Tema 7 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho Internacional Público
Año del apunte 2017
Páginas 9
Fecha de subida 17/06/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 7. Las relaciones del derecho internacional público con los derechos internos

Vista previa del texto

Tema 7. Las relaciones del derecho internacional público con los derechos internos 1. La recepción del DIP y su jerarquía: especial referencia al Estado español Introducción Las relaciones entre el D.I. y los derechos internos (d.i.) pueden analizarse desde dos perspectivas: I) Punto de vista donde podemos observar dos grandes teorías: la dualista y la monista, así como, una serie de teorías intermedias.
a) La doctrina dualista -> parte de la idea que el D.I. y los derechos internos son ordenamientos separados e independientes, ya que el proceso de formación de las normas es diferente (consenso de los Estados en el D.I y voluntad de un solo Estado en el d.i), y los destinatarios tampoco coinciden (el D.I regula las relaciones entre Estados y el d.i regula relaciones entre individuos o entre éstos y el Estado). Es evidente que esto no es cierto debido a que los individuos también pueden ser destinatarios de normas internacionales.
b) Para la doctrina monista -> el D.I. y los d.i. son un solo ordenamiento, y todo d.i.
deriva su validez de una norma fundamental que es el D.I.; es decir, el D.I. sería superior a los d.i.
Por lo tanto, desde el punto de vista práctico, las normas internacionales no necesitan ningún acto de recepción para ser aplicadas en los ordenamientos internos y, en principio, prevalecen sobre estos en caso de conflicto.
c) Entre las posturas intermedias, cabe destacar: la doctrina pseudomonista y el monismo moderado.
II) Punto de vista donde tenemos, por un lado, el tema del valor que los tribunales internacionales otorgan al derecho interno en sentido amplio (normas, jurisprudencia, etc.) y, por el otro lado, la recepción, jerarquía y aplicabilidad interna del DI en los d.i.
El valor del derecho interno ante los tribunales internacionales Primeramente, conviene decir que los tribunales internacionales no aplicarán las normas de d.i como derecho.
Asimismo, el d.i. no podrá ser objeto de interpretación por los tribunales internacionales y deberá ser considerado tal como es interpretado y aplicado por los tribunales internos.
Cabe señalar que un Estado no puede alegar disposiciones de su d.i. como justificación del incumplimiento del D.I. Un Estado no puede invocar su Constitución o sus leyes internas para eludir las obligaciones derivadas del D.I. Además, una sentencia interna no puede invalidar una sentencia internacional.
Cabe destacar que los tribunales internacionales del análisis de los d.i. han deducido la existencia de ciertos principios generales del D.I., o lo han utilizado para determinar el alcance o significado de ciertas normas de D.I. Es decir, el d.i. puede contribuir a la formación, desarrollo y evolución del D.I.
La recepción, jerarquía y aplicabilidad interna del D.I. en los derechos internos El D.I. positivo no toma posición por el dualismo ni monismo en relación a la recepción y jerarquía del D.I. en los ordenamientos internos, sino que deja la decisión en manos de los derechos internos. Así, normalmente serán las Constituciones las que determinarán si el D.I.
necesita o no de un acto de recepción y, en su caso, cuál debe ser este.
I) La recepción, jerarquía y aplicabilidad interna del D.I. general (incluidos PGD) a) La recepción del D.I. general: Respecto a la recepción del D.I. general en los d.i. los Estados, hay que señalar que la costumbre es un derecho no escrito que nace a partir de los precedentes de la práctica estatal. Esta naturaleza de las normas consuetudinarias explica el hecho de que su recepción en los d.i. de los Estados se efectúe sin necesidad de un acto formal y específico de incorporación.
El D.I. general desde el momento de su formación pasa automáticamente a formar parte del d.i. y es aplicable por el juez estatal.
En el caso de España, la Constitución de 1978 no dice nada. Sin embargo, la doctrina acepta que hay una recepción automática respecto de la totalidad del D.I. general que se fundamentan en: i) en la existencia en el ordenamiento español de una norma tácita de recepción automática, de forma que las normas consuetudinarias internacionales, desde su formación, pasan a formar parte del D.I.
español ii) en el Preámbulo de la Constitución que proclama la voluntad de España de colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra, y estas relaciones están regidas, en ausencia de tratados, por el DI general iii) en que hay una recepción automática parcial del D.I. general en el artículo 10.2 CE iv) en la jurisprudencia tanto del Tribunal Supremo como del Tribunal Constitucional que aplican la costumbre internacional sin exigir ningún acto de recepción.
b) La jerarquía del D.I. general: Hay que recordar que desde el punto de vista del D.I., es éste el que prevalece en caso de conflicto sobre los d.i.
En España ninguna disposición de carácter general regula los posibles conflictos entre una costumbre internacional y una ley interna. Sólo existe una norma particular en la Constitución según la cual las disposiciones de los tratados internacionales "sólo podrán ser derogadas, modificadas o suspendidas en la forma prevista en los propios tratados o de acuerdo con las normas generales del D. I.". Es decir, en materia de terminación, modificación y suspensión de tratados prevalece la costumbre internacional sobre las leyes internas.
c) La aplicación interna del D.I. general: No hay que confundir el procedimiento de recepción de una norma de D.I. general con su plena eficacia en el d.i.
En el caso de España, una vez que una norma consuetudinaria es incorporada al d.i., es aplicable por los tribunales u otros órganos del Estado.
Ahora bien, en relación a la aplicación interna del D.I. consuetudinario hay que diferenciar entre: i) normas self executing o de efecto directo donde no es necesario ningún desarrollo legislativo o reglamentario para que las autoridades estatales las puedan aplicar; y ii) normas que no son self executing y que necesitan la adopción de actos normativos internos para poder ser aplicadas por los órganos del Estado.
II) La recepción, jerarquía y aplicabilidad interna de los tratados internacionales A diferencia del caso del D.I. consuetudinario, la recepción, jerarquía y aplicabilidad interna de los tratados internacionales ha sido objeto de una regulación mucho más minuciosa en los ordenamientos estatales.
a) La recepción de los tratados internacionales: La recepción de las normas convencionales en los d.i. se realiza básicamente mediante dos mecanismos: -el régimen de recepción automática por el que los tratados se incorporan inmediatamente en el orden interno -el régimen de recepción especial que requiere de un acto legislativo expreso que transforme el tratado en norma interna Cabe destacar que en el derecho comparado pocos sistemas establecen una recepción automática, es decir sin ningún acto de recepción.
En España la Constitución prescribe que "Los tratados internacionales válidamente celebrados, una vez publicados oficialmente en España, formarán parte del ordenamiento interno".
Puede afirmarse que el sistema de España es de recepción automática.
b) La jerarquía de los tratados internacionales: i) Tratados con jerarquía supralegal -> Sólo algunos ordenamientos establecen expresamente la superioridad jerárquica de los tratados sobre las leyes internas.
ii) Tratados con jerarquía constitucional iii) Tratados con jerarquía legal -> En muchos ordenamientos se establece que los tratados tienen el mismo valor que las leyes internas En España, en principio los tratados tienen primacía supralegal sobre el d.i.
c) La aplicación interna de los tratados internacionales: La aplicación interna de los tratados es responsabilidad de todos los órganos del Estado.
Ahora bien, dicha aplicación está condicionada: primero, por su publicación y, segundo, por el carácter “self executing” (efecto directo) o no de la norma en cuestión.
III) La recepción, jerarquía y aplicabilidad interna de los actos de la O.I Sólo en casos muy especiales las O.I. tienen atribuidas competencias para adoptar actos obligatorios dirigidos a los Estados miembros En España no se prevé ninguna regulación, pero hay que entender que por analogía son aplicables las reglas establecidas por los tratados.
Las resoluciones de las O.I. en las que España participe se asimilarán a los tratados celebrados por España, y por tanto dichas resoluciones quedan automáticamente incorporadas al d.i. una vez que se han publicado en el Boletín Oficial del Estado.
IV) La relevancia de las sentencias de los tribunales internacionales en los d.i.
De acuerdo con el D.I. general los Estados están obligados a cumplir las decisiones de los órganos jurisdiccionales internacionales (arbitrales o judiciales) que los obliguen.
Por último, cabe destacar que los Estados pueden cumplir las decisiones de los tribunales internacionales de diversas formas.
2. La interpretación y la aplicación de las normas de DIP La interpretación (de los tratados) Razón de ser: La interpretación es necesaria si los términos y las cláusulas empleados en un negocio jurídico o en una norma –en este caso en los Tratados- no son claros, y tiene por objeto “determinar el verdadero sentido y el alcance de tales términos”.
Clases de Interpretación: a) Por el órgano o personas que la realizan: -Interpretación auténtica -> llevada a cabo por las partes -Interpretación doctrinal -> llevada a cabo por los juristas -Interpretación judicial -> realizada por los órganos judiciales internacionales -Interpretación diplomática -> realizada por los Ministerios de Asuntos Exteriores de los Estados interesados b) Por el método empleado: -Interpretación literal o gramatical-> si lo que se intenta es determinar el sentido haciendo un simple análisis de las palabras -Interpretación teleológica -> si se atiende a los fines perseguidos por las normas del Tratado -Interpretación histórica -> si se tiene en cuenta el momento histórico en que el Tratado se celebró y el significado que los términos tenían en aquel momento -Interpretación sistemática-> si se tiene en cuenta no sólo la norma a interpretar, sino todas las demás que están ligadas a ella b) Por los resultados: -Interpretación extensiva -Interpretación restrictiva Las reglas de interpretación de los tratados: Según la Convención de Viena “Un tratado debe ser interpretado de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del Tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta el objeto y fin”.
Esta regla de interpretación contiene 3 principios que son: a) El principio de buena fe Básico en el D.I., y en particular en el derecho de tratados Representa algo más que una máxima de buen sentido, pues hay un nivel de evidencia que los Estados no pueden sobrepasar sin faltar al principio de buena fe.
b) El principio de la primacía del texto El texto constituye la expresión más acabada de la voluntad de las partes.
c) El principio que requiere tener en cuenta el objeto y el fin del Tratado para su interpretación Ahora bien, habrá de tenerse en cuenta los acuerdos entre las partes acerca de la interpretación del Tratado o de la aplicación de sus disposiciones.
Aunque la interpretación debe basarse ante todo en el texto del Tratado: “puede ser necesario a título complementario acudir a medios complementarios de interpretación tales como los trabajos preparatorios y las circunstancias en las que el tratado ha sido concluido”.
Cabe resaltar que es sumamente frecuente que los Tratados estén redactados y autenticados en varias lenguas.
Finalmente, destacar que hay otras reglas de interpretación no recogidas en la Convención, como, por ejemplo: -La regla de la interpretación restrictiva -> la cual sigue utilizándose frecuentemente por la jurisprudencia internacional para la interpretación de las excepciones a una regla general.
-La “interpretación a la luz del sistema jurídico en vigor en el momento de la interpretación” -> Esta regla hace referencia al momento histórico en el que el intérprete debe situarse para hacer la interpretación. Las nociones y conceptos evolucionan con el transcurso del tiempo y el sentido y alcance de un término en el momento de la celebración del Tratado puede ser muy distinto del sentido y alcance del mismo término unos años después.
La aplicación de las normas de DIP Existe una prevalencia de los Tratados sobre el derecho interno fijada en el art. 10.2 de la CE que dice que “las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la CE reconoce, se interpretarán de conformidad con la declaración universal de derechos humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las materias ratificados por España”.
Tratados o disposiciones internacionales con efecto directo (self executing): La recepción de los Tratados internacionales de los que España es parte, es automática; las disposiciones son directamente aplicables, es decir, no están condicionadas al desarrollo legislativo o reglamentario, sino que producen derechos y obligaciones para los particulares que los órganos judiciales y legislativos han de proteger. Si el contenido del Tratado es suficientemente preciso e incondicionado, tendrá eficacia inmediata y directa sobre los particulares. En derecho internacional hay muy pocas disposiciones con efecto directo (si en cambio en derecho comunitario) Tratados condicionados al desarrollo legislativo o ejecutivo (not self executing): Ahora bien, sucede con cierta frecuencia que los tratados o parte de sus disposiciones no pueden ser aplicados directamente (disposiciones not self-executing): precisarán de un desarrollo legislativo.
Por último, cabe señalar que España como Estado asume la responsabilidad internacional por un eventual incumplimiento del tratado.
3. El control internacional El Derecho internacional conoce una variedad de procedimientos de control que despliegan sus efectos sobre todo en el marco de las Organizaciones internacionales.
Concepto: La noción de control internacional aparece delimitada por la concurrencia de 3 elementos: un elemento material, consistente en una actividad de verificación; un elemento teleológico, que se concreta en el objetivo inmediato de promover el cumplimiento efectivo de ciertas pautas de conducta; y un elemento formal.
-El elemento material (la actividad de verificación) comprende 2 momentos: la determinación de los hechos y la subsiguiente valoración de la conformidad o disconformidad de éstos respecto de ciertas reglas jurídicas o de determinadas pautas de conducta desprovistas de obligatoriedad jurídica.
-En cuanto al elemento teleológico, la práctica internacional desborda la clasificación entre “control de legalidad o de ley” (encaminado a la efectiva aplicación de reglas jurídicas) y “control de oportunidad o de mérito” (que persigue una acomodación a consideraciones de este carácter) -Por último, el elemento formal, se concreta en la regulación por el Derecho de gentes.
Modalidades: Existen diversas modalidades de control internacional, que pueden clasificarse por la instancia de control, por la iniciativa de los procesos de control y por las técnicas utilizadas para la determinación de los hechos.
a) Por la instancia de control, hay que distinguir el control ejercido por órganos del Estado de las funciones de control de las Organización internacionales.
El ejercicio del control por los Estados constituye la excepción más que la regla, pero adquiere especial relevancia en algunos sectores de reglamentación, como por ejemplo en el régimen jurídico de los espacios no sometidos a la soberanía territorial.
Cabe decir, que, en la mayoría de los casos, la instancia de control se emplaza en una Organización intergubernamental.
b) Por la iniciativa de los procesos de control, es tradicional distinguir entre control de oficio y control a instancia de parte interesada. Estas modalidades no se excluyen mutuamente, sino que pueden complementarse en un sistema de control complejo C) Por las técnicas utilizadas para la determinación de los hechos cabe diferenciar 2 grandes grupos de modalidades de control: las que se limitan a un examen de las informaciones suministradas por el propio ente cuya actividad se controla, y las que suponen un esfuerzo de investigación por parte de la instancia de control.
Las técnicas se seguimiento: Ahora bien, conviene distinguir el control del seguimiento.
Entendemos por seguimiento a los procedimientos mediante los que un órgano internacional recaba y recoge información sobre las conductas relacionadas con ciertas reglas.
El seguimiento se distingue así del control, en cuanto que, a diferencia de éste, la determinación de los hechos no va seguida de una ulterior operación de calificación jurídica.
Cabe resaltar que el concepto de seguimiento permite una mejor compresión del registro.
Por último decir que en el Derecho internacional, la técnica del registro se concreta en un proceso que comprende la notificación de un acto jurídico o de una actividad y su ulterior inscripción o anotación y archivo, seguida de una mayor o menor publicidad.
...

Comprar Previsualizar