó   en   manos   del  rey,   que   era   irresponsable.   A   él  le   competía   el   10 elegir   a   sus   ministros   (éstos   si   eran   responsables   ante   la   Asamblea)   y   dirigir   la   política   internacional.  Era  el   jefe  del  ejército  y  además  tenía  derecho  a  veto  suspensivo  por  dos   legislaturas  (que  no  era  aplicable  a  leyes  constitucionales  o  financieras).     • El  poder  legislativo  residía  en  la  Asamblea  Nacional,  indisoluble  e  inviolable,  elegida  por   dos   años.   A   ella   le   incumbía   la   legislación,   el   control   ministerial   y   la   imposición   de   impuestos.  Era  la  autoridad  más  fuerte.     • El  poder  judicial  estaba  desvinculado  de  los  otros  dos.     La  ley  electoral  estaba  en  flagrante  contradicción  con  la  Declaración  de  los  Derechos  de  1789,  ya   que   los   derechos   políticos   se   reservaban   a   una   minoría   de   los   franceses,   los   propietarios.   Los   ciudadanos   se   dividieron   en   activos   y   pasivos,   según   fuera   su   contribución   al   fisco.   Por   este   sistema,   la   soberanía   "nacional"   no   se   refería   a   todos,   sino   que   residía   en   unos   4   millones   de   franceses,  de  un  total  de  26.   La   Asamblea   realizó   una   honda   reforma   administrativa,   cuya   principal   característica   fue   la   descentralización,   la   mayor   de   toda   la   historia   de   Francia.   La   antigua   y   caótica   división   territorial   fue   sustituida   por   un   sistema   coherente   y   racional.   El   territorio   francés   fue   estructurado   en   83   departamentos,   unidades   administrativas   claramente   definidas   y   de   semejante   extensión.   A   su   vez,  cada  departamento  fue  dividido  en  distritos,  cantones  y  ayuntamientos.  Todos  los  cargos  de   los   órganos   rectores   de   estas   administraciones   eran   electivos.   Los   ayuntamientos   fueron   investidos  de  amplios  poderes.   También   fue   profunda   la   reforma   judicial.   Desapareció   la   venalidad   (el   dejarse   sobornar   con   dádivas,   sobornos)   y   todos   los   jueces   fueron   nombrados   por   elección.   La   organización   de   la   justicia  se  adecuó  al  nuevo  mapa  administrativo.  Se  instituyó  el  jurado  para  las  causas  criminales   y  se  elaboró  un  nuevo  código  penal,  por  el  que  se  eliminó  definitivamente  la  tortura.   Uno  de  los  cometidos  ineludibles  de  la  Asamblea  era  enfrentarse  con  la  reforma  fiscal,  uno  de  los   puntos   esenciales   de   los   cuadernos   de   quejas.   Se   eliminaron   la   mayoría   de   los   impuestos   indirectos  y  se  estableció  un  nuevo  sistema  contributivo  basado  en  dos  principios:  la  igualdad  de   todos   ante   el   impuesto   y   la   racionalización   del   reparto   (proporcional   a   los   recursos   y   de   carácter   anual).  Así,  se  instituyeron  tres  tributos  directos:  la  contribución  territorial,  que  recaía  en  la  renta   de   la   tierra   y   que   era   el   impuesto   principal;   la   mobiliaria,   que   gravaba   las   rentas   de   los   bienes   inmuebles;   y   la   patente,   que   incidía   sobre   las   rentas   del   comercio   y   la   industria.   El   reparto   de   estas  contribuciones  quedó  en  manos  de  los  municipios,  pero  al  no  existir  un  catastro  ni  datos   estadísticos,  se  fijaron  a  ciegas,  lo  que  provocó  muchas  fricciones  y  descontentos.   La   crisis   financiera   obligó   a   la   Asamblea   a   adoptar   dos   decisiones   que   iban   a   tener   hondas   repercusiones:   la   confiscación   de   los   bienes   de   la   Iglesia   (noviembre   de   1789)   y   la   creación   de   papel  moneda,  los  asignados.  La  primera  medida,  que  era  una  vieja  reivindicación  ilustrada,  tuvo   un   objetivo   puramente   fiscal.   Las   tierras   no   fueron   repartidas   entre   los   campesinos,   sino   vendidas   en   pública   subasta,   lo   que   favoreció   fundamentalmente   a   la   burguesía.   Los   11 compradores  de  estas  tierras  quedaron  así  vinculados  a  la  Revolución.  En  algunas  zonas,  como  en   Picardía,   los   campesinos   también   se   beneficiaron.   El   costo   de   estos   bienes   eclesiásticos   garantizaba  el  valor  de  los  asignados,  que  inicialmente  eran  bonos  que  devengaban  un  interés;   más   tarde,   el   asignado   se   convirtió   en   papel   moneda.   La   crisis   financiera   obligó   a   multiplicar   las   emisiones,  provocando  su  depreciación;  a  principios  de  1793  se  habían  devaluado  en  un  50  por   ciento.   La   Constituyente   completó   su   reforma   económica   con   un   conjunto   de   leyes   encaminadas   a   la   liberalización   de   la   producción   y   el   comercio:   se   permitió   el   cercamiento   de   las   tierras,   se   suprimieron   las   corporaciones   y   los   monopolios,   se   eliminaron   las   aduanas   interiores   y   los   peajes,   y   se   estableció   la   libre   circulación   de   granos   en   el   mercado   interior.   En   cambio,   el   liberalismo   no   se   aplicó   al   comercio   exterior,   continuando   la   protección   arancelaria   para   la   producción   nacional   y   el   exclusivismo   del   comercio   colonial.   Tampoco   la   liberalización   llegó   totalmente  al  mundo  del  trabajo,  pues  aunque  la  ley  de  Chapelier  (1791)  declaraba  que  todas  las   profesiones  estaban  abiertas  a  todos,  negaba  a  los  obreros  el  derecho  de  asociación  y  de  huelga.   La  pervivencia  de  las  teorías  jansenistas  (s.XVIII,  tendencia  que  propugnaba  la  autoridad  de  los  obsipos,  las  regalías  de  la   corona  y  la  limitación  papal)   y   galicanistas   (sistema  doctrinal  iniciado  en  Francia  que  postula  la  disminución  del  poder  del  Papa  a   favor   del   episcopado   y   de   los   grandes   inferiores   de   la   jerarquía   eclesiástica   y   la   subordinación   de   la   Iglesia   al   Estado),   las   ideas   ilustradas   y   la   convicción   de   que   la   Iglesia   debía   estar   subordinada   al   Estado,   movieron   a   los   constituyentes   a   emprender   una   reforma   eclesiástica.   Primero,   el   clero   se   vio   atacado,   como   hemos   visto,   en   sus   recursos   (supresión   del   diezmo)   y   en   su   patrimonio   (confiscación   de   sus   bienes).   A   cambio,   el   Estado   se   comprometió   al   mantenimiento   del   culto   y   del   clero,   con   lo   que   éste  se  convirtió  en  la  práctica  en  un  funcionario  público.  Después  se  suprimieron  los  votos  y  se   abolieron  las  órdenes  religiosas,  excepto  las  dedicadas  a  la  enseñanza  y  a  la  caridad  (febrero  de   1790).  El  siguiente  paso  fue  la  aprobación  el  12  de  julio  de  1790  de  la  Constitución  civil  del  clero,   que   organizaba   a   la   iglesia   católica   francesa   en   iglesia   nacional.   Las   circunscripciones   administrativas  se  convirtieron  en  patrón  de  la  organización  eclesiástica,  adecuando  el  número   de  obispados  al  de  departamentos.  Todos  los  cargos,  como  en  la  administración  pública,  debían   ser  elegidos.  Se  relajaron  los  vínculos  con  Roma,  al  suprimir  las  rentas  papales  y  su  jurisdicción   sobre   la   iglesia   francesa.   A   partir   de   entonces,   los   obispos   recibirían   su   investidura   de   su   metropolitano  y  no  del  pontífice.   En   noviembre   la   Asamblea   obligaba   a   los   eclesiásticos   a   jurar   la   Constitución   civil.   La   Iglesia   francesa  se  dividió  en  dos,  los  que  acataron  la  orden  (juramentados  o  constitucionales)  y  los  que   rehusaron  (no  juramentados  o  refractarios).  Casi  todos  los  obispos  y  aproximadamente  la  mitad   de  los  sacerdotes  se  negaron  a  prestar  juramento.  Cuando  el  papa  Pío  VI  condenó  a  principios  de   1791  la  constitución,  el  cisma  se  produjo.       12 ...

Tags: