Apuntes (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 4º curso
Asignatura Història Contemporania Cataluña
Año del apunte 2014
Páginas 17
Fecha de subida 09/10/2014
Descargas 36
Subido por

Vista previa del texto

Hª Contemporánea Catalunya Significación siglo XVIII Primera Mitad del s. XVIII: Crecimiento cuantitativo litoral donde interviene un proceso de integración territorial donde a través de conectar las áreas del interior con las planas y el litoral mediterráneo mediante el curso fluvial, se forja el ideal de exportar la comercialización del producto agrario hacia fuera de la comarca productiva. Así se comienza a producir para el mercado estimulando la producción. Especialización económica en materia agrícola.
Segunda mitad del s. XVIII: A nivel internacional se juega con la necesidad de producir mayores y mejores cantidades a un precio más bajo. En Cataluña se producen una oleada de cambios infectando a la estructura del Antiguo Régimen. Estructura catalana condicionada por el gremio , el cual controla la actividad agrícola y artesanal, limitando el ritmo de producción y las ganancias con su regulación. Llegada al mundo rural inversión y capital se incrementa la producción agrícola como consecuencia de las nuevas técnicas y generan una mano de obra no necesaria para trabajar en el campo escapando de la regulación . Mundo urbano, la actividad comercial comienza a desregularse, cambia se abandona la barca y se arman grandes barcos comerciales, los cuales gracias a la regulación del comercio con América pasando por Sevilla y la expansión de productos de mercado español dinamización económica. Escisión entre pequeña y gran burguesía que emparentada entre sí se convierte en una verdadera oligarquía y presionan a la corona para que establezca instituciones que favorezcan el comercio y se libere de la regulación gremial (Junta Particular de Comercio 1788).
Final siglo XVIII: de épocas de relativa comodidad social en Europa y Catalunya se encamina hacia l problemática social. La economía catalana sufre las consecuencia del enfrentamiento entre España y Inglaterra. En el mundo urbano se producen crisis de subsistencia, en Barcelona se empiezan a detectar problemas sociales en consecuencia de la falta de trabajo y los efectos de la perdida colonial (El Rebombori del Pa 1789).
1760, Memorial de Greuges: Representantes políticos de Palma, Valencia, Barcelona y Zaragoza escriben una carta al monarca para comentarle la mala acogida y el mal funcionamiento del decreto de Nueva Planta en la Antigua Corona de Aragón, pues no se adecua históricamente. Sin cuestionarle la lealtad se le pedía la vuelta a la anterior situación política jurídica institucional.
Revolución agrícola y demográfica: Finales de siglo, aumenta la inmigración sobre Cataluña así como se vuelve al dinamismo económico y la normalización monetaria. De las crisis de subsistencia provocadas por la sobre explotación, causantes del estancamiento poblacional y el decrecimiento agrícola. Llegamos a mejoras cuantitativas en la producción a partir de la introducción de nuevas herramientas más incisivas, la utilización de adobo s, en entallamiento.
Estas actividades llevan a un aumento de la población que acaba con las sangrías producidas por la crisis de subsistencia. Barcelona era el área más dinámica con la burguesía como motor económico.
Inicio del siglo XIX Impacto de la Rev. Francesa: Impacto mínimo anclado en pequeños sectores elitistas, contrasta con la propaganda contrarevolucionaria de los sectores populares. 1793, se lidera una gran coalición contrarevolucionaria que asedia la convención. Ataques iniciales desde Catalunya y País Vasco, conocida como Guerra Grande. 1794/5, guerra muy violenta en Cataluña, el avance francés hace huir a las autoridades monárquicas y militares de Barcelona generando un vacío de poder.
De la Gran Guerra a la Guerra del Francés:(1805): Periodo de Guerras napoleónicas, vacío de poder en España pues Fernando VII (rey secuestrado. Cataluña se niega a pagar impuestos rompe con el pilar del Antiguo Régimen (fidelidad y tributación a cambio de protección). Está condicionada por la presencia de tropas francesas, se gestará la idea del carácter diferencial catalán. Se quería hacer de Cataluña una marca hispánica que defendiese al corazón del imperio de las partidas y el pillaje.
Crisis de subsistencia de 1812 y la vuelta del deseado: Retorno brutal de Fernando VIII en el momento que se retiran las tropas francesas del país se lleva a cabo la depuración de la oposición. En Cataluña se gesta la necesidad de formalizar un autogobierno que sirviese de estimulo para el cambio español, en clave económica.
Industrialización del siglo XIX Primera parte del siglo XIX: Se hicieron negocios con las tropas francesas y contrastan con la actividad de la Junta de Comercio inspirada en el mundo de los profesionales liberales.
Cataluña representa una isla de industrialización en la Península, con similitudes del modelo de industrialización británico. Se pasa del gremio a la fabrica, del antiguo régimen al régimen industrial, gracias al esfuerzo de la contribución individual. Cataluña se caracterizó en este tiempo por la importancia del proteccionismo ya que su economía no podía competir con Bélgica, Francia, Inglaterra... Fernando VII, substituirá la Junta de Fabricas por el Instituto Industrial de Cataluña. No existió una revolución técnica sino un salto cualitativo al aplicarle vapor a la industria.
Segunda parte del siglo XIX: Colonias industriales, se contrata a gente que proviene del mundo rural y trabaja a tiempo parcial, ofreciendo servicios modernos. Infraestructuras, se quiso crear una red ferroviaria pagada por los catalanes, pero desde Madrid se intentó frenar.
Urbanización, expansión y reforma de las grandes ciudades a partir del suelo edificable y la posibilidad de hacer negocio ofreciendo servicios como agua, gas, electricidad... Conclusión, continuidad del proceso iniciado en la primera mitad del siglo XIX, caracterizado por la mayor mecanización industrial. Aumenta la producción y diversificación de 1860. La isla industrial que representa Cataluña se especializó en el algodón.
Movimiento obrero siglo XIX Introducción: En Catalunya existe una movilización social constante y muy importante con gran cantidad de asociaciones y grupos revolucionarios. Esta dinámica ha sido caracterizada como revolución catalana, al ser la suma de pequeños organismos que movilizan a la población.
Contexto Europeo: Crisis, gran impacto sobre Cataluña encarecimiento de productos, grandes consecuencias en el mundo urbano. En el continente se gestionaron grandes revoluciones que atemorizaron al mundo burgués.
Republicanismo: Surgidos de la movilización social, criticaban al liberalismo como matriz inicial pues se queda corto al defender la burguesía, no ser igualitario por el sufragio censitario, así como las limitaciones liberales en plano socioeconómico. Críticas al Antiguo Régimen pues no puede surgir la revolución si está presente la monarquía. Fuerte enraizamiento en Cataluña, influencia de ideas filosóficas de Kant, Heggel o el socialismo utópico.
Federalismo: Surgido en la práctica de las corrientes insurreccionales de protesta social y del movimiento obrero cronológicamente iniciará su andadura en las primeras bullangas de 1849.
Finalmente dentro de la restauración por el cual el movimiento obrero se convierte en un pequeño partido vinculado al anarcosindicalismo.
Primera mitad del siglo XIX: Concepto de clase obrera, mención exclusiva a las movilizaciones de los trabajadores fabriles nuevos protagonistas de la situación industrial. Conflictos derivados del cambio de régimen. De forma contraria la clase obrera se va conformando con el proceso de industrialización el cual en Cataluña parte de las antiguas organizaciones gremiales eliminadas con las decisiones liberales. Asociacionismo obrero: concepto surgido en la AIT, concepto europeo. Obrero surgidos de la protección del gremio tras su eliminación se crean nuevas formas de protección bajo el manto religioso. Papel del estado, negación de las formas de organización patronal y obrera. Primeras asociaciones de la rama de tejedores industriales (tradición de conciencia de clase/oficio) debido a la mecanización lenta.
Segunda mitad del siglo XIX: 1848 Bienio progresista le quiso poner predominio conservador, Barcelona responde siendo la primera ciudad sublevada gracias a la acción de progresistas y obreros organizados en asociaciones y sindicatos, organizando sus propias juntas aumentó la radicalización social. La situación del mov. obrero es de madurez , convive con el problema de ser perseguido sistemáticamente, limitando su capacidad de desarrollo. Levantamiento inicial Junta Revolucionaria en Barcelona, el obrerismo presiona para superar los planteamientos iniciales. 1ª Vaga obrera: 1855 de la historia del obrerismo se reivindican los contratos colectivos, limitación de la jornada laboral, consolidación laboral. Papel de la burguesía: Burguesía reaccionaria toma conciencia de clase colectiva y demuestra unidad de criterio en relación al ámbito político y personal de Cataluña.
Renaixença La ‘Renaixença’ fue mucho más que un movimiento literario o de recuperación cultural.
Paralelo a la revolución industrial catalana y con la vertebración de un movimiento político propio, se convirtió en uno de los motores de la recuperación nacional que experimentó el país a lo largo de todo el siglo XIX. Voluntad de fijar la lengua y normalizarla a través de diccionarios. Así como la adopción de esta corriente cultural estimula a poetas, filósofos, historiadores, economistas, gente de alta cultura, que en castellano comenzaran a investigar las particularidades de Cataluña dentro del marco de referencia español.
Historia de Cataluña, un seguido de historiadores elitistas que se mueven fuera del ámbito universitario en relación con la Junta de Comercio y sus archivos. Se comienza a investigar la historia de Catalunya y sus peculiaridades dentro del marco de referencia de la nación española.
Catalanización de la alta cultura en 1860 con la creación del Ateneo Catalán concentra la cultura libre de carácter burgués que en 1862 se fusiona con el Circulo Barcelonés. El Ateneo Barcelonés siendo la primera institución de Barcelona y acogiendo a la burguesía comercial y intelectuales, etc.
Etapas de la Renaixença Los conceptos de lengua y patria quedan equiparados por Herder en el romanticismo alemán.
La Renaixença se consolidó en torno a burguesía culta que encontró en el romanticismo un interés por el pasado propio. Se reivindicaba un pasado glorioso durante la formación de las diferentes naciones europeas, en la edad media.
La diglosia (1833 - 1859) La lengua catalana dispone de manifestaciones de carácter popular como obras de teatro, goigs y coloquios, pero la burguesía adoptó la costumbre aristocrática de escribir en castellano. La mayoría de la literatura es de tema catalán pero escrita en castellano. El hecho de que todavía se dictaban leyes o normativas escolares en contra del uso de la lengua catalana nos indica su persistencia en uso cotidiano.
   1833 Publicación del poema Oda a la Patria de Bonaventura Carles Aribau 1841 Publicación de un poema del valenciano Tomás de Villarroya 1859 Primer año en que se organizan los "Jocs Florals".
El prestigio de la lengua (1877 - 1892) Se introducen las teorías naturalistas y realistas que afectan sobre todo al teatro y la narrativa.
Aparece el narrador más importante: Oller. Verdaguer i Guimerà se consolidan como autores.
    1879 Se consolidan los Juegos florales valencianos, de carácter bilingüe, Lo Rat Penat.
1879 Aparece el Diari Català 1889 Valentín Almirall publica Lo Catalanisme 1892 La Unió Catalanista presenta las Bases de Manresa El Sexenio democrático (1868/1874) Periodo de la historia contemporánea de España transcurrido desde el triunfo de la revolución de septiembre de 1868 hasta el pronunciamiento de diciembre de 1874, que supuso el inicio de la etapa conocida como Restauración borbónica. El Sexenio suele dividirse en tres (o cuatro) etapas: la primera, la del Gobierno provisional español 1868-1871; la segunda, el reinado de Amadeo I (1871-1873); la tercera la Primera República Española, proclamada tras la abdicación del rey Amadeo de Saboya en febrero de 1873, y que se divide entre el período de la República Federal, a la que pone fin el golpe de Pavía de enero de 1874, y la República unitaria, también conocida como la Dictadura de Serrano, que se cierra con el pronunciamiento en diciembre de 1874 en Sagunto del general Arsenio Martínez Campos en favor de la restauración de la Monarquía borbónica en la persona del hijo de Isabel II, Alfonso XII.
En la actividad política de estos años se advierte la participación de cuatro bloques políticos: los unionistas encabezados por el general Serrano; los progresistas encabezados por el general Prim; los demócratas monárquicos llamados "cimbrios", encabezados por Cristino Martos y Nicolás María Rivero; y los republicanos federales, cuyos líderes son Estanislao Figueras, Francisco Pi y Margall, Nicolás Salmerón y Emilio Castelar. Además hay que contar con el Partido Moderado decantado cada vez más hacia las posiciones de los alfonsinos dirigidos por Antonio Cánovas del Castillo y con los carlistas, que desencadenarán en 1872 la Tercera Guerra Carlista para intentar poner en el trono al pretendiente Carlos VII, así como con los independentistas cubanos.
Entramos en un contexto represivo dentro de una crisis política, económica y de corrupción administrativa. Ahora se abre un periodo democrático, con una nueva constitución caracterizada por la monarquía borbónica y el sufragio universal masculino. Finalmente, la Guerra de Cuba (movilización ejercito) y el agravamiento de la crisis provocó la entrada de los federales en el terreno político e insurreccional, en un periodo que en España se concreta la 1ª AIT.
El Sexenio en Cataluña, tras el levantamiento en la bahía de Cádiz, al no producirse la constitución de las Juntas Revolucionarias, se pone de manifiesto el grado creciente de politización radical, y como reflejo en la victoria mayoritaria de los federales en las elecciones, mientras que en las Cortes españolas son minoría absoluta en contraposición de la mayoría monárquica. La realidad de Catalunya política diferenciada, influencia de la AIT como plataforma de coordinación política y sindical. Joseppe Fanelli: Federal radical italiano seguidor de las tesis de Bakunin es destinado al levante español para que explique a los obreros las dimensiones del proyecto internacionalista de la AIT. Entra en contacto con obreros catalanes y se consolida el anarcosindicalismo.
La acción de los republicanos intransigentes en Cataluña es convocar un levantamiento contra las quintas. Protestas muy populares, antimilitaristas y anticlericales. Surgen teóricos del movimiento como Valentí Almiralles quien promulga las bases para una constitución federal de la nación española y para el estado de Catalunya, concibiendo todo el protagonismo a Cataluña como motor del cambio.
I República en Cataluña La abdicación de Amadeo Savoia estimula al movimiento republicano, especialmente en Cataluña. Surgen constantes pronunciamientos para convertir la República, a un sentido federal, los levantamientos tienen tal magnitud que llegan hacer huir al Capitán General. Se busca la creación de organismos de carácter propio que favorezcan el desarrollo catalán.
El papel de la burguesía, es una clase contraria a las políticas del Sexenio. Se produce un presión burguesa a través del movimiento de capitales fuera del país como medida de presión económica. Políticas librecambistas y de libre competencias perjudicaran a sus empresas al competir con productos internacionales.
El 11 de febrero de 1873, al día siguiente de la abdicación de Amadeo I, el Congreso y el Senado, constituidos en Asamblea Nacional, proclamaron la República, pero sin definirla como unitaria o como federal, postergando la decisión a las futuras Cortes Constituyentes.
En mayo se celebraron las elecciones a Cortes Constituyentes, que a causa del retraimiento del resto de los partidos supusieron una aplastante victoria para el Partido Republicano Federal.
El republicano federal "centrista" Francisco Pi y Margall, que estableció como prioridad derrotar a los carlistas que ya llevaban más de un año alzados en armas en la llamada Tercera Guerra Carlista y la elaboración y aprobación de la nueva Constitución de la República Federal.
Pero enseguida el gobierno de Pi y Margall se encontró con la oposición de los republicanos federales "intransigentes" porque en su programa no se habían incluido algunas de las reivindicaciones históricas de los federales.
Para acabar con la rebelión cantonal Pi y Magarll se negó a aplicar las medidas de excepción que le proponía el sector "moderado" de su partido, que incluía la suspensión de las sesiones de las Cortes, porque declaraba, con toda lógica, que los sublevados no hacían más que seguir la doctrina federalista "pactista" que él había proclamado. No obstante no dudó en recurrir a la represión. Como la política de Pi y Margall de persuasión y represión no consiguió detener la rebelión cantonal, el sector "moderado" le retiró su apoyo el 17 de julio votando a favor de Nicolás Salmerón. Al día siguiente Pi y Margall dimitió.
El 1 de diciembre Cánovas tomó la iniciativa con la publicación del Manifiesto de Sandhurst, escrito por él y firmado por el príncipe Alfonso, en el que éste se definía «como hombre del siglo, verdaderamente liberal en el que unía los derechos históricos de la dinastía legítima con el gobierno representativo y los derechos y libertades que le acompañan. Era la culminación de la estrategia que había diseñado Cánovas desde que había asumido la jefatura de la causa alfonsina el 22 de agosto de 1873 .
Aunque Cánovas no deseaba que la Restauración fuera obra de un pronunciamiento militar, el 29 de diciembre de 1874, el general Arsenio Martínez Campos se pronunció en Sagunto a favor de la restauración de la monarquía borbónica en la persona de don Alfonso de Borbón, hijo de Isabel II. Serrano optó por no presentar resistencia. El 31 de diciembre de 1874 se formó el llamado Ministerio-Regencia presidido por Cánovas a la espera de que el príncipe Alfonso regresara a España desde Inglaterra.
La Restauración La caída de la I Republica se produce en Diciembre de 1873 como consecuencia del golpe del General Pavía en las cortes, secundado por la aristocracia y las elites opuestas al radicalismo político de la republica. Se provoca así un año de interregno donde el general Pavía en España y el General Martínez de Campos en Cataluña reprimirán a cualquier opositor a la Restauración. En este momento Antonio Cánovas del Castillo con el contexto de guerra civil y colonial además de las insurrecciones creara un partido político siendo una alianza de los sectores del Antiguo Régimen, elites crispadas por el proceso durante el Sexenio y la 1ª Republica.
En España se toma el sentimiento y el sistema del modelo francés, se copia también del modelo inglés la figura del monarca como árbitro. Renuncia gubernamental, negociaciones con los partidos para componer el nuevo gobierno, con mecanismos del caciquismo. El objetivo es desterrar crisis parlamentarias y que la burguesía goce de la estabilidad suficiente para invertir en la economía nacional.
La situación en Cataluña, sectores burgueses totalmente comprometidos con la Restauración.
Antonio López y López financia una parte del sistema inicial y se lo agradecen a través de convertir su compañía en un monopolio de barcos de correo así como ganando el título de Marqués de Comillas. Estos burgueses catalanes son mucho más radicales en comparación con los madrileños, seguidos de Cánovas que quieren formar un sistema formalmente liberal, pero esto es debido a que los burgueses catalanes tenían a los obreros revolucionarios en casa. El mundo asociativo como el obrerismo es reprimido por la Restauración. En relación a las elecciones cabe destacar que en Cataluña sale elegido el partido liberal: Conservadores catalanes enfrentados a los conservadores españoles y posible alternativa del sistema del partido liberal. Un hecho coyuntural, el momento de auge económico, que pese a surgir de una crisis económica internacional se le conocerá como la década de oro. Industria catalana, exportación vitícola, consolidación de la industria de transformación alimenticia, la industria de construcción naviera, modernización textil, especulación y auge bursátil, burbuja inmobiliaria (construcción de l'Eixample). Barcelona del Modernismo que culmina en la I Exposición Universal.
La emigración a América, el débil crecimiento poblacional (España cuenta sólo con 18,5 millones de habitantes en 1900) y situaciones de hambrunas y epidemias, produjeron una desigualdad creciente entre España y el resto de los países europeos.
España ocupaba al 79 por 100 de la población en la agricultura de bajo rendimiento y en la manufactura de productos agrícolas. El sistema proteccionista impidió la modernización del sector, incapaz de competir adecuadamente. Sólo algunos sectores (vino, aceite, frutas) comienzan a despegar con exportaciones poco significativas todavía a Europa.
El desarrollo de la industria y de las comunicaciones es escaso. Mientras Europa vive plenamente la revolución industrial, solamente Cataluña (con la implantación del ferrocarril y la industria textil), zonas del País Vasco (siderurgia en Bilbao), y las explotaciones mineras en Andalucía (hierro, cobre y plomo) y Asturias (carbón) avanzan en el camino del progreso. Esto acentuará la desigualdad regional. En 1888 se celebra la Exposición Universal de Barcelona.
La crisis del final del siglo XIX La pérdida del Imperio y le predominancia internacional, el equilibrio económico de España ya depende de las grandes potencias a finales del siglo XIX. Las derrotas de los militares contra Estados Unidos y la firma del Tratado de Paris de 1898, ejemplifican la crisis. No obstante, la concepción de los intelectuales regeneracionistas, de perpetuar la civilización española a través del mantenimiento de las misiones en una coyuntura del gran reparto colonial de África por las potencias europeas. Llevan a la Conferencia de Algeciras, que provocó la pérdida de la batalla de Anual el año 1921, precipitando la crisis política latente a finales del siglo XIX.
Orígenes del Catalanismo político Los primeros años de la Restauración, supusieron un reequilibrio de las fuerzas que abanderaban el catalanismo. El retroceso de carlistas y federales fue sustituido por el impulso de figuras como Valentí Almirall y por los sectores nacionalistas de la burguesía catalana.
Almirall, durante este primer periodo, se fue alejando de las tesis federales para construir un movimiento que aglutinara a todas las familias del catalanismo. Un proyecto que impulsó desde el ‘Diari Català’ (1879), la primera publicación periódica explícitamente catalanista, de la que fue fundador. Desde las páginas de este periódico, Almirall convocó el Primer Congreso Catalanista (1880), que se celebró en Barcelona con la asistencia de representantes de todas las tendencias del catalanismo. Entre otras decisiones, los asistentes acordaron velar por el mantenimiento del derecho catalán y la creación de una entidad que aglutinara a todo el catalanismo.
Esta entidad fue el ‘Centre Català’ (1882), encargado de convocar el Segundo Congreso Catalanista (1883). En este segundo congreso, los asistentes debatieron la necesidad de apartarse de las formaciones políticas españolas y de crear fuerzas propias que defendieran los intereses del país en las Cortes. Dos años después, en 1885, Almirall impulsó la confección del ‘Memorial de Greuges’ que se entregó a Alfonso XII. Un documento que se ha considerado el precursor del regionalismo y base de la síntesis ideológica de Prat de la Riba. En 1886, Almirall publicaba ‘Lo catalanisme’, donde exponía, de forma sistemática, su doctrina política.
A pesar de su voluntad aglutinadora, el proyecto de Valentí Almirall no soportó las distintas visiones que existían del catalanismo como fuerza política. El ‘Centre Català’ empezó a sufrir las tensiones existentes entre los sectores conservadores, los carlistas y los partidarios de Almirall. Unas tensiones que estallaron en 1887 con la salida de diversos centros locales, como el de Sabadell y Masnou, y la escisión del sector más conservador, que fundó la ‘Lliga de Catalunya’.
La voluntad de contar con un movimiento unitario se volvió a plantear en 1891, esta vez de la mano de la ‘Lliga de Catalunya’. El resultado fue la ‘Unió Catalanista’, una plataforma unitaria donde había partidos, entidades, periódicos y personalidades diversas. El año siguiente, en una reunión celebrada en Manresa, los miembros de la ‘Unió Catalanista’ redactaron las Bases de Manresa (1892). Un documento que concretaba el programa político del catalanismo conservador y que, durante bastante tiempo, fue considerando el punto de partida del catalanismo político.
Bases de Manresa: son el documento presentado como proyecto para una ponencia de la Unió Catalanista ante el consejo de representantes de las asociaciones catalanistas, reunidas en Manresa (Barcelona) de 1892. Institucionaliza e intenta organizar las relaciones entre Catalunya y España. Medidas:        Catalán Lengua oficial.
División territorial en comarcas.
Más Autonomía Municipal.
Importancia de la legislación civil catalana, para los problemas de poderes judiciales.
Cuota voluntaria de participación catalana en el ejercito.
Sistema financiero y regulación bancaria propia.
Mossos d'Esquadra, como cuerpo de protección público.
De la llegada del General Polavieja a la Catalanización del poder Gobierno conservador encargado de lidiar con el contexto de crisis, incrementa los impuestos a los sectores industriales y comerciales fundamentalmente de Cataluña, y se inicia una protesta. Como consecuencia muchos burgueses irán a prisión, se generó la nueva plataforma de la Unió Regionalista y tras la politización burguesa, los jóvenes catalanes se presentaran a las elecciones movilizando a las asociaciones y reunidos en la Liga de Cataluña, que tras un pacto electoral y pese a recibir solo el 8% del sufragio, dado el alto índice de abstención conseguirán romper el sistema de pacto y alcanzar el poder político.
El Republicanismo en Cataluña Partimos en un contexto de crecimiento urbano de Barcelona y su área de influencia. Es en este contexto cuando se da la última radicalización del Obrerismo y el Republicanismo.
Republicanismo: Partimos de una suplantación de la vieja guardia proveniente del Sexenio por nuevas juventudes. La fuerte represión que ha padecido el movimiento obrero, ha hecho surgir un duro mensaje de propaganda antigubernamental, de carácter populista y radical, de boca de agitadores políticos como Alejandro Lerroux. En 1893 se crea la Unión Republicana, como consecuencia de la guerra colonial. En 1901, Lerroux vuelve a Barcelona pagado por el ministerio de gobernación español.
Movimiento obrero: Partimos de un periodo del movimiento obrero desorganizado. En Cataluña esta FRE-AIT se caracteriza por el alzamiento y su relación con los socialistas templados y de forma paralela se produce un fenómeno de radicalización ligado al aumento en la explotación del obrero industrial. Se desarrollan elementos radicales de lucha y acción directa contra el mundo burgués al no poder dialogar, donde se destaca la violencia de los sectores anarcosindicalistas. Nos encontramos además en el contexto de crisis económica donde la filoxera ataca a los viñedos catalanes. Aumentó la represión policial, se creó la brigada político social, eran agentes encargados de luchar contra el movimiento obrero.
En conclusión a partir de 1906, se supera el momento de desorganización de la internacional, siglo XX auge del movimiento obrero con tendencias a la organización, mientras que el movimiento republicano se convierte en un movimiento de masas en la nueva situación sociopolítica en la cual el turno de partidos de los partidos de la Restauración ha entrado en decadencia y crisis final.
La política catalanista El último tercio del siglo XIX se caracterizó por el bipartidismo político español y el constante fraude electoral. Pero la situación empezó a cambiar a principios del siglo XX con la aparición de nuevas formaciones políticas desligadas de las redes caciquiles. La formación más relevante fue la ‘Lliga Regionalista’, que inició una nueva manera de estructurar un partido y de hacer política, hecho que le valió el liderazgo de la ‘Solidaritat Catalana’ y, sobre todo, la creación de la ‘Mancomunitat de Catalunya’.
El paso del catalanismo rompe el sistema turnante de la Restauración. Se crea una formación política que agrupa diferentes grupos políticos de adversa naturaleza: Unió Catalanista. En 1902 se crea la Ley de Prensa y se aprisiona a Prat de la Riva, toma el relevo Albert Rusiñol, este relevo supone la radicalización conservadora de la Liga. Alfonso XIII, entra en el poder, le pide a Maura que le organice un viaje a Cataluña, suponiendo esto una provocación por lo cual todos los partidos políticos le hacen boicot. Pero Francesc Cambó, les recibe en el ayuntamiento de Barcelona, se plantean unas reivindicaciones pero provoca la ruptura de la Lliga. Vuelve Prat de la Riba en 1904, la Lliga se convierte en un partido político crean el diario 'La Veu de Catalunya', son los principales rivales de la Unión Republicana de Lerroux.
En este contexto ocurre el accidente del Cu-cút, el sector catalanista, formaliza una protesta en las Cortes de Madrid, que en último término será contraproducente al aprobarse la ley de Jurisdicciones Especiales de 1906.
Noucentisme, Eugeni d' Ors, comienza a publicar en La Veu de Catalunya, glosarios con los que se reivindica la concepción cultural y la filosofía política del catalanismo destinada a influenciar a la joven intelectualidad en pos de unificarse y participar en política. Así, estos intelectuales convencen a Prat de la Riba para que publique su libro 'La Nacionalitat de Catalunya', donde se erige la doctrina política del catalanismo. Se hizo una fiesta homenaje donde se consolidó la Lliga siendo un partido de masas y dinamizador del catalanismo.
Solidaritat Catalana Fue un movimiento unitario de grupos y partidos de Cataluña surgida a raíz de la promulgación por parte del gobierno estatal de la Ley de Jurisdicciones (1906). Este movimiento unitario, formado por los catalanistas de la Lliga Regionalista, los carlistas, los republicanos nacionalistas y los republicanos federales (sólo quedaron fuera los partidos dinásticos y los republicanos lerrouxistas), sufrió altibajos y tuvo su principal momento de éxito en las elecciones de 1907.
Desapareció después de la Semana Trágica (1909), debido a la heterogeneidad y diversidad de intereses de sus integrantes.
El manifiesto, publicado el mismo día que la ley de Jurisdicciones, convocaba un homenaje al recibimiento de aquellos diputados que habían votado en contra de la ley, y venían de Madrid de vuelta a Barcelona y de esta manera manifestar el rechazo popular a esta ley.
La Semana Trágica Políticamente, España, que no se había recuperado del varapalo moral que supuso la pérdida, en 1898, de las últimas colonias de ultramar, vive inmersa en un sistema político donde dos partidos, el Partido Conservador y el Partido Liberal, se turnan en el gobierno. En este sistema la monarquía ejerce un papel de arbitraje.
En Cataluña, sin embargo, tras la Ley de Jurisdicciones de 1906, se forma bajo el nombre de Solidaritat Catalana una alianza electoral integrada por la Lliga Regionalista, el carlismo y ciertas agrupaciones republicanas.
Socialmente, los obreros españoles comienzan a tomar conciencia sindical y empieza a surgir el movimiento obrero en las zonas industriales y especialmente en Barcelona, donde surge Solidaridad Obrera, una confederación sindical de socialistas, anarquistas y republicanos que nació como rechazo al acercamiento de Solidaridad Catalana al Partido Conservador de Maura.
En 1909, tras los múltiples desastres militares se produce el levantamiento de las tribus norte africanas, suponiendo la intervención y movilización del ejercito. El estado central decreta la movilización extraordinaria de Cataluña, una muestra de castigo a sus tendencias revolucionarias y separatistas. Esta decisión en pleno social conllevó grandes efectos, afectando a los jóvenes sectores populares catalanes. Se iniciaron las protestas de las mujeres de los reservistas, protestas que terminaron con una vaga general en Barcelona, fundamentada con el apoyo de los partidos obreros. Se tradujo en un claro sentimiento de odio contra el catolicismo ejemplificando la quema de iglesias. La actuación neutral del gobernador civil de Barcelona Ángel Osorio y Gallardo, provocó su destitución y posteriormente, una gran represión como referente el asesinato a Ferrer i Guardia. La Lliga Regionalista será acusada de connivencia con la represión y el movimiento obrero verá aplazada la creación de la CNT.
El balance de los disturbios de la ciudad de Barcelona supone un total de 78 muertos; medio millar de heridos y 112 edificios incendiados (de estos, 80 eran edificios religiosos). El gobierno Maura, por medio de su ministro de la Gobernación, inicia de inmediato, una represión durísima y arbitraria. Se detiene a varios millares de personas, de las que 2000 fueron procesadas, resultando 175 penas de destierro, 59 cadenas perpetuas y 5 condenas a muerte.
Además se clausuraron los sindicatos y se ordenó el cierre de las escuelas laicas.
Los cinco reos de muerte fueron Josep Miquel Baró, un nacionalista republicano ejecutado el 17 de agosto de 1909 en el castillo de Montjuic, como los otros cuatro; Antonio Malet Pujol, un republicano lerrouxista, ejecutado el 13 de septiembre; Clemente García, ejecutado el 4 de octubre; Eugenio del Hoyo, un ex guardia civil y guardia de seguridad; y el más conocido de todos ellos Francisco Ferrer Guardia, pedagogo anarquista cofundador de la Escuela Moderna.
La condena a muerte y el fusilamiento el 13 de octubre de Ferrer Guardia, a quien se culpó de ser el instigador de la revuelta siguiendo la acusación formulada en una carta remitida por los prelados de Barcelona, desencadenó una amplia repulsa hacia Maura en España y en toda Europa, organizándose una gran campaña en la prensa extranjera, así como manifestaciones y asaltos a diversas embajadas. El rey Alfonso XIII, alarmado por estas reacciones tanto en el exterior como en el interior de España, cesó a Maura y lo sustituyó por el liberal Segismundo Moret.
Mancomunidad de Cataluña Enric Prat de la Riba, en su condición de presidente de la Diputación Provincial de Barcelona desde 1907, impulsó el proyecto de integrar por primera vez a las cuatro diputaciones provinciales catalanas en un instrumento de gobierno.
Las negociaciones con el gobierno central se iniciaron en 1911 y en 1913, el político conservador Eduardo Dato promulgó el Real Decreto por el cual se autorizaba la unión de las diputaciones con fines puramente administrativos. El 18 de diciembre de 1913 el rey firmó el Decreto de Mancomunidades Provinciales. A pesar de que la ley era aplicable a todas las provincias españolas, finalmente sólo las cuatro provincias catalanas hicieron uso de la ley, formando la Mancomunidad de Cataluña.
Las mancomunidades carecían de capacidad legislativa. También carecían de recursos propios, pues sólo disponían de los pertenecientes a las diputaciones que las formaban. Aun así, la Mancomunidad de Cataluña desarrolló una obra considerable. Con el apoyo de los ayuntamientos, fomentó la mejora de las infraestructuras, amplió la cobertura telefónica, mejoró el suministro de agua potable, impulsó la formación profesional, potenció el Instituto de Estudios Catalanes y la Biblioteca de Cataluña, promovió la creación de una red de bibliotecas, construyó el observatorio Fabra, reconoció la normativa ortográfica impulsada por Pompeu Fabra y estimuló la renovación pedagógica.
A fin de conseguir una capacidad legislativa de la que carecían, Francesc Cambó, líder de la Lliga tras la muerte de Prat de la Riba en 1917, lideró la redacción de un Proyecto de estatuto para Cataluña. Este estatuto, redactado por la Mancomunidad y por los parlamentarios catalanes, fue aprobado el 26 de enero de 1919 pero rechazado posteriormente por las Cortes españolas.
La Mancomunidad de Cataluña fue presidida por Prat de la Riba desde 1914 hasta su fallecimiento, momento en que la presidencia fue asumida por Josep Puig i Cadafalch. Sin embargo, la instauración de la Dictadura de Primo de Rivera en 1923 supuso la muerte de la institución.
El impacto de la I Guerra Mundial sobre Cataluña Existe una nueva configuración social, concentración de riqueza que propiciará la aparición de nuevos sectores de poder. Una burguesía vinculada al fomento de trabajo nacional desde el siglo XIX, grupo de presión más importante en Cataluña. Nuevos ricos burgueses, desarrollarán el negocio gracias a la floreciente situación de guerra y las demandas derivadas. Introducen nuevas costumbres públicas, en una Barcelona americanizada. Burguesía de grandes negocios, dependientes de la comanda estatal y descatalanizada, agrupada en la Federación Patronal. Es muy agresiva y alimentará el pistolerismo en los años de la postguerra.
Crisis de 1917 Económica: La neutralidad española en la 1ªGuerra Mundial dinamizó las exportaciones de la incipiente industria del siglo XIX. Se alcanzaron tasas de beneficios extraordinarios al tiempo que el nivel de vida de las clases populares se hundieron.
Militar: Descontento militar que conformará la Junta Militar que desde Barcelona y extendiéndose por España se erigirán como interlocutor de sus demandas de reforma militar y política. Tensión y negociaciones entre juntas militares y gobierno. Regulación de salarios.
Equiparación de ascensos tanto por antigüedad como por los meritos de guerra del caso marroquí. Ejercito responsable del mantenimiento del orden público, elemento represor del movimiento obrero.
Política: F. Cambó inicia contactos con fuerzas políticas no gubernamentales en pos de la reapertura de las cortes y pos de establecer un proceso constituyente de reforma y modernización de la Constitución. Con el estallido del movimiento obrero dio la sensación que entre militares, políticos y sindicatos se llegaría al estallido revolucionario.
Respuesta gubernamental: 1917 Se creó un gobierno de concentración nacional, donde la Lliga Regionalista entra a formar parte rompiendo así su amenaza con los grupos que pedían la reforma política e implicando el movimiento del orden y la estabilidad política frente la amenaza revolucionaria.
Los años de la Guerra Social Radicalización social y del catalanismo fomentada en ateneos populares, republicanos y centros culturales dado el alto grado de asociacionismo popular al margen de la política pero sin traducción electoral. Efectos de la guerra, 1917-1918 radicalización del anarcosindicalismo a través de su expresión vagista tras la creación de los sindicatos únicos del ramo de industria.
Entramos ahora en un período que marca el fin de las condiciones favorables económicas derivadas de las demandas gigantes. Sindicalismo va creciendo, potenciado por las duras condiciones de trabajo y esas condiciones de vida marcan la dinámica de la denominada Guerra Social.
La patronal española gestionó el conflicto social a base de pagar pistoleros. Por otro lado, las fuerzas de orden publico organizadas llevaron a cabo la represión sistemática del movimiento obrero. Además esta patronal fomento la presencia del somatén que tenía como objetivo la defensa del mundo burgués contra la amenaza del obrerismo, al mismo tiempo que se fomentó la creación de nuevos sindicatos libres, bajo la protección de poderes públicos. Por su parte el movimiento obrero respondió mediante la creación de piquetes y con pistolerismo.
Esta Guerra Social provocó en 1920/21 un temor a la clase obrera pues ya no era tan claro el beneficio de estar sindicalizado. En definitiva el catalanismo no tenia traducción electoral y el obrerismo en decadencia fruto del golpe de fuerza represivo.
Dictadura Primo de Rivera En el 1921 a la batalla de Anual, será un desastre y un fracaso, esta derrota se produce en un panorama de crisis institucional general. Se empieza un complot militar, con la lucha contra la clase política corrupta. El complot en España será militar, participaron los militares del alrededor del rey. Miguel Primo de Rivera participaba pero estaba destinado en Cataluña. Aquí se encontrará con la burguesía catalana antirrevolucionaria y muy movilizada. Él frecuentará como Capitán General en el ambiente de los burgueses. Primo de Rivera hará el golpe de estado y cogerá por sorpresa al rey y sus generales pero finalmente confiaran en él.
No se quiso generar un Régimen nuevo, sino una dictadura conservadora pero con un fondo liberal. Se incendiará el Archivo de la investigación Picasso i se suspenderá el caso. En 1923 comenzó la dictadura, hasta 1930. Primera etapa el Directorio militar, de 1923 a 1925, autoridades ocupadas por militares. Se reorganizará el ejército y se buscará la colaboración con Francia para pacificar el Norte de Marruecos. Esta dictadura vivió un auge económico internacional de 1920 a el crack de 1929. La segunda parte de la dictadura cuando tenía la situación controlada, volvió la política de los civiles progresivamente pero con las condiciones militares, será el Directorio Civil. Se quería volver bajo el militarismo de la creación constituyente i se creó el partido político 'La Unión Patriótica'.
Existió una oposición a la dictadura y Barcelona le motivó y le dio un salto importante. Hubo un levantamiento contra la dictadura protagonizado por Francesc Macià en el 1929, con la actuación de columnas militares desde Francia, en el mismo momento que sectores del anarcosindicalismo dictarían la Vaga General y condicionando el levantamiento de algunos cuarteles. Fue un fracaso entre otras cosas por la traición de Garibaldi.
Simplemente se relevara el control militar y policial a la sociedad y abrió un poco el mundo político en este periodo.
La dinámica catalana, existían muchos presos sociales, reuniones clandestinas y inoperancia política. Comenzaron diversos movimientos: -Grupos políticos de antes de la dictadura comenzaron a organizarse para volver al parlamentarismo.
- El desprestigio de la monarquía creciente provocó que muchos monárquicos se hiciesen republicanos.
En este contexto se inició el Pacto de San Sebastián. Se habló del programa después de conseguir el poder: -Elecciones por sufragio masculino universal.
- Que este proceso constituyente acabase en una Republica.
- Se planteó un golpe de estado, pero en Jaca se adelantaron y el golpe de estado fracasó.
Finalmente con la dimisión del dictador por falta de apoyos pasaremos a la dictablanda. En 1931 se reconoce el funcionamiento de los partidos políticos. Se habla de hacer elecciones progresivas municipales, provinciales y finalmente generales. En Cataluña este momento entra Macia del exilio. En muchos pueblos debido al caciquismo ganaron los monárquicos estas primera elecciones pero en general en las grandes ciudades los republicanos triunfaron y estas elecciones se tomaron con carácter de referéndum sobre la monarquía.
El 14 de Abril se declara la Republica Lluís Companys en el ayuntamiento de Barcelona. Macià des de el balcón de la diputación reclama la Republica catalana dentro de la federación de la Republica Ibérica. El rey esa noche marchó al exilio. Llegara un grupo de ministros del gobierno central provisional para negocia con Macià. Se propuso entrar dentro de la normalidad constitucional, formando el gobierno de la Generalitat de Cataluña. A cambio de aceptar el estatuto de autonomía de Cataluña.
II Republica La Segunda República Española fue el régimen político que existió en España entre el 14 de abril de 1931 (fecha de la proclamación de la República, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII) y el 1 de abril de 1939 (fecha del final de la Guerra Civil Española, que dio paso a la dictadura del general Franco).
Cuatro reformas fundamentales: agraria, ejercito, iglesia y estatuaria. Se ve que va para largo.
Se intenta un golpe de estado fracasado, Sanjurjo, asustará al gobierno republicano y precipita la aprobación del estatuto catalán y la reforma del ejercito.
La "cuestión regional": El Estatuto de Cataluña Firma del Estatuto de Autonomía por el Presidente de la República Alcalá-Zamora.
San Sebastián, septiembre de 1932. Entre enero y abril de 1932 una comisión de las Cortes adecuó el proyecto de Estatuto de Cataluña (el llamado Estatuto de Nuria) a la Constitución de 1931 y aun así encontró una enorme oposición en la cámara para su aprobación, especialmente entre la Minoría Agraria y los diputados de la Comunión Tradicionalista. Tras cuatro meses de debates interminables, sólo el fallido golpe de Estado del general Sanjurjo de agosto de 1932 motivó que se acelerara la discusión del Estatuto, que finalmente fue aprobado el 9 de septiembre (todos los partidos que apoyaban al gobierno, más la mayoría de los diputados del Partido Republicano Radical). El Estatuto era menos de lo que los nacionalistas catalanes habían esperado (la versión final eliminaba todas las frases que implicaban soberanía para Cataluña; se rechazaba la fórmula federal; los idiomas castellano y catalán eran declarados igualmente oficiales, etc), "pero cuando el presidente del Consejo de ministros fue a Barcelona para la ceremonia de presentación, lo recibieron con una tremenda ovación”. Las primeras elecciones al Parlament tuvieron lugar dos meses después (en noviembre de 1932) y fueron ganadas por Esquerra Republicana de Cataluña, seguida a mucha distancia de la Lliga Regionalista. Francesc Macià fue así confirmado como presidente de la Generalitat.
Mediante el Estatuto, Cataluña se convirtió en región autónoma, que sería regida por un gobierno propio, la Generalitat de Cataluña, formada por un presidente, un parlamento y un consejo ejecutivo. La Generalitat tendría facultades legislativas y ejecutivas en hacienda, economía, educación y cultura, transportes y comunicaciones; el gobierno de la República se ocuparía de las relaciones exteriores y el ejército.
La Generalitat iniciará una obra educativa con grandes proporciones fue la heredera de la mancomunidad. Existe una cierta neutralidad en el ámbito anarcosindicalista que irá creciendo a lo largo del tiempo. El efecto de la crisis del 29. La economía española recibe muy tarde este impacto y se nota con los levantamientos faístas el Alto Llobregat en el 1932. Que afectará a la industria sobretodo la construcción. A partir del 1933, se levanta todo el movimiento anarcosindicalista. La Generalitat participó en la división territorial que finalizó en el 36.
Cambó creará un partido moderno que no dejará de crecer, la Lliga Regionalista. Macià llegará a dirigir en el 1933 la Generalitat de una manera oficial, no provisional. Josep Tarradelles proviene de los núcleos catalanistas radicales, será colaborador de Macià hasta llegar a ser consejero primero. Lluis Companys será el presidente del Parlamento de Catalunya. En 1933 muere Macià i Companys se convierte en presidente de la Generalitat de Catalunya. El noviembre de 1933 elecciones legislativas en España. Ganaran las derechas C.E.D.A. i Partido radical de Lerroux. Este gobierno conservador se dedicará a desmontar toda la obra del bienio progresista de la republica. No pudieron eliminar toda la obra de Cataluña per si les dificultará mucho sobre todo la presión presupuestaria.
Golpe de Estado En Cataluña empezó el 19 de julio de 1936. Fue importante la neutralidad de la Guardia Civil en el golpe. Como el asalto anarcosindicalista y faísta en los cuarteles para armar al pueblo. La victoria popular dejó la estructura política de la Generalitat viva pero vacía de poder. Hay un ambiente revolucionario des de el primer momento. Existen problemas de organización política, social, económica y de gestión de la guerra. Companys intenta lidiar todos los problemas pero tiene un poder muy limitado. Se creó el Comité Central de Milicias Antifascistas. Hubo un intento de pasar cuentas históricas. Surgieron colectivizaciones de manera espontanea. Las colectivizaciones agrarias mayoritariamente impuestas y crearon tensiones. Muchos empresarios que marcharon con la empresa hundida al volver se las encontraron reanimadas. Los decretos de S'Agaró intentaron normalizar estas fabricas que se gestionaban provisionalmente. Las tropas catalanas fueron al frente de Aragón y a la defensa de Madrid. Existirá conflictos entre los partidos que querían ganar la guerra y después la revolución y los que lo querían todo a la vez. Esto explotará en Mayo del 37, las instituciones catalanas querían centralizar y recuperar el poder y el ejército. Se enfrontaron con la presencia de la revolución lo primero representada por la CNT, FAI y POUM.
En Barcelona, los primeros movimientos de tropas sublevadas al mando del general Álvaro Fernández Burriel se produjeron en la madrugada del domingo 19 de julio y su plan consistía en converger en el centro de la ciudad, en torno a la Plaza de Cataluña, desde los acuartelamientos situados en la periferia. Pero los militares adscritos a la Generalitat de Cataluña, el coronel Vicente Guarner Vivancos y el coronel Federico Escofet, comisario general de orden público, habían preparado un plan de contención de los sublevados contando con las fuerzas de orden público, Guardia Civil y Guardia de Asalto, que se habían mantenido fieles a la República y que contaban con unos 2.000 efectivos. Así durante la madrugada y el amanecer del domingo 19 de julio se produjeron combates en las calles del centro de la ciudad, y especialmente en el cruce entre el Paseo de Gracia y la Avenida Diagonal, habiendo numerosas bajas.
La última resistencia de las tropas sublevadas en Barcelona se produjo el lunes 20 de julio y fue ese día cuando se produjeron las represalias más sangrientas contra los sublevados. Uno de los hechos más luctuosos se produjeron en el convento de carmelitas de la Avenida Diagonal donde se habían hecho fuerte el 3º Regimiento de Santiago. Cuando iban a rendirse a la fuerzas de la Guardia Civil al mando del coronel Escobar, una multitud enfurecida se abalanzó sobre el lugar causando una verdadera matanza entre los rendidos y los frailes del convento.
Lo mismo ocurrió en el Parque y Maestranza de Artillería por obra de militantes de la CNT.
Algunos de los oficiales detenidos en el edificio llamado de Dependencias Militares se suicidaron, como fue el caso de Ramón Mola, hermano del general Emilio Mola, que había sido "El Director" de la sublevación en toda España.
En Lérida se proclamó el estado de guerra y las tropas del Regimiento nº 25 salieron a la calle, pero la Guardia Civil no se sublevó y con la ayuda de milicias obreras provistas con armas llegadas desde Barcelona, consiguió sofocar la rebelión. En Gerona la Brigada de Montaña también declaró el estado de guerra pero cuando llegaron las noticias del fracaso del golpe en Barcelona las tropas volvieron a los cuarteles. En Tarragona, Seo de Urgel y Manresa no llegó a producirse ningún movimiento militar a pesar de que había oficiales y jefes comprometidos con la sublevación. Sólo en Mataró hubo un conato fallido de insurrección militar.
...



Comentario de mhermoso en 2015-01-10 08:39:13
Hola, de quin profesor són? moltes gràcies.