Tema 03 anatomía cabeza y cuello (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Medicina - 1º curso
Asignatura Anatomía 2
Profesor A.S.
Año del apunte 2014
Páginas 14
Fecha de subida 13/02/2015 (Actualizado: 21/03/2015)
Descargas 3
Subido por

Descripción

Bóveda craneal

Vista previa del texto

TEMA 3: Bóveda craneal La estructura ósea de la bóveda craneal es más simple que la de la base.
También se llama calvaria o calota, y no presenta muchos agujeros significativos, básicamente, los nutricios de los huesos. La osificación de la bóveda craneal es intramembranosa, sin pasar por un esqueleto cartilaginoso. Esta osificación permite el gran desarrollo del sistema nervioso central de la especie humana El principal papel que desempeña la bóveda craneal es proteger el encéfalo, envolviéndolo como una cúpula.
3.1. Desarrollo embrionario de la bóveda craneal La bóveda craneal comienza siendo una estructura membranosa que se halla reforzada en determinados puntos, gracias a la presencia de unos ligamentos. Estos ligamentos delimitan las paredes en las que se formarán los puntos de osificación primarios de los huesos, y serán los últimos elementos en osificarse. Los lugares donde se localizaban los ligamentos craneales son las suturas de un cráneo adulto, articulaciones del tipo sinóstosis, muy fuertes e inmóviles, con forma de cremalleras y con indentaciones entre los huesos. La sutura temporo-parietal es especial, también denominada sutura escamosa, puesto que la porción escamosa del temporal cabalga al parietal, es una articulación en bisel o en ribete.
Hay dos ligamentos craneales de refuerzo del sistema membranoso:   Ligamento en lambda o lamboideo: es un ligamento que se localiza en el plano medio. Recorre el cráneo sagitalmente desde la apófisis crista galli del etmoides hasta llegar a la región occipital, donde se divide en dos ramas, cada una de las cuales se dirige a uno de los peñascos del temporal.
Ligamentos en Y o laterales: son dos ligamentos, uno a cada lado. Se originan en las alas mayores del esfenoides, y tienen un recorrido por el lateral del cráneo, hasta que se dividen también dos ramas. Una rama es la rama anterior, que también se conoce como rama parietofrontal o coronal, que asciende por el cráneo hasta alcanzar a unirse con la rama anterior del ligamento lateral del lado contrario y con la porción anterior del ligamento lamboideo. La segunda rama es la rama posterior o rama parietotemporal, que se dirige hacia atrás en 18 el cráneo para unirse con el ligamento lamboideo, con una de las ramas posteriores en las que este se divide, la homolateral.
Los puntos de osificación primarios son los lugares en los que no hay ligamentos, sino que son delimitados por los mismos. De ellos se forman los huesos. Hay un total de nueve puntos de osificación.
Hay dos puntos de osificación frontales, que se sitúan a ambos lados del primer tramo del ligamento lamboideo, por debajo de las ramas anteriores de los ligamentos laterales.
Encontramos dos puntos de osificación parietales, que se encuentran más posteriores a los anteriores, a ambos lados de la porción media del ligamento lamboideo, antes de dividirse, y entre las ramas anteriores de los ligamentos laterales y las posteriores de los laterales y el lamboideo.
Otro punto de osificación es el punto de osificación occipital. Este punto se halla entre las dos ramas en las que se divide el ligamento lamboideo en su tramo posterior. Origina la escama occipital.
Los cuatro últimos puntos de osificación se encuentran por debajo de la rama posterior del ligamento lateral. Hay dos a cada lado, los más anteriores originarán las caras temporales de las alas mayores del esfenoides, mientras que los más posteriores formarán las escamas temporales.
19 Los ligamentos se osifican después de los puntos de osificación primarios, permitiendo el crecimiento de la cabeza. En la confluencia de los ligamentos, la flexibilidad para el movimiento es mayor, estas zonas se denominan fontanelas, y son las últimas de todas las partes de la cabeza en osificarse. Las fontanelas permiten de igual manera el desarrollo craneal (así como de su contenido), y facilita el parto, ya que aporta flexibilidad a la cabeza del recién nacido, y ello facilita la salida por el canal pélvico.
En un cráneo infantil, aún en desarrollo, encontramos seis fontanelas. Dos se localizan en la línea media, que son la bregmática, anterior o mayor, localizada en la confluencia de las ramas anteriores de los ligamentos laterales con el ligamento lamboideo, y la lamboidea, posterior o menor, que está localizada en la bifurcación del ligamento lamboideo. Las otras cuatro fontanelas son laterales; a cada lado encontramos una fontanela esfenoidal o ptérica, que es anterolateral y está justo en la bifurcación del ligamento lateral, y una fontanela mastoidea o astérica, posterolateral, en la unión de la rama posterior del ligamento en Y y las ramas posteriores del lamboideo.
Las fontanelas marcarán el lugar de algunos de los puntos que se denominan puntos craneométricos, puntos de gran interés anatómico.
Hablaremos de ellos al final del tema.
20 3.2. Frontal El hueso frontal es único normalmente, pero en ocasiones, algunas personas pueden presentar dos frontales, que se unen en la línea media por una sutura. Este fenómeno se conoce como metopismo, y la sutura que separa estos dos frontales se denomina sutura metópica, que queda establecida entre los dos puntos de osificación frontales, que no se llegan a fusionar, sino que forman dos huesos independientes, que luego se unen en esta sutura.
En la mayoría de los casos, el frontal es un hueso único, ya que los dos puntos de osificación frontales se fusionan, y el único vestigio que presenta de la sutura metópica está ligeramente encima del orificio piriforme.
La parte de hueso frontal que forma parte de la bóveda craneal es la llamada escama frontal, la porción vertical del hueso, mientras que la porción horizontal se incluía en la base craneal. La escama del frontal es el hueso de la frente, y en ella localizamos los siguientes elementos:        Bordes supraorbitarios: son los que marcan el límite entre la parte del hueso de la bóveda y la parte del hueso frontal de la base craneal. Se encuentran formando el límite superior de las órbitas oculares.
Arcos superciliares: salientes óseos más marcados que los anteriores, que se hallan en relación con las cejas en la superficie corporal.
Apófisis cigomáticas u orbitarias externas: continuación lateral de los arcos superciliares. Articulan con las apófisis frontales de los huesos cigomáticos, y entre ambas forman la pared externa orbitaria.
Forámenes o escotaduras supraorbitarias: son unas escotaduras en la parte superior del borde supraorbitario, más o menos central en el mismo. En ocasiones puede estar cerrada por un pequeño arco óseo del frontal, que la convierte en un foramen.
Forámenes o escotaduras frontales: al igual que las escotaduras supraorbitarias, se hallan en el borde ciliar, pero muy mediales.
También pueden aparecer cerradas, como forámenes.
Cresta frontal media: es un saliente óseo de la cara endocraneal de la escama frontal. Se halla justo en la línea media, y asciende desde la apófisis crista galli hasta el surco del seno sagital superior, en la cara endocraneal del frontal.
Surco del seno sagital superior: el seno sagital superior también hace surco en la cara endocraneal de la escama frontal, además de la escama occipital.
El hueso frontal contiene en su interior el seno frontal, una cavidad que se halla en la línea media, en las proximidades superiores al orificio piriforme.
21 22 3.3. Esfenoides El hueso frontal articula inferolateralmente con el esfenoides, que también contribuye a formar la bóveda craneal, aunque no en tanta medida como los demás huesos. El esfenoides articula con el frontal en la carilla temporal del ala mayor del esfenoides, la cara externa del ala mayor, que se angula.
Inferiormente a la angulación hay un saliente que se denomina cresta infratemporal, el cual marca la frontera entre base y bóveda craneal.
El esfenoides también articula con los parietales en su cara temporal de las alas mayores.
3.4. Temporales Los temporales contribuyen a formar la bóveda craneal con las escamas temporales. De estas recordemos que salían las apófisis cigomáticas de los temporales, que se unían con las apófisis temporales de los cigomáticos, formando los arcos cigomáticos. Los arcos cigomáticos marcan el límite entre la base craneal y la bóveda. Medial al arranque de esta apófisis está la fosa mandibular, que articula con el cóndilo de la mandíbula.
Inferiormente a cada arco cigomático queda la apófisis mastoides del temporal, y anterior a esta, el orificio auditivo externo.
23 3.5. Parietales Posterosuperiores al frontal se encuentran los huesos parietales, grandes huesos cóncavos que forman la mayor parte de la bóveda craneal. En la cara endocraneal del parietal se puede apreciar el surco de la arteria meníngea media, que también es posible apreciar un poco en la cara endocraneal de la escama temporal. En una visión exocraneal, vemos la línea temporal superior y la línea temporal inferior, que se dirigen al temporal. La línea temporal inferior parte de la apófisis cigomática del 24 frontal y se dirige hasta la apófisis cigomática del temporal, haciendo un recorrido curvo por la cara externa del parietal. La línea temporal superior parte del frontal, de la escama frontal, superior al arranque de la línea temporal inferior, y hace un recorrido similar, pero más superior, hasta llegar a la apófisis mastoides.
En la parte superior de los huesos parietales, muy próximos a la línea media, están los agujeros parietales, que no forámenes craneales, sino agujeros nutricios de los huesos, por los que pasan elementos vasculares para su nutrición. Estos agujeros, por tanto, no llegan al interior del cráneo, sino al interior de los propios huesos.
25 Los parietales se relacionan con casi todos los huesos de la bóveda craneal, por esto, establecen muchas suturas:    Sutura coronal o frontoparietal: entre los parietales y la escama frontal.
Sutura sagital o interparietal: en la línea media del cráneo, separando los parietales de ambos lados.
Sutura lamboidea o parietooccipital: se describe entre la escama occipital y los parietales.
26   Suturas esfenoparietales: muy pequeñas, entre unas porciones de las carillas temporales de las alas mayores del esfenoides y los parietales.
Suturas escamosas o parietotemporales: son unas suturas especiales, pues en ellas los temporales cabalgan un poco a los parietales, por lo que es más móvil que el resto de suturas. Se establecen entre las escamas temporales y los parietales, pero la parte posterior de estas suturas son ligeramente más inferiores y apuntan a la apófisis mastoides, por lo que se denominan suturas parietomastoideas.
3.6. Occipital La concha o escama occipital forma parte de la bóveda craneal. Desde una visión exocraneal es posible ver el límite entre la porción del occipital que pertenece a la base craneal y la porción que pertenece a la bóveda. Este límite está establecido por las líneas occipitales supremas, la parte superior a esta línea se incluye en la bóveda. La concha occipital articula con las conchas temporales y con los parietales.
27 En ciertos casos, como sucedía con el frontal, puede ser que la parte superior de la escama occipital osifique de modo independiente y forme otro hueso a parte del occipital. En estos casos, se forma un hueso de forma romboidea que se localiza entre los dos parietales y entre estos y el occipital. Este hueso se denomina hueso interparietal o hueso del inca.
Este mismo fenómeno puede darse, aunque aún menos frecuentemente, en las demás suturas, y se originan huesos independientes que provienen de fragmentos de otros huesos que se osificaron por separado. Estos son pequeños huesos adicionales de forma irregular que se llaman huesos suturales o wormianos. El hueso del inca es un caso de hueso wormiano, el más frecuente.
28 3.7. Puntos craneométricos y líneas de fuerza Los puntos craneométricos son puntos óseos con gran interés anatómico y antropométrico debido a sus localizaciones.
Los principales puntos craneométricos son las zonas en las que se encontraban las antiguas fontanelas:     Bregma: punto craneométrico que está en la línea media. Proviene de la fontanela bregmática, donde confluyen las suturas coronal y sagital.
Lambda: punto craneométrico situado en la línea media, en la confluencia de la sutura lamboidea con la sagital, donde estaba la antigua fontanela lamboidea.
Pterion: son dos puntos situados donde estaba la fontanela ptérica. Es la zona de contacto entre los huesos frontal (escama frontal), temporales (escamas temporales) y esfenoides (carillas temporales de las alas mayores) Asterion: en el lugar de la antigua fontanela astérica, donde se tocan las escamas occipital y temporales con los parietales.
También se describen otros puntos craneométricos debido a su especial localización, aunque estos no provengan de las fontanelas. Estos son:      Glabela: es un punto craneométrico que está en la línea media en el hueso frontal, entre los dos arcos superciliares. Detrás de este punto está el seno frontal, por lo que es un punto débil, a diferencia de los demás puntos craneométricos, que se caracterizan por ser puntos muy resistentes.
Metopio o punto tope: se sitúa aproximadamente a la mitad de la frente, en la escama frontal. Este punto es intencional, indica la direccionalidad que se imprime a un golpe que se realiza con la cabeza.
Vertex: es el punto más alto del cráneo. Está en la línea media, en relación con la sutura sagital. Es un punto que puede usarse para apoyar cargas en la cabeza.
Obelio: punto que se encuentra entre los dos agujeros parietales, también en la línea media.
Inion o íneon: también llamado punto de choque. Se localiza en la eminencia occipital externa. Es palpable en superficie y es especialmente resistente.
29 El peso del cráneo, y el de elementos adicionales que soporte la cabeza, se transmite a la columna vertebral siguiendo unas líneas de fuerza concretas que se dibujan en el cráneo para evitar comprometer en exceso sus partes más vulnerables. Estas líneas de fuerza se establecen entre los puntos fuertes del cráneo.
Las zonas más débiles del cráneo son la base craneal, que se halla muy perforada, las escamas del temporal y el occipital y el punto glabela, porque está situado superficialmente al seno frontal. Con fuerzas excesivas, es frecuente que se produzcan fracturas en la base craneal, además de otras lesiones.
Las líneas de fuerza se originan en las zonas más altas del cráneo, y pasan por la línea media. La fuerza puede dirigirse hacia la apófisis cigomática del temporal, a la apófisis mastoides, o puede dirigirse hacia adelante, hasta la apófisis cigomática del frontal. La línea curva temporal superior sirve de puente entre los dos sistemas de líneas de fuerzas (las que se dirigen anteriormente y las que se dirigen posteriormente), puesto que va desde la apófisis cigomática del frontal hasta la apófisis mastoides del temporal.
30 Líneas de fuerza del cráneo Finalmente, todas las líneas de fuerza deben pasar por la base craneal para alcanzar los cóndilos occipitales y que la fuerza se transmita por ellos a la columna. Este paso de la fuerza por la base craneal es crítico, a causa de la fragilidad de esta.
31 ...

Tags: