Tema 14 (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 7
Fecha de subida 29/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 14: LA EDAD 1.
SIGNIFICADO JURÍDICO DE LA EDAD Y CÓMPUTO CONCEPTO: La edad de la persona marca el tiempo que transcurre desde el nacimiento hasta un determinado momento. El ordenamiento la toma en cuenta para la función de determinados efectos. En concreto, nuestro ordenamiento jurídico la utiliza para marcar la evolución del desarrollo de una persona.
 Para solucionar esta problemática, el legislador decide establecer una edad a partir de la cual el sujeto tendrá plena capacidad de obrar. En nuestro Código Civil, el artículo 315 determinar que la mayoría de edad empieza a los 18 años cumplidos.
 Ese mismo legislador establece un límite a la capacidad de obrar de las personas que tienen menos de 18 años.
Establece una serie de condicionamientos sujetos a esas personas. Decide que esas personas van a quedar sometidas a la protección de otras personas que les sustituirán en algunos casos, complementarán en otros y ayudarán en sus intereses y derechos.
 Entre la mayor y menor edad, el legislador habla de otra situación: la emancipación, es decir, sujetos que son menores, no se admite la capacidad de obrar plena, pero el ordenamiento jurídico les reconoce unas ciertas ventajas. Se trata de una capacidad de obrar ampliada. Aun así, necesitarán la asistencia de otras personas, denominadas curadores.
A la emancipación se refiere el artículo 314 Código Civil: la emancipación tiene lugar por 4 medios: la mayoría de edad, por el matrimonio del menor, por concesión de los que ejercen la patria potestad y por concesión judicial.
Junto a la edad, desde el punto de vista jurídico, es decir, regulada en el Código Civil, hay otros textos legales que también hacen referencia a la edad. Ej. La mayoría de edad penal es a los 16 años.
La determinación de la edad tiene IMPORTANCIA por los efectos que de ella se pueden derivar para una persona. Desde la perspectiva de la capacidad de obrar, el cumplimiento de determinadas edades puede ser beneficioso. Sin embargo, es una moneda con doble cara: el sujeto es libre en el sentido de no sujeción a la patria potestad, no necesita representantes para llevar a cabo sus actos, pero también asume la responsabilidad de dichos actos y responde de sus consecuencias.
Al CÓMPUTO DE LA EDAD se refiere el artículo 315.2 que establece que se incluirá el día del nacimiento, independientemente de la hora y de si es año bisiesto.
2.
LA MAYORÍA DE EDAD A la mayoría de edad se refiere el artículo 322, que establece que el mayor de edad es capaz para todos los actos de la vida civil.
Esta capacidad que el legislador reconoce a una persona cuando cumple una determinada edad, solo puede limitarse si se observa que una persona presenta problemas psíquicos persistentes que le impidan gobernarse por sí misma. Artículo 255.
La mayoría de edad se adquiere de manera automática y no es necesaria ninguna declaración por parte de quien hasta ese momento era menor ni de sus representantes legales. La persona al alcanzar la mayoría de edad sale de esta tutela y no se requiere ningún tipo de formalidad.
3.
EL MENOR DE EDAD: SU PODER JURÍDICO EN LA ESFERA PERSONAL Y PATRIMONIAL  CONCEPTO: Cuando hablamos de minoría de edad nos referimos al periodo que va entre el nacimiento de una persona y su cumplimiento de 18 años.
 CONSECUENCIA: En ese periodo, la persona va a tener limitada su capacidad de obrar y va a quedar sujeta a otras personas, que velan por sus derechos e intereses. Son los padres o los tutores.
 POSTURAS: Sobre la minoría de edad se ha discutido mucho:  Algunos consideraban que los menores eran incapaces absolutos: lo consideraban así porque a esa persona le faltaba conocimiento, voluntad, con lo cual se consideraba que iba a necesitar la asistencia constante de otra persona. Sin embargo, así como se decía que era incapaz, el legislador mantenía que para determinados actos le concedía la capacidad de actuar, de manera que según esta tesis, la regla general era la incapacidad y la norma especial, la capacidad.
1  Para la otra tesis, que considera que el menor es un incapaz potencial, sostienen que el menor es un sujeto que, pese a tener limitada la capacidad de obrar, el ordenamiento jurídico decide considerar a este menor como una persona capaz en la mayoría de los casos y para aquellos actos para los que considere que necesita el complemento de otras personas por su especial relevancia, le restringe la capacidad. Por tanto, la norma general es la capacidad y la norma especial, la incapacidad.
De las dos tesis, la que mejor cuadra con nuestro ordenamiento jurídico es la segunda, sobre todo teniendo en cuenta las últimas leyes. Ej. Ley del aborto.
La minoría de edad se ha entendido siempre como un mecanismo de protección, por eso a veces choca tanto que se le deje solo en decisiones de tanta relevancia.
A. REPRESENTACIÓN LEGAL DEL MENOR Las dos características que definen la situación del menor son:  La limitación de la capacidad de obrar.
 La sujeción a una serie de personas que velarán por sus intereses y derechos. Es decir, la sujeción a patria potestad o tutela.
A los padres se les atribuye la PATRIA POTESTAD en el artículo 154 Código Civil: los hijos no emancipados están bajo la potestad de los padres, que se realizará en beneficio de los menores. Comprende las siguientes obligaciones: administrar sus bienes, representarlos, proporcionarles alimentación, una formación, etc.
Por su parte, en el artículo 215 se hace referencia a los tutores, que cumplen su papel en defecto de los padres.
En ambos casos, son representantes legales. La representación legal es la otra cara de la moneda de esa capacidad potencial del menor, de tal manera que el ordenamiento jurídico habla de representación legal para nombrar a una serie de personas que van a actuar en todos aquellos actos que no pueda realizar el menor por sí mismo.
No obstante, hay una serie de actos que no van a poder realizar ni el menor ni el representante. Esto supone un problema, ya que se quedarían sin realizar. Son los denominados ACTOS PERSONALÍSIMOS, que se encuentran acotados dentro de la esfera privada del menor.
El alcance de la representación legal aparece reconducido al artículo 162 Código Civil. En él se determina la esfera de representación legal que corresponde a padres o tutores: queda fuera del ámbito de la representación legal:  Actos relativos al derecho de la personalidad u otros que el menor, por su madurez, pueda realizar por sí mismo. En él se ha fundado la ley para el aborto.
 Actos en los que exista conflicto de intereses entre los padres y el hijo.
 Lo relativo a bienes que estén excluidos de la administración de los padres.
B. LEGITIMACIÓN DEL MENOR: El menor está legitimado, aun siendo menor de edad y no teniendo capacidad de obrar, para reclamar ante autoridad judicial medidas cautelares de protección de sus bienes o de su persona tal y como se establece en artículos como el 158, 163, 167, y 248 del C.c., referido a la tutela. Para ello no se requiere ninguna actitud especial, en principio cualquiera está facultado para ello. El juez atiende ante la declaración del menor y la valora.
C.
AUDIENCIA DEL MENOR: La denominada audiencia del menor, recogida en al artículo 9.1 de la LO 1/96, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, es una declaración de voluntad que realiza el menor que no es vinculante ni para el menor ni para los progenitores. Se requiere la audiencia al menor que sea mayor de 12 años, o si tiene menos de 12 años, que demuestre juicio y madurez suficiente. En este caso el menor va a ser oído:  Por parte de sus padres  El juez lo oirá siempre en los supuestos de procedimiento de separación, nulidad o divorcio.
2  En el caso de que en los padres existan supuestos de discrepancia en algunos asuntos en el ejercicio de la patria potestad.
 En aquellos supuestos en los que sea necesario la constitución de una tutela.
 En los procedimientos de adopción y acogida. Si tiene más de 12 años se le exige el consentimiento para aceptar el procedimiento de adopción; si tiene menos, se requerirá solamente ser oído D. ACTOS QUE PUEDE REALIZAR EL MENOR Se van a dividir en tres grandes bloques:  ACTOS RELATIVOS A LOS DERECHOS DE LA PERSONALIDAD. Tal y como establece el artículo 162: “Se exceptúan los actos relativos a derechos de la personalidad u otros que el hijo, de acuerdo con las leyes y con sus condiciones de madurez, pueda realizar por sí mismo”. Junto a este artículo tenemos que tener en cuenta:  Ley Orgánica 1/82, de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen. En su artículo 3.1 que regula el consentimiento de menores e incapaces. Se dice que el consentimiento de los menores e incapaces deberá prestarse por ellos mismos si sus condiciones de madurez lo permiten, de acuerdo con la legislación civil. Este artículo está facultando al menor para consentir en la intromisión de esos derechos. Si el menor presta el consentimiento se permite una intromisión en el derecho al honor, la intimidad y propia imagen.
 La Ley Orgánica 1/96, de protección jurídica del menor, en el artículo 4.3 se dice que aun a pesar de haberse prestado el consentimiento puede haber intromisión ilegítima: “Se considera intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen del menor, cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales”. Tácitamente el artículo anterior está derogado.
 ACTOS RELATIVOS AL ESTADO CIVIL.
a.
Estado de casado. La regla general es la incapacidad del menor no emancipado para contraer matrimonio, como se determina expresamente en el artículo 46.1 del C.c. La excepción se encuentra si se dispensa por sentencia judicial, como se indica en el artículo 48 C.c., a partir de los 14 años.
Es posible que un menor haya contraído matrimonio con más de 14 años pero no teniendo dispensa por parte del juez. En ese caso hay un precepto para convalidar dicho matrimonio nulo, encontrado en el artículo 75 C.c.: “Si la causa de nulidad fuere la falta de edad, mientras el contrayente sea menor, sólo podrá ejercitar la acción cualquiera de sus padres, tutores o guardadores y, en todo caso, el Ministerio Fiscal. Al llegar a la mayoría de edad sólo podrá ejercitar la acción el contrayente menor, salvo que los cónyuges hubieren vivido juntos durante un año después de alcanzada aquélla”. Sería convalidable dicho acto si los cónyuges hubiesen vivido juntos 1 año después de haber cumplido la mayoría de edad.
b.
Reconocimiento de filiación. En este caso a ello se refiere el artículo 121 C.c. que hace referencia al reconocimiento de hijos extramatrimoniales. “El reconocimiento otorgado por los incapaces o por quienes no puedan contraer matrimonio por razón de edad necesitará para su validez aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal”. Es también posible que esos menores puedan ejercer funciones que deriven de la patria potestad siempre con asistencia de sus padres, tutores o del juez, como se recoge en el artículo 157 C.c.
c.
Adopción del menor. Debe prestar consentimiento para ser adoptado el mayor de 12 años, igualmente en el caso de acogimiento familiar artículo 173.2.
d.
Emancipación. Para llegar al estado de emancipado también se precisa en algunos casos el consentimiento, o en su caso que dicho menor lo solicite.
  Emancipación por concesión de los padres. Cuando la emancipación se consigue a partir de la concesión de los padres se requiere el consentimiento del mayor de 16 años y que la consienta.
Emancipación por concesión judicial, regulada en el artículo 320 C.c. En estos casos basta con que el menor lo solicite.
3  ACTOS RELATIVOS A LA ADMINISTRACIÓN. Es el ámbito donde se está ampliando cada vez más la autonomía del menor. Artículo 1263: ***  ACTOS RELATIVOS AL ÁMBITO PATRIMONIAL: cuando hablamos de autonomía nos referimos a la posibilidad del menor de actuar con eficacia jurídica respecto de su propia esfera jurídica. Es la capacidad de autogobierno.
La falta de autonomía obedece a dos razones: - A la falta de capacidad natural de autogobierno, que le impide prestar consentimiento, y por tanto, los actos serían nulos. Se refiere a un menor en los primeros años de su vida.
- A la falta de capacidad legal para contratar. En este caso la doctrina se sitúa en el menor con 13 ó 14 años que tiene capacidad natural pero no legal, es decir, le falta la experiencia para conocer las consecuencias de sus actos.
Esos contratos celebrados por menores no emancipados van a ser anulables a instancia bien del representante legal o del menor cuando alcance la mayoría de edad. Puede arrepentirse e impugnarlo, o ratificarlo. Artículo 1301: sobre la nulidad de los contratos.
Hay que decir que donde se da con más arraigo el incremento en la autonomía del menor es en relación con los actos y negocios de carácter patrimonial, y en concreto, con los denominados actos usuales del menor.
Hay una costumbre en nuestra doctrina de considerar lícitos esa serie de actos de los menores con la denominación “dinero de bolsillo”: ej. Comprar chucherías en el quiosco, u otra serie de actos algo más importantes. Son actos que no comprometen al menor para el futuro. Se admiten porque no se consideran perjudiciales para el menor. Por tanto, no hay ninguna norma expresa que autorice estos actos.
A falta de norma expresa, en el artículo 2 de la LO 1/96 se permite interpretar como lícitos e inimpugnables esos actos, y se permite porque no se consideran negativos, perjudiciales, no comprometen a su persona ni a un tercero.
Un ejemplo que ha seguido nuestra doctrina es el alemán, que ha ido más adelantado que nosotros en este sentido, y tienen norma expresa: B.G.B. (parágrafo 110): se refiere al dinero de bolsillo y los actos realizados con él. La idea que subyace en este precepto es la de autorizar los contratos en los que el menor adquiera productos o servicios de terceros mediante prestaciones que no comprometan su futuro.
En este código alemán se establece en el artículo 1629 a), que ha servido para impulsar la iniciativa española, una de las novedades más importantes, que se refiere al régimen de responsabilidad por los actos y negocios celebrados por los padres cuando esos actos causan un perjuicio al menor.
El origen de esta novedad se encuentra en una resolución del Tribunal Constitucional alemán en el que se planteó el problema que se podría derivar para el patrimonio del menor por los actos realizados por sus representantes legales. Para evitar los problemas, se encuentra la solución en un sistema de responsabilidad limitada del patrimonio del menor en el sentido de restringir esa responsabilidad del menor a los bienes preexistentes a la mayoría de edad. Las deudas que pudieran haber contraído sus padres, dejan de comprometer al menor una vez que éste alcanza la mayoría de edad. La responsabilidad queda limitada, por tanto, a los bienes preexistentes a ese momento.
Nuestro sistema ha querido seguir esta idea original, y aunque no lo hemos acogido totalmente, se ha elaborado un sistema paralelo. Todo gira en torno al artículo 1259 Código Civil. No es un artículo que esté creado para solucionar este tema concreto, pero es el que mejor refleja la idea del abuso o extralimitación de poder. En él se establece que nadie puede contratar en lugar de otro sin su autorización, puesto que en ese caso el contrato sería nulo, salvo que la persona lo ratifique posteriormente.
 Soluciones que presenta nuestro ordenamiento para la extralimitación de poder representativo: - - - - Solución sancionadora: privación de la patria potestad. En realidad esta solución no es la más lógica ni ideal, puesto que se trata de la sanción más grave que se puede imponer a unos padres respecto a sus hijos. Por tanto, habría que agotar antes otras vías, y dejar esta sanción para las actuaciones constantes.
Solución preventiva: el legislador señala una serie de medidas que se pueden adoptar para salvaguardad los intereses del menor, para evitar posibles daños. Artículo 158.
Recisión contractual: artículo 1291. En este precepto se alude a la recisión y a los contratos que se pueden rescindir.
Aunque este precepto alude sólo a representantes legales y no a los progenitores, la doctrina admite que se extiende la interpretación a estos últimos también.
Límite de la responsabilidad del patrimonio preexistente a la mayoría de edad: se trata de acoger la solución alemana.
Al llegar a los 18 años, el patrimonio de esa persona que ya es mayor de edad no tiene que responder de las deudas contraídas por sus progenitores.
Nulidad del acto o negocio realizado: declarar nulo el acto que realiza el representante legal cuando se considera que actúa extralimitando su poder y en perjuicio de los intereses del menor.
4  Actos que puede realizar el menor en relación con la esfera patrimonial: - 4.
Hacer testamento desde los 14 años, salvo que sea ológrafo (de puño y letra), que no puede hacerlo hasta los 18 años, cuando se supone que ya tiene la letra formada.
Otorgar capitulaciones matrimoniales.
Aceptar donaciones, siempre que no sean onerosas, en cuyo caso serían los padres los que actuaran.
Adquirir la posesión realizando al efecto los actos necesarios.
Realizar los actos de administración ordinaria de sus bienes, que son adquiridos por su trabajo. Para lo que exceda de esa administración ordinaria sí se precisa la actuación de los padres. Otra cosa distinta son los contratos que obligan al menor a realizar prestaciones personales: posar para una revista, participar en un número concreto de competiciones si se trata de un deportista. En todos estos casos se requiere el consentimiento previo de los padres. Artículo 162 Código Civil.
LA EMANCIPACIÓN: CONCEPTO, CLASES Y EFECTOS La emancipación se encuentra entre la minoría y mayoría de edad. También se habla del beneficio de mayoría de edad, que le ofrece la posibilidad de actuar jurídicamente.
Artículo 314 y 323: hay una enumeración de las causas que dan lugar a la emancipación. La emancipación supone:    El menor ve ampliada su capacidad de obrar.
Deja de estar sujeto a la patria potestad.
Habrá una serie de actos que a pesar de habérsele concedido la emancipación, necesitará de la asistencia del curador. Esta persona es la que completa esa capacidad.
 SENTIDO Y FUNCIÓN DE LA EMANCIPACIÓN  En primer lugar, es una posibilidad que está prevista con carácter general en nuestro ordenamiento jurídico y que puede afectar a cualquier menor mayor de 16 años en quien concurran los requisitos que la ley establezca.
 No afecta a todos los menores, es decir, no es una etapa obligatoria por la que el menor tenga que pasar.
 La relación que existe entre la capacidad natural y la mayoría de edad es idéntica a la que existe entre la capacidad de obrar y la emancipación. Es algo que se presupone: se solicita y si se dan los requisitos se otorga, pero nadie comprueba que se tenga la madurez necesaria para autogobernarse.
 La doctrina ha señalado que esta institución es escasamente utilizada. Además, en muchos casos, se ha utilizado con un fin que no era el pretendido por la institución. Se descubría fraude. Antes, cuando estaba establecida la mayoría de edad en los 25 años, era más lógico que a los 18 años el sujeto quisiera emanciparse. Ahora, al haberse adelantado tanto la fecha, se considera que se acorta mucho la relación paterno-filial y es más probable la falta de capacidad de autogobierno.
 INCOHERENCIAS: hay muchas incoherencias porque el legislador concede la emancipación, a veces, con una edad inferior a la prevista. Ej. emancipación por matrimonio a los 14 años. Se presupone la capacidad natural y es irrevocable. Sin embargo, en la emancipación por vida independiente, en la que se considera que el menor puede valerse por sí mismo, la emancipación puede ser revocada (incoherente).
 CAUSAS DE EMANCIPACIÓN: de todas las causas de la emancipación, la primera, que es la de la mayoría de edad, es la causa verdadera, en la que la emancipación alcanza su sentido más amplio: no es que haya una ampliación de la capacidad de obrar, sino que hay plena capacidad de obrar.
 EMANCIPACIÓN POR QUIENES EJERCEN LA PATRIA POTESTAD: es el caso más general. No tiene por qué estar motivada. No existe ningún control individualizado de cada menor, ni de si realmente tiene la capacidad para autogobernarse. El artículo 317 establece una serie de requisitos: o Que sea concedida por quienes ejercen la patria potestad. No nos referimos a la mera titularidad, sino de quien la está ejerciendo realmente. Hay padres que pueden tener solo la mera titularidad, pero la tengan suspendida, por ejemplo por sentencia judicial, y por tanto han perdido su ejercicio. Es preciso por tanto que quienes concedan la emancipación tiene que tener la plena titularidad: titularidad + ejercicio. Si a uno de los dos cónyuges le falta algunos de los dos elementos, será el otro cónyuge el que la concede.
o Que el menor haya cumplido 16 años y además consienta. Esto no significa que sea un acuerdo entre padres e hijos. El consentimiento es simplemente una condición para que se cumpla.
5 o Se requiere un formalismo. Hace falta que sea otorgada en escritura pública o declaración ante el juez encargado del Registro.
Esta emancipación con todos estos requisitos hace de ella una institución irrevocable. Para producir efectos frente a terceros, hace falta que esa declaración se inscriba en el Registro Civil.
 EMANCIPACIÓN POR CONCESIÓN JUDICIAL: artículo 320-321. En este caso la emancipación la va a solicitar el hijo o tutelado y la va a conceder el juez.
Hay dos requisitos comunes: que tenga 16 años y que lo haya solicitado.
o Cuando hablamos de la emancipación del hijo, la ley exige que se cumplan una serie de causas para que sea concedida. La tónica general es la situación anormal en la vida del menor, que no se encuentra cómodo en esa familia. Las causas son las siguientes:  Cuando quien ejerce la patria potestad convive con otra persona que no es el otro progenitor.
 Cuando los padres vivan separados.
 Cuando incurran otras causas que dificulten el ejercicio de la patria potestad.
o Cuando hablamos de la emancipación del tutelado, ésta no puede ser concedida por su tutor. El motivo es evitar que el tutor pueda evadir sus responsabilidades respecto a su tutelado, desligándose mediante la emancipación. Esto significa que la concesión de la emancipación pasa necesariamente por la autoridad judicial. En este caso no hace falta que concurran las causas anteriores ni ninguna otra. Basta con la solicitud del menor que haya cumplido 16 años, con un informe del Ministerio Fiscal y la decisión del juez, que aunque tendrá en cuenta dicho informe, no queda vinculado a él.
 EMANCIPACIÓN POR MATRIMONIO: artículo 46 y 48. En este caso, la capacidad natural para la concesión de este tipo de emancipación se presupone por el simple hecho de haber contraído matrimonio, aunque eso suceda con 14 años. Si el matrimonio es nulo, la emancipación no se produce, salvo dos excepciones: o Que el matrimonio sea nulo por vicio del consentimiento y después quede convalidado tal y como establece el artículo 76.2.
o En el caso del matrimonio putativo, que es el que se da por válido, pero en realidad hay algún vicio, que ambos o alguna de las partes desconoce. Sin embargo, si alguna de las partes ha actuado de buena fe, el matrimonio produce efectos. Si el cónyuge que se beneficia de la emancipación es el que ha actuado de buena fe, esta se concede.
Si en el matrimonio, una de las partes es mayor de edad, actuará en los casos en los que falte capacidad al emancipado. Si ambos son menores, necesitarán la asistencia de sus progenitores o curadores.
 EMANCIPACIÓN POR VIDA INDEPENDIENTE: artículo 319: Se reputa emancipación al hijo mayor de 16 años que consentimiento de los padres viviera de forma independiente. No se presupone la capacidad natural, sino que está comprobada, a diferencia del resto de las emancipaciones. Cuando los padres la conceden es porque saben que puede valerse por sí mismo, a través de su trabajo, de su profesión, etc. que puede ejercitarlo perfectamente si tiene 16 años.
Las dos características fundamentales son: - La ausencia de formalismo: no hace falta que medie una declaración ante el juez, una inscripción en el Registro, etc. Ello hace que sea más fácil.
- Revocabilidad: esa persona que había conseguido el estado de emancipado, pierda esa condición tras la revocación.
Para que dicha revocación sea efectiva, tiene que mediar una causa justa, que va a girar siempre en el interés del menor. Ej. que el trabajo no le vaya bien.
El tema ha sido muy discutido. La doctrina concluye que es la causa que más relación va a tener con la mayoría de edad. Los requisitos son: - Haber cumplido 16 años.
La vida independiente del menor: vida económica separada de los padres.
El consentimiento de los padres. Se discute si también cabe el consentimiento de los tutores. Algunos opinan que no parece lógico que si no se ha concedido la emancipación directa a los tutores, por parecer dejación de sus funciones, se permita a través de una vía indirecta de emancipación, que además no requiere ningún formalismo. El consentimiento ha de ser expreso o tácito, que se da cuando los padres conocen la capacidad del menor y no se oponen.
6 La emancipación provoca dos efectos fundamentales: - - Ampliación de la capacidad de obrar. A un menor que todavía no tenía capacidad de obrar, el ordenamiento se la amplía. Hay un artículo que es el característico en estos casos (artículo 323.1: la emancipación habilita al menor a regir su vida como si fuera mayor de edad: se trata de una ficción) a pesar de que el menor consiga la emancipación, no va a poder realizarlo todo, ya que eso supondría convertirlo en mayor de edad. Además, el precepto en sí establece varias restricciones:  Limitación de la capacidad de obrar: ya que habrá actos que seguirán necesitando la asistencia de otras personas, que pueden ser los padres o curadores., ya que se trata de actos que comprometen su patrimonio: tomar dinero a préstamo, vender bienes, donaciones, etc.
 Sistema de complemento de capacidad: consiste en la asistencia de sus padres o del curador. Si el menor ha estado sujeto a la patria potestad, lo asistirán sus padres; si se le ha concedido el beneficio de la mayoría de edad, lo asistirá el curador. Esa asistencia debe prestarse de forma individual: no se da una asistencia general para todos los actos, sino para los actos concretos que realice ese menor. El consentimiento que van a dar los padres puede ser expreso o tácito, y anterior, posterior o simultáneo al acto. Si el acto se realiza sin asistencia, será anulable.
La salida de la patria potestad o tutela. El menor deja de estar bajo la patria potestad o tutela. A ello refiere el artículo 324 Código Civil.
7 ...